Readme.it in English  home page
Readme.it in Italiano  pagina iniziale
readme.it by logo SoftwareHouse.it


FELICIA HERNANDEZ LORENZO

PAISAJE MARINO
Para Jos Blanche
 
De este paisaje, vuelo de gaviotas,
profeca de playa en lotananza,
de este paisaje pleno de esperanza,
la proa rumbo a costas muy remotas,
ruedan y se desprenden como gotas
verde-azules o grises, la confianza,
y la serenidad, y la bonanza:
Tocar puerto a pesar de velas rotas.
 
Ah, qu visin, que lmpidos los trazos...
hacia la claridad eterno viaje.
 
Olvido mi velero hecho pedazos
al embate del viento ms salvaje,
sostengo el madermen con mis brazos
y navego en tus ojos... qu paisaje.
 
Abril 1993
 
POETA
 
Tienes con luces pequeas
dibujadas las pupilas:
Un ojo abierto (vigilas)
y el otro cerrado (sueas).
 
En cada verso diseas
tu sentir como orfebre.
y aunque la fe se te quiebre
a cada ilusin que parte,
no haces sino amar y darte
pura lumbre, todo fiebre.
 
Marzo 1995
 
TODAS ELLAS
 
Aquella que aguardaba primaveras
con un candor senil, tan inocente,
aunque nunca el amor toc su frente
ms que con la ilusin de las solteras.
 
Quien teji y desteji tantas quimeras
slo pensando en el esposo ausente.
Quien aorando el bien de la simiente
tuvo suerte de estriles higueras.
 
La de los hijos hroes o traidores;
la de mil y un augur en el serrallo;
la suicida del ro entre las flores;
la duea del honor de Don Rodrigo;
la que pas desnuda en su caballo...
 
Todas ellas en m, todas conmigo.
 
Noviembre 1993
 
CON LA HUMILDAD EN EL VIVIR DE SIEMPRE
 
Con la humildad en el vivir de siempre
mi madre se ha sentado a la mesa
la espalda bajo el tiempo y el sueo que no vino
mi madre come arroz mojado en leche
mientras voy contemplando el modo en que su mano esboza el gesto
 
ella se duele de extraviar la suerte
yo me duelo del  rbol
pero no quiero confesar derrotas
si ayer ella mi madre con la falda escocesa
que sonrea en Mjico al fondo del retrato
y ahora es esta criatura leve
imaginando un  rbol donde apenas la rama
 
El gesto de mi madre se repite desde el cicuenta y ocho
cuando me alimentaba pulso firme
ahora soy yo quien debe alimentarla
no confieso derrotas
slo me culpo de sus ojos tristes
 
Con la humildad de siempre mi madre se ha sentado a la mesa
y hemos partido el pan en un alarde de esperanza
jugamos a reirnos
a duplicar los peces con la risa
 
Desde el cincuenta y ocho mi madre desdibuja su ademn
yo levanto mi mano
nos estamos naciendo.
 
Agosto 1991
 
SOLEDAD
 
Esta playa inmensa, muerta,
y solemne como un nicho
es la soledad, capricho
que del mundo nos deserta.
 
Tiene cerrada la puerta
a toda presencia, esquiva
los encuentros; fugitiva
de la sonrisa, desgarra
la alegra y nos amarra
de un madero a la deriva.
 
Julio 1985
 
ESA BESTIA FELIZ
 
La gente
esa bestia feliz a quien culpamos
se nos sube de pronto a la cabeza como un licor aejo
para dejar de ser nuestra hidra de lerna
o la gorgona que ha de petrificarnos
 
se dulcifica entonces
y es un pjaro tibio
 
nos volcamos en ella a contrapelo
dicindonos
qu bien cmo pude pensar que fuesen lobos
 
llevamos la cesta a la abuelita en medio de ese bosque
hasta llegar al punto de ojos tan grandes tienes
y qu orejas enormes
y qu boca
pero el lobo no llega a devorarnos
 
Todo es el miedo de morirnos solos.
 
Julio 1991
 
MALEDICENCIA
 
Nunca pierde la ocasin
de atravesar los umbrales
en su perenme misin
de saber con presicin
cundo llegas, cundo sales.
 
Siempre viste su disfraz
de recogida y discreta:
bien maquillada la faz
para ocultar lo falaz
de su lengua de saeta.
 
Octubre 1993
 
MIS HERMANOS
 
Mis hermanos no habitan ya en mi tiempo
viven al otro lado de la suerte
justo en el otro extremo del destino.
 
Liaron los apuntes
los sellos personales
las reliquias
tantos aos de aplomo y continencia
para invernar allende a la nostalgia.
Amaron la partida con retazos de gloria
creyendo que el contrario no ha marcado las cartas
esperando tal vez que sta sea su hora de fausto y artificio
su hora de sentirse algo ms que ese ro
ese tropel difuso de pancartas por un cauce de calles y avenidas.
 
Mis hermanos no habitan ya mi tiempo
viven al otro lado de la suerte
sentados a la turca sobre el otro platillo
inclinando hacia ellos el fiel de la balanza
sosteniendo la punta de la soga que me corta el resuello
y ante tanta evidencia me pregunto:
Es qu son mis hermanos mis hermanos?
 
Noviembre 1994
 
LOS PUNTOS CARDINALES
 
Siempre se dijo que eran cuatro
los puntos cardinales
y que la rosa natica vala
 
ahora
marineros
lancen al agua el artefacto intil
pues no hay extremos tales a diestra y a siniestra
 
los puntos cardinales no son cuatro
hay slo Norte y Sur.
 
Febrero 1992
 
DISQUISICIONES EN LA FIESTA DE UN AMIGO
A Juan Carlos Valls
 
Ya no vale el saber
si me avergenzo de mi pobre riqueza
 
He venido a la fiesta del amigo
a compartir aquella gracia esquiva
y he aqu que soy felz
como soldado sin un solo razguo
como si fuese mucho esta felicidad de pueblo chico
entonces vienen otros en vuelo de ciudad
son tal vez los amigos del amigo
pero tienen un aire infundible de revista de modas
 
uno queda mirando su atavo
con pena de chiquillo endomingado y lbrego
la cortedad primero
despus un dolor sordo movindole a la sombra de los muros
y cuando arde la pena
cuando teme la ofensa
repara en la certeza de la idea
 
ellos no son ms que payasos nobles
enrarecido el corazn de tanta multitud desordenada
pinceladas de los modos de otros
eruditos de feria
en cada vieja carpa la misma coleccin de frases
una ferocidad de vendedores que al final de la jornada
logran slo vender el alma propia.
 
Diciembre 1991
Nota: Tomado del Libro CON IRREVERENCIA Y GRATITUD, impreso en el poligrfico "Pablo de la Torriente Brau", Isla de la Juventud
 
LLUEVE SOBRE LA CIUDAD
 
llueve sobre la ciudad.
Cada viernes el fantasma
del vaco: toses, asma
- el bien de la voluntad-
se marchan.
 
Cierta humedad
va empaando los espejos;
nunca te sent ms lejos,
jams fue tal desamparo.
 
El cielo en un lienzo raro
(lienzo no, slo bosquejos).
 
Todo se vuelve presagio.
Los duendes parten contigo;
cuando cierras el postigo
nada detiene al naufragio.
No fluye el tiempo. Mi adagio
se acompasa en soledad.
 
Realidad? Irrealidad?
Todo es esta ausencia. Todo.
Todo es nada en cierto modo.
 
Llueve sobre la ciudad.
 
Septiembre 1989
 
HOMELESS
 
Quizs la almohada me guarda
como ayer ese perfume
tuyo. Mi lugar asume
quien puede - tu pecho escarda.
Te inquietas cuando se tarda
tambin ella? Qu vaco;
cunto de bosque sombro
enraizado en mi frente.
Se diluye en el presente
tu olor tan dulce, tan mo.
Cunto de bosque sombro
ronda mi mente.
 
Necesito de la espera
ms larga, de la llegada;
la casa tibia, cerrada
mundo que empieza en tu acera.
Qu refugio, qu frontera
tengo ahora? soledades;
cunto de hirientes verdades
viene a punzarme la frente.
De tu sueo estoy ausente
como de tus realidades.
Cunto de hirientes verdades
ronda mi mente.
 
... Tu olor tan dulce, tan mo
como de tus realidades...
Cunto de hirientes verdades,
cunto de bosque sombro.
 
Enero 1986
 
...?
 
Tanto tiempo solos, tanto,
al filo de otras miradas,
con las alas desplegadas
pero sin vuelo ni canto.
Cuntas ilusiones, cunto
soar y esperar alertas.
En las pupilas desiertas
slo brumas, slo gris;
llaga cada cicatrz,
sal en las venas abiertas.
 
Ahora, cmo navegarte
sin enturbiar tu corriente,
cmo atravesar el puente,
ser paloma y anidarte.
Vers: me queda una parte
no lastimada, y espero.
La otra mitad-- agorero
soplo de muerte--la guardo.
No plantar un solo cardo
que desgarre tu sendero.
 
Octubre 1985
 
SOLILOQUIO
 
"Todos los que amabas
se han dormido,
T velas sin saberlo"
Emilio de Armas
 
Destella el sueo crispado
la sordidz, y trashuma
por toda la casa: bruma
que te devuelve al pasado.
Ruedas a tu acantilado
ms hondo. Cuando despiertas.
son las visiones tan ciertas
como el vrtigo, fulgores;
lacerantes resplandores
en las pupilas desiertas.
 
Entonces conjuro el verso
que la vida necesita
para su canto; se agita
y el fragor queda inmerso.
Por fin la paz. No converso
con las viejas cicatrices.
 
Y el sollozo en que desdices
tu olvido? Se te ha escapado?
 
Quin sabe dnde ha volado
con sed de sueos felices.
 
Marzo 1986
 
ECLIPSE
 
"Se impedir el nacimiento del Ilimitado
en el horizonte
si me impides llegar al lugar donde ests."
Textos de las Pirmides.
 
Ya fue lluvia, ya fue sismo,
fue ro de agua quemante;
ahora quietud, y el instante
se convierte en espejismo.
Viajo desde el polvo mismo,
vengo desde una pradera
lejana;Quiz  pudiera
pernoctar bajo tu brazo
pero me cierras el paso
con mrbida enredadera.
 
Ser  cierto el espejismo
si no me allanas el paso.
S que habr  lluvia y ocaso,
agua quemante y abisbo.
Desatado el egosmo
ser , preadas las iras;
aquelarre de mentiras
ser  su parto sangriento.
Se impedir el nacimiento
del sol, si ya no me miras.
 
Febrero 1986
 
AFINIDAD
 
Qu bien con mis alegras
se afinan tus amarguras
y qu bien de tus venturas
se arpegian las penas mas.
 
Se crecen tus fantasas
con mi suspiro y mi gesto,
con tu palabra protesto
y susurro si me acudes:
sto es amor, no lo dudes,
Qu, si no, puede ser sto?
 
Octubre 1983
 
RELIQUIAS
A Eusebio Leal.
 
Guardo esta urdimbre de calles
estrechas para tu paso;
vuelvo a delinear el trazo
ms antiguo, los detalles
de una leyenda, los valles
ungidos de fantasa.
Cunto siglo de agona,
cachaza, miel y negrero,
barracones donde el cuero
parece aullar todava.
 
Guardo esta magia de aosas
volantas, y de quitrines:
huellas en los adoquines,
quejidos en las baldosas.
Tal vez la piedra en que posas
tus plantas cubre un tesoro
de antao, polvo de oro,
cargamentos de galeones
para marquesas y dones
--el nombre ilustre y sonoro--
 
Permite, pues, que una frase,
mientras andamos La Habana,
nos descubra esa ventana
o aquella verja. Quien yace
bajo esta losa, renace
entre alfizares, dinteles
columnas y capiteles,
frisos, marcos, llamadores,
en inmensos corredores
o en un patio de laureles.
Disfrutemos el encanto
de algn pregn callejero,
gracia de ropavejero,
que cambia por dicha el llanto.
 
Vamos a rastrear el canto
del sereno y la rondalla;
Presenciemos la batalla
contra los casacas rojas.
Ven, que ya cierran sus hojas
las puertas de la muralla.