Readme.it in English  home page
Readme.it in Italiano  pagina iniziale
readme.it by logo SoftwareHouse.it

Ebook in formato Kindle (mobi) - Kindle File Ebook (mobi)

Formato per Iphone, Ipad e Ebook (epub) - Ipad, Iphone and Ebook reader format (epub)

Versione ebook di Readme.it powered by Softwarehouse.it


ANGEL LAZARO SANCHEZHERRERA

 
SINOPSIS DE LA NOVELETA"PONI DE NUBES"
 
Poni de Nubeun caballo de sueñosllega a un puebloindeterminado y en elde conjunto con los niños y otros personajes mágico-fantásticosemprende múltiples aventuras: Rescata a un chivo pequeño; juega sobre laescuela; sorprende a los pescadores del pueblo con un grato regalo que ponefin a su insulsa discusión; inventa una fiesta explendorosa; es raptado porla avaricia de algunos pobladores(problema del que sale con la cooperaciónde sus amigos los niñosy por lo que se desencadenan sucesos no habitualesen el pueblo)hasta enfrentarse a las trampas de un taimado mago quepretende atraparloa la vez que afecta a los niños y a todos lospobladores en si. Poni de Nube con gracia e ingeniosidad destruye losardides del magologrando que impere la amistad y la fantasía por sobretodas las cosas.
 
CAPITULO PRIMERO: "LA LLEGADA DE PONI DENUBE"
 
Tempranoantes que el sol sacara a la mañana sus primerosrayosPoni de Nube bostezóalláen la copa de la mata de mangos dondehabía dormido. Sacudió su pelambre de algodónlustró sus cascos de orocon algunas de las hojas de su árbol-camase peinó su crín de seda y selanzó al aire con la felicidad con que siempre se levantaba y salía arecorrer campos y pueblos; a conocer y alegrar a sus amigos.
Poni de Nubeera un caballobuenolo que se dice uncaballo- caballo no: un caballito: un ponipero no un poni gris como losdel zoológicolas ferias o los circosnosino uno más pequeñomásjuguetónmás vivaracho y con una gran diferencia respecto a todos loscaballos-ponis que conocemos. Era que Poni de Nubede eso mismo era: ­Denube!. Todo su cuerpo estaba formado de una nube blanquísimacomo lasnubes más blancas que cruzan por el cielo azul. Y por lo tanto no andabanunca ensuciándose por los caminos y trillos polvorientos o enlodados de lacampiñasinopor el aireflotandovolandoempinado como un preciosopapalote. Sus cascos amarilloscomo el orobrillaban siempre en sus cuatropatasy desde abajo podían parecer estrellas doradasque jugueteabanpresurosas bajo un copo de nube que no se estaba tranquilo nunca.
Pero Poni de Nube tenía todavía tres cosas que lodistinguían sobremanera: la primeray más visible-a simple vista-erala virtud de su cuerpo nuboso de-como las mismas nubes-cambiar deconfiguración cada vez que se le antojase; la segunda eran sus ojos dearcoiris que relucían como dos puntos coloridos con toda la gama cromáticadentroque también variaba a gusto y conveniencia del caballito; y latercera virtud de Poni de Nube era su corazónque era igual en su forma alos corazones de los demás animales y personaspero diferente por loextremadamente bondadosoamablecariñosoy felíz que resultaba ser.
 
II
 
Poni de Nube se levantó temprano aquella preciosa mañanaen la copa de la mata de mangos en que había dormidoy se lanzó al aire aconocer amigos. Primero descendió hasta la hierba de los trillos y bebióen ellas un sorbo de rocío tempraneroque era su mejor medicinaen ayunaspara mantenerse felíz durante todo el díay acto seguido inició un vuelorasante por todo el caminohasta muy cerca de un puebloal que nunca habíaido.
Antes de llegar a élsintió unos balidos lastimeros queconmovieron todo su cuerpo de algodón con un temblor eléctrico y no amucho encontró la causa: no muy lejosen un hueco profundo y estrechohabíacaído un chivitoque jugueteando quedó retrasado de su mamá y demáschivos cuando se dirigíanal corral.
Poni de Nubese aprestó a ayudarloy bajó valientementepor el hueco oscurohasta élall en el fondo. Lo agarró suaveperofirmementecon sus cuatro patasy tiró hacía arriba con todas sus fuerzapero-aunque el chivito era de su mismo tamaño-no pudo subirloy esoque lo intentó dos o tres vecespero nadano podía...
Subióentonces un momento a pensary a coger aireporque allá abajo había muy pocoy estando sentado en la superficiejusto en el mismo borde del pozose le ocurrió una idea mejor. Cerca delhueco habían unos arbustosque al parecer eran bastante fuertesresistentes; se transformó de inmediato en una larga soga-para algo sucuerpo era como de nube-se amarró él mismo a ellos y se lanzópor laotra puntahueco abajo.
Ya junto a élle dijo cariñoso: "No temas y pon detu parte que te sacaré de aquí"; y lo amarróy élcomprendiendo aPonipuso todo su empeño en sus patasgolpeando con ellas las paredes delhuecoafincándose a los resquiciosayudando a quepocos minutos despuésestuviera suelto y contentocorriendo por la campiña hacía el corral delpuebloberreando de alegríaseguido muy de cerca por una bondadosanubecillaque lo pretegía de los ya ardientes rayos de soly a la cualcosa de los chivos pequeñosno le dió ni las gracias.
 
III
 
Disgustadopor la descortesía del chivitoiba todavíaPoni de Nubecuando una algazara de cantos y juegos lo sacó de susmeditaciones. Puso oído y comprendió que ya el patio de la escuela delpueblo estaba lleno de niños que jugabancantaban y reíanantes decomenzar las clases de ese díay como faltaba poco para que sonara eltimbrePoni de Nube apuró su vuelopara jugaraunque sea un ratoconlos niñosantes de que entraran a clases.
Y fue tal el impulso que cogió de repenteque le sucediócomo a todas las nubes cuando van raudas por el cieloque se oscurecen untanto como presagiando tempestad. Los niñosque vieron aquella nubeparduzca apróximarse con tanta rapidézse asustaron y se aprestaron aentrar cuanto antes a la escuelapero cuando. Ponirefrenó su carreracasi justo sobre ellosy retomó su impecable color blancoy más cuandose reconfiguró como lo que era: un precioso y juguetón caballito de sueñoslos semblantes cambiaron y la alegría fue mucho mayor de la que existíaanteriormente.
Poni de Nube se sintió a sus anchasporque se viórodeado de un inmenso y felíz auditorioy empezó a cabriolarhacer giroselegantesa marcar el paso con sus cascos de oroa pasar rozando lacabezas de los niños con suahora muy largacola de espuma y estrellasasaltarbailarcantar y otras mil piruetas y ocurrencias de las que soloera capaz un caballo como él.
Los niñostodoscon la boca abiertaestaban comoaleladoscomo inoptizados por aquella nube caprichosa e inquieta con formade caballoque los divertía con sus brincos y juegos. Y no solo en elpatio de la escuela había niños con la cabeza vuelta hacía Poni -y conuna sensación como de gusto en todo el semblante-. Nosinoen todas lascalles del puebloen todos los trillos y accesos a la escuela: Todo niñoque estaba en caminono escapaba del maravilloso encanto que era aquelpequeño caballo con cuerpo de nube haciendo mil piruetas en el cielo.
Las mamásque acompañaban a los más pequeñosy laspersonas mayores que venían de la bodegao que iban para sus trabajosnocomprendían lo que pasabapues ellos miraban hacía arribay lo más quealcanzaban a verera a una caprichosa nube que se movía constantementeadoptando figuras indefinidas o abstractas-como ellos decían-y nodisfrutaban del brillo de los cascosni del aroma de la crínni de laventolera de sueños que dejaba tras de sícuando pasaba rasante sobre unou otro grupo de niños.
La maestra tuvo que sonar tres veces el timbre para que losniños salieran de su embrujoy se percataran de que ya era hora de iniciarlas clases. Poni de Nubeni se enteró de ello y siguió con sus piruetas.Y cuando la maestra hablaba a los niños en la formaciónla vista de éstossubíajusto por encima de su cabezahasta -un poquito más allá-dondePoni de Nube continuaba con sus caprichosos juegos. Ellaextrañadavolviódos o tres veces la vista hacia la juguetona nubepero no vió más que eso:Una nube inquieta. Y pasó con premura los niños a las aulas"nofuera a ser que esa nubecilla repentina les soltara algún llovisnazocatarrero".
El caballosiguió con sus juegosy se vióde repentesin auditorio. ­Ya ningún niño lo miraba extasiado...! Y algo tristePonise alisó su cuerpo de nube con un gesto-similar al que uno hacecuando se dá cuenta de que lo estan mirandoo de que se ha quedado dormidoen el cine y puede estar haciendo el ridículo-y trotó varios pasoscomopara irsepero miró a la escuela y no quiso hacerlo sin despedirse de susamigos.
Y entonces fue hasta ella y con sus cascos dorados sacócientos de flores de las tejas rojasque cayeron en abanico sobre todas lasventanasy que entraron con el aire hasta los pupitres. Incluso unapreciosa rosa roja se le enredójustamenteen el pelo a la maestra.SeguidamentePoni de Nube sobrevoló rasante la plazoletallenándola-virtud de sus cascos dorados-de miles de juguetes diversosy le dió unavuelta elogiosa al asta de la banderadonde ondeabaahora envuelta enbrisa de azahares y perfumesy remontó-parándose primero en sus dospatas traserascomo un caballo de verdady emitiendo un fervoroso ycolorido relincho-hacía lo alto de las nubesposándose sobre la másaltacomo una mariposa o estrella de vivos coloresy -con el soljustodetrás de él-fulguróun instantecon la explendorosa belleza de suscrines al viento.



Google