Readme.it in English  home page
Readme.it in Italiano  pagina iniziale
readme.it by logo SoftwareHouse.it

Yoga Roma Parioli Spedizioni Raccomandate Roma

Ebook in formato Kindle (mobi) - Kindle File Ebook (mobi)

Formato per Iphone, Ipad e Ebook (epub) - Ipad, Iphone and Ebook reader format (epub)

Versione ebook di Readme.it powered by Softwarehouse.it


PEDRO ALAIN MERINO VILLEGAS

 

El vicio mÓs caro.

En cierto barrio de la Ciudad de la Habana naci˛ el 29 deFebrero un ni˝o llamado Bienvenidocuyos apellidosbuenoagrŔgale los tuyos.A sus padres los tenýa tan preocupados que no sabýan hasta que extremo les ibaa seguir pidiendopues primero comenz˛ con los tetes"ayDios mýomira que le hemos comprado de todos los coloresy no se conforma con ningunotodos los bota o los rompe".

Sigui˛ creciendo su persona y los precios de las cosas queenviciabaahora con los pitoslas flautascorrentýasy por ahý para allÓ todo lo que sonara.

Pero noa Ŕl le gustaba entonces todo lo que tuviera vida yque se mojaray se encaprich˛ en los pecesitos. Empez˛ por los chiquiticos ytermin˛ con un criadero de biajacas en la ba˝eraque al final se murieronporque el agua faltaba cada vez con mÓs frecuencia.

Luego pens˛ en los pajaritosy le compraron desde tomeguinesazulejoscanarioshasta las palomas que revoloteabany cuando les convenýaretornaban al palomar.

" Que vapara seguir asý en un lugar tan estÓticodonde siempre ves lo mismomejor me hago de una carriola "; pero era tanlentagastaba los zapatosy se ensuciaba mÓs la ropa cuando montaba encarretillas. Se le hizo mÓs eficiente entoncesuna bicicleta. Esa sýmÓsvelozmÓs comoda; mas cuando le faltaban los frenostodo se volvýa undesastrey el hambre era peor despuŔs.

Igualmente le asolaba la bebidacuando pasaba de unos tragosle dejaba una acidez al otro dýa que lo mantenýa empinado de varios vasos deaguaen conflictos personalesmareos de visionesalgunas vecesy el est˛magovacio por el dinero esfumadoeternamente;y altern˛ ese malestar con loscigarros!por DiosquŔ olor a..!los dientes se le picabanquemaba la ropay bajaba de peso como si hiciera ejercicios; y con embullo comenz˛ a levantarpesas para hermosear sus m¨sculos enjutadoshasta que el esfuerzo excesivo yel apetito lo disiparon.

Por tantocuando pens˛ que ya habýa aprendido a leer yescribirse le ocurri˛ que la cultura podýa proporcionarle muchosconocimientosademÓs de que siempre se le mantenýa la ropa limpiael calzadole duraba mÓsusaba menos desodorantey asý continu˛ leyendo cuantos librosrevistas y documentos que a juicio de los mÓs autorizadosle iba a prevenir deenfermedades.

Sigui˛ profundizando como buen discýpulo y cuando alg¨nincrŔdulo le contradecýale citaba frases de cŔlebres eruditos. Sinembargoel tiempo fuŔ pasandoy cada vez necesitaba compensar la lectura deobras clÓsicas con algo igualmente tentador o de mÓs beneficiospues todo loque hacýa era una mera teorýa como un gran bibli˛filo"bahlos te˛ricossiempre alardean de lo que saben"y comprendi˛ que la suerte es soltera yque lo mÓs difýcil es retarla con respecto a casi todas las cosas y fen˛menosde este mundo mortalcuyo mŔrito de pasar a la posteridad es para los mÓssacrificadoscompetentes e hip˛critas adinerados.

Ya estaba decididoy para ensayar alg¨n cambiointento elsexo con alguna mujer y conoci˛ la prÓctica. Entonces se creýa capaz de todoen esta vidaquien a todas las gentes les decýa: "Yo no fumono bebonojuego a la bolita ni como manýel ¨nico vicio mio son las mujeres".

Mas esa sugesti˛n le fue tan melosa como agriapuessuccionaba mÓs que los tetes de su infancia; pitaba o gritaba mÓs alto que unaflautasin romperse;se mojaba y ademÓs se ba˝aba junto con Ŕly casisiempre terminaban empapados de agua y de sudor; le cantaba mÓs que lospajaritoscon voz af˛nica y melodicay en ocasiones la encontraba en otro"palomar"; daba mÓs vuelta que una carriolay superaba la velocidadde cualquier bicicletay a veces no podýa controlar sus frenoslo cual ledestrozaba mÓs allÓ de la cabezay lo dejaba con un hambre de nÓufragoademÓsde la enjabonada que se dabael desodorante que se untaba mÓsy la ropa lepermanecýa limpia y sana seg¨n la acci˛n que se ejecutaraaunque debýatener mÓs para cambiar de imagenal igual que los zapatosde variastonalidadesque se deste˝ian y se gastaban de tanto caerles atrÓs; y era mÓsabierta que una revistamenos abarcadora que una enciclopediapero mÓsprecisa y mÓs calculadora que una computadorapor la basta poesýa que loembobaba y lo enterraba en la b˛veda del amor.

En finque todo lo que le habýa obsesionado en un tiempopasadolo iba a rebasar en su vida futura. So˝abaamabaenvidiabamentýasentýa celoshurtabaestudiaba y trabajaba por su interŔs. Y cuando sujuventud comenz˛ a transformarse en vejezla llev˛ consigo por su experiencialacompar˛ con todos sus gustos enviciadosy se qued˛ con ella hasta el ¨ltimode sus dýas porque era un ser humano a su semejanza.

AsýBienvenido fue en su viday asimil˛ la teorýa y la prÓcticael ¨ltimo de sus vicios le consumi˛ un sueldo millonarioque pag˛ el mismo eindemniz˛ a sus padres todas sus malcrianzas.

Por eso es que cada quien paga su gustopero estecompadre

!˝oooquŔ vicio!

 

DENTRO DE TUS OJOS
1 musa
 
Hubo sabores apartados hasta entonces
que casi viejos ojos nunca vieron.
Los alimentos todos eran nafta : iban pocos a cuesta:
dejaban insultos en colas infernales en ˛mnibus en casas.
Mas si alcanzaba tiempo para todo cual dinero a quiengustaba.
Y habýa amor del verdadero y amigos de la infancia
y se morýa el hombre que volvýa a nacer de mujeres.
Todo seguýa... pero todo diferente.
2 musas
 
Pude creerlo asý cuando callaste
y vi que hubo algo que ya existe
sobre aquel tiempo cierto donde hablamos
sabiendo que nos llega de palabras.
Y aun cuando la vida no es la misma
los mismos somos hoy ┐Por quŔ no amarnos ?
3 musas
Ando con cuidados de vivir
que a cada lucha tenue le hago esquivas
y digo que el morir da mÓs la duda.
Por eso en el sudor del dýa cabe
una respuesta ancha de verdades.
Pero que sý la muerte es grave
cuando en contiendas pierde mÓs un sabio
se va la vida que se deja
quedÓndose las ganas que no verÓn el siglo XXI.
Que dÓ el vivir asý que no morir sin verlo.
4 musas
 
Mas si al sentir la noche y estÓs sola
abre la puerta oscura de tu cuerpo
deja camino hecho para entrar
que te estarŔ rozando luz de amor
hasta que ayude el sol que nos separe.
Mas si pretendes mÓs pide sin frenos
para volver de nuevo a comenzar
para intentar de nuevo cuando acabe.
5 musas
 
Y la vida eras t¨ toda de nuevo.
La Facultad dejaba recuerdos del futuro.
Te veýa y no estabas y en mucho ibas siempre.
Pero al verte venir mi vida andaba
hasta frente a tu rostro que le hablaba.
C˛mo no haber buscado un tiempo atrÓs.
CuÓnto me quise ver dentro de ti.
Y asý pas˛ la vida entre los dos
como pas˛ el recuerdo a ser futuro.
6 musas
 
Fue que aprendý sobre el amor que llevo
esa ocasi˛n que gastaste cual tiempo
a no ceder cuando avanzarme quiero
no hablar con ojos ni mirar con boca
y no perder lo que ganarme puedo.
7 musas
 
Y si al volverte a˝os de recuerdos
entonces detendrŔ los tiempos nuevos
me acordaré de aquel dýa tercero
cuando me hablaste muda y fuimos ciegos.
8 musas
 
Si me volviera olvido
en tu memoria
serŔ recuerdo dentro de tus ojos.
9 musas
 
Mirad como los peces mudos
ce˝idos por un cristal cuarteado
prestos como uno a replicar
su intento mÓs so˝ado.
 
nunca hubo amor como los ojos torpes
ense˝ando atentos abominables tiempos.
MÓs recuerdos cerco en la intimidad del hombre
es mejor decirlo que auspiciarlo entero
si ocultando pierdo
olvidar lo eterno.
10 musas
 
A travŔs de una mirada estoy pensÓndote
y veole a tus ojos de partir
imanes de un camino que me mueven
hasta el vidrio de cerca que te envuelve.
Te observo desde un patio de mi cuerpo
que hinchado de tenerte a¨n se alegra
e hinchado de tocarte no te encuentra.
11 musas
 
Alguna vez he visto a otra
con tus ojos
y al mirarte me has visto
pero fuera de ti.
Es que la vista es otra cuando no somos distintos
porque solo al tocarnos nos vemos asý.
12 musas
 
Quedas como escasa forma de encontrarnos.
Maldigo tu camino que blasfemo
a la vista que no viras hacia mý.
SŔ que con el tiempo nos cambiamos
como sŔ que es posible que te vayas
cual agua de tu "sý " entre mis dedos.
Sales como escasa forma de dejarme.
Partes como el ansia empuja por salir.
ViajarÓs tan lejos. Pero dentro de mý.
 13 musas
 
Con mis ojos lleguŔ
hasta ese color que dan los tuyos.
QuedŔ hasta un tiempo
como el h¨medo beso secado por el aire.
Pegado a tu momento asý mirÓndote
efýmero invisible frente a ti.
SŔ que te tuve... pero fue pensÓndote.



Google