Readme.it in English  home page
Readme.it in Italiano  pagina iniziale
readme.it by logo SoftwareHouse.it

Ebook in formato Kindle (mobi) - Kindle File Ebook (mobi)

Formato per Iphone, Ipad e Ebook (epub) - Ipad, Iphone and Ebook reader format (epub)

Versione ebook di Readme.it powered by Softwarehouse.it


Para vencerquerer

Comedia original en cuatro actos

José María Díaz


 


A DOÑA MATILDE DÍEZ Y A DON JULIÁN ROMEA.

Su amigo y apasionado

J. M. DÍAZ


Esta obra es propiedad del CÍRCULO LITERARIO COMERCIALque perseguirá antela ley al que sin su permiso la reimprimavaríe el títuloo represente enalgún teatro del reinoo en alguna sociedad de las formadas por accionessuscricioneso cualquiera otra contribución pecuniariasea cual fuere sudenominacióncon arreglo a lo prevenido en las Reales órdenes de 8 de abrilde 8394 de marzo de 1844y 5 de mayo de 1847relativas a la propiedad deobras dramáticas.

Se considerarán reimpresos furtivamente todos los ejemplares que carezcan dela contraseña reservada que se estampará en cada uno de los legítimos.


 

PERSONAJES

ACTORES

   
 

INÉS

DOÑA MATILDE DÍEZ

 

BEATRIZ

DOÑA JOSEFA PALMA

 

ALFREDO

DON JULIÁN ROMEA

 

VIZCONDE

DON FLORENCIO ROMEA

 

GENERAL

DON ANTONIO DE GUZMÁN

 

ARTURO

DOÑA JOSEFA NORIEGA

 

LUIS

DON ANTONIO LOZANO

 

MANRIQUE

DON M. SOTOMAYOR

 

BLAS

DON N. CABELLO

 

AMBROSIO

DON J. GASPAR



 

 

Acto primero

Gabinete amueblado con elegancia: dos veladores; chimenea;puerta a la izquierda; puerta en el fondo; periódicos sobre uno de losveladores.


Escena I

   

INÉS. El GENERAL. El VIZCONDE. ALFREDO. El GENERALda el brazo a INÉS.

   
    

GENERAL

 

¡Soberbioquerida Inés!

 

VIZCONDE

 

¡Buen café!...

 

GENERAL

 

¡Mejor comida!...

 

ALFREDO

 

Pasamos tal cual la vida...

 

GENERAL

 

¡Gran cocinero!

 

VIZCONDE

 

Lo es...

 

INÉS

 

La duquesita del Huerto

5

  

le despidió: vino a mí

 
  

y al punto le recibí.

 

GENERAL

 

Me ha dado un buen rato...

 

VIZCONDE

 

Cierto.

 

GENERAL

 

¿Qué dice usted?

 

VIZCONDE

 

Corroboro

 
  

lo del buen rato...

 

GENERAL

 

¡Qué vista

10

  

la de la mesa!... ¡Un artista

 
  

de esa especie es un tesoro!

 

VIZCONDE

 

No le elogia usted bastante...

 
  

y después aquel primor

 
  

de Inés...

15

GENERAL

 

(Aparte.)

 
  

¿De Inés? Puesseñor

 
  

no me gusta este danzante.

 

ALFREDO

 

(Al GENERAL.)

 
  

Se me figura que aún

 
  

conserva usted la afición

 
  

antigua...

 

GENERAL

 

¿Un poco tragón?...

20

INÉS

 

¿No más que un poco?

 

GENERAL

 

Según...

 
  

no siempre hay hambre.

 

INÉS

 

Así es.

 

GENERAL

 

Sobrio me hallarán las gentes

 
  

con tal de que tú te sientes

 
  

junto a míquerida Inés.

25

INÉS

 

¿Flores a mí?

 

GENERAL

 

La verdad.

 

INÉS

 

Graciastío.

 

GENERAL

 

No te acostumbres.

 
  

rica florque algunos hombres

 
  

codician por vanidad.

 

ALFREDO

 

¿Sabe usted que no le he visto

30

  

jamás de tan buen humor?

 
  

Que a ser celoso...

 

GENERAL

 

¡El amor

 
  

se me olvidó vive Cristo!

 
  

Pero no porque yo olvide

 
  

lo que es forzoso olvidar

35

  

dejo de ver que un altar

 
  

tan cándida imagen pide.

 
  

¡Me gustas mucho!

 

VIZCONDE

 

Y a mí...

 

ALFREDO

 

Está usted fuerte...

 

GENERAL

 

Eso es hoy:

 
  

me olvido de lo que soy

40

  

recordando lo que fui:

 
  

que a mi edadlo regular

 
  

lo que hacen al cabo todos

 
  

es vivir de varios modos

 
  

dando gusto al paladar.

45

INÉS

 

¡Pues si no ha cumplido usté

 
  

cincuenta y seis!...

 

VIZCONDE

 

Ni soñado

 
  

cumplirlos.

 

GENERAL

 

Se ha equivocado:

 
  

treinta años en cada pie

 
  

y un pico: mas no me quejo

50

  

que también a nuestra edad

 
  

se tiene felicidad

 
  

y gozo aunque soy ya viejo.

 

INÉS

 

¿De veras?

 

GENERAL

 

Oye sobrina:

 
  

dos senderos a la vez

55

  

francos dejan a la vejez

 
  

la omnipotencia divina

 
  

El uno de movedizo

 
  

cimientolleno de atrancos

 
  

de zarzas y de barrancos

60

  

quebrado y resbaladizo:

 
  

senda difícil que huella

 
  

el hombreInéssin notar

 
  

que en su marcha ha de dejar

 
  

pedazos de su honra en ella:

65

  

el mundo en su comezón

 
  

de dar a las cosas nombre

 
  

le ha dado el que halaga al hombre

 
  

por lo pomposo... «ambición.»

 
  

En tal vereda es delirio

70

  

pensar encontrarme a mí;

 
  

jamás partidario fui

 
  

de la palma del martirio.

 

INÉS

 

¿Y el otro camino?

 

GENERAL

 

Es llano

 
  

y tan sabroso de andar

75

  

como agradable tocar

 
  

la blanca piel de tu mano.

 
  

Consistey a Dios bendigo

 
  

pues tanto bien me otorgó

 
  

en vivir cual vivo yo.

80

INÉS

 

Prosiga usted...

 

GENERAL

 

Ya prosigo.

 

INÉS

 

(Sentándose al lado del GENERAL.)

 
  

Vizcondeatención.

 

GENERAL

 

Del día

 
  

la luz primera me aburre;

 
  

ni por capricho me ocurre

 
  

saludar la aurora fría:

85

  

dejo mi cama a las diez

 
  

y siempre me afeito yo

 
  

pues nunca me enharinó

 
  

ningún rapador soez;

 
  

en seguida me aderezo

90

  

que en el mozo y el anciano

 
  

andar muy limpio es muy sano;

 
  

después oigo misa y rezo.

 

VIZCONDE

 

Exordio de buen agüero

 
  

y de eclesiástico aliño.

95

GENERAL

 

¿Qué quiere usted? Desde niño

 
  

he honrado a Dios lo primero.

 
  

Vuelvo a casa y ya me espera

 
  

dentro de mi gabinete

 
  

el matutino banquete

100

  

blasón de mi cocinera;

 
  

moza de tal condición

 
  

por lo entendida y discreta

 
  

que no la vio más completa

 
  

en su Vizcaya el Nervión.

105

  

Un biftec con sus arreos

 
  

un frito y algún asado

 
  

que entre bocado y bocado

 
  

sazono yo con Burdeos;

 
  

pasasalmendras y tal

110

  

cual dulce de buen sabor

 
  

con su taza del mejor

 
  

café por lo estomacal...

 
  

todo estoquerida Inés

 
  

me sirve en mi partición

115

  

del tiempode introducción

 
  

al día.

 

INÉS

 

Tío¿y después?

 

GENERAL

 

Después con paz octaviana

 
  

sobre cojines de pluma

 
  

el paladar me perfuma

120

  

rico imperial de la Habana

 
  

y en élsin que se alborote

 
  

la pulcritud de mi casa

 
  

me cebohasta que me abrasa

 
  

con su candela el bigote.

125

  

Mi coche espera en la calle

 
  

entro en él muy arropado

 
  

que hay dolores de costado

 
  

y es bueno embozar el talle.

 
  

Hago una visita o dos

130

  

y al dar el reloj las tres

 
  

me voy al SenadoInés...

 
  

¡téngamelo en cuenta Dios!

 
  

Me informo allí del asunto

 
  

de que se tratame afano...

135

  

al uno le doy la mano.

 
  

al otro le hablo y pregunto

 
  

como aquél a quien importa

 
  

sabersi de los ministros

 
  

en los áulicos registros

140

  

es larga la vida o corta;

 
  

mas no bien a estos señores

 
  

les cuadra o se les antoja

 
  

tomar la negra y la roja

 
  

banqueta a los senadores

145

  

yo también voy diligente

 
  

y tomo asiento... de brazo

 
  

al son del campanillazo

 
  

que es la voz del presidente;

 
  

y allí me aguanto y acoto

150

  

la voz de la mayoría;

 
  

todo gobierno en su día

 
  

puede contar con mi voto.

 

VIZCONDE

 

¡Ministerial!...

 

GENERAL

 

¿Quién lo duda?

 

VIZCONDE

 

¿Por qué?

 

GENERAL

 

Porque mi razón

155

  

me lo dicta.

 

VIZCONDE

 

De telón

 
  

mudemos.

 

GENERAL

 

Cuando se muda

 
  

¿sabe usted lo que vendrá?

 

VIZCONDE

 

No.

 

GENERAL

 

Pues yo tengo memoria;

 
  

pregúntelo usté a la historia

160

  

de Españay se lo dirá;

 
  

y allí verá con dolor

 
  

que esta patria de Cervantes

 
  

va ahora lo mismo que antes.

 

VIZCONDE

 

Si no va mucho peor.

165

GENERAL

 

Yo no he dicho...

 

INÉS

 

Digresiones

 
  

a lo mejor...

 

VIZCONDE

 

Es costumbre

 
  

en quien siquiera vislumbre

 
  

la sala de las sesiones.

 

GENERAL

 

De vuelta a mi casa tomo

170

  

acompañado de tres

 
  

o cuatro amigosInés

 
  

asiento a mi mesa y como.

 
  

Y muy bien; pues aunque viejo

 
  

me encajo tras de la sopa

175

  

de cangrejos una copa

 
  

de Jerez y de lo añejo.

 
  

El salmí para mi olfato

 
  

es ámbar que me sofoca

 
  

Inéscuando el diente toca

180

  

las chochas que hay en el plato;

 
  

ni cosa en el mundo vi

 
  

mejor para el paladar

 
  

que del cantábrico mar

 
  

el buen salmónsi está allí.

185

  

¿Qué aroma al aroma iguala

 
  

que presta al pavo la trufa?

 
  

La americana cotufa

 
  

más tentador no le exhala.

 
  

El faisán que es brava pieza

190

  

la truchael dorado pollo

 
  

de la alcachofa el cogollo

 
  

del jabalí la cabeza...

 
  

¿Y las ostras? Con razón

 
  

las llevaba en paz y en guerra

200

  

a Roma desde Inglaterra

 
  

el mozo del Rubicón.

 
  

¿Qué es ver con alegres ojos

 
  

sobre el mantel y entre flores

 
  

del Plum Bouding los colores

205

  

amarillentos y rojos

 
  

y agotar el que entre bruma

 
  

vino del Rhin se sustenta

 
  

y el champagna que fermenta

 
  

y estalla y brota en espuma?

210

  

Éste es el otro camino

 
  

que a un viejo el cielo otorgó

 
  

vivir como vivo yo;

 
  

comer bienque es desatino

 
  

lo contrario; aunque interpreten

215

  

mal la ley... ¿qué me da a mí?...

 
  

me callo y evito así

 
  

que como carga me fleten.

 
  

Sobrinapara tener

 
  

la vejez sin un pesar

220

  

ni enemistades que odiar

 
  

ni amistad que agradecer.

 

INÉS

 

El fin de la narración

 
  

que usted me ha hechome atrista...

 

VIZCONDE

 

(Aparte.)

 
  

¡El viejo no es egoísta!...

225

GENERAL

 

¿Y por qué?

 

INÉS

 

Mi corazón

 
  

a comprender no se atreve

 
  

cómo usted...

 

GENERAL

 

Me hicieron ducho

 
  

los desengaños; sé mucho

 
  

de este siglo diez y nueve.

230

VIZCONDE

 

Con todode vez en cuando

 
  

yo le hallo a usted en la corte

 
  

y la corte es el resorte

 
  

que la ambición va buscando.

 

INÉS

 

¿De veras?

 

VIZCONDE

 

Yo lo atestiguo

235

  

si usted no quiere.

 

GENERAL

 

No; es verdad:

 
  

allá voypor vanidad

 
  

como un monumento antiguo

 
  

que de la corte al arrullo

 
  

se ve rejuvenecido.

240

VIZCONDE

 

¿De veras?

 
  

(Aparte.)

 
  

Siempre va unido

 
  

al egoísmo el orgullo.

 

INÉS

 

¿Y cuándo usted se nos viene

 
  

con una gran cruz al pecho

 
  

y en los bailesa despecho

245

  

de su opiniónse entretiene

 
  

en buscar una mirada

 
  

del sol que brilla en la corte?

 

GENERAL

 

Sobrinitaotro resorte

 
  

de mi experiencia taimada.

250

  

Busco el solporque sustenta

 
  

siempre el soly es infecundo

 
  

no vivir en este mundo

 

(Se levantan INÉS y el GENERAL.)

   
  

con el sol que más calienta.

 
  

(A ALFREDO que ojea los periódicos.)

 
  

¿Qué haces ahí tan callado?

255

ALFREDO

 

No estoy bueno...

 

GENERAL

 

¿Algo mohíno?...

 
  

(Aparte.)

 
  

Es la mosca del vecino...

 
  

celoso está y de cuidado...

 

VIZCONDE

 

¿La cabeza?

 

ALFREDO

 

Un poco.

 

GENERAL

 

Nada.

 

INÉS

 

(Con ternura.)

 
  

¿Qué tienesAlfredo mío?...

260

VIZCONDE

 

¡Qué egoistón es el tío!...

 

ALFREDO

 

(Con despego.)

 
  

¡Inés!...

 

INÉS

 

¿Te enojas?...

 

ALFREDO

 

Me enfada

 
  

que desatiendas por mí

 
  

a uno y otro convidado.

 

VIZCONDE

 

(Mirando el reloj.)

 
  

Ya es tarde; las ocho han dado.

265

ALFREDO

 

(Con interés fingido: toca la campanilla.)

 
  

¿Tan prontovizconde?...

 

VIZCONDE

 

Sí.

 

(Aparece un lacayo.)

   
  

Ocupaciones...

 

ALFREDO

 

El coche

 
  

del vizconde...

 

VIZCONDE

 

A mi pesar

 
  

voy un amigo a esperar

 
  

que llega esta misma noche.

270

INÉS

 

¿Y quién es?...

 

VIZCONDE

 

Un camarada

 
  

de colegio...

 

INÉS

 

¿Vuelve usté

 
  

sin duda a tomar el té?

 

GENERAL

 

(Aparte y sacando del bolsillo la petaca de los cigarros.)

 
  

La pregunta es escusada...

 
  

¡Y si Dios no lo remedia!...

275

VIZCONDE

 

Generalhasta después.

 

ALFREDO

 

(Dándole la mano.)

 
  

Querido vizconde...

 

VIZCONDE

 

(Saludando.)

 
  

Inés...

 

INÉS

 

¡Cuidado!... A las diez y media.

 
  

(Al GENERAL que saca de la petaca un cigarro puro.)

 
  

¿Qué hace usted?

 

GENERAL

 

Voy a fumar.

 

INÉS

 

En mi gabineteno.

280

GENERAL

 

Me iré de aquí... se acabó.

 

ALFREDO

 

Puede usté en mi cuarto entrar.

 

GENERAL

 

¿Hay chimenea?

 

ALFREDO

 

Y butaca.

 

GENERAL

 

¿Y cigarros?

 

ALFREDO

 

Cazadores

 
  

los hay...

285

GENERAL

 

(Guardando la petaca.)

 
  

Pues si son mejores

 
  

usaré de tu petaca.

 
  

(Entrase por la puerta de la izquierda.)

 
    

Escena II

   

INÉS. ALFREDO.

   
    

ALFREDO

 

Allí está... Se ha incomodado...

 
  

Inés... Inés...

 

INÉS

 

¿Se ha pasado

 
  

de la cabeza el dolor?...

290

ALFREDO

 

No estoy contento.

 

INÉS

 

¡Cuidado

 
  

Alfredo!... Tu mal humor

 
  

por más que yo bondadosa

 
  

contigo seano es cosa

 
  

de que a ese punto le lleves

295

  

porque de dama y de esposa

 
  

guardarme respetos debes.

 

ALFREDO

 

Perdona...

 

INÉS

 

¿Y de qué? El desvío

 
  

que mereció mi ternura

 
  

fue un desaire y de él me río

300

  

que el sonrojo que procura

 
  

debe ser tuyo y no mío.

 

ALFREDO

 

Inésyo hablarte quisiera

 
  

con libertad un instante:

 
  

¿puedes oírme?

 

INÉS

 

¿A qué espera

305

  

tu voluntad?

 

ALFREDO

 

De manera

 
  

que sí te enfada...

 

INÉS

 

Adelante.

 

ALFREDO

 

¿Tomo silla junto a ti?

 

INÉS

 

(Aparte.)

 
  

Me quiere de corazón.

 

ALFREDO

 

(Aparte.)

 
  

¡Qué hermosa está!

 

INÉS

 

(Aparte.)

 
  

¡Ya le oí

310

  

celoso!... deja el sillón...

 
  

los dos cabemos aquí.

 

(ALFREDO toma asiento en el confidente al lado de INÉS.)

   

ALFREDO

 

¡Inésno sabes tú bien

 
  

mis amorosos desvelos

 
  

por ti!

 

INÉS

 

Lo sé.

 

ALFREDO

 

Mi desdén

315

  

provino de que los celos

 
  

me irritan.

 

INÉS

 

Lo sé también.

 

ALFREDO

 

¿Entonces no extrañarás

 
  

lo que hice contigo ha poco?

 

INÉS

 

Ahora lo extraño más...

320

ALFREDO

 

InésInés¡si estoy loco!

 

INÉS

 

¿Por el vizconde quizás?

 

ALFREDO

 

Por el mismo... EscuchaInés...

 
  

que me sobra la razón...

 

INÉS

 

Cuidadoporque después

325

  

si no la tienesperdón

 
  

has de pedir a mis pies.

 

ALFREDO

 

Mimado por la victoria

 
  

El vizconde es de esos hombres

 
  

Inésque cifran su gloria

330

  

en recoger muchos nombres

 
  

de mujer para su historia.

 

INÉS

 

Que brille el mío no espero

 
  

en sus anales.

 

ALFREDO

 

Galán

 
  

riconoble y caballero

335

  

le importa del qué dirán

 
  

lo propio que vale un cero.

 
  

Pues bien; el vizconde pasa

 
  

sin darle un bledo de mí

 
  

la mitad del tiempo aquí;

340

  

y estando tú siempre en casa

 
  

claro es que viene por ti.

 
  

Si vas a un bailepuntual

 
  

él está allíte da el brazo

 
  

y al salir te prende el schal

345

  

sirviendo de seña un lazo

 
  

en noches de carnaval.

 
  

En el prado se desvela

 
  

y hasta ver tu carretela

 
  

y al lado ponerse ufano

350

  

no descansa de la espuela

 
  

su morcillo jerezano.

 
  

El mundo lo ve y se ceba

 
  

en ti con murmuradoras

 
  

maliciassin otra prueba

355

  

que el schalel prado y las horas

 
  

que al lado tuyo se lleva.

 
  

Siendo esto ciertoya ves

 
  

que tanta contemplación

 
  

debe cesar y es razón

360

  

que ceseen provechoInés

 
  

de tu honra y de mi opinión.

 

INÉS

 

¿Hay más?

 

ALFREDO

 

He dicho y escuso

 
  

repetir que es importante

 
  

cortar hoy mismo este abuso.

365

INÉS

 

Silenciopuesun instante

 
  

que la defensa está en uso.

 
  

¡Tú mismoves recordando!...

 
  

me presentaste al vizconde

 
  

por tu amigoenumerando

370

  

sus fincas en no sé donde

 
  

sus triunfos de no sé cuando

 
  

Yo atenta le recibí;

 
  

tú le ensalzabas gozoso

 
  

luego si hay culpable aquí

375

  

eres tútú mismoesposo;

 
  

no me eches la culpa a mí.

 

ALFREDO

 

¡Que es justaInésmi ansiedad!...

 

INÉS

 

Razones tengo en mi abono.

 

ALFREDO

 

Dime¿cuáles son?

 

INÉS

 

Mi edad

380

  

mi genio y la sociedad

 
  

que así comprende el buen tono.

 

ALFREDO

 

¿Tu edad? tu genio? Locuras

 
  

son esas.

 

INÉS

 

Que no lo son...

 
  

conozco mi condición

385

  

mejor que tú. ¿Te figuras

 
  

allá en tu imaginación

 
  

que a mi edad es fácil cosa

 
  

sin más razón que el capricho

 
  

de quien me llama su esposa

390

  

tener como en entredicho

 
  

mis privilegios de hermosa?

 

ALFREDO

 

Esa loca vanidad

 
  

mi buena opinión maltrata.

 

INÉS

 

¡Figuraciones!

 

ALFREDO

 

Verdad.

395

INÉS

 

¡Qué condición más ingrata!

 

ALFREDO

 

¡Inés!...

 

INÉS

 

¿Y la sociedad?

 
  

Prender un schaldar el brazo

 
  

de día y también de noche

 
  

juntar de una alhaja el broche

400

  

ceñirse por broma un lazo

 
  

y al lado trotar de un coche

 
  

son cosas que cada día

 
  

ve el mundo...

 

ALFREDO

 

Y que yo no quiero

 
  

ver en ti.

 

INÉS

 

¡Jesús María!

405

  

¡Qué tono tan altanero!

 

ALFREDO

 

Soy Argos de la honra mía.

 

INÉS

 

¿Argos tú?

 

ALFREDO

 

Lo quiero ser

 
  

y al fin lo seré...

 

INÉS

 

¿Consejos?

410

  

¿Y a tu edad?

 

ALFREDO

 

Y has de saber

 
  

que a Dios gracias suelo ver...

 
  

muy lejos...

 

INÉS

 

¡Hola! ¿Muy lejos?

 

ALFREDO

 

¡Señora!

 

INÉS

 

No me intimida

 
  

tu indignaciónporque estoy

415

  

resuelta a darte cumplida

 
  

explicación de mi vida.

 

ALFREDO

 

Escuchopues.

 

INÉS

 

Allá voy.

 
  

Quisiste que fuera yo

 
  

tu esposay mi padre anciano

420

  

sin yo quererlote dio

 
  

señor maridomi mano.

 
  

¿No es esto lo que pasó?

 

ALFREDO

 

Es verdad.

 

INÉS

 

¿Prosigo?

 

ALFREDO

 

Sí.

 

INÉS

 

Sin amarte me casé

425

  

contigo. ¿Es cierto?

 

ALFREDO

 

Así fue.

 

INÉS

 

Luego es claro que te di

 
  

la manomas no la fe.

 
  

Es decir que yo abrigaba

 
  

oculto amor.

 

ALFREDO

 

¿Y quién era

430

  

el hombre a quien adoraba

 
  

tu corazón?...

 

INÉS

 

Se llamaba

 
  

don Luis de Castro y Rivera.

 
  

Viví soñando con él...

 

ALFREDO

 

¿Después de casada?

 

INÉS

 

¡Toma!...

435

  

Lo menos un año...

 

ALFREDO

 

(Aparte.)

 
  

(¡Infiel!...)

 
  

¿Y en dónde estaba el doncel?

 

INÉS

 

En Vienaen París o en Roma.

 
  

¿No le conoces?

 

ALFREDO

 

Ni quiero.

 

INÉS

 

Don Luis de Castro es un hombre

440

  

muy galánun poco fiero

 
  

de su honradez y su nombre...

 
  

¡Es todo un buen caballero!

 

ALFREDO

 

¡Mil gracias!... Y... en conclusión...

 
  

le ama ustedseñoraaún?

445

INÉS

 

¡Virgen santa! ¡Qué explosión!

 

ALFREDO

 

Respóndame usted.

 

INÉS

 

Según

 
  

Vacila mi corazón...

 

ALFREDO

 

Adelante.

 

INÉS

 

Lo pasado

 
  

está aquí dentro tan frío

450

  

que casi parece helado...

 
  

(Con ternura.)

 
  

Lo presenteAlfredo mío

 
  

terreno mucho ha ganado.

 

ALFREDO

 

¡Inés! ¡Inés!

 

INÉS

 

Sin amarte

 
  

fui tuyapero después

455

  

tornose amor del revés

 
  

al ver que tuviste el arte

 
  

de hacerte estimar de Inés.

 

ALFREDO

 

¿Y el vizconde?

 

INÉS

 

Es necedad

 
  

pensar en él de esa suerte...

460

  

El vizconde es... la verdad...

 
  

juguete de sociedad.

 
  

Alfredoque me divierte.

 

ALFREDO

 

¡Inés!... yo me vuelvo loco...

 
  

¿Empiezas a amarme?

 

INÉS

 

Un poco.

465

ALFREDO

 

¿Ya no hay vizconde?

 

INÉS

 

(Con malicia.)

 
  

Si fuera

 
  

don Luis de Castro y Rivera...

 

ALFREDO

 

¡Inés!...

 

INÉS

 

¡Alfredo!... Tampoco.

 
  

Yo creo que ni memoria

 
  

conservo de él.

 

ALFREDO

 

Que me place.

470

INÉS

 

Don Luis no será en mi historia

 
  

nuevo Fénix que renace

 
  

de sus cenizas.

 

ALFREDO

 

¡Oh gloria!

 
  

¡Perdónmi querida Inés!

 

INÉS

 

Fuiste injusto.

 

ALFREDO

 

(Arrodillándose.)

 
  

Así me ves...

475

  

Que venga el cólera morbo...

 

INÉS

 

¡Dios me libre!... De los pies

 
  

ven a mis brazos.

 

GENERAL

 

(Entrando y viendo a ALFREDO de rodillas besando lasmanos de INÉS.)

 
    
  

¿Estorbo?

 
    

Escena III

   

INÉS. EL GENERAL. ALFREDO. Después ARTURO y BEATRIZ.

   
    

ALFREDO

 

No. señor.

 

GENERAL

 

Me figuré...

 

CRIADO

 

La vizcondesa y el conde...

480

INÉS

 

(Saliendo al encuentro y besándola.)

 
  

¿De dónde vienes?

 

BEATRIZ

 

¿De dónde?

 

ARTURO

 

¡Señoraa los pies de usté!

 

BEATRIZ

 

¡Inés mía!...

 

ARTURO

 

General.

 

GENERAL

 

Servidor.

 

ALFREDO

 

Muy bien venida.

 

GENERAL

 

Si me permitesquerida...

485

INÉS

 

¡Pues no!

 

(INÉS y BEATRIZ se sientan en el confidente: el GENERALjunto al velador en que están los periódicos: ALFREDO al ladoopuesto de pie: ARTURO junto a él acudiendo a las señoras y algeneralsegún lo reclama el diálogo.)

   

GENERAL

 

(Leyendo.)

 
  

El Heraldo.

 

INÉS

 

¿Qué tal?

 

BEATRIZ

 

¿La invitación recibiste?

 

INÉS

 

Y a tan brillante soirée

 
  

no quiero faltar...

 

ARTURO

 

(A ALFREDO.)

 
  

¿Y usté?

 

ALFREDO

 

Vamos bien...

 

ARTURO

 

¿Por qué tan triste?

490

ALFREDO

 

Esplín...

 

ARTURO

 

¿O cavilaciones?...

 

ALFREDO

 

(Aparte.)

 
  

Don Luis de Castro y Rivera.

 

INÉS

 

Arturo...

 

ARTURO

 

Siempre hechicera...

 

ALFREDO

 

Otro vizconde en cañones.

 

INÉS

 

Mañana será esplendente

495

  

tu toilette.

 

BEATRIZ

 

De nuevo nada...

 

(ALFREDO recorrerá el Diario de Avisos a su tiempo se leacerca ARTURO.)

   

GENERAL

 

Buen artículo de entrada.

 

BEATRIZ

 

Siempre lo mismo...

 

INÉS

 

¿Y consiente

 
  

de tu belleza el portento?...

 

BEATRIZ

 

Qué quieres... otros cuidados...

500

GENERAL

 

Congreso de diputados...

 

ALFREDO

 

Figuras de movimiento...

 

GENERAL

 

(Volviendo la hoja.)

 
  

Sesión del 10... Presidencia...

 

ARTURO

 

¿Qué hay de Francia?

 

ALFREDO

 

(Aparte.)

 
  

Otro registro...

 

Diálogo entre ARTURO y ALFREDO.

   
  

No lo sé...

 

GENERAL

 

El señor ministro

505

  

de Hacienda.

 

ALFREDO

 

(Aparte.)

 
  

¡Cuánta paciencia

 
  

para sufrirle!

 

GENERAL

 

Y no es corto...

 
  

El señor preopinante...

 

ARTURO

 

El socialismo...

 

GENERAL

 

Adelante.

 
  

Por leído...

 

ARTURO

 

¡Estoy absorto!

510

ALFREDO

 

¿Qué dice usted?

 

ARTURO

 

¿Por lo visto

 
  

usted es lo que antes era

 
  

yo?

 

ALFREDO

 

¿Qué era usted?

 

ARTURO

 

De manera

 
  

que Lamartine...

 

GENERAL

 

¡Vive Cristo

 
  

que tiene gracia!

 

ARTURO

 

(Con tono despreciativo.)

 
  

Un poeta...

515

ALFREDO

 

Nada más que poesía...

 

ARTURO

 

(Con énfasis.)

 
  

El orden... la economía...

 

GENERAL

 

Pérdida importante... Aprieta...

 
  

y es floja...

 

ARTURO

 

Legalidad...

 

GENERAL

 

(Tomando otro periódico.)

 
  

El Clamor...

 

BEATRIZ

 

Lo de costumbre.

520

INÉS

 

No el oropel te deslumbre

 
  

no venza la vanidad

 
  

de la razón a las leyes.

 

ARTURO

 

Centralizar el poder...

 

ALFREDO

 

¡Qué niño!

 

ARTURO

 

Vale más tener

525

  

un rey que trescientos reyes.

 

GENERAL

 

(Leyendo.)

 
  

Y si Dios no lo remedia...

 

ARTURO

 

A propósitohoy se dice

 
  

que hay crisis y aún se predice...

 

GENERAL

 

Teatro de la Comedia.

530

INÉS

 

Arturo...

 

(ARTURO se dirige a donde están las señoras.)

   

BEATRIZ

 

Es un gran jinete...

 
  

y baila con gran primor

 
  

y además es tirador

 
  

de pistola y de florete...

 

GENERAL

 

(Leyendo.)

 
  

La educación es el todo

535

  

sin ella...

 

ALFREDO

 

Castro y Rivera

 
  

bueno es saberlo...

 

ARTURO

 

No fuera

 
  

la Cava del reino godo

 
  

como Inés...

 

GENERAL

 

Las elecciones...

 
  

Veamos... ¡Qué oposición!...

540

  

(Tirando el periódico.)

 
  

Mentira... No hay coacción...

 

INÉS

 

Capítulo de ilusiones.

 

ARTURO

 

No talno tal...

 

ALFREDO

 

(Toca la campanilla.)

 
  

Si evadirme.

 
  

pudiera... Ya vuelve...

 
  

(Aparte al criado.)

 
  

Blas...

 
  

el sombrero.

 

INÉS

 

¿A dónde vas?...

545

ALFREDO

 

Dos pasos de aquí...

 

ARTURO

 

(Se acerca a la mesa y con la Esperanza en la mano dice.)

 
  

Ésta es firme

 
  

en su opinión: la Esperanza

 
  

conoce el siglo.

 

GENERAL

 

No veo...

 

ARTURO

 

Ve muchomucho...

 

GENERAL

 

(Con enfado.)

 
  

Lo creo

 
  

ni el genio de usted la alcanza.

550

(El criado da su sombrero a ALFREDO.)

   

INÉS

 

No tardes...

 

ALFREDO

 

Voy un momento

 
  

a la Iberia. Hasta después.

 

ARTURO

 

(Tomando su sombrero.)

 
  

Voy con usted...

 

ALFREDO

 

¡Qué tormento!

 

ARTURO

 

(Saludando.)

 
  

No tardaremos... Inés...

 
  

Mi General...

 

GENERAL

 

Servidor...

555

    

Escena IV

   

INÉS. BEATRIZ. El GENERAL.

   
    

INÉS

 

¿Y ha muerto por fin?

 

BEATRIZ

 

En Roma.

 

INÉS

 

¡Pobre don Juan!...

 

BEATRIZ

 

Era el tío

 
  

rico de hacienda y de historia

 
  

muy limpia.

 

INÉS

 

¿No fue ministro?

 

BEATRIZ

 

Si tal y tuvo las cosas

560

  

del gobierno tan a gusto

 
  

de la familiaque ahora

 
  

nos hace notable falta.

 

INÉS

 

Entonces será muy corta

 
  

la herencia.

 

BEATRIZ

 

Según: si quiero

565

  

puede ser grande.

 

INÉS

 

Si me honras

 
  

con tu amistad...

 

BEATRIZ

 

Te diré...

 
  

ya verás si es enojosa

 
  

mi posición: oyeInés

 
  

y que sentencie tu boca.

570

GENERAL

 

Folletín... Una novela

 
  

de costumbres españolas

 
  

y escrita por un francés...

 
  

Volvamos pronto la hoja.

 

BEATRIZ

 

Me escribe su mayordomo

575

  

don Dimasel de Cazorla...

 
  

aquel gruñón...

 

INÉS

 

¿Aquel viejo

 
  

con asmacon muermo y gota?...

 

BEATRIZ

 

El mismo. (Leyendo.) «Muy señora mía: Hará tres mesesescribí a usted la triste muerte de su señor tío; y hoy lo hago denuevo para darla cuenta de su última voluntad. En su testamentoque seha abierto en presencia de un sobrino suyoque usted no conoce y que leha acompañado últimamente en sus viajesse lee la disposiciónsiguiente. Dejo mis bienesque consisten en 18500 duros de rentalíquidaa mis sobrinos la vizcondesa de Loja y don Luis de Castro yRiverasiempre que contraigan ambos matrimonio. Si esto no llegara averificarsees mi voluntadque cualquiera de los dos que se niegue acumplir esta condiciónse entienda que renuncia a la herencia. Téngalousted entendidoetc. etc.»

 
  

¿Qué te parece?

 

INÉS

 

(Aparte.)

 
  

¡Don Luis de Castro!...

 

BEATRIZ

 

La broma

580

  

es pesada. ¿Qué hago yo?

 

INÉS

 

(Aparte.)

 
  

No sé por qué me incomoda

 
  

que llegue la vizcondesa

 
  

a ser de don Luis esposa.

 

BEATRIZ

 

Respóndeme. Inés: consejo

585

  

te pido. Si ciega o loca

 
  

rechazo ese matrimonio

 
  

renuncio a la altiva pompa

 
  

que hiciera de mí en la corte

 
  

la más envidiada joya

590

  

y en revuelto laberinto

 
  

si llego a casarmearroja

 
  

mi ambición lo que más quiero

 
  

mi libertad que es mi gloria.

 

INÉS

 

(Aparte.)

 
  

¡Don Luis de Castro y Rivera!...

595

  

El mismo de quien idólatra

 
  

mi corazón...

 

BEATRIZ

 

Un consejo

 
  

ya ves que juntos abogan

 
  

mi interés por una parte

 
  

mi independencia por otra.

600

INÉS

 

(Aparte.)

 
  

¡Por quépor qué se me ofrece

 
  

tan ardiente su memoria!...

 

BEATRIZ

 

¿No me respondes?...

 

INÉS

 

Estoy

 
  

reflexionando a mis solas...

 

BEATRIZ

 

¿Inés?

605

INÉS

 

Lo primero escoge.

 

BEATRIZ

 

Es decir¿herencia o boda?

 

INÉS

 

Así es.

 

BEATRIZ

 

¿Y si yo obedezco

 
  

tu indicaciónserá cosa

 
  

de que se convierta. Inés

610

  

en odio nuestra concordia?

 

INÉS

 

No entiendo.

 

BEATRIZ

 

Me explicaré.

 
  

La gente murmuradora

 
  

diceInésque fue don Luis

 
  

y en época no remota

615

  

tu galán.

 

INÉS

 

Y también hoy

 
  

con cien trompetas pregona

 
  

que las dos nos disputamos

 
  

el imperio de la moda

 
  

y no por eso es verdad;

620

  

que a serlofuera muy otra

 
  

nuestra conducta y no juntas

 
  

nos vieran a todas horas

 
  

en los bailes por la noche

 
  

y por el día en Atocha.

625

  

Aunque Luis fue mi galán

 
  

¡ay Beatriz! no me enamoran

 
  

suspiros al pie de rejas

 
  

ni Gerineldos que acosan

 
  

al ídolo de su amor

630

  

y son más que amantessombras.

 

BEATRIZ

 

Con todose dice así.

 

INÉS

 

Y así se miente.

 

BEATRIZ

 

¿Y es cosa

 
  

de creer cuando se afirma

 
  

que es buen mozo?

 

INÉS

 

Es ilusoria

635

  

la competencia con él;

 
  

ninguno como él provoca

 
  

la envidia de los demás

 
  

te haré su retrato ahora

 
  

y luego podrás decirme

640

  

si tiene igual en Europa

 
  

no en Madrid... Es elocuente

 
  

en el mirar y en las formas

 
  

elegantede sus labios

 
  

fecundo torrente brota

645

  

de frases que califica

 
  

la ignorancia de lisonjas

 
  

y que sonsi bien se escuchan

 
  

rocío que al mundo arroja

 
  

Beatrizde su fantasía

650

  

ardiente la rica aurora.

 
  

Gran jinetetirador

 
  

de florete y de pistola

 
  

jugador y generoso

 
  

dos circunstanciasdos cosas

655

  

que nuncaBeatrizse han visto

 
  

sino en distintas personas.

 
  

Habla francésitaliano

 
  

inglésy cuando se enoja

 
  

con su amormejor que muchos

660

  

poetas escribe trovas;

 
  

y hace másno las imprime:

 
  

seguro como una roca

 
  

como un sepulcro callado

 
  

y humilde como una tórtola

665

  

cualquier sonrisa le engaña

 
  

cualquier favor le conforma.

 
  

Don Luis de Castro y Rivera

 
  

esvizcondesa de Loja.

 
  

lo contrario que esos niños

670

  

que pollos las gentes nombran

 
  

sabe hablarsabe escribir

 
  

sabe leersabe historia...

 
  

lo contrariolo contrario

 
  

de cuantos hay a la moda.

675

BEATRIZ

 

De amiga el retrato fue.

 

INÉS

 

De imparcial historiadora

 
  

Beatriz mía; reconozco

 
  

sus prendasaunque fue sorda

 
  

mi voluntad a su amor.

680

  

No hay gran mérito en quien obra

 
  

con justiciay tan alegre

 
  

estoyque te ruego ahora

 
  

me dispenses el honor

 
  

de ser madrina en tus bodas.

685

BEATRIZ

 

(Levantándose.)

 
  

Se me figura que Inés.

 

INÉS

 

(Aparte levantándose.)

 
  

Yo no sé por qué me enoja

 
  

que llegue la vizcondesa

 
  

a ser de don Luis esposa.

 
    

Escena V

   

INÉS. BEATRIZ. El GENERAL. ALFREDO. ARTURO.

   
    

INÉS

 

¡Qué pronto!

 

ALFREDO

 

Sí... No te asombres...

690

INÉS

 

¿Vienes enfermo?

 

ALFREDO

 

(Aparte a INÉS: ARTURO se sienta con aire pensativo.)

 
  

¡Qué quieres!...

 
  

El pollo de las mujeres

 
  

es moscón para los hombres.

 
  

No me ha dejado un momento...

 
  

se fue colgado de mí

695

  

y colgado ha vuelto aquí

 
  

del mismo brazo. Reviento

 
  

de cólera: mas quisiera

 
  

que a un niño de esta calaña

 
  

tornar a ver en España...

700

INÉS

 

¿A Luis de Castro y Rivera?

 

ALFREDO

 

No tantono tantoInés...

 

INÉS

 

Fue chanza.

 

ALFREDO

 

Broma o no broma

 
  

bien está sin Pedro en Roma.

 

GENERAL

 

(Registrando los periódicos.)

 
  

No ha habido Patria este mes...

705

INÉS

 

Tío...

 

GENERAL

 

Inésya he dado fin.

 

BEATRIZ

 

¡Qué afición a deletrear!...

 

ALFREDO

 

Le van a usted a tomar

 
  

por claustro de San Martín.

 

GENERAL

 

(Riéndose.)

 
  

¡Es verdad!

 

ALFREDO

 

(Aparte con reserva.)

 
  

¿Tengo razón?

710

GENERAL

 

¡Qué cosas habrá allí dentro!

 

ALFREDO

 

¡Como que aquello es el centro

 
  

de toda la oposición!

 

ARTURO

 

¡Pobre país!

 

BEATRIZ

 

Arturito.

 

INÉS

 

¿Qué tiene usted?

 

GENERAL

 

¿Por ventura?...

715

ALFREDO

 

(Deteniendo al GENERAL.)

 
  

No: es mal que no tiene cura...

 
  

(Señalándose la frente.)

 
  

es de aquí...

 

ARTURO

 

¡País maldito!

 

INÉS

 

¿Qué le ha pasado en Madrid?...

 

GENERAL

 

¡Los desengaños!

 

ALFREDO

 

(A INÉS.)

 
  

Ya ves;

 
  

quince años!...

 

ARTURO

 

(Levantándose.)

 
  

¡Me aburroInés

720

  

en esta tierra del Cid!

 
  

¿Qué vida llevamos hoy?...

 
  

No hay variedad en las noches

 
  

ni en los díasni en los coches;

 
  

por donde quiera que voy

725

  

siempre lo mismo; el Retiro

 
  

con su estanque y sus vergeles

 
  

la fuente de la Cibeles

 
  

y el canal; por más que miro

 
  

diez leguas a la redonda

730

  

como el Boulevard no hay calles

 
  

ni sitios como Versalles

 
  

y Saint-Cloud: ¿no hay una fonda

 
  

que iguale al Hotel Beri...

 
  

Sastres?... Utrilla y Borrel.

735

  

¿La plaza de Carroussell

 
  

está por ventura aquí?

 
  

Ni un Tunnel con sus pilares

 
  

ni un Tamesis y ¡oh rubor!

 
  

¡ni un mal buque de vapor

740

  

cruzando en el Manzanares!

 
  

Pas un jeune homme comm'il faut

 
  

no hay un carruaje con chic

 
  

ni un sabio a lo Metternic

 
  

ni un pillo a lo Mirabeau...

745

  

Medianíaspetitesse

 
  

voilà tout... ¡Pobre País!

 
  

¡París!... ¡París!... En París

 
  

y en Londres se viveInés.

 

GENERAL

 

Estoy por darle... ¿Está loco?

750

ALFREDO

 

No señor; es un pollito

 
  

que habla en francés.

 

BEATRIZ

 

Arturito...

 

INÉS

 

(Picada: con ironía.)

 
  

Nos tiene usted en muy poco

 
  

y es usted harto severo

 
  

aunque justo.

 

ARTURO

 

Inésmerci...

755

INÉS

 

Cierto es que faltan aquí

 
  

muchísimas cosas...

 

GENERAL

 

(INÉS habla con la vizcondesa.)

 
  

Pero

 
  

no falta quien nos recuerda

 
  

a cada instante en las calles

 
  

que existe en Francia un Versalles...

760

  

Yo no lo he visto...

 

ARTURO

 

No pierda

 
  

usted la ocasión.

 

GENERAL

 

Iré

 
  

con el tiempo.

 

BEATRIZ

 

(Aparte a INÉS.)

 
  

Se ha educado

 
  

en París.

 

ARTURO

 

Seré un criado

 
  

si hago el viaje con usté.

765

GENERAL

 

Gracias.

 

ARTURO

 

Habla usted de un modo...

 

GENERAL

 

En español.

 

ARTURO

 

Yo respeto

 
  

las canas.

 

GENERAL

 

(Aparte.) ¿A que le espeto

 
  

encima de un modismo godo?

770

INÉS

 

(Tira de la campanilla y aparece BLAS.)

 
  

Blasel té.

 

(Se retira BLAS.)

   

GENERAL

 

¿Sin el vizconde?

 

INÉS

 

Sin el vizconde.

 

GENERAL

 

No insisto.

 

ALFREDO

 

A propósito; le he visto.

 

INÉS

 

¿De veras Alfredo? ¿Y dónde?

 

ALFREDO

 

Junto al caféy muy cumplido

775

  

pidiome licenciaInés

 
  

de presentarte después...

 

(BLAS entra con un servicio completo de té: dos lacayos conbandejas de bizcochos. INÉS llena las tazas y las distribuye ellamisma; la primera a la vizcondesa; la segunda al GENERAL: latercera a ARTURO; la cuarta a ALFREDO.)

   

INÉS

 

¿A quién?

 

ALFREDO

 

Al recién venido

 

INÉS

 

¿Se llama?

 

ALFREDO

 

No he preguntado...

 
  

pero viniendo con él

780

  

por lo menos un lebrel

 
  

habrá en sus armas pintado.

 

BEATRIZ

 

No se burle ustedAlfredo

 
  

que usted también en su escudo...

 

ALFREDO

 

Sívizcondesa; un embudo

785

  

y en campo de plata un dedo.

 

INÉS

 

No hagas caso: es su manía

 
  

burlarse de sus blasones

 

BEATRIZ

 

Respeto sus opiniones...

 

ARTURO

 

Que valen poco en el día.

790

GENERAL

 

(A INÉS que le da una taza de té.)

 
  

Graciassobrina; ligero

 
  

¿no es verdad?

 

INÉS

 

Muy ligerito.

 

GENERAL

 

(Al criado que se los ofrece en una bandeja.)

 
  

Sin bizcochos...

 

INÉS

 

Arturito

 
  

¿usted quiere té?

 

ARTURO

 

(Tomando la taza que le ofrece INÉS.)

 
  

Té quiero.

 

GENERAL

 

¡Bravobravo el parisién!

795

BEATRIZ

 

Es mozo muy cortesano.

 

INÉS

 

Muy galán.

 

ALFREDO

 

(A ARTURO.)

 
  

Venga esa mano.

 

INÉS

 

(Ofreciendo una taza a ALFREDO.)

 
  

¿Una tacita?

 

ALFREDO

 

También.

 
    

Escena VI.

   

INÉS. BEATRIZ. El GENERAL. ALFREDO. ARTURO.El VIZCONDE y Don LUIS DE CASTRO.

   
    

BLAS

 

(Anunciando.)

 
  

El señor vizconde.

 

INÉS

 

A punto.

800

(INÉSsin volver la caraprepara una taza de té para elvizconde.)

   

VIZCONDE

 

(Presentando a don LUIS a ALFREDO.)

 
  

La exactitud mi primera

 
  

cualidad... Querido Alfredo

 
  

don Luis de Castro y Rivera...

 

ALFREDO

 

(Dominando su emociónle saluda cortésmente.)

 
  

Don... Don... Luis... Muy señor mío...

 

VIZCONDE

 

VizcondesaGeneral

805

  

Arturo...

 

ALFREDO

 

¿Don Luis de Castro?

 

INÉS

 

[falta una acotación]

 
  

¡Ah! ¡Luis!

 

GENERAL

 

¿Te has hecho mal?

 

(INÉS vuelve al velador y prepara dos tazas de té.)

   

ALFREDO

 

¡Es natural la emoción!

 

LUIS

 

Dos años de ausencia.

 

INÉS

 

(Volviendo con la taza.)

 
  

Sí...

 
  

siéntese usted... una taza

810

  

vizconde... Usted junto a mí.

 
  

¿Quieres másAlfredo mío?

 

(Se sienta don LUIS junto a INÉS en el confidente; el VIZCONDEjunto a la VIZCONDESA; el GENERAL y ARTURO dondeestaban; ALFREDO en el mismo sitio.)

   

ALFREDO

 

Noquerida: es la primera...

 
  

todavía...

 

BEATRIZ

 

(Aparte.)

 
  

¿Luis de Castro?...

 

ALFREDO

 

¡Don Luis de Castro y Rivera!

815

FIN DEL ACTO PRIMERO

   

Acto segundo

Gabinete en la casa de BEATRIZ.


Escena I

   

BEATRIZsentada.

   
    
    
  

Lo he resuelto; mi interés

 
  

lo exigey en este asunto

 
  

seguiré punto por punto

 
  

mi plan y perdone Inés.

 
  

Con todoBeatrizno tanto

5

  

primero de ir al altar

 
  

será bueno examinar

 
  

las condiciones del santo;

 
  

don Luis adora en Inés;

 
  

¿Inés le ha olvidado? No;

10

  

secreto es éste que yo

 
  

he penetrado después.

 
  

«Que nunca le tuvo amor

 
  

y que si el mundo decía

 
  

lo contrarioque sería

15

  

dijo Inés calumniador...»

 
  

Entonces¿a qué temblar

 
  

Cuando le vio de improviso?

 
  

Yo bien recuerdo que quiso

 
  

Inésy no pudo hablar:

20

  

don Luis por su parte estaba

 
  

tan encantadotan bobo

 
  

que en lo mejor de su arrobo

 
  

se le caía la baba.

 

(Se levanta.)

   
  

Y es muy galáneso sí;

25

  

y aun me presumo que ha herido

 
  

mi intención el prometido

 
  

desde el punto en que le vi.

 
  

¿Qué harásBeatrizen tal caso?

 
  

¿Qué conducta has de seguir?

30

  

¡Si es lo más fácil salir

 
  

con gran provecho del paso!

 
  

Si Luis porque su conciencia

 
  

o su amor no lo consiente

 
  

dice «no hay boda» corriente;

35

  

vaya él con Dios y la herencia

 
  

venga conmigo; si no

 
  

no hay más que tener paciencia

 
  

que con don Luis y la herencia

 
  

no salgo perdiendo yo.

40

  

Lo he resuelto; mi interés

 
  

lo exigey en este asunto

 
  

seguiré punto por punto

 
  

mi plan y perdone Inés.

 
    

Escena II

   

BEATRIZ. AMBROSIO.

   
    

BEATRIZ

 

Ambrosio... no has olvidado

45

  

supongo...

 

AMBROSIO

 

Nadaseñora

 

BEATRIZ

 

No vengamos a la hora

 
  

misma...

 

AMBROSIO

 

Está todo arreglado.

50

BEATRIZ

 

¡Cuenta con las omisiones!...

 
  

Al gasto no he puesto tasa...

 
  

¡Que brillen hoy de mi casa

 
  

como nunca los salones!...

 

AMBROSIO

 

Descuide vuecencia en mí...

55

  

¿manda vuecencia otra cosa?

 

BEATRIZ

 

(Abriendo el balcón.)

 
  

¡Qué mañana tan hermosa!

 

AMBROSIO

 

¿Me voy?

 

BEATRIZ

 

Espera por si...

 
    

Escena III

   

BEATRIZ. ARTURO. AMBROSIOretirado.

   
    

ARTURO

 

Hermanamuy buenos días...

 

BEATRIZ

 

(En tono de reconvención.)

 
  

¡Las dos!

 

ARTURO

 

Aprensiones mías...

60

  

Me he levantado a las doce...

 
  

me he vestido... ¡Es un gran goce

 
  

la cama en mañanas frías!

 

BEATRIZ

 

¿Bastón y espuelas?...

 

ARTURO

 

Me voy

 
  

al campo y montoBeatriz

65

  

después de dos meses hoy

 
  

el caprichoso Austerliz...

 
  

¡y no basta por quién soy

 
  

la espuela sola con él!

 

BEATRIZ

 

¿De veras?

 

ARTURO

 

La gran Bretaña

70

  

no envió en sus buques a España

 
  

ni mas brioso corcel...

 

BEATRIZ

 

Ni más estrecha alimaña.

 
  

No pienso ver animal

 
  

más largoni más enjuto...

75

ARTURO

 

Pure sang! ¡Y vale un caudal!...

 
  

¡Hermosa estampa de bruto!

 

AMBROSIO

 

¿Llamó vuecencia?...

 

ARTURO

 

No tal.

 

BEATRIZ

 

Vete.

 
    

Escena IV

   

BEATRIZ. ARTURO.

   
    

BEATRIZ

 

Arturo...

 

ARTURO

 

No hay remedio;

 
  

severa amonestación

80

  

me aguarda...

 

BEATRIZ

 

¿No te parece

 
  

que fuera mucho mejor

 
  

saber algo más de historia

 
  

y menos de equitación?

 
  

¿No tienes tú por más útil

85

  

dar brillo a la inculta flor

 
  

que brota en nuestra cabeza

 
  

del tallo de la razón?

 

ARTURO

 

Alláen el siglo diez y ocho

 
  

no digoBeatrizque no

90

  

porque aquel un siglo fue

 
  

de estudio y meditación

 
  

pero en el siglo presente

 
  

que de las luces llamó

 
  

no sé quienni yo sé cuando

95

  

va la civilización

 
  

sobre carriles de hierro

 
  

al impulso del vapor;

 
  

se estudia lo que es de moda

 
  

y nada más; la lección

100

  

es corta y se aprende bien.

 

BEATRIZ

 

¿Y así el brillante esplendor

 
  

conservarás de tu nombre

 
  

las glorias de tu blasón?

 

ARTURO

 

Muchos hay que me aventajan

105

  

pues saben menos que yo;

 
  

porque al fin yo sé tirar

 
  

un coupé con tal primor

 
  

que asombra; toco la flauta

 
  

sé jugar a la boulotte

110

  

bailar el scotiks... sé la historia

 
  

de Francia...

 

BEATRIZ

 

¡Y de España no!

 

ARTURO

 

¿Para qué? ¿Para decir

 
  

que ha sido una institución

 
  

desgraciada el Santo Oficio?

115

  

¿Para proclamar a voz

 
  

en gritoque se llamaba

 
  

Felipe el rey fundador

 
  

del Escorial? ¿Para ver

 
  

siempre debajo del sol

120

  

de Españaalgún poderoso

 
  

audaz despilfarrador?

 
  

¿Para llorar sobre antiguos

 
  

laureles la mengua de hoy?

 
  

¿Para esto quieres que sepa

125

  

la historia de esta nación?

 
  

Soy noble y rico y me basta.

 

BEATRIZ

 

¡Rico era padre y señor

 
  

y el saberno la riqueza

 
  

tan alto le levantó!

130

ARTURO

 

¿Qué obtuvo las embajadas

 
  

de Londres y de Moscou?...

 
  

Pues bienBeatrizcon el tiempo

 
  

me ha de hacer embajador

 
  

de un consejo de ministros

135

  

la sabia resolución.

 

BEATRIZ

 

Y harás brillante papel

 
  

al lado de Nesselrode...

 

ARTURO

 

No vivirá para entonces.

 

BEATRIZ

 

Lo creo; tiempo y sermón

140

  

perdidoshaz lo que quieras.

 

ARTURO

 

Siempre haré lo que mejor

 
  

y más convenga a mi gusto.

 
    

Escena V

   

BEATRIZ. ARTURO. VIZCONDE.

   
    

VIZCONDE

 

¿Disputa?

 

BEATRIZ

 

No.

 

ARTURO

 

Explicación

 
  

fraternal.

 

VIZCONDE

 

¿Y qué motivos?

145

BEATRIZ

 

Asuntos del interior

 
  

de la familia.

 

VIZCONDE

 

Me callo.

 

ARTURO

 

(Al VIZCONDE.)

 
  

Fue pasajero el turbión:

 
  

veraniega y tempestad

 
  

que estalla y pasa veloz.

150

VIZCONDE

 

Reemplace entoncesBeatriz

 
  

la sonrisa al mal humor...

 
  

¿Cuándo es la boda?

 

ARTURO

 

¿Te casas?

 

BEATRIZ

 

No sé.

 

ARTURO

 

Vizcondelas dos

 
  

y media... Vamos; ya es tarde.

155

VIZCONDE

 

No puedo.

 

ARTURO

 

¿Y por qué razón?

 

VIZCONDE

 

Abduld-Mejid tiene muermo

 
  

y Fanny se me encojó.

 

ARTURO

 

¿Y es eso todovizconde?

 
  

Monte usted a Mogador...

160

  

es cosa de diez minutos...

 
  

yo mismovizcondevoy...

 

VIZCONDE

 

¿Es buen caballo?

 

ARTURO

 

Comme-ça...

 
  

es un caballo español...

 
    

Escena VI

   

BEATRIZ. VIZCONDE.

   
    

VIZCONDE

 

¿Cuándo es la boda?

 

BEATRIZ

 

No sé.

165

VIZCONDE

 

¿Es secreto?

 

BEATRIZ

 

Es precaución...

 

VIZCONDE

 

Luis todo me lo ha contado.

 

BEATRIZ

 

¿De veras? ¿No le engañó?

 

VIZCONDE

 

Que viene a casarse dijo.

170

BEATRIZ

 

Así parece.

 

VIZCONDE

 

¿Esa unión

 
  

dispuesta en el testamento

 
  

de un tío que se murió

 
  

no mata en usted alguna

 
  

misteriosa inclinación?

175

BEATRIZ

 

¿Es sólo curiosidad

 
  

la tal preguntao favor

 
  

que lograr pretende usted

 
  

de mi amistado misión

 
  

que el señor don Luis de Castro

180

  

a su celo encomendó?...

 

VIZCONDE

 

Lo segundo.

 

BEATRIZ

 

¿Quiere usted

 
  

saber mis secretos?

 

VIZCONDE

 

¡Oh!

 

BEATRIZ

 

¿Y de una deuda tan grande

 
  

será usted buen pagador?

185

VIZCONDE

 

Le juro a usted...

 

BEATRIZ

 

Pues entonces

 
  

no hablemos más; confesión

 
  

general y como dama

 
  

la preferencia me doy.

 

VIZCONDE

 

Es decir que a usted...

 

BEATRIZ

 

Que a mí

190

  

me toca ser confesor

 
  

antes que a usted.

 

VIZCONDE

 

¡Qué donosa!

 

BEATRIZ

 

¿Celebra usted mi elección?

 

VIZCONDE

 

Por supuesto.

 

BEATRIZ

 

Al casopues.

 
  

Dicen que Inés...

 

VIZCONDE

 

De mi amor

195

  

es objeto.

 

BEATRIZ

 

¿Y corresponde?

 

VIZCONDE

 

Beatrizla contestación

 
  

es delicada.

 

BEATRIZ

 

Adelante.

 

VIZCONDE

 

No me permite el rubor...

 

BEATRIZ

 

Vizconde.

 

VIZCONDE

 

Padreobedezco

200

(Quiere arrodillarsey BEATRIZ no se lo permite.)

   
  

y me arrodillo...

 

BEATRIZ

 

Eso no;

 
  

que falta el confesonario

 
  

muralla entre el pecador

 
  

y el sacerdote que absuelve.

 

VIZCONDE

 

Pero el cura a quien pecó

205

  

le da la mano a besar...

 

BEATRIZ

 

Después de la absolución.

 

VIZCONDE

 

Inés a cada momento

 
  

me habla; el tono de su voz

 
  

más que su palabra dice;

210

  

sus ojos tan sin rigor

 
  

me miranque sus miradas

 
  

dan alas a mi pasión.

 
  

Cuando le aprieto la mano

 
  

al subir a su landó

215

  

agradecida recibe

 
  

temblando la compresión;

 
  

le pongo el schal en los bailes

 
  

le pido siempre una flor

 
  

de su ramo y me la da;

220

  

y cuandodeclaración

 
  

del almale hablo de amores

 
  

que su hermosura encendió

 
  

mudando de pronto el rumbo

 
  

me suele hablar del calor

225

  

o misteriosa se abisma

 
  

en honda meditación.

 
  

Ya ve usted que estas señales

 
  

revelan al que es doctor...

 

BEATRIZ

 

¿Y no hay más?

 

VIZCONDE

 

¿Y es esto poco?

230

BEATRIZ

 

¿Nada el vizconde ocultó?

 

VIZCONDE

 

Juro a usted que de este caso

 
  

he sido fiel narrador.

 

BEATRIZ

 

Entonces preguntepadre

 
  

que ya mi turno llegó.

235

VIZCONDE

 

Respóndamepecadora

 
  

ingenuamente. ¿Esa unión

 
  

dispuesta en el testamento

 
  

del tío que se murió

 
  

no mata en usted alguna

240

  

misteriosa inclinación?

 

BEATRIZ

 

¡Quién sabe!

 

VIZCONDE

 

Su nombre...

 

BEATRIZ

 

Es nombre

 
  

que muchas veces se oyó

 
  

en comedias de Moreto

 
  

y en lances de Calderón.

245

VIZCONDE

 

¿Qué señas tiene?

 

BEATRIZ

 

Tan claras

 
  

como los rayos del sol.

 

VIZCONDE

 

¿Ojos?

 

BEATRIZ

 

Pardos.

 

VIZCONDE

 

¿Frente?

 

BEATRIZ

 

Noble.

 

VIZCONDE

 

¿De maneras?...

 

BEATRIZ

 

Comm'il faut.

 

VIZCONDE

 

¿Y el talle?

 

BEATRIZ

 

Esbeltoelegante.

250

VIZCONDE

 

¿Jinete y buen tirador?

 

BEATRIZ

 

Por supuesto.

 

VIZCONDE

 

¿Habla francés?

 

BEATRIZ

 

Lo mismo que Mirabeau.

 

VIZCONDE

 

¿De rancia estirpe?

 

BEATRIZ

 

Seguro.

 

VIZCONDE

 

Beatriz¿le conozco yo?

255

BEATRIZ

 

Y mucho.

 

VIZCONDE

 

¿Se llama?

 

BEATRIZ

 

Luego...

 

VIZCONDE

 

¿Fama de conquistador

 
  

tiene en la corte?

 

BEATRIZ

 

Pretende

 
  

sellar su reputación

 
  

de una manera brillante.

260

VIZCONDE

 

¿Y en quién sus miras fijó?

 

BEATRIZ

 

En Inés.

 

VIZCONDE

 

Beatrizel nombre

 
  

de ese oscuro campeón.

 

BEATRIZ

 

Si no hay quien estorbe el lance

 
  

don Luis.

 

VIZCONDE

 

¿Y quién se atrevió

265

  

a dar a usted como un hecho

 
  

tan loca figuración?

 

BEATRIZ

 

Vizconde lo propio he dicho

 
  

yo misma al historiador.

 

VIZCONDE

 

¿Y en qué se funda?

 

BEATRIZ

 

En muy buenos

270

  

antecedentes.

 

VIZCONDE

 

¿Y son?

 

BEATRIZ

 

Amores de hará tres años

 
  

que la ausencia interrumpió.

 

VIZCONDE

 

¡Beatriz!

 

BEATRIZ

 

Me lo ha dicho Inés.

275

VIZCONDE

 

¿Ella misma?

 

BEATRIZ

 

Hay una voz

 
  

que es más significativa

 
  

la elocuencia del temor

 
  

con que niega la mujer

 
  

lo que hay en su corazón.

280

VIZCONDE

 

Si es asíque tiemble Inés

 
  

que tiemble el embaucador

 
  

que en mí la amistad de niños

 
  

tan torpemente burló.

 
  

Quiero a Inés como un demente;

285

  

pero es tal mi condición

 
  

que a mi orgullo sacrifico

 
  

si es necesariomi honor.

 

BEATRIZ

 

Vizcondeno tan de prisa;

 
  

cuidadoque un resbalón

290

  

en estas cosas es grave:

 
  

la prudencia es lo mejor.

 

VIZCONDE

 

La prudencia con un poco

 
  

Beatrizde mala intención.

 
    

Escena VII

   

BEATRIZ. VIZCONDE. ARTURO.

   
    

ARTURO

 

Vizcondeestán los caballos

295

  

en el jardín: vámonos.

 

VIZCONDE

 

(Dándose las manos.)

 
  

Beatrizalianza ofensiva

 
  

y defensiva.

 

BEATRIZ

 

Es razón

 
  

que en la victoria ganamos

 
  

únicamente los dos.

300

(El VIZCONDE besa la mano de BEATRIZ y se retira con ARTUROpor la puerta de la derecha. BEATRIZ por la de la izquierda.)

   
    

Escena VIII

   

La escena queda sola por algunos instantes. Después INÉS porla puerta del fondo.

   
    
  

No importa; que el tocador

 
  

no dejeAmbrosiopor mí:

 

(Sentándose.)

   
  

la esperaré. Loco amor

 
  

¿dónde me elevas así

 
  

delirando en tu dolor?

305

  

¡Qué nochebuen Dios! ¡Y el día

 
  

qué feliz! ¡Yo me engañaba

 
  

riyendo como reía

 
  

sin ver que tras él venía

 
  

pesar que no sospechaba!

310

  

¡Conque dos años viví

 
  

creyendo que era la historia

 
  

de su amor recuerdo en mí

 
  

a lo más en mi memoria

 
  

presenteno ardiendo aquí!

315

  

¡Y dos años me engañé!

 
  

¡Y en ese tiempoinsensata

 
  

recordando lo que fue

 
  

yo en lo más hondo clavé

 
  

el duro arpón que hoy me mata!

320

  

¡Y Alfredo! Siempre conmigo

 
  

tan amoroso y tan fiel

 
  

que no me engaño si digo

 
  

que amanteesposo y amigo

 
  

dos años he visto en él!

325

  

¿Por quémi Luis has llegado?

 
  

¡Tus frases me hacen oír

 
  

con su acento enamorado

 
  

junto al bien de lo pasado

 
  

la dicha del porvenir!

330

  

¡Y si abro a tu amor la puerta

 
  

del mundo entero baldón

 
  

será mi deshonra cierta;

 
  

y si no la dejo abierta

 
  

se muere mi corazón!

335

  

¡Loca estoy! ¿A qué has venido?

 
  

¿Castigo es éstebuen Dios

 
  

del amor que le he tenido?

 
  

Señor¿nos habrás perdido

 
  

juntándonos a los dos?

340

    

Escena IX

   

BEATRIZ. INÉS.

   
    

BEATRIZ

 

¡Qué sorpresa! ¿Tú en mi casa

 
  

y tan de mañanaInés?

 

INÉS

 

Te fuiste anoche en seguida

 
  

Beatrizde tomar el té

 
  

con señales inequívocas

345

  

de mal humor o desdén

 
  

Y he venido a disculparme

 
  

si tengo culpao saber

 
  

queexceso de mi cariño

 
  

si nola sospecha fue.

350

BEATRIZ

 

No te engañaste; ofendió

 
  

mi mujeril altivez

 
  

don Luisque pasose anoche

 
  

de frío y de descortés.

 

INÉS

 

Don Luis no te conocía:

355

  

por eso sin duda ayer

 
  

usó contigo modales

 
  

de excesiva timidez

 
  

mas no de descortesía.

 

BEATRIZ

 

Sin negar que podrá ser

360

  

así como tú le pintas

 
  

con todo...

 

INÉS

 

Beatriz¿por qué?

 

BEATRIZ

 

Don Luis no andubo muy corto

 
  

en prodigarte a su vez

 
  

atenciones delicadas

365

  

y algunas de un interés

 
  

particular.

 

INÉS

 

Síme habló

 
  

de cosas de la niñez

 
  

¡recuerdos de aquella edad

 
  

encantadora y sin hiel

370

  

que entre flores sin espinas

 
  

pasó para no volver!...

 

BEATRIZ

 

Y dime. ¿Vuelve don Luis

 
  

igual al retrato aquel

 
  

que tú me hiciste?

 

INÉS

 

No creo.

375

BEATRIZ

 

¿Hay cambio?

 

INÉS

 

A lo que juzgué

 
  

por la entrevista de anoche

 
  

don Luis es otro: harás bien

 
  

de retardar esa boda.

 

BEATRIZ

 

Si me quierescuéntame.

380

INÉS

 

Vuelve altivo y presuntuoso

 
  

y hasta he notado en su tez

 
  

cierta mudanza...

 

BEATRIZ

 

¿Qué dices?

 
  

¿La oveja cambió de piel?...

 

INÉS

 

Sí.

385

BEATRIZ

 

(Con ironía.)

 
  

¡Qué lástima! ¿Y conserva

 
  

la sencilla nitidez

 
  

que brillaba en sus discursos?

 

INÉS

 

(Aparte.)

 
  

(¿Me habré vendido? ) No sé.

 

BEATRIZ

 

¡No lo sabes y te habló

390

  

tan solícito y cortés

 
  

que a mí me dabas envidia

 
  

al verte tan junto a él!

 

INÉS

 

¿Si tendrás celos de mí?

 

BEATRIZ

 

Y todo pudiera ser.

395

  

El mundo es un panorama.

 

INÉS

 

¿Panorama el mundo?...

 

BEATRIZ

 

¡Inés

 
  

cuidado con tropezar!...

 

INÉS

 

Respondo de no caer.

 
  

Don Luis de Castro y Rivera

400

  

querida Beatrizno es...

 
  

ni ha sido... ni lo será...

 
  

se me figura... es un buen

 
  

amigo... pero... ¿me entiendes?

 
  

Caballero de alta prez

405

  

eso sí... mozo y galán...

 
  

no sé si me explico bien...

 

BEATRIZ

 

Y tanto como te explicas

 
  

pues he llegado a entender

 
  

lo que me quieres decir...

410

  

Don Luis de Castro...

 

INÉS

 

Soirée

 
  

brillante la de esta noche:

 
  

sospecho que no ha de haber

 
  

por más que se lo imaginen

 
  

algunas hermosasquien

415

  

iguale por lo escogidas

 
  

las galas de tu toilette.

 
  

Y eso que hoy mejor que nunca

 
  

engalanada has de ver

 
  

a la condesa del Cisne

420

  

graciosa hasta en su esquivez

 
  

flor que intacta se conserva

 
  

en el peligroso edén

 
  

del mundo en que vive y brilla

 
  

por más que van en tropel

425

  

lisonjas a sus oídos

 
  

corazones a sus pies.

 
  

Y no faltarán tampoco

 
  

los enviados y attachés

 
  

de todas las embajadas

430

  

ni nuestros ministros que

 
  

como viven en el aire

 
  

diez días de cada mes

 
  

al baile se aficionaron

 
  

y bailan que es un placer.

435

  

¡Qué nocheBeatrizme aguarda

 
  

a mí que tengo por ley

 
  

observar para reírme

 
  

de lo que observo después!

 

AMBROSIO

 

(Anunciando.)

 
  

Don Luis de Castro y Rivera.

440

INÉS

 

(Levantándose violentamente.)

 
  

Me voy.

 

BEATRIZ

 

No talsiéntate.

 

(Inés se sienta.)

   
  

Empecemos a reírnos

 
  

desde este momentoInés.

 
    

Escena X

   

INÉS. BEATRIZ. LUIS.

   
    

LUIS

 

¿Inés aquí?

 

INÉS

 

¡Santo Dios!

 

LUIS

 

Disimulemos...

 

(Saluda.)

   

BEATRIZ

 

(Aparte.)

 
  

Saludo

445

  

ceremonioso...

 

(Mirando a INÉS de reojo.)

   
  

semblante

 
  

conmovido.

 

LUIS

 

(Aparte.)

 
  

Estoy confuso.

 

BEATRIZ

 

Tome usted silla.

 

LUIS

 

(Sentándose.)

 
  

Señora...

 

BEATRIZ

 

De ustedno hará dos segundos

 
  

hablábamos.

 

LUIS

 

¿Tanta dicha

450

  

he merecido?

 

INÉS

 

Presumo

 
  

que usted se figurará

 
  

del tal diálogo el asunto.

 

LUIS

 

No sospecho...

 

BEATRIZ

 

Dijo Inés...

 

INÉS

 

Dije a Beatriz y me fundo

455

  

en algo para decirlo

 
  

que vuelve usted de esos mundos

 
  

muy otroLuis.

 

LUIS

 

Ser podrá

 
  

que cambie en Madrid de rumbo;

 
  

que sacrifique al deber

460

  

pues yo mis deberes cumplo

 
  

en todoInésy por todo

 
  

los sentimientos que muchos

 
  

olvidan y que yo guardo.

 
  

aunque secretosmuy puros.

465

BEATRIZ

 

(Aparte.)

 
  

Explicaciones se dan

 
  

y en mi presencia. ¡Qué insulto!

 

INÉS

 

Me responde usted de un modo...

 
  

se me figura que escucho

 
  

(Riéndose.)

 
  

la arenga de un misionero.

470

  

Perdone usted si me burlo

 
  

de su respuesta...

 
  

(Aparte.)

 
  

¡Ay de mí!

 

LUIS

 

La risa de usted disculpo.

 

BEATRIZ

 

Hace usted bienprimo mío.

 
  

(Aparte.)

 
  

¡Cuanto padece mi orgullo!

475

(Levantándose: se dirige al velador y escribe.)

   

INÉS

 

¿A dónde vas?

 

BEATRIZ

 

A escribir...

 

INÉS

 

¿Se puede saber?...

 

BEATRIZ

 

No oculto

 
  

nadaInésporque no tengo

 
  

que ocultar... sobre un asunto

 
  

de interés... Sigan ustedes...

480

  

si hago falta...

 

LUIS

 

El cielo puso

 
  

mucha amargura en mi alma;

 
  

por eso en silencio sufro

 
  

y con mis lamentaciones

 
  

no mortifico a ninguno.

485

BEATRIZ

 

(Escribiendo.)

 
  

«Espero a usted al momento.»

 

INÉS

 

¿VienesBeatriz?

 

BEATRIZ

 

Ya concluyo...

 
  

¿Me necesitas?

 

INÉS

 

¡Pues no!...

 
  

Si el pobre Luis tan oscuro

 
  

me hablaque no le comprendo.

490

BEATRIZ

 

(Cerrando la cartade pie.)

 
  

Quizás en sus viajes últimos

 
  

a Alemania quiso ser

 
  

un filósofo profundo

 
  

y vuelvecomo un profeta

 
  

de misteriosos augurios...

495

(Tira de la campanilla y aparece AMBROSIO.)

   

LUIS

 

¡Gastan ustedes humor!...

 

BEATRIZ

 

(En voz baja.)

 
  

Ambrosio... ¡Cuidado! Al punto.

 
  

Te dejo por un instante

 
  

querida con mi futuro.

 

INÉS

 

Beatriz no es posible...

 

BEATRIZ

 

Inés

500

  

¿tan poco a los ojos tuyos

 
  

valgo yoque así me niegas

 
  

este favor?... Y te anuncio

 
  

que no he de tardar... Ya ves...

 
  

tengo baile y a mi gusto

505

  

no estoysi por mí no veo

 
  

cuanto se arregla; tributo

 
  

que pago a mi vanidad...

 
  

No me despido; a lo sumo

 
  

tardaré...

 

INÉS

 

¡Beatriz!...

 

BEATRIZ

 

Adiós

510

INÉS

 

Ven pronto...

 

BEATRIZ

 

Cuatro minutos.

 
    

Escena XI

   

INÉS. LUIS.

   
    

LUIS

 

InésInésun momento

 
  

clava los ojos en mí...

 

INÉS

 

¿Para qué?

 

LUIS

 

Para tormento

 
  

de un amor...

 

INÉS

 

Que es hoy aquí

515

  

delito y remordimiento.

 

LUIS

 

Te acuerdasInés...

 

INÉS

 

De todo;

 
  

no renovemos la historia

 
  

de ese amor que fue mi gloria

 
  

si usted no me ofrece el modo

520

  

de echarla de mi memoria.

 

LUIS

 

¿Y quién el culpable ha sido

 
  

de situación tan amarga?

 

INÉS

 

Cuando un deber se ha cumplido...

 

LUIS

 

¿Porque una ausencia fue larga

525

  

se justifica un olvido?

 

INÉS

 

Tenía el alma una cuerda

 
  

que vibró con fuerza en mí...

 

LUIS

 

¿Tu padre lo quiso?

 

INÉS

 

Sí:

 
  

Y que ahora me gane o pierda

530

  

porque a su ruego cedí

 
  

no merece en mi pensar

 
  

tan agria reconvención

 
  

cuando tengo que ocultar

 
  

mis ojospara llorar

535

  

la pena del corazón...

 

LUIS

 

Inés... Inés...

 

INÉS

 

Olvidemos

 
  

esa edad; consideremos

 
  

que flores son los amores

 
  

en esta viday veremos

540

  

que mueren pronto las flores.

 

LUIS

 

Así serápero yo

 
  

conservo en el alma pura

 
  

esas flores que alumbró

 
  

el astro que más brilló

545

  

por su completa hermosura.

 
  

Y esas flores que condena

 
  

tu ingratitudcon su aroma

 
  

daban consuelo a mi pena

 
  

lo mismo en Londres que en Viena

550

  

lo mismo en París que en Roma.

 
  

Por donde quiera que fui

 
  

tu imagen iba delante

 
  

ni hubo hora en que no te vi

 
  

Inésni pasó un instante

555

  

sin acordarme de ti;

 
  

y acaso me figuré...

 

INÉS

 

Silencio... recuerde usté

 
  

que falto cuando le escucho.

 
  

SilencioLuis...

 

LUIS

 

¿Y por qué?

560

  

¿No ves que padezco mucho?

 

INÉS

 

Calle ustedvuelvo a decir...

 

LUIS

 

A dolor que es tan profundo

 
  

es preferible morir.

 

INÉS

 

¿Y acaso para sufrir

565

  

sólo ustedse ha hecho el mundo?

 

LUIS

 

¿Por venturatú?...

 

INÉS

 

Yono...

 
  

Soy feliz; voy al paseo

 
  

trenes ricos me compró

 
  

quien ni en chanza pretendió

570

  

poner coto a mi deseo.

 
  

¡Tengo un palacio por casa

 
  

salón de escudos y cascos;

 
  

muebles y espejossin tasa;

 
  

por donde quiera que pasa

575

  

mi vista brillan damascos

 
  

trajes de blonda y brocado;

 
  

cadenas de plata y oro

 
  

no faltan a mi tocado

 
  

y en mi gaveta hay guardado

580

  

de joyas casi un tesoro!

 
  

¡Ya ve usted que es mi existencia

 
  

de goces un ancho centro!

 

LUIS

 

¿Y el corazón?

 

INÉS

 

¡Qué demencia!

 
  

¡El grito de esa conciencia

585

  

no se oyeque muere dentro!

 

LUIS

 

¡Inés!... ¡Inés!...

 

INÉS

 

Ya es tocar

 
  

amigoen la tiranía...

 
  

¿No viene usted a jurar

 
  

fe eterna sobre un altar?

590

  

¿No está cercano ese día?

 

LUIS

 

No lo sé; de mí depende

 
  

ser rico dentro de una hora.

 

INÉS

 

Entoncessi usted comprende...

 

LUIS

 

Hay algo que no se vende

595

  

que nunca vendíseñora...

 

INÉS

 

¡Ay! ¡Ay! ¡Me ahogo!...

 

LUIS

 

Inés

 
  

¿qué tienes? ¡Temblando estás!...

 
  

Si te ofendíya me ves

 
  

arrepentido a tus pies...

600

(LUIS intenta arrojarse a sus pies; INÉS no se lopermite.)

   

INÉS

 

Levántese usted...

 

(LUIS quiere estrechar la mano de INÉS: INÉS laretira.)

   
  

Jamás.

 
  

Recuerde usted que se halla

 
  

en casa ajena; recuerde

 
  

que en esta infernal batalla

 
  

si grita el que menos pierde

605

  

padece más el que calla.

 

LUIS

 

Esposo de otra he de ser

 
  

si usted...

 

INÉS

 

(Aparte.)

 
  

¡Casarse los dos!...

 
  

¡y en brazos de otra mujer!

 
  

¡En tanto yo!... ¡Padecer!...

610

LUIS

 

Respóndame usted...

 

INÉS

 

Adiós.

 

(Al dirigirse INÉS a las habitaciones interioresse presenta ALFREDOpor la puerta del fondocon una carta en la mano.)

   
    

Escena XII

   

LUIS. INÉS. ALFREDO.

   
    

ALFREDO

 

¡Inés!...

 

INÉS

 

¡Ay!

 

ALFREDO

 

(Saludando a LUIS con amabilidad.)

 
  

Perdone usted...

 
  

(Afectando serenidad.)

 
  

¿Tú aquí?

 

INÉS

 

(Procurando dominar su agitación.)

 
  

Mi querido Alfredo...

 
  

vine a ver... ya te lo dije...

 

ALFREDO

 

¿Y Beatriz?

 

LUIS

 

¿Beatriz? Adentro;

615

  

instantes hace no más...

 
  

¿Se sienta usted?... Al momento

 
  

vendrá...

 

ALFREDO

 

¡Mil gracias... Inés

 
  

qué palidez!

 

INÉS

 

(Aparte.)

 
  

¡Ay! ¡no puedo

620

  

más!... ¡Se oscurecen mis ojos!...

 

(Se sostiene de pie apoyándose en un sillón.)

   
    

Escena XIII

   

LUIS. INÉS. ALFREDO. BEATRIZ.

   
    

BEATRIZ

 

¡Alfredo!...

 

ALFREDO

 

(Dándole las manos.)

 
  

Beatriz...

 

BEATRIZ

 

Celebro

 
  

la exactitud. Hace nada

 
  

que he salido y cuando vuelvo

 
  

me hallo con usted...

 

LUIS

 

(Aparte.)

 
  

Respiro...

625

ALFREDO

 

(Acudiendo a su socorro.)

 
  

InésInés...

 

INÉS

 

(Desmayándose.)

 
  

Yo fallezco.

 

(Cae en los brazos de ALFREDO.)

   

BEATRIZ

 

Querida Inés...

 

(BEATRIZ tira fuertemente de la campanilla: aparece AMBROSIO.)

   

LUIS

 

(Aparte.)

 
  

¡Desgraciada!

 

BEATRIZ

 

Un vaso de aguacorriendo.

 

ALFREDO

 

(Aparte.)

 
  

¡Ya siento en el corazón

 
  

el torcedor de los celos!

630

(INÉS vuelve en sí: AMBROSIO entra con vasos de agua.)

   

LUIS

 

Tome usted.

 

(INÉS bebe.)

   

INÉS

 

¡Ya se ha pasado!

 

ALFREDO

 

El agua te hará provecho.

 

INÉS

 

Me voy a casa...

 

BEATRIZ

 

Que pongan

 
  

el coche...

 

INÉS

 

No lo consiento...

 
  

si está dos pasos de aquí...

635

ALFREDO

 

Con todoInés: siempre es bueno...

 

INÉS

 

No tal.

 

BEATRIZ

 

Mi futuroentonces

 
  

a mis súplicas cediendo

 
  

ir puede contigoen tanto

 
  

que Alfredo me da un consejo.

640

  

Ambrosioirás tú también.

 

INÉS

 

¡Si mucho mejor me siento!

 
  

GraciasBeatriz.

 

ALFREDO

 

Inés mía

 
  

si estás muy pálida...

 
  

(A don LUIS.)

 
  

Ruego

 
  

a usted...

 

LUIS

 

(Tomando su sombrero y ofreciendo el brazo a INÉS.)

 
  

¡Es obligación!

645

INÉS

 

¡Alfredo!...

 

ALFREDO

 

Inés... yo lo quiero...

 

INÉS

 

AdiósBeatriz.

 

BEATRIZ

 

Que te alivies...

 
  

(A don LUIS.)

 
  

No tarde usted.

 

ALFREDO

 

(Besando la mano de INÉS.)

 
  

Hasta luego.

 

(INÉS toma el brazo de LUIS y salen por la puerta delfondo. AMBROSIO los sigue.)

   
    

Escena XIV

   

BEATRIZ. ALFREDO.

   
    

BEATRIZ

 

¿No sabe usted que me caso?

 

ALFREDO

 

¿Pues no? Si mal no recuerdo

650

  

Inés me ha dicho la cláusula

 
  

del curioso testamento.

 

BEATRIZ

 

¿Y qué me aconseja usted?

 

ALFREDO

 

CasarseBeatrizy presto.

 

BEATRIZ

 

No tanto: bueno es pensar

655

  

con madurez y criterio...

 
  

Por lo mismo escribí a usted...

 

ALFREDO

 

(Enseñando la carta.)

 
  

Es verdad: aquí la tengo.

 

BEATRIZ

 

Esta boda es un asunto

 
  

amigo míotan serio

660

  

que puede ser hasta causa...

 

ALFREDO

 

Una boda no es proceso

 
  

que se debe examinar

 
  

con tanto detenimiento:

 
  

don Luis de Castro es un noble

665

  

muy antiguo; dos cangrejos

 
  

tiene en sus armas y un casco

 
  

con su lanza y...

 

BEATRIZ

 

Yo desciendo

 
  

de los nobles de Aragón

 
  

por el costado paterno.

670

ALFREDO

 

Entoncescásese usted.

 

BEATRIZ

 

Gracias a Diosel dinero

 
  

me sobraque mi difunto...

 

ALFREDO

 

Cásese usted...

 

BEATRIZ

 

Y no es esto

 
  

que yo niegue al tal don Luis

675

  

las cualidades de ingenio

 
  

de ser galán...

 

ALFREDO

 

Es un mozo

 
  

Beatriz queridacompleto.

 
  

Cásese usted...

 

BEATRIZ

 

Sin embargo...

 
  

¡Sacrificarme de nuevo...

680

  

dejar de ser libre!... No;

 
  

mi libertad es primero...

 
  

Y si al fin don Luis viniera

 
  

como Inés en otro tiempo

 
  

le conociómenos malo...

685

ALFREDO

 

Y diga usted¿estuvieron

 
  

Inés y don Luis a solas

 
  

mucho rato?

 

BEATRIZ

 

Por supuesto

 
  

me dijo Inésque ha cambiado

 
  

completamente de genio.

690

ALFREDO

 

¿Y hablaron?... ¿de qué? ¿Se sabe?

 

BEATRIZ

 

Caprichoso y embustero...

 

ALFREDO

 

¿Oyó usted lo que decían?

 

BEATRIZ

 

Y no me gustó por cierto

 
  

lo que vi.

 

ALFREDO

 

¿Qué ha visto usted?

695

BEATRIZ

 

Un aire tan... Yo me entiendo...

 

ALFREDO

 

Hable usted...

 

BEATRIZ

 

Un aire...

 

ALFREDO

 

Así...

 
  

tan libretan desenvuelto

 
  

con Inés...

 

BEATRIZ

 

¿Qué dice usted?...

 

ALFREDO

 

Cásese usted... que es mancebo

700

  

de prendas el de Rivera...

 
  

Lo digo como lo siento.

 
  

¡Qué habrá pasado que tarda

 
  

tanto!

 

BEATRIZ

 

No tal.

 

ALFREDO

 

Lo veremos.

 

BEATRIZ

 

El reloj.

 

ALFREDO

 

(Viendo la hora.)

 
  

Las cuatro y media

705

  

y a las tresBeatrizse fueron.

 

BEATRIZ

 

Noseñor.

 

ALFREDO

 

Pues mi Breguet

 
  

no se adelanta ex-profeso...

 
  

(Enseñándole la hora.)

 
  

Vea usted.

 

BEATRIZ

 

Las tres y media

710

ALFREDO

 

Le sobra a usted por entero

 
  

la razón.

 

BEATRIZ

 

Habrá subido

 
  

con Inés... y...

 

ALFREDO

 

(Aparte.)

 
  

(No lo creo...)

 

(Aparece LUIS.)

   
  

Aquí está.

 
    

Escena XV

   

LUIS. BEATRIZ. ALFREDO.

   
    

LUIS

 

Llegó tan buena...

 

ALFREDO

 

(Tomando el sombrero.)

 
  

En ese caso me ausento.

715

BEATRIZ

 

(Dándose las manos.)

 
  

¡Adiós!

 

ALFREDO

 

A los pies de usted.

 
  

Señor don Luis...

 

(Se saludan con grande amabilidad. ALFREDO se retira por elforo.)

   

LUIS

 

Caballero...

 
    

Escena XVI

   

BEATRIZ. LUIS.

   
    

LUIS

 

Ya que solos nos dejaron

 
  

señora y primalas gentes

 
  

que a admirar la galanura

720

  

de tantos hechizos vienen...

 

BEATRIZ

 

Lisonjas tan sin motivo

 
  

dan lugar a que sospeche

 
  

primo y señor...

 

LUIS

 

Es moneda

 
  

en este mundo corriente

725

  

decir la verdad si agrada

 
  

callarla cuando moleste...

 
  

Pero dejemos a un lado

 
  

Beatrizverdades corteses

 
  

y hablemos de nuestro asunto.

730

BEATRIZ

 

Es lo mejor; me parece...

 

LUIS

 

Ya sabe usted que murió

 
  

nuestro tío.

 

BEATRIZ

 

Hará dos meses;

 
  

y hasta ayersin ir más lejos

 
  

no supe lo que previene

735

  

su testamento.

 

LUIS

 

¿De veras?

 

BEATRIZ

 

De esas cosas que suceden.

 

LUIS

 

Sin embargoyo escribí

 
  

si no me engañoa los trece

 
  

días del fallecimiento.

740

BEATRIZ

 

Primera mentira. Debe

 
  

la carta haberse extraviado

 
  

aunque lo dudo.

 

LUIS

 

¿Y qué tiene

 
  

de extraño?

 

BEATRIZ

 

Porque hay ahora

 
  

ministro que no se duerme

745

  

y una carta no es periódico

 
  

de oposición que se pierde.

 

LUIS

 

Seguiré.

 

BEATRIZ

 

Prosiga usted.

 

LUIS

 

Mi tíoBeatrizpretende

 
  

que el lazo del matrimonio...

750

BEATRIZ

 

Ya lo sé.

 

LUIS

 

Mas yo que siempre

 
  

obré con delicadeza

 
  

no he de permitir se lleve

 
  

a efecto su voluntad

 
  

si el tal matrimonio puede

755

  

desbaratar otros planes

 
  

de porvenir más alegre

 
  

para usted.

 

BEATRIZ

 

(Aparte.)

 
  

(Ya la soltó.)

 
  

Primo y señorfelizmente

 
  

no tengoaunque viuda y joven

760

  

amores que me sujeten.

 

LUIS

 

¿Habla ustedprimade veras?

 

BEATRIZ

 

De veras hablo.

 

LUIS

 

¡Parece

 
  

mentira!

 

BEATRIZ

 

¡Qué quiere usted!

 
  

¡Si el difuntoy Dios le premie!

765

  

para mí del matrimonio

 
  

la antorcha sacra no enciende

 
  

llego a viuda de cuarenta

 
  

de viuda de veinte y siete.

 

LUIS

 

¿Y en Madrid no han reparado

770

  

en el rubor de esa frente

 
  

en el volcán de esos ojos

 
  

ni en esa cintura leve?

 

BEATRIZ

 

Nadaprimo.

 

LUIS

 

¿Ni en la mano?...

 

BEATRIZ

 

(Enseñando el pie.)

 
  

Ni en el pie.

 

LUIS

 

No se comprende.

775

BEATRIZ

 

¡Son cosas del mundo!

 

LUIS

 

Entonces

 
  

importa que usted se entere

 
  

de mi caráctersi al cabo

 
  

cumpliendo como obedientes

 
  

hemos de ser...

 

BEATRIZ

 

Más que primos...

780

  

¿Verdad que el asunto es éste?

 

LUIS

 

SíBeatriz: soy melancólico

 
  

suspicazimpertinente

 
  

preguntón; paso los días...

 
  

¿qué digo los días? meses

785

  

sin ver a nadie; el esplín

 
  

suele ser en mí tan fuerte

 
  

que aburro a cuantos me cercan

 
  

por lo tenaz y rebelde.

 

BEATRIZ

 

No será muy divertido

790

  

vivir con usted; mas cueste

 
  

lo que costareel amor

 
  

que más imposibles vence

 
  

hará que el esplín se vaya

 
  

y usted verá que no vuelve.

795

LUIS

 

Soy jugador.

 

BEATRIZ

 

Mala cosa.

 

LUIS

 

Disputador insolente.

 

BEATRIZ

 

No habrá disputas conmigo.

 

LUIS

 

Camorrista y por apéndice

 
  

espadachín.

 

BEATRIZ

 

Que me place

800

  

la cualidad: envanece

 
  

llevar al lado un marido

 
  

que en una ocasión se muestre...

 

LUIS

 

(Aparte.)

 
  

(¡Cuidado con la primita!)

 

BEATRIZ

 

(¡Pues el primito no miente!)

805

LUIS

 

Otro defecto.

 

BEATRIZ

 

¿Qué? ¿Hay más?

 

LUIS

 

Soy celosohasta ponerme

 
  

como un tigre; me alboroto

 
  

en un vértigo se envuelve

 
  

mi razón y es para mí

810

  

en ese instante solemne

 
  

la mujer frágil cristal

 
  

que con placer indeleble

 
  

despedazo...

 

BEATRIZ

 

¿Y quién no gusta

 
  

como de un maná celeste

815

  

de ese amor arrebatado

 
  

que el buen poeta engrandece

 
  

ya pinte en Venecia a Otelo

 
  

ya en Asia a Orosman invente?

 
  

(Aparte.)

 
  

Y le han de venir pintados

820

  

los moriscos alquiceles.

 

LUIS

 

Me retiro por la noche...

 

BEATRIZ

 

¿Muy tarde?

 

LUIS

 

Cuando

 

BEATRIZ

 

No me gusta esa costumbre.

 

LUIS

 

No es fácil que la remedie.

825

BEATRIZ

 

Esa pica en historia.

 

LUIS

 

¡Si he dicho ya que no hay ente

 
  

más fastidioso que yo!

 
  

¡Si es imposible se encuentre

 
  

mujer que de buena fe

830

  

en darme la mano piense!

 

BEATRIZ

 

Si es verdad lo que usted dice...

 
  

¡No jure usted que se ofende

 
  

a Dios!

 

LUIS

 

¡Confieso también

 
  

que vivo en el alma hierve

835

  

otro amor!...

 

BEATRIZ

 

¡Gracias al cielo

 
  

que una verdad se desprende

 
  

de su boca!

 

LUIS

 

Y diga usted

 
  

¿habrá quien se considere

 
  

dichosa conmigo?

 

BEATRIZ

 

Yo.

840

LUIS

 

¿Nada ve que la aterre?

 

BEATRIZ

 

Nadaprimo... Inés casose

 
  

con Alfredo sin quererle

 
  

y son tan felices hoy

 
  

que envidia dan a las gentes.

845

LUIS

 

(Disimulando su rabia.)

 
  

Está bien; si nos casamos

 
  

haré porque usted celebre

 
  

con el tiempo su elección...

 
  

(Levantándose.)

 
  

(¡La he de meter en un brete.

 
  

No ha de ver la luz del día!)

850

BEATRIZ

 

¿Qué es esoprimitohay fiebre?...

 
  

Síseñoraestoy ardiendo...

 

BEATRIZ

 

¿El esplín?

 

LUIS

 

Sí; ¡me acomete

 
  

con tanta facilidad!...

 

BEATRIZ

 

¿Y es mucho lo que padece?

855

LUIS

 

Muchosí.

 

BEATRIZ

 

Me lo figuro...

 

(LUIS toma el sombrero.)

   
  

¿Se va usted?

 

LUIS

 

Otros quehaceres

 
  

me llaman.

 

BEATRIZ

 

Que no se olvide...

 
  

cuanto más pronto se arregle

 
  

mejor.

 

LUIS

 

Estoy... a los pies

860

  

de usted.

 

BEATRIZ

 

Que el caso es urgente

 
  

y no sufriré más trámites

 
  

que los que marcan las leyes.

 

(LUIS saluda desde la puertay se retira.)

   
  

Trescientos setenta mil

 
  

de renta líquida pierdes

865

  

si te echas a don Quijote

 
  

en el siglo diez y nueve.

 

FIN DEL ACTO SEGUNDO.

   

 

Acto tercero

La misma decoración: las puertas del fondo abiertas: se venlos salones del bailevistosamente engalanadoslas señoras y caballeroscirculan en todas direcciones: música a lo lejos. Criados y lacayosconbizcochosdulces y refrescos.


Escena I

   

LUIS. ALFREDO. Poco después el VIZCONDE.

   
    

LUIS

 

(Aparte a la izquierda.)

 
  

Bailadbailadlos que necios

 
  

nada sentís en el alma;

 
  

los que veis en esta vida

 
  

divertimientoalgazara

 
  

materialismo...

5

ALFREDO

 

(Aparte a la derecha.)

 
  

Ayer noche

 
  

Inés me ocultó sus lágrimas;

 
  

se levantó muy temprano:

 
  

salió después y en la casa

 
  

de Beatriz... ¡Vamos con tiento

10

  

que de la honra se trata:

 
  

prudencia! ¡que a mí me toca

 
  

velar por mi honor!

 

(Aparece el VIZCONDE.)

   

VIZCONDE

 

(Estatuas

 
  

de mármol los dos parecen.

 
  

Empecemos la batalla

15

  

y pues tú no has de caer

 
  

vizcondecaiga el que caiga.)

 
  

Alfredo...

 

ALFREDO

 

(Saludando con amabilidad.)

 
  

Vizconde...

 

VIZCONDE

 

Luis.

 

LUIS

 

¿Qué quieres?

 

VIZCONDE

 

¿No me esperabas?

 

LUIS

 

No tal; te daba en el baile.

20

VIZCONDE

 

Te engañaste; ya no bailan

 
  

sino los pollos.

 
  

(A ALFREDO.)

 
  

¿Y usted?

 

ALFREDO

 

Los maridos no se cansan

 
  

en estar... A lo mejor

 
  

se eclipsansino se marchan.

25

LUIS

 

Y como es que túvizconde

 
  

te encuentras en esta sala

 
  

tan solotan...

 

VIZCONDE

 

Porque estoy

 
  

examinandocon ansia

 
  

de comprenderloel problema

30

  

del matrimonioy tan ardua

 
  

materiaLuisnecesita

 
  

de reflexión solitaria.

 
  

Y a propósito... ¿cuál es

 
  

la opinión autorizada

35

  

de ustedes en el asunto?

 

ALFREDO

 

El matrimonio es muy santa

 
  

institución.

 

VIZCONDE

 

Sin embargo...

 
  

el buen tono como carga

 
  

la tiene.

 

ALFREDO

 

Pues aun así...

40

  

no pesa cuando es honrada.

 

VIZCONDE

 

Y tú¿qué me dices?

 

LUIS

 

¿Yo?

 
  

Que nunca un baile fue cátedra

 
  

de matrimonios.

 

VIZCONDE

 

Con todo

 
  

se han bailado contradanzas

45

  

de menos complicación

 
  

que ciertos enlaces...

 

LUIS

 

Basta

 
  

vizconde...

 

VIZCONDE

 

Bien: callaré

 
  

pites veo que no te agrada

 
  

la conversación. Tus bodas

50

  

que se anuncian tan cercanas

 
  

me hicieron reflexionar

 
  

sobre este asunto.

 

ALFREDO

 

¿Se casa

 
  

usted?

 

VIZCONDE

 

Algunos lo niegan

 
  

y dicen que hay repugnancia

55

  

por parte de Luisy añaden

 
  

que sacrifica en las aras

 
  

de otro amor boda y riquezas...

 

ALFREDO

 

No lo creo: usted se engaña

 
  

vizconde.

 

VIZCONDE

 

RespondeLuis.

60

LUIS

 

¡Tienes buen humor!

 

ALFREDO

 

(Aparte.)

 
  

(¡Se calla!)

 
  

¿Renuncia usted a vivir

 
  

en la opulencia?

 

VIZCONDE

 

Rechaza

 
  

posiciónriquezasnombre

 
  

por una ilusión liviana

65

  

que agita en su corazón

 
  

misteriosas esperanzas.

 

ALFREDO

 

¿Y usted lo renuncia todo?

 
  

¿Y en sus adentros alaba

 
  

lo grande del sacrificio?

70

  

¿No sabe usted que una ingrata

 
  

la imagen es de la sierpe

 
  

con cintas engalanada?

 
  

¿No sabe usted que en sus labios

 
  

está el veneno que mata

75

  

nunca el licor de la dicha

 
  

jamás del amor el ámbar?

 
  

¿Y usted renuncia por ella?...

 
  

Señor don Luispintan calva

 
  

la ocasión y de un cabello

80

  

cuando vienehay que agarrarla.

 
  

El mundo es hoy lo que ha sido;

 
  

quien tiene dinerogasta

 
  

quien gasta es en el mundo

 
  

un nuevo dios que levanta

85

  

la sociedad; la pobreza

 
  

nos envilece y no falta

 
  

quien haya dicho en sus libros

 
  

que es la miseria una amarga

 
  

carcajada que el demonio

90

  

arroja al hombre en la cara.

 

LUIS

 

Sin negar a ustedAlfredo

 
  

que hay verdad en lo que acaba

 
  

de decirmesin embargo

 
  

el matrimonio me espanta.

95

  

No sé lo que haré; Beatriz

 
  

es jovenamablefranca;

 
  

de belleza es un modelo

 
  

y además acaudalada...

 
  

Pues bieneste matrimonio

100

  

no sé por qué me acobarda.

 

VIZCONDE

 

Contigo pan y cebolla.

 
  

Huyamos y allá en las Pampas...

 

ALFREDO

 

¡Huyamos! ¿Quién?

 

VIZCONDE

 

Romántico.

 

LUIS

 

Su humor entretiene o carga...

105

VIZCONDE

 

Según lo toman las gentes.

 

ALFREDO

 

(Aparte y retirándose a un lado con aire meditabundo.)

 
  

¡Alfredosilencio y calma!

 

VIZCONDE

 

Me han dichoLuisque es Inés

 
  

el objeto de tus ansias.

 

LUIS

 

No es verdad.

 

VIZCONDE

 

Yo la idolatro.

110

LUIS

 

Vizcondepuedes amarla

 
  

cuanto gustes.

 

VIZCONDE

 

No me engañes;

 
  

la amistad debe ser franca.

 

LUIS

 

La he conocido muy niña

 
  

vizcondedesde la infancia.

115

VIZCONDE

 

Mira que soy vengativo

 
  

que es condición de mi raza

 
  

que además soy mallorquín.

 

LUIS

 

No vives más que de farsas.

 
  

Déjame en paz.

120

VIZCONDE

 

Está bien.

 
  

(Vizcondecaiga el que caiga.)

 
    

Escena II

   

LUIS. El VIZCONDE. ALFREDO. BEATRIZ. EL GENERALdando el brazo a BEATRIZ.

   
    

BEATRIZ

 

¡Generalsi están aquí!

 
  

A todos tres los buscaba

 
  

y al cabo los encontré.

125

ALFREDO

 

¿De verasBeatriz?

 

LUIS

 

Tamaña

 
  

distinción...

 

VIZCONDE

 

¿A quién se debe?

 

BEATRIZ

 

Al General.

 

VIZCONDE

 

¿Y qué causa?

 

BEATRIZ

 

La más sencillavizconde;

 
  

diome su brazoy es harta

130

  

su condescendencia ya;

 
  

por mí se fatiga y anda

 
  

y pasea más acaso

 
  

de lo que importa.

 

(BEATRIZ deja el brazo del GENERAL.)

   

GENERAL

 

Se engaña

 
  

que me hallo muy satisfecho

135

  

de ser su Amadís de Gaula

 
  

al ver que estando más bella

 
  

se encuentra tan solitaria.

 

VIZCONDE

 

(Ofreciéndola el brazo.)

 
  

Vizcondesa...

 

BEATRIZ

 

Luisel brazo

 

LUIS

 

Por tal sorpresa mil gracias.

140

BEATRIZ

 

Bueno es que usted se acostumbre.

 
  

Y... ¿hay algo resuelto?

 

LUIS

 

Nada.

 

BEATRIZ

 

¿No? ¡Paciencia! Esperaré.

 

LUIS

 

Espere usted.

 

GENERAL

 

(A ALFREDO.)

 
  

¿Qué te pasa?

 

ALFREDO

 

¿Qué puede pasarmetío?

145

GENERAL

 

Hay cierta tinta en tu cara

 
  

de tristeza y mal humor...

 

BEATRIZ

 

(A todos.)

 
  

¿Vamos?

 

VIZCONDE

 

Al punto.

 

(BEATRIZ se retira con LUIS y entra en los salones.)

   
    

Escena III

   

EL VIZCONDE. ALFREDO. El GENERAL.

   
    

VIZCONDE

 

(A ALFREDO y al GENERAL.)

 
  

Palabra.

 
  

¿Usted que es hombre machucho

 
  

y usted que muy alto raya

150

  

en esto de penetrar

 
  

misterios y zarandajas

 
  

del mundono han sospechado

 
  

quién sea la oculta dama

 
  

que ha vuelto el juicio a Rivera?

155

GENERAL

 

No lo sé.

 

VIZCONDE

 

Dicen que es larga

 
  

la fecha de sus amores.

 

ALFREDO

 

¿Y usted en saberlo gana

 
  

alguna cosavizconde?

 

VIZCONDE

 

Yo no.

 

ALFREDO

 

Pues entonces ancha

160

  

Castillay no enturbie usted

 
  

pues no ha de beberlael agua.

 

VIZCONDE

 

Por saber y por hablar

 
  

después...

 

ALFREDO

 

A veces la charla

 
  

con intención o sin ella

165

  

suele costarnos muy cara.

 

VIZCONDE

 

¿Es advertencia?

 

ALFREDO

 

Es consejo.

 

GENERAL

 

¿Y a ti quién te mete?... ¡Vaya

 
  

vaya! Vámonosvizconde;

 
  

dejémosle con su rancia

170

  

doctrina: el hombre ha de hacer

 
  

aquello que más le agrada.

 

(Se retiran por el fondo el GENERAL y el VIZCONDEhablando con animación. ARTURO sale precipitadamente: el GENERALtropieza con élle mira y sigue su camino.)

   
    

Escena IV

   

ARTURO. ALFREDO.

   
    

ARTURO

 

(Al GENERAL.)

 
  

¡Ya van dos! Es mucho cuento

 
  

con el hombre!... Tropezando

 
  

conmigo a cada momento.

175

ALFREDO

 

¿Qué importa?

 

ARTURO

 

Me voy cargando...

 
  

¡y si me irrito!...

 

ALFREDO

 

Con tiento

 
  

Arturoque al fin sus años

 
  

lo autorizan.

 

ARTURO

 

Que modere

 
  

esos ímpetus huraños

180

  

de su caráctersi quiere

 
  

respeto de los extraños.

 

ALFREDO

 

Olvide usted desafueros

 
  

que no llevan intención...

 
  

la prudencia es la razón

185

  

mejor de los caballeros

 
  

de tan alta condición.

 

(Algunos caballeros y señoras atraviesan la escena durante estediálogo y se entran por la puerta de la derecha.)

   

ARTURO

 

Mil gracias por la advertencia.

 

ALFREDO

 

¿Y a donde se va?

 

ARTURO

 

Al buffet.

 

ALFREDO

 

¿Y niega usted su presencia

190

  

Arturoa la concurrencia?

 

ARTURO

 

Alfredovéngaseusté.

 

ALFREDO

 

No es cosa en que me divierto.

 

ARTURO

 

Mire usted que sorprendente

 
  

será.

 

ALFREDO

 

Me es indiferente.

195

ARTURO

 

El salón ya está desierto.

 
  

Venga usted; se va la gente...

 
  

No se quede usted aquí

 
  

tan solo...

 

ALFREDO

 

En mi soledad

 
  

he de gozar más que allí.

200

ARTURO

 

¿Poco puede mi amistad?

 

ALFREDO

 

Vale mucho para mí.

 
  

Vamospues.

 

ARTURO

 

Y le procuro

 
  

un buen rato.

 

ALFREDO

 

Así lo creo.

 

ARTURO

 

El brazo... se lo aseguro...

205

  

si me equivocoel deseo

 
  

suplirá...

 

ALFREDO

 

¡Muy bienArturo!

 

(Se entran por la puerta de la derecha.)

   
    

Escena V

   

LUIS. INÉS que entra por el fondo.

   
    

LUIS

 

Querida Inésdos palabras;

 
  

serán las postreras voces

 
  

de este amor que en otros días

210

  

sembró tu vida de flores.

 

INÉS

 

No. Luis: de modo ninguno:

 
  

quizás nuestra ausencia noten

 
  

y no faltarán sin duda

 
  

ojos investigadores

215

  

que me busquen.

 

LUIS

 

No es posible

 
  

en tan confuso desorden.

 
  

Los unos bailanInés;

 
  

los otros se van veloces

 
  

en pos de ricos manjares...

220

  

Siéntate; no te incomoden

 
  

memoriasInésque viven

 
  

dentro del alma muy dóciles

 
  

y sólo a esperar se atreven

 
  

el adiós que las otorgues.

225

INÉS

 

Dije a usted esta mañana

 
  

que deberes superiores

 
  

sagrados...

 

LUIS

 

¿Y quién te dice

 
  

Inésque los abandones?

 
  

Una palabra de amor

230

  

y hoy mismoesta misma noche

 
  

renuncio a todo; a Madrid

 
  

dejo y en otras regiones

 
  

viviré...

 

INÉS

 

¿Por causa mía

 
  

va usted a perder los goces

235

  

de la opulencia? Un enlace

 
  

con quien es tan rica y noble

 
  

que miramientos alcanza

 
  

de soberana en la corte?

 
  

¿Por mí se resigna usted

240

  

en este siglo a ser pobre?

 

LUIS

 

¡Tu amorInéses mi vida!

 
  

Si es ese el precio que pones

 
  

a tu amor: pobre seré...

 
  

¿Me quieres aún? Responde.

245

INÉS

 

¿Y usted se figuraLuis

 
  

que a tales conversaciones

 
  

me entrego yo por capricho

 
  

por vanidad? ¿No conoce

 
  

usted mismo que en el alma

250

  

grabadas tengo ilusiones

 
  

antiguasrecuerdos puros

 
  

ardientes y encantadores

 
  

de amor que vivió conmigo

 
  

sin yo saberdesde entonces

255

  

sin yo querer que volviera

 
  

sin yo decir que me estorbe?...

 

LUIS

 

InésInés...

 

INÉS

 

¿Nada valen

 
  

ni el triste llanto que corre

 
  

de mis ojosni la pena

260

  

que mi existencia corroe

 
  

desde ayer? ¿Porque usted quiere

 
  

fuerza es que yo me desborde

 
  

en mi pasión y que vaya

 
  

por callesplazas y bosques

265

  

diciendo lo que aún oculto

 
  

aquí dentro tiene el nombre

 
  

de crimen? Gritando a todos...

 
  

«Aquel es; nadie me acose

 
  

en mi camino... En el mundo

270

  

no hay nada que me acomode

 
  

sino Luis. -Tengo un marido...

 
  

no importa que se sonroje

 
  

de haber unido a la mía

 
  

su suerte; llevele en dote

275

  

mi virtud y la he perdido

 
  

mi fama y la hago girones...»

 
  

¡AyLuis!... El amor a veces

 
  

del egoísmo se pone

 
  

la careta y llega al fin

280

  

a ser repugnante y torpe...

 

LUIS

 

¡Inésmi vida!... ¡mi dios!...

 

INÉS

 

No hay vida que no se ahogue

 
  

bajo el crimen; no hay belleza

 
  

que envilecida soporte

285

  

con calma y resignación

 
  

sin que sucumba a sus golpes

 
  

el desprecio que la escupe

 
  

de la conciencia el azote.

 

LUIS

 

Inésyo te juro aquí

290

  

por la memoria del hombre

 
  

que el ser me diono turbar

 
  

con amantes pretensiones

 
  

la paz de tu corazón

 
  

con talInésde que broten

295

  

de tu boca unas palabras

 
  

de amorque en la ausencia borren

 
  

las dudas que el alma tiene.

 

INÉS

 

¿Y así te alejas conforme?

 
  

En un tiempo eras feliz

300

  

con sólo escuchar los sones

 
  

del harpa y el dulce canto

 
  

de tu Inés: ¡nuestros amores

 
  

pasaron! No volverán

 
  

por más que tu afán recoge

305

  

palabras que arroja al viento

 
  

la verdad que aquí se esconde.

 

LUIS

 

¡Inés!... ¡Inés!...

 

INÉS

 

Te lo juro;

 
  

de mí no esperes que doble

 
  

la cerviz... Para memoria

310

  

de aquella pasión que indócil

 
  

vive aquí...

 
  

(Dándole el ramo.)

 
  

Toma... es tan pura

 
  

que debe dar sólo flores

 
  

y un poco de llanto mío

 
  

que las queme y las agoste.

315

(Dándole el pañuelo después de haberse enjugado las lágrimas.)

   

LUIS

 

¡Inéspara siempre!... ¡adiós!...

 

INÉS

 

Olvídame...

 

LUIS

 

(Arrodillándose y besándole la mano.)

 
  

¡No!...

 
  

(Se levanta.)

 
  

El vizconde.

 

(Al presentarse el VIZCONDE que ha visto a LUISarrodilladoéste se guarda precipitadamente el pañuelo entre el chalecoy la camisa sobre el corazónpero de manera que se vean las puntas.)

   
    

Escena VI

   

El VIZCONDE. INÉS. LUIS.

   
    

VIZCONDE

 

Así principia el segundo

 
  

tomo de un cuento dramático

 
  

con puntas de epigramático

320

  

que ha de dar la vuelta al mundo.

 

LUIS

 

Vizconde¿le escribes tú?

 

VIZCONDE

 

Sípor cierto.

 

LUIS

 

Estará lleno

 
  

de chiste...

 

VIZCONDE

 

El asunto es bueno...

 
  

picante... ¡Vale un Perú!

325

  

Voy a explicarte cuál es

 
  

en dos palabras.

 

INÉS

 

No quiero

 
  

que usted se canse... prefiero

 
  

leerle.

 

VIZCONDE

 

¡Alfredo!

 

ALFREDO

 

(Aparte entrando.)

 
  

¡Los tres!

 
    

Escena VII

   

ALFREDO. INÉS. LUIS. El VIZCONDE.

   
    

ALFREDO

 

¿Qué hay de nuevo?

 

INÉS

 

El buen humor

330

  

del vizcondese entretiene

 
  

en referirnosque tiene

 
  

escrito...

 

ALFREDO

 

¿Usted escritor?

 

VIZCONDE

 

En mis momentos de esplín

 
  

me doy a escribir.

 

ALFREDO

 

¿Historias

335

  

que recuerden nuestras glorias?

 

VIZCONDE

 

No; historias de folletín.

 
  

Empiezoy punto por punto

 
  

la he de contar.

 

ALFREDO

 

¿De tal modo

 
  

que se entienda?

 

VIZCONDE

 

Alfredotodo.

340

  

Personajes de mi asunto:

 
  

un marido bonachón

 
  

un pretendienteuna dama

 
  

y un galán.

 

ALFREDO

 

Esto se llama

 
  

ser claro en la explicación.

345

LUIS

 

¡Vizconde!...

 

(Se oye música de wals.)

   

INÉS

 

(A LUIS.)

 
  

El wals ofrecido...

 

ALFREDO

 

Esperaque rayaría

 
  

tu ausencia en descortesía.

 
  

Siga el cuento interrumpido.

 

VIZCONDE

 

Una dama pobre y bella

350

  

amando a más no poder

 
  

a cierto galánmujer

 
  

fue de otro. Su mala estrella

 
  

la llevó al mundo después

 
  

y en el asaz imprudente

355

  

se burló de un pretendiente

 
  

a su amor...

 

ALFREDO

 

Hay interés

 
  

en el asunto...

 

LUIS

 

No veo...

 

ALFREDO

 

¿Que no?... Pues a mí me agrada.

 

INÉS

 

No encuentro en la historia nada...

360

LUIS

 

Ni en mí despierta el deseo...

 

VIZCONDE

 

¿No? Ya verás; entretanto

 
  

que ella aquí su mano daba

 
  

el primer galán viajaba...

 

INÉS

 

(Aparte.)

 
  

¡Mi culpa no es para tanto!...

365

  

¡Valor y serenidad!

 

ALFREDO

 

Siga usted que me divierte

 
  

oír contar de esa suerte...

 
  

con tal naturalidad...

 
  

(No paga su sangre toda

370

  

tan infame villanía.)

 

VIZCONDE

 

Pasó tiempo y llegó un día...

 
  

aquí episodio de boda

 
  

y se juntaron los dos.

 
  

Primera parte del cuento.

375

INÉS

 

Queda para otro momento

 
  

la segunda.

 

ALFREDO

 

No¡por Dios!...

 
  

que juntos ya los amantes

 
  

de encuentro tan singular

 
  

sin remedio han de brotar

380

  

escenas interesantes...

 
  

Siga usted.

 

VIZCONDE

 

En la segunda

 
  

he de ponerbien descrita

 
  

se sobrentiendeuna cita

 
  

que en estos lances abunda...

385

  

cualquier romance de amores...

 
  

y en esta cita ha de haber

 
  

por fuerza que recoger

 
  

algún ramito de flores.

 

(ALFREDO fija los ojos en el ramo de flores.)

   
  

Mucho de mi bienmi cielo

390

  

de arrodillarse el galán

 
  

y sin miedo al qué dirán

 
  

como prenda algún pañuelo.

 

(Involuntariamente LUIS procura esconder el pañuelo condisimulo; pero ALFREDO sigue sus movimientos con la vista.)

   
  

¡Eh! ¿Qué tal?

 

ALFREDO

 

Sube de punto

 
  

el interés. Y por dónde

395

  

se desenlazavizconde

 

(INÉS conmovida se sienta en el sofá.)

   
  

tan enmarañado asunto?

 
  

(Con cariño.)

 
  

¿Inés?... ¿Te vuelve el vahído

 
  

de esta mañana?

 

INÉS

 

Me voy.

 

ALFREDO

 

¿No estás para bailes hoy?

400

  

¿Ni aun para el wals ofrecido?

 

INÉS

 

NoAlfredo.

 

LUIS

 

(Con amabilidad afectada.)

 
  

¿Puedes oír

 
  

vizconde?

 

(ALFREDO al mismo tiempo que atiende a INÉSlosobserva.)

   

VIZCONDE

 

(Acercándose.)

 
  

¿Qué quieres?

 

LUIS

 

(En voz baja.)

 
  

Quiero

 
  

porque eres mal caballero

 
  

matarte pronto o morir.

405

VIZCONDE

 

No se engaña a la amistad

 
  

impunemente.

 

LUIS

 

Villano

 
  

habla más bajoo mi mano

 
  

te despedaza.

 

INÉS

 

Es verdad;

 
  

tomar el aire es mejor.

410

LUIS

 

A las dos y con espada.

 

VIZCONDE

 

El arma que más me agrada.

 

LUIS

 

Vizcondeque va el honor

 
  

de una mujer...

 

ALFREDO

 

Ya se pasa

 
  

mi bien. ¿No es cierto?

 

INÉS

 

(Levantándose.)

 
  

Si tal.

415

ALFREDO

 

¡Jesús! ¡qué pícaro mal!

 
  

¡Y siempre fuera de casa!

 
  

¡No estés tan triste!... Rivera

 
  

dé usted el brazo a mi Inés...

 
  

Alégrate... ¿No me ves

420

  

a mi? Si alguno te viera

 
  

creería...

 

INÉS

 

(Aparte.)

 
  

¡Qué humillación!...

 

(Tomando el brazo de LUIS.)

   
  

Alfredo¿no vienes tú?

 

ALFREDO

 

¡Yo no! Vete al ambigú...

425

  

no te vuelvas al salón.

 
  

Yo supongo que ¿hecho un ascua

 
  

está el marido entre tanto?

 

VIZCONDE

 

No señor; porque es un santo

 
  

con mofletillos de Pascua.

430

ALFREDO

 

(Pronuncia estos versos enmedio de grandes risotadas: INÉS y LUISse ríen también. ALFREDO los acompaña hasta la puerta de laderecha: El VIZCONDE se dirige a los salones por la del foro.)

 
  

¡Bravovizconde!... ¡Díos mío!

 
  

no puedo... ríeteInés...

 
  

y usted también. ¡Tú no ves

 
  

con cuánto gusto me río!

 
    

Escena VIII

   

ALFREDO.

   
    
  

Ay! Sal de mi corazón

435

  

dolor que me atormentabas

 
  

en lágrimas por mis ojos

 
  

y en sangre con mis palabras.

 
  

¡Le mataré!... Con la suya

 
  

sabré lavarme la infamia

440

  

que arrojó sobre mi nombre

 
  

su lengua desvergonzada;

 
  

y haré pedazos tu lengua

 
  

¡vizcondevizconde!... ¡Oh rabia!

 
  

La ira nubla mis ojos

445

  

y la voz en mi garganta

 
  

se ahoga; todo mi cuerpo

 
  

estremecido se exalta

 
  

y ríese el corazón

 
  

y alégranse las entrañas

450

  

al contemplar que ya toco

 
  

el placer de la venganza.

 
  

¿Y como ir hasta ella

 
  

sin exponerme a que caiga

 
  

sobre el cristal trasparente

455

  

de mi opinión y mi fama

 
  

el mote ruin con que insultan

 
  

los hombres esta desgracia?

 
  

SilencioprudenciaAlfredo

 
  

y atolondrado no vayas

460

  

tú mismo a precipitar

 
  

sobre tu nombre esa mancha.

 

(Se pasea en la mayor agitación.)

   
  

Inés le quiso en un tiempo...

 
  

Inés ayer me juraba

 
  

que después... Luis vino luego...

465

  

habló con ella... En la casa

 
  

de Beatriz... Al vermeInés

 
  

convulsadesalentada

 
  

se desmayó... Por la noche

 
  

el baile... Prendiose cuantas

470

  

preseas le dio mi amor...

 
  

Y ¿qué me importan sus galas

 
  

ni su amorcuando mi honra

 
  

la honra que se maltrata

 
  

en la lengua del vizconde

475

  

será de Madrid la fábula?

 
  

Don Luis... no me queda duda...

 
  

por su descaro y audacia

 
  

retó al vizconde... Si yo

 
  

no me anticipomañana

480

  

dirán por do quier las gentes

 
  

que Inés del duelo fue causa

 
  

que por Inés con Beatriz

 
  

la boda don Luis rechaza

 
  

y al decirlo irá mi honra

485

  

con razón despedazada

 
  

por esos mundos de Dios

 
  

sirviendo a todos de farsa...

 
  

No señoryo soy primero;

 
  

antes que yo nadie saca

490

  

la espada en favor de Inés

 
  

y si el vizconde me mata

 
  

diga después lo que quiera

 
  

la sociedad; no me espantan

 
  

sus burlas: y si le mato

495

  

pondranse todos mordaza

 
  

que historias de folletín

 
  

escritas con sangre humana

 
  

producirán tal efecto

 
  

que nadie querrá explicarlas.

500

  

Así pues dentro de poco...

 
  

Alfredoprudencia y calma...

 
  

¡Don Luis!... Después... Es preciso

 
  

a distintas circunstancias

 
  

diferente proceder...

505

  

¡Inés! ¡Inés! ¡Se me saltan.

 
  

las lágrimas de los ojos

 
  

y el corazón se me arranca

 
  

del pecho! ¡Inés! Alguien viene...

 
  

Prudencia...

 

(Aparece el VIZCONDE.)

   
  

¡Dios míogracias!

510

    

Escena IX

   

ALFREDO. EL VIZCONDE.

   
    

ALFREDO

 

¿Usted por aquívizconde?

 
  

¿Cómo tan solo?

 

VIZCONDE

 

No puedo

 
  

sufrir el calor: me ahogo

 
  

en los salonesAlfredo.

 

ALFREDO

 

¿De veras?

 

VIZCONDE

 

¿Se ha puesto ya

515

  

el viento del buen humor?

 

ALFREDO

 

No señorque he sido siempre

 
  

en las materias del honor

 
  

muy quisquilloso...

 

VIZCONDE

 

¿Y acaso

 
  

he dado yo a usted motivo?...

520

  

Si es asícomo advertencia

 
  

aquel consejo recibo.

 

ALFREDO

 

A risa no tome usted

 
  

lo del consejoque es grave...

 

VIZCONDE

 

¿De qué se trata?

 

ALFREDO

 

¡Vizconde!...

525

VIZCONDE

 

No adivino...

 

ALFREDO

 

Usted lo sabe

 
  

y haciendo a usted la justicia

 
  

que se mereceno puedo

 
  

suponer que usted no quiere

 
  

hablar... porque tiene miedo...

530

VIZCONDE

 

¿Yo miedo? ¡Pregunte usted

 
  

que he de explicarmepor Dios!

 

ALFREDO

 

¡Ya empezamos a entendernos

 
  

señor vizcondelos dos!...

 
  

Me han dicho...

 

VIZCONDE

 

Pronto.

 

ALFREDO

 

Cuidado

535

  

vizcondeque no permito

 
  

que en mi presencia ninguno

 
  

más que yo levante el grito.

 

VIZCONDE

 

Ni yo he tenido paciencia

 
  

igual en mi vidaAlfredo.

540

ALFREDO

 

La paciencia es muchas veces

 
  

el sinónimo del miedo.

 

VIZCONDE

 

¡Miserable!

 

ALFREDO

 

(Sujetándole la mano.)

 
  

Quieto ahí...

 
  

Estamos en casa ajena.

 

VIZCONDE

 

Yo no comprendo a este hombre.

545

  

Hable ustedque no sin pena

 
  

tranquilo le escucharé.

 

ALFREDO

 

Me han dicho que usted proclama

 
  

por todas partesvizconde

 
  

en perjuicio de mi fama

550

  

que en cierta ocasión cobarde

 
  

estuve con un don Juan

 
  

de Ozoreshombre perdido

 
  

disipador y truhán.

 

VIZCONDE

 

No es verdad; ni yo sabía

555

  

de lance talni he contado

 
  

paparrucha semejante:

 
  

éste es un cuento forjado

 
  

con mala intención sin duda.

 

ALFREDO

 

Me han dicho también que usté

560

  

se ríe de mi bondad

 
  

llamándola buena fe

 
  

de marido candoroso.

 

VIZCONDE

 

No es cierto.

 

ALFREDO

 

¿Que miento yo

 
  

señor vizconde?

 

VIZCONDE

 

Si usted

565

  

en provocar se empeñó

 
  

un lanceno se incomode

 
  

en buscar pretextos vanos:

 
  

a todas horas del día

 
  

me sobran valor y manos.

570

ALFREDO

 

Hay razón.

 

VIZCONDE

 

¿Cuál es entonces?

 
  

Sépala antes de reñir.

 

ALFREDO

 

¿Pues no ha conocido usted

 
  

que no la quiero decir?

 

VIZCONDE

 

¿Hora?

 

ALFREDO

 

Mañana a las dos.

575

VIZCONDE

 

Perdonepor Dioshermano;

 
  

tengo otro a la misma hora.

 

ALFREDO

 

A las siete.

 

VIZCONDE

 

Es muy temprano.

 

ALFREDO

 

A las once.

 

VIZCONDE

 

Me conviene.

 
  

¿Armas?

 

ALFREDO

 

Espada o pistola.

580

VIZCONDE

 

¿Distancia?

 

ALFREDO

 

La que designen.

 

VIZCONDE

 

Adiós.

 

ALFREDO

 

Adiós.

 

VIZCONDE

 

Carambola

 
  

mejor en mis aventuras

 
  

galantes no la he tenido:

 
  

librarme puedo mañana

585

  

del amante y del marido.

 

(Vase por la derecha y saluda al GENERAL que entra por la mismapuerta.)

   
    

Escena X

   

ALFREDO. EL GENERAL.

   
    

GENERAL

 

¡Jesús! ¡Jesús! ¡Qué tropel

 
  

en el ambigú! ¡Qué gresca!

 
  

¡Y está abundante... eso sí!

 
  

el Champagne no escasea...

590

  

De toda la temporada

 
  

es sin disputa la fiesta

 
  

más brillante... Y tú ¿qué tienes?

 
  

¿Por qué no has ido a la mesa?

 

ALFREDO

 

Porque un asunto más grave

595

  

aquí me detuvo...

 

GENERAL

 

¿Y era...?

 

ALFREDO

 

Escuche usted; necesito

 
  

primero de su experiencia

 
  

y después de su valor...

 

GENERAL

 

Hablasobrinoy apriesa...

600

  

¿Qué ha sucedido?

 

ALFREDO

 

Que Inés

 
  

por loca o por indiscreta

 
  

compromete su decoro.

 

GENERAL

 

¿Son celos?

 

ALFREDO

 

Son... evidencias.

 
  

Inés adora...

 

GENERAL

 

¿Al vizconde?...

605

ALFREDO

 

No señor.

 

GENERAL

 

¿A quién?

 

ALFREDO

 

Se acuerda

 
  

de don Luis que fue su amante.

 

GENERAL

 

¿Don Luis de Castro y Rivera?

 

ALFREDO

 

Sí señor.

 

GENERAL

 

Fácil remedio...

 
  

entre ella y don Luiscien leguas.

610

ALFREDO

 

Es que el vizconde...

 

GENERAL

 

¿También?

 

ALFREDO

 

Con descarada insolencia

 
  

la insultó...

 

GENERAL

 

¡Sobrino! Y luego

 
  

como es natural que hiciera

 
  

don Luis de su proceder

615

  

pidiole al vizconde cuenta.

 
  

Yo entoncesporque los dos

 
  

ignorasen la vergüenza

 
  

de mi situacióncallé...

 
  

pero después...

 

GENERAL

 

¡No suspendas

620

  

tu narraciónpor San Marcos!

 

ALFREDO

 

HistoriaSeñorcomo éstas

 
  

hasta después que se escriben

 
  

con sangrea nadie se cuentan.

 

GENERAL

 

Alfredomi autoridad

625

  

lo manda; soy la cabeza

 
  

principal de la familia

 
  

y mi egoísmo no piensa

 
  

soportar impunemente

 
  

ultrajes a mi nobleza.

630

ALFREDO

 

Aparte llamé al vizconde

 
  

y le he retado.

 

GENERAL

 

(Estrechándole la mano.)

 
  

Esta diestra

 
  

te dice que hiciste bien.

 

ALFREDO

 

Mi cuestión es la primera

 
  

que se ha de zanjar mañana

635

  

y evito así se entretenga

 
  

el vizconde refiriendo

 
  

la causa de su querella

 
  

con don Luispues yo le he dado

 
  

otro pretexto a la nuestra.

640

GENERAL

 

¡Biensobrino!

 

ALFREDO

 

Usted será

 
  

el padrino.

 

GENERAL

 

Lo que quieras...

 
  

con mucho gusto...

 

(Aparte y separándose un poco de ALFREDO.)

   
  

¡Qué sabio

 
  

he sido! Y luego se empeñan

 
  

en decir... ¡Si es el que sigo

645

  

el mejor de los sistemas!

 
  

Nunca he querido casarme

 
  

por estas y otras prebendas.

 

ALFREDO

 

Después de acabado el lance

 
  

con el vizcondesi es buena

650

  

mi saludcon el don Luis

 
  

otro más serio nos queda...

 

GENERAL

 

Sobrino... de ningún modo.

 

ALFREDO

 

¿Por qué razón?

 

GENERAL

 

A su ofensa

 
  

venganza más que castigo:

655

  

le casasy así te vengas.

 
  

Pero ya vuelven las gentes...

 
  

Tranquilidad y prudencia.

 
    

Escena XI

   

INÉS. BEATRIZ. ALFREDO. VIZCONDE. LUIS.GENERAL. ARTURO. SEÑORAS y CABALLEROS.

   

(Algunos caballeros llevan los ramos de flores de las señoras y sepasean dándolas el brazo; otras parejas se sientan. ALFREDOsobreponiéndose al pesar que le abrumaestá alegre y obsequioso con INÉSy con BEATRIZ. INÉS muy triste. LUIS pensativo. BEATRIZatiende a los convidados y observa cuanto pasa. ARTURO impacientede mal humor. El VIZCONDE bullicioso.)

   
    

BEATRIZ

 

No tantoseñor vizconde;

 
  

un baile sin pretensión.

660

  

de amigos: no corresponde

 
  

ni con muchoa ese montón

 
  

(Paseándose.)

 
  

de elogios que usted relata...

 

VIZCONDE

 

He dicho a usted lo que siento

 
  

y es la vajilla de plata

665

  

por su laborun portento.

 

BEATRIZ

 

Herencia de mi difunto.

 

VIZCONDE

 

¡Gran baile y mejor buffet!

 
  

¡Qué detalles! ¡qué conjunto!

 

BEATRIZ

 

Vizcondecállese usté.

670

  

General¿en qué se piensa?

 

GENERAL

 

¿En quéBeatriz? En que está

 
  

esta atmósfera muy densa.

 

BEATRIZ

 

Pues pronto se aclarará...

 

GENERAL

 

Así lo esperosobrina...

675

BEATRIZ

 

Alfredo...

 

GENERAL

 

Vamosresponde...

 

VIZCONDE

 

¡Es ustedInésdivina!...

 

INÉS

 

Mil graciasseñor vizconde.

 

ALFREDO

 

(A BEATRIZ.)

 
  

Perdone usted: distraído...

 

BEATRIZ

 

¿Y cómo en este rincón

680

  

señor cartujole ha ido?

 

ALFREDO

 

¿Qué falta hago en el salón?

 

(Estrechándola la mano.)

   
  

¿Te sientes malaquerida?

 

INÉS

 

NoAlfredo...

 

ALFREDO

 

Tu palidez

 
  

es tantaque fue de huida

685

  

el buen color de tu tez...

 

LUIS

 

(Aparte.)

 
  

¡Cómo padece!...

 

INÉS

 

(Aparte.)

 
  

¡Infeliz!

 

ALFREDO

 

¿No es verdadamada Inés

 
  

que sienta bien a Beatriz

 
  

este tocado?...

 

INÉS

 

Así es...

690

VIZCONDE

 

Y tantoque resplandece

 
  

como nunca su belleza.

 

ALFREDO

 

Señor vizcondeparece

 
  

que usted a aplaudir empieza

 
  

lo que ha mucho tiempo brilla...

695

VIZCONDE

 

Alfredoel mejor cristiano

 
  

siempre dobló la rodilla

 
  

a la Venus del Ticiano;

 
  

y Venus es una diosa

 
  

de distinta religión...

700

BEATRIZ

 

Señor vizcondeno es cosa

 
  

de que siga el parangón.

 

ARTURO

 

(Entrando y viendo al GENERAL.)

 
  

Aquí está; yo le prometo

 
  

que así como su vejez

 
  

exige de mí respeto...

705

  

Yo se lo exijo a mi vez.

 

GENERAL

 

Biensobrino: te has portado...

 

ALFREDO

 

¡Si viera usted lo que pasa

 
  

en mi corazón!...

 

GENERAL

 

¡Cuidado!

 

ALFREDO

 

Toque usted; mi mano abrasa.

710

MANRIQUE

 

(Entra y se dirige a ALFREDO: en voz baja.)

 
  

Alfredo...

 

ALFREDO

 

Manrique amigo...

 

MANRIQUE

 

El vizconde me eligió...

 

GENERAL

 

(Se retira a un lado con MANRIQUE.)

 
  

Entoncesacá conmigo

 
  

que su padrino soy yo.

 

ARTURO

 

No se ha de reír el viejo:

715

  

me ha dado tres pisotones

 
  

y yo he de abrirle el pellejo...

 
  

¡Vive Dios!...

 

MANRIQUE

 

(Al GENERAL.)

 
  

Las condiciones

 
  

son duras...

 

GENERAL

 

Las quiere así...

 

MANRIQUE

 

¿No hay otras?... Aceptopues.

720

ALFREDO

 

(Apoyándose en el brazo de LUIS.)

 
  

Véngase usted por aquí...

 

INÉS

 

Beatriz...

 

BEATRIZ

 

¿Qué te pasaInés?

 

INÉS

 

(Reportándose.)

 
  

Nada...

 

(BEATRIZ habla con algunos caballeros que la rodean.)

   

ALFREDO

 

Castrotengo un lance

 
  

con el vizcondey espero

 
  

de usted en tan duro trance

725

  

un favor de caballero.

 

LUIS

 

Disponga ustedcomo guste

 
  

de mí.

 

ALFREDO

 

Por que Inés mañana

 
  

no se alborote y asuste

 
  

si alguna lengua villana

730

  

le contare...

 

INÉS

 

(A BEATRIZ.)

 
  

Diqué harán

 
  

Alfredo y Luis tan callando...

 

BEATRIZ

 

¡Qué se yo!

 

INÉS

 

¿No ves?...

 

BEATRIZ

 

¡Qué afán!

 
  

Es muy claro: están hablando.

 

LUIS

 

BienAlfredo: la diré

735

  

que el tal lance se efectuó

 
  

que libre ha salido usté

 
  

y que el padrino fui yo.

 

ALFREDO

 

FinjamosLuisque nos mira...

 
  

cuidadoque es singular

740

  

el mundo; todo es mentira.

 

(Se dirigen del brazo a donde está BEATRIZ e INÉScercadas de otros caballeros.)

   

LUIS

 

La risacomo el pesar...

 

INÉS

 

¡Ay! respiro...

 

MANRIQUE

 

(Se dan las manos.)

 
  

Así lo haré

 
  

Señor General...

 

GENERAL

 

Adiós.

 

ARTURO

 

General...

 

GENERAL

 

(Mirando.)

 
  

El pollo...

 

ARTURO

 

¡Eh!...

745

  

Tenemos que hablar los dos...

 

GENERAL

 

Después... mañana... otro día.

 

ALFREDO

 

No puedo aguardarque es grande

 
  

señorla impaciencia mía:

 
  

no espere usted que me ablande...

750

  

Tres pisotones...

 

GENERAL

 

Me voy...

 
  

¡Qué niño!... Me compromete

 
  

a que...

 

ARTURO

 

Mis respuestas doy

 
  

con la punta del florete...

 

GENERAL

 

¿Conque usted me desafía?...

755

ARTURO

 

Sí Señor...

 

GENERAL

 

Usted se empeña...

 
  

en que los dos...

 

ARTURO

 

No se ría...

 

GENERAL

 

El niño delira o sueña...

 
  

Buen... ¿Y qué dirán

 
  

si yo?... Quince años...

 

ARTURO

 

Es que

760

  

Señorla valeur n'attend

 
  

point le nombre des années.

 
  

No admito disculpa humana...

 
  

(Marcándola con el bastón.)

 
  

Una segunda y al suelo...

 

GENERAL

 

Le voy a comprar mañana

765

  

fléuricartilla y pañuelo.

 

MANRIQUE

 

(En voz baja al VIZCONDE.)

 
  

Corriente...

 

(Se oye la orquesta.)

   

GENERAL

 

(A ALFREDO en voz baja.)

 
  

Corriente...

 

BEATRIZ

 

(Toma el brazo del VIZCONDE.)

 
  

Llama

 
  

la orquesta... al salónseñores...

 

ARTURO

 

Cada galán con su dama...

 

(LUIS sigue con sus miradas a INÉS.)

   

INÉS

 

(Tomando el brazo del GENERAL.)

 
  

El brazo.

 

GENERAL

 

Con mil amores.

770

ARTURO

 

¡Qué noche! ¡Toda es placer!...

 

BEATRIZ

 

Caballeros a bailar...

 

INÉS

 

(Aparte.)

 
  

¡Corazóna padecer!

 

ALFREDO

 

¡Corazónhay que esperar!

 

(ALFREDO se sienta en una silladon LUIS permanece depie. Cae el telón.)

   

FIN DEL ACTO TERCERO.

   

 

Acto cuarto

La misma decoración del acto primero.


Escena I

   

El GENERAL embozado. BLAS.

   
    

BLAS

 

¿Qué manda vuecencia?

 

GENERAL

 

Di

 
  

a mi sobrino que estoy

 
  

de prisa.

 

BLAS

 

Al instante voy.

 

(Se entra por la puerta de la izquierda.)

   

GENERAL

 

Corriendo: le espero aquí.

 
    

Escena II

   

GENERAL.

   
    
  

¡Quién lo creería! ¡A mi edad!...

5

  

¡Metido en tan duro trance!...

 
  

Porque este lance es un lance

 
  

de responsabilidad.

 

(Se desemboza.)

   
  

Inés... mi sobrino... Un loco

 
  

es el vizconde y de atar.

10

  

¡Meterse en averiguar!...

 
  

Si le matanaún es poco.

 
  

Y la mañana está fría...

 
  

¡Caramba!... ¡Qué buena cosa

 
  

es en Madrid la pañosa!

15

  

Yo nunca dejo la mía

 
  

ni en el gabán... Algunos van

 
  

con éste sólo... no yo

 
  

que siempre me pareció

 
  

débil muralla un gabán

20

  

cuando el Norte se destapa;

 
  

porque al fin de este ropón

 
  

es cómoda la invención

 
  

llevando encima la capa.

 
  

Y en esta gresca el sobrino

25

  

lleva razón... ¡Humillarla!

 
  

¡En su presencia insultarla!

 
  

No quedaba otro camino.

 
  

Yo no le he dicho... ni quiero

 
  

decir... La razón le sobra;

30

  

matar al vizconde es obra

 
  

de excelente caballero.

 
  

Aquí está.

 
    

Escena III

   

ALFREDO. GENERAL. BLAS.

   
    

ALFREDO

 

(A BLAS que se marcha en seguida.)

 
  

¿Vino el carruaje?

 

GENERAL

 

¿Cómo te sientes?

 

ALFREDO

 

Dispuesto

 
  

a todo: quien me habla de esto

35

  

me infunde mayor coraje.

 

GENERAL

 

¿Has visto a Inés?

 

ALFREDO

 

Desde anoche

 
  

no señor.

 

GENERAL

 

¿Y no te habló?

 

ALFREDO

 

¡Mucho en silencio lloró!

 

ARTURO

 

¿Qué más?

 

BLAS

 

(Desde la puerta.)

 
  

Ha venido el coche.

40

  

(Se retira.)

 

ALFREDO

 

Que espere.

 

GENERAL

 

¿No has procurado

 
  

indagar?...

 

ALFREDO

 

¿Y para qué?

 
  

¡Si estoy segurosi sé

 
  

que Inés no me ha deshonrado!

 
  

Inés podrá haber cedido

45

  

al recuerdo poderoso

 
  

de otro amor; mas de su esposo

 
  

la fama no echó en olvido.

 
  

Ese recuerdo será

 
  

de influencia pasajera.

50

GENERAL

 

Sobrino¿y si no lo fuera?

 

ALFREDO

 

Entonces...

 

GENERAL

 

¿Qué?

 

ALFREDO

 

¡Dios dirá!

 
  

De todas manerastío

 
  

yo creo que hice muy bien

 
  

en ser prudente.

 

GENERAL

 

También

55

  

es ese el dictamen mío.

 

ALFREDO

 

¡Que ignore el mundoseñor

 
  

el motivo de este duelo;

 
  

echemos al lance un velo

 
  

que es un espejo el honor!

60

  

Si mato al vizcondeoculto

 
  

debe quedar el motivo;

 
  

y si es el vizconde el vivo

 
  

amores no dificulto

 
  

de nadieamores que son

65

  

muriendo yopermitidos.

 

GENERAL

 

¿No están hoy correspondidos?

 
  

¿No te engaña el corazón?

 

ALFREDO

 

No lo sé; mas se me alcanza

 
  

que el dicho de usted dolor

70

  

me day me quita el valor

 
  

quitándome la esperanza.

 
  

Asípuesno hablemos ya

 
  

de lo que el lance provoca;

 
  

demos un punto a la boca

75

  

que en ello no perderá

 
  

mi buena opinión.

 

GENERAL

 

(Mirando el reloj.)

 
  

Ya es tarde.

 

ALFREDO

 

Dieron a poco las diez.

 

GENERAL

 

Sé puntual por esta vez.

 

ALFREDO

 

No ir a tiempo es de cobarde

80

  

y no lo soy.

 

GENERAL

 

Vamospues.

 

ALFREDO

 

No tan prontoporque quiero...

 

GENERAL

 

Dentro del coche te espero.

 

ARTURO

 

Necesito hablar a Inés.

 
  

No tardaré.

 
    

Escena IV

   

ALFREDO.

   
    
  

Ya llegó

85

  

la horavalor; que nunca

 
  

se diga Alfredode ti

 
  

que vengaste las injurias

 
  

con otras y mucho más

 
  

cuando aparecen confusas.

90

  

¡Arbitra Inés de su suerte

 
  

si en otros amores funda

 
  

su bienestarsu reposo

 
  

del corazón la ventura

 
  

viva feliz sin que el dardo

95

  

de mi presencia importuna

 
  

penetre en el bien que goce

 
  

con su emponzoñada punta

 
  

Inés!

 
    

Escena V

   

ALFREDO. INÉS.

   
    

ALFREDO

 

Te esperabaInés.

 

INÉS

 

¿Qué exiges de mí?

 

ALFREDO

 

¿Te asusta

100

  

el tono de mis palabras?

 
  

No merece esa pregunta

 
  

el deseo natural

 
  

de una explicación.

 

INÉS

 

Segura

 
  

estoy de mi proceder;

105

  

si no me aterran calumnias.

 
  

Tampoco las apariencias

 
  

me importansiempre que puras

 
  

conserve ante la justicia

 
  

de Dios mi fama y la tuya.

110

ALFREDO

 

Pero es el casoseñora

 
  

que en el mundo se acostumbra

 
  

a juzgar y a decidir

 
  

por lo que en él se vislumbra;

 
  

es el caso que mi afrenta

115

  

ayer ha sido tan pública...

 

INÉS

 

Alfredotiento en la lengua

 
  

que no hay afrenta ninguna.

 
  

Yo sé del honor el precio;

 
  

sé que en la tierra no hay suma

120

  

de amores ni de grandeza

 
  

que me sirvan de disculpa

 
  

si le pierdo: aunque muy pobre

 
  

honrada ha sido mi cuna

 
  

y mientras viva he de serlo

125

  

y honrada me iré a la tumba.

 

ALFREDO

 

BienInés: lo que tú quieras

 
  

y esas lágrimas enjuga

 
  

que conmovida derramas

 
  

pues temosi continúan

130

  

que explicaciones urgentes

 
  

entre los dos interrumpan.

 

INÉS

 

Obedezcoy algún día

 
  

sabrás la mortal angustia

 
  

con que las vierte el dolor

135

  

que aquí violento me punza.

 

ALFREDO

 

Inésayer de mañana

 
  

con la verdad del que juzga

 
  

muerto el amor de otros años

 
  

me ofreciste la pintura

140

  

de tu vida de tal modo

 
  

que el alma y la lengua mudas

 
  

no tuve más que mis ojos

 
  

para adorar tu hermosura

 
  

y pedirte que olvidaras

145

  

Inéssospechas injustas.

 

INÉS

 

¡Y no te engañabano!

 

ALFREDO

 

Lo creo: después sin duda

 
  

tu mala estrella y la mía

 
  

que por lo visto iban juntas

150

  

envidiosas de la paz

 
  

de nuestro hogariracundas

 
  

me arrojaron a un abismo

 
  

de confusiones tan turbias

 
  

que al punto empecé a dudar...

155

INÉS

 

¿La vuelta de Luis?...

 

ALFREDO

 

Escucha:

 
  

anoche en el bailecuando

 
  

el vizconde con inmunda

 
  

narración se divertía

 
  

en dar a mi honor tortura

160

  

yo le escuchémuy tranquilo

 
  

al parecercon estúpidas

 
  

carcajadasfingimientos

 
  

del hombre que en vano busca

 
  

un velo para tapar

165

  

el vil borrón que le ensucia;

 
  

pero en mis venas la sangre

 
  

saltaba como la espuma

 
  

del mar que chisporrotea

 
  

del huracán por la furia;

170

  

y ante mis ojos ardía

 
  

esa antorcha que no alumbra

 
  

la antorcha de la venganza

 
  

ante la afrenta que insulta...

 
  

y callé por tu decoro

175

  

porque ante las gentes se lisa

 
  

callary al vizconde di

 
  

pretextoa veces ayuda

 
  

y los dos nos divertimos

 
  

con mi honor; y entre las burlas

180

  

de un villano y la prudencia

 
  

de un hombre que no se ofusca

 
  

la honra de mi familia

 
  

era un juguete!... ¡Fue mucha

 
  

la serenidad anoche

185

  

del hombre que no te acusa

 
  

porque cree de corazón

 
  

Inésque no tienes culpa!

 

INÉS

 

Y esa es la verdadAlfredo:

 
  

de aquella ruin barahúnda

190

  

que armó insolente el vizconde

 
  

no he sido cómplice. En pugna

 
  

mi deber con un recuerdo

 
  

que avergonzado se oculta

 
  

saldrá el primero triunfante

195

  

de tan repentina lucha.

 
  

No sé lo que en mí se pasa:

 
  

sobre el corazón se agrupan

 
  

sentimientos encontrados

 
  

que se rechazan; fluctúa

200

  

mi razón; si pienso en ti

 
  

de pronto la imagen suya

 
  

se me aparece: perdida

 
  

en tal laberintoescusas

 
  

le demando a mi razón

205

  

y mi razón me repulsa.

 
  

Alfredodame tu apoyo;

 
  

huyamos de tan profunda

 
  

confusión; ¡soy inocente;

 
  

tu Inésante Dios lo jura!

210

ALFREDO

 

Ya lo sé; que no se cambia

 
  

sin exponerse a la ruda

 
  

reconvención de las gentes

 
  

por alegrías presuntas

 
  

el bienestar que en el seno

215

  

de la virtud se disfruta.

 
  

¿Sabes tú lo que es vivir

 
  

en esa infame coyunda

 
  

que llama la sociedad

 
  

amorosas aventuras?...

220

INÉS

 

¡Alfredo!

 

ALFREDO

 

La adulación

 
  

por el momento deslumbra

 
  

a la mujer; la lisonja

 
  

tan cautamente la arrulla

 
  

y engalana su torpeza

225

  

con tal variedad de plumas

 
  

que mal su grado se engaña

 
  

la condición más astuta.

 
  

Pero en el fondo no hay paz

 
  

no hay felicidad: repugna

230

  

el mismo placer que halaga;

 
  

allí la conciencia aguza

 
  

sus flechas y para siempre

 
  

allí las clava y sepulta...

 
  

Y cuando pasa el capricho

235

  

en que la pasión se funda

 
  

cuando al fin se desvanecen

 
  

las ilusiones impuras

 
  

y alza su frente el desprecio

 
  

y el grito fúnebre zumba

240

  

de la conciencia implacable

 
  

entonces las vestiduras

 
  

no bastanni las preseas

 
  

ni los adornos de púrpura

 
  

para volver al semblante

245

  

marchito su galanura

 
  

que en él estampa su sello

 
  

la degradación que triunfa

 
  

dejando en él enclavadas

 
  

del deshonor las arrugas.

250

  

Y entonces la sociedad

 
  

también el látigo empaña

 
  

del escarnio y la ironía

 
  

y su majestad augusta

 
  

vindicay los desvaríos

255

  

en vez de amenguar abulta

 
  

y la mujer infeliz

 
  

por más que do quier acuda

 
  

no encuentraInésa pesar

 
  

del gran dolor que la abruma

260

  

sino hombres que la desprecien

 
  

y mujeres que la escupan.

 

INÉS

 

(Levantándose.)

 
  

¡Alfredo!... Basta de oír

 
  

acusacionessi acusas;

 
  

cesen ya los improperios

265

  

¡Alfredosi es que me insultas!...

 
  

Aún puedo mirar tranquila

 
  

a esa sociedad injusta

 
  

que es muchas veces la causa

 
  

de ser la mujer perjura

270

  

y otras tiene el monopolio

 
  

de pretensiones absurdas...

 

ALFREDO

 

¿Inés?

 

INÉS

 

¡Yo sé lo que exige

 
  

la nobleza de mi alcurnia

 
  

sé lo que debo a los nombres

275

  

de Pimentel y de Zúñiga

 
  

unidos en los altares

 
  

al nombre de Covarrubias

 
  

y porque lo sémis ojos

 
  

te miran y no se nublan;

280

  

y porque lo séya es hora

 
  

de que mis palabras suban

 
  

hasta tique te pregunten

 
  

de qué manera se ocupan

 
  

en la sociedad las gentes

285

  

de una mujer que a la brusca

 
  

voluntad cedió de un padre

 
  

y ahogó la pasión aguda

 
  

de su amor con el dogal

 
  

de su deber!... ¡La pintura

290

  

no fue exacta; te olvidaste

 
  

de retratar una a una

 
  

las penas del corazón

 
  

que calla por más que sufra;

 
  

el secreto de esas lágrimas

295

  

que se vierten infecundas

 
  

para el bien; esa agonía

 
  

que crece entre fiesta y bulla

 
  

y hasta el umbral de la muerte

 
  

callando a la vida empuja:

300

  

esa hiel encarnizada

 
  

y esos dardos que se cruzan

 
  

y hieren y martirizan

 
  

incansablessin que aturdan

 
  

la razón y sin que logren

305

  

de la virtud que sucumba!...

 
  

¿Qué nombre le dan a aquella

 
  

que los lazos desanuda

 
  

de su amor? ¿Qué nombre dan

 
  

a la que sin tregua lucha

310

  

y vence al fin y presenta

 
  

clara la frente y desnuda

 
  

sin miedo a que la desprecien

 
  

sin temor a que la escupan?...

 

ALFREDO

 

¡Inés!... ¡Inés!... Mi partido

315

  

tomé yade mi fortuna

 
  

la mitad es para ti

 
  

si lejos de mí aseguras

 
  

tu felicidad...

 

INÉS

 

¿Y el mundo?

 
  

¿Y mi opinión? ¿Y la tuya?...

320

ALFREDO

 

Un viaje será el pretexto...

 
  

DecideInéslo que cumpla

 
  

mejor a tu voluntad

 
  

los miramientos arrumba.

 
  

O vivir en la abundancia

325

  

sin que lecciones insulsas

 
  

por ser mías te molesten

 
  

o abandonar con premura

 
  

a Madridhoy mismoInés...

 
  

(Mirando el reloj.)

 
  

¡Ya es tardeadiós!...

 

INÉS

 

¡Él te acuda!

330

    

Escena VI

   

INÉS.

   
    
  

¡Y así se premia el combate

 
  

de la virtud contra el vicio!

 
  

¡Al corazón que aquí late

 
  

sin embargo no le abate

 
  

lo estéril del sacrificio!

335

  

¡La lucha está ya empeñada

 
  

entre el deber y el honor!

 
  

¡Situación desventurada!

 
  

¡Si sucumbo... el deshonor!

 
  

¡Si salgo triunfante... nada!

340

  

¡Frialdad!... ¡Ni un solo acento

 
  

de paz en su despedida!

 
  

¡Y él sabe que yo no miento

 
  

y sabe que el sentimiento

 
  

puede costarme la vida!

345

  

No me atormenteshistoria

 
  

de ese amorque un crimen es

 
  

así como fue mi gloria!

 
  

¡Virtudapadrina a Inés

 
  

en contra de su memoria!

350

  

¡Alfredo!... ¡Luis!... ¡No vendrá...

 
  

por última vez me habló

 
  

anoche y no insistirá!

 
  

¡Así me lo prometió

 
  

y fiel me lo cumplirá!

355

  

¡Y si volviera!... ¡sería

 
  

hacerme un insulto a mí...

 
  

y yo le castigaría

 
  

con mi desprecio... eso sí...

 
  

mas no le aborrecería!

360

    

Escena VII

   

INÉS. LUIS.

   
    

INÉS

 

¡Luis!

 

LUIS

 

¡Inés!

 

INÉS

 

Entre los dos

 
  

no hay lazo ya que nos una;

 
  

de esta visita importuna

 
  

la cuenta le toca a Dios

 
  

no a mí; que yo de ella infiero

365

  

que es ustedy no le asombre

 
  

como a los demásun hombre

 
  

cualquierano un caballero.

 

LUIS

 

¿Así me recibe usté

 
  

porque faltó a su precepto?

370

INÉS

 

No gana mejor concepto

 
  

quien miente palabra y fe.

 

LUIS

 

Me he visto obligado yo

 
  

a faltar a mi promesa...

 

INÉS

 

¡Donosa disculpa es esa!...

375

LUIS

 

¿Usted no la admite?

 

INÉS

 

No.

 

LUIS

 

¡El mismo Alfredo ha querido

 
  

que yo viniera en persona!...

 
  

¡Inés!... ¿Tampoco me abona

 
  

la voluntad de un marido?...

380

INÉS

 

No comprendo...

 

LUIS

 

No es la cosa

 
  

tan difícil sin embargo...

 

INÉS

 

¿Qué razón?...

 

LUIS

 

Tengo a mi cargo

 
  

tranquilizar a la esposa...

 

INÉS

 

¿Qué ha sucedido?

 

LUIS

 

En un duelo

385

  

Alfredocon el vizconde...

 

INÉS

 

¿En dónde está Alfredo? ¿En dónde?

 
  

decídmelo... ¡por el cielo!

 
  

¿Qué sucede? ¿Qué ha pasado?

 
  

al punto... Saberlo quiero.

390

  

Si es usted buen caballero

 
  

no hay que engañarme... ¡Cuidado!

 

LUIS

 

Sano y salvo está...

 

INÉS

 

¡Ay! respiro:

 
  

¡gracias mil por su bondad!...

 
  

¡De entera felicidad

395

  

es éste el primer suspiro!...

 
  

¿A qué hora fue?...

 

LUIS

 

Yo le vi

 
  

a cosaInésde las nueve.

 

INÉS

 

¿Razón del duelo?...

 

LUIS

 

No debe

 
  

decirse a nadie...

 

INÉS

 

¿Ni a mí?...

400

  

¿Quién fue su padrino?...

 

LUIS

 

Quien

 
  

al traer a usted noticias

 
  

agradablespor albricias

 
  

recibe ingrato desdén.

 

INÉS

 

¿Y Alfredo fue?...

 

LUIS

 

Vencedor...

405

INÉS

 

¿Se batió con bizarría?

 

LUIS

 

¡Como hombre que defendía

 
  

en la honra de usted su honor!...

 

INÉS

 

¡Ay! ¿Conque es mi nombre mengua?...

 

LUIS

 

Inés...

 

INÉS

 

¡Ya escándalo ha sido!...

410

LUIS

 

No hay honra que no haya herido

 
  

del tal vizconde la lengua...

 

INÉS

 

Y Alfredo... ¡Qué humillación!...

 
  

¡Oh! ¡Qué noble proceder!...

 
  

desde hoy su esclava he de ser...

415

  

No es otra mi condición.

 

LUIS

 

No es él solo; alguno habrá

 
  

que en más terrible contienda

 
  

tu honra también defienda...

 

INÉS

 

Pero él se ha batido ya...

420

  

Y no ha esperado a decir...

 
  

«Voy a defender tu honor»

 
  

cuando es callado el valor

 
  

es mucho más de aplaudir.

 

LUIS

 

No hay tiempoInésque perder

425

  

en ilusoria esperanza;

 
  

de Alfredo al fin la venganza

 
  

sobre ti vendrá a caer...

 
  

Toda precaución es poca;

 
  

por penetrarnos acecha

430

  

en este amor...

 

INÉS

 

No sospecha;

 
  

lo sabe ya por mi boca.

 

LUIS

 

Huye al punto que perdida

 
  

estássi obstinada aquí...

 

INÉS

 

Jamás...

435

LUIS

 

¡Inéspiensa en ti!

 
  

¿De qué me sirve la vida?

 
  

¡De mí no exijas que huya!...

 
  

Su vida expuso este día...

 
  

Yo haré que guarde la mía

440

  

para cuidar de la suya.

 
  

VeteLuis.

 

LUIS

 

¿Y es eso amarme

 
  

con un amor verdadero?...

 

INÉS

 

Por lo mismo que te quiero

 
  

no intentoLuisdeshonrarme.

445

(Ruido dentro.)

   

LUIS

 

Ya no es tiempo.

 

INÉS

 

¡Ay infeliz!

 
  

Venganzas justas provoco...

 

LUIS

 

¡SerénateInés! un poco.

 

BEATRIZ

 

(Dentro.)

 
  

InésInés...

 

INÉS

 

¡Ay!... Beatriz...

 
    

Escena VIII

   

INÉS. BEATRIZ. LUIS. ARTURO.

   
    

BEATRIZ

 

InésInés...

 

INÉS

 

¿Qué ha pasado?...

450

  

Tan grande inquietud me extraña....

 

BEATRIZ

 

Sin embargoes natural:

 
  

te quiero con toda el alma

 
  

y ésta es la razón por que

 
  

me encuentras hoy en tu casa

455

INÉS

 

No te comprendoBeatriz...

 
  

¿Qué significan palabras

 
  

que llegan a mis oídos

 
  

de tal manera embozadas?

 
  

¿Me explica usted?

 

LUIS

 

Yo... no sé...

460

BEATRIZ

 

No te sorprendan. Buscaba

 
  

a Alfredo: hablarle quería

 
  

de un asunto de importancia

 
  

a solas... y al verte aquí...

 
  

con Luis... y tan de mañana...

465

  

AlfredoInés¿dónde está?

 

INÉS

 

No sé: tu pregunta llama

 
  

mi atención.

 

BEATRIZ

 

Es que... me han dicho...

 

INÉS

 

¿Lo del vizconde?... Ya se habla

 
  

por Madrid...

 

LUIS

 

(Con intención a BEATRIZ.)

 
  

Inés lo sabe;

470

(Miradas de inteligencia entre LUIS y BEATRIZ: inquietuden INÉS; incredulidad.)

   
  

yo vine a tranquilizarla.

 
  

Alfredo dejó bien puesta

 
  

con el vizconde su fama

 
  

y libre está de ese lance...

 

BEATRIZ

 

¿De veras? Mucho me agrada

475

  

la nueva.

 

ARTURO

 

¿Pues qué hora es?

 

INÉS

 

Las once y media.

 

BEATRIZ

 

(En voz baja.)

 
  

Se calla

 
  

en estos casosArturo...

 

INÉS

 

(Sorprendiendo las miradas de LUIS y de BEATRIZ.)

 
  

¿Por qué le riñes?... ¿Qué pasa

 
  

entre ustedesque se miran

480

  

con intención tan marcada?

 
  

¿No puedo saberlo yo?

 
  

¿Qué se me ocultao no alcanza

 
  

mi razón a penetrar?

 
  

¿Me habrán engañado y faltan

485

  

al corazón otras penas

 
  

que sufrirotras desgracias

 
  

que lamentarporque sea

 
  

imposible remediarlas?

 
  

¿Por qué calla ustedRivera?

490

  

¿Por qué tú los ojos bajas?

 
  

¿No merezco que respondan

 
  

a mis humildes instancias?

 

BEATRIZ

 

Yo he dicho lo que sabía...

 
  

si más supiera... mi franca

495

  

amistad...

 

LUIS

 

Inésdeseche

 

(ARTURO saca del bolsillo una carta; la desdobla y lee.)

   
  

usted presunciones vanas...

 
  

Alfredo salió del lance

 
  

mejor de lo que pensaba.

 

(INÉS observa alternativamente a BEATRIZ a LUIS ya ARTURO.)

   

ARTURO

 

(Aparte.)

 
  

No lo entiendo: a mí el vizconde

500

  

me dice... La frase es clara.

 
  

Muy clara... A las once.

 

INÉS

 

Arturo...

 

ARTURO

 

¿Qué quiere usted?

 

INÉS

 

(Al mismo tiempo que habla con ARTURO procura no perder lasmiradas de BEATRIZ y de LUIS.)

 
    
    
  

¿Esa carta

 
  

de quién es?...

 

BEATRIZ

 

¡Válgame Dios!

 
  

De algún otro tarambana

505

  

como él...

 

INÉS

 

¿Usted me permite

 
  

que yo la lea?

 

BEATRIZ

 

¿No basta

 
  

que yo te lo digaInés?...

 

ARTURO

 

(No sé qué hacer...)

 

INÉS

 

Una dama

 
  

le ruega a ustedcaballero...

510

  

Los nobles tienen a gala

 
  

complacer a las señoras...

 

ARTURO

 

(Perdónenme las miradas

 
  

de Beatriz...) Escuche usted...

 
  

(Ocultaré lo que trata

515

  

del lance con su marido

 
  

y así su temor se calma.)

 
  

(Leyendo: INÉS tiene fija la vista unas veces en la carta yotras en BEATRIZ y en LUIS: al dar fin a la lecturaINÉSle arrebata la carta y lee el último renglón.)Mon cherArturo; la journée es completa. Envíeme usted de suite suspistolasparce que j'en ai besoin. A las tres de la tarde tengo unlance con Luis y etc. etc. etc.»

 

INÉS

 

«¡Y con Alfredo a las once!»

 

BEATRIZ

 

Inéslos duelos acaban

 
  

en la fonda.

 

INÉS

 

No los duelos

520

  

del honorque siempre matan...

 
  

¡Alfredo!... ¡Alfredo!... Por mí

 
  

sin ostentar arrogancias

 
  

futurascorre a la muerte...

 
  

en tanto que yo...¡insensata!

525

  

(paseándose con agitación.)

 
  

Y éste es el hombre que nunca

 
  

mentía... a quien adorabas

 
  

por leal y caballero...

 
  

por quien amarguras pasas

530

  

tan grandes que no te ahogan

 
  

porque es más pena guardarlas...

 
  

¡Éste es!... Y mientras Alfredo

 
  

por mi decoro batalla

 
  

él aquí me compromete

535

  

me precipitame infama

 
  

proponiéndome una fuga

 
  

criminal... ¡Desventura!

 
  

¡Quién te quiere de los dos

 
  

con más amor en el alma!

540

  

(Tira de la campanilla con violencia: aparece BLAS.)

 
  

El coche.

 

BEATRIZ

 

¿Y a dónde vas?

 

INÉS

 

¡Beatrizpregunta escusada!

 
  

¿Y Alfredo? Le quiero ver

 
  

le quiero hablar... me hace falta.

 

BEATRIZ

 

Dirán que te has vuelto loca

545

INÉS

 

Tendrán razón.

 

BEATRIZ

 

Que te arrastras

 
  

a mendigar del vizconde...

 

INÉS

 

No importa.

 

LUIS

 

Dirán que es farsa

 
  

tal delirio...

 

INÉS

 

Y mentirán.

 

LUIS

 

(En voz baja.)

 
  

No faltará quien las causas

550

  

indague de ese arrebato...

 

INÉS

 

Hará bien...

 

BEATRIZ

 

Con más audacia

 
  

por verte más infeliz

 
  

sobrarán gentes que traigan

 
  

calumnias a la memoria...

555

INÉS

 

Me alegraré si me ultrajan.

 

BEATRIZ

 

¡InésInés!...

 

LUIS

 

(En voz baja.)

 
  

Sobre Alfredo

 
  

podrá recaer la tacha

 
  

de cobardey sobre usted

 
  

podrá caer la de infamia...

560

INÉS

 

¿Pero usted tiene derecho?...

 
  

Cuando se miente no se alzan

 
  

los ojosseñor de Castro

 
  

y usted me ha mentido... Basta

 
  

de reflexiónde consejos...

565

  

que no conducen a nada.

 
  

(Tira de la campanilla repetidas veces: BLAS.)

 
  

El cocheel coche al instante

 
  

que mi paciencia se cansa...

 

BEATRIZ

 

¿Y sabes acaso tú

 
  

en dónde están?

 

INÉS

 

La eficacia

570

  

me hará saber...

 

BEATRIZ

 

¿Como loca

 
  

irás por calles y plazas

 
  

preguntando?

 

INÉS

 

Lo sabré

 
  

(Tirando con más fuerza aun de fa campanilla.)

 
  

del vizconde en la morada...

 
  

(Gritando al mismo tiempo.)

 
  

El coche...

 
  

(Mirando al reloj con desesperación.)

 
  

¡Las doce ya!

575

(Ruido de un coche.)

   

BEATRIZ

 

¡Inés!

 

INÉS

 

¡Jesús! ¡Dios me valga!

 

Después de algunos momentos de silencioaparecen el GENERALprimerodespués ALFREDO.)

   
    

Escena última

   

INÉS. BEATRIZ. LUIS. ARTURO. GENERAL. ALFREDO.

   
    

INÉS

 

(Precipitándose en los brazos de ALFREDO.)

 
  

¡Alfredo!... ¡A mis brazos ven!

 

ALFREDO

 

¡Inés!

 

GENERAL

 

¡Sobrinitaasí!

 
  

¿Quéno hay otro para mí?

 

INÉS

 

(Le abraza.)

 
  

¡Querido tío; también!

580

ALFREDO

 

¿Por qué te afliges?

 

BEATRIZ

 

(A INÉS.)

 
  

No llores.

 

LUIS

 

Doy a usted mi enhorabuena.

 

ALFREDO

 

Yo a usted gracias por la pena

 
  

que se ha tomado.

 

BEATRIZ

 

Esas flores

 
  

que se desprendenInés

585

  

en cada lágrima queden

 
  

para luegoporque pueden

 
  

ser recogidas después.

 

ALFREDO

 

Y ahora.

 

BEATRIZ

 

¿Y cómo?

 

ALFREDO

 

(Tomando las manos de INÉS.)

 
  

Es muy llano:

 
  

sobre su mano caídas.

590

  

las tiene usted recogidas

 
  

por mi boca de su mano.

 

(Besándolas.)

   

BEATRIZ

 

No parece usted marido

 
  

de Inés.

 

ALFREDO

 

PuesBeatrizlo soy

 
  

y no me duele ser hoy

595

  

lo mismo que ayer he sido.

 

ARTURO

 

¿Y del vizconde... se sabe?

 

ALFREDO

 

No está bueno.

 

ARTURO

 

Un arañazo...

 

GENERAL

 

Caballeritoun balazo.

 

ARTURO

 

¿La herida será?...

 

ALFREDO

 

Muy grave.

600

BEATRIZ

 

(Riéndose.)

 
  

¡Pobre vizconde!

 

ARTURO

 

¡Qué mengua!

 

ALFREDO

 

No la hay en salir herido.

 

GENERAL

 

Cuatro muelas ha perdido

 
  

y la mitad de la lengua.

 

ARTURO

 

Es decir que tira mucho

605

  

Alfredo...

 

GENERAL

 

Yo se lo fío.

 
  

¡Discípulo de su tío!

 

ARTURO

 

¡Cáspita! ¿Qué es lo que escucho?

 

ALFREDO

 

(A Inés en voz baja.)

 
  

¿Qué tienes? Esa tristeza

 
  

señora¿qué viene a ser?

610

INÉS

 

Que tú has cumplido un deber

 
  

Alfredoy que el mío empieza.

 

ALFREDO

 

¡Prudencia!

 

INÉS

 

Por un momento

 
  

atención pido a los tres.

 

ARTURO

 

¿No somos cinco?

 

INÉS

 

Así es;

615

  

a los cincoy va de cuento.

 
  

Riveraque está delante

 
  

fue allá en mis años primeros

 
  

la flor de los caballeros

 
  

y algo máspues fue mi amante.

620

  

Don Luis de Castro su sino

 
  

puso en mi amor; pero luego

 
  

de dos parientes al ruego

 
  

cambiose nuestro destino.

 
  

Y en tanto que élpor llenar

625

  

obligaciones viajaba

 
  

yo en Madrid me esclavizaba

 
  

a Alfredo sin murmurar.

 
  

A los dos años... mi cuento

 
  

tropieza aquíy no se espanta

630

  

del tropezón con la santa

 
  

voluntad de un testamento.

 
  

A los dos años volvió

 
  

como en mis años primeros

 
  

la flor de los caballeros

635

  

más galán que se marchó.

 
  

Rendido estuvo a mis pies

 
  

anochey en su alegría

 
  

«no me casome decía

 
  

si usted no me casaInés.»

640

  

Asípuescon un derecho

 
  

que no es de Luissino mío

 
  

y el testamento de un tío

 
  

el matrimonio está hecho...

 

(Enlazando las manos de LUIS y BEATRIZ.)

   
  

¡Y ojalá que en la ventura

645

  

que en el mundo los espera

 
  

me guarden a mí siquiera

 
  

un recuerdo de ternura!

 

BEATRIZ

 

Querida Inéstu amistad...

 

ALFREDO

 

(Aparte.)

 
  

¡Pobre Inés!

 

LUIS

 

¡Cuánto padece!

650

  

Su sacrificio merece

 
  

otro más grande en verdad.

 

GENERAL

 

¿Serás la madrina?

 

INÉS

 

¿Yo?

 

BEATRIZ

 

Seguro.

 

ALFREDO

 

No hay que dudar...

 

LUIS

 

Alfredoquisiera hablar

655

  

con ella a solas...

 

ALFREDO

 

¡Pues no!...

 
  

Hable usted...

 

(ALFREDOBEATRIZGENERAL y ARTURO hablanen secreto.)

   

LUIS

 

Ya sin colores

 
  

brillantes y sin aroma

 
  

pues que tuyas fuerontoma

 
  

y guarda mucho esas flores...

660

  

(Dándole el ramo y el pañuelo.)

 
  

que en sus hojas guarecida

 
  

alguna lágrima ardiente

 
  

andarápostrer presente

 
  

de amoren mi despedida...

 

ALFREDO

 

Ramo y pañuelo... ¡La acción

665

  

es buena!

 

(INÉS le da el ramo y el pañuelo.)

   

INÉS

 

Son tus despojos...

 

ALFREDO

 

AcabeInésla aflicción...

 

INÉS

 

Últimas memorias son

 
  

que se salen por los ojos...

 
  

Beatrizla boda al momento.

670

BEATRIZ

 

Cuando quieras.

 

INÉS

 

(En voz baja a ALFREDO.)

 
  

Y después

 
  

un viaje a París.

 

ALFREDO

 

Consiento.

 

INÉS

 

Mañana.

 

BEATRIZ

 

CorrienteInés

 
  

si es ese tu pensamiento.

 

GENERAL

 

Olvido de lo pasado

675

  

y almorcemos¡vive dios!

 
  

que hambre tengo de soldado.

 

ARTURO

 

General... ¿Se le ha olvidado?

 

GENERAL

 

¡Abracémonos los dos!

 

(Se abrazan.)

   

INÉS

 

¡Alfredo!

 

ALFREDO

 

Inésalegría

680

  

y ensancha ese corazón

 
  

que es muy glorioso este día;

 
  

la virtud y la razón

 
  

triunfaronhermosa mía.

 
  

No temas que maldiciente

685

  

los hechos desfigurando

 
  

el mundo tu historia cuente

 
  

que el mundo se callacuando

 
  

la virtud alza su frente.

 

FIN DE LA COMEDIA.

   


JUNTA DE CENSURA DE LOS TEATROS DEL REINO.

Madrid26 de Setiembre de 1851.

Aprobada y devuélvase.

Juan Valero y Soto.


Artículos de los Reglamentos orgánicos de Teatrossobre lapropiedad de los autores o de los editores que la han adquirido.

«El autor de una obra nueva en tres o más actos percibirá del TeatroEspañoldurante el tiempo que la ley de propiedad literaria señalael 10 por100 de la entrada total de cada representaciónincluso el abono. Este derechoserá de 3 por 100 si la obra tuviese uno o dos actos.» Art. 10 delReglamento del Teatro Español de 7 de febrero de 1849.

«Las traducciones en verso devengarán la mitad del tanto por cientoseñalado respectivamente a las obras originalesy la cuarta parte lastraducciones en prosa.» Ídem art. II.

«Las refundiciones de las comedias del teatro antiguodevengarán un tantopor ciento igual al señalado a las traducciones en prosao a la mitad deéstesegún el mérito de la refundición.» Ídem art. 12.

«En las tres primeras representaciones de una obra dramática nuevapercibirá el autortraductoro refundidorpor derechos de estrellael dobledel tanto por ciento que a la misma corresponda. Ídem art. 13.

«El autor de una obra dramática tendrá derecho a percibir durante eltiempo que la ley de propiedad literaria señaley sin perjuicio de lo que enella se estableceun tanto por ciento de la entrada total de cadarepresentaciónincluso el abono. El máximum de este tanto por ciento será elque pague el Teatro Españoly el mínimum la mitad.» Art. 59 del decretoorgánico de Teatros del Reinode 7 de febrero de 1849.

«Los autores dispondrán gratis de un palco o seis asientos de primer ordenen la noche del estreno de sus obrasy tendrán derecho a ocupar tambiéngratisuno de los indicados asientos en cada una de las representaciones deaquéllas.» Ídem art. 60.

«Los empresarios o formadores de Compañías llevaran libros de cuenta yrazónfoliados y rubricados por el Jefe Políticoa fin de hacer constar encaso necesario los gastos y los ingresos.» Ídem art. 78.

«Si la empresa careciese del permiso del autor o dueño para poner en escenala obraincurrirá en la pena que impone el art. 23 de la ley de propiedadliteraria.» Ídem art. 81.

«Las empresas no podrán cambiar o alterar en los anuncios de teatro lostítulos de las obras dramáticasni los nombres de sus autoresni hacervariaciones o atajos en el texto sin permiso de aquéllos; todo bajo la pena deperdersegún los casosel ingreso total o parcial de las representaciones dela obrael cual será adjudicado al autor de la mismay sin perjuicio de loque se establece en el artículo antes citado de la ley de propiedadliteraria.» Ídem art. 82.

«Respecto a la publicación de las obras dramáticas en los teatrosseobservarán las reglas siguientes:

1.ª Ninguna composición dramática podrá representarse en los teatrospúblicos sin el previo consentimiento del autor.

2.ª Este derecho de los autores dramáticos durará toda su viday setransmitirá por veinte y cinco añoscontados desde el día del fallecimientoa sus herederos legítimoso testamentarioso a sus derecho-habientesentrando después las obras en el dominio público respecto al derecho derepresentarlas.» Ley sobre la propiedad literaria de 10 de junio de 1847art. 17.

«El empresario de un teatro que haga representar una composición dramáticao musicalsin previo consentimiento del autor o del dueñopagará a losinteresados por vía de indemnización una multa que no podrá bajar de 1000reales ni exceder de 3000. Si hubiese además cambiado el título para ocultarel fraudese le impondrá doble multa.» Ídem art. 23.




Google