Readme.it in English  home page
Readme.it in Italiano  pagina iniziale
readme.it by logo SoftwareHouse.it


ERNESTO ADRIAN MONZĎN

RUPERTO
 
MamÓ  estaba muy bonita, con su mejor vestido, aunque no los zapatos. No me miraba ni sonreýa. PapÓ  estaba serio y abuelita lloraba abrazada a la týa Zora.
En la casa me dijeron que papÓ  tenýa novia, que tendrýa una nueva mamÓ ... No me gustaba. Sus ojos eran como los de un antifaz y sus besos sabýan a vinagre.
Hubo fiesta y los chismosos me decýan que al tiempo tendrýa otro hermanito. La cigŘe˝a fue a buscarlo, pero era una ni˝a y con nombre que no sŔ escribir.
Nadie se acordaba de mý. A veces estaba triste, pero se me pasaba andando todo el tiempo en la calle, con mis amigos, haciendo lo que nos daba la gana.
Mi hermanita fue creciendo y un dýa me di cuenta que habýa empezado la escuela como yo, aunque a mi me rega˝aban por no promover.
Una vez vino un productor y habl˛ con papÓ  y mi madrastra. Querýa que la ni˝a trabajara en una pelýcula. !Aquello fue tremendo!...Pas˛ un a˝o y al terminar, mi hermana que ya tenýa siete, se sentýa importante y estaba de lo mÓs pesada. Todo el mundo se reýa menos yo.
Quise que me compraran un juego de doctor, pero para castigarme me lo negaron, entonces týa Zora que es mŔdico me prestaba una jeringuilla, el aparatico de oýr el coraz˛n, el de la presi˛n y todo lo que encontraba, hasta la bata. PapÓ  hacýa muecas con el bigote, pero no decýa nada.
Estrenaron la pelýcula y todos vinieron a felicitar a mi hermananita. Por su cumplea˝os le regalaron un traje de amazonas muy bonito. Quiso que le afilaran las flechas y papÓ la complaci˛. Týa Zora y la abuela la rega˝aban a cada momento porque lo rompýa todo.
Hasta que me di˛ en un ojo.
Al despertarme, me parecýa ver las cosas a la mitad. Todos estaban junto a mi cama y no sabýan quŔ hacer. Me dieron regalos y dulces. Por un tiempo no fuý a la escuela y la abuela me decýa que no llorara, que me iban a poner uno de mentirita pa` que no me viera tan mal.
Pas˛ un tiempo y volvý a salir. Tenýa miedo, me daba la idea que tenýa la oscuridad pegada a la mitad del cuerpo, hasta la espalda. Al tratar de leer mucho me dolýa la cabeza y en el aula me dormýa casi siempre. La maestra fue a mi casa, dijo que iba a perder el a˝o. Cuando se fue mi padre se encogi˛ de hombros y mi madrastra habl˛:
--!Total, para ser hombre no necesita ser bonito!
Týa Zora fue a ver a la familia. EstÓ  de vacaciones y me deja cuidando sus equipos, dice que con ellos se gana el pan y la salud.
Hay mal tiempo y no vamos a la escuela. La abuelita sale de compras. Mi hermana se me acerca, antes me trataba con pena, ya no. Sin embargo le curo a Begonia, su mu˝eca. Se cansa y se mete en la mecedora. Se pone a cantar bajito:
--Ruperto tiene una sola lÓgrima... Ruperto tiene una sola lÓgrima... Ruperto tiene una sola lÓgrima... ┐Y por quŔ Ruperto tiene una sola lÓgrima?... !Porque Ruperto es tuerto!.
Yo la miro, me parece que Begonia tambiŔn la mira. EstÓ acariciando sus flechas. Tiene los ojos de antifÓz y la sonrisa de vidrio, como su madre.Me acuerdo de týa Zora. Antes de irse, trajo un bisturý con un cabo largo y plÓstico en el bolsillo de la bata.
1991.
 
SCATOLOGIUM
("┐De veras creen que se salvar n las ballenas?")
Gloria Bauz .
 
Era el baile del Fin del Mundo, el mÓs loco. No fuý, pese a Celia, quien despuŔs de la facha del diario se visti˛ como la noche, y volvi˛ en auto con un trýo de cuellos y corbatas. Yo dormitaba en mi sill˛n, so˝ando verterle una cacerola de az¨car derretida, - (su castigo favorito) -, y lamer sus carnes, pero no hice ni la maleta. Ella se meti˛ en la cama y abrý la puerta orientÓndome por el silencio de la oscuridad. A intervalos, algunos temblores de tierra precedidos de inciertas explosiones me traýa un ruido fuera de la oscuridad de la consciencia. Yo elevaba el rostro hacia el vapor del cielo de cuyo diccionario habýanse borrado no s˛lo profetas y mesýas, tambiŔn el recuerdo de los ap˛crifos.
En el ¨nico bar que encontrŔ, - (la ciudad brillaba como muerta) -, el due˝o hacýa cuentas y empaquetaba el dinero. Los parroquianos eran pocos y nos permiti˛ servirnos a discreci˛n. El mostrador y el orine armaban un perfume capaz de estremecer a un muerto o de lanzarse buscando en las molŔculas del vino. A mi lado un tipo fumaba como un vampiro dedicÓndole el humo a una de guantes largos que escŔptica, sonreýa al pincharse la vena. Por encima del ronroneo nos llegaron las voces en disturbio del retrete. De s¨bito la mujer desenrroll˛ una carcajada:
--No jodas, no te hagas el amoroso ni entornes los pÓrpados que la ¨ltima vez tuve que darte una escuela pa` que...
La paliza hizo al due˝o protestar en favor de las finanzas. Salý hasta el ba˝o para romper el espacio en mi desinterŔs, y tropecŔ con la baba de un boracho. Cierto joven de pelo oxigenado le habýa hecho proposiciones. Grit˛ el aludido que era un chantaje y llamarýa a la policýa.
--!Te parto en dos!
--!Si me tocas meto la mano en la taza y te embarro!
Les preguntŔ si me permitýan mear. En medio de la confusi˛n el fumador traýa del pelo a la del guante para ense˝arle que cosa era el estrŔpito de un macho.
--!Pendejo!... !Viste como aquellos delincuentes me llenaron de sŔmen cada pŔtalo de la bikinis y corriste mÓs que una cucaracha de invierno!
Le cortŔ la voz de un gancho y sin importarle nuestro asombro ni la aguja hipodŔrmica que colgaba de cualquier pared, la subi˛ al lavabo abriŔndola. Los gemidos salieron tras la protesta como lira que el dios - amor no sabrýa tocar. Uno de sus zapatos call˛ y el oxigenado despuŔs de probÓrselo le arranc˛ el otro entregÓndose a la euforia de hacer piruetas en el barro. El beodo comenz˛ a sobarse la porta˝uela mÓs allÓ  - de lo que dicta la moral? Por el cuello la empuj˛ contra el graffitti del muro, intentando desaparecer cada sýlaba de cal, sin noci˛n de los impactos en el zarro de la ca˝erýa, de donde le hubiera amarrado desde el es˛fago hasta los intestinos. El rubio quiso huir, pero retrocedi˛, blanco como los espejos.
--!La policýa!
Los fornicantes no escucharon y yo estaba sin resuello por quitarle la cuchilla que sacara el borracho. El due˝o habýa llamado al cabo que patiabierto nos encaminaba a salir. No se movi˛ ni una mosca. AprovechŔ la pausa para subir al urinario y darle una patada a mi contrincante.
--Salgan con las manos en alto o disparo!
PensŔ hundir el arma en la taza, lo que nunca supe fue por quŔ mÓgica ocurrencia decidý lanzarla por la entrada. Una bala hizo a˝icos el bombillo y la otra me hizo girar sin el virtuosismo del rubio...No se por quŔ me acordŔ de mi sill˛n, la puerta que no cerrara, y Celia rendida de haber sudado el culito con los encorbatados al ritmo de un merengue. Intentando respirar me agarro a las palabras. La mujer sin tacones grit˛ y otro golpe plane˛ sobre su boca. El rubio tacone˛ que tenýan un herido y el policýa entr˛, cerrÓndose la puerta. El due˝o puso el candado,guardando la llave en la alcantarilla. No querýa que el gran juicio encontrara abierto el negocio y para que no la pasaramos tal mal nos dej˛ un litro de wisky. Llovýa y el agente pensaba en sus hijos, el fumador en una mordida que le diera una rata, el borracho en abrir la botella y mientras la mujer y el rubio se desnudaron para ser rodeados como un capullo, mi llanto fue arrastrando toda la mierda que de vuelta por la ciudad ha comenzado a subirles mÓs allÓ  de la garganta.
 
18 de Agosto de 1994
 
 
Nota: Estraýdos del Poemario "Estados anýmicos", impreso en la Imprenta Provincial de Cultura, Poder Popular, Ciudad de La Habana.
 
FRUSTACIONES
( A todas las gaviotas...)
 
Se ha secado
el calendario
las alegres tumbas
de eternas odaliscas
la nieve te corona, vuela...
intoxica el sÓndalo
de los abanicos.
La ira nos mide.
asesina de luz
Tu llanto a rayas
es mi sue˝o.
 
1989
29/Julio
(reminiscencia..)
 
DevuŔlveme el alba
el abrazo de espuma
la humedad
catedral del vicio,
ruleta que no gira.
Somos los reos de la alegrýa
sorpresiva fruta de polvo,
un "crimen" de primera vez.
Dios nos ha arrancado el miedo
por encima de las nubes,
detenido en el clamor
trastorna
nuestra sentencia.
 
1990
MOTIVACIONES
(..."los amores cobardes no llegan a amores ni a historias; se quedan ahý..")
Silvio Rodrýguez
 
Voy a suprimirte
con el pincel de los odios,
la aguada violeta,
los siglos se han roto
en el reloj
junto al sol de metano;
girando,
sobre el malvado anillo de Saturno,
juegas y pierdes
al naipe vacýo
la fortuna sin estrellas.
 
1990
ESTADO ANIMICO I
(al Vesubio)
 
La sonrisa te sube
en astillas,
pare desolaciones
se atrinchera,
navego en el brillo
de la envidia
hay un esputo de vitriolo
en la "pipa",
esparciendo al tiempo
la ceniza de los vencidos.
 
1990
ESTADO ANIMICO IV
 
Se ha desvanecido la poesýa
en el arpegio de violines muertos
en la sombra de un ramillete
en el latido de ciertos corazones
en un panal
que dispersa avispas como sýlabas
en el abismo donde el pÓnico
se maquilla
en los labios de cristal,
siempre inerte.
 
1990
ESTADO ANIMICO VI
"Cuando estÓ la casa terminada llega la muerte."
Proverbio Turco.
 
Me he retorcido
en una grieta de lava
tengo tu soberanýa sin "best- sellers"
┐no te importa el adolescente fantasma?
me esperar  sacrificado...
aunque en los  lamos llueva.
Son las ocho,
no irŔ.
 
1990
ESTADO ANIMICO VII
 
Ahogo la tormenta
los soles tardýos
un cisne me hiere
y brota del ombligo;
el carroussell
me eleva el beso en la retina;
se invierte la sombrilla
concertando el azogue.
Ha llegado la mentira,
nos trae
el aroma de ciertas mÓscaras.
 
1991
CRESCENDO AGONICO
 
Me recuerdo en el ascenso
por los terciopelos
la demencia no tiene un fin noble
y la bella durmiente
no despertar  de sus centurias;
oculto mi hechizo
de peces dulces
beberŔ de los trillos
y la venenosa espiga
en el jarr˛n de la ira,
los estertores serÓn los gemelos del Olimpo;
el toro negro hall˛ su bramido
en el epitafio
de un s˛lo poema.
 
1991
A PESAR DEL VIERNES
 
La noche se acopla
a las gotas
electrizando los cantos;
vivimos entre la hendija
del insomnio
y el "dominio de las sombras"
el sudor ha plateado
las prohibiciones
a un estadýo salvaje,
a¨n sin la sal de los bocetos
ni la melanc˛lica turquesa.
 
1991
SABATINA
 
Hay un oscuro probable
en el ocŔano de nuestros iris
preludian los torsos locos
se encuentran las falanges
entre las pÓginas del temor
y la desmentida pureza.
 
5-4-91
CANTO AL AMANECER
 
El silencio dispara verdes
a la borra del tŔ mÓs amargo
tiene un canto en ofrenda
por el monstruo libre,
la infame danza de las cigarras.
 
1991
ESOTERICO
 
Cabalga en el resplandor
destierra el credo que avizora,
se fugan los misterios
y los signos desatan
la cadencia de algas,
un ca˝onazo a travŔs de la cerradura,
esencia de flamboyanes
que arrebata
la torpeza del alba.
 
1991
REAFIRMACIONES
"ů.. todo puede suceder; hasta que Dios exista y puede ser que no exista".
┐Ismael Miranda?
 
La bacanal
es un poema
en el apremio de los dragones
y los fetiches
se invoca la risa del agua;
los relÓmpagos
me han despe˝ado el universo.
 
1991
MARCIANA
(a Lilliam, tan "cuerda" como nunca...)
 
Tu legado es la ruina
flor de naranja
torcida en el agua de los juncos.
El hÓlito de caracoles
devora la blusa,
desdibujando el tiempo
de los sonetos;
como el doble fardo
que Leda pudo abortar
las telara˝as no borran
el tif˛n en la pupila
y vibra la gitana,
en el eclipse de los astros.
 
14-5-91
DANS LA NUIT
 
El desvarýo
arrojar  flor de uvas
sobre milenios de  cido...
Escribamos la media noche,
presos
de la herejýa,
el pŔndulo
y la cera.
 
1994