Readme.it in English  home page
Readme.it in Italiano  pagina iniziale
readme.it by logo SoftwareHouse.it

Yoga Roma Parioli Spedizioni Raccomandate Roma

Ebook in formato Kindle (mobi) - Kindle File Ebook (mobi)

Formato per Iphone, Ipad e Ebook (epub) - Ipad, Iphone and Ebook reader format (epub)

Versione ebook di Readme.it powered by Softwarehouse.it


EDUARDO HERNANDEZPAREDES

PREGUNTAS SIN ROSTRO
 
Dónde está mi alegría
Bajo qué piedra marcaron mi sepulcro
en qué lugar se bajaran las leyes
quién tiene en su poder la que todo lo prohíbe
incluso al entrar en tu boca y sembrarla de flores
con qué disfraz se oculta la amistad.
Hacia que parte del cielo debo mirar para hablarle a Dios
enseñenme un rezo con el que pueda protestar.
Siento que todo se va
se desmorona como polvo en mis manos
y todos miramos inmóviles
incapaces de responder.
A lo lejos se oye una música
tan lejos que me inhibe
al menos queda el consuelo
de que existe otro espacio
que no está todo muerto.
 
 
SIGO VIENDO CON ENVIDIA LASAVES MIGRATORIAS DE CADA INVIERNO
 
Bocas en el camino
difíciles para demoler
manos sin fuerza
se niegan a la inútil rutina
de castigar lo inconmovible
la ira impotente se acumula en las palabras
los pensamientos sensatos
caminan cabizbajos
sopla una brisa
anuncia mejoras en el tiempo
de la misma forma que llega se va
continúa la pereza compañera del abandono
la alegría voló con las últimas esperanzas
la misma imagen se repite cada día
reposando sobre el cansancio
exige lo imposible
sólo lo que pide las fuerzas
no puede realizar
debe haber una lluvia que purifique la razón
algo misterioso que brote de tanta espera
para que revivan los huesos cansados
y vuelva la luz.
 
 
CUENTO:"RIO ABAJO"
 
No sé si acabo de satisfacer una necesidad o un deseo.
Desde que boté mi tete a los siete años y prometí a mispadres no tocarlo másse me quedó el llanto contenidoalmacenado en miinterior y que he retenido por aquello de que los hombres no lloran.
Pero en días como hoy en que la soledad y los dulcesrecuerdos martillan mi cerebrome puedo permitir el lujo de llorarsilenciosamente mientras los demás duermenme tomo un trago en mi butacafumando un cigarro tras otro.
 
La vida es una barcaza en la que te montan cuando naces yempiezas a navegar en favor de la corriente. No puedes retroceder pues lafuerza del agua no lo permite; tampoco detenertesencillamente seguir sucurso hasta las cataratas. Al finalhay una caída de agua muy violenta ala que todos tememos concientemente o inconscientemente. A veces llegas aella sorpresivamente y eres lanzado al abismo en un único impulso fatal einevitable.
En otras ocasionescomienzas a escuchar desde lejoselruido ensordecedor del agua en su caída mortal. Empiezas a inquietarte;buscas la forma de detenerte o regresar y no puedes. Te amarras a esperanzassueñosilusiones; pero ahí no es donde está el ancla necesaria y caescon tu barca cargada de lo hecho y por hacer.
 
Sentado en mi butacacon la caricia del silencio de lamadrugadapienso en todo esto. Comencé a oir el llanto del agua hace untiempo atrás y me he preparado para la caída. Pero tampoco quiero que el ríosepulte todo lo que en su momento hube de sentirpensarproyectar. Dejaréuna estela de alegría tras de mí; es lo que trato de hacer en estos últimosmeses....
 
Se sienten ruidos de pasos que se acercan y el clik de losinterruptores de la luz al ser accionados. Esto lo incomodapero mantienesu posición.
-"Qué haces aquí tan solitariono tienes sueño?"
-"Trato de estar solo un rato sin molestar a nadie; aveces es necesario conversar con uno mismo¿no crees?...
Ella se sienta a su lado y le toma la mano con amor. "Yaviene la compasión y eso es lo único que no deseo" - piensa él.
-"No sería mejor hablar conmigo en vez de estar comoun loco o alquien que no tiene quien lo quieraahí en esa oscuridad"...
-"Sabes que me gusta estar a oscurasno como tú queandas siempre encendiendo luces por ahí; ademásno iba a despertarte aesta hora"....
-"Yo lo hubiera hecho con gusto si era lo quenecesitabas"...
 
Cuánto amor emana de este diálogo.
Son una pareja que ha envejecido unida y esa es una tablaque te ayuda en tu andar por el río y poca gente la encuentra. No obstantela corriente sigue arrastrándote con tabla y todo. En la cascada unonecesita de ella; pero también es muy duro decir adiós y separarse de loque tanto se ama; hablar del sonido de la fuerza del aguaeso que sólo túpercibessería como adelantar esa despedida indeseable.
 
Otro ruido rompe el silencio nocturno; esta vez es lapuerta de la calle al abrirse.
Entra un joven de unos veinte años.
-"Ehqué pasa aquí. ¿Se están enamorando otra vez?¿Papá se siente mal? ¿O es que me están esperando para ver a la hora queregreso?".
Besa a ambos en la frente. El aliento etílico que emana desu boca invade el ambiente.
-"Estabas tomandoya eso te está atrayendo demasiado.Está bien un día de fiestapero no tan a menudo"....
-"Viejaa menudo no es cada sábado y aún así niesopues no todos los sábados hay donde tomar. Me voy a acostar que mañanaquiero irme temprano para la playa. Buenas noches".
"Quien pudiera tener otra vez esos veinte añosesafuerzaesa vitalidad. Toda la vida por delanteno por detrás como lallevo yo" - continúa pensando - .
-"Desde que llegué no has dicho una palabraven adormirno fumes más. Vamosanda"...
-"Ve tu primerovoy enseguida...
-"De veras no te sientes nada. ¿Tomaste elmedicamento?...
-"Síya me lo tomé todo. Estoy bienno tepreocupes"...
 
Un beso en los labios tierno y breveno puede haber másel médico lo explicó bien claro y él no quiere contaminarla. El amor noes sólo sexo - había pensado en aquellos momentos y luego lo comprobó..."Cuanto la quieroson tantos los años compartidos"...
Vienen a su cabeza tiernos recuerdos. Una lágrima ruedapor su mejilla."Por eso no puede hablar con ellarecordar juntosdecir lo que sientoporque me hes duro y porque los hombres no lloran".
Otra bocanada y más humo azul rodeándome. Hace daño;pero me relaja enormemente. No quiero estar tensono le doy importancia alasunto; así dentro de esa coraza voy acumulando el dolor de un ser humano.Sólo puedo recordarya no hay planes ni semana próximani vacacionesjunto al mar.
Mi barca sigue como la de todos; pero cada día - aunque nolo anuncie -los ruidos de piedra y agua son mayores y más cercanos.
-"Gerardoven a dormirte estoy esperandoya soncasi las cuatro"...
-"Ya voy mi amorenseguida estoy a tu lado"...
Cuanta quietudel silencio me agrada y me aterra. Deboadaptarme a él...
 
Estira sus brazosla llama azulada registra un círculo enla oscuridad. El humo sube lentamente. En sus dedos se consume el cigarrilloque ya va quemando su carne.



Google