Readme.it in English  home page
Readme.it in Italiano  pagina iniziale
readme.it by logo SoftwareHouse.it

Ebook in formato Kindle (mobi) - Kindle File Ebook (mobi)

Formato per Iphone, Ipad e Ebook (epub) - Ipad, Iphone and Ebook reader format (epub)

Versione ebook di Readme.it powered by Softwarehouse.it


DELIA MARIA LOPEZCAMPISTROUS

QUE TRATA SOBRE LA MISMA FLOR
 
Yo soy como la rosasi pudiera
que entrega sus colores por amor
Pero amarga muerte soy al coraz˛n
lazoatadura a las manos
Si pudiera como la rosa pura
pero he sido creada de la carne
y he engendrado carne y hueso
en mis entra˝as
Si como la rosa pudiera entregarme por amor
pero necesito los lobos que laman de noche las heridas
y conozco demasiado.
 
Portales
una franja de luz
una columna
una franja de sol
la noche obscura
una franja de ausencia
!estad alertas!
Una franja de labios
una de vida
una franja de ...
 
Ese es el sue˝o
se esconde
tras el pÓlido sonido de la verja
con resonancias profundas
huecas
de tener ala en las raices
 
Ese es el sue˝o
Ŕse Ŕl
el de la mÓscara.
 
PARA ESCRIBIR EN UNA POSTAL CON TREN
para Arsenio.
"Basta para Ŕste; ahora tome el otro"
IdilioMaupassant.
 
Los haces de luz esferica parten del sol y
llegan en rayos paralelos a la tierra
 
pero las lýneas paralelas tienden
a converger a lo infinito
 
y es Ŕsta paradoja
que hace que los trenes
 
monstruos de cuerpo tiernolindolargo
 
en un punto
se detengan.
 
A veces pasamos por una ciudad
como quien pasa por la vida
A veces se pasa por una ciudad
de sombra azul bajo las rejas
y quedamossabedorescolgados
de la imagen
de los peque˝os odios que arderÓn silvestres
y traerÓn
a veces
el viento desde el mar
para que columpie nuestro cuerpo.
 
SUSANA Y LOS VIEJOS
 
"El se˝or escuch˛ los gritos de Susana"
Daniel (dc) 13.44
 
Con una mano en la leche de mi pecho
como estatuaria renacentista
peque˝aregordeta
de ojos muy tranquila
contemplarŔ la tarde perderse con paciencia
como el actor que sabe que otro actor espera su mutismo
Un actor joven y viejo
como el tiempo
sube la escala azul y trenza su pelo
con la argolla del tel˛n
 
Y yoSusana
protejo con la mano la leche de mi seno
y no me importar  callar
ante los viejos que me acusan.
 
Los monjes han juntado
las manosy quiebran
las rodillas
Rezan
- la paz del claustro
se arrastra con la lluvia-
un Salve Reina
a la joven Virgen de la Leche.
 
La reina de Saba para conservar su hermosura
ba˝aba el cuerpo
con leche de las chivas.
 
.Ahora que el ni˝o no estÓ 
del pez˛n a la cara
la uso de cosmŔtico.
 
Lo impersonal de esta calle de ciudad reside
en que mi ni˝o mame
a¨n en medio de extensas multitudes
 
En la extremidad
del pez˛n termino
y me transformo en
otro yo.
 
A esta hora del dýa me das tanta nostalgia
me vences y marcas el resto de las tardes
de forma tan injusta. Trato de encontrarte
para vencer en ti el miedo a tu distancia
 
y la Ciudad me estÓ esperandohospitalaria
para dejarme ver los sitios de que hablaste
y sabe la ciudad que un hÓlito en las tardes
de týnos harýa s˛lo menos solitarias.
 
Y es mi c˛mplice la ciudadmi celestina
se pone las noches cuidando las andanzas
que hacen soportables mis congojas.
 
Perdida me convertire poco a poco en el fantasma
que extra˝a y llora y se disuelve en la hora fija
que abre los ojos la ciudad enamorada
 
de tu paso.
I
 
Eres tan dulce de amor que en lo adelante no te nombrarŔjamÓsy
s˛lo sabrÓs donde te pongocuando diga que endulzo el tŔde todas las
madrugadas que me quedan.
II
 
Eres tan claro de amorque tu nombre crecer  en loscatÓlogos
hambrientospor todos los amaneceres que vivo cada dýa.
III
 
Eres un pozo de amor y tan obscuroque tu nombre doblarŔen el
escondido sin fin de mis gavetasy cuando vaya de fiestaen el invierno
saltarÓs a enroscarte de mi cuelloy conservarŔ limpiala voz para callar
tu nombre para siempre.
IV
 
Que el aguacerito arrecia
(!Ayamor amado!)
y ni un honguito radiactivo
que me tape de tu ausencia.
 
Tu nombre es lo primero que pronuncio
cuando en el amanecer me desperezo
y temblando porque tu voz se vuelva beso
me apresuro a acercarla al precipicio.
 
Es por tu nombre que preguntarÓn si anuncio
que la tristeza entre su red me ha preso
y que no partopuŔs que sembrŔ vuelo
en tu onda vozque sanarýa al maleficio.
 
Tu nombre rezo y convoco el imposible
Tu nombre pez y sombra de buscar mi calma
Tu nombre que hasta el lecho me persigue
 
y se construye un hogar bajo mi almohada
y me acompa˝aviajero impredecible
y no me deja estar a solas con mi alma.
 
Dulcemarchita flor dentro de un libro
entre las viejas hojas escondida
paciente esperadora sorprendida
por lacia luz del sol amanecido:
 
Al polvo hete devueltaal silbo
de la vida. !Ahtan descolorida
mariposa entreabiertapalidýsima
como labios abiertos del olvido!
 
Te canten los poetas. No te fies
de sus parejos dientes de su verso
tÓpiate los oýdos con la cera
 
de tus dioses antiguos. No te fies:
!CarcomerÓn voraces tu secreto
y te abandorarÓn cuando deshecha!
 
Las columnas predican cercanýa
partýculas del aire que pasaron
por tu casa
anuncian otro tiempo
La frontera que delimita su reino al mar
sigue vacýa de esos vientos
(de un tiempo futuro o colindante de
presencias)
sigue recolectando la direcci˛n
del agua de la lluvia que no cesa de llenar
tu calle
es el momento de salir a las aceras
es el oto˝o
es la idea
de que bajo la lluvia
nadie notar  lo in¨til que resulta
limpiarnos la impaciencia.
 
Vago por las aceras sin sol
cuando ya estÓn abiertos los mercados
cuando la Ciudad es ella misma
y encuentro al hijo de Dios
esperÓndote en el puerto
Y me siento entre sus brazos
con signos de perd˛n
y acabo descubriendo que comprendo
y que cuando tengo ganas de ser triste
pregunto por tý.
Primer no
 
Vivir en el reloj
perder el coraz˛n consumido por el viento
despertar con un aullido de campana
desayunarse la poesýa de esa flor sobre la mesa
nola flor es una estrella
nolos ciegos no despiertan nunca
nolos campanarios se inclinan ante el tiempo
noel tiempo vive en el reloj que calla.
Segundo no
 
Tu lugar estÓ en los cementerios
t¨ disfrazas tu colecci˛n de calaveras.
No confieses tu vocaci˛nsepulturero
No dejes que ellos sepan que estoy muerta.
 
Voy a libertar mis muertos de sus muertes
resarcirŔ su constancia en reclamarme
porque de tanto amor!Ay!vas a matarme
y en esa muerte de amor voy a quererte
 
y sin llegar a sabersin conocerte
cada amanecer dir  que he de olvidarte
que habrŔ de olvidar los signos y acallarme
el hondo latir de si pudiera verte.
 
Te guardarŔ en un ladrillo de nostalgia
me amarÓs en laberýnticos entierros
cuando alg¨n sue˝o te niegue su constancia
 
y en esta ahogada bondad de los infiernos
no viva ni una rencuncia milenaria
cuando logre estar mÓs muerta que mis muertos.
 
Le quiero ofrecer mi coraz˛n para su tumba
para cuando anhelo escarbar en sus despojos
pero mi coraz˛n se descarrila por su antojo
y puedo turbar su eterno descanso del ya nunca.
 
Podrýa ser el  ngel tutelar de sus penumbras
desde el lejano secreto en que me alojo
donde su nombre entre rimas so˝ando lo deshojo
para volver a unir a su nombre que me alumbra.
 
Sabe que con el susurro s˛lo de mi nombre puede
abrirse mi pecho y bienvenirlo al fondo mudo
laberinto de dudas de amor donde se quede
 
su nombre antiguo de algod˛n. Pero si pudo
refugiarse en mis huesos que insisto en ofrecerle
┐d˛nde que no estÓ en mý su amord˛nde lo busco ?.
 
Cuando despiertes yo serŔ tu amada
ciegaa¨n si nunca t¨ mi amado fueras
y si no te despiertascuando muera
y otro amor quiera verse en tu mirada
 
recuŔrdame de tu amor enamorada
y que tus ojos le den lo que me niegas
amor de manos que besoy que cincelan
de la ausencia en mi rostro las pisadas.
 
Y hay de tu voz pintada en mis cabellos
la palabra dulce que sin tý no calla
eco de vida que fuistey eres sue˝o
 
en que si idos estÓn los dýas bellos
y si mi cuerpo tus refugios no halla
voy a ser a¨n tu amaday t¨ mi due˝o.
 
A veces pasan por tu piel fantasmas distraýdos
e inevitablemente estoy
jugando a su retozo
y es tal el silencio a gritos que salta de mis ojos
que me espantoy sepulto las cosas que has leýdo
 
y condeno a morir en ciega obscuridad dormidos
mis ojos sabedores de este amor. Reclamo el gozo
egoýstade guiarme s˛lo confiada de tus ojos
a¨n si el dýa puebla de noticias los sentidos.
 
Y en la sinfin obscuridad te seguirŔ buscando
no mirarŔ al cruzar al hombre flaco en su caballo
y llegarŔ a tý por el calor de la palabra
 
que olvidas al pasar
por ese gesto que presiento
como casi un amanecer que toca en tu mirada
un cÓntico de Óngeles que escucho ya muriendo.
n.e.4
 
Es el mar
Se adentra por mi carne
le divide
Junta sus aguas en ola que me lame
y veo en la playa el cadÓver del egipcio vencido
por los cuatro brazos del rýo
que form˛ el mar de los orýgenes
Es el mar
es el no lýmite.
n.e.5
 
Lleva hasta el monte del sacrificio a tu hijo el amado
viejo Abraham
e inm˛lalo para mý tu Dios
tu escudo
como yo morirŔ hecho carne
en un hombre de tu raza
Pero no habrÓ  Ŕsta vez
cordero entre las zarzas
ni detendrÓ  tu mano mi voz
pondrÓs de Issac cordero del pecado
cada ˛rgano en un recipiente con ˛leos perfumados
y en su viaje a la inmortalidad
servir  de ejemplo a los incrŔdulos.
n.e.6
"Esa debi˛ ser la mirada de la Judit býblica
cuando llevaba la cabeza de Holofernes
dentro de un manto".
Arsenio Rodrýguez Quintana.
 
Quiero esta vez la cabeza de la hija
de Herodýas
en la bandeja
y con los ojos abiertos
para que vea esa muchacha cruel
la danza que inician nuestros cuerpos
que en su momento serÓn
výctimas propiciatorias para los juegos
del destino.
 
GAME OVER
 
Ahý lo tenŔis: gran meretrýz que yace desgarrada
sobre el mismo mar donde fue reina
Rajada de Drag˛n
Se hartan de su carne los consortes reales
que aplaudýan sus pecados
 
Ahý la tenŔis en el Juicio del Dýa de la Omega
Ella es mi Revelaci˛n sobre el destino de los poderosos:
Que ya no reinarÓn en la Nueva JerusalŔn
la novia del cordero
vestida en lino blanco y resplandor
!La pobre Babilonia!
Con lÓgrimas del sŔptimo Óngel al final los diosesperdonamos.
 
A veces pasamos por una ciudad
como quien pasa por la vida
A veces se pasa por una ciudad
de sombra azul bajo las rejas
y quedamossabedorescolgados
de la imÓgen
de los peque˝os odios que arderÓn
silvestres
y traerÓn
a veces
el viento desde el mar
para que columpie nuestro cuerpo.



Google