Readme.it in English  home page
Readme.it in Italiano  pagina iniziale
readme.it by logo SoftwareHouse.it

Yoga Roma Parioli Spedizioni Raccomandate Roma

Ebook in formato Kindle (mobi) - Kindle File Ebook (mobi)

Formato per Iphone, Ipad e Ebook (epub) - Ipad, Iphone and Ebook reader format (epub)

Versione ebook di Readme.it powered by Softwarehouse.it


Bárbara Blomberg

Drama en cuatro actosen verso

Patricio de la Escosura


 


PERSONAS

 
  
 

El EMPERADOR DON CARLOS V.

 

D. LUIS QUIJADASeñor de Villagarcía.

 

ROBERTOcaballero Alemán.

 

BLOMBERG anciano.

 

FEDERICOcriado anciano.

 

LA DUQUESA DOÑA BLANCA.

 

BÁRBARA BLOMBERG.

 

Un PASTOR protestante.

 

Dos CONJURADOS que hablan.

 

Un PORTERO.

 

CABALLEROS; CONJURADOS; GUARDIA; PUEBLO.


La escena es Ratisbona y sus inmediaciones a mediados delsiglo XVI.


Acto primero

    

(Dividido en dos cuadros.)

    
     
     

PRIMER CUADRO

    
     

Salón regio. Mesa con papeles. Sillón.

    
     
     

Escena I

    
     

El EMPERADORsentado; QUIJADA.

    
     

EMPERADOR D. CARLOS V

 

(Leyendo)

  
  

«El fuego de la herejía

  
  

se extiende con rapidez;

  
  

de Lutero la altivez

  
  

se acrecienta cada día.»

  

D. LUIS QUIJADA

 

¿Eso escribe el de Maguncia?

5

 
  

¿De Cleves con sus parciales

  
  

no dice...?

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

Los desleales

  
  

que están en armas me anuncia.

  

D. LUIS QUIJADA

 

Tal vez vuestra compasión

  
  

alienta al vil enemigo.

10

 

EMPERADOR D. CARLOS V

 

Sólo difiero el castigo

  
  

para mejor ocasión.

  
  

Dejadme vos que yo acabe

  
  

de amansar bien al francés

  
  

y no dejaré en un mes

15

 
  

quien de rebelde se alabe.

  
  

Con capa de religión

  
  

por Príncipes feudatarios

  
  

se han vuelto nuestros contrarios

  
  

poniéndose en rebelión.

20

 
  

Si en el Duque de la Marca

  
  

han visto nuestra clemencia

  
  

en Cleves la diferencia

  
  

verán del padre al Monarca.

  

D. LUIS QUIJADA

 

Ese Duquegran señor

25

 
  

podrá servirles de ejemplo

  
  

a los quehuyendo del templo

  
  

adoran a Belfegor.

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

Tal vez le habrán destrozado

  
  

los tercios que allá envié.

30

 

D. LUIS QUIJADA

 

Siendo asíla santa fe

  
  

un gran triunfo habrá ganado.

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

En FranciaQuijadaestá

  
  

la fuente de este veneno:

  
  

Franciscoy no el Sarraceno

35

 
  

asolando a Hungría va;

  
  

Francisco mina el imperio

  
  

armas da a la rebelión;

  
  

es Franciscoen conclusión

  
  

el que incendia este hemisferio.

40

 
  

Concédame a mi la Dieta

  
  

a que en tres días iré

  
  

un subsidio; y por mi fe

  
  

que pondré la Europa quieta.

  
  

¿Vinieron nuevas de España?

45

 

D. LUIS QUIJADA

 

Ya tal vez habrán venido.

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

Idlo a ver.

  

D. LUIS QUIJADA

 

Seréis servido.

  
  

No haberlas es cosa extraña. (Vase.)

  
     
     

Escena II

    
     

EMPERADOR D. CARLOS V

 

Sí tres días nada más

  
  

y parto luego a la Dieta;

50

 
  

y túAlemania la inquieta

  
  

tus crímenes pagarás.

  
  

Túmi Blancallorarás...

  
  

¡Qué! ¿A mil pueblos mandaré

  
  

y a mí solo no podré...?

55

 
  

Entrambos mundos temblarme

  
  

y una mujer sujetarme...

  
  

bueno fuera por mi fe.

  
     
     

Escena III

    
     

El EMPERADOR. QUIJADAcon varios pliegos que pone enmanos del EMPERADORquien abre algunosy le da otros para que éllos lealo que verifica.

    
     

EMPERADOR D. CARLOS V

 

Nada nuevo. Todo en paz

  
  

en Castilla: gloria a Dios.

60

 
  

¿Qué dicen esasQuijada?

  

D. LUIS QUIJADA

 

En la Cortes de Monzón

  
  

se ha jurado y proclamado

  
  

al Príncipe mi señor.

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

¿Acordaron los subsidios

65

 
  

que en mi nombre les pidió?

  

D. LUIS QUIJADA

 

Cuanto pedisteis concede

  
  

la Corona de Aragón.

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

De lealtad fue modelo

  
  

siempre mi pueblo Español:

70

 
  

trocara por su corona

  
  

cuantas el Cielo me dio.

  
  

Seré dichosoQuijada

  
  

lo aseguro por mi honor

  
  

si depuesta la diadema

75

 
  

tengo en España un rincón.

  

D. LUIS QUIJADA

 

¿Y qué fuera de la Europa

  
  

si la abandonarais vos?

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

Francisco se la tragara

  
  

y por eso no me voy.

80

 
  

Mas vendrá un díalo espero

  
  

en que cese ese temor;

  
  

y entonces...acaso sueño

  
  

pero ensancho el corazón:

  
  

Entoncessin otra corte

85

 
  

que algún pajecillo y vos

  
  

sin cuidarme de otro asunto

  
  

que del Cielo y la oración

  
  

descargado de este peso

  
  

de que ya abrumado estoy

90

 
  

esperaré en el retiro

  
  

que me llame a cuentas Dios.

  

D. LUIS QUIJADA

 

La vida de un ermitaño

  
  

vuestra majestad pintó.

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

Trocar la lanzaQuijada

95

 
  

que a cien pueblos sometió

  
  

por un rosario; y dos mundos

  
  

por estrecha religión:

  
  

dejar de grado riquezas

  
  

gloriarenombreesplendor

100

 
  

y tronocuando su ceño

  
  

nunca el hado me mostró.

  
  

Tal vez sería el primero

  
  

que lo hiciera sin dolor.

  

D. LUIS QUIJADA

 

Aquel en cuyos dominios

105

 
  

no se pone nunca el sol...

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

Mira en la celda de un fraile

  
  

el término a su ambición.

  
  

Veinte años hace que esclavo

  
  

en dorados grillos soy;

110

 
  

cuando en paz con los extraños

  
  

los propios en rebelión;

  
  

y cuando quietos mis pueblos

  
  

de ajena guerra el horror.

  
  

¡Cuántos colmé de favores

115

 
  

que después... Vos sólo sois

  
  

acasoa quien puedo amigo

  
  

llamar y no adulador.

  

D. LUIS QUIJADA

 

Curará vuestra pintura

  
  

la más inmensa ambición.

120

 

EMPERADOR D. CARLOS V

 

Sois muy honradoQuijada:

  
  

del que ambicioso nació

  
  

ni la experiencia consigue

  
  

calmar el loco furor.

  
  

Ved si Bárbara ha venido.

125

 

D. LUIS QUIJADA

 

Esperando está.

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

Pues vos

  
  

decidle que venga al punto.

  

D. LUIS QUIJADA

 

(Aparte.)

  
  

¡Loco está con su pasión! (Vase.)

  
     
     

Escena IV

    
     

EMPERADOR D. CARLOS V

 

Hasta a su mejor amigo

  
  

engaña un Emperador.

130

 
  

Los que en los otros deslices

  
  

en un Rey crímenes son.

  
     

(BÁRBARA seguida por un criado con un arpa que deja en laescenaretirándose inmediatamente.)

    
     
     

Escena V

    
     

El EMPERADOR. BÁRBARA.

    
     

EMPERADOR D. CARLOS V

 

Muy tristeBárbaraestáis.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Como siempremi señor.

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

¿Qué tenéis? ¿Qué ambicionáis?

135

 
  

Habladno tengáis temor:

  
  

concedo cuanto pidáis.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

No tengo yo que pediros.

  
  

Contenta estoy con mi suerte.

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

¿Y a qué son esos suspiros?

140

 
  

¿Esa palidez de muerte?

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

(Desentendiéndose.)

  
  

Blanca me envía a deciros

  
  

que ha menester veros hoy.

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

¿Hoy no más? Por verla a ella

  
  

yo siempre anhelando estoy.

145

 
  

¿Qué quiere mi Blanca bella?

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

(Sacando un billete.)

  
  

Un billete a daros voy

  
  

que tal vez explicará

  
  

lo que yo decir no sé.

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

(Tomando el billete.)

  
  

El papel me lo dirá. (Lee.)

150

 
  

Esta noche a verla iré

  
  

y todo se arreglará.

  
  

Bárbarael arpa tomad

  
  

con que prodigios hacéis.

  
  

Tomadlaos ruegoy cantad:

155

 
  

mis penas aliviaréis.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

(Tomando el arpa.)

  
  

¿Qué quiere su Majestad?

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

(Sentándose)

  
  

Una canción amorosa

  
  

cualquierala del bajel

  
  

cantadme que es primorosa.

160

 

BÁRBARA BLOMBERG

 

Está bien. (Aparte.) ¡Suerte cruel!

  
  

No me faltaba otra cosa.

  
     

(BÁRBARA se dispone a tocar. QUIJADA entra.)

    
     
     

Escena VI

    
     

DICHOSy D. LUIS QUIJADA.

    

D. LUIS QUIJADA

 

Perdone su Majestad

  
  

si le vengo a interrumpir.

  
  

Son de Maguncia...

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

¿Pues cómo

165

 
  

si ha un instante recibí...

  

D. LUIS QUIJADA

 

Hora ha llegado un correo.

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

Es fuerza oírosen fin.

  
  

VosBárbaraaquí esperadme

  
  

y vosQuijadavenid.

170

 
     
     

Escena VII

    
     

BÁRBARA BLOMBERG

 

¡Un correo de Maguncia!

  
  

¿Qué nuevas pudo traer?

  
  

Sin poderlo comprender

  
  

algo funesto me anuncia.

  
  

Si el de Cleves no renuncia

175

 
  

a su loca pretensión

  
  

es cierta la perdición

  
  

de entrambos¡ahDios eterno

  
  

un preludio del infierno

  
  

es mi triste condición!

180

 
     

(Apóyase en el arpay quédase como absorta.)

    
     
     

Escena VIII

    
     

BÁRBARA. ROBERTO.

    
     

(Éste aparece en la puerta introduciéndose furtivamente en laestanciaque examina con la vista para asegurarse de que BÁRBARA sehalla sola.)

    
     

ROBERTO

 

(En la puerta.)

  
  

Es ella...; ¡perjura! No hay nadie con ella.

  
     

(Llégase a BÁRBARA y la ase del brazo.)

    
     

BÁRBARA BLOMBERG

 

¡Roberto! ¡Dios mío!

  

ROBERTO

 

Salgamos de aquí.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿Quién hasta palacio te trajo?

  

ROBERTO

 

Mi estrella.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿Qué buscas?

  

ROBERTO

 

Lo mío.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿Qué quieres?

  

ROBERTO

 

A ti.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿No sabes que el César está en Ratisbona?

185

 
  

¿Ignoras que es esta...

  

ROBERTO

 

Su estancia: lo sé.

  
  

Aquí sus hazañassu gloria corona

  
  

robando a un proscritomalvadatu fe.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿Robertoqué dices? ¿Yo serte traidora!

  

ROBERTO

 

¿Negarlo pretendes y viéndolo estoy!

190

 

BÁRBARA BLOMBERG

 

¡Si vienen...

  

ROBERTO

 

¡Qué importa! Tú sígueme ahora

  
  

infielo lo jurode aquí no me voy.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Vete: de tu hermana te ampara. Te sigo:

  
  

en breve a tu ladomi bien estará.

  

ROBERTO

 

Bárbarayo salgo o muertoo contigo.

195

 

BÁRBARA BLOMBERG

 

Al César espero.

  

ROBERTO

 

También le veré.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¡Tú verleinsensato! ¡Tú verleproscrito!

  
  

Robertoal verdugo tu cuello darás.

  

ROBERTO

 

Ya tú me vendiste.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Que note repito.

  

ROBERTO

 

¡Pues qué...!

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Te lo juro.

  

ROBERTO

 

¿Qué pruebas me das?

200

 

BÁRBARA BLOMBERG

 

Mil: las que tú quieras; mas hora imposible

  
  

será que te diga... primero es huir.

  
  

Tu vidaRobertoen riesgo terrible

  
  

está: no descanso sin verte salir.

  

ROBERTO

 

En vano me arguyes: o muertoo contigo

205

 
  

lo sabeses vano conmigo luchar.

  
  

Podrá aniquilarme destino enemigo

  
  

mas nunca mi frente soberbia humillar.

  
     

(Siéntase en el sillón del emperador.)

    
     
  

¿Me ves que tranquilo? Pues sé que esta silla

  
  

se puede en cadalso tal vez convertir.

210

 
     

(Pone la mano de BÁRBARA sobre su corazón.)

    
     
  

Mira: no palpitay está la cuchilla

  
  

pendiente de un hilo. ¿Me quieres seguir?

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¡Ahcalla! Te gozas en darme tormento.

  

ROBERTO

 

Escucha primeroy escoge después.

  
  

Mi riesgo en quedarmelo miro y lo siento...

215

 

BÁRBARA BLOMBERG

 

Huyedesdichadopuesto que lo ves.

  

ROBERTO

 

(Desentendiéndose.)

  
  

Carlos ha vencido: rebeldes nos llama.

  
  

Venciendomi nombre se hiciera inmortal:

  
  

vencido me aguardan el hierro y la llama:

  
  

mas verte traidora será mayor mal.

220

 
  

Allá en los combatestu nombre querido

  
  

en sueñosdespiertocontino decía:

  
  

y nuncalo jurotemí de tu olvido:

  
  

tan pura tu llama juzgué cual la mía.

  
  

Y cuando en el campo miré a mil valientes

225

 
  

en vanos esfuerzos ¡ay Dios!perecer...

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¡Oh Cielosmi padre!

  

ROBERTO

 

Ya tú lo presientes.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿Murió?

  

ROBERTO

 

Más valiera: le he visto prender.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿Y dónde se encuentra? ¿Qué es de él? ¿Qué le hicieron?

  

ROBERTO

 

Lo ignoro: mas debe vivir en prisión.

230

 
  

Muy pocos conmigo salvarse pudieron...

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿Y quieres muriendo doblar mi aflicción!

  

ROBERTO

 

Pues vente conmigo.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Mi padreRoberto...

  

ROBERTO

 

El Cielo conoce si lloro por él.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Yo quiero salvarlosi acaso no es muerto.

235

 

ROBERTO

 

¿Y cómo?

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Rogando; que el Rey no es cruel.

  
  

Perdón a mi padre dará generoso.

  

ROBERTO

 

¡Ingrata!y olvidas en tanto mi afán.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

No vetey te juro por Dios poderoso

  
     

(Ruido de pasos: el EMPERADOR y QUIJADA aparecen en lapuerta del foro. ROBERTO se retira tranquilamente a un lado delproscenio.)

    
     
  

mañana... ya es tarde; Robertoaquí están.

240

 
     
     

Escena IX

    
     

El EMPERADORQUIJADABÁRBARA y ROBERTO.

    
     

EMPERADOR D. CARLOS V

 

(A QUIJADA en la puerta.)

  
  

Derrotado está el de Cleves

  
  

Quijadacon sus parciales:

  
  

han de probar mi justicia

  
  

pues burlaron mis piedades.

  
  

Las causas de los herejes

245

 
  

al Arzobispo se pasen;

  
  

las de los otros rebeldes

  
  

que hoy se veany hoy se fallen.

  
     

(El EMPERADOR se adelanta QUIJADA permanece en la puertacomo esperando sus últimas órdenes.)

    
     
  

(A BÁRBARA.)

  
  

Preparar podéis el arpa

  
  

para cantar...¡qué semblante!

250

 
  

(Reparando en ROBERTO.)

  
  

¿Qué tenéis?... ¿Y vos quién sois

  
  

que entráis donde no entra nadie?

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

(Aterrada.)

  
  

Señor...

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

A vos no pregunto.

  
  

(A ROBERTO.)

  
  

Decid quién sois al instante.

  

ROBERTO

 

Soy rebelde y luterano.

255

 

EMPERADOR D. CARLOS V

 

¡Y aquí venís a insultarme!

  

D. LUIS QUIJADA

 

(Desde la puerta.)

  
  

¡Ola! ¡La guarda! Venid

  
  

Pesarale del alarde.

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

(A QUIJADA.)

  
  

¡Por qué así llamar la guarda?

  
  

¿No basto yo a castigarle?

260

 

D. LUIS QUIJADA

 

Mi obligacióngran señor...

  
  

(La guarda entra en la escena.)

  

EMPERADOR D. CARLOS V

 

Era callar. Ya llevadle.

  

D. LUIS QUIJADA

 

(A la guardia.)

  
  

Desarmad a ese rebelde

  
  

y en la torre se le guarde.

  
     

(La guardia rodea a ROBERTO que se deja desarmar impasible.)

    
     

BÁRBARA BLOMBERG

 

(Saliendo tras de los que se llevan a ROBERTO.)

  
  

Señorque es deudo de Blanca.

165

 

EMPERADOR D. CARLOS V

 

(Cuando ya BÁRBARA se fue.)

  
  

Su nombre basta salvarle.

  
     

(El EMPERADOR echa a andar detrás de la guardia que ya hasalido de la escena.)

    
     
     

SEGUNDO CUADRO

    
     

Oratorio de la DUQUESA DOÑA BLANCA. Altar o mesa con crucifijo.Reclinatorio.

    
     
     

Escena I

    
     

BLANCA de rodillas en el reclinatorio.

    
     

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

En tiDivino Señor

  
  

que en esa cruz enclavado

  
  

como viste mi pecado

  
  

mirastambiénmi dolor:

170

 
  

en ti esperoen ti confío;

  
  

si débil fuime arrepiento

  
  

borre el error de un momento

  
  

el acerbo llanto mío.

  
  

Perdona a una desdichada

175

 
  

débil mujer su delito

  
  

pues ya el ánimo contrito

  
  

la ves a tus pies postrada. (Breve pausa.)

  
  

(Levántase y se sienta.)

  
  

SíCarlosla vez postrera

  
  

esta noche me verás:

180

 
  

en vano me rogarás:

  
  

encontrárasme severa.

  
  

No seré purainocente

  
  

como lo fui hasta aquel día

  
  

en que por desdicha mía...

185

 
  

Pero seré penitente.

  
     
     

Escena II

    
     

BLANCA BÁRBARA desencajada.

    
     

BÁRBARA BLOMBERG

 

BlancaBlancaruega a Dios

  
  

por tu cuñado y mi padre.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

¡Virgen pura de Dios madre!

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Hoy van a morir los dos.

190

 

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

¿Qué dicesBárbara mía!

  
  

¿Tu padre a morir? ¿Roberto...

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Puedes llorarlo por muerto.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

¡Mal haya mi suerte impía!

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Mal hayaaméntu flaqueza

195

 
  

tu ciegotu torpe amor.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

¿Tú también de mi dolor

  
  

acrecientas la crudeza?

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿De dolor me hablas a mí!

  
  

¡A míque vivo penando!

200

 
  

¡A mípor dama pasando

  
  

del César sólo por ti!

  
  

BlancaBlancame has perdido;

  
  

y a Robertoy a mi bien

  
  

tú le has perdido también:

205

 
  

por ti a la muerte ha venido.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

(Con despecho.)

  
  

Yo he sido quien le llevó

  
  

a ser rebelde con Cleves.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

(Indignada.)

  
  

¡Cómo! ¡A acusarle te atreves?

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

Tu saña me provocó.

210

 

BÁRBARA BLOMBERG

 

Pues bien; por ti solamente

  
  

a palacioBlancavoy:

  
  

si a Roberto hallaron hoy...

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

¡Hay hombre más imprudente!

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿Prudencia a un enamorado

215

 
  

y celoso pedir quieres?

  
  

Nuestro yerros de mujeres

  
  

a muerte le han condenado.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

¿Vive aún?

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Si no le han muerto

  
  

los celos que le devoran.

220

 

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

Si la sentencia demoran

  
  

yo respondo de Roberto.

  
  

¿El César qué respondió?

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Que esta noche se le aguarde.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

Pues entonces...

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Será tarde;

225

 
  

porque él mismo le prendió.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

¿Pues tan presto...

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Va a morir.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

¿Al menos no le oirán?

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Por demás le escucharán

  
  

si le dejaren decir.

230

 
  

El alma que allí se encierra

  
  

túBlancano la conoces:

  
  

al César le dirá a voces

  
  

que quiere hacerle la guerra.

  
  

«Soy rebelde y luterano»

235

 
  

al preguntarle quien era

  
  

respondió...

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

De esa manera

  
  

no hay para él recurso humano.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿Y así con estéril llanto

  
  

le abandonas a su suerte?

240

 
  

¿Así al mísero a la muerte...

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

¡Pues qué he de hacerCielo Santo?

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿Qué has de hacer? Ir y arrojarte

  
  

de tu Monarca a los pies;

  
  

y sin que segura estés

245

 
  

de allí no has de levantarte.

  
  

Decirle: te di mi honra

  
  

con ella mi corazón

  
  

pues hora dame un perdón

  
  

en precio de mi deshonra.

250

 

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

Recuerda que soy casada;

  
  

y aunque está mi esposo ausente

  
  

no ha de faltar quien le cuente

  
  

una nueva desdichada.

  
  

Ir a palacio de día

255

 
  

es publicar mis amores;

  
  

darles peso a los rumores

  
  

que hay tal vez en contra mía.

  
  

Será imposible que venza

  
  

mi rubor de aquese modo:

260

 
  

pedírmelo puedes todo

  
  

no que muera de vergüenza.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

(Arrebatada.)

  
  

No te detuvo al ceder

  
  

a tu ciega impura llama:

  
  

¿hoy que una vida te clama

265

 
  

te puede así detener?

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

(Traspasada de dolor.)

  
  

Tú mi amiga y compañera;

  
  

tú tan querida de mí:

  
  

¡me tratasBárbaraasí!

  
  

¡me ultrajas de esa manera!

270

 

BÁRBARA BLOMBERG

 

(Arrepentida.)

  
  

YoBlancano sé qué digo

  
  

por padre y amante temo:

  
  

tal vez severa en extremo

  
  

me pude mostrar contigo.

  
  

Olvida ya mi furor

275

 
  

te lo ruego aquí a tus pies:

  
  

por ti propiaBlancaves

  
  

a cuanto arrastra el amor.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

(Abrazándola.)

  
  

Ves aquíBárbara mía

  
  

ven aquí sobre mi seno:

280

 
  

en que Dios inmenso y bueno

  
  

ha de salvarnos confía.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Amigaal César implora

  
  

y salvarasle la vida.

  
  

¿Qué negará a su querida

285

 
  

si a sus pies la ve que llora?

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

Esta noche.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿Y si antes muere?

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

¿Quieres que vaya a decir

  
  

mi flaqueza...

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿Y escribir

  
  

sin que nadie lo supiere?

290

 

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

(Breve pausa.)

  
  

Escribe y yo firmaré

  
  

por más que hacerlo me cueste:

  
  

en un momento como este

  
  

por todo atropellaré.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Aquí me espera un instante

295

 
  

en tanto que a escribir voy.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

TemblandoBárbaraestoy

  
  

por la suerte de tu amante.

  
     
     

Escena III

    
     

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

Desdichada la mujer

  
  

quellegándose a olvidar

300

 
  

de lo que juró guardar

  
  

traspasare su deber.

  
  

Humillada se ha de ver

  
  

por cuanto en torno tuviere

  
  

por lo que ella más quisiere

305

 
  

como a mí me sucedió.

  
  

La que de sí se olvidó

  
  

vivir en paz nunca espere.

  
     
     

Escena IV

    
     

BLANCAROBERTO.

    
     

ROBERTO

 

Blancatus brazos me da.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

¿Libre estáshermano mío!

310

 

ROBERTO

 

Cuando ya morir pensaba.

  
  

Milagro fue del destino.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

Que venturami Roberto:

  
  

gracias al Cielo benigno.

  
  

¿Mas qué tienes? ¿Qué te aqueja?

315

 

ROBERTO

 

No séBlanca. El hado esquivo

  
  

con tal seña me persigue...

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

Hoy te ha salvado propicio.

  

ROBERTO

 

Hasta en eso hay confusiones...

  
  

Mandarme a mí el César mismo

320

 
  

de su palacio a una torres

  
  

de hierros cargarme y grillos;

  
  

y apenas paso allí un hora

  
  

abiertas las puertas miro...

  
  

¡Qué es estoBlanca? ¿Qué es esto?

325

 
  

¿Quién ha obrado este prodigio?

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

(Aparte.)

  
  

¡Si llegará a sospechar...!

  

ROBERTO

 

Respondes con un suspiro...

  
  

¿No te atreves a mirarme?

  
  

Pues ya el misterio adivino.

330

 

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

(Aterrada.)

  
  

Robertoten compasión...

  

ROBERTO

 

¿Y quién de mí la ha tenido?

  
  

¿EsaBárbarapor quien

  
  

tal vez yo sólo respiro?

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

(Aparte.)

  
  

¡Ah!no sospecha de mí.

335

 

ROBERTO

 

Ella en tanto que el destino

  
  

me aleja a mí de la Patria

  
  

me convierte en un bandido

  
  

olvidando mis amores

  
  

que tiene un padre proscrito:

340

 
  

padreamante y honra ofrece

  
  

al tirano en sacrificio.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

Detén la lenguaRoberto.

  
  

¿Dónde vas con tu delirio?

  
  

NuncaBárbaraen verdad

345

 
  

más que a ti solo ha querido.

  

ROBERTO

 

Las voces de Ratisbona

  
  

no han llegado a tu retiro.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

¿Bastan las voces del pueblo

  
  

para probar un delito?

350

 
  

Yo te afirmo su inocencia.

  

ROBERTO

 

Si con mis ojos la he visto

  
  

en palacio...¿me dirás

  
  

que mis ojos me han mentido?

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

¿Y no puededia palacio

355

 
  

llevarla honesto motivo?

  
  

Tú sabes cuán dulcemente

  
  

canta Bárbara: un prodigio

  
  

es con el arpa; y el César

  
  

que no sé quien se lo dijo

360

 
  

quiso oírla y la llamó.

  
  

¿Fuera cuerdo resistirlo?

  
  

En esto soy la culpada

  
  

que ella negársele quiso.

  

ROBERTO

 

Blanca ¿es cierto?¿no me engañas?

365

 

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

De ello el Cielo me es testigo.

  

ROBERTO

 

Te debo más que la vida.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

Injusto con ella has sido.

  
     
     

Escena V

    
     

BLANCAROBERTO. BÁRBARA con un papel en la mano.

    
     

BÁRBARA BLOMBERG

 

¡Roberto! ¿No es ilusión?

  

ROBERTO

 

No te engañasprenda mía.

370

 

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

¿Ves como bien presentía

  
  

amigami corazón?

  

ROBERTO

 

EstásBárbarallorosa

  
  

desencajado el semblante.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

Mil veces vio que a su amante

375

 
  

le daban muerte afrentosa.

  

ROBERTO

 

Libre estoy: como no sé

  
  

temer amada es en vano.

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

¿Nada dices a mi hermano?

  
  

Massolos os dejaré.

380

 

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿Por qué marcharte?

  

DUQUESA DOÑA BLANCA

 

Un tercero

  
  

entre amantes no está bien.

  
  

Un dulce perdón prevén

  
  

amigaa tu caballero. (Vase.)

  
     
     

Escena VI

    
     

BÁRBARAROBERTO.

    
     

ROBERTO

 

¿Qué es estoseñora mía?

385

 
  

¿Tan silenciosa conmigo?

  
  

Si es el desdén por castigo

  
  

estáis por demás impía.

  
  

Culpada acaso os creí

  
  

por engañosa apariencia:

390

 
  

de mi estrella la influencia

  
  

acusad; pero no a mí.

  
  

En sí el delito la pena

  
  

Bárbara hermosallevó:

  
  

más que vos padecí yo

395

 
  

imaginándoos ajena.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¡Más que yocruel Roberto

  
  

más que yo a quien vida y fama...

  

ROBERTO

 

¿Y de mis celos la llama

  
  

no me hubiera también muerto?

400

 
  

¡Oh!deja ya los enojos

  
  

muéstrame grato el semblante:

  
  

antes de partir tu amante

  
  

su gracia lea en tus ojos.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¡Partir! ¿Y a dónde? ¿Por qué?

405

 
  

¿Tanto tiempo aquí has estado?

  

ROBERTO

 

El César me ha desterrado.

  
  

A dónde voy no lo sé.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿A dónde? A nuevos combates;

  
  

a peligrosa morir:

410

 
  

yo no podré resistir

  
  

de mi suerte a los embates.

  

ROBERTO

 

¿Por qué te afligesmi bien?

  
  

Tras de las horas de afán

  
  

serenos días vendrán

415

 
  

y de ventura también.

  
  

Si cesa tu ceño adusto

  
  

si es mío tu corazón...

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

En dudar de mi pasión

  
  

Roberto¿no eres injusto?

420

 

ROBERTO

 

Pues en teniéndote a ti

  
  

y a mi buena y fiel espada

  
  

no le pido al Cielo nada:

  
  

feliz soyBárbarasí.

  
  

Mañana donde quisieres

425

 
  

nos iremos a ocultar

  
  

si esta noche en el altar

  
  

unirte conmigo quieres.

  
  

En cualquier rincón del mundo

  
  

felices los dos seremos.

430

 

BÁRBARA BLOMBERG

 

¡Ay que ya no lo podemos!

  
  

Media un abismo profundo...

  

ROBERTO

 

Y bienyo quiero salvarlo.

  
  

¿Qué riesgoqué inconveniente?

  
  

Dímelo tú solamente...

435

 

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿Cómo puedes ignorarlo?

  
  

Soy católicaRoberto:

  
  

católica moriré;

  
  

y tú abjurando tu fe

  
  

a entrambos a dos has muerto.

440

 

ROBERTO

 

¿Qué importa esa diferencia?

  
  

Los dos a un Dios adoramos.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Pero sujetos estamos

  
  

a muy distinta influencia.

  

ROBERTO

 

NoBárbara; no lo digas:

445

 
  

tú eres míalo has de ser.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

No lo consiente el deber.

  
  

En vano ya te fatigas.

  
  

No puedo dejar de amarte

  
  

mas amo sin esperanza.

450

 

ROBERTO

 

¿Lo que padezco no alcanza

  
  

mi Bárbaraa desarmarte?

  
  

Si el lazo que une a los dos

  
  

así rompesdespiadada

  
  

¿a quiénmujer desdichada

455

 
  

unirte podrás?

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

A Dios.

  

ROBERTO

 

A Dios tu labio perjuro

  
  

hará un falso juramento:

  
  

que siempre en tu pensamiento

  
  

ha de estarten por seguro.

460

 
  

Querrás olvidarme en vano

  
  

aún después que fuere muerto

  
  

la sombre de tu Roberto

  
  

vendrá a pedirte esa mano...

  
     

(Toma la mano de BÁRBARA en que ésta conserva arrugado yoculto el papel y pasa del amor a la desconfianza; después de haberloleídorabia concentrada.)

    
     

BÁRBARA BLOMBERG

 

(Con angustia.)

  
  

Robertono me condenes.

465

 

ROBERTO

 

Hipócrita despreciable

  
  

fementidamiserable

  
  

¿de mirarme valor tienes!

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Inocente estoy.

  

ROBERTO

 

Es cierto.

  
  

La prueba la tengo aquí.

470

 
  

(Vuelve a leer.)

  
  

...Y pide gracia por mí.

  
  

Más valiera haberme muerto.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

¿Está firmado el papel?

  

ROBERTO

 

De tu mano escrito está.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

No en mi nombre.

  

ROBERTO

 

Probará

475

 
  

si la dejoque me es fiel.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Por el divino Señor

  
  

que aquí nos está mirando...

  

ROBERTO

 

Mujerestás blasfemando

  
  

no provoques mi furor.

480

 

BÁRBARA BLOMBERG

 

Ese papel está escrito

  
  

de mi mano; pero no...

  

ROBERTO

 

Pues dime quien lo dictó

  
  

que saberlo necesito.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

No me pregunteste ruego.

485

 

ROBERTO

 

No hay secretos para mí:

  
  

si tú noBlanca...

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

(Después de vacilar un momento.)

  
  

Yo fui.

  
  

Culpada soy no lo niego.

  

ROBERTO

 

Si la esposa de mi hermano

  
  

culpada fuera por suerte

490

 
  

supiera darle la muerte

  
  

con aquesta propia mano.

  

BÁRBARA BLOMBERG

 

Noque Blanca es inocente;

  
  

yo sola soy criminal.

  

ROBERTO

 

(Sacando la daga y amenazándola.)

  
  

Quien lo hizo pague el mal.

495

 

BÁRBARA BLOMBERG

 

(Amparándose en el altar.)

  
  

Tú me amparaDios clemente.

  

ROBERTO

 

(Reportándose.)

  
  

En esa sangre traidora

  
  

no debo el hierro manchar.

  
  

Vivirás para penar

  
  

te lo juroengañadora.

500

 
     

FIN DEL ACTO PRIMERO

    

Acto segundo

Salón en casa de la DUQUESA DOÑA BLANCA. Decoración cerrada. Cuatropuertasdos a cada lado. Una del cuarto de BLANCAotra del deBÁRBARAotra del oratorioy la última secreta y cubierta con un tapiz.Reja practicable con cerradura. Es de noche. Escena I ROBERTO embozado.FEDERICO en cuerpo. FEDERICO A tanto riesgoseñores temerarioexponeros. ROBERTO Ayuda vengo a pedirteFedericoy no consejos. FEDERICO Miscanas de aconsejaros 5 me dan el triste derecho. ROBERTO En inútiles coloquioses vano perder el tiempo. ¿Estás dispuesto a servirme? FEDERICO ¿Y cómonegarme puedo? 10 ROBERTO Pues bienoyeFederico: todos me juzgan ya lejos deRatisbona: aquí oculto esta noche pasar quiero. A ti sólo me confío15 nadiemás ha de saberlo. FEDERICO ¿Ni la Duquesa? ROBERTO Tampoco. FEDERICO ¡Puescon ella tal misterio! ROBERTO Yo tengo acá mis razones. FEDERICO Aunque esmujerel secreto 20 supiera guardar. ROBERTO No importa: a no verla estoyresuelto. Tú procura algún paraje en que ocultarme aquí dentro. FEDERICO Miestanciaseñorno es digna 25 de recibir tal sujeto: mas si vos queréishonrarla... ROBERTO Ya he pensado en tu aposento; pero no: no me conviene. Hasde buscarme otro puesto. 30 (Aparte.) Está en alto y no pudiera servirpara mis intentos. FEDERICO En el resto de la casa por imposible lo tengo.ROBERTO ¿No pudieraFederico35 aquí mismopor ejemplo... FEDERICO Aquí esdelirio intentarlo. Esa puerta que estáis viendono sé ya si os acordáis...ROBERTO De Bárbara el aposento. 40 FEDERICO Esotra de la Duquesa es laestancia: resta luego el oratorio... ROBERTO ¿Y en él pasar la noche no puedo?FEDERICO La llave de la Duquesa 45 no se aparta ni un momento. ROBERTO Mal hayatanto guardarla. ¡Que no encuentre ningún medio! FEDERICO Si ser visto noqueréis debéis retiraros presto. 50 ROBERTO ¿Pues no están ya de recogidas?FEDERICO No quisiera que mi celo me llevara más allá... ROBERTO Explícate sinrodeos. FEDERICO La verdad es que a deshora 55 alguna noches observo que hayluces en esta cuadraque se interrumpe el silencio... Los criados lo atribuyena diabólico misterio; 60 pero yoque por mis añosno parto ya de ligero...ROBERTO Sospechas que no hay más diablos en esto que un galanteo. Y apropósito esa reja 65 pudiera servir... FEDERICO Yo tengo la llave siempreseñor. ROBERTO (Después de haber meditado.) Pues dámelaamigopresto. FEDERICO (Dándosela.) Tomadla. (Pasos dentro.) ¿Nohabéis oído? Alguien viene. ROBERTO Vamos luego. 70 Escena IIBLANCA. BÁRBARA con una lámpara que coloca sobre una mesa. BÁRBARABLOMBERG Juraría que escuché algún rumor al entrar. DUQUESA DOÑA BLANCA Puesquien pudiera aquí estar a estas hora no lo sé. BÁRBARA BLOMBERG Si dudaBlancame engaño. 75 DUQUESA DOÑA BLANCA Tú siempre tan animosaestar hoytan temerosa. BÁRBARA BLOMBERG Temo siempre nuevo daño. DUQUESA DOÑA BLANCAYa Roberto se salvó. BÁRBARA BLOMBERG Pero errante y fugitivo 80 le tiene eldestino esquivoy culpada me creyó. Y mi padre entre cadenas está el tristesollozandotal vez la muerte esperando 85 por término de sus penas. DUQUESADOÑA BLANCA Tu padreBárbara míacuéntalo ya por seguro: no ha de pasarte lo jurosin que le abraces un día. 90 BÁRBARA BLOMBERG ¿Y quién dirá ami Roberto: tu Bárbara es inocente? DUQUESA DOÑA BLANCA Serate el Cieloclemente... BÁRBARA BLOMBERG Cuando ya me hubiere muerto. DUQUESA DOÑA BLANCA¡OhBárbara!y es por mí. 95 BÁRBARA BLOMBERG Mi amistad te lo perdona.DUQUESA DOÑA BLANCA Si de amistad hay corona se te debe sola a ti. BÁRBARABLOMBERG ¿Aydel triste que será? DUQUESA DOÑA BLANCA ¿De quién dices?BÁRBARA BLOMBERG De tu hermano. 100 DUQUESA DOÑA BLANCA A un príncipeluterano sin duda se acogerá. BÁRBARA BLOMBERG ¿Y otra vez en rebeliónselibrará como ahora? (Dan las doce.) Mas ¿no es esta ya la hora? 105DUQUESA DOÑA BLANCA Las doceBárbarason. BÁRBARA BLOMBERG AdiósBlancaya te dejo: de mi padre no te olvides. DUQUESA DOÑA BLANCA ¿Por qué tu mismano pides su perdón? BÁRBARA BLOMBERG Muy mal consejo: 110 en tu boca unapalabra será con él poderosa. Mujer amada y hermosa ¿qué duro pecho nolabra? DUQUESA DOÑA BLANCA Te veréBárbaraluego. 115 BÁRBARA BLOMBERGVelando te esperaré. DUQUESA DOÑA BLANCA La gracia conseguirési algopudiere mi ruego. Escena III DUQUESA DOÑA BLANCA Ya más de lasdoce son y todavía no viene... 120 no te alarmes corazóncuando Carlos sedetiene sobrárale la razón. ¡Qué soledad! ¿Que no alumbre esa lámparamejor! 125 ¡Ah! No hay tiempono hay costumbre que el ojo escudriñador de laconciencia deslumbre.

(Rumor de pasos.)

Pasos siento... ¿quién será? ¿Quién ha de ser si no es él? 130

(Dirigiéndose a la puerta secreta.)

A su lado cesará esta congoja cruel.

(Abre la puerta.)

Gracias a Dios aquí está. (El EMPERADOR entra por la puertasecreta.) Escena IV El EMPERADOR. BLANCA. EMPERADOR D.CARLOS V Aquí estáBlanca divinael que se mira en tus ojos: 135 de tubeldad peregrina son sus coronas despojos: ante ella todo se inclina. DUQUESADOÑA BLANCA Muy cortesanomuy finoen palabras os mostráis; 140 y teneismeaquí sin tino esperando que vengáis; el por qué no lo adivino. EMPERADOR D.CARLOS V Estrecha cuenta pedíssevera estáis por demás. 145 DUQUESA DOÑABLANCA Con gran calma vos me oís. EMPERADOR D. CARLOS V ¿EnojadaBlancaestás? DUQUESA DOÑA BLANCA Como vosseñordecís. EMPERADOR D. CARLOS V (Acercados sillasse sienta en unay hace seña a BLANCA para que ocupe laotra.) Sentémonoste diré la causa de mi tardanza. 150 DUQUESA DOÑABLANCA Estoy bienseñorde pie. EMPERADOR D. CARLOS V ¿Ni que me escuchesalcanzaBlanca queridami fe? DUQUESA DOÑA BLANCA (Sentándose.) Yaestoy sentada escuchando. EMPERADOR D. CARLOS V (Acercando la silla deBLANCA a la suya.) Acércate más aquí. 155 ¡Ya estásBlancasuspirando! ¿Qué puede faltarte a tia quién ciego estoy amando? DUQUESADOÑA BLANCA La paz del almaseñor; la quietud de mi conciencia160 cuyocontinuo clamor apenas vuestra presencia acallani vuestro amor. EMPERADOR D.CARLOS V ¿Ya olvidaste que tardémi Blancaen venir a verte? 165 Callando mevengaré ya que hablando me das muerte. ¡Por Dios que no lo diré! DUQUESADOÑA BLANCA Tendreisme siempre enojada si en eso guardáis silencio. 170EMPERADOR D. CARLOS V No andarás tan despiadada. DUQUESA DOÑA BLANCA Comorebelde os sentenciono puede ablandarme nada. EMPERADOR D. CARLOS V Al cabohabré de ceder porque haya paz a lo menos. 175 Mas consigue una mujer quepueden propios y ajenos: ¡a mí llegarme a vencer! DUQUESA DOÑA BLANCA ¿Conque en fin me explicaréis de la tardanza el misterio? 180 Masqué fueron mediréis los negocios del Imperio: con ellos me engañaréis. EMPERADOR D. CARLOSV Tal vez los descuido más que debieraBlancahacerlo; 185 en finaescucharme vassi debes o no creerlo por ti propia juzgarás. Respondite a tubillete que esta noche y a las doce. 190 No hay hombre que más respetelo sabequien le conoceque Carlos lo que promete. Sonando estaba la hora cuando conQuijada entré 195 en tu calle; y sin demora a la puerta caminé de mi amorencubridora. A abrirla estaba dispuestomas Quijada me advirtió 200 que unhombre guardaba el puesto; y aún a mí me pareció de mala traza y mal gesto. Acaber celos en mítal vezBlancalos tuviera; 205 mas ni pienso que hayaquí quien conmigo compitierani tan mal juzgo de ti. La calle al vernos dejóaquel ladrón o curioso; 210 Quijada allá le siguió y a adorar tu rostrohermosomi Blancame vine yo. Probada está mi inocenciay es curiosoporDios vivo215 justificarse en presencia de juez adusto y esquivoquien bajo desu influencia... DUQUESA DOÑA BLANCA ¿Dos mundos tiene rendidos? Pero en elreino del amor 220 esos títulos perdidos son sin otros mi señor. EMPERADOR D.CARLOS V ¿No los tengo merecidos? DUQUESA DOÑA BLANCA ¡Demás por desdichamía! EMPERADOR D. CARLOS V Siempre llorandomi bien; 225 más congojas cadadía. DUQUESA DOÑA BLANCA ¡Ah!mis desdichas también aumenta la suerteimpía. EMPERADOR D. CARLOS V ¿Y qué nuevo mal te aqueja? ¿Es tal desdicha elamarme? 230 ¿De quéBlancatienes queja? DUQUESA DOÑA BLANCA Sola a mídebo culparme. EMPERADOR D. CARLOS V Ese pensamiento aleja... DUQUESA DOÑABLANCA Lo quieromas no lo puedo. Conociendo que hago mal235 a mi desventuracedo: yo soyseñorcriminal y tengo al castigo miedo. EMPERADOR D. CARLOS V¡Puedes hacer tanto bien amando al Emperador...! 240 Cuantas desdichas no vensus ojos... DUQUESA DOÑA BLANCA ¡Ah! Sí señor; y vos la sabréis también.EMPERADOR D. CARLOS V Sírvalepuesde consueloal llagado corazón245 queese piadoso desvelo ha de alcanzar el perdón de tus faltas en el Cielo. DUQUESADOÑA BLANCA (Insinuante.) Empezad vos perdonando. EMPERADOR D. CARLOS VYa a Roberto perdoné250 ya me motejan de blando. DUQUESA DOÑA BLANCA Otragracia os pediré aunque tal vez abusando... EMPERADOR D. CARLOS V Si es justano es abusar. DUQUESA DOÑA BLANCA Piedad os vengo a pedir. 255 EMPERADOR D.CARLOS V ¿Quién te puede interesar! DUQUESA DOÑA BLANCA Yo no me atrevo adecir... EMPERADOR D. CARLOS V ¿Puédolo yo adivinar? DUQUESA DOÑA BLANCA Nojusticiagracia pido. Perdonad la vida a un hombre 260 que os tiene muyofendido. EMPERADOR D. CARLOS V Pero decidme su nombre. DUQUESA DOÑA BLANCA EsBlomberg. EMPERADOR D. CARLOS V Está perdido. DUQUESA DOÑA BLANCA ¡Con quées inútil mi ruego! EMPERADOR D. CARLOS V Salvarle no está en mi mano; 265 esetriste acaso al fuegomañana por luterano irá pertinaz y ciego. DUQUESA DOÑABLANCA ¿Qué es de Bárbara sabéis padre ese anciano infelice? 270 No tansevero os mostréis. ¡Oh cuanto de amor desdice el semblante que tenéis!EMPERADOR D. CARLOS V Nada en eso puedo hacer. DUQUESA DOÑA BLANCA ¿No puedeel Emperador...? 275 No le faltano el poder; pero le falta el amor y elquererme complacer. EMPERADOR D. CARLOS V Injusta mi Blanca está. Todas lascusas de fe 280 las tiene el prelado ya. DUQUESA DOÑA BLANCA Si él muere yomoriré. EMPERADOR D. CARLOS V El tiempo os consolará. DUQUESA DOÑA BLANCA Nopuedenoconsolarme de ver triste y desvalida 285 a aquella quepor salvarmeme ha dado más que la vida que vos queréis arrancarme. Ha sido el mejor amigoese anciano de mi padre: 290 si su gracia no consigo hora que...

(BLANCA al llegar aquí calla avergonzada: elEMPERADOR la mira con ternurale toma la monose llega a ella y le escuchaalgunas palabrasdichas las cuales BLANCA se oculta el rostro entre lasmanosy el EMPERADOR manifiesta grande alborozo y ternura.)

EMPERADOR D. CARLOS V ¿Qué dices! DUQUESA DOÑA BLANCA No sé que digo.EMPERADOR D. CARLOS V ¡Será ciertoBlanca mía! DUQUESA DOÑA BLANCA Muycierto por desventura. 295 Callarlo me prometía. EMPERADOR D. CARLOS V¿Ocultarme tal ventura por qué mi amada quería? DUQUESA DOÑA BLANCA Todo vana descubrirlo. Hora se pierde mi fama; 300 Bárbara puede decirlo si ese perdónque reclama no alcanzo yo a conseguirlo. EMPERADOR D. CARLOS V A entramboscuenta nos tiene conservar este secreto. 305 Un medio se me previene. DUQUESADOÑA BLANCA ¿Y el perdón? EMPERADOR D. CARLOS V Yo lo prometo. Ver a Bárbaraconviene. DUQUESA DOÑA BLANCA ¿Pues qué decirla queréis? EMPERADOR D. CARLOSV Ve por ellaBlancaal punto 310 y las dos escucharéis lo que pienso en elasunto. DUQUESA DOÑA BLANCA En breve aquí nos tendréis. (Vase.) EscenaV EMPERADOR D. CARLOS V De Alemania emperadorde la noble España rey315 Italia bajo mi leyde un mundo nuevo señor; ¡y esclavo soy de este amor!¡Descender a engaño y ruego quien con el hierro y el fuego 320 a la Franciahizo temblar! Bien te puedes alabar de tu poderniño ciego. Escena VIEl EMPERADOR. BÁRBARA. BLANCA. BÁRBARA BLOMBERG (Queriendoarrodillarse.) Dejadme que agradecida (El EMPERADOR la levanta.)los pies os llegue a besar. 325 Tanta merced a pagar apenas basta mi vida.EMPERADOR D. CARLOS V Sólo a Blanca le debéisseñoraagradecimiento; ypagárselo al momento 330 y con usura podéis. DUQUESA DOÑA BLANCA ¡Pagarmeseñora mí! Yo soy quien debo pagar... BÁRBARA BLOMBERG ¿Qué pudierasdesear que yo te negara a ti? 335 EMPERADOR D. CARLOS V (Aparte.) Poco medejan que hacer en esta negociación. Vuestro noble corazón (A BÁRBARA.)en eso se deja ver. BÁRBARA BLOMBERG Lo que Blanca quiere espero 340 que medigáisgran señor. EMPERADOR D. CARLOS V ¿Querréis salvarle el honor?

(BLANCA se retira a un lado. BÁRBARA y elEMPERADOR permanecen en el proscenio.)

BÁRBARA BLOMBERG ¿Dudar podéis que lo quiero? DUQUESA DOÑA BLANCA (Aparte.)¡Oh cielos! ¡Qué sacrificio intenta de ella exigir! 345 EMPERADOR D. CARLOS VEn vos está el impedir su ruina sóloa mi juicio. BÁRBARA BLOMBERG Cuanto enmi mano estuviere no hay que dudar que lo haré. DUQUESA DOÑA BLANCA (Aparte.)¿Y así de ella abusaré? 350 Mi propia mano la hiere. EMPERADOR D. CARLOS V¿Qué estáis resueltaseñora? BÁRBARA BLOMBERG A pagar cuanto le debo.DUQUESA DOÑA BLANCA (Aparte.) También a la muerte llevo a Roberto quela adora. 355 EMPERADOR D. CARLOS V Tal vez llegando el momento... BÁRBARABLOMBERG Señor: ¿qué queréis decirme? DUQUESA DOÑA BLANCA (Aparte.)No puedo más: he de irme: faltarme el ánimo siento. (Vase sin que loadviertan el EMPERADOR ni BÁRBARA.) Escena VIIBÁRBARA. El EMPERADOR. BÁRBARA BLOMBERG Decidmeseñoros ruego360qué se pretende de mí. EMPERADOR D. CARLOS V ¿No habéis dicho ya que sí?BÁRBARA BLOMBERG Y que lo he dicho no niego. EMPERADOR D. CARLOS V Parece quevaciláis en cumplir vuestra promesa; 365 que a Blanca sola interesatal vezBárbaraolvidáis. Tened presente también que el que os está aquí rogandopudieraacaso mandando370 llegar a su fin muy bien. Me explicaré sin rodeosel misterio cesará. BÁRBARA BLOMBERG Vuestra Majestad verá... EMPERADOR D.CARLOS V Obras quiero y no deseos. 375 A Blanca desde la infancia le debisteisprotección: de vuestro padre el perdón arrancó a mi tolerancia... BÁRBARABLOMBERG Si piensa que di al olvido 380 cuanto debo a su amistadinjusto suMajestad imaginándolo ha sido. EMPERADOR D. CARLOS V No está demás recordarosuno y otro beneficio 385 porque es duro el sacrificio que pido; y puedeamargaros. Di la vida a vuestro padre que contra mí peleó; que salvéis osruego yo 390 a Blanca que va a ser madre. BÁRBARA BLOMBERG ¡Dios eterno! ¿Yes posible? ¿A tal su desdicha llega? EMPERADOR D. CARLOS V Que la salvéisBlanca ruega. BÁRBARA BLOMBERG ¿Cómo de mal tan terrible? 395 EMPERADOR D.CARLOS V Pues sino basta rogartenedBárbaraentendido que aunque blandohasta aquí he sido he de saberlo mandar. BÁRBARA BLOMBERG ¿A lo que Diosordenó 400 qué remedio le pondremos? EMPERADOR D. CARLOS V Al menos loocultaremos. BÁRBARA BLOMBERG ¿Y cómo lo puedo yo? EMPERADOR D. CARLOS V (Resuelto.)Pasando vos por culpada: que no encuentro otro remedio. 405

(Breve pausa de sorpresa e indignación en BÁRBARA.)

BÁRBARA BLOMBERG (Con energía.) Buscar podéis otro medio: no he deverme deshonrada. EMPERADOR D. CARLOS V Pensadlo un poco mejor: recordad que ledebéis... BÁRBARA BLOMBERG Mas nunca me probaréis 410 que yo le deba mihonor. ¿Dais a mi padre la vida tan solo porque consienta una mujer en suafrenta por la merced recibida? 415 Ese anciano entre cadenas más valeseñorque expire que pierda su honra mire sólo por culpas ajenas. EMPERADOR D. CARLOSV (Con dignidad.) El perdón que dado está 420 lo ha dado el emperador:deponed todo temorque atrás no se volverá. Aquí podéis del amigo al ruegoser insensible; 425 podéis seguraterrible estarBárbaraconmigo. Nada sabeel soberano de lo que pasa al amante: este pone en el instante 430 su destino envuestra mano; cuando de aquel al poder en uno y otro hemisferiono se encuentraacaso imperio que resista obedecer. 435 BÁRBARA BLOMBERG ¡Tened compasión demí! EMPERADOR D. CARLOS V No acierto a que me imploráispues vos sois la quenegáis y yo soy el que pedí. BÁRBARA BLOMBERG ¡Ah!que al negarle yo aBlanca 440 cualquiera cosaseñorsiento que acerbo dolor del pecho el alma mearranca. EMPERADOR D. CARLOS V ¿EstáisBárbararesuelta a que muera vuestraamiga? 445 A vos el nudo no os liga en que Blanca se ve envuelta. Libre sois enconclusión; si rendida aparecéisdisculpa grande tenéis 450 en que soy yo laocasión. ¿Queréis en tierra lejana ir a ocultaros? Podéis. Si una coronaqueréis os puedo hacer soberana. 455 Pensad bien lo que elegís: por mi damaestáis tenida: os engañáispor mi vidasi otra cosa presumís. BÁRBARABLOMBERG El Cielo de mi inocencia 460 es a lo menos testigo: yo tengo a Dios poramigo. EMPERADOR D. CARLOS V Mas no a la maledicencia. BÁRBARA BLOMBERG ¡Porculpada he de pasar¡oh Dios! ¡Estando inocente! 465 EMPERADOR D. CARLOS V Nopodréis a tanta gente vos sola desengañar. BÁRBARA BLOMBERG ¡Verdadhorribleespantosa! ¡Para siempre sin honor!

(Breve pausa. BÁRBARA profundamente abatida.)

EMPERADOR D. CARLOS V (Con dulzura.) ¿La salvaréis? BÁRBARABLOMBERG Sí señor. 470 Sea Blanca al menos dichosa. EMPERADOR D. CARLOS VJuraisme que este secreto no revelaréis jamás. BÁRBARA BLOMBERG ¡Aúnpretendéis eso más! No importa. Yo lo prometo. 475 EMPERADOR D. CARLOS V (Conternura tomándola la mano.) Dichosa seréis también. BÁRBARA BLOMBERGImposible. EMPERADOR D. CARLOS V ¿Por qué no? Nunca el Señor olvidó al quesufre y hace bien. BÁRBARA BLOMBERG En él pongo mi esperanza. 480 Ampáreme supiedad. EMPERADOR D. CARLOS V Premiaré vuestra amistadsi cuanto puedo loalcanza. BÁRBARA BLOMBERG Mercedesseñorno quiero: ya muy caras he pagado485 las que me habéis otorgado. Una gracia sola espero. EMPERADOR D. CARLOS VYa la tenéis concedida con vacilar un momento.

(ROBERTO subiendo por una escala aparece en la rejaque abre con su llave.)

BÁRBARA BLOMBERG Pasar quiero en un convento 490 lo que me resta de vida. (ROBERTOha entrado por la reja y salta a las tablas.) Escena VIII ElEMPERADOR. BLANCA. BÁRBARA. ROBERTO. Después QUIJADA. ROBERTO (Alsaltar.) ¡Tu vida!corta será. (Saca la espada.) EMPERADOR D.CARLOS V (Se vuelvese embozay empuña.) Seáis amante o ladrónvenís en mala ocasión. ROBERTO Eso pronto se verá. 495 BÁRBARA BLOMBERG (Aparte.)¡Oh cielos! Este es Roberto. D. LUIS QUIJADA (En la reja.) Pensabahaberse escapado pues por Dios que se ha engañado. (Salta y empuña.) (AROBERTO.) Dadme la espada o sois muerto. ROBERTO (Acometiéndole.)Primero lo seréis vos. 500 EMPERADOR D. CARLOS V (Interponiéndose.)Teneos quietoQuijada: dejadme probar la espada. BÁRBARA BLOMBERG (Conteniéndole.)¡Roberto míopor Dios! ROBERTO (Apartándola.) Apartainfame mujer.D. LUIS QUIJADA (Al EMPERADOR.) Perdonadme si resisto... 505EMPERADOR D. CARLOS V Callad: no el rostro me ha visto.

(ROBERTO se desembaraza de BÁRBARAy acometeal EMPERADORqueapartando a QUIJADAle recibe con la espada.)

BÁRBARA BLOMBERG (A ROBERTO.) ¡Así te quieres perder!

(El EMPERADOR desarma a ROBERTOy pone el piesobre su espada.)

ROBERTO (Presentándole el pecho.) No tardéis en darme muerteo talvez lo lloraréis. EMPERADOR D. CARLOS V De que el rostro no me veis 510 dadlegracias a la suerte. Idos yasin replicarmepor donde aquí habéis venido: yde hoy más tened sabido que no es tan fácil matarme. 515 ROBERTO (Yéndosecon rabia.) El tiempo lo ha de decir.

(Vase por la reja.)

D. LUIS QUIJADA Ingratocomo traidor. ¿No le escuchasteisseñor?EMPERADOR D. CARLOS V ¿Qué importa? Dejadle ir. FIN DEL ACTOSEGUNDO

Acto tercero

El teatro representa una ermita desmanteladapero no ruinosa. ROBERTOBLOMBERG y los conjurados con coletogabán y botas; el segundo sin armas.El EMPERADORQUIJADA y sus caballeros en traje de cazay además de lasarmas del tiempo un venablo. Al levantarse el telón los conjurados están en elfondo de la ermita. Empieza a amanecer y va aumentándose la luz hasta que alfin del acto es completamente de día. Escena I Losconjurados en el fondo. Entran BLOMBERG y ROBERTO. Éste haceseña y los conjurados se retiran. BLOMBERG ¡Celo imprudente! ¡Arrojotemerario! ¡Ofrenda impía que alzáis al Cielo! En nombre del Cordero delCalvariovenganza y ruinas cubren este suelo. ROBERTO ¡Ruinas!...Sí; de losídolos de Roma. 5 Venganzaaún nopero vendrá su día. Tal vez la aurora devenganza asoma; tal vez mi ruego a Dios... BLOMBERG ¡Plegaria impía! ¿Y erescristiano túque así blasfemas? ROBERTO Blomberg¿qué dices? BLOMBERG LaverdadRoberto. 10 Esa sed de venganza en que te quemas es de un cristianoindigna. ROBERTO Bienpor ciertode tus heladas canas la influencia sentir sedejaancianoen tus palabras. Mas si templar pretendes mi violencia15 eltiempo pierdesen diamante labras. BLOMBERG Cuando a Dios placede la rocadura brotan las aguas en raudal copioso: del ancho mar soberbio la bravura sehumilla a su querer; y túorgulloso20 intentas resistirle. ROBERTO Lasemilla intento destruir del paganismo; del tirano Monarca de Castilla romper elinsufrible despotismo: del negro tribunal es el apoyo; 25 él no conduce a lafatal hoguera. ¿Sin sangre nuestra corre algún arroyodimeBlombergen laAlemania entera? ¿Qué fueran sin su lanza y sin su escudo para nosotros Roma ysus secuaces? 30 Yoancianocortaré el gordiano nudo que tú más bienaprietas que deshaces. BLOMBERG ¿Dónde te arrastratemerario mozoel fuegoardiente de tu loca saña? ¿Intentaspor venturasin rebozo35 la guerradeclarar al Rey de Españacon un puñadoacasode valientes que apenas sedeclareal profundo abismo han de lanzar las fieras gentes del que es Señor dela mitad del mundo? 40 ROBERTO No; que lidiar con él fuera locura: mas un zagalcon una piedra sola rompió de Goliat la frente dura: romper puede un puñalcota española. BLOMBERG (Con horror.) ¡Un regicidio! ROBERTO (Confirmeza.) Sí; que es un tirano. 45 BLOMBERG Dios es su juez. ROBERTO Y Diosquien le condena. BLOMBERG Él le castigue. ROBERTO No; será mi mano la que alculpable hará sufrir la pena. BLOMBERG ¿De nuestra Santa Religión nacientecon ese horrible crimen en la cuna50 queréis manchas la inmaculada frente?Escucha mis razones. ROBERTO No hay ningunaque a vivir bajo el yugo vil meobligueerrante siempresin hogarsin templo; razón no encuentro que mibrazo ligue55 que esclavo basta en creencias ni contemplo. Si a tus cansadosaños de esta obra grande parece el peso y el trabajoretírateBlomberg: mimano sobra. Su vida o mi cabeza sobre un tajo. 60 BLOMBERG ¡Un asesino tú!ROBERTO Soy instrumento de la ira del Dios de las batallas. BLOMBERG Tú ledebes la vida. ROBERTO ¡Ohmi tormento! BLOMBERG Y se la debo yo... ¿por quéasí callas? ROBERTO No me preguntes. BLOMBERG Eres un ingrato 65 Él pudo conjusticia darte muerte. ROBERTO Basta: ¿qué quieres? BLOMBERG Reducirte trato.ROBERTO En vano es ya: resuelta está mi suerte. BLOMBERG Un tiempo fue Robertocaballerovaliente en los combatesgeneroso 70 y agradecido fue; pretendeempero manchar su fama con delito odioso... ROBERTO EscúchameBlomberg: dehaberme muerto por mano del verdugoperdonara al tirano tal vez... BLOMBERG YbienRoberto... 75 ROBERTO Escúchamete digo: no le odiara; mas tú no sabesni decirte quieropor cual precio mi sangre ha perdonadoy la tuya tambiénel tigre fiero. No lo quieras saber desventurado. 80 BLOMBERG Sé que en lasllamas perecido habría sin su perdón; si luego me destierralloroRobertola desdicha mía: mas no le muevo ingrato cruda guerra. Aquícontigo a orarcon mis hermanos 85 vine al Señor por su afligida esposa; y no a manchar mis yacaducas manos en trama contra el César alevosa. ROBERTO Y bien; te obstinas: elfatal secreto mis labios van a revelarteescucha: 90 y al saberloBlombergyote prometo que no serás tan débil en la lucha. No tacharás mi celo deimprudente; poca ha de parecerte mi violencia cuando el baldón señale de tufrente. 95 BLOMBERG ¿Baldón en mí? ¿Robertoqué dijiste? Mi helada sangrehierve al escucharlo. Baldón... ¡ah!cual palabra proferiste. ROBERTOVéngate en vezancianode llorarlo. Tus venerables canas deshonradas 100 porel tirano están. BLOMBERG ¿Y cómo? ¿Y cuándo? ROBERTO ¿No te basta saberque están manchadas? ¿No te digo bastante así callando? BLOMBERG ExplícateRoberto: te lo ruego. ROBERTO Te lo diré después de la venganza. 105 BLOMBERGAntes lo he de saber. ROBERTO ¡Empeño ciego! Ya que el silencio mío nadaalcanzalo romperé: Blombergtú lo has querido. Tú tienes una hija... yo laamaba... La perdimos los dos. BLOMBERG ¿Ha perecido? 110 ROBERTO Pluguiera aDios que sí. BLOMBERG Roberto acaba. ROBERTO ¿No me comprendes? Bárbara nopuede ser mi esposa: la rindió el tirano. BLOMBERG ¡Ahno es verdad! ROBERTODudar no me concede a mí la suerte: no. BLOMBERG Calla inhumano. 115 Tú noeres padre. ROBERTO Pero he sido amante. Tu hija era mi bien: era mi vida: elídolo de un alma delirante; y me vendióBlombergla fementida. BLOMBERG Talvez tus propios celos te engañaron. 120 ROBERTO La he escuchado; la he vistopor mis ojos; y su infamia sus labios confesaron. Honra y amor de Carlos sondespojos. BLOMBERG DaSeñora este anciano resistencia para el amargo cálizque le envías: 125 O si hallar gracia puede en tu presencia corta la trama asus cansados días. ROBERTO Modera tu dolor serás vengado. BLOMBERG ¿Mevolverás a Bárbara inocente? ROBERTO Con sangre tu baldón será borrado. 130BLOMBERG Tú no comprendes lo que un padre siente. Escena IIDICHOS y el CONJURADO PRIMERO. CONJURADO (A ROBERTO.) Ya alPastor tenéis aquí. ROBERTO ¿Y nuestros hermanos? CONJURADO Todos. ROBERTO¿Y las guardas? CONJURADO En sus puestos: el monte cercan en torno. 135BLOMBERG (Al CONJURADO.) A nadie han de hacer injuria. ROBERTO Sino sirviere de estorbo: mas si algún gentil quisiera interrumpir nuestrosvotos; si al rebaño del Señor 140 acometieran los lobosespadas tenéisamigosque más de un peto habrán roto. BLOMBERG Venga ya el Santo Pastor.ROBERTO Estad a punto vosotros. 145

(Vase el CONJURADO.)

Escena III ROBERTO. BLOMBERG. El PASTOR. PASTOR Paz y saludgloria a DiosÉl sólo lo puede todo. BLOMBERG Él convierta como puedenuestras lágrimas en gozos. ROBERTO El que deshizo las huestes 150 del Faraóncon un soplo tal vez cuando le imploramos nuestras cadenas ha roto. PASTORRomperlas... no es tiempo aún: no ha vuelto el Señor su rostro 155 a los hijosde Luteroaún no los mira piadoso. ROBERTO ¿Y aquí no estamosPastorsusservidores? BLOMBERG ¡Cuán pocos! ROBERTO Pocos sí; pero valientes160 parala lid siempre prontos. PASTOR ¿Qué importa vuestro valor si lucháis con uncoloso que al sacudir de su brazo os puede tornar en polvo? 165 Si Dios no¿quién en el mundo ha de ser nuestro socorro? Nadie: nadie. En tanto malllorar podemos tan solo. ROBERTO Los ancianoslas mujeres 170 os hagan llorandoel coro: yo tengo un brazoPastory un aliento generoso. Huid de aquí: sitembláisno he menester de vosotros. 175 BLOMBERG Hierve la sangre en lasvenasPastordel altivo mozo; en su celo se extravíale ciega su mismoarrojo. ROBERTO Si me ciego de valiente 180 os heláis vos de medroso. BLOMBERGTú bien conocesRoberto... ROBERTO Yo sos diré lo que conozco: os causa elnombre del César tanto pavortanto asombro185 que os dejaréis degollar porno servirle de enojo. Yo no sé si a la victoria o a la muerte tal vez corro:mas sí que en morir lidiando 190 al menos no me deshonro. Sé que un baldón enmi pecho penetra siempre muy hondosu peso me es insufrible... Otros hayqueno los nombro 195 porque me dan compasiónque lo pueden sufrir todoen quienla sangre no hablaque tal vez deslumbra el trono... Huyan pues; sino deauxilio 200 que no me sirvan de estorbo. BLOMBERG ¡Tú también sobre mis canasarrojas inmundo lodo! Perdonételo el Señor como yo te lo perdono. 205 PASTOR (AROBERTO.) ¡Así a un ministro faltáisy a un noble anciano al decoro?BLOMBERG (Al PASTOR.) Los lazos de nuestra unión no por mí semiren rotos. El pueblo espera: a Jehová 210 elevemos nuestros votos. Hermanosmíos a orar. (Desde la puerta del foro.) (A ROBERTO.) Horadepón los enojos. Escena IV DICHOS. PUEBLO y CONJURADOS. Elpueblo forma semicírculo. Los conjurados guardan la puerta. El PASTOR yBLOMBERG en el centro. ROBERTO en un extremo. Cuando el PASTOR sacandoun libro va a principiar a leerel CONJURADO PRIMEROentra y dicealgunas palabras al oído a ROBERTO. ROBERTO (Después de oír alCONJURADO.) (Al PASTOR.) Suspended por un instante. (Aparteal CONJURADO.) A nadie más que a mí solo. 215 (Vase elCONJURADO.) BLOMBERG No hay ya para la oración a mi ver ningún estorbo.ROBERTO Pastorbien a mi pesar el impedir me es forzoso vuestra oración.Retiráos. 220 PASTOR ¿Por quéRobertotan pronto? ROBERTO Es fuerza: nomás tardanza o perdidospor Diossomos. BLOMBERG ¿Nos han vendidoRoberto?ROBERTO No lo sémas lo supongo. 225 Avísanme que salieron de noche y congran rebozo soldados de Ratisbonasi contra mí es lo que ignoro. Si ellos mebuscan cordero 230 me pudieran hallar lobo. (Al PASTOR.) En nombredel Cielo os ruego no os detengáis. (Al pueblo.) Y vosotros idosamigospor hoy.

(El PASTOR sale. El pueblo le sigue lentamente.)

BLOMBERG ¿Esperar quiere tu arrojo? 235

(ROBERTO le hace señas de que calle.)

¿Contra las huestes del César lidiar quieres con tan pocos? ROBERTOSilencioancianosilencio: espera que estemos solos. BLOMBERG (Aparte.)¿Qué nuevo misterio encierra 240 su proceder cauteloso? (El pueblo acaba desalir. Los conjurados lo hacen tambiénpero se quedan a la puerta.) EscenaV BLOMBERG. ROBERTO. ROBERTO Blombergel Cielo en tu mano pone aBárbara. BLOMBERG ¡Hija mía! ROBERTO De la venganza es el día. BLOMBERG¿Qué pretendesinhumano? 245 ROBERTO TúBlombergnoble naciste: sabrásque hacer te conviene. BLOMBERG ¿Que estaba aquí no dijiste? ¿Dónde está?¿Quién la detiene? ROBERTO Va a llegar: Blanca con ella 250 al vecinomonasterio caminaba con misterio: que hallaran quiso su estrella con la genteque aposté; conociolas un soldado255 detúvolasme ha avisadoy aquítraerlas mandé. Vengarme pudiera aquí de la vil que me ha engañado; pero alfin no ha deshonrado 260 en resumen más que a ti. A tu venganza la entregohazde ella lo que quisieresque no en sangre de mujeres se ceba mi furor ciego. (Vase.)265 Escena VI BLOMBERG Dios de Abraháncuya bondad inmensa alúltimo reptil del mundo alcanza; a quien el coro de ángeles inciensa y entonaeterno canto de alabanza; túSeñorde los débiles defensa; 270 tú fuentede consuelo y de esperanza: misericordia ten de un sin ventura que te plugosumir en la amargura. Padre del unigénito Cordero que por nosotros descendió ala tierra275 sin llamarme ante ti quieres severopronto estoy que la muerteno me aterra: con fe la vida perdurable espero. Mas tú ves cuanta angustiaaquí se encierrao hiere yaSeñormi anciana frente280 o vuélveme a miBárbara inocente. Escena VII BLOMBERG. BÁRBARA. BLANCA.FEDERICO. CONJURADOS. Estos conducen al último con las dos damas y seretiran dejándolos en la escena. BÁRBARA al ver a su padre corre a susbrazos y él se los abre como involuntariamente. BLANCA aterrada avanzalentamente. FEDERICO en el fondo. BÁRBARA BLOMBERG ¡Padre mío!BLOMBERG ¡Mi hija! DUQUESA DOÑA BLANCA ¡Cielos!

(BLOMBERG volviendo en sísepara a BÁRBARA desus brazos.)

BÁRBARA BLOMBERG (Aparte.) Mi suplicio va a empezar. DUQUESA DOÑABLANCA (Aparte.) Todo lo va a confesar. BLOMBERG (Con amargura.)¡Cual fruto de mis desvelos! 285 Alza del suelo los ojoscontempla a unmísero anciano que más agobia tu mano que del tiempo los enojos. ¡Hija en malhora engendrada! 290 Bien hizo en morir tu madreel Cielo libró a tu padre delfuego en hora menguada. Ha llovido sobre mí sus rigores la fortuna; 295 perodeshonrasninguna: te las debo sola a ti. BÁRBARA BLOMBERG ¡Padre mío!BLOMBERG Sella el labio. DUQUESA DOÑA BLANCA Escuchadla. BLOMBERG Vosseñoracallar debierais ahora 300 pues no impedisteis mi agravio; y tú tambiénFedericomás amigo que criado¡tan mal mi amor has pagado! FEDERICO¡Señor! BLOMBERG ¡Calla! FEDERICO No replico. 305 BÁRBARA BLOMBERG Padre:por Dios escuchadme. BLOMBERG No hay por desdicha disculpa que baste a tan graveculpa. Dejadme todosdejadme. BÁRBARA BLOMBERG ¡Blanca! ¡Blanca! DUQUESADOÑA BLANCA Por piedad... 310 BÁRBARA BLOMBERG (A BLOMBERG.)Dejadme al menos que diga... DUQUESA DOÑA BLANCA (Al mismo.) Tal vezcalmaros consiga. BLOMBERG Calladseñoracallad. BÁRBARA BLOMBERG (Derodillas a los pies de su padre.) Por la memoriaSeñorde la madre queperdí; 315 recordad que prenda fui que el Cielo dio a vuestro amor. Recordadque cuando Dios tan joven se la llevara tranquila aquí me dejara 320 porque meguardabais vos. No así por vana apariencia me condenéis inclemente: saben queestoy inocente los Cielos y mi conciencia. 325 BLOMBERG ¡Inocente! Si asífuera... BÁRBARA BLOMBERG No lo tenéis que dudar. DUQUESA DOÑA BLANCA (ABÁRBARA con angustia.) ¿VasmeBárbaraa afrentar? BLOMBERG (Conansia.) Habla: tu padre lo espera. BÁRBARA BLOMBERG (Después de dudaralgunos instantes.) Tened en mí confianza 330 y nada me preguntéisque laangustia en que me veis fácilmente no se alcanza. DUQUESA DOÑA BLANCA Fiad enellaseñory respetad su secreto: 335 el callarloyo os prometoque lecausa harto dolor. BLOMBERG Era ilusión del deseo que un instante me halagóel viento se la llevó: 340 deshecha en humo la veo. BÁRBARA BLOMBERG ¡Ahno!Culpada no estoy. BLOMBERG ¿Por qué tardas en probarlo? BÁRBARA BLOMBERG (ABLANCA con resolución.) Todo voy a confesarlo. DUQUESA DOÑA BLANCA (Conangustia a BÁRBARA.) ¡Compasión! (Aparte.) Perdida soy. 345BÁRBARA BLOMBERG (A BLANCA a media vozpero con suma energía.)Por ti he perdido mi amantemi opinióncuanto teníapero a mi padre no víacon la pena delirante. Ese ancianocon el ser 350 su nombre puro me ha dado:hora lo ve deshonradocontempla su padecer. Consulta con tu conciencia. Pongoen tus manos mi suerte. 355 DUQUESA DOÑA BLANCA ¿Por qué no me da la muertede mi dolor la violencia! BLOMBERG (A BÁRBARA.) ¿Nada tienes quedecirme hora que quiero escucharte? Si no puedes disculparte 360 ¿perdón nopuedes pedirme? BÁRBARA BLOMBERG (A BLOMBERG.) ¡Ahseñorsólo un momento! (A BLANCA.) ¿PronunciasBlancami fallo?¿Mujerhe de hablar o callo? Termina ya mi tormento. 365 DUQUESA DOÑA BLANCA (Indecisay avergonzada.) ¿Qué quieres que yo te diga? Tu promesa al César fue: éles dueño de tu fe; conmigo nada te liga. BÁRBARA BLOMBERG (A BLANCA conamargo desprecio.) No digas más: te comprendo; 370 y me causas...compasión. BLOMBERG (Con ansiedad.) Termina mi confusión: talesmisterios no entiendo. BÁRBARA BLOMBERG Escuchadmepadre míoy creed avuestra hija; 375 que vuestro pecho no aflija mi aparente descarrío. No puedodeciros más lo veda el hado enemigo; de ello el Cielo me es testigo 380 yalgunos otros quizás. BLOMBERG ¿Y así piensas engañarme? ¿Así ocultar tudelito? BÁRBARA BLOMBERG Que inocente estoy repito. BLOMBERG Eso es tu deberprobarme. 385 BÁRBARA BLOMBERG He dicho cuanto podía. BLOMBERG Huye ya de mipresencia. BÁRBARA BLOMBERG Abóname mi conciencia. BLOMBERG No más blasfemesimpía. Corazón empedernido 390 imploragimesuspirateme del Cielo la ira:confiesa que has delinquido. BÁRBARA BLOMBERG Dios solo sabe lo cierto.BLOMBERG Culpable te has confesado. 395 BÁRBARA BLOMBERG ¿Quiénseñoroslo ha afirmado? BLOMBERG Tu mismo amante: Roberto. Huyeotra vez te lo digo;hoyeque nunca te veao esta mano tal vez sea 400 la que ejecute el castigo.BÁRBARA BLOMBERG Heridme luegoseñor: será más suave venganza que quitarmela esperanza de volverme vuestro amor. 405 BLOMBERG Para siempre lo has perdido.BÁRBARA BLOMBERG Tened compasión de mí. BLOMBERG ¿No la tengoinfamedicuando no te he maldecido?

(BÁRBARA aterrada. BLANCA llena de horror corre aBLOMBERG.)

BÁRBARA BLOMBERG ¡Ah!padre mío. DUQUESA DOÑA BLANCA (A BLOMBERG.)No más. 410 Abrazadlaestá inocente; hora escuchadme indulgente... (Lavergüenza impide a BLANCA continuar.) (A BÁRBARA.)Túamigase lo dirás. BÁRBARA BLOMBERG Dios te premieBlanca míatunoble resolución. 415 DUQUESA DOÑA BLANCA De un padre la maldición¿quépecho no ablandaría? BÁRBARA BLOMBERG (A BLOMBERG.) Y puedojustificarme. BLOMBERG ¿Por qué tardas en hacerlo? DUQUESA DOÑA BLANCA (ABLOMBERG.) Sítodo vais a saberlo: 420 prometedme perdonarme. EscenaVIII BLOMBERG. BÁRBARA. BLANCA. ROBERTO. Las damas se retiran.ROBERTO entra precipitado y echa una mirada de desprecio a BÁRBARA.BLOMBERG espera con impaciencia a que ROBERTO hable. Breve pausa.ROBERTO Dejar conviene este sitio: seguidmeBlombergal punto. BLOMBERGRobertovoy a seguirte: mas hora... ROBERTO Que es fuerza os juro. 425 (Bajoa BLOMBERG.) Todo pende de un instante. BLOMBERG Un momentosólouno. ROBERTO Imposible. BLOMBERG En él se aclara tal vez misterio profundo quea entrambos nos interesa. 430 ROBERTO ¿Y he de arriesgar lo seguro por unsueño o un engaño? Un tiempo acaso se pudo: ya es tarde para ilusiones.Vámonos. BLOMBERG No lo rehúso. 435 (A las damas.) Seguidnos. ROBERTO¿Blombergque hacéis? BLOMBERG Que han de seguirnos presumo. ROBERTO Osengañáis. BLOMBERG ¡Cómo! ¡Solas! ROBERTO No tengáis temor ningunosabenya vivir ausentes 440 sin que se amarguen sus gustos. BLOMBERG Yo a mi hija noabandonoaunque tu cólera escuso. ROBERTO En vez de llamarla hijallamáralayo verdugo. 445 BLOMBERG Es hija aunque esté culpada. ROBERTO De esa mujer nome curo; mas el bien de nuestra causa sacrificarte no es justo. Conveniente amis designios 450 que aquí permanezcan juzgo: de que en breve te las vuelvopuedes seguirme seguro. BLOMBERG Yo no alcanzo... ROBERTO (Impaciente.)Ni yo puedo contra lo que Dios dispuso455 que conforme a tus deseos detenga eltiempo su curso. (A las damas.) Ya me conocéisseñores y sabréis queno me burlo: no abandonéis este sitio; 460 no reveléis a ningunoa quienvisteiscomo aquí os trajeron. Yo os escucho. Una palabra indiscreta puedeabrir vuestro sepulcro. 465 (A BLOMBERG.) No me repliquéis:venid; mi proceder aunque duro es necesario. (A FEDERICO.)Conmigo. Silencio encargarte escuso.

(Hace salir a BLOMBERG y FEDERICO. Apartemirando a las damas.)

Un instante nada más 470 y los tengo a todos juntos. (Vase.) EscenaIX BÁRBARA. BLANCA. Durante esta escena se advierte gran movimientoen los conjuradosque cruzan por delante de la puerta; y algunosaprovechándose de que las damas les vuelven la espaldase introducen y ocultanen la misma ermita. ROBERTO aparece una o dos veces dando órdenes. Antesde concluirse la escena cesa el movimientoy hay gran silencio. DUQUESADOÑA BLANCA ¡Bárbara! BÁRBARA BLOMBERG Blanca¿qué quieres? DUQUESA DOÑABLANCA Nos dejan aquí a morir: ¡ay desdichadas mujeres! BÁRBARA BLOMBERGInútil es el gemir: 475 no amigate desesperes. DUQUESA DOÑA BLANCA En malhora al monasterio sin guardas no dirigimos. ¡Oh!pesia tanto misterioporguardarlo nos perdimos. 480 Si él lo supiera el Imperio... BÁRBARA BLOMBERGSilencio. Ya te dijeron que escuchándonos estaban. DUQUESA DOÑA BLANCA ¿Yqué decirnos quisieron cuando callar nos mandaban 485 las gentes que aquívinieron? BÁRBARA BLOMBERG Tal vez pronto se verá; y yo tiembloBlanca...DUQUESA DOÑA BLANCA ¿Qué? BÁRBARA BLOMBERG Decírtelo no sabrá mi lengua:mas tiemblo a fe. 490 DUQUESA DOÑA BLANCA ¿Cuál nuestra suerte será?BÁRBARA BLOMBERG Blancaen mi padre confíoél vela por nuestra vida. Pormás que muestre desvíonunca hay hija aborrecida. 495 Si Roberto quiereimpío... DUQUESA DOÑA BLANCA Pensarlo sólo me aterra. Si la cólera seenciende del que al mismo César guerra hacer atrevido emprende: 500 ¿quiénnos liberta en la tierra? BÁRBARA BLOMBERG Dios puede más que los hombre.DUQUESA DOÑA BLANCA ¡Le tengo tan ofendido! De mi temor no te asombre. Si estohubiera presumido 505 mi Carlos... BÁRBARA BLOMBERG ¡Ah!no le nombres. Sinos escucha Roberto y recuerda en él su agraviomi Blancatenlo por ciertoantes que cierres el labio 510 tal vez a entrambas ha muerto.

(Ruido dentro como de un caballo.)

DUQUESA DOÑA BLANCA ¡Qué rumor! BÁRBARA BLOMBERG Calla: escuchemos.DUQUESA DOÑA BLANCA (Mirando a la puerta.) Un caballero... ¿no ves?CONJURADO SEGUNDO (Dentro.) Dicen que aquí. EMPERADOR D. CARLOS V (Dentro.)Lo veremos. BÁRBARA BLOMBERG ¡Esa voz... DUQUESA DOÑA BLANCA La suya es. 515

(Se oye echar pie a tierra.)

BÁRBARA BLOMBERG Ya el misterio horrible vemos. Escena X ElEMPERADOR. EL CONJURADO SEGUNDO (De aldeano.) BLANCA. BÁRBARA. EMPERADORD. CARLOS V (Al CONJURADO en la puerta.) ¿De qué Santo es estaermitapodrás decirmevillano? CONJURADO SEGUNDO Señorno sé. EMPERADOR D.CARLOS V Mal cristiano. CONJURADO SEGUNDO No soy de aquí. EMPERADOR D. CARLOS V(Viendo a las damas.) Quitaquita. 520 ¿Pues cómo aquímis señorastan sin genteni escuderos; y yo por esos senderos pierdo en buscaros lashoras? DUQUESA DOÑA BLANCA ¡Ahseñor! EMPERADOR D. CARLOS V Leve es laculpa525 aunque estuve inquiero a fe. (Bajo a BLANCA.) MasviéndoteBlancasé que sabrás hallar disculpa. (Alto.) Tal vez ahacer oración; pero a qué santo no entiendo; 530 pues según lo que estoyviendono hay aquí gran devoción. BÁRBARA BLOMBERG Hemos perdido el camino.EMPERADOR D. CARLOS V Eso he llegado a pensar; y viniéndoos a buscar 535 yopropio he perdido el tino. Deparome la fortuna ese villano que os vio; y élaquí me encaminó. CONJURADO SEGUNDO (Aparte.) No tiene sospecha alguna.540 DUQUESA DOÑA BLANCA (Bajo al EMPERADOR.) ¿Y así arriesgáisdel imperio la cabezami señor? EMPERADOR D. CARLOS V (Lo mismo.)Deponed todo temor: hoy gente en el monasterio. (Alto.) Segura la tierraestá545 aunque dicen que hay bandidos. BÁRBARA BLOMBERG (Misteriosamente.)Los hayy muy atrevidos. EMPERADOR D. CARLOS V La ley los castigará. DUQUESADOÑA BLANCA ¡Ah! ¡Vos no los conocéis! BÁRBARA BLOMBERG (Aparte aBLANCA.) No olvides en donde estamos550 ni que escuchan cuantohablamos. EMPERADOR D. CARLOS V ¿Tembláis? ¿Y aquí me tenéis? DUQUESA DOÑABLANCA Estáis solo. EMPERADOR D. CARLOS V Con mi espada. (Bajo a BLANCA.)Mas ya que esto no es bastanteya que el ver aquí a tu amante 555 no te tengaasegurada: tranquilícete el saber quela caza pretextandopor venirteacompañando mis gentes hice traer. 560 Yoperdiéndome de intentode todos mehe separadomas en el monte han quedado que está vecino al convento. DUQUESADOÑA BLANCA Vámonos luego de aquí. 565 Estáis en riesgo evidente. BÁRBARABLOMBERG (Aparte a BLANCA.) ¡Ah! ¿Qué dicesimprudente?EMPERADOR D. CARLOS V Duéleme veros así. Vamospuesen hora buena. (AlCONJURADO.) Tú has de servirnos de guía. 570 (A BLANCA.)Seguidmeseñora míade todo temor ajena. (Al salir de la escena elEMPERADOR con las damas de la manoaparece en la puerta ROBERTO conla espada desnudaseguido por el resto de los conjurados; y el CONJURADOSEGUNDO arrojando su disfraz saca también su espada. Las damas retrocedenaterradas. El EMPERADOR va tranquilamente a colocarse delante de ellas.Las escenas siguienteshasta el fin de este actodeben ejecutarse con sumarapidez.) Escena XI El EMPERADOR. BÁRBARA. BLANCA.ROBERTO y CONJURADOS. BÁRBARA BLOMBERG ¡Roberto! ¡Cielos! DUQUESADOÑA BLANCA Nuestra ruina es cierta. ROBERTO Señor de entrambos mundoseresmío. EMPERADOR D. CARLOS V Esclavos: paso libre a vuestro dueño. 575 ROBERTONo hay esclavos aquí. EMPERADOR D. CARLOS V Pasobandidos. ROBERTO El Cielo detus crímenes cansado encomienda a mi diestra tu castigo. EMPERADOR D. CARLOS V (Alas damas.) Vamos de aquí: no más nos detengamos. ROBERTO Con vida nosaldrás: yo te lo fío. 580

(Va a acometer al EMPERADOR.)

BÁRBARA BLOMBERG (Deteniéndole.) ¿Qué vas a hacerRoberto?ROBERTO ¿Qué? Vengarme. DUQUESA DOÑA BLANCA (Poniéndose delante delEMPERADOR.) En mí el puñal embotará sus filos. BLOMBERG (Dentro.)Matadme o he de entrartenedlo cierto. BÁRBARA BLOMBERG (Aparte.) Es lavoz de mi padre: ya respiro. (Suena una trompeta de caza.) 585 DUQUESA DOÑABLANCA (Al EMPERADOR.) Los de la caza son. EMPERADOR D. CARLOS VYo solo basto. Escena XII DICHOS. BLOMBERG abriéndose paso pormedio de los conjuradosy poniéndose delante del EMPERADOR. BLOMBERG (AROBERTO.) Consumadesdichadotu delito si tanta es tu locura: masprimero de mi cansada vida corta el hilo. EMPERADOR D. CARLOS V (Separándolo.)Anciano generosobastabasta: 590 en Dios eternoen mi valor confío. (Vuelvea sonar la trompa más cerca.) ROBERTO (A los CONJURADOS.) Esel perseguidor de nuestro culto. CONJURADOS ¡Muera! BLOMBERG (Conteniéndolos.)Matadme a mí. CONJURADOS Muera el impío. (En el momento en que ROBERTO luchacon BLOMBERGy a la cabeza de los conjurados va a caer sobre elEMPERADOR: QUIJADA seguido por los caballeros se precipita sobre ellosobligándolos a retroceder llenos de terror. ROBERTO solo permaneceimposible.) Escena XIII El EMPERADOR. BÁRBARA. BLANCA.ROBERTO. BLOMBERG. QUIJADA. CABALLEROS. CONJURADOS. D. LUIS QUIJADA Leencontramoscaballeros. Bandidosrendid las armas. 595 EMPERADOR D. CARLOS V (Envainando.)Son gentes de estos contornos que vienen aquí de caza; sin duda ninguno deellos me ha visto nunca la cara. Tomáronme por bandido600 que diz que abundala casta. (A los CONJURADOS.) Idosamigoscon DiosAbridlespasoQuijada. (A los CONJURADOS.) Y otra vez tened más cuenta noos cueste cara la chanza. 605

(Los CONJURADOS salen.)

(Señalando a ROBERTO.)

A ese sólo desarmadle.

(Desarman y prenden a ROBERTO.)

(BÁRBARA va a hablar.)

Bárbara; ni una palabra.

(Tendiendo la mano a BLOMBERG.)

Ancianosomos amigos. (A las damas.) Seguidseñorasmi marcha.

(Sale de la escena.)

FIN DEL ACTO TERCERO

Acto cuarto

Salón regio. Puerta en el foro. Otra de la cámara del Emperador. Mesa conrecado de escribir. Sillón.

Escena I

BLOMBERG. QUIJADA. D. LUIS QUIJADA ¡Cómo! ¿Sois vos? Aun viéndolo lodudo. ¿Así del César los decretos burla con ciega obstinación vuestraosadía? BLOMBERG Antes que prosigáisuna pregunta: ¿tenéis hijos? D. LUISQUIJADA Ninguno por desdicha. 5 BLOMBERG No puede entonces encontrar excusa avuestros ojos la conducta mía; pero el César es padre por ventura y él mecomprenderá: vos imposible; no alcanza quien no es padre tanta angustia. 10 D.LUIS QUIJADA Blomberglo que yo alcanzo fácilmente esque del César laclemencia es mucha: mas se puede acabarque el hombrea veceshasta del Cielola clemencia apura. Cumplir vuestro destino; la Alemania 15 para siempre dejarconviene en suma. BLOMBERG ¡Abandonar la patria... y para siempre! ¿Quésuerte he de temer aquí más cruda? D. LUIS QUIJADA Una muerte afrentosa.BLOMBERG No lo ignoro. D. LUIS QUIJADA Si para mí las canas os escudan; 20 sía mi deber faltandoa que os entregue al tribunalmi pecho se rehúsa: lossabéis: para vos en Ratisbona no hay seguro lugar ni hora ninguna. BLOMBERG Midestino fatalmi suerte horrible 25 los veo tal cual son: no se me ocultan:sobre estas canas míseras contemplo la sangrienta cuchilla ya desnuda; y lainfamiaQuijadatambién mirocon negra mano señalar mi tumba. 30 D. LUISQUIJADA Pues bienanciano¿aquí que te detiene? BLOMBERG Un lazo aquí micorazón anuda; un lazo indestructible: yo soy padre. D. LUIS QUIJADA Lo séBlomberg; tu hija está segura. BLOMBERG No: me es testigo el Cielo que no quise35 al Césarbuen Quijadahacer injuria. Mas quiero verlesuplicarle quiereque devuelva mi hija a mi ternura. A los remotos climas donde partoyo sé queella seguirme no rehúsa: 40 si la tengo conmigolos vaivenes podré olvidar demi fatal fortuna; y tranquilo esperar que de mis días el plazobreve yasushoras cumpla. D. LUIS QUIJADA Si ver al César conseguísaun dudo 45 quealcancéis esa gracia. BLOMBERG ¿Y quéno es justa? D. LUIS QUIJADA No séBlomberg; ni presagiar conviene lo que tal vez el mismo César duda. Resueltoestáis a verle: aquí esperadlela inmunidad del sitio os asegura; 50 él soloes dueño aquí de vuestra vida. Si en mí en dejaros esperar hay culpanoquiero examinar: duéleme el veros: más que mi riesgo puede vuestra angustia.BLOMBERG ¡Cuánta bondad! D. LUIS QUIJADA Soy noble y castellano. 55 Elherético error que se os imputa detesto; y con mi lanza y con mi espadaperseguiré a los vuestros en la lucha: mas no de un infelice a mí me cumpleaumentar implacable la amargura. 60 BLOMBERG Todos a un Dios servimosalungido... D. LUIS QUIJADA ¡Hijo de Belial! ¿Por qué pronuncias un nombre queblasfemas? Bastabasta: teme que el celo por la fe que injuriashaciendo queme olvide de tus canas 65 me haga acordar tan solo de tus culpas. EscenaII DICHOS y un PORTERO del palacio con un pliego. PORTEROSeñor de Villagarcíaeste pliego trajo un posta. (Dándoselo.) D. LUISQUIJADA (Mirando el sobre.) Al César va dirigido. (Al PORTERO.)Está bien. PORTERO Dice que importa 70 la brevedad. D. LUIS QUIJADA Buenoestá. Escena III DICHOSmenos el PORTERO. D. LUIS QUIJADASu majestad sabrá ahoraBlombergque aquí le esperáis; y por si el verle seos lograquiero daros un consejo 75 que no esté quizá de sobra. Es el Césarmuy cristianoponed freno en vuestra boca: olvidad que sois hereje siquiera poruna hora; 80 y andad con él muy humildeque es como Diosque se goza enperdonar al que ruega; y al soberbio le abandona. (Se dirige a la cámara delemperador: éste sale de ella.) Escena IV El EMPERADOR.BLOMBERG. QUIJADA. EMPERADOR D. CARLOS V (A QUIJADA.) Tantotardáis en venir 85 que es fuerza que os busque yo. D. LUIS QUIJADA (Saludando.)Este pliego que llegó. (Dáselo.) (Aparte.) Yo no sé comodecir... EMPERADOR D. CARLOS V (Sin abrir el pliego.) ¿Con quiénestabais hablando? D. LUIS QUIJADA Este anciano me rogaba... 90 EMPERADOR D.CARLOS V (Reparando el BLOMBERG.) ¿Él era quien os hablaba? Lodudo y lo estoy mirando. BLOMBERG (Arrodillándose.) Vuestra majestadperdoneseñora mi loco arrojo. EMPERADOR D. CARLOS V (Volviéndole laespalda.) Bien poco teméis mi enojo: 95 pues temblad que me abandone...BLOMBERG ¡Ah!no señorno haréis talque aunque no en lo poderosotampocoen lo generoso reconocéis vos igual. 100 Os vengo a buscar a vosaunque séque os ofendíconfiado vengosícomo pudiera ante Dios. EMPERADOR D. CARLOSV Dios es justo. BLOMBERG Y es clemente. 105 EMPERADOR D. CARLOS V ¿En finaquí qué buscáis? BLOMBERG Os suplico que me oigáis un instante solamente.EMPERADOR D. CARLOS V ¿Y qué podréis vos decirme que a disculparos alcance110 de venir a todo trance tan osado a perseguirme? PretendéisBlombergqueos crea: imploráis mi compasión: ¡y en prueba de sumisión 115 os venísdonde yo os vea! ¿Olvidáis que desterrado os mandé salir de aquí? ¡Así mepagáisasíel haberos perdonado! 120 BLOMBERG Dueñoseñorde mi suerteos hizo el Cielo en verdad: escuchadme por piedady después dadme la muerte.EMPERADOR D. CARLOS V (Sentándose.) Y bien decid: pero breve125 yhablad por la vez postrera. BLOMBERG ¡Ah! Que la tumba siquiera ese consuelo melleve. EMPERADOR D. CARLOS V Decidpuesque ya os escucho. BLOMBERG (Señalandoa QUIJADA.) A vosseñorsolamente... 130 EMPERADOR D. CARLOS V (AQUIJADA.) Dejadnos. (A BLOMBERG.) Di brevemente. (AQUIJADA.) No os tardéisQuijadamucho. Escena V ElEMPERADOR. BLOMBERG. BLOMBERG (Breve pausa. Haciendo un esfuerzo.) No haypara el nobleseñorhonradobuenoy lealuna herida más fatal 135 que laque toca al honor: lo confieso con dolorpero sin honra me veo: de recobrarlael deseo aquí me mueve a venir; 140 si no la alcanzomorir a vuestras plantaspreveo. Soy noblebien lo sabéis: soldado fui cuando mozobajo el casconació el bozo 145 donde aquestas canas veisno creo lo que creéis; si es unerror mi creenciaengañome la conciencia: por ella proscrito estoy150 yfuera cenizas hoya no ser vuestra clemencia. A la voluntad de Dios resignadome someto; y si mi honor os prometo 155 no oyerais mis quejas vos.

(El EMPERADOR hace un gesto de impaciencia.)

Voy a acabar: a los dos la brevedad nos conviene; y másseñoral quetiene que tocar su propia herida160 al que de vos muerte o vida a recibir sepreviene. Mujer tuvehonrada y bellael señor se la llevó; y una hija medejó 165 nacida en menguada estrella. EMPERADOR D. CARLOS V No tienes quehablarme de ella que la conozco muy bien. BLOMBERG Dejela honrada tambiéncuando el destino enemigo 170 a partirme... EMPERADOR D. CARLOS V Bastadigo:la lengua osada detén. BLOMBERG Imponiéndome silencioconfirmáis midesventura; todavía os reverencio. 175 A no tocar me sentencio lo que vosqueréis callarvuestro agravio a perdonar... EMPERADOR D. CARLOS V ¿Perdón amí! BLOMBERG Sí señor; porque hay un Dios vengador 180 a quien cuenta habéisde dar; y estas canas a sus ojos valen por vuestra corona; y la espada que osabona no os libra de sus enojos. 185 Estos caducos despojos librad del pesadoyugoentregadlos al verdugo... EMPERADOR D. CARLOS V Vos acabar pretendéis conla paciencia que veis 190 que al Cielo darme le plugo. Concluyamos de una vez:¿qué solicitasanciano? Depón el lenguaje vano: olvida ya tu altivez. 195 Siluchasno es tuyo el prez; podrás alcanzar rogando: de seguir amenazandotalvez mi saña despiertey me acuerde que soy fuerte 200 y que me estánprovocando. BLOMBERG Un padre os pide su hija. EMPERADOR D. CARLOS V Marcha acumplir tu destierro: obedecero un encierro. BLOMBERG ¿Dejaismeseñorqueelija? 205 EMPERADOR D. CARLOS V (Aparte conmovido.) ¡Que así su dolorme aflija! BLOMBERG Haced de mí vuestro gusto: dándome muerte sois justoydesterrándome asíconserváis un hombre en mí 210 que os ha de acusar deinjusto. Mas nono seréis tan duro: no así a un padre afligiréisquetambién hijos tenéisy los amáises seguro. 215 Devolvédmela: yo os juroqueolvidando lo pasadono seréis de nadie amadocomo de mígran señor.EMPERADOR D. CARLOS V (Enternecido.) Moderad ese dolor 220 que me tienetraspasado. A sermeBlombergposible no os marcharais descontento; perodecíroslo sientodaros gusto es imposible. 225 BLOMBERG Palabraseñorterrible. EMPERADOR D. CARLOS V Pero ciertapobre anciano. Creedlo: no está enmi mano volveros esa mujer. BLOMBERG ¡No alcanza vuestro poder 230 y soisdueño y soberano...! EMPERADOR D. CARLOS V VosBlombergsois protestante: pordichaBárbarano: para no dárosla yoaquesta es razón bastante. 235

(BLOMBERG va a hablarel EMPERADOR se loimpide.)

Oídme aúnun instante que la ermita no olvidé y he de premiarosa feloque en aquella ocasión hicisteisque en conclusión240 muy grande serviciofue. Bárbara está en un convento de todo insulto al abrigo: a Dios pongo portestigo que yo sacarla no intento. 245 Sé que os han dichoy lo siento... másvale no repetirlo. A nadie habéis de decirlovuestra hija está inocente; talvez podréis brevemente 250 de su misma boca oírlo. (Vase el EMPERADOR asu cámara. BLOMBERG abismado en sus pensamientos.) Escena VIBLOMBERG. Después QUIJADA. BLOMBERG ¿Qué extraño misterio encierracuanto acaba de decirme? ¿Si los celos de Roberto (¡infeliz!en hierrosgime)255 le engañaron?... Si tal vez... ¿Mis conjeturas qué sirven? Mihijapues que de verla la esperanza me permitenpuede sola de este arcano 260el misterio descubrirme. (Sale.) D. LUIS QUIJADA ¿Y bien? ¿Hablasteisal César? ¿Su majestad qué decide? BLOMBERG Aquí esperar me mandó lo queresolver se digne. 265 D. LUIS QUIJADA Muy pocas veces es vano con el Césarruego humilde: esperad con confianzaque si enojado es terrible es blando comola cera 270 al llanto del infelice. Algunas veces de más y desengaños recibe:mas los olvida muy presto y su exceso no corrige. 275 BLOMBERG No es esta la vezprimera que a mí su bondad insigne en la tormenta que corro de amparo y puertome sirve; y ya que de otra manera 280 pagarla no me es posiblemi gratitudoslo jurodurará mientras respire. D. LUIS QUIJADA Así cumple el hombre honradoque beneficios recibe. 285 BLOMBERG Vos al César buscaréisserá bien que meretire. D. LUIS QUIJADA Mirad que solo en palacio seguro un proscrito vive.BLOMBERG No temáisseñor Quijada290 que el proscrito se deslice. D. LUISQUIJADA No os ofendáis: en pro vuestra mi consejo se repite. BLOMBERG Os digoque lo agradezco; y no hay miedo que lo olvide. 295 Escena VII D.LUIS QUIJADA Orgullosa es esta gente que al falso Lutero sirve: al yugo de malagana el erguido cuello rinde. El César con su clemencia 300 los alienta y losengríe: si hiciera lo que en Españaanduvieran más humildes; a feque deltribunal del santo oficio no ríen. 305 Escena VIII ElEMPERADOR con un pliego abierto en la mano. QUIJADA. EMPERADOR D. CARLOSV Haced que el mejor caballo de los míos os ensillen; y partid a rienda sueltaal monasterio en que viven Blanca y Bárbara. ¿Entendéis? 310 Cercana unachoza humilde hallaréis de unos pastores: les daréis dos mil florines; yrecogeréis un niño que es fuerza que se bautice 315 con secreto. D. LUISQUIJADA ¿Y con cual nombre? EMPERADOR D. CARLOS V El de Juan. Cuenta que osdije que ha de ser con gran secreto. D. LUIS QUIJADA ¿Y queréis que seapellide...? EMPERADOR D. CARLOS V Podéis ponerle...Quijada: 320 que aunque esapellido insignetal vez un día le trueque por otro que más estime. D. LUISQUIJADA ¿Y dónde mandáisseñorque a su alteza se retire? 325EMPERADOR D. CARLOS V (Sonriéndose.) Los Quijadasaunque noblesno sési alteza reciben. (QUIJADA saluda.) Ese niño en un lugarpor cuenta vuestra se críe: más tarde yo dispondré. 330 Partid ya. D. LUISQUIJADA ¿Don Juan dijisteis; y por apellido el mío? EMPERADOR D. CARLOS V Asíes. D. LUIS QUIJADA (Arrodíllase.) Pues permitidme que fiel os bese lospies quien tanta merced recibe. 335 EMPERADOR D. CARLOS V (Levantándole concariño.) ¿A quiénsino a vosqueréis que mi tesoro confíe? D. LUISQUIJADA Mientras viviere Quijadaél será quien le vigile. EMPERADOR D. CARLOSV Andad: no perdáis el tiempo340 que aún no es cristiano. D. LUIS QUIJADA Yaos sirve mi obediencia. EMPERADOR D. CARLOS V A DiosQuijada; el Cielo propicioos guíe.

(El EMPERADOR se sienta. BÁRBARA aparece en lapuerta al salir QUIJADA. Éste asombrado. Ella confusa.)

D. LUIS QUIJADA ¡Qué es lo que miran mis ojos! Me parece un imposible. (Vase.)345 Escena IX El EMPERADOR. BÁRBARA con manto.BÁRBARA BLOMBERG (Aparte.) Ya estoy en su presencia: lo anhelaba; ytiemblo ahora provocar su enojo.

(Va a ponerse de rodillas ante el EMPERADOR.)

Señor: a vuestras plantas... EMPERADOR D. CARLOS V (Sorprendido y condisgusto.) ¡Es posible! ¿Pues vos en Ratisbonaa qué... BÁRBARABLOMBERG Conozco... EMPERADOR D. CARLOS V Mi sobrada indulgencia; y yo osprometo350 de hoy másponer a mis bondades coto. ¡Venís sin duda conperjurio infameen un instante de arrebato loco a destruir a Blanca; y misecreto a revelar y mi flaqueza a todos! 355 Os engañáisseñora: duro frenosabré poner al temerario arrojo. Aún os queda un instante: aprovechadlo:volved al monasterio prestoo voto... BÁRBARA BLOMBERG ¡Ahno juréisseñorsin escucharme! 360 Un sólo instante de piedad imploro... EMPERADOR D.CARLOS V ¿Piedad podéis pedir? ¿Por quienseñora? Si es vuestro padre:bienyo le perdono; pero marchad y presto: sin que os vean; que si os llegan aver ya no respondo 365 de mi propio furor. Ya os habrán visto tal vez ciencortesanos. BÁRBARA BLOMBERG Uno sólo. EMPERADOR D. CARLOS V ¿Y dónde?BÁRBARA BLOMBERG Aquí. EMPERADOR D. CARLOS V ¿Quién era? BÁRBARA BLOMBERGFue Quijada. EMPERADOR D. CARLOS V ¡Ah! Quien se fía en la mujer es loco.BÁRBARA BLOMBERG No lo creáisseñor: vuestro secreto 370 guardado está delpecho en lo más hondo. A nadiea nadie reveló mi labio lo que juré callar:fiel a mi voto ni al amanteseñorni al padre anciano otra disculpa he dadoque mi lloro. 375 EMPERADOR D. CARLOS V ¿Y qué importó callar si se publicami secreto con veros? BÁRBARA BLOMBERG Yo os respondo que nadie más me vio...EMPERADOR D. CARLOS V Si os escuchara probarais que son ciegos aquí todos.Marchadtorno a deciral monasterio: 380 no más os vuelva a ver ante misojos. BÁRBARA BLOMBERG Pluguiera a Dios que nunca me mirasen en momento fatal ami reposo. EMPERADOR D. CARLOS V ¿Os olvidáisseñora...? BÁRBARA BLOMBERGNo me olvido que hablando estoy con quien ocupa un trono: 385 ¿mas qué puedetemer de vuestra saña quien de sus males ha llegado al colmo? Objeto soy delodio de mi padrey de su ilustre sangre soy desdoro: un amante teníaleadoraba... 390 Y le perdí también. ¿Qué miro en torno? Orfandad y vergüenzaen lo presente: en lo futuro... un nombre ignominioso. EMPERADOR D. CARLOS V (Reprimiéndose.)Pésame del dolor en que os contemplo; y en gracia del la cólera os perdono.395 Mas yaBárbaraes tarde: a vuestros males remedio en lo posible noconozco. Perdón a vuestro padre he concedido; cuanto alcance el poder y compreel oro eso por vos haré; mas idos presto. 400 BÁRBARA BLOMBERG Sin una graciano. EMPERADOR D. CARLOS V Pedidla pronto. Perder a Blanca sin provecho algunofruto amargo será de vuestro arrojo. BÁRBARA BLOMBERG Tuve un amante yo...EMPERADOR D. CARLOS V Me lo habéis dicho. BÁRBARA BLOMBERG Valientefielconstantegeneroso: 405 yo eraseñorel alma de su vida; nadie jamás amócomo nosotros. EMPERADOR D. CARLOS V ¿Qué tenéis que pedirme? Si vinieran...BÁRBARA BLOMBERG Los altos juicios de aquel Dios que adoro quisieronquecegando el desdichado 410 cediese de Lutero al torpe dolo; y mi padre también.Desde aquel día el llanto no se aparta de mis ojos. EMPERADOR D. CARLOS V¡También hereje! ¿Y vos...? BÁRBARA BLOMBERG ¡Yo!nuncanunca; que Diosme ha protegido en mi abandono. 415 EMPERADOR D. CARLOS V Pero en finesagracia. Brevemente. BÁRBARA BLOMBERG ¿Aún no me comprendéis? Ciegocelosode vos mi amanteno en su furia insana el claro brillo respetó del trono; yosó atentar... inútil es que acabe: 420 sabéis quien es mi amante y no lenombro. EMPERADOR D. CARLOS V ¡Roberto! ¿Ese bandido a quien dos veces debiómi saña convertir en polvo? BÁRBARA BLOMBERG Sí señor; y su gracia...EMPERADOR D. CARLOS V Al que combate mi poder como buenole perdono; 425 mas noal malvado que a mi vida atenta con oculto puñal con torpe modo. Olvidar a esemísero os conviene: no fuera un asesinohonrado esposo. BÁRBARA BLOMBERG Soycatólica yo: no puede serlo. 430 Mas perdonadseñor... EMPERADOR D. CARLOS VNunca a ese monstruo. BÁRBARA BLOMBERG ¡Morir en un suplicio!... Perdonadle:vivay que vaya a climas tan remotos que no podáis temer... EMPERADOR D.CARLOS V ¿Qué estáis diciendo? Apenas sé si temo al Dios que adoro. 435 Élme perdone: que no sé que digo. Su vida piden la justiciael trono: untribunal le juzga. BÁRBARA BLOMBERG Y le condena. EMPERADOR D. CARLOS V Dios aljuzgarle mírele piadoso. BÁRBARA BLOMBERG No olvidaréis que soy una infelice440 que por vos ha perdido hasta el decoro; que puedo hablar y callo; queinocente sufro la pena que debieran otros. Que a mi padre tal vez debéis lavida... EMPERADOR D. CARLOS V Mil veces ya me lo dijisteis todo. 445 BÁRBARABLOMBERG Y otras mil lo diré. Y el sin ventura a quien airado apellidasteismonstruopor mí su crimen cometiócreyendo que fui perjura a mis primerosvotos. Vos al abismo le lleváis... ¿qué digo? 450 Yo no os quiero injuriar.Sed generoso. Por el tierno querer de vuestra madre... (Arrodillándose.)Mirada vuestras plantas ya me postro: así del tierno infante que os dio elCielo... EMPERADOR D. CARLOS V (Levantándola.) Calladseñora. BÁRBARABLOMBERG Por su vida imploro 455 una vida también¡por vuestro hijo!EMPERADOR D. CARLOS V Callad. BÁRBARA BLOMBERG ¿La concedéis? EMPERADOR D.CARLOS V Síle perdono: que por la vida del diera la mía. Mas escuchad lacondición que pongo:

(Breve pausa. Después resuelto.)

Entrad en esa cámaraseñora460 en breve os buscarésabreislo todo. (BÁRBARAentra en la cámara del Emperador. Éste cierra y se dirige a la puerta delforo.) Escena X El EMPERADOR. Un PORTERO queno habla. EMPERADOR D. CARLOS V ¡Ola! Pronto acudid. (Sale elPORTERO.) Venga ese anciano que esperándome está: téngase pronto elcabo de mi guarda con su gente a recibir mis órdenes. Vos solo 465 vendréis arecibirlassi llamare: y nadie más. Que me entendéis supongo. Marchad.

(Vase el PORTEROel EMPERADOR se sienta yescribe.)

¡Por vida suya quién se niega! Conceder lo que pide es ya forzoso.

(El EMPERADOR acaba de escribir y cierra el pliego.)

Escena XI El EMPERADOR. BLOMBERG. El PORTERO. EMPERADORD. CARLOS V (Dándole el pliego al PORTERO.) Este dad al de miguarda; 470 y cuenta con lo que os dije.

(Vase al PORTERO.)

(A BLOMBERG.) ¿HoraBlombergqué os aflige? ¿Es mi promesaque tarda? Sabed que nunca faltó lo que una vez prometí. 475 BLOMBERG De queno suceda así ningún temor me asaltó. EMPERADOR D. CARLOS V Pláceme talconfianzaque he de pagar con usura. BLOMBERG Daréis fin a mi amargura. 480EMPERADOR D. CARLOS V Voy a cumplir tu esperanza. Soldadosi no me engañodijiste que cuando mozo... BLOMBERG En recordarlo me gozo. EMPERADOR D. CARLOS VEntonces no temo daño. 485

(Saca la espada con su vaina del cinturón y presenta el puñoa BLOMBERG.)

Jura en la cruz de esta espada...

(Retira la espada y la deja sobre la mesa.)

(Aparte.) La cruz a un hereje es vano: con que la toque su mano la tengopor profanada. (A BLOMBERG.) Tu palabra has de empeñarme 490 a fede noble y guerrerocomo honrado y caballero de mi secreto guardarme. BLOMBERG (Conla mano sobre el corazón.) Como bueno lo prometo. EMPERADOR D. CARLOS V (Alargandosu mano.) La mano. BLOMBERG Tomadseñor. 495 EMPERADOR D. CARLOS VDepositaré en tu honor la guarda de mi secreto. (Suéltale la mano.)Está Bárbara inocente: culpada se confesó; el porqué me lo sé yo500 ellay otra solamente. Alta virtud la dirige: esto baste revelar. Lo que yo debocallar fácilmente se colige. 505 BLOMBERG Bien haya quien así labra de lossuyos la ventura. Mas ¿qué prueba de que es pura? EMPERADOR D. CARLOS V Una ysobra: mi palabra. BLOMBERG Y yo me doy por contento 510 aunque esseñorcosaextraña. EMPERADOR D. CARLOS V Veré si te desengaña aquesta prueba entreciento

(Dándole el pliego que conserva abierto en la mano.)

que pues de mí te has fiado no he de quedarme yo atrás. 515 BLOMBERG (Aun ladomirando al pliego.) No lo creyera jamás a no verlo aquíestampado; pues es su letra: no hay duda es de Blanca este papel. (Leyendo.)«Tenéis un hijo.» (Representa.) ¡La infiel! 520 ¡Y conBárbara se escuda! (Leyendo.) «Tenéis un hijoseñor: nuncaha de ver a su madre: recordad que sois su padre; y que me cuestael honor.» 525 (Representa.) Sin firma... mas de su mano escritoestá: no hay dudar...

(Devolviendo el pliego al EMPERADOR y besándole lamano.)

Gran señor... EMPERADOR D. CARLOS V ¿Sabrás callar? BLOMBERG Lo prometo.EMPERADOR D. CARLOS V Esperaanciano. (El EMPERADOR va a su cámara ysaca a BÁRBARA de la mano.) Escena XII ElEMPERADOR. BÁRBARA. BLOMBERG. BÁRBARA BLOMBERG ¡Padre mío! ¡Qué ventura!530 BLOMBERG (Abrazándola.) ¡Hija del alma! ¡Hija mía! EMPERADOR D.CARLOS V (Aparte.) Ya sus penas olvidaron. BLOMBERG Al autor de nuestradichavenle daremos las gracias. (BÁRBARA quiere arrodillarse.)EMPERADOR D. CARLOS V (Impidiéndoselo.) Aún mis promesas cumplidas 535no estánseñora: más tarde... BÁRBARA BLOMBERG (Insistiendo.) ¡Ahseñor! EMPERADOR D. CARLOS V Ya estáis prolija. (Rumor de pasos.) (Aparte.)Ya están aquí: no descanso si este asunto no termina. Escena XIIIEl EMPERADOR. BÁRBARA. BLOMBERG. ROBERTO. (El último sin armaspálidoy pudiendo apenas sostenerseconducido por la guardia que se retira auna seña del EMPERADOR.) ROBERTO (Viendo a los tres separa lavistay para sostenerse se apoya en el respaldo del sillón del emperador.)¡Prostitución infame! ¡Incomprensible! 540 BLOMBERG ¡Él aquíjusto Dios!BÁRBARA BLOMBERG ¡Cómo! ¡Roberto! EMPERADOR D. CARLOS V ¿Sois voselcampeón del regicidio? ¿Aquel que abriga el colosal intento de trastornar consu pujante brazo en solo un punto religión e imperio? 545 ¿Sois vos? ¿Tanabatido? ¿Tan sin lengua? ¡Vive Dios que lo miro y no lo creo! ROBERTO¿Piensas tener la víctima segura...! De otra manera lo ha ordenado el Cielo.BÁRBARA BLOMBERG (Intentando tomarle la mano que él retira.) Teengañas: tu perdón me ha concedido. 550 ROBERTO (Sin mirarla.) Yo superdón no he menesterni quiero. BLOMBERG (Al EMPERADOR.) No leescuchéisseñoren su extravío. EMPERADOR D. CARLOS V Ya le conozco bien yle desprecio. A perdonarle no por él me allano; sino por vuestra hija. ROBERTO (ABLOMBERG.) ¿A tal extravío 555 llegaBlomberg tu infamia que esoescuchas? BÁRBARA BLOMBERG (A ROBERTO.) Ten de mí compasión:guarda silencio. EMPERADOR D. CARLOS V (A BÁRBARA.) Dejadlehablar que me hallará impasible. (A ROBERTO.) Escúchame: deBárbara a los ruegos concedí tu perdón. Morir debías 560 hoy a la vistaaquí de todo un pueblo: tu cabezadel cuerpo separadasirvieraacasoaalgunos de escarmiento. Pero quiero que vivas: ya estás libre; y aquí puedesvivirno te destierro565 que el que ha osado atentar contra mi vida no ha depensarpor Cristoque le temo. ROBERTO (Desfallecido y con amargura.)¡Ya no soy yo temible? EMPERADOR D. CARLOS V Como nunca lo has sido para mí:tenlo por cierto. Mas he de hacer: y no por ti: por ella570 que debo a suvirtud un alto premio; que es decirte que es Bárbara inocentey cuando yo lodigosobracreo.

(ROBERTOmoribundose arroja en el sillón delemperador. BÁRBARA y BLOMBERG se le acercan. El EMPERADOR locontempla con lástima.)

¡Ah! Si fuera verdad... fatal destino! BÁRBARA BLOMBERG ¡Sí; que esverdad te juromi Roberto! 575 BLOMBERG (A ROBERTO.) Yo lo jurotambién; y soy su padre. ROBERTO Calladcallad¡se da mayor tormento!EMPERADOR D. CARLOS V (Conmovido y con dignidad.) También lo juro yo.Propios y extraños saben que más que reysoy caballero. ROBERTO (Conmovido.)Y yo tambiénque al cabo me has vencido 580 en nobleza y valor: te loconfieso; y tengo a esta infeliz por inocenteaunque el cómo en verdad no locomprendo; pero nací a penar¡tarde se ha roto de mi funesta ceguedad elvelo! 585 BÁRBARA BLOMBERG ¡Ahnunca es tardenunca! ROBERTO ¿Me perdonas?¡Eso puede endulzar estos momentos de mi horrible agonía! ¿Qué me dices?ROBERTO (Con desesperación.) Corre en mis venas matador veneno. BÁRBARABLOMBERG ¡Piedad de mí! BLOMBERG ¡Qué horror! EMPERADOR D. CARLOS V ¡Unsuicidio! 590 ROBERTO Pendiente la cuchilla sobre el cuello quise evitar elgolpe... EMPERADOR D. CARLOS V A Dios implora: tiembla el castigo que te esperaeterno. ROBERTO Dame tu manoEmperador. Venciste.

(El EMPERADOR se la daél la estrecha.)

Siento morirporque pagar no puedo 595 tu generoso proceder conmigo. AdiósBárbaraadiós: ruégale al Cielo que perdone mi crimen. Y túancianotubendición me da. ¡Gran Dios! ¡Fallezco!

(ROBERTO expira. Cuadro.)

EMPERADOR D. CARLOS V ¿Sin tu auxilioSeñorqué son del hombre 600 elvalor y el saber? Son humo y viento. FIN




Google