Readme.it in English  home page
Readme.it in Italiano  pagina iniziale
readme.it by logo SoftwareHouse.it


CARLOS RAFAEL LARRINAGA DIVIĐO

ST
 
Soy un espectro
un demonio
!huyan!
!tiemblen!
escondanse de mis pasos,
┐por quŔ hablan?,
┐quŔ miran?,
!hip˛critas!
Escribir en el deleite
de mujeres desnudas olorosas
a pecados.
El tiempo me niega su rostro.
Del amor sŔ,
lo que los cordones de mis zapatos
saben de mi cuerpo
!est¨pidos!
 
Mis amigos me quieren
al menos aparentan
luces;
mi familia me estima,
yo les quiero a todos
todos
no se pueden quejar,
o acaso han conocido
alg¨n muerto amoroso.
 
Aquý estoy,
riŔndome
de ustedes.
HABLANDO ENTRE PARENTESIS
 
Carecemos teniendo abriles,
desde nuestros cuerpos
la ventana marca su rŔplica,
voz acu˝ada en los intestinos de la penuria
Creemos.
 
Pobre consenso entre persianas.
Los colores tildan colgados a la mesa
vamos al regreso del repetido plato,
futilidad de los caprichos,
tiempos discontinuos:
aspiramos.
 
Desde rincones estŔriles
crece la bulimia,
carecemos con manos pintadas.
carecemos frente a la verdad,
!carecemos co˝o!
ruge el olvido.
Quedan los acechos.
Habla una gema:
creemos.
ILUSION DE TU SEXO
 
Desde el fondo de tus ojos
jadean clýtoris,
dýa a dýa voy de una muerte a otra
y resurjo en orgÓsmos irisados.
ME CONFORMO CON SABERLO
 
Digo:
la gota de rocýo,
fresca sed desligada,
estancia.
tengo: la piel de tu aurora.
INCERTIDUMBRE
 
Tintineo infŔrtil
ansiosa copa
imprevisto.
Rayos, estupor
bochorno
Palabras
lýmite
traici˛n.
Los valores caen de bruces.
El dinero atraganta ojos
Ŕtica ridýcula
visi˛n ambigua.
El placer irrumpe desmedido
sin flores
contradictorio,
s˛lo una vida
corto tiempo
orgÓsmos.
La lluvia: sufre, no purifica,
todo permanece resbaladizo
corruptible
borrascoso.
CULPA
 
Sue˝o con escaramuzas
un borrego,
dos borregos
cien borregos
Doy vueltas sin entender,
inercia al revŔs de un rostro indefinido.
Algo brilla
huye;
no puedo disntinguir el grito del insecto.
llegan las s¨plicas,
alas gigantescas entre penumbras.
Los borregos insisten,
vuelan.
 
Algo se acerca
choca de frente a mi conciencia
escupe el pronombre
maldice su cuerpo,
 
!auxilio!
es mi rostro.
BAILANDO ENTRE POETAS
 
Sobre mi
una rueca
mil hilvanes
un camino
escuchen:
danza
S˛lo ella puede decir,
existo.
ESENCIA
 
No puedo decir: despuŔs.
La estŔtica amansa al mÓrmol
reduce gigante sus fibras,
llegas, entonces, poesýa:
El poeta presciende
de mÓquinas.
ESTAMOS
 
Las penumbras deslizan curiosas,
corre el tiempo,
afuera, nada importa,
entre parŔdes con p˛rticos
cŔlulas buscan el comienzo.
Crece la fusi˛n,
penetrar is˛mero de islas huidas de glaciares,
enajenados sorbe el mundo diferente,
interesa el mas allÓ de los delirios
choque esponjoso en la densidad
esencia de olvidar, olvidos.
 
Vuelven las penumbras
atestiguan el lýmite de ejes,
los suspiros jadean en oraciones,
murmura la sangre,
quedamos:
Todo parece levitando.
AHORA DE VEZ EN CUANDO ME RIO DE LOS HUMANOS
 
El universo marca pautas.
La estupidez abre capullos de absurdos.
Giro en un mundo sin resortes,
agujas en el fondo de los ojos,
giro insomne escapando,
giran mis výsceras,
estoy.
 
El hombre:
parÓbola
sacramento,
vivencia de Dios y diablo,
Dios gŔnes infalible
riendo a carcajadas.
 
La risa hace olvidar el fastidio de las sombras.
Cuanta mierda invertida en necedades.
No pregunten nada,
el encŔfalo de la voz agrieta p˛mulos.
Nuevamente la risa flota,
tiesto,
ornamento vitalicio.
 
Ahora, desgarrarŔ mi piel
en busca del traje apropiado,
no sŔ
QuizÓs sea ridýculo
pero no
me contagio.
CONFESION DE UNA COPULATIVA.
 
El hombre se vuelve roca
y el mar pierde transparencia
y los espejos hacen olas
y el tiempo niega rostros
y el blanco colorea fiero
y la penitencia abruma ecos
y los sue˝os se revelan grises
y la mŔtrica no miente
y la conjunci˛n cansa,
se cansa,
aborrece.
DE LAS CONSTELACIONES DE LA RUTINA.
 
Entre astros desesperados
una galaxia impide el camino.
Llega el lunes, sin mÓs soles
que la intolerancia del ocio.
La modestia sufre colpasos
en las contradicciones del tiempo,
se disipa el dia rebosado de alucinaciones.
 
Llega el martes
el miŔrcoles,
el jueves:
Nada de eclipses.
El viernes rompe el barniz de la certidumbre,
transpira la ingravidŔz de los deseos.
La ilusi˛n se pudre impotente.
 
SÓbado, Domingo, en bloques de piedras
y cadenas plegadas en la garganta;
s˛lo el destello de un cometa
entre cristales con grados,
acaricia el anhelo en galaxia.
 
Los problemas, no son bacterias
que flotan en virus y resoluciones,
estÓn en cada aliaci˛n de nosotros mismos.
Cuanta estupidez en estrellas de caprichos.
Pasa el equinoccio,
el desencanto ti˝e conformista
 
Vuelve el lunes,
ninguna rotaci˛n desconocida,
la rutina impone su universo:
La intolerancia quema las manos.
ESA MUCHACHA QUE APENAS CONOZCO.
 
Vierto el silencio
en sus ojos redondŔs
congruencia.
Iracema de los efugios,
huella
mÓrgen,
Pienso:
el canto de un  tomo.
CERTIDUMBRE INSOSTENIDA.
 
El marco
El bullicio de colores.
La perifŔrica m¨sica de imÓgenes.
El estiaje de un arroyo inerte,
el silencio.
 
La pared,
la mesa,
dos sillas,
el incesto de copas,
el lecho,
el humo de un cigarro incomprendido.
El tiempo,
la duda,
la puerta y la distancia,
la espera...
La espera.
REVELACIONES MATUTINAS.
 
Al despertar me toca la lucidŔz
en pýldoras deleitables,
vuelvo a tu cuerpo
y siento que una parte del mundo ebulle,
entonces mis manos,
intentan buscar en el infinito.
TROPO.
 
Detengo la escritura,
los espejuelos pesan al borde de los ojos;
un verbo sin deseos,
una oraci˛n en el deleite.
 
Pienso en ti
en tus contradicciones,
en la noci˛n de un celo inverosýmil que agrita la cabeza
T¨ en el recuerdo
estampa de un sello en grabados
impresionistas,
agenda abarrotada de jeroglýficos solubles
T¨ y la necesidad, en Ŕpicas de palabras y tiempo.
Hay en madrugadas,
un sýmil
un verso en la lejanýa.
 
Pienso en ti
en el renacimiento de escencias;
termino enajenado de auroras,
y escribo metÓforas con sabor a tu piel.
PARA ENTONCES.
 
no seremos los mismos,
ni en el sexo
ni en las comidas
ni en la piel de nuestros cuerpos.
Nada serÓ igual,
el recuerdo redundara en los ojos
como c˛digos de un dýgito incansable.
Amaremos pausados
con ansias pero sin locuras
con la misma pasi˛n
alucinados en un sin regreso del tiempo.
No seremos los mismos
la poesýa y la m¨sica
conquistarÓn espacios en la nostalgia.
 
Quedar  entonces
la ret˛rica del frenesý vivido
el candor,
leve suspiro de la luz
en un adi˛s hacia el ocaso.
INTENCION.
 
Como si acabara el mundo
en un delirio de apremios
escribo vocablos,
para un final.
 
Tal vez, el tiempo no cumpla
el prodigio de anular la duda
y en papeles desnudos
caigan lÓgrimas
 
La locura de un beso
provoque descargas en las estrellas
y el roce de una caricia
tirite feliz, inŔdito
 
la luna esconda su rostro
y vuelvan famosas golondrinas
a nidos desde˝ados por f˛rmulas absurdas;
la luz melle rincones,
los signos fecunden milagros;
 
salga el sol
tu sol
nuestro sol
y quede la poesýa en agendas gastadas
por n¨meros ingenuos.
No sŔ,
quizÓs abunden espacios
para escribirte un adios.
LAMENTO FRACASADO.
 
Vengan, hablen de la muerte,
s˛lo el dolor nos hace reflexionar.
La vida: ecuaci˛n, resultado fatal.
La soledad enmohece la piel.
Nada ha cambiado a¨n.
El mejor amigo de mi padre
traspas˛ las barras del silencio,
el frio estrangul˛ sus venas.
 
Vengan, digan lo hermoso de la vida
hÓblenle de anhelo a una mosca
de amor a un gato,
a mi, dŔjenme en paz,
harto estoy de hadas.
!Cuidado con las mentiras!
matan.
S˛lo el hombre pudo rectificar el suicidio
para huir de si mismo.
Rýan, diviŔrtanse,
pero recuerden el polvo.
 
No me digan donde estÓn mis pupilas
pregunten hacia donde va mi alma.
 
Les dejo el ¨ltimo  pice del letargo
sin una lÓgrima
sin una pregunta.
 
Vuelven entonces las aves cansadas de volar,
el sol desliza su rutina de inocuo panorama,
no hay cambio.
INTENTO.
 
Desearýa ser uno mÓs
desvestir conchas arcaicas
en noches estŔriles,
y amanecer
con nÓcar puro
entre mis manos.
RELIGION.
 
Tras la ventana de mosaico
aviva el clamor de una oraci˛n,
rezo un nime
misericordia
Dios.
 
Angeles mensajeros,
santos, bÓculos, reba˝os,
oficio y virtud.
Necesidad de creer
algo mejor que nosotros mismos.
CONGOJA.
 
Duelen los acordes reticentes
duele la lanceta de la ingnorancia
la perfidia.
 
Duele tanto el dolor,
mÓscaras de sombras
al acecho.