Readme.it in English  home page
Readme.it in Italiano  pagina iniziale
readme.it by logo SoftwareHouse.it

Yoga Roma Parioli Spedizioni Raccomandate Roma

Ebook in formato Kindle (mobi) - Kindle File Ebook (mobi)

Formato per Iphone, Ipad e Ebook (epub) - Ipad, Iphone and Ebook reader format (epub)

Versione ebook di Readme.it powered by Softwarehouse.it


Sentimientos espirituales

Luis de la Puente


Meditaciones breves sobre temas de los ejercicios



 

 

Memoria de algunas verdadessentimientos o afectos que hetenido en la oraciónen diversos tiempos

 

 

 

 

I. Lux divina

(LUZ DIVINA)

1. (Lux.) Los primeros fervientes deseos que sentí por muchos díaseran de la luz del cieloporque de ésta entendí proceder todos los bienes; yentendía por luz un conocimiento que Dios daque de tal manera desengaña alentendimientoque trueca la voluntad; y usaba de frecuentes jaculatorias a Dios:Emitte lucem tuam. O lux beatissimareple cordis intima animae meaeetc. Illumina oculos meos. Revela oculos meosetc. Envía tu luz. Oh luzbienaventuradallena los más íntimos senos de mi almaetc. Alumbra mis ojos.Abre mis ojos.

 

II. Obediencia

2. Estos deseos engendraron en mí dos buenos efectos.

(Obedienciafol. 60n. 33.) Primero de obedienciaporque entendí queesta luz la da Dios a los amigosque son los obedientescomo dice Job della: Annuntiatde ea amico suo: Participa de su luz al amigo. Ofrecióseme de procurarexactísimamente obedecer: primeroen los preceptosno haciendo ni un pecadovenial a sabiendas por todo el mundo; segundoen la observancia de las reglasde la Compañíaasí comunes como propias de mis oficios; terceroen lasordenaciones vocales de los superiores; cuartoen aceptar sucesos que Diosenvía en la forma que quiere que yo los quiera; ítemque debía obedecer aestos tres géneros de Superiores: primerolos hombres puestos en lugar de Dios;segundoa la razón naturalvicaria de Diosobedeciendo a sus dictámenes;terceroa Dios en sus interiores inspiraciones. Para esto me animaba mucho laconsideración que Dios me regía: Dominus regit meet nihil mihi deerit:El Señor me guíanada me faltará. Y lo de Isaías: Ego Dominus Deus tuusdocens te utiliaet gubernans te in viaqua ambulas. Utinam attendissesmandata mea! facta esset sicut fluvius pax tuaet iustitia tua sicut gurgitesmaris: Yo el Señor Dios tuyo que te enseño lo que te importa y te dirijopor el camino que sigues. Ojalá hubieras atendido a mis mandamientos. Fuera tupaz como un río y tu justicia como los abismos del mar. Y lo del salmo: Inquirentesautem Dominumnon minuentur omni bono: A los que buscan al Señorno lesfaltará bien alguno. En cada verso destos hallaba ponderaciones y sentimientosparticulares.

III. Humildad

3. (Humilitas.) El otro efecto fué grande afición a la humildadporque entendí que daba Dios esta luz a los humildes: Intellectum datparvulis. Revelasti ea parvulis. Et: Nisi efficiamini sicut parvulinonintrabitis in regnum caelorum: Da inteligencia a los pequeñuelos. Revelastetus secretos a los pequeñuelos. Si no os hiciéreis como niñosno entraréisen el reino de los cielos. En estos lugares hallaba particular regalo ysentimiento.

4. Parecíame casi imposible llegar yo a tal estadoque yo me tuviese enpoco y desease que todos me tuviesen en poco y.gustase de que no se hiciese casode míni me encomendasen oficios honrosos. (Luzhumildadfol. 44n. 8.) Undíadicha Misavínome una luz a modo de relámpagopor la cual se medescubrió que era posible llegar a tal grado de humildad.

Quedé muy contentoy con esperanza de que el que me mostró ser aquelloposibleme lo concederíay así creció el deseo desto.

5. Otro día en la oración tuve otra luz pequeña como relámpagoen lacual me pareció que yo era como un instrumento de Dios en las obras que hacía (salvalibertare hominis: salva la libertad del hombre); de modo quecomo elinstrumento de suyo ni se mueve ni puede mover ni hacer obra algunaasí yo demío soy nadapuedo nadavalgo nada. Si Dios toma en sus manos mis potenciasobraré bien; si él me dejano haré sino borrones.

6. (Cognilio suifol. 46n. 10.) En este ejercicio del propioconocimiento anduve más de seis mesesteniendo varios sentimientoscon muchascomparaciones. La de Isaías: Numquid gloriabitur securis contra eumquisecat in ea?: ¿Acaso se gloriará el hacha contra el que corta con ella? Ladel pincel o pluma: Lingua mea calamus scribae: Mi lengua es pluma deescribiente. La del sarmiento en la cepa: Ego sum vitisvos palmites;sicut palmes non potest ferre fructum a semetipso: Yo soy la vidvosotroslos sarmientos. Como el sarmiento no puede llevar fruto por sí solo... La delniño que anda en manos de su madrequesi no le da de comermorirá dehambre; si no le limpiaestará sucio: si no le tienese caerá en tierraetc. Y casi experimentaba en mí esta poquedad y dependencia con un modoparticular.

7. De aquí sacaba varios afectos:

Primerode amor de Diosporque con una lucecica vique mirando ser de míonaday alzando los ojos a ver que todo el bien que tenía era de Dioscon estose arrebata el corazón a amarley aquí se me descubriócómo la humildad yconocimiento de sí es principio del amor de Dios.

Segundodeseo de glorificar a Dios por todoy cobré alguna devoción conaquel versoGloria Patri et Filioetc.; (Modo de hacer examen.)y propuse en el examen del díapor cada obra buenair glorificando a Diospues es suyo todoy por la mala irme humillando y acusando.

Terceromayor ánimo y confianza para la virtudpareciéndome que de estarcolgado y pendiente de Dios en todos los bienesse me seguía: primeroqueestarían mejor guardados que no en mi libertad: Qui potens est depositummeum serrare: Porque es poderoso a guardar mi depósito; como el pobre quetiene una rica joya y la da a un hombre poderoso que se la guarde; segundoquevendrán con más abundanciay más en breve que si por mis fuerzas propias loshubiera de alcanzarporque es Dios liberal: Qui dat omnibus affluenter: Queda a todos en abundancia.

Cuartosaqué resignaciónque pues nada podíano me había de meter pormi voluntad en cosa.

8. (Luxfol. 42 et 81núms. 4 y 49.) Esta luz de que he dichotiene a mi parecer estas propiedades:

Primeraque viene de repentecuando uno está más descuidadoy en variostiempos y ejercicios.

Segundaque viene como relámpagoque [en] un momento muestra muchoy sindiscurso persuade grandemente lo que muestra: va diferencia desta a la naturalcomo de escribir con pluma letra por letrao pintar una imagen con pincel pocoa pocoa hacer esto estampándolo con algún moldeque en un momento seescribe más y mejory se estampa más presto la imagenque desotra manera.

Tercera. Inflama la voluntad con amor de la verdad que muestra; y aunque lafuerza desto dura pocoquedan en el entendimiento reliquias y una viveza paranuevos discursos y meditacionesque traen por todo el día y días comosuspensos: especialmente comparacionesasí de la Escritura como de cosassensiblesa modo de las que he referido. Esto hallé después escrito en SanBernardosermone 40in Canticacirca illud: Murenulas aureasetcétera:sobre aquello: Zarcillos de oroetcétera.

9. Esta luz pedía a nuestro Señor para estas cosasa saber: para conocerbien:

primeroquién es Dios y sus grandezasespecialmente su presencia en todolugar; segundoquién es Cristo y sus riquezasespecialmente su presencia enel Santísimo Sacramento; terceroquién soy yoy mis miserias; cuartoquiénes el mundo y la vanidad de sus cosasde la honraetc.; quintoquién son lasalmas y el valor que tienen; sextoqué bienes hemos recibido de Dios yesperamos recibir; séptimoqué males y castigos podemos temer; octavoparaconocer su voluntad en todas mis obras. Y paréceme que nuestro Señor unasveces debe de dar luz para conocer un atributo suyootras veces para otrov.gr.de su omnipotencialiberalidadetc. Unas veces da luz para ponderar unmisterio de Cristo Nuestro Señorotras veces para ponderar otro; et sic dealiis: y así en lo demás.

Ítem: esta luz y ponderaciónunas veces viene repentinamente comorelámpagootras veces viene poco a pocoysin saber cómose halla uno enla ponderación y sentimiento.

(Materia meditationis.) Las ocho cosas dichas son cabezas de todameditación y afectos: cuanto se puede meditar se reduce a ellasy de laponderación dellas salen todos los afectos de amoracción de graciasalabanzahumildadobedienciapacienciaetc.

IV. Cognitio propriae vilitatis

(Conocimiento de la propia vileza)

10. (Cognitio suae vilitatisfol. 43n. 6 y sigs.) Entre todos lossentimientos y verdades que he conocidola que me ha hecho mucho provecho paratodo tiempo de adversidad y prosperidades el conocimiento de mi indignidadsintiéndome de verdad indigno de todos los bienes que tengo y de los que notengoy diciéndolo así al tiempo de usar dellos. Indigno soy de la luz conque veodel aire con que respirodel agua que bebodel pan que comodelvestido que me cubreetc. Indigno de toda luz espiritualde todo consuelodelágrimasetc. Indigno de ir a ver a Diosindigno de vivir en este mundo entrehombresindigno de estar en purgatorio en aquella cárcel de gente nobleindigno de comer el pan de hijos de Diosetcétera. Dignísimo de todo trabajodespreciodolor; dignísimo de estar en el infierno a los pies de Lucifer;dignísimo de todas tinieblas y sequedadesetc.

Deste sentimiento nace prontitud para sufrir trabajos interiores y exteriorespara no se quejar en ellospara resistir a las vanidades y pensamientossoberbiosetcétera. Y especialmente acudía a esto cuando era combatido destospensamientoso lo podía ser.

11. Otras veces me sentía como naday estar colgado de Dios como el airelúcido del sol. No hay costumbre que prevalezca en el aire para estar lúcido;cada día está colgado y pendiente del sol: así lo estoy yo cada día de Diosen la oraciónen las obedienciasetc.

Otras veces me sentía delante de Dios como un jumento ignoranteindiscretoque ni sé discurrirni tener un buen pensamientoni hacer cosa de provecho.

Otrascomo un esclavo infiel y rebeldey como cosa que era hacienda de Diosy está a su cuentaetc. El esclavo es la persona más baja de la casa: todo lopeor es para élen el vestidoaposentocomidaoficioetc.; no se tiene pordigno ni presume de los favores que se hacen a los hijosni come el panregalado que ellos; a todos obedece y todos le mandan: y desto me tengo depreciar: O Dominequia ego servus tuusego servus tuuset filius ancillaetuae!: Tu siervo soySeñorsiervo tuyo e hijo de tu esclava. Y sintiendoestocon la luz del cielose ve el alma libre de muchas aficiones desordenadasa honraregalooficiosetc. Por lo cual añadió David: Dirupisti vinculamea: Rompiste mis ataduras.

12. Destos sentimientos de mi nada saqué estos avisos en varios tiempos:

Primero: Procura ganar la voluntad de Dios con serviciospues dél te han devenir todos los bieneshaciendo con exacción y perfección las ordinariasobediencias.

Segundo: Después que hubieres hecho la voluntad de Dios con toda laperfección posibleentiende que no te debe Dios de justicia esos donesespeciales de ilustracionessentimientosafectoslágrimasque los da Dios aquien y como quiere: Et: Dicite: servi inutiles sumus: Y: Decid: siervosinútiles somos.

Tercero: Cuandodespués de cumplida la voluntad de Diosme tratare SuMajestad con asperezassequedadesy afligiere con trabajosno debo desmayarni indignarmepues me trata Nuestro Señor como yo merezcoy basta que él loquiera para que yo lo tenga por bueno.

Cuarto: Debo creer que son grandes mis pecados ocultospuessiendo Diosliberalísimo y magnificentísimoyo estoy tan pobrepues es cierto no quedapor Dios Nuestro Señor.

Quinto: Debo creer van mis obras llenas de muchas imperfeccionespues sientotan poca medrasiendo ellas de suyo eficaces para medrarcomo oraciónMisaobedienciasetc. Si no tuviera muchos desaguaderosya había de estar lleno.

Sexto: Debo creer que comunica Dios grandes dones a muchos de los de casa yfueraespecialmente a otros religiososaunque yo no los veacon lo cual sereprime una soberbia oculta de parecerle a uno que es sólo en el espírituytiene como se humillar a todos.

Séptimo: Comparando los pecados ocultos propios con los dones ocultos ajenosdébome humillar a todos y tenerme en menos que todos: y muchas veces meparecía que estaba yo entre los de casa como cuervo entre palomasy que laspalomas acudían al cuervo por consejos y dirección.

Octavo: Imagínome como un hombre que tiene apostemadas todas las partes desu cuerpo; y de los movimientos primos feísimosque salen de mísacocomodel olor malocuán apostemada está la imaginaciónla memoriaelentendimientola voluntadlos apetitoslos sentidoscon todo género delepray cáncer y veneno; y casi en cada obra va mezclado algo de este venenode soberbiao intereseso neoligenciao regalo o desestima de otroovoluntad propia o inconstanciaetc.

13. Con esto muchas veces cerraba de golpe a deciry sentirsin hacercomparación expresa a otroscomo un niño o bestiaque no se compara conotros ut iumentumlactus sum: como un jumento he venido a ser: que erapeor que los mismos demoniosmás ingrato que ellos y digno de estar debajo desus pies: y entre otras razones una es que la venida de Cristosu Pasión yMuertey Cuerpo y Sangrepara mí se ordenó y no para ellos; luego yo soymás ingrato y traidorpues soy ingrato al mayor beneficio que Dios hizo ahombres y no a ángeles.

Con esta consideración de parecerme que mi lugar era el infiernomeamparaba de los movimientos de soberbiaetc.y así decía aquello de Job: Quismihi det ut in inferno prolegas me?: ¿Quién me dará que me protejas en elinfierno?

 

 

 

V. Providentia dei

(Providencia de Dios)

14. (Providentia Dei) Dios es mi padremi madremi amami ayomipastormi gobernador: Dominus regit menihil mihi deerit: El Señor mecuidanada me faltará. En esto sentía grande consuelo.

Dios sabepuede y quiere hacer todo lo que me conviene. Si este oficio osuceso no me conviene¿para qué le deseo? Si me convieneDios ordenarácómo sucedahaciendo con paz mi deber.

15. Por providencia de Dios vengo a tal colegiocon tal Rectorcon talespersonasa tal oficio o oficios: si confío en este Diostodo sucederá bien.

16. (Humildad.) Mi cuidado ha de ser en el oficio que me encargan deleerpredicargobernaretc.satisfacer al concepto que Dios tiene de míque sabe mis faltas e insuficiencias; y no al concepto que deseo tengan de mílos hombreso imagino que tienenporque desto nacen congojasvanidadestristezas y mil imperfecciones; y Dios no me pide más de lo que puedo y sé conbuena voluntad.

De mi parte tengo de aficionarme a la deshonra y desestima de los hombresfiándome de Dios y de su providenciaque no me faltará la honra necesariapara haber bien mi oficio.

17. (Ocasiones y fuentes de padecerfol. 64n. 40.) Procurar aceptarde buena gana todos los trabajos que se ofrecieren y ocasiones de padecerquenada es acasoy todo es para bien míosi uso bien dello.

Las ocasiones de padecer y fuentes de merecer son éstas: Primeranecesidades del cuerpocomo hambresedsueñoenfermedadestristezascansancios. Segundainjurias de criaturas irracionales; de los tiemposcomofríocalorhumedadsequedadetc.y de animalescomo picaduras demosquitospulgasetc.; ítem caídastropiezosgolpesetc. Terceranecesidades del espíritucomo sequedadestinieblasignoranciasdistracciones involuntariascortedad de entendimientode memoriafalta en lalenguasentidos; pasiones e inclinaciones malas. Cuartatentaciones deldemoniocomo quiera y de cualquier suerte que seanen la carne o espírituenla imaginacióno sensualidad o entendimientoetc. Quintacondiciones dehombres: del coléricoflemáticomelancólicoetc.y injurias venidas porellosdeshonrasdesestimasodiosetc. Sextacalamidades de la IglesiadelReinode la Religióndel pueblodel colegiode amigosetcétera. Todo estodebo padecer con resignación en la divina Providencia.

VI. Praesentia dei

(Presencia de Dios)

18. (Praesentia Dei.) Varios modos de presencia de Dios heexperimentado en la oración y fuera della.

Algunas veces parece que vemos a Dios presenteno con ojos corporales ni conluz clarani tampoco con solo discursosino de un modo particularque luegosiente el alma tener delante de sí o dentro de sí con quien hablay quien laoye y entiende; y entonces ora y habla con más fuerza y atención. Esta noticiaes semejante a la que tiene uno de otro hombrecuando estando con él se matóla luz y quedó a escuras: sin verle ni oírleni sentir movimiento corporalle siente presente y habla con él y como quien está con él. Y parece que estees el principio de lo que dice San Dionisio: Intra in divinan caliginem:Entra en la divina oscuridad porque se ve a Dios como en niebla.

De la misma forma acaece reconocer la presencia de Cristo nuestro Señor enel Santísimo Sacramento del altarcon una viveza de sentimientoque pareceque se siente estar allíy no se ve nadani se forma concepto distinto decosa particular más que de su presencia; y aunque este sentimiento dura pocodespuésqueda más viva la fe por lo que ha sentido.

19. Tres modos de presencia de Dios en la oración halloreales y verdaderosy no imaginarios.

Primeromirándole como está en el Santísimo Sacramento; éste sirve parasolamente en la iglesia.

Otromirando a Dios extendido por todo el mundo y el lugar donde estoy y amí dentro délcomo están los peces dentro del aguao un niño dentro delvientre de su madre; pues dice él: Qui portamini a meo uteroet gestamini amea vulva: Que sois traídos en mi vientre y llevados en mis entrañas. Yentonces no impide traer los ojos abiertosni la luz; y a veces no impide elver criaturasporque todas se miran dentro de Dios: In ipso vivimusmovemuret sumus; Et: Qui manet in caritatein Deo manet: En Él vivimosnosmovemosy somos; y: Quien está en caridaden Dios está. (Fol. 84número53.)

Otro tercer modo es mirando a Dios Nuestro Señor dentro de mí mismopuesrealmente está en mí y en todos por esenciapresencia y potencia: Tu autemin nobis esDomine; et: Qui mana in caritatein Deo manetet Deus in eo:TúSeñorestás en nosotros; y: Quien está en caridadestá en DiosyDios en él. Y entoncescomo casi sin advertirse cierran los ojosy recogentodas las potencias al interiorpara mirar allí a Diosy hablar con él yunirse con él. Y es este modo muy a propósito para la unión con Diosy parasacar afectos de gozo y confianzaviendo la grandeza que dentro de sí tiene elalma.

20. Con tres géneros de actos se trae esta presencia:

Primerocon actos de fecon meditacionessímplices inteligencias de lapresencia de Dios en todo lugar y en mí.

Segundocon peticiones; porque quien pide a otropidiendoprotesta estarlepresentepues ninguno habla ni pide al ausente.

Tercerocon afectos y actos de amorgozoalabanzaetc. Y este es el másalto modoporque ninguna cosa está más presente a otraque cuando estáunida y apegada con ella.

VII. Omnipotencia de Dios y unión con Dios

21. (Omnipotencia de Dios.) Algún tiempo sentí consuelo con estemodo de presencia de Diosimaginándome dentro de su omnipotenciaque hinchecielos y tierrade la cual nace la plenitud de todos los bienes en mí y entodas las criaturasconforme a lo del Salmo: Introibo in potentias Domini;Dominememorabor iustitiae tuae solius: Entraré en las potencias delSeñor: Señorharé memoria de sola tu justicia.

Hay una omnipotencia por esencia: ésta es Dios: Omnipotens Pateromnipotens Filiusomnipotens Spiritus Sanctus: Omnipotente el Padreomnipotente el Hijoomnipotente el Espíritu Santo. Gran gusto recibe el almagozándose desta omnipotencia adorándolaetc.y con este nombre: Omnipotensnomen eius: Omnipotente es su nombre.

Otra omnipotencia hay participada con excelencia: está en Cristo nuestroSeñorDios y hombre: Data est mihi omnis potestas in caelo et in terra; et:Sciens quia omnia dedit ei Pater in manus: Dióseme todo poder en el cielo yen la tierra; y: Sabiendo que el Padre lo puso todo en sus manos.

Otra hay participada en los justos perfectoscomo un San Pabloque dice: Omniapossum in eo qui me confortat: Todo lo puedo en aquel que me conforta.

(Unión.) Toda omnipotencia participada estriba en unión con Dios. Asícomo la omnipotencia del Hijo y del Espíritu Santo es recibida del Padre por launión en una esencia; la omnipotencia de Cristo estriba en la unión al Verboy la del justoen la unión a Diospor conocimiento y amor perfecto. Como elhierro unido al fuego participa la potencia y actividad del fuegoasí elánima unida con Dios participa la omnipotencia de Dios. Esto tienen los justosque pueden decir con David: Introibo in potentias Domini: Entraré en laspotencias del Señor.

22. (Omnipotencia.) Tres modos hay de entrar en las potencias de Dios:primeropor conocimiento especulativomeditaciones y discursos deentendimiento solamente: es propio de letrados; pero no habla deste Davidantesdice: Quoniam non cognovi litteraturamintroibo [in] potentias Domini: Porqueno conocí letrasentraré en las potencias del Señor. Si los letrados no sehacen como neciosno entrarán en las potencias de Dios.

Otro modo hay de entrar por un conocimientoque es más que especulativo ymenos que experimental de esta omnipotenciay es un sentimiento con viva fe dela facilidad con que la omnipotencia de Dios puede entrar dentro de míy hacerde mis potencias cuanto quieresintiendo con un particular modo lo del Sabio: Facileest in oculis Dei subito honestare pauperem: Fácil cosa es a los ojos deDios enriquecer de repente al pobre. Notasubito: de repente y cuandomenos piensa. En este sentimiento está el alma blanda para lo que Dios quisierey deseando que vengay la trueque y junte consigo.

Otro tercero modo haypor experimental conocimiento.

23. Pero paréceme a mí que es diferente cosa experimentar en sí laomnipotencia de Diosy experimentar la unión con la omnipotencia de Dios.

Lo primero es experimentar en sí efectos desta omnipotenciacomo son unarepentina quietud de la imaginación y memoria en medio de mil negocios; algunarepentina luz del entendimiento después de muchos engaños y tinieblas; unarepentina paz después de gravísima guerra con tentaciones; una mudanza de lavoluntad a amar lo que poco antes aborrecíao aborrecer lo que poco antesamabaetc. Certamen forte dedit illi ut vinceretet ut cognosceret (esdecir experimentar) quoniamomnium potentior est sapientiaet: Mirabilisfacta est scientia tua ex me: Hízole vencer en la gran luchapara queexperimentara que de todas las cosas la más poderosa es la sabiduría. Y:Admirable se ha mostrado tu sabiduría en mí.

(Unión.) Desta experiencia se sube a la segundaque debe de serinenarrablecuando una almasintiendo esta unión con la divina omnipotenciaexperimenta una grandeza de ánimo para hacer en Dios cosas heroicas y parapadecer durísimos trabajos. Esta barruntaba el que decía: Pone me iuxta teet cuiusvis manus pugnet contra me: Ponme junto a Tiy que la mano decualquiera pelee contra mí. Y esta poseía el que decía: In Deo meotransgrediar murum: Con mi Dios traspasaré toda muralla; porque se sentíatan animado con Diosque le llamaba fortitudo mea: fortaleza mía. Quienaquí entrapuede decir: Memorabor iustitiae tuae solius: De solavuestra justicia me acordaré. Que no quiere pensar ni desear otra cosa que lavoluntad de Diosy para ésta tiene magnanimidad y fortaleza de Dios.

Este tal es omnipotentepor participaciónen todas sus virtudes: suoración es omnipotente para alcanzar de Dios cuanto le pide; su obediencia esomnipotente para ejecutar cuanto le manda; su paciencia omnipotente para sufrircuantos trabajos le envía; su caridadsu celosu fortalezaetc.similiter.

¡Ohpluguiese a tu omnipotenciaomnipotentísimo Señorque hubiesemuchos omnipotentes destos en tu Iglesia!

¡Ohánima míasi deseas entrar en estas potencias de Diosel camino eshacer humillacionesestimándote y deseando ser estimada por necia y malapuesdice David: Quoniamnon cognovi litteraturamintroibo in potentias Domini: DivusBernardus: Nulla res sic clariorem reddit Omnipotentiam Verbiquam quodomnipotentes facit sperantes in se: Porque no conocí letrasentraré enlas potencias del Señor. San Bernardo: Nada acredita más la omnipotencia delVerboque el hacer omnipotentes a los que esperan en Él: Serm. 85 in Cant.

24. Mucho tiempo anduve sintiendo estas tres verdades que dijo Nuestro Señora Santa Catalina de Senateniendo varios sentimientos y afectos en cada unadellas:

1.ª (Fol. 104n. 82.) Yo soy (dice Dios) el que soyy tú eres elque no eres.

2.ª Toma las cosas dulces desta vida por amargas y las amargas por dulces.

3.ª Ten tú cuidado de míque yo le tendré de ti.

(Fol. 88n. 58.) Destas saqué principalmentequesi yo soy el que nosoysumamente me conviene estar unido al que esy que desta unión al que esvendrán a mi ánima todos los bienesy todo aquello por lo cual ha de teneralgún ser; con esto crece el deseo desta divina unión.

Otra vez me pareció que estaba Dios dentro de mí tan unido conmigo paraobrarque con ser dos no parecíamos más que unocomo está el alma y cuerpo (seclusainformatione: exceptuada la información); porque somos tan unoque nuncasalgo yo a obrar que no salga conmigo Dios; y aunque vaya a hacer obra de pecadoa la obrasegún lo naturalsale conmigo Diossin negarme su concurso. Deaquí veo cuánto debo aborrecer el pecadopor no forzar (si sic licet loqui:si así puede hablarse)a un Dios tan buenoque dé su concurso a una obra enque yo le ofendoy por no usar mal desta divina unión y concurso de Diosetiamin minimis peccatisaun en los mínimos pecados.

 

VIII.Otros modos de presencia de Dios

25. (Plenitud de Dios.) Dios es plenitud de bienesyo soy plenitud demales: dentro desta plenitud me imaginaba: una plenitud echa fuera otra;plenitud de soberbia y amor propio echa del alma la plenitud de Dios; y laplenitud de Dios echa del alma toda soberbia y amor propio.

Res tremenda!: ¡cosa tremenda!todos andan dentro de la plenitud deDiosporque Dios hinche cielos y tierray la plenitud de Dios está dentro detodospero no a todos en llenamuchos se quedan vacíos.

El ánima llena desta plenitud en su memoriaentendimiento y voluntadnoadmite pensamientos ni afectos de cosas contrarias a Dios; no caben en ellaporque está llena.

Esta plenitud trajo Cristo a la tierray así después de su venida se dicede muchos que erant pleni gratia; repleti Spiritu Sancto; llenos degracia; repletos del Espíritu Santo. Antes del Evangeliono he leído estaplenitud en otros. En esto anduve algunos díasllamando a Dios Nuestro Señorplenitud y plenitud de bienesplenitud de Dios.

26. (Fuego de amor de Dios.) Dios es fuego de amorque ilustraenciende y consume. Imaginábame andar dentro deste fuego. Este divino fuegotiene su esfera a modo de los demás elementos materiales. Una esfera tieneincreadaotra criada.

La esfera increada es la Divinidad; está tan extendida como Dios. Dios esfuegoy todo está lleno de fuego; en fuego vivimos y nos movemos; llamaradasdeste fuego son las criaturas todaselementosavespecesetc. Todos andamoscercados de llamas de fuego; pues¿cómo no ardemos? ¡Oh fuego divinovenardeenciendeinflama mi ánimay consume en ella cuanto me aparta de ti!

La esfera criada es la humanidad de Cristo nuestro Señor. Su corazón es unhorno encendidísimo de fuego. Cinco boquerones tiene por los cuales salenllamaradasy por los cuales podemos entrar a élque son las cinco llagas: elboquerón del costado entra más derecho al corazón.

Ardan en este fuego el Papa y los Cardenaleslos Arzobispos y ObisposlosCuras y Sacerdoteslos Generales y ProvincialesPriores y Guardianesrectoresy superiorespredicadores y confesoresestudiantes y noviciosy religiosostodos. Ardan los Reyes y príncipesgobernadores y juecesy seglares todos.Ardan los gentiles y judíosmoros y herejes y malos cristianos; consuma enellos todo pecadoquite toda ignoranciainflámelos en amor de su Criador.

¡Oh ánima míasalamandra infernalque vives dentro deste infinito fuegoy no ardes ni te consumessiempre estás verde y entera en tus pasiones! ¡Ohánima míasi fueses como ave fénixque ardieses en este fuegoteconvirtieses en ceniza y gusanoestimándote por taly salieses renovada enDios!

27. Parecíame que era infinita mi flaqueza para el bieny infinita mipotencia para el mal. ¿Qué mayor flaqueza en el bienque la que nada puedebueno? ¿Y qué mayor potencia en el malque la que puede desear todo lo maloy puede resistir al omnipotente fuego? TrocadDios mío y bien míola suerte;haced infinita mi flaqueza para el maly infinita mi potencia para el bien;unidme al Omnipotentey quedaré omnipotente en él y por él.

IX. Para rectificar y simplificar la intención

28. (Fol. 104n. 83.) Cuatro cosas pedía muy a menudo a NuestroSeñory deseo pedir siempre: primeraluz divina con que le conozcay meconozcay conozca a los que tengo a mi cargo; segundaamor suyo ardiente ydesinteresado de todo interese temporal y deleitable; terceraodio fuerte demí mismode mi honra y regaloy amor a su cruzdolores y desprecios; cuartacelo ardiente de su gloria y salvación de las almas.

Estas encomendaba a cuatro Santosa cada uno la suyarezándoles algo cadadía a este fin: la primeraa la Virgen nuestra Señora; la segundaa SanJosé; la terceraa San Juan Bautista; la cuartaa San Pablo y al Ángel de laGuardaque los solicitase por mí y negociase con Dios Nuestro Señor esto.

29. (Angelus custosfol. 92n. 66.) Imaginé algún tiempo al Ángelde la Guarda a mi mano derechaacudiendo a él en las necesidades y en lasdistracciones de la oración. Decíale: Ángel míoo Nuestro Señor os tieneatadas las manospara que no me ilustréis y inflaméis en amor de mi Dioscuanto podéiso no; si no¿por qué no lo hacéis? Si están atadaspedidleque os las desatey dé licencia; quedándola Su Majestadmucho podéis.

30. (Intención prava.) Cuatro malas intenciones he experimentado enmí en los ejercicios espirituales:

1.ª De vanidaddeseando ser tenido de otros por espiritual.

2.ª De curiosidaddeseando experimentar los sentimientos de Dioslasilustracionesraptosetc.más por saber con experiencia estoque porglorificar a Dios.

3.ª De sensualidad espiritualdeseando gustosconsueloslágrimas y cosassemejantespor el dulce que en ellas hallaba.

4.ª De intereses propiosdeseando crecimientos y medras y favores conturbación y congojamás por librarme del tormento que trae la pobrezaespiritual de virtudesque por honrar a Dios.

31. (Amor Deifol. 62 et 100números 37 y 78.) Cuatro excelentespropiedades tiene el verdadero amor de Diospor el cual se distingue del falsocontrarias a estas cuatro intenciones:

Primera: el verdadero amor de Diosinfinitamente ama y estima más la gloriade Diosque la propia; antes ni tiene ojos para mirar la propia ni hace casodella.

Segunda: el verdadero amor de Diosmás quiere amar que conocermás estimaobediencia que cienciay si quiere conocimiento o cienciaes puramente paramás amar y obedecer.

Tercera: el verdadero amor de Diosmás quiere aquí padecer que llorarmás quiere beber el cáliz de amargura que el de dulzura.

Cuarta: el verdadero amor de Diosmás quiere dar que recibir; y si desearecibir dones de Dioses para darle con ello honra y gloriay hacerle másheroicos servicios.

En todo esto no condeno la intención de servir a Dios por premioporque esbuenaaunque no la suma.

32. (Modos de vencer la honra.) El amor de Diosprimero inclina ahuir las honraslos puestosoficiosejercicios honrosos; [a] huir de los quele alaban; y quien tiene estosi le acaece estar entre honrasestá como entreespinaslastimado y punzado por ello.

Lo segundopor cuanto muchas veces no puede huiry el estar punzado destamanera suele estorbarinclina a despreciarlas y no hacer dellas más caso queun poco de vientodescubriendo con la luz cómo es vanidady nadanadanadalo que el mundo llama honra: es deleitarse con la sombradejando el cuerpoverdadero; gustar de la imagenno haciendo caso de la cosa representada.

Este tal está entre las alabanzas y honrascomo estuviera un ídolo a quiense dijeran tales cosaso hace dellas el caso que hiciera si las hiciera unpapagayoo loco.

Lo tercerotoma la gloria de Dios por propiade suerte que ninguna otracosa tiene por honra suyasino lo que es honra de Dios; y si gusta de la honraque sus súbditos o fieles le hacenes porque con ella es honrado Diosy conesto cumplen su voluntad y ellos se aprovechan.

 

X. Obedientia et resignatio

(Obediencia y resignación)

33. (Obedientia et resignatiofol. 41número 2.) Fiat voluntas tuasicut in caeloet in terra: Hágase tu voluntad así en la tierra como enel cielo. Ofrecióseme un día que lo que Nuestro Señor nos manda pedir esposible alcanzarlo; y asíque podía pretender alcanzar esta perfección enlas obras por mínimas que sean:

comerhablarorarenseñaretc.hacerlas con la exacción que lashiciera un ángelo un hombre bienaventuradosi Dios se las mandara; o a lomenos tengo de tener tal deseo y mirar cómo las hiciera éstey animarme yo ahacerlas así.

34. (Intentionis puritas.) Especialmente cuanto a la pureza deintenciónpretendiendo puramente la voluntad de Dios por sí mismadesnudándome de todo amor propio de interese temporal o espiritualteniendopor suma honrapor sumo deleitepor sumo interese míohacer la voluntad deDios. Deste modo entendí aquel versículo: Portio meaDominedixicustodire legen tuam: Mi patrimonioSeñordijees guardar tu ley. Y otromuy a propósito: Haereditate acquisivi testimonia tua in aeternum quiaexultatio cordis mei sunt: Por mi herencia he tornado tus mandamientos parasiempreporque son el gozo de mi corazón. Por mi herenciami cielomi premiotengo obedecerte.

35. De aquí iba deduciendo afectos varios: Gózome de tener ruin personaruin lenguay otras faltas naturalesporque Dios lo quiere. Gózome de padecerlas tentaciones que padezco y penas exteriores y interioresporque Dios loquiere. Si es voluntad de Dios que viva mil añosy máscargado de trabajos ytinieblas interiores y exteriorescomo yo no le ofendaeso quiero. Si fuesevoluntad de Dios castigarme con las penas infernalesquitada la culpaesoquiero.

36. Mi cielo es hacer la voluntad de Dios; con esto tengo en la tierra elcielo. Acordéme un dicho de San Crisóstomo sobre este lugarquediciendoNuestro Señor: Fiat voluntas tuasicut in caelo et in terra: Hágase tuvoluntad así en la tierra como en el cielo; quiso que la tierra fuese cielo.

De aquí se me ofreció también aquel verso de David: Misericordiam etiudicium cantabo tibiDomine: que con igualdad tengo de cantar y alabar aDios y gozarme de las obras de su justicia y de su misericordiaen mí y enotros. Complacco mihi in infirmitatibus meisetc.: Me gozo en misenfermedades. Aunque esto no quita la compasión de las miserias y adversidadesajenas; porque de una cosa me puedo compadecer en cuanto es pena de mi prójimoy alegrarme en cuanto es obra de la justicia de Dios: Memor fui iudiciorumtuorum a saeculoet consolatus sum: Acordéme de tus juicios eternosyquedé consolado.

37. (Amor de Diosfol. 59 et fol. 100números 31 y 78.) Desta mismapalabrasaqué que podía desear amar a Dioscomo te aman los Angeles ySerafinespues puedo desear hacer la voluntad de Dios como ellos. ¡OhSerafines que ardéis en amor de Diosmetedme en vuestra compañíapara queentre vosotros arda con un amor ardientepuro y desinteresado! ¡Ohsi bajasesiquiera uno dese vuestro ejércitocon alguna brasa dese divino fuegoyabrasase y purificase mi corazónlengua y sentidosy todo yo quedase hecho unfuego con este amor! ¡Ohsi ardiese en fuegos de dolores y trabajos ydesprecioshasta purificarme y desapropiarme de todo lo criadopara que mejorse encendiese en mí el fuego del divino amor! ¡Oh! Si para vuestra gloriaDios míoy para conversión de los pecadores fuese menester que yo ardieseperpetuamente en los fuegos infernalesquitando la culpa; yo me ofrezco aecharme en estas llamasporque las llamas del amor me harán llevaderas todaslas llamas de los fuegos y dolores del mundo.

38. No sé cuál es mayorel contento que tienen las ánimas de Purgatorioen arder en aquel fuegoporque Dios lo quiere y su voluntad y justicia lo pideo el tormento que tienen en la dilación de ver al que aman.

En medio de todos estos afectos luego me avergonzaba y convertía a miindignidad y bajeza.

Algunas veces me parecía que era vergüenza decir a Dios nuestro Señor:AmoteSeñormás que a los cielos y tierra y ángelesetc. Como seríavergüenza decir a un amigo mío: Amote más que a una plumaa un cuartoetc.pues sin comparación excede más Dios a todo lo criadoque un hombre a unapluma. Y este sentimiento procedía de ver la grandeza de Dios y la bajeza delas criaturas: y cuando estaba con esta vergüenza y como empachodecía:AmeteSeñorcon todo el amor que me es posibleo ame [te] más que todas lascriaturas te amanetc.

XI. Cristo Nuestro Señor

39. (Cristo Nuestro Señorfol. 86número 56.) Mucho tiempo meejercité en meditardesear y pedir en la oraciónMisaexámenes y entredíatres cosas de que se acompañó Cristo nuestro Señor toda su vidadesdeque nació hasta que murióque son: pobrezadesprecio y dolordesmembrandocada parte destas en la meditaciónpara aficionarme a ella.

Fué pobre en la habitacióncamavestidocomidaetc.; cuando nacióvivió y murió.

Fué pobre en la elección de amigosdiscípulosparientesy en el oficioque ejercitó los treinta años.

Fué pobre de honrapobre de regalospobre de su voluntad propiadesnudándose de todo esto.

Ítem: fué despreciadopadeciendo grande detrimento en la honra de todassuertes: en la honra de sabiode santode poderosode Mesíasde Dios; yesto delante de reyesjuecespontíficesy de todo el mundoimponiéndoleatrocísimos crímenes de suma infamia.

Ítemen los dolores padeció toda suerte de dolores interiores y exterioresen cada miembro de su cuerpocomo parece discurriendo por la Pasión.

40. De aquí sacaba deseo de padecer continuamente algo de esto: NoloDominesine vulnere vivere; quia te undique video vulneratum: No quieroSeñorvivir sin heridapues te veo herido de todas partes.

Otras veces no me tengo por digno de tanto bieny juzgo que nuestro Señorno me da semejantes trabajosporque ve mis pocas fuerzasy que todo lo quedigo es palabras; y de verdad así es. (Padecerfol. 50n. 17.) Pero yaque no soy digno de padeceren cuanto esto es imitación de Cristo nuestroSeñor; pero soy digno de padeceren cuanto el padecer es castigo de mis muchospecados.

 

 

 

XII. Odium sui

(Aborrecimiento de sí mismo)

41. (Odium sui) Un propósito hice de tener siquiera una persona conquien me afrentarcuanto pudieredescubriéndole y afeándole mis culpas;éste será el confesor o superiorya que no me es dado afrentarme delante detodos.

Otra vez sentí tanto aborrecimiento de mí y de mis pecadosque deseaba quela divina Justicia tomase aquí venganza de mícastigándome con dolores ydesprecioscon tal que no me faltase su misericordia: Quis detut ventatpetitio mea? et qui coepitipse me conterat; solvat manum suamet succidat me.¡Quién diera cumplimiento a mi petición! ¡Que quien empezó a herirmeacabe conmigo: suelte su mano y corte mi vida! Sentía gozarme de los castigosque había hecho la divina Justicia (Fol. 82.n.51)en cuanto en ellosresplandece este atributo de Diosy sentí gozo de que hubiese Purgatorioyholgárame de que Dios me echara en élpara que me purificara y pagara lo quedebíay después me volviera a vivir con mejoría: y era este gozo sensiblede que hubiese en Dios justicia vindicativay tuviese Purgatorio.

Otras veces hice propósito de gustar de tener las tentaciones interiores queDios quisiesey por el tiempo que él quisieseejercitando en esto los deseosde padecer; pero este gusto dura poco.

XIII. «Puertas de la justicia»: devoción a JesúsSacramentado y a la Santísima Virgen

42. Pensando en aquellas palabras:

Aperite mihi portas iustitiaeingressus in eas confitebor Dominoetc.:Abridme las puertas de la justicia; entrando por ellas confesaré al Señoretc.; se me ofreció que las puertas de la justicia son las principalesdevociones y medios para la perfeccióny que estas puertas abre Dios y losángelescuando infunden inspiraciones y deseos grandes dellos.

43. (Eucharistiafol. 81n. 49.) La primera puerta se me ofrecióser Jesucristo nuestro Señor en el Santísimo Sacramento del Altarpues dicede sí: Ego sum ostium; per me si quis introieritsalvabitur; ingredieturet egredieturet pascua inveniet: Yo soy la puerta: por mí si algunoentrarese salvará; entrará y saldráy hallará pastos saludables. Esta esla principal puertaporque está allí la fuente de la justicia: éntrase conel conocimiento y afectocon la fe y amor.

44. A la entrada topo con tres ejemplos raros de virtudlos cualespor serpresentes y no de cosa pasadason más motivos.

Primeroes humildad extremadaencubriendo su infinita grandeza con unaforma tan vil como es la de pan y vinomás vil que la de hombrepor lo cuales de muchos desconocidonegadoholladoy de los más tratado con poquísimareverencia. ¡Oh Dios mío y Rey míoquanto pro me viliortanto mihicarior!: Cuanto por mí más humilladomás amado; y cuanto más tehumillastanto más te ensalzaré y alabaré.

Segundoes de obedienciabajando del cielo a la voz del sacerdote en elmismo instante; y aunque él sea malo; y aunque de bajar se le siga haber de serechado en un fuego o lodo; y con perseverancia hasta que se acaben las especies.Y allí dice otra vez: Descendi de caelonon ut faciamvoluntatem meamsedeiusqui misit me. Haec est autem voluntas Patris meiut eum qui venit ad menon ejiciam forassed habeat vitam aeternam: Bajé del cielo no para hacermi voluntadsino la del que me envió. Y esta es la voluntad de mi Padrequeal que viene a mí no le eche fuerasino que tenga vida eterna. Puesoh buenJesúsadmitidme dentro desta puertay dadme la plenitud de justicia queconsiste en hacer vuestra voluntad.

Tercero es de misericordiabajando a dar de comer al hambriento y de beberal sedientocon el mejor manjar que se pueda dar. Allí viene para vestir aldesnudo con la ropa de gracia; redimir al cautivo de la cautividad de suspasiones; visita al enfermo y encarceladoy aun entierra a los muertos almundodentro de sus llagas preciosas: Abscondes eos in abscondito facieituaea conturbatione hominum. Et: Ingredere in petram: Los esconderás enlo escondido de tu rostro contra los asaltos de los hombres: Y: Entra en losagujeros de la piedra.

También ejercita las espirituales; enseña al ignorante con ilustraciones;da consejo al que lo ha menester con inspiraciones; corrige con interioresreprensiones; consuela con íntimos gozos que derrama; sufre las impertinenciasy distracciones y irreverencias que tenemos mientras Él está en nuestro pecho;y perdona al que yerra contra sí. Si a la entrada me abrazo con estas tresvirtudesy con deseo de imitarledarme ha lugar de entrar más adentrodondeestá la plenitud de justiciaque es su infinita caridad: Et: Plenitudolegis est dilectio: Y: La plenitud de la ley es la caridad.

Allí se descubre el infinito amor con que baja en forma tan humildey lascausas dél; el amor que le mueve a tan pronta obedienciay a ejercitar tantasy tales obras de misericordiatodas las que hizo en el mundocuandovisiblemente vino a él. ¡Oh quién entraseoh quién ardieseoh quién seenllenase deste amor y desta justiciay después de haber entradosedeshiciese en alabar a este Dios! Et ingressus in easconfitebor Domino;ps. 117: Entrando por ellas confesaré al Señor.

Haec porta Dominiiusti intrabunt in eam: Esta es la puerta del Señorentrarán por ella los justos. Unala llamaaunque las llamó al principiomuchas; porque es una en síy tiene virtud de muchas.

45. Las cosas en que debo mostrar agradecimiento a esta mercedy que meayudarán a entrarson éstas:

Primero: -andar con hambre grande de recibirle y siendo diligente en lapreparación y después en la acción de gracias.

(Fol. 95n. 71.) Segundo: desear estar en su presencia todo el mástiempo que pudiere cómodamente para acompañarleque está soloteniendoallí oraciónexámenesrezoetc.; y visitarle al día muchas vecesespecialmente en levantándomecomo quien le va a pedir la bendición para todoel díay le agradece los favores pasados. Y a la salida de su presenciadecirle: Señoraquí se queda mi corazón con Vosya que el cuerpo no puede.Y desde el aposentocon el espíritu adorarle; y al pasar por las iglesias delpueblosimiliter: semejantemente.

Tercero: en tener profunda reverencia exteriorno sólo a este Señorcuando entro y salgo en la iglesia o estoy en su presenciasino también a lascosas de que él se sirvecomo cálicespatenascorporalespurificadoreshostiasetc.y a las manos de los sacerdotes.

Bienaventurada sería mi ánimasi Dios y sus ángeles me abriesen estapuertadándome luz para conocer este misterio y amor para amarle y preciarle.

46. (Sancta María.) La segunda puerta se me ofreció ser la VirgenSantísima nuestra Señoraa quien la Iglesia llama en un himno: Tu Regisalti ianuaet porta lucis fulgida: Túentrada del Rey excelso y Puertaresplandeciente de la luz. Y en otro: Felix caeli porta: Feliz puerta delcielo. La devoción con esta Señora es puerta para la santidady a quien Diosda esta devociónle ha abierto la puerta; y si no la sientopuedo llorarporque me está cerrada la entrada en el Sancta Santorumen el trono delReyen la luz increada. Debo suplicar a Dios nuestro Señoral Ángel de miguardaque se me abra esta puertase me dé esta devoción: Aperite mihiportas iustitiae: Abridme las puertas de la justicia.

Los medios como yo debo procurar estoson muchos y muy sabidos.

47. (Rosariofol. 94n. 69.) Un modo de rezar el Rosariocuando nole rezase por los misteriosse me ofrecióy parte había oído.

1.º Al primero decenarioinvocar los nueve coros de los ángelesespecialmente a San Gabriel y al que guardó a la Virgeny pedirles que laalabeny alaben a Dios por las mercedes que la hizoy gozarme yo de que ellosla goceny tengan consigo por Reina.

2.º Y luego yo alabarlaconfesando que están en ella las gracias de todoslos nueve coros con mayores excesos; gozarme desta grandeza suyaalabar a Diosque se la diódesear que todo el mundo la alabe y conozcay pedírselo a suHijo y al Padre Eterno.

3.º Y últimamentepedirla algún dono el que más necesidad tengoo elque más resplandece en los ángelesque es pureza; y pedirles a ellos que selo pidany todos juntos ponerles por intercesores delante de Dios.

Desta forma en el segundo decenario se ha de invocar a los patriarcasyprofetas y reyesespecialmente a San JoaquínSanta Anay San José; y hacerlo mismo.

En el tercero invocar a los apóstoles y discípulosespecialmente aaquellos con quien tuvo familiaridadcomo San Juan Evangelista y San Lucas.

En el cuartoinvocar a los mártires todos.

En el quintoa los confesoresdoctoresreligiososy a las vírgenes yviudasparticularizando algunos que más devotos fueron desta Señora.

48. Otra devoción se me ofreció: ya que no puedo rezar las horas de NuestraSeñorarezar cada día los himnos de todas ocho; y tras cada himnounversículo y oración de una de las fiestas de Nuestra Señorapara cumplir contodas: la Concepciónla Natividadla Presentaciónla AnunciaciónlaVisitaciónla Expectación del partoo parto mismola Purificación y laAsunción. Cada una destas tiene oración propia o en el Misal romanoo en lasfiestas de España.

 

XIV.Presencia de Dios en cuanto luz

49. (Lux.fol. 44n. 8.) Otro modo de presencia de Diosen cuantoluzse me ofreció. Dios es luzyo soy tinieblas: dentro desta luz ando;muchos resplandores da de sí; con todo esono acabo de conocerla: Lux intenebris lucetet tenebrae eam non comprehenderunt: La luz luce en lastinieblasy las tinieblas no la recibieron.

El sol es fuente de la luz (Eucharistiafol. 65 et 89núms. 43 y61.); nuestro sol es Cristo; del cielo baja cada día este sol a la tierrapero baja cubierto con una nubecon especies de pan y vino; de otra maneranohubiera quien le mirarani tocara. Por mi bien hizo estopara que yo pudiesellegar más cerca del sol: Accedite ad eumet illuminamini: Acercaos aél y seréis iluminados.

Esta nubeaunque nos impide que le veamosno impide al sol que no envíerayos. ¡Oh qué rayos! ¡Oh qué centellas que envía al hemisferio del brevemundo que es el hombrecuando está dentro dél!

50. Tres géneros hay de lumbres: naturalde fe y de ciencia adquisita.Estas permaneceny usamos dellas cuando queremos. ¡Ay de mí si soy rebelde!: Ipsirebelles fuerunt lumini: Ellos fueron rebeldes a la luz. Porque los sabiosresistieron a la primerafueron desamparados de Dioscomo dice San Pablo.Pues¿qué será de míque resisto a la segunda y tercera? Por eso falta lacuartao viene de tarde en tardeo viene muy remisa; porque si es grandetrueca el corazón; es a modo de relámpagono la tengo a mi mandar: Illuxeruntcoruscationes tuae orbi terrae; viditet commota est terra: Tus relámpagosalumbraron la tierra; y ésta vióy se conmovió.

Es cosa que admiraque siendo el alma de suyo noche y tinieblasatemporadas arde tanto en amor de Diosque es como noche de verano en tiempo demucho caloren la cual hay tantos relámpagos tan grandes y tan a menudoqueparece día: así en ella hay tantas destas ilustraciones y inspiracionesqueparece estar llena de luz: Et nox illuminatio mea in deliciis meis. Quiatenebrae non obscurabuntur a teet nox sicut dies illuminabitur: La nochese trocará en claridad en medio de mis delicias; porque las tinieblas no sonoscuras para tiy la noche es clara como el día. Vienen a todos tiempos;rezando salmosleyendo librosestudiandooyendo sermoneshaciendo obras demanoscomiendoandandoetc.; y en particularal despertar a la mañanaparece que está Dios esperando a que despiertepara enllenarla de afectos ysentimientos.

A veces esta luz viene enseñando alguna verdado de la Sagrada Escrituraootra que no se había entendidoaunque se había leído. A veces viene sólocon mocióno con admiración grandeo con júbilos y saltos de placero congusto sosegadoo con lágrimas dulces.

 

XV. Justicia vindicativa

51. (Justitia vindicativafol. 65número 4l.) Considerando mispecados muchosuna vez o más me movieron a este afecto de gozarme de que Diostuviese justicia vindicativa para castigarlosy no sola misericordia paraperdonarlos sin satisfacción. Quería más que Dios los castigase aquí conmisericordiaque no que me los perdonase sin satisfacer a su honray decía lode David: Deus ultionum DominusDeus ultionum libere egit; exaltare quiiudicas terramredde retributionem superbis: El Señor es el Dios de lasvenganzas; el Dios de las venganzas obró libremente. Levántatetú que juzgasla tierra; da su merecido a los soberbios.

¡Oh Dios de las venganzas! Yo me consueloSeñorde que seáisengrandecido con mostrar vuestra justicia. Castigad a este soberbiocomomerece. Castigad mi soberbiami ambiciónmi vanidadmi hipocresíacon talque yo os satisfagay dé contento: Usquequo peccatoresDomineusquequopeccatores gloriabuntur; effabuntur et loquentur iniquitatem?etcétera:¿Hasta cuándolos pecadoresSeñorhasta cuándo se han de gloriar lospecadores? ¿Hasta cuándoSeñorestos malos movimientos y inclinacionesmías se han de gloriar de mí contra Vos?etc.

52. Por aquí se me ofreciócómo los santos se huelgan desta justicia: Laetabituriustuscum viderit vindictam: Alegraráse el justocuando vea la venganza.Ypuesson rectostambién se huelgan de que Dios les haya castigado acáylos del Purgatorio se huelgan de que les castigue; y los justos de la tierrasimilitersemejantemente.

También se me ofrecióque por esto se hizo Dios hombrepara mostrar sujusticia vindicativa y su misericordia en la persona del inocente: Misericordiamet iudicium cantabo tibiDomine: Tu misericordia y tu justicia cantaréSeñor. El que cantade todo se alegra.

Por aquí también entendí lo que dice la esposade su Diosque es totusdesiderabilis: todo amable; pues lo que en él parece más agrio y terribleque es la justicia vindicativaes amablecuanto más su bondadsapienciaetc.

En este tiempo no me podía excitar a tener temor de penas; sólo de que Diosno me desamparaseme quedaba temor; y muchas veces solía decir consentimiento: Non me derelinquas usquequaque:(id est plus nimio): No medesampares del todo: es decir: más que en demasía: Et illud: A te numquamseparari permittas: y aquello: No permitas que nunca me aparte de Ti.

XVI. Dios dentro del alma y el alma dentro de Dios

53. (Praesentia Deifol. 51 et 91 números 19 y 64.) El modo depresencia de Diosestando dentro délno le sabía considerar de otra maneraque mirando a Dios fuera de míy que me cercaba todoy así andaba yo dentrodél; pero este modo no le podía conservar juntamente con considerar a Diosdentro de mí: tenía estos dos modos por incompatibles juntamente.

Después eché de ver que juntamente puede uno considerar a Dios dentro desíy a sí mismo dentro de aquel Diosque mira dentro de sí y que cuando unalma se recoge con especial moción de Dioscuyo es estoasí como decimos queentra dentro de síy allí halla a Dios; así también allí entra dentro deDios. Mejor se conoce cuando se experimentaque se dice.

54. (Contemplatio.) Puesta un alma desta maneraluego halla con quienhablar; no tiene necesidad de discursosni aun los puede hacer. Todos soncoloquios y afectosmirando la grandeza deste Dios y la vileza propia. Allíclamaallí pideallí amaallí se gozaallí se entristece; allí seaborreceallí se animaallí se aviva para obedecerpara padecerpara darcontento a todos por Dios.

Desta manera quizá se entiende lo que dicen los Santosque lacontemplación es sepulcro del ánimadonde entra y se encierramuere ysepulta; y por otra parte dicenque entra dentro de sí mismay que entradentro de Dios. Abscondes eos in abscondito faciei tuaea conturbationehominum: Los esconderás en lo escondido de tu rostrocontra los asaltos delos hombres. Y: Esto mihi in Deum protectoremet in domum refugiiut salvumme facias: Séasme Dios protector y casa de refugio. Introduxit me Rex incellam vinariam: Introdújome el Rey en la bodega de sus vinos.

55. Otra vez sentí particularmenteque es indecible el tesoro que tengodentro de mí mismo; porque dentro de lo íntimo de [mi] ánima está la mismaDivinidadcon toda su infinidad y grandeza de sabiduríabondad yomnipotencia. Y la misma ánima es de grandísimo valorinestimablepor lasemejanza a Dios y capacidad dél. Habemus thesaurum istum in vasisfictilibus: ut sublimitas sit virtutis Dei: Tenemos este tesoro en vasos debarropara que sea ensalzado el poder de Dios. Cuanto es de precioso el tesoroes frágil y despreciado el cofre en que estáporque yo le he afeadoignominiosamente con graves pecados.

XVII. Padecer

(Tres modos de haberse en el padecer)

56. Cerca del padecer pobrezadespreciodolores y trabajoshay tres modosde haberse. Primerocobardía es de ánimo y pusilanimidadpor no padecer algode lo dichohuir o dejar de hacer lo que es conforme a voluntad de Diosa miinstituto o oficiov. gr.el confesarpredicar.

Segundocortedad es de ánimocontentarse solamente con estar aparejado arecibir las ocasiones que se le ofrecieren de padecer.

(Cristo Nuestro Señorfol. 63n. 39.) Tercerograndeza es de ánimosalir a buscar y acometer cosasdonde se ofrezca algo que padecera mayorgloria de Dios y cumplimiento de su voluntada imitación de Cristo nuestroSeñorel cual siempre anduvo a buscar ocasiones de mayor pobrezade mayordespreciode mayores trabajosno se contentando con los que se le ofrecían.Por esta causa dejó a Nazaret y fué a nacer a Belén. Por ésta dejó a Judeay fué a vivir su niñez en Egipto. Por éstaen su mocedadtomó oficio decarpintero. Por esta se fué al desiertoy la noche de su Pasión se fué alhuerto y salió a recibir a sus enemigos; y el día de su Pasióndejó dehacer lo que pudiera para excusar afrentas y doloresetc.

Advierte que está cerca de lo malo quien se contenta con lo menos bueno.

Y muy lejos anda de lo malo quien siempre busca lo mejor.

XVIII. El ejercicio de confesar a otros

57. (Confessor.) El ejercicio de confesar a otros es un acto heroicoque grandemente agrada a Dios.

Primeroporque en él ayuda el confesor a reducir las almas a su Criador yreconciliarse con ély esto más inmediatamente que en otros.

Segundoporque allí ejercita todas las siete obras de misericordiaespiritualesy las corporales espiritualmente: allí enseña al ignorantecorrige al que yerraperdona injuriasconsuela al tristeruega a Dios por losvivosda buenos consejos; allí redime al cautivoy suelta al preso con elperdón de los pecados; viste al desnudo con la vestidura de la gracia; da decomer y beber al necesitado deste manjar espiritualy dáselo guisado como élsolo lo ha menesteretc. Y así pienso que el buen confesor alcanzará de Diosmisericordia: Beati misericordesquoniam ipsi misericordiam consequentur: Bienaventuradoslos misericordiososporque ellos conseguirán misericordia.

No hay limosna que llegue a ésta.

Terceroporque en esto cumplimos con el oficio que Dios nos ha encomendado.Como es oficio del sacerdote ofrecer el cuerpo de Cristo nuestro Señorasí essu oficio poder absolver y perdonar pecados; porque para ambas cosas recibepotestad; y asíquien tiene suficiencia y jurisdiccióncuando hace estohace su oficio; y el de la Compañía tiénelo por Institutoy es obligaciónde sus reglas.

Cuartoporque en este ejercicio se vence uno a sí mismo y a muchasrepugnancias de la carney es con menos aplauso del mundo que el predicar.

 

 

 

XIX. Unión con Dios y contemplación

58. (Fol. 54n. 24.) Tres modos de unión tiene Dios con sus amigos.Primera es naturalpor esenciapresencia y potencia: con ésta andan todos losbienes naturales. Segunda es sobrenaturalpor gracia y caridad: desta nacentodos los bienes sobrenaturales ordinarios. Tercera es super supernaturalis: sobre-sobrenaturalpor especial vínculo de amor y familiaridadde la cual nacen bienes y favoresextraordinarios: ésta es propia de los muy amigos.

59. Una vez sentí muchos júbilos interiores con sola la esperanza de subira la unión. Y imaginábala yo desta manera: que se levantaba el ánima sobretoda la tierra y cielosy sobre todo lo criadohasta unirse con Dios en unaaltura sobrenatural; en la cual puestadespreciaba todos los bienes de latierrahaciendashonrasdignidadesnoblezas y cuanto el mundo preciay enésta hallaba hartura; porque los dones de Dios por sí no hartanhasta que conellos se alcanza la unión con Dioscon la cual se posee al mismo Diosdadorde todos los bienes.

Y desta altura me pareció decir David: Vigilaviet factus sum sicutpasser solitarius in lecto: Veléy me hallé como pájaro solitario sobreel tejado.

60. A esta altura y techo suben las aves volando con alasbreviter etsine labore: brevemente y sin trabajo. Las lagartijas suben trepando con lasmanos: Stellio manibus nitituret moratur in aedibus regis: La arañasube por sus piesy mora en las casas del rey. Los hombres suben rodeando porescalerascon trabajo y tardanza. Alguna cosa podría subir arrojada por otrocon algún ímpetucomo sube la saeta. Así hay cuatro maneras para subir aesta altura y unión con Diospor las cuales una alma en diferentes tiempospuede subir. Primeropor discursoscomo hombresubiendo por las escaleras delas criaturas y de las obras de Dios. Segundocomo lagartijapor ejercicio yobras de obedienciade penitencia y de misericordia con los prójimos. Tercerocomo avepor fervorosos afectosfundados en la simple inteligencia de losatributos de Dios y beneficios suyos. Cuartosed raroper raptumsicutPaulus: Raptus sum in Paradisum: pero rara vezpor raptocomo Pablo: Fuiarrebatado al paraíso.

 

XX. Unión con Cristo en la Comunión

61. (Eucharistiafol. 65 et 95números 43 y 71.) Pidiendo un díadespués de Misaa Nuestra Señoraque pusiesecomo maestraen mi corazónalgún sentimientoconforme al que ella sentía cuando comulgabase merepresentó quecuando Nuestra Señora comulgabarecibiendo a Cristo su Hijosacramentalmentese le renovaba el gozo y sentimiento y dones que la dieroncuando le recibió la primera vez en sus entrañasconcibiéndole por obra deEspíritu Santo. Y entendí queya que Cristo nuestro Señor no estuvo más queen el vientre de una mujerMadre suyaa la cual por esta causa comunicógrandísimas mercedes: Beatus venterqui te portavit: Dichoso el vientreque te llevó; quiso Su Majestadmediante este Sacramentoentrar real yverdaderamentedel modo que le era posible y convenientedentro del pecho detodos sus fielesy que todos le trajesen dentro de síal modo (proportionaliter:proporcionalmente) que le traía su Madrey comunicarlesen su tantolasgracias y dones que a ella. Y asíque la entrada de Cristo en el pecho del quecomulga es una imitación de la entrada que hizo en el vientre de la Virgenpara hacernos participantes de los dones que alcanzó ella mediante aquellaentrada.

 

XXI. Consolaciones espirituales

62. Tres géneros de consolaciones espirituales experimento más de ordinarioen la oración y entre día.

Primeroes sentimiento de la bondado misericordiao sabiduríaopresencia de Dioso de algún beneficio suyo general o particularetc. Vieneeste sentimientoo con admiración o júbiloo acción de graciaso amorohumillacióno otros afectos semejantes. A veces prorrumpen en actos exterioresde alabanzaetc.; a veces viene esto con una hartura y satisfacción grandepor entoncesnacida del afecto de amor o confianza; de modo quealgunas vecesdecía a Diosque me daba por contento del cien doblo que me prometió en estavida. Otras bendecía al día en que conocí a Diosy le comencé a trataryme tenía por dichoso en tener tan buen Diostan buen Padreamopastoretcétera; otras deseaba que todos conociesen a Diosetc.

Y entre estos sentimientos tengo unoa vecesque es sentir que si sintiesey viese con mucha luz lo que se me trasluce desta grandeza de Diosdesfalleceríao se acabaría la vidasin poderlo sufrir el cuerpo.

Segundo género de consuelo es inteligencia de lugares de la Escrituradivinaa propósito de los sentimientos que he tenido; aunqueotras vecesdela inteligencia del lugar nace el sentimientoo otro nuevoo nuevo aumentodél; y este modo de consuelo dura máscon la recordación de aquel lugar ypalabra de Dios.

Tercero género de consuelo es nuevos discursos y ponderación de verdadespor comparaciones y semejanzaso de cosasque he oídoleído y vistoo quede nuevo se ofrecencon lo cual se aumenta el sentimiento: y a vecesdelsentimiento nace el discurso; a vecesal contrarioprecede el discurso. Estareflexión hice cuando tuve dos sentimientosque pondré luego.

 

XXII.Confianza en la misericordia de Dios

63. (Confidentia in Dei misericordia.)

Andando muchos días afligido de muchas culpas y pasionesreconociéndomepor indigno de todo bien y favor de Diostuve un sentimientoo sentiraltamente de la infinita bondad y misericordia de Dioscomo de cosalevantadísimaque superexcede a todas mis miseriasflaquezasimperfeccionesy repugnancias tan infinitamenteque en ella quedan sumidasy en losmerecimientos y sangre de Jesucristo nuestro Señor; de suerte que por entoncesno me quitaban la confianza de pediry alcanzar de Dios lo que le pidiese poresta bondad y misericordia infinitaméritos y sangre de Jesús; y parecíameque no se me podía negar lo que le pidiese para su gloriaaunque yo lodesmereciese. Aquí entendí aquello de San Juan: Non turbetur cor vestrum;creditis in Deumet in me credite: No se turbe vuestro corazón; si en Dioscreéiscreed también en Mí. No tiene causa para turbarse quien Cristo.Cobré ánimo para hacer aquella oración del Salmo: Cor mundum crea in meDeus. Criadoh Diosen mi un corazón puro. Añadiendo otras semejantes: corhumildecrea in meDeus; cor mitecor obedienscor abstinenscor pacificumcor zelosumetc.: Criadoh Diosen mí un corazón humildeun corazónblandoun corazón obedienteun corazón abstinenteun corazón pacíficouncorazón celoso. Y quien dice-Crea in me-Crea en míalega la infinitabondad y potencia de Dios: Qui ex nihilo createt nullis requisitis meritiset dispositionibuspotest cor mundum creare: Quien de nada creay sin losméritos ni disposiciones requeridas puede criar un corazón limpio. Como quienpide a Dios que supla la falta de mis disposiciones con la sobra de sumisericordia y méritos de Cristo.

XXIII. Dioscasa de refugio

64. (Fol. 51n. 18.) Otra vezandando mirando la presencia de Diosubiqueen todas partesentendí que ando en Dios como dentro de una casaen lacual duermocomoestudiohablopaseo; y allí soy defendido del fríocalorde los ladrodrones y enemigos; y estoy escondido y descanso. Asídentrode Dios ando y hablocomoetc.y con él soy defendidoamparadoetc.Entendí aquello del Salmo: Esto mihi in Deum protectorem et in domum refugii:Séasme Dios protector y casa de refugio: Et illud: Qui habitat in adiutorioAltissimietc.: Y aquello: El que habita al abrigo del Altísimo.

65. En esta casa hallaba yo tres particulares mansionessumpta occasioneex illo: In domo Patris mei mansiones multae sunt: tomando ocasión deaquello: En casa de mi Padre hay muchas mansiones.

Primera mansión o morada es de la omnipotencia de Diosla cual esriquísima; en ella descubre Dios lo que puede y lo que los suyos pueden conélcon experiencias inefables. La puerta para entrar es la confianza en Dios: Introiboin potentias Domini: Entraré en las potencias del Señor.

La segunda es de la sabiduría de Diosen la cual ilustraenseña ydescubre admirables cosas de sus atributosobras y juicios. La puerta eshumildad: Revelasti ea parvulis: Revelaste estas cosas a lospequeñuelos.

La tercera esde la bondad y caridad de Dios infinitaen la cual inflamaenciendeunetransforma y da a gustar y conocer por el gusto infinitasmisericordias. La puerta es obediencia. De iis in Canticis: Introduxit me Rexin cellaria sua: De esto en los Cantares: Introdújome el Rey en suscámaras.

XXIV. Actio gratiarum

(Acción de gracias)

66. (Hymnus.) En otro tiempo se me ofreció un modo de cántico paraalabar a Diosa semejanza de los tres niñosen diversas maneras.

(Angeli.) Primeroprovocando a los nueve coros de los Angeles que alabena Dios: sic: así: BenediciteAngeli DominiDomino; laudate etsuperexaltate eum in saecula.-BenediciteArchangeli DominiDomino; laudateetc.-BenedicitePrincipatus Dominietc.: BendecidÁngeles del Señoral Señor; alabadley ensalzadle por los siglos.-BendecidArcángeles del Señoral Señor;alabadleetc.-BendecidPrincipados del Señoretc. Y asísubiendo por lasPotestadesVirtudesDominacionesTronosQuerubinesSerafines. Et postea:Y luego: BenediciteMichaelGabriel et RaphaelDomino; laudate etsuperexaltate eum in saecula-BenedicAngele mei CustosDomino; lauda etsuperexalta eum in saecula: BendecidMiguelGabriel y Rafaelal Señor;alabadle y ensalzadle por los siglos.-BendiceÁngel de mi guardaal Señor;alábale y ensálzale por los siglos. Y así discurriendo por otros particularesángeles o arcángeles/que guardan la casaciudadobispadoprovinciaetc.; ydespués la oración: Deus qui miro ordineangelorumetc.: Oh Dios quecon orden admirableetc.

67. Segundo: provocando a lo mismo a todos los Santos en comúnpor el ordenque se refiere en la ledanía: sic: así: BenedicitePatriarchae etProphetae DominiDomino; laudate et superexaltate eum in saecula.-BenediciteApostoli et EvangelistaeDominiDomino; etc. Y así descendiendo addiscipulos Dominiad Innocentesad martyresad pontifices et confessoresaddoctoresad sacerdotes et levitasad monachos et eremitasad virgines etviduasad omnes sanctos et sanctas Dei. Ultimo: Benedicbeatissima Virgo MaterDominiDomino; lauda et superexalta eum in saecula; et postea de aliisparticularibus sanctiscum oratione: Omnipotens sempiterne Deusqui nos omniumSanctorumetc.:

BendecidPatriarcas y Profetas del Señoral Señor; alabadle y ensalzadlepor los siglos.-BendecidApóstoles y Evangelistas del Señoral Señoretc.Y así descendiendo a los discípulos del Señora los Inocentesa losmártiresa los pontífices y los confesoresa los doctoresa los sacerdotesy levitasa los monjes y ermitañosa las vírgenes y viudasa todos lossantos y santas de Dios. Últimamente: BendiceBeatísima VirgenMadre delSeñoral Señor; alábale y ensálzale por los siglos; y luego de otros santosparticularescon la oración: Omnipotente sempiterno Diosque nos concedescelebrar en una sola festividad los méritos de todos los Santosetc.

68. Tercero. Provocando a lo mismo a mi ánimacon todas sus potenciassentidos y miembros; sic: Benedicanima meaDomino; lauda etsuperexalta eum in saecula.-Benedicspiritus meusDominoetc.; memoriameaetc.; intellectus meusvoluntas meaappetitus meusaestimativameaimaginatio measensus communisvisusauditusolfactusgustustactuslinguamanuspedesossanervivenaecorpalpebrae; et sic de aliismembris; cum oratione: Agimus tibi gratiasomnipotens Deuspro universisdonisetc. Así Bendicealma míaal Señor; alábale y ensálzale porlos siglos.-Bendiceespíritu míoal Señoretc.; memoria míaetc.;entendimiento míovoluntad míaapetito míoestimativa míaimaginaciónmíasentido común míovistaoídoolfatogustotactolenguamanospieshuesosnerviosvenascorazónpárpados; y así de otros miembros; conla oración: Gracias te damos por todos tus donesomnipotente Diosetcétera.

69. (Rosario. fol. 69n. 47.) Otro modo de dar gracias a Dios se meofreció por el Rosariodiciendo en lugar de cada Ave María esta palabra;gracias a Dios: o: gracias a Jesucristo Nuestro Señor; obendito sea mi Dios;obendito sea Jesúsetcétera; ogózome de tu gloriaDios míoo otrosemejante acto. Y en lugar de Paternosteraquel verso: Gloria Patriet Filioet Spiritui Sanctoetc.: Gloria al Padre y al Hijo y al EspírituSantoetc.; oBenedicamus Patrem et Filium cum Sancto Spiritulaudemusetc.: Bendigamos al Padrey al Hijo y al Espíritu Santoalabémosle yensalcémosle por los siglos; ola oración: Agimus tibi gratiasetc.:Gracias te damosetc. Y de la misma manera se me ofreció podía rezar otroRosario a la Virgenetc.en acción de graciasy otro al Ángel de mi guardapor la diligencia que pone en guardarme.

70. (Horas canónicas.) Modos para rezar el Oficio divino conatenciónse me han ofrecido algunos:

Primeroal principio del Salmoenderezarle a honra y gloria de una divinapersona: el primero al Padreel segundo al Hijoel tercero al Espíritu Santo;y al fin del salmoofrecérsele a aquella divina personapidiéndole algo: ymientras rezo atender a si topo algo que pediro con que alabar a la talpersona. Y de la misma manera se puede ofrecer cada salmo a honra de algúnsanto particularcomo de Nuestra Señoraetc.o de algún ángel o coro.

Segundo es enderezarle en acción de gracias por algún beneficio recibido deDios nuestro Señorcomo creaciónconservaciónredenciónbautismopenitenciavocación a religióneucaristíaetc.; y al fin del salmopedira Dios luz para estimar y agradecer aquel beneficio.

Terceroenderezarle a alcanzar de Dios alguna virtudv. gr.: el primeropara alcanzar humildad; otro para la fe u obedienciaetc.; advirtiendosi hayalgocuando rezoque me provoque al amor de aquella virtud; y al finpedirlaa nuestro Señor.

Cuartoenderezarle en honra de algún misterio de la vida y muerte de Cristonuestro Señorpidiéndole al fin estimaamor e imitación; v. gr.: el primeroa su Encarnación; segundoNatividad; terceroCircuncisiónetc.

 

XXV. Eucaristía

71. (Eucharistiafol. 68n. 43.) Grande provecho ha sentido miánima con visitar a menudo al Santísimo Sacramento y estar allí con él.

Para aficionarme a esto se me ofrecieron dos eficasísimas razones: laprimeraque en esto doy gusto a Cristo nuestro Señory le cumplo sus deseos ydeleitespues él dice: Venite ad meomnes qui laboratisetc.: Venid amí los que padecéis trabajosetc. Et: Deliciae meae esse cum filiishominum: Y: Mis delicias son estar con los hijos de los hombres. Oh ánimamíadi a tu AmadoCristo Jesús: Deliciae meae esse cum Filio hominis: Misdelicias son estar con el Hijo del hombre; que así se llama a sí mismo Cristomi Señor.

Segunda: pues él hace una jornada tan largacomo es del cielo a la tierra;para estar conmigo¿qué mucho haga yo una tan brevecomo de la celda a laiglesiapara estar con él? Acordéme de las quejas que dióCristo nuestroSeñor a los judíos (Math.12): Regina Austri surget in iudicio cumgeneratione istaet condemnabit eam; quia venit a finibus terrae audiresapientiam Salomoniset ecce plus quam Salomon hic: La reina del Mediodíase levantará en el juicio contra esta generación y la condenará: porque ellavino de los fines de la tierra a oír la sabiduría de Salomóny aquí estáquien es más que Salomón. ¡Oh ánima mía!no tengas pereza de ir a ver aeste Señor: Ecce plus quam Salomon hic: Aquí está quien es más queSalomón. Él hará contigo lo que Salomón hizo con la reina Sabá: enseñarteha palabras de vida eterna; quitarte ha las dudas y nieblas; darte ha dones deinestimable valor: Rex autem Salomon dedit reginae Saba omnia quae voluit etpetivit ab eoexceptis hisquac ultro obtulerat ei munere regio (3 Reg.10) (91): El Rey Salomón dió a la reina Sabá todo lo que ella quisoy lepidiódemás de lo que le ofreció espontáneamente con regia munificencia.Para estooh ánima míavisítale y ofrécele tú donescomo la reina Sabáofreció a Salomón; ofrécele tu corazónmemoriasentidos y cuanto tienesyverás el retorno; porque dice la Sagrada Escritura (2 Paral.9)de Salomónque: Dedit ei multo plura quam attulerat ad eum: Le dió mucho más queella le trajo a él.

72. Algunas vecesen entrando en la iglesiasentía mi ánima testimoniosde la presencia deste Señor; v. gr.: un júbilo interiorun regalo y risa delánimasólo en verse delante de su Diosde modo que aun el cuerpo seregocijaba. Otras vecesvarios afectos repentinos de amorde humildaddealabanzaetc.con lágrimas y ternura de corazón. Por lo cual verdaderamenteoh ánima míapuedes clamar lo que decía la reina Sabá: Beati viri tui etbeati servi tuiqui hic stant coram te semper et audiunt sapientiam tuam:Dichosos tus varones y dichosos tus criados que asisten siempre delante de ti yescuchan tu sabiduría. Dichosa eresánima míasi puedes estar mucho tiempoen la presencia deste Señor.

73. Por este tiempoconsiderando cómo este beneficio es infinito de todaspartesporque es infinito el Dadorinfinita la cosa dadainfinito el amor conque se me dainfinitas las veces que se me da o darási fuese menesterinfinitamente indigno el que le recibehállase mi ánima atajaday no sabecómo agradecer este beneficioni cómo alabar a Dios por él. Aquí sentíaquel verso de David: Defecit in salutare tuum anima mea: Desfalleció miánima a vista de tu salud. Y el otro: Te decet hymnus (o silentium)Deus inSion: A Ti se debe el himno (o el silencio)oh Diosen Sión.

74. Para llegar a este Señor se me han ofrecido varios actos de confianza.Primero: quemediante el recibirleserá mi ánima trocadasanada yconfortada: Qui manducat mevivet propter me: Quien me come vivirá pormí. Segundopara cuando le toco: quemediante aquel tactopuede sanarmesitengo la fe de aquella mujer que decía: Si tetigero vestimentum eiussalvaero: Si tocare su vestidosanaré. Terceropara cuando le miro: quepuessólo mirar la serpiente de metalsanaba a los hebreos heridos de las sierpesverdaderasmucho mejor mirar a este Señor bastará para sanarme a mí. Cuartocuando no le veopor estar encerradoesperando quecon sola su palabramepuede sanar de donde quieray adonde quieracomo dijo el Centurión: Tantumdic verbo et sanabitur anima mea: Di una sola palabra y sanará mi alma.Aquí se me acordó de lo que hizo Cristo nuestro Señor en el cenáculoeldía de la Resurrección; Insufflavit in illis et dixit: Accipite SpiritumSanctum: Sopló sobre ellos y dijo: Recibid el Espíritu Santo. ¡Oh buenJesús!echa desde ahí ese divino soplo y dime: Accipite Spiritum Sanctum: Recibeel Espíritu Santo. También con sentimiento se me ofrecieron aquellas palabras:Dic animae meae: Salus tua ego sum: Di a mi alma: Yo soy tu salud.

 

 

 

XXVI. Esperanza

75. (Spes.) Estando un día muy acobardado para pedir a Dios cosasgrandesviéndome yo tan miserabletopé aquella palabra de que David usa saepein Psalmo 118: muchas veces en el Salmo 118: In verba tua supersperavi;ut in illo: Defecit in salutare tuum anima meaet in verbum tuum supersperavi: Comoen aquel verso: Desfalleció mi alma suspirando por tu salvacióny sobresperéen tu palabra. Y ofrecióseme con sentimiento especialque de Dios puedoesperar mayores cosas que según mi flaqueza debieraporque esta esperanzaestriba en la infinita misericordia de Dios e infinitos méritos de Cristo; yesto dice la palabra supersperavi: sobresperé. Y así puedo esperar launión con élel trato familiarlos gozos en el padeceretc. De allíadelantepor aquel tiempono me acobardaba para pedir el verme tan miserableporque miraba la infinita misericordia de Dios que excede a toda miseriaen lacual estriba mi oración; y este mirar es dulcísimo. Ofrecióseme quecomo unátomopuesto entre mí y el solno causa impedimento alguno para que el solno me dé su luz y calorasí todas mis miserias y culpassi de verdad esperoen Diosy con dolor dellas me acojo a su misericordiason como un átomoqueno impedirán los rayos de luz y amor que suele comunicaretcétera.

De aquí eché de ver cómo no había fundamento para tener vanagloriaaunque el Señor oyese mis oraciones y me diese donespues todo esto nace de suinfinita misericordia y liberalidadsiendo yo muy indigno de todo. Y parareprimir los ímpetus desta pasiónse me ofreció este versículo con que meaprovechaba: Non mihiDominesed tibi sit omnis honoret gloria: No amíSeñorsino a Titodo el honor y gloria.

 

XXVII. Mortificatio et abnegatio

(Mortificación y abnegación)

76. (Haec en unos Ejercicios.) La perfecta abnegación consisteen una vigilancia grande para sentir los movimientos desconcertados del almayluego reprimirlos y castigarse por ellos. Como un fuerte soldado que está enfronteraqueen viendo venir al enemigosale a él y le quita la vida y tratatan cruelmenteque pone espanto a los demás para que no se atrevansic:asíetc.Et: Genus pietatis est in hac re esse sibi crudelem: Y:Género es de piedad en esta materia ser cruel con sigo. Ocomo dice San JuanClímacoquecomo el gato acecha vigilantemente al ratónpara en saliendo desu agujero cazarleasí el justo acecha a sus movimientos malos para queenasomandolos cace y destruya. Capite nobis vulpes parvulas quae demoliunturvineas: Cazadnos las raposillas que destruyen las viñas. Pero cave tibi:guárdateno te acaezca lo que al gatoque por holgarse y jugar con elratónse le escapa y queda con la vida.

77. Estos desórdenes en mis movimientos se reducen a cuatro.

Primero desorden es en pensamientos e imaginacioneslos cuales sondesordenadoso por ser de cosas dañosaso vanaso impertinentes para eltiempoo con demasiado ahínco.

Segundo desorden es en las afecciones y querereso por ser a cosasprohibidascomo la afición de soberbiade envidiade irao por ser conmodos prohibidoscomo la turbación y congojosa afición a estudio parapredicar o saberla turbación y cuidados congojosos cerca de su oficio.

Tercero desorden es repugnancias a obras de virtudcon la tibieza aneja aellascomo a obras de culto de Diosde obediencia o caridad con prójimos.

Cuarto desorden es libertad de sentidosen veroírhablarandarsaliendo a estas cosas movido de curiosidado de ímpetuo liviandadetc.

Si en estos cuatro géneros de desórdenes me mortificare y negarehabréquitado los estorbos de alcanzar la unión con Dios y perfecta familiaridad conély podré decir: Introduxit me Rex in cellam vinariamet ordinavit in mecaritatem: Introdújome el Rey en la bodega del vino y ordenó en mí lacaridad.

Esto sentí en unos ejercicios; y andando con vigilanciaconocí variosmovimientos desordenadosy por experiencia conocí lo que dijo Cristo nuestroSeñor: Vigilate et orate in intretis in tentationem: Velad y oradporque no caigáis en tentación.

78. (Razones para aficionarse a la mortificación.) También entendícómo el amor de Dios pone esta vigilancia y grande deseo de la mortificaciónpor servirse della para ejecutar sus inclinaciones. Imaginaba al amor de Dioscomo un río que se reparte por siete brazosy que con el ímpetu de sucorriente él mismo va haciendo la madre y cavando la canal por donde ha decorrerrompiendo lo que le impide. (Amor Dei. Fol. 59n. 31.) Así elamor mediante la mortificación rompe las dificultades para seguir el corrientede sus inclinaciones.

79. La primera inclinación del amor es a destruir los mayores enemigos quetieneque son los pecadosy a satisfacer a Dios por elloscastigando suvoluntad y sentidos y carnecomo a autores de tanto maldignísimos de todocastigoy porque no se atrevan a otro tanto en adelante; y para esto se sirvede la mortificaciónpor este fin.

Segunda inclinacióndel amor es a crecer in infinitum: infinitamente;deseando más y más conocer y amar a su Dios; y para esto inclinase a romperlas dificultades que le estorban el crecer y extenderseque son las aficionesterrenas: Quia diminutio cupiditatis est augmentum caritatis: perfectionulla cupiditas: Porque la disminución del apetito es aumento de lacaridad; ningún apetitola perfección; y esto hace por la mortificación.

Tercera inclinación es a reconocer con debido agradecimiento al autor de suserque es Diosel cual le engendró gratisy le va nutriendoaumentando y perfeccionando con el cebo de infinitos beneficios: para esto deseahacerle servicios que le duelan hasta derramar su sangrey esto hace con laabnegación de sí: Quid retribuam Dominoetc. Calicenetc.:¿Qué daré al Señor en retorno de todo lo que Él me dió? Tomaré el cálizde salvación e invocaré el nombre del Señor.

Cuarta inclinación del amor es hacerse semejante a su Amadoporque con estoserá más amado y unoporque la semejanza es causa de amor: y como la vida desu AmadoCristofué toda mortificación en pobrezadespreciodolor ytrabajopor tanto ama la mortificación.

Quintaes a hacer bien a los queridos de su Amadoque son los prójimosprocurando ganar sus almas para aumentar el patrimonio de su Amadoy servirlescorporalmenteporque en ellos está su Amado; y esto no lo puede hacer sinperder mucho de sus intereses y comodidades temporalespara lo cual ama lamortificación.

Sexta inclinación del amorcuando es perfectoes ir a verse con su Amado ygozar de su presencia. Presume que dos cosas le pueden detener: primeronohaber cumplido la tasa de méritos que Dios quiere que tenga; segundoaundespués de cumplidosno haber pagado todas las penas que debe por sus pecadospara lo cual se ha de detener en Purgatorio. Para apresurar lo primero y quitarlo segundocébase en la abnegación y mortificación porque sabe que quienvive y muere en cruzcorre mucho y vuela sin estorbo al gozopues aun el buenladrón oyó en la Cruz: Hodie mecum eris in Paradiso: Hoy estarásconmigo en el Paraíso.

Séptima inclinacióny sobre todases a cumplir en toda la voluntad de suAmadopor su mayor gloriaanteponiendo ésta a todo su interese y comodidadetiam (aun) al de ver a Dios; y para esto gusta de mortificar la propiayacepta toda abnegaciónporque así lo quiere su Amado. Y finalmentecomo unhombre harto de un manjar precioso tiene fastidio de otros; así el amor hallatanta hartura con solo Diosque no hace caso de todo lo criadoy así le esfacílisimo el mortificarse en no verloni gustarloni poseerloetc.

Y muchas veces a este propósito se me ha ofrecido la hartura que la Virgennuestra Señora tenía con sólo tener a su Hijocon el cual estaba tancontentaque ni sentía pobrezani se le daba nada del destierronidesprecio; como decía la madre de Tobías: Omnia in te uno habentes: Todolo teníamos en ti solo.

Estas siete inclinacionescon la gracia que va allanando los caminospedíaa nuestro Señor.

80. (Mortificatio.) También entendí que esta vigilancia para lamortificaciónla debía tener sobre los movimientos de las cuatro pasionesque son raíz de todas: scilicet: a saber: gozo y tristezaesperanza ytemor; desta manera et est utilissimum (y es utilísima).

Primeroen reprimir los movimientos que se me levantarenno sólo cuandoson en cosas malassino en cosas que no me tocan. Porque mirándolo convigilanciaveo en mí infinitos movimientos de gozos y esperanzasde tristezasy temores en muchas cosasqueo son niñerías o imaginacionesque ni son niseráno no me tocan; y éstos ocupan el entendimiento y voluntad; y por ellosse debilita la virtud del ánimapara no emplear estos afectos en Dios.

Segundocuando estos afectos fueren de cosas naturales y forzosasdebodeificarlos y referirlos a Diosy nullo modo: de ningún modo aceptarlospor lo propio míoprocurando en esto la abnegación. V. gr.recibo naturalgusto en comervero estudiar; o en el oficio honroso necesario: debo aquelgusto referirlo a Diosgozándome en aquellas cosas en cuanto son obra de Diosy vienen de su manoiuxta illud: Quia delectasti me in factura tuaetcétera:según aquello: RecreástemeSeñorcon tus obras; y nullo [modo] deningún modo gozándome [en] ellas por serme sabrosas. Similiter: Semejantemente:¿Viénenme movimientos de esperar la saludel oficio?etc. Procurar que estolo espere en cuanto ha de venir de la mano de Dios y de su voluntady para sugloria; de suerte que sólo Dios sea todo mi gozo y toda mi esperanzay lo quele ordena para él. Similiter: Semejantemente: ¿Viéneme tristeza otemor de algún daño temporal mío? Procurar que esta tristeza o temor sea deldañoen cuanto nace o puede nacer de mis culpasde modo que el temor ytristeza se emplee en sólo lo que es perder a Dios o poderlo perdero lo quese reduce a esto.

81. Tercero: Otro modo hay de refrenar o mezclar estos afectos con suscontrariosutilísimo: v. gr.: ¿siento gozo de la comidao honra forzosaetc.? Despertar actos de tristezaporque no me tratan como mis pecados mereceny porque quizá con aquello me premia Dios acá; y por el estorbo que me puedehacer para servir a Dios. Ítem: ¿Viénenme tristezas de las adversidadestemporales? Excitar actos de gozo de que me tratan como merezcoy de que Dioscon su providencia lo quiere asíy del bien espiritual que de allí me puedevenir. Similiter: semejantemente: ¿Viénenme temores de deshonrastrabajosdoloresetc.? Excitar actos de deseo y esperanza delloscomo de cosaque yo merezco muy bieny que me puede aprovechar mucho para los finessupra-arriba dichos-. Y al contrario¿viénenme movimientos de esperanza delas cosas prósperasetc.? Excitar actos de temor dellas por el daño que mepueden causaret propter alia supra dicta: y por lo demás arriba dicho.

82. Deste modo se me ofreció que podía cumplir aquello que dijo Dios a SanFrancisco: Toma las cosas dulces por amargasy las amargas por dulcesconvirtiendo los gozos y esperanzas temporales en tristezas y temoresy lastristezas y temores en gozos y esperanzas. Y lo del Profeta: Si separaverispretiosum a viliquasi os meum eris: Si apartares lo precioso de lo vilserás como mi boca. Porque en una misma cosa hay algo precioso por que me debogozary la debo aceptar; y algo vilporque la debo rehusar y pesarme della; v.gr.en la honra que se me hace ratione officii-por razón del oficio-mirando a mi vileza y a mi soberbiay a la vanidad de lo mundano me ha depesar; mirando a que aquello es medio para que mi oficio se haga bien hecholodebo aceptar.

XXVIII. En unión de los méritos de Jesucristo

83. (Intentio superexcellensfol. 59núm. 30.) Muchas veces heleído en Blosioencomendar que ofrezcamos nuestras obras a Dios in unionemeritorum Jesu Christi Domini nostri: en unión de los méritos deJesucristo nuestro Señor: mi pobrezain unione paupertatis Christi: enunión de la pobreza de Cristo; mi obra de obedienciain unione obedientiaeChristi: en unión de la obediencia de Cristo; mis trabajosin unionelaborum et dolorum Christiet sic de aliis: en unión de los trabajos ydolores de Cristo; y así en otras cosas: id est: esto es: ofrecer misobras a Diosunidas y incorporadas con las semejantes que hizo Cristo nuestroSeñor para mí. Y dice que desta oblación y unión reciben nuestras obrasgrande valory son muy aceptas a Dios. Y en el libro de Santa Gertrudis heleído muchas revelaciones que le hizo Dios nuestro Señor de lo mismo. Ydeseando saber cómoen rigor teológicotenga esto verdadpara ejercitarmeen esta oblación y modo de referir mis obras; se me ofreció que Dios nuestroSeñorpor los méritos de Jesucristoaplicados por este acto de ofrecimientoconcede alguna particular ayudao mocióno inspiración o devocióncon lacual va la obra mejor hechay así es más acepta que si no precediera aquellaoblación. Y la causa esporque este acto es muy agradable a Diosporque enél confesamos ser Cristo nuestro Señor nuestra cabezay principio de todonuestro bieny nuestro medianero; y pedimos cum obsecrationealegando susméritos como títulos para ser oídos. Y así como es a Dios más aceptaesta oración: Peto hoc per Iesum Christum Filium tuum: Pido esto porJesucristo tu Hijo; que no si fuese simple petición; sic in proposito; asíen el caso. Luegopor modum impetrationispor modo de impetraciónalcanza mucho este modo de ofrecer a Dios nuestras obras.

XXIX. Exercitium ad ascendendum per gradus in apicemcontemplationis

84. Primus gradus est humiliatioqua homo in conspectu Dei reputat seviliorem cunctis hominibuset ex cordeomni creaturae se substernitetinsuper omni desolatione ac derelictione se dignum creditindignissimumque velminima consolatione et favore Dei.

85. Secundus gradus est oblatio qua homo liberaliter Deo offert omniaquaecumque spiritus Dei per inspirationem exigere potest; specialiter perfectamabnegationem et contemptum sui ipsiusabscissionem omnium sensualiumoblectationum quibus inordinate posset cor maculare licet sint res parvaeputaverba otiosacuriosaetc.; mortificationem etiam naturalium passionumutsuntinordinata laetitiatristitiatimor et vana spesetc.; ac voluntariamresignationem ad carendum omni sensibili seu experimentali gratia et devotioneet aliis donis Deiad salutem non necessariis; et similiterpromptamvoluntatem tolerandi omnia adversa propter Deumsive sit amissio amicorumhonorisetcetera; sive sit aegritudopressura cordisinfamiaetc. Immoofferre se debet ad tolerandas quascumque poenas hujus vel alterius vitaeseclusa culpasi Deo ita placuerit ad gloriam suam.

86. Tertius gradus estpetitio qua confidenter homo petit a Deo ipsum nudumet dilectum Deumad fruendum eo soloin suo nudo et inmenso amore; deindepurissimam intellectus illuminationem ad cognoscendum plenissime Deibeneplacitumet ad perfecte ipsum exsequendurnet ad cognoscendum plene seipsumsuam vilitatemingratitudinemet indignitatem omnis boni; ut per hoc sepossit perfecte contemmere et humiliaredeinde ad habendam perfectam notitiamomnium verarum virtutum. Potest etíam. alia petere quae ad salutem sunt einecessaria aut convenientiased haec cum resignatione.

87. Quartus gradusest conformatio qua homo cupit ac studet magis ac magisse dilecto in omnibus conformare: 1.ºexurendo ommem dissimilitudinem vitiorumet defectuum quam in se cognoscit; 2.ºardenter desiderando et expostulandoornamentum virtutum quibus Christus ornatus estet praecipue illarum quaerelucent in despectissimadolorosissima et acerbissima morte ipsiuscurandosequi Christumsicut umbra corpus: umbra enim causatur ex luce et corporeinterposito: lux est Deus; corpus Christus homo; umbra sit voluntas nostra.

88. Quintus gradus est adhaesio amorosa ad Deum et ad ejus beneplacitum.Debet enim homo vires suas superiores et praesertim virtutem amativamaffectibus frequentibus et penetrativis sursum agereut in solo Deo et eiusbeneplacito quiescatita quod nemini placere velit nisi propter Deum; necaliquid aliud sibi placere velit nisi Deumet tamdiu in hac adhaesione etunione amorosa ad Deum permanebitdonec ad altiorem gradum a Deo elevetur.Unitus enim sic cum Deoperseveranterimportuna quadam pulsationedesideriorumvelut ad amici januam confidenter excubabitdonec intromittaturut a se ipso deficiens a Spiritu divino feliciter agatur.

89. Sextus gradus est sedula gratiarum actionis oblatio ac omnium operumexercitiorum et spiritualium oblectationum in suum principium unde sumpserunteffluxumfidelissima reductio; id est in Deum qui cuncta bona operatur innohisnihil ibidem de suo fore cognoscenssed totum gratuita largitione divinafuisse collatum et operatum.

XXIX. Ejercicio para subir por grados a la cumbre de lacontemplación

[84]. El primer grado es la humillaciónpor la cual el hombreen presenciade Diosse tiene por el más vil de todos los hombresy se pone de corazóndebajo de toda criaturay además se cree digno de toda desolación y abandonoe indignísimo de la más mínima consolación o favor de Dios.

[85]. El segundo grado es el ofrecimiento por el cual el hombre liberalmenteofrece a Dios todo cuanto el Espíritu divino por sus inspiraciones le puedeexigir; en especial la perfecta abnegación y desprecio de sí mismo: elapartamiento de todos los deleites sensibles con los cuales pudiera manchar elcorazónaunque sean cosas pequeñascomo palabras ociosascuriosasetc.; lamortificación de las pasiones aun naturalescomo son desordenada alegríatristezatemor y esperanza vanaetcétera; y la resignación voluntaria paracarecer de toda gracia y devoción sensible o experimentaly de otros dones deDios no necesarios para la salvación; y asimismola pronta voluntad parasufrir por Dios todas las adversidadessea pérdida de amigos o del honoretc.; sean enfermedades o congojas de espírituinfamiaetc. Más aúndebeofrecersea sufrir cualesquiera penas de esta vida o de la otraquitada laculpasi a Dios así le pluguiere para su gloria.

[86]. El tercer grado es la petición con que el hombre confiadamente pide asu solo y amado Diospara gozar de él soloen su puro e inmenso amor;ademásuna purísima iluminación del entendimientopara conocerplenísimamente la voluntad de Diosy para cumplirla perfectamente yparaconocerse plenamente a sí mismosu vilezasu ingratitud e indignidad de todobien; para así poder perfectamente despreciarse y humillarse; luegopara tenerperfecta noticia de todas las verdaderas virtudes. Puede también pedir otrascosas que para la salvación le son necesarias o convenientespero éstas conresignación.

[87]. El cuarto grado es la conformidad por la cual el hombre desea y procuraconformarse más y más en todo con el Amado; primero abrasando toda ladesemejanza de vicios y defectos que halla en sí; segundo deseando y pidiendoardientemente el ornato de las virtudes con que Cristo está adornadoyprincipalmente las que resplandecen en su deshonrosísimadolorosísima yacerbísima muerte; procurando seguir a Cristo como la sombra al cuerpo. Lasombra se forma de la luz y de un cuerpo que se interpone. La luz es Dios; elcuerpoCristo hombre; sea nuestra voluntad la sombra.

[88]. El quinto grado es la unión amorosa a Dios y a su beneplácito. Debeel hombre levantar a lo alto sus fuerzas superiores ysobre todola virtudamativacon afectos frecuentes y entrañablespara que descansen sólo en Diosy en su beneplácitode modo que no busque agradar a nadie sino por Diosnisiquiera que a él le agrade cosa alguna sino Dios. Y en esta adhesión y uniónamorosa a Dios debe permanecer hasta que sea elevado por Dios a grado más alto.Unido así con Diosperseverarácomo quien llama con un importuno golpear dedeseosvelando confiadamente como a las puertas de un amigohasta que seaintroducido dentropara quedesfalleciendo a sí mismosea guiado felizmentepor el espíritu de Dios.

[89]. El sexto grado es el constante ofrecimiento de acción de gracias y elreducir fidelísimamente todas las obrasejerciciosy consuelos espiritualesa su principioes decira Diosque obra todos los bienes en nosotrosconociendo no haber allí nada suyosino que ha sido dado y obradogratuitamente por la divina largueza.

 

XXX. Modus operandi

(Modo divino de obrar)

90. In omnibus operibus tuispraecellens esto: En todas tus obras séaventajado. Retrato de divinidad es obrar las obras buenas con pazsinturbacióncon amorsin interese; con magnanimidadsin presunciónteniéndolas en pocoaunque sean grandes.

Este retrato de la Divinidad se saca del modo de obrar que tiene Dios.

Propiedad divina essuma ocupación con suma desocupaciónobrándolo todocon tanta pazcomo si no obrase nada. In tranquillitate omnia iudicas:En tranquilidad lo juzgas todo.

Propiedad divina [es] obrar y hacer bien con amorsin esperar interese desus criaturas: Diligam eos spontanee: Los amaré espontáneamente.

(Infra habetur melius.) Propiedad divina esobrar por sus amigos conmagnanimidad cosas grandescomo si obrara cosas pequeñasy dar a sus amigosdádivas grandescomo si 1es diera cosas pocas: Dat omnibus affluenteretnon improperat: Da con abundancia a todos y no lo echa en cara.

Propiedad divina esobrar con magnanimidad por sus amigos cosas grandesotan grandesque no puedan ser mayoreso con tan gran deseoque teniéndolaspor pequeñas esté aparejado a hacer otras mayorescomo dijo a David: Sihaec sunt pauca addam tibi maiora: Si esto es pocote añadiré cosasmayores. Nota valde: Nótese mucho.

91. Cuando las obras van desta manera hechas por Diosson retrato de laDivinidady se cumple lo del Espíritu Santo: In omnibus operibus tuispraecellens esto: En todas tus obras procura ser aventajado. Dice inomnibus: grandes y pequeñascomo quiera que sean.

Dios nuestro Señortanta perfección de sentidos interiores y exterioresde miembros y potencias motivaspuso en los animales pequeñoscomo en losgrandes; en los de la tierradel mar y del aire; tanta perfección tiene unahormiga como un elefante; tanta un ruiseñor como un águila; tanta una sardinacomo una ballena: Dei perfecta sunt opera: Las obras de Dios sonperfectas. Y así el justo tanta perfeccióncon las dichas propiedadesha deponer en las obras pequeñas como en las mayorescomo se dice de nuestro PadreIgnacio. ¡Oh Dios Eterno!pinta en mi ánima este retrato de tu Divinidadpara que obre lo bueno con magnanimidad sin presuncióncon amor sin interesecon paz sin turbación. ¡Oh Padre Eterno!dame lo primero por tu Hijo. ¡OhHijo unigénito!dame lo segundo por tu Madre. ¡Oh Espíritu Santísimo!damelo tercero por el Padre y por el Hijo y por su Madre.

Este modo de obrar se halló principalmente retratado en Cristo en cuantohombre; luegoen su Madre Santísima; despuésen los apóstoles y algunossantos esclarecidosque en esto fueron como dioses: Ego dixi: Dii estisetfilii Excelsi omnes: Yo dije: Dioses sois e hijos del Excelso todos: Et: Omnesdii terrae vehementer elevati sunt: Y: Todos los dioses de la tierragrandemente se elevaron con tal modo de obrar.

92. (Magnanimitas.) Magnanimidad es heroica humildadque tiene enpoco grandes honras. Magnanimidad eshacer cosas grandesy no estimarse nienvanecerse con ellas. Magnanimidad escumplir perfectamente toda la ley yreglasy tenerse por siervo vil y sin provecho. Bernardo: Magna et raravirtus estut magna licet operantemmagnum te nesciaset manifestam omnibustuam te solum latere sanctitatem: Grande y rara virtud es que obrandograndes cosasno sepas que eres grande; y que la santidad manifiesta a todos sete oculte a ti solo.

Estas son las que la Sagrada Escritura (Ioan6)llama opera DeiQuidfaciemus ut operemur opera Dei?: ¿Qué haremos para obrar obras de Dios?Obras de Dios son obras mandadas o aconsejadas por Dios y obradas con el modoque suele obrar Dios. Estas siempre son grandes y por eso se pueden llamar cosade Dios: Iustitia tuasicut montes Dei: Tu justiciacomo los montes deDiosEst aliquis de domo Saulut faciam cum eo misericordiam Dei?: ¿Hayalguno de la casa de Saúl para hacer con él misericordia de Dios? Et: Hocest opus Deiut credatis in eum: Y: Esta es la obra de Diosque creáis enÉl.

Atribuíame a mí lo que dijo Cristo nuestro Señor: Me oportet operariopera Dei (eiusqui misit me)donec dies est (Ioannes9): Conviénemeobrar las obras de Dios (del que me envió)mientras es de día.

XXXI. Muerte y juicio

93. (Mors et judicium.) Homunciodispone domui tuaecras forte morieris.Hombrecilloconcierta tu concienciaquizá morirás mañana. Estas palabras meeran gran freno; o éstas: Villice iniquitatisvide quid agascras fortereddes rationem villicationis tuae. Rentero de maldadmira lo que hacesque quizá mañana darás cuenta de lo que te dieron a renta.

Dióme Dios a renta las potencias y las virtudes sobrenaturalescomo da uncaballero sus tierras y heredades a renteroscon dos pactos: primeroque laslabren para que den frutos; segundoque acudan con parte dellos al dueño. Sic:Así Dioscon dos condiciones: que labre y cultive las virtudesy las mejorey que acuda con parte; esto esdándole a él la honra y gloria: y por esoquiere que los frutos sean copiososporque se le sigue a él más honraaunqueel provecho es mío.

La cuenta que tengo de dar es de dos cosas: primerasi por flojedad yociosidad no ejercité las virtudes para que llevasen copiosos frutos de buenasobrasescondiendo el talento sin granjear con él; segundasi no acudí con larentaque escon la honra y gloria de lo ganado y granjeadohurtándosela ytomándolo todo para mí. Vide quid agas: Mira qué haces.

XXXII. Jaculatorias

94. Oh Domine! Diligam te sicut diligor a Te.

Oh anima mea; ama amorem ab aeterno te amantem!

Ostende mihiDominecaritatem tuamet amorem tuum da mihi.

¡Oh amadooh amoroh eterno amador! ¡Amete yoSeñor!

Oh Domine! Aufer a me quidquid mihi obstat ne tibi plene uniar.

Oh dulcissime Jesufac me diligere crucem tuamut melius impleam voluntatemtuam.

Oh amantissime Jesufae me diligere paupertatemopprobriadolores etlaboresut sine impedimento ullo placeam bonitati tuae.

Trinitas beatissimarege memoriamillustra intellectuminflamma voluntatemet adiuva impotentiam meamut totus tibi plene uniar.

Domine Jesuda rnihi pro amore tuo prospera mundi despicere et nulla eiusadversa formidare.

Anima meacogita quae Domini suntquomodo placeas Deo.

XXXII. Jaculatorias

[94]. ¡Oh Señor! Amete yo a Ticomo soy amado de Ti.

¡Oh alma mía!ama al Amor que te ama desde la eternidad.

MuéstrameSeñortu caridad y dame tu amor.

¡Oh Amadooh amoroh eterno amador! ¡Amete yoSeñor!

¡Oh Señor!quita de mí todo lo que me estorba unirme plenamente a Ti.

¡Oh dulcísimo Jesús!dame que ame tu cruzpara que cumpla mejor tuvoluntad.

¡Oh amantísimo Jesús!haz que yo ame la pobrezalos desprecioslosdolores y trabajospara que sin estorbo alguno dé gusto a tu bondad.

Trinidad beatísimagobierna mi memoriailustra mi entendimientoinflamami voluntad y ayuda mi flaquezapara que me una todo plenamente a Ti.

Señor Jesúsdame despreciar por tu amor las prosperidades del mundo y notemer ninguna de sus adversidades.

¡Oh alma mía!piensa en las cosas del Señorcómo darás gusto a Dios.

XXXIII. Premio y castigo

95. (Premio y castigo.) Sobre aquel lugar de San Pablo: Quia potensest depositum meum servare: Porque puede guardar mi depósito: se meofrecióun día de San Pablocon mucha fuerzaque tiene Dios dos arcas dedepósito cerradas y encubiertas: una donde se depositan las buenas obras ymerecimientos de los justossin que se pierda ningunoy de ésta habla SanPablo. Otra donde se depositan las malas obras y culpas de los malossin que seolvide ningunade la cual dice Moiséshablando de los pecados de su pueblo: Nonnehaec condita sunt apud meet signata in thesauris meis?: ¿Acaso no tengoyo reservado todo esto en mis adentros y sellado en mis tesoros? El día deljuicio se han de abrir estas arcasy cada uno verá el depósito que entregóy dará Dios a cada uno su merecido. Hízome gran fuerza lo que se sigueparano pensar que está lejos este día de la cuentaen que se han de abrir estasarcas: Iuxta est dies perditioniset adesse festinant tempora: iudicabitDominus populum suumet in servis suis miserebitur: Cerca está el día dela perdición y el plazo viene volando; juzgará el Señor a su pueblo y seapiadará de sus siervos. Por tanto¡oh alma mía!mira bien lo que cada díay cada hora depositas en estas arcas.

XXXIV. Mortificación

96. (Mortificatio.) Nisi granum frumenti mortuum fueritipsum solum manet:Si el gramo no murierequedase él solo. Si no te mortificasy mueres a lo quees mundohonra y regaloquedaráste solo; solosin la dulce compañía deDiosque no traba pláticas en la oración con los inmortificados; solosin suprotección especialy las especiales ayudas que da a los mortificados; solosin fruto de buenas obrascopiosas; solosin ganancia de almas; solosinconsuelos espirituales. Caminarás como a solas en la oraciónen el estudioen la predicaciónen el oficioetc.; y así irás reventando. Por tantomortifícate y muerey luego no estarás solo.

Acuérdate¡oh alma mía!de lo que dijo Cristo nuestro Señor: Quimisit memecum estet non reliquit me solumquia quae placita sunt eifaciosemper: El que me envió conmigo estáy no me dejó soloporque yo hagosiempre lo que le agrada. Si quieres que Dios no te deje soloprocura en todohacerle placer; pero esto no podrás alcanzarlosi no es muriendo a ti mismo:mueremueremuere para vivir; mira que es penosísima cosa caminar solo por uncamino tan ásperotan peligroso y tan largo.

Si mueres a ti mismoluego serás digno de que Dios te acompañe y andecontigoporque al mortificado se hace encontradiza la divina Sabiduría entodos sus caminos y obrasy le entretiene y alienta. Quoniamdignos se ipsacircuit quaerenset in viis ostendit se illis hilariteret in omni providentiaoccurrit illis (Sapientia6): Porque a los que son dignos de ellaellamisma los va buscando y por los caminos se les presenta alegrementey en todasocasiones les sale al encuentro. Como el mortificado pierde los cuidados de símismoasí los toma Dios a su cargo con toda providencia.

XXXV. Contra la pusilanimidad

97. Nace en mí de dos raícesque son poca confianza en Diosy mucho amorde honra y gloria vana; y asíel remedio está en quitar estas raíces.

98. Lo primeroaumentar la confianza en Dioscreyendo firmemente que tieneespecial providencia y cuidado de míy de todas mis cosascorporales yespiritualesgrandes y pequeñas: de mi vidasaludhonracontentooficioocupaciónlugarsucesosetc.y que todo lo ordenará como más convengapara su mayor gloria y mi mayor provecho. Lo cual para mí es certísimosi yome fío de Diosporque él lo ha dicho así: Iacta curam tuam in Domino etipse te enutriet: Arroja tu cuidado en el Señory él te alimentará. Omnemsollicitudinem vestram projicientes in eumquoniam ipsi est cura de vobis.Nolite solliciti essequid manducatibitisetc. Primum quaerite regnumDeiet iustitiam eiuset haec omnia adjicientur vobis: Arrojando en Éltoda vuestra solicitudporque Él tiene cuidado de vosotros. No andéissolícitos sobre qué comeréisetc. Buscad primero el reino de Dios y sujusticiay todo se os dará por añadidura. Y en particularconfiarcertísimamenteque en todos mis trabajos y tribulacionesperplejidadesangustias y peligrosagora vengan del demonioagora de los hombreso nazcandel oficio y ocupacióno de mi ruin natural; sin dudaclamando a Diosmeoiráy dará lo que le pidoo otra cosa mejor; y esto lo dará luegoocuando más me convenga. Y esta confianza ha de ser principalmente en lainfinita misericordia y liberalidad de Diosy en los infinitos merecimientos deCristo nuestro Señor; porque yomiserableni puedo pedir como hijoni comoamigoni como criado fielsino como pobrey pobre importunoal rico enmisericordiasque gusta de que le pidan para dar.

99. El segundo medio esde mi partevalerosamente ahogar todos los vanosdeseos de agradar a los hombrespor ser honrado y estimado dellosy atropellartodos los vanos temores de desagradarlos y de ser desestimado dellos; yconánimo confiado en Diosacometer las ocasiones de su servicio que tienen anejosestos temores de despreciosporque con este acometimiento honro a Diosy leobligo a que me ayudepues él dice: Invoca me in die tribulationis; eruamteet honorificabis me: Invócame en el día de la tribulación: telibraré y tú me honrarás. Y porque San Pedrocon esta confianzase arrojóen el maranduvo sobre las aguas sin se hundir; pero cuando temió ydesconfióse iba a hundiry por eso le dijeron: Modicae fideiquaredubitasti? Hombre de poca fe¿por qué dudaste?

Ítem: cuanto es de mi parteme tengo de inclinar a quecon igual gloria deDiosguste de que todas mis cosas desagraden a los hombresantes que lesagraden; y que tengan sucesos adversos; y en lo que lícitamente pudieremuchasveces hacer algunas cosas de las que menos les suelen agradarpara con esto irperdiendo este miedoque tanto estorba en el servicio de Dios.

Avisos espirituales sacados de la oración y meditación

1. Haz por Dios lo que pudieresy Dios hará por ti lo que no pudieres.

Cumple las cosas pequeñasy Dios te ayudará a cumplir las grandes.

2. No dilates el cumplimiento de tus propósitos para adelanteporque siagora no haces lo que puedescada día podrás menos.

3. Toma las cosas dulces desta vida por amargasy las amargas por dulcesytendrás paz.

4. Ten tu cuidado de Diosy Dios lo tendrá de ti.

5. Sé liberal con tus hermanosy Dios lo será contigo.

Dales lo que te pideny Dios te dará lo que le pides.

6. Si deseas cumplir la voluntad de Dios¿para qué atropellas unaobediencia por ir presto a otrapues tienes lo que deseas?

7. Si te turbas interiormente en lo que hacesseñal es que pretendes algopropio.

8. En mí nadaen Dios todo.

9. Yo soy el que no soyDios es el que es.

10.El verdadero amor de Diosmás quiere padecer aquí que gozar; más beberel cáliz de amarguraque el de dulzura.

El verdadero amor de Diosmás busca la gloria de Dios que la suya propia.

11. El verdadero amormás quiere dar que recibir; y si desea recibirespara dar.

El verdadero amormás quiere amar que conocer; más estima la obedienciaque la ciencia.

12. Procura hacer todas y solas las cosas que Dios quierey habrás cumplidosu voluntad.

13. Procura cumplir la voluntad de Dios con prontitud y puramente por servoluntad suyay por hacerle placery habrásla hecho en la tierra como en elcielo.

14. Tanto amas a Dioscuanto te aborreces a ti.

Aquel se aborrece de verasque huye las honras y regalosy busca losdesprecios y dolores.

15. Elige por compañeros de tu vida la pobrezadesprecio y dolorporquetales fueron los que para sí escogió Jesucristo Señor Nuestro.

16. Por muchas ocupaciones que tengasprocura hacer cada obra con tanta pazy sosiego interiorcomo si no vivieras otra cosa que hacer.

Mortifica las congojosas ganas de acabar la obra por pasar a otraocualquiera otro hipo demasiadosi no quieres que vaya mal hecha.

Estos dos documentos dichos guarda en el rezar el oficio divino y el rosarioy otras devociones; en el decir Misa y prepararte y acción de gracias; en elestudiarhablartratar de negociosetc.; y aun en el mismo comer.

17. Pon mayor cuidado en los servicios que has de hacerque en los favoresque has de recibir.

Las ansias de recibir favores de Dios inhabilitan para recibirlosporque sonindicios de poca humildad y poca pureza de intencióny entibian el cuidado dehacerponiéndole demasiadamente en el recibir.

El verdadero humilde tiénese por indigno de todos los bienesy digno detodos los males; indigno de favoresy digno de castigos.

Si sintieres de tide verdadque merecías estar en los infiernosni tequejaras de los males que tienesni de los bienes que te faltan.

¿Qué te debe Dioso qué has tú hecho por élpara que te quejes cuandono te da lo que deseas?

18. Si quieres continuamente acordarte de Diosprocura olvidarte de ti.

Acordarse ha Dios de tisi te olvidares de ti.

Olvidarme de míes olvidarme de mi honraregalosaludvida y consuelosetiamespiritualesy todo interesesi no es en cuanto Dios quiere que me acuerdepara su servicio y mayor gloria.

19. Pon más cuidado en la mortificación que en la contemplaciónporque elinmortificado busca la oración y no la halla; pero al mortificado la mismaoración le busca y halla.

20. Experimentado heque temor de niños es castigo de soberbios.

Justicia es de Diosque quien vanamente y sin por qué se gloriavanamentey sin por qué tema.

21. Cerca está de lo maloquien por flojedad se contenta con lo menosbueno.

22. Lejos está de lo maloquien siempre anda a buscar lo mejor.

23. Dios se descubre al que humildemente se encubre.

Dios se encubre a quien vanamente se descubre.

24. Lenguaje terreno es hablar bien de símal de otros y nunca de Dios.

Lenguaje celestial es hablar mal de síbien de otros y siempre de Dios opara Dios.

25. Deja la letra comenzada cuando Dios te llamaporque más vale dejar lacosa bien comenzada que mal acabada.

Entonces Dios te ordenacuando la obediencia tus propias trazas desordena.

26. Suma miseria es ser rico de conceptos y pobre de afectosrico deverdades y pobre de virtudes.

27. HombrecilloDispone domui tuaecras forte morieris: Dispón detu casamañana quizá morirás.

28. Retrato de divinidad es obrar lo bueno con paz sin turbacióncon amorsin interesecon magnanimidad sin presunción. Supra fol. 108. (N. 90.)

29. Rentero de maldadVide quid agas: cras forte reddes rationemvillicationis tuae: Mira lo que hacesque quizá mañana habrás de darcuenta de tu mayordomía.

Meditaciones sobre temas de los ejercicios de San Ignacio

 

 

 

I. Fundamento

1. Fin del hombre.-2. Fin de las criaturas.-3. Indiferencia.

Primero punto es considerar el fin para que fué criado el hombreque espara servir y amar a Dios en esta vida y gozarle en la otra. Ítem discurrir:quién me criópor qué me crióa saber: porque quisoy para qué mecrióa saber: para servirle; no por su provechosino por el mío.

Ponderandoque toda la buena dichay honray gozo desta vida y de la otraestá en amar a Dios y servirleque es nuestro fin; y toda nuestra desdichadescontento y deshonraestá en apartarnos deste fin y perderle.

Y ponderar cómo éste es el fin de mis potencias: de los ojoslenguagustoentendimiento y voluntad; de la salud y vida.

Como quien pregunta a sus ojos: ¿Sabéis para qué os crió Dios? Para verlo que os puede ayudar a amarle y servirleet sic de aliis: y así de lodemás. Y confundirme de no lo haber hecho así hasta aquíy animarme parahacerlo en adelante.

Ítem: fin para que vine a la Religióna saber: para esto mismo conperfección.

Segundo punto: Considerar el fin para que fueron criadas todas las cosasfuera del hombre: a saber: para que le ayuden a amar y servir a Dios ysalvarse. Las cosas que se perciben con los ojosoídos; cuantas se gustanypalpan con las manos; las riquezasdignidadesoficioscienciasregalosamigosetc.todo se criópara que fuese medio de amar a Dios. Y yopor amarlas cosashe dejado de amar al dador; ypor mi culpaellas son causa deentibiarme en el amor y servicio de mi Criador. Avergonzándome destoyanimándome a usar dellas para el fin que Dios las crió.

Ítem: el fin de todas las cosas que trato en la Religiónes para que meayude a servir a Dios con perfección; a saber: fin del estudiooficio.

Tercero punto: Ponerme indiferente para todo lo criadono queriendo másque lo que me ayuda a servir a este Dios: no mássalud que enfermedadhonraque deshonraetc. Y si me tengo de inclinares a lo que más me ayudaque estrabajodeshonrapobrezaetc. Examinar en mi corazónsi hay alguna aficiónque quite esta indiferenciay tuerza mi voluntad; y procurar quitarlapara quequede indiferentecomo Dios quiere.

Coloquio a Cristo Nuestro Señorpidiéndolequepues vino al mundo aenseñar a los hombres su finy el uso de las cosasy la indiferencianos déluzamor y fuerzaspara buscar y hallar todo esto.

 

II. Ejercicio de los pecados

Composición de lugar.-1. Multitud de los pecados.-2. Quiénes el ofensor.-3. Quién es el ofendido.-4. Por qué se le ofende.


Composición de lugarque puede servir de punto de meditaciónes imaginara su alma dentro deste cuerpocomo está un reo en la cárcelcon una cadenaal cuellocon grillos en los pies y esposas en las manos. La cadena del cuelloes la multitud de sus pecadoseslabonados unos con otros por todo el discursode su vida. Los grillos y esposas son las pasiones y hábitos viciososque nola dejan obrar con la entera libertad que desea. Y luegolevantar los ojos alcieloy mirar a Nuestro DiosSupremo Juezsentado en su tronorodeado demillones de ángelesy que con rostro airado me están mirando.

Primer punto es considerar la multitud de pecados que he cometido y lacadena tan larga dellos que yo mismo he hechodespués que tuve uso de razóno después que soy religioso; discurriendo por los siete pecados mortales:soberbiagulaavaricialujuriairaenvidiapereza. Ponderando que cadadía he pecadoy cada día muchos pecadosy en todas materias (como quien haceuna confesión general coram Deoen presencia de Dios)ponderando encada unouna cadena de innumerables eslabones; en la soberbiatantasvanagloriasambicioneshipocresíasjactancias; vanas pompas en letrasenlinajeen virtuden todo género de cosas; etc.et sic de aliis: yasí en lo demáspor todo el discurso de la vida.

Y luegolevantar los ojos a Diosmirándoleairado contra míy con mucharazónpor ver mi protervia y porfía en añadir culpas a culpas; y convergüenza decirle: Peccavi super numerum arenae mariset non sum dignusrespicere altitudinem caelietc. Pequé sobre el número de las arenas delmary no soy digno de levantar mis ojos a lo alto. Pero confiando en que sonmás infinitas sus misericordiasdecirle: Propter nomen tuumDominepropitiaberis peccato meomultum est enim: Por tu nombreSeñormeperdonarás mi pecadoque es muy grave. (Ps.2411).

Segundo punto es considerar quién soy yoel que he ofendido a Dios conestos pecadosy las razones que de parte mía había para no los hacer. Lasobligaciones son: 1.ª en cuanto hombre; 2.ª en cuanto cristiano; 3.ª encuanto religioso; 4.ª sacerdote.

Primeroporque soy hechura de Dioscriado a imagen y semejanza suyay asíestaba obligado a servir a mi Criador; peroen vez destole he injuriadoyborrado esta imagen suya con mis pecados.

Segundosoy esclavo de Jesucristocomprado con su sangre preciosay elesclavo no se había de ocupar sino en servir a su Señor; y yo me he ocupado enofenderle y servirle flojísimamente.

Tercerosoy religiosodedicado todo al servicio de Diosy profeso esto.Pues ¿qué mayor miseriaque profesar fe de cristianoy vivir vida deprofano?¿tener estado de religioso y vida de seglar?; ítem¿tener estadode religioso y de perfeccióny no tratar dello? Considerar el desorden destavida que he vivido; cómofinalmentees suma locuracreer lo que creo y vivircomo vivo. Creer que el alma es inmortal y que hay juicioetc.y vivir tandescuidado. Y en cada consideración destasalzar los ojos a ver a mi Juezindignadoreconociendo la razón que tiene para estarlo; y pedirlemisericordiaetc.

Tercero punto es considerar quién [es] Diosel ofendidoy las razonesque hay de su parte para no le ofender.

Primeropor ser infinita BondadSabiduríaPotenciaetc.digno de serservido y amado y respetado con infinitos serviciossi fuera posible. Pues¿qué mayor maldad que ofenderle y servirle tan mal?

Segundopor ser Bienhechor infinito que nunca cesa de hacernos singularesmercedescontándolas todas. Es CriadorConservadorRedentorProveedoretc.Pues ¿qué ingratitud puede haber mayor que ofender a un tan gran Bienhechor?Estos beneficios se pueden reducir a las cuatro cabezas arriba dichas; asaber: hombrecristianoreligiososacerdote.

Cuarto punto es considerar por qué he ofendido a Dios; a saber: porun regalo de la carneo un punto de honra mundanao un interese temporalquetodo se acaba; por cumplir mi voluntad y gustoo salir con la míaetc.

Ponderandopuesestas tres cosasquién es el que ofendequién elofendidoy por qué es ofendidose conoce la gravedad de la ofensa; y alzandolos ojos al juezse ve cuánta razón tiene de estar indignado.

Y imaginar que me dice: Obstupescitecaelietc.: duo mala fecitpopulus meus; me dereliqueruntfontem aquae vivaeet foderunt sibicisternas dissipatasquae non valent continere aquas: Pasmaoscielos; dos males hizo mi pueblo: a mí me dejaronfuente de agua vivay sefabricaron aljibes rotosque no pueden contener las aguas. (Jer.212.)

Coloquio a Cristo Crucificadoponderando todas sus llagascomo castigos demis culpas y juntamente medicinas dellas; y pedirle perdónetc.

III. Ejercicio de las tres potencias

1. Pecado de los Ángeles.-2. Pecado de Adán.-3. Pecadopropio.-Tres consideraciones en cada uno.


Primero puntocerca del pecado de los Ángeles.

Primera consideracióncuán liberal se mostró Dios con ellos; criándolosa su imagen y semejanzallenos de cienciade graciacaridad y virtudesen elcielo empíreocon promesa de eterna bienaventuranza. Y el fin para que lescrió fué a el que está en el Fundamento.

Segunda: cuán ingratos y soberbios fueronenvaneciéndose con los donesnose sujetando a quien se los diódeseando mayorías y excelenciasno seaprovechando de la luzni cienciani virtudes que tenían.

Tercera: cuán terrible y severo fué Dios en castigarlosquitándoles [los]dones gratuitosechándoles del cieloarrojándolos como rayo al infiernoadonde están y estarán en suma deshonra y miseriaardiendo en fuegosetc.; ytodo estopor un pecado de soberbia; de todo haciendo reflexión para miprovecho.

Segundo punto: del pecado de Adán. Otras tres consideracionessemejantes. Primeracuán liberal se mostró con élcriándole a imagen ysemejanza suyaen gracia y justicia originalinmortalimpasibleetcétera.

Segundacuán ingrato fué a Diosobedeciéndole por dar contento a sumujerdeseando ser como Diosetc.

Terceracuán terrible [fué] Dios en castigarledespojándole de lajusticia y dones gratuitosechándole del Paraísosujetándole a la muerteetc.

Tercero puntocerca del pecado propio. Otras tres consideraciones.

Primeracuán liberal se ha mostrado Dios conmigocriándome a su imagen ysemejanzajustificándome en el bautismoponiéndome en el paraíso de laIglesia y Religiónetc.

Segundacuán ingrato he sido contra Dioscon soberbia y desobediencia:-hicaquícontar todos mis pecados-haciéndole guerra con sus donessiguiendo mivoluntad propiapor hacer placer a mi carneetc.

Terceracuán terrible será en castigarme si no me enmiendoquitándomesus donesdesamparándomeetc.

Coloquio a Cristo Crucificadomirando su humildad y obedienciaypidiéndole gracia para imitarle. Ponderando: primerola excelencia de laPersona y su inocencia; segundola terribilidad de lo que padece por mispecados; tercerolo que me castigará a mí por ellospues así castigó alinocente.

Aliud: (otro plan)

Primero: cuán liberal ha sido Dios conmigohaciéndome beneficios infinitosen número y en grandezadiscurriendo por todos ellos: y luegoconsiderarcuán ingrato he yo sidohaciendo contra Él ofensa infinitas en número y engravedaddiscurriendo por todas ellaspor los siete pecados capitales.

Segundo: cuán terrible se podía mostrar en castigarme por estos pecadoscomo a ingrato. Aquí se han de traer los ejemplos del pecado de los Ángeles yAdán.

Tercero: Nuestro Señor permite los pecadospara descubrir uno de losatributos: O la rigurosa justicia en castigarlos con castigo eternoo lainfinita misericordia en perdonar sus injurias: primumlo primeroenlos Ángeles malosSodomaJudas; secundumlo segundoen DavidSanPedroel buen ladrón.

Mirando mis pecados temblaré si han de ser objeto de la divina justicia o desu misericordia; si tengo de ser vaso de ira y de afrentao de misericordia yhonra. Lo que de mío merezco es el rigor de la justicia: sed: Non intres injudicium cum servo tuoetc.: pero: No entres en juicio con tu siervo. (Ps.1422): Dominene infurore tuo arguas meetc.: Señorno me arguyasen tu furoretc. (Ps.6l.)

 

 

IV. Ejercicio para tener confusión y contrición de lospecadospor la consideración de las grandezas y atributos de Dios NuestroSeñory para tener el propio conocimiento

1. Inmensidad y Sabiduría infinita de Dios.-2. Omnipotencia.-3.Infinita Bondad. 4. Terribilidad en el castigar.

Primero punto: estriba en la consideración de la Inmensidad y Sabiduríainfinita de Dioscon su pureza suma. Imaginando que Dios Nuestro Señor es unasustancia de inmensa grandezaextendida por todo este mundoy toda llena deojospara ver cuanto se piensadice y hace en todos los rincones dél; y deojos tan limpiosque no pueden sin asco mirar la maldad.

Y imaginarme a mícomo un gusanillo o aradordentro desta DivinaInmensidadtan llena de ojosy que dentro dellay a vista suyahice todoslos pecados pasadosy hago los presentesprovocándole con ellos a enojoascoy vómito. Similiter: semejantementedentro dél se hacen todos loshurtosadulteriosetc.

Y confundirme de mi atrevimientoy desvergüenzay descortesíaespantándome de que me haya sufrido cabe Síy estar en su presencia. Ypedirle perdóny renovar fervorosamente el propósito de nunca hacer cosa queofenda a sus limpísimos ojosy que no se pueda hacer en su presencia. Ítemmirarme a mí como a un gusanillo o un aradoren comparación de tantainmensidady anihilarme en su presenciay confundirme de haberme atrevido aofenderle.

Segundo punto: estriba en la consideración de la Omnipotencia de Dios.

Mirando cómo está en todas las criaturas deste mundodándoles su seryconcurriendo con ellas a todas sus operacionesde modo quesin el concurso dela Omnipotencia de Diosni tendrían serni podrían obrarni verni oírni hablarni entenderetc.

Y imaginarme a mí dentro desta Omnipotencia Divinay que al tiempo quepecabao pecouso de la divina Omnipotenciapara vero hablaro hacer lacosa que le ofende. Y es tanta su Bondadque por conservar mi libertadno meniega su concursoni le niega a las demás criaturas de que uso mal; concurrecon el manjar para que dé sabor a mi gustoaunque el tal gustar sea prohibidoetc.

Y confundirme aquí mucho más de mi loco atrevimientoque llegué a hacerguerra a Dios con el mismo poder de Diosy a aprovecharme de su ayuda para lacosa que es su injuria. Y espentarme de la Bondad infinita deste Dioscómo meda este concursotan liberal y prontamente para todo cuanto yo quiero. Yrenovar un propósito fervoroso de no usar más dél para cosa que sea contrariaa su voluntad.

Tercero punto: estriba en la consideración de la infinita Bondad yCaridad de nuestro Dios.

Mirando cómo este Dios es una Bondad infinitamente amable de todas suscriaturasy infinitamente amadora y bienhechora universal de todas ellas.

Estos son los tres motivos de amar a una persona: porque es buenaporqueme amaporque me hace bien. Luegosi Dios es bueno infinitamentey lamisma bondad y hermosuray si nos ama con infinito amory nos hace bienconinfinitos beneficiosdigno es de que le amemos con todo el amor que nos fuereposible.

Siendo esto asíconvertirme a míy ponderar lo que hice cuando pequéaborreciendo al infinitamente amableal que infinitamente me amabay al queinfinitamente era bienhechor míoconfundiéndome y espantándome de miingratitud y ceguedadde mi dureza de corazón; y renovando el deseo ypropósito de amar de aquí adelante esta Bondad sumade ocuparme siempre enalabarlebendecirleobedecerle y servirlepor quien Él esdoliéndome de lomal que hasta aquí he procedido.

Tengo de ponderar los beneficios generales y especialesy cómo cada pecadoes contra ellos.

Cuarto punto (para [si] los tres no bastaren)será considerar laterribilidad de Dios en castigar los pecados que se hacen contra su ley y en losque nopor ejemplosa saber: por el castigo de los pecados de los ángelesdeAdándel diluviode los sodomitasde Datán y Abiróny finalmente por laPasión de su Hijo; y después de todo estopor un infierno eterno.

Esto estriba en la consideración del atributo de su Justicia rigurosaporque es sumamente justiciero y castigador de los que no se aprovechan de subondad y misericordia.

 

V.Ejercicio de los pecados y del propio conocimiento

1. ¿Quién es Dios para conmigo?-2. ¿Quién esDios en sí?-3. Locura del pecador.


Primero punto es considerar quién ha sido Dios para conmigoy quién hesido yo para con Ély cuál es razón que sea de aquí adelante.

Dios para conmigodesde el punto que me criócada hora y momento me hahecho millares de beneficios naturales y sobrenaturalesy aun antes que nacieselos tenía hechosy ab aeterno quiso hacerlos: discurriendo por ellos.

Yo para con Diosdesde que tuve uso de razón hasta hoynunca se pasódíani aun hora quizáde vigiliaen que no hiciese muchos pecados y gravespagando beneficios con ofensas. Ponderando esta ingratitud y maldadyanimándome a la satisfacción y enmiendaetc.

De aquísacarlo tercerocuál tengo de ser de aquí adelanteetc.

Segundo puntoquién es Dios en sídiscurriendo por los tresatributosut infra: como abajo: y quién soy yo. Diosinfinitamentesabioque todo lo vey en su presencia se hacen las culpas; omnipotentequetodo lo puede y conservaetc.; bonísimodigno de ser amado con infinito amorde todas sus criaturas. Youn gusanilloquede míosoy nada; lleno depecadosignorancias y flaquezas: de mío nada sénada puedonada valgosinoes pecar. Y con ser talme atrevo contra Diosy no amo a tal bondadnitiemblo de tal poderni me avergüenzo de ser tal delante de quien me veetc.Sacando confusión y enmiendaetc.

Tercero punto. Ponderar cuánta locura esquecreyendo lo que creo deDios y de míviva como vivoy que la vida desdiga tanto de la fe. V. gr.:creyendo que mi alma es inmortaly que hay juiciofuegopremioy todoeternoy Dios que lo ve y lo ha de juzgar según ellosuma locuraetc.Procurar desengañoy que la vida se conforme con la fe.

VI. Segundo ejercicio del propio conocimiento

Sobre aquellas palabras: Nisi conversi fueritis et efficiamini sicutparvulinon intrabitis in regnum caelorum: Si no os trocareis e hiciereiscomo niñosno entraréis en el reino de los cielos. (Mat. 183.)

De infantibusDominus: Talium est enim regnum caelorum: De los niñosel Señor: Porque de los tales es el reino de Dios. (Luc.1816.)

1. Imaginarme como un niño recién nacido.-2. Engaños en estamateria y sus peligros y daños.-3. Como el niñono debo reparar ennada del mundo.

Primero punto. Puesto en la presencia de Diosimaginarme como un niñorecién nacido que: primerosi está sucio no se puede limpiarsi no lelimpian; segundosi está caído en tierrano se puede levantarsi no lelevantan; tercerosi está en pieno se puede tenersi no le tienenni andarpasosi no le llevan; cuartosi tiene hambreno puede comersi no se lo dan;quintosi tiene fríoo cualquiera otro trabajoo peligro de enemigosno sepuede librar si no le libranni defenderse si no le defienden; sextoy porremate de sus miseriasni sabe pedir lo que le faltani aun lo conoce parapedirlo.

Pero todo esto suple la piedad y amor de la madre con su providenciamaternal.

Tal soy yode míocomo este niñoy en tal figura me tengo deponeraplicándome las seis cosas dichas. Si estoy sucio con culpasno mepuedo yo limpiar dellassi Dios no me limpia; si estoy caído en tierraconaficiones terrenascon desmayos y otras pasionesno me puedo levantarsi Diosno me levanta: y mirarme muy sucio y muy caído; si estoy algún tiempo en piecon alguna virtud o devociónni la puedo conservar ni adelantarsi Dios no lohace; si tengo hambre o buen deseono puedo hartarmeni cumplirlosi Dios nolo da; si estoy frío con tibiezaso tentado de mis enemigosno me puedolibrar dellossi Dios no me libra. Y finalmenteni sé orar ni pedir comoconviene lo que he menester; y estoy tan ciegoque ni lo sé conocer niestimar.

Pero todo este mal remedia la piedad y amor infinito de nuestro Diosque esmás que madrey con su providencia mira por nosotros: y aunque la madre seolvide de su niñoDios no se olvidará de los suyos.

De todo esto se han de sacar afectos de humillación y confusión propiadesconfianza de sítemor de su flaqueza y peligro; pero todo acompañado conafectos de agradecimiento a Diosde amor a esta madre y padre nuestrodeconfianza y esfuerzo. Y ponderar la necesidad que tengo de acudir a Dios amenudo en todas las cosas como a mi único y total bienhechoretcétera.

Segundo punto. Ponderar los engaños que tengo cerca desta niñezespiritualy los peligros y daños que nacen dellos.

Primero: muchas veces pienso que estoy limpio de culpas y desnudo deaficiones de la tierray delante de Dios estoy sucísimo y terrenísimo; por locual puedo decir con San Pablo: Nihil mihi conscius sumsed nom in hocjustificatus sum; qui autem judicat meDominus est: No me remuerde laconciencia de cosa alguna; mas no por eso me tengo por justificado. (1 Cor.44).-Dicis quod dives sum: Andas diciendo: soy rico y hacendado y de nadatengo falta; y no conoces que eres desdichado y miserabley pobrey ciegoydesnudo. (Apoc.317.)

Segundo: cuando tengo alguna virtud o devociónfácilmente me aseguro deque duraré y perseveraréy no la perderé; y a vuelta de cabeza todo se medeshace: Qui se existimat starevideat ne cadat: El que piensa estar enpiemire no caiga. (1 Cor.1012.)

Tercero: propongo grandes cosaspareciéndome por entonces que lascumpliréy que las tentaciones ni dificultades no me vencerány luego faltoy me hallo vencido: Ego dixi in abundantia mea: Non movebor in aeternum;avertisti faciem tuam a me et factus sum conturbatus: Yo dije en miprosperidad: No experimentaré jamás mudanza alguna; apartaste de mí turostroy al instante me hallé en tierra. (Ps.297 y 8.)

Porque Dios Nuestro Señor no acude con su protección especial a lossoberbiosque piensan que se podrán valer por sísino a los niñosque setienen por insuficientes para todo. A los primeros cierra las puertas del cieloy a los segundos las abrepara que entren en la justiciapaz y gozo delEspíritu Santo.

Tercero punto. Como el niñoni repara en que le honren por ser hijo derey; ni [en] que le desprecien por ser hijo de esclavo; ni en que le pongan encuna blanda y ricay ricos palacioso en un establo y pobre portal; ni en quele envuelvan en pañales y mantillas de seda o de jerga: -lo que le dan tomanaturalmente descuida de todo esto y lo deja a la providencia y cuidado de sumadre y ama-; tal me tengo de poner delante de Dios Nuestro Señorcomo unniño destosperdiendo los cuidados demasiados de honra o deshonrade riquezao pobrezade regalo o incomodidadesdejando el cuidado desto a Diosque es mipadrey mi madrey mi ama; y tomar lo que Él me diere o permitiere: Jactacuram tuam in Dominoet ipse te enutriet: Arroja tus cuidados en el Señorque Él te mantendrá-como a niño. (Ps.5423.)

Cuando muchoentenderé que si me viene alguna honrao regaloo comodidades por ser hijo de buen Padre y de buena Madreque es Diosa quien tengo deatribuirlo: y cuando me viniere algún desprecio o trabajoes por ser yo ruinpor mi personay atribuirlo he a mis pecados.

 

VII. Ejercicio de las dos vidastemporal y eternay de lamuerte

Introducción.-1. La vida temporal no durala eternasí.-2. La vida temporal se nos da para que ganemos la eterna.-3. Cuánbreve es el plazo de esta vida.


Enterarse en esta verdad fundamental de nuestra fe: quedespués desta vidatemporalque dura lo que vemos con los ojosnos queda otra eternaque duraráaños infinitosmientras durare Dios. Y cada vida destas tiene sus bienes y susmales.

Primero punto es considerarcómo todos los bienes y males desta vidacorporal son temporalesque no pueden durar más que la misma viday a vecesmucho menospor ser mudablesy trocarse fácilmente la salud en enfermedadriqueza en pobrezahonra en deshonragozo en tristezaregalo en tormento; yal contrario.

Pero los bienes y males de la otra vida son eternos y sin mudanza. Si la vidacomienza con felicidadhonragozoriquezasetc.así eternalmente durarásin que jamás se mude ni pierda. Si comienza con infelicidadignominiapobreza y miseriadurará para siempre sin trocarse en contrario.

Y haciendo comparación destos bienes y destos males entre síprocurarpersuadirseque no hay bien digno de ser amadosi no es el eternoy el que esmedio para ganarle; ni hay mal digno de ser aborrecidosi no es el eternoy elque es camino para caer en élconforme al dicho de Cristo Nuestro Señor: Nolitetimere eosqui occidunt corpusetc.: No queráis temer a los que matan elcuerpoy no pueden matar el alma. (Mat.1028)

Segundo punto es considerarcómo toda esta vida temporal nos la daDiospara que en ellacon nuestra libertad y su graciaganemos los bieneseternosopor nuestra culpalos perdamos y incurramos en los males eternos.Porque quien con desorden ama los bienes temporaleso huye los malestemporalescontra lo que Dios ha mandadoperderá los bienes eternos yincurrirá en los males eternos; pero quien desprecia por el mismo Dios estotemporal y de todo usa según la voluntad divinaalcanzará los bienes eternosy escaparse ha de los males eternos. Ponderando cuán gran locura espor amarla honra temporalperder la eternay por huir la deshonra temporalincurriren deshonra eternay así en lo demás.

Y cuán gran corduraaborrecer la honra o regalo temporal por alcanzar eleternoy abrazar la deshonra y pena corporalpor huir la eterna.

Tercero punto es considerarcuán breve

cuán incierto es este plazo de la vida temporalpara ganar o perder loeterno. Porque no sé si este plazo y término me durará un añoo un mesoun día; y que quizá deste día de hoy está pendiente todo mi bien o mal de laeternidadponderando aquel dicho: O momentum a quo aeternitas!: ¡Ohmomento del que pende la eternidad! Y el otro: Iam securis ad radicem arborisposita est: Ya está aplicada la segur a la raíz. (Mat.3l0.) Y el otro:Ubicumque ceciderit lignumsive ad austrumsive ad aquilonemibi erit: Dondequiera que el árbol cayereal Mediodía o al Aquilónallí quedará. (Ecel.113).-Y procurarcon esta consideracióngastar cada día con tanto cuidadocomo si fuese el último.

 

VIII. Ejercicio del infierno

1. ¿Qué es el infierno?-2. Penas de sentido.-3.Penas interiores.-4. Penas de daño.


Primero punto. Considerar qué es infierno. Es una cárcel perpetuallena de fuego y de tormentos innumerablespara castigar los que mueren enpecado mortal; donde todo lo que se padece es eterno; porque el lugar es eterno;el condenado eternoque no se puede matar a sí mismo; el fuego eternoquequemandono consume; el decreto de Dios es eternoinmutable e implacable: Et: Ininferno nulla est redemptio: En el infierno no hay redención. (Oficio dedifuntos.)

Segundo punto. Considerar las penas de los sentidos exterioresvistaoídoolfatogusto y tactocomo nuestro Padre pone en sus Ejerciciosdiscurriendo por cada uno; y en el del tactopor todos los miembrosen loscuales causa el fuego tormento particular.

Tercero punto. Considerar el tormento de las potencias interiores: laimaginación y memoriaestá fija en sus malessin olvidarse ni divertirse; elentendimiento los pondera y encarecede donde nace el vermis conscientiae:el gusano de la conciencia; la voluntad y apetitosmal que les pesepadecen laviolencia de sus pasionesque son sus demonios y verdugos; tristezatemorirarabiaimpacienciadesesperaciónodio de Diosde los Santosde símismo y de todosetc.

Cuarto punto. Considerar la pena del dañoy el tormento que les dacarecer de la vista de Diosde su último findel descanso eternode lacompañía de los ángelesde la abundancia de todas las cosasetcétera. Paraexagerar esto tendrán entendimiento; y cómo lo perdieron por un deleitebrevísimoetc.

IX. Meditación de la gloria

1. Qué es.-2. Gloria de las tres potenciasespirituales.-3. Gloria de los sentidos interiores.-4. Gloria delos cuerpos y de los sentidos exteriores.


Primero punto es considerar qué es la gloria.

Es un estado eterno lleno de todos los bienes que el justo puede desearylibre de todos los males que puede temer.

Háse de discurrir por todos los bienes desta vidaque tienen perfecciónyponderar que allí se hallan todos con grandes ventajas: honrariquezasregalospaz de concienciacienciasantidadsaludamigosdignidades y vidasin fin. Ítemdiscurrir por todos los males de culpa y de pena y miseriayponderar que [de] todo carece: no hay frío ni calorni pestesni guerrasnienfermedadesni pobrezasni infamiasni envidiasni irasni viciosnitentacionesni temoresni muerteetc. Ítem: todo esto por la eternidadsinfinetcétera.

Contraponiendo este estado al del infiernoresplandece máscomo lo blancocabe lo negro; y comparándole con el desta vidaviene a aborrecerse éstaydesear la otra.

Segundo punto es considerar la gloria de las tres potencias espiritualesdel almamemoriaentendimiento y voluntad.

La memoria está llena de gozocon la recordación de lo pasadoa saber:de las penitencias y buenas obrasy peligros en que se vioy batallas quetuvoy con la aprehensión de los bienes presentesde los cuales no se puedeolvidarni dejar de estimar con nuevo gustosin fastidio; y con laaprehensión de lo porvenira saber: de los favoresque ha de recibircontinuamentepor toda la eternidadde Dios.

El entendimiento está gozosísimo con la clara vista de la divina EsenciayTrinidad de Personasen que consiste su bienaventuranzay de JesucristoNuestro SeñorDios y Hombre verdaderoy con las nuevas revelaciones yilustraciones que cada día recibe.

La voluntad estásobre todollena de amor excesivo de Dioscon sumo gozode verle y poseerleunida con unión eternainseparableetc.

De aquí tengo de sacar deseos de llegar a tal estadoy desde luego comenzara gustar délperfeccionando mi memoriaentendimiento y voluntadocupándolasen acordarse [de] Diosen conocer y amar a Dios.

Tercero punto es considerar la gloria de los sentidos interioresimaginación y apetitos; mirándolos tan quietostan enfrenados y rendidos aDioslibres de distracciones de pasiones: de iratristezatemoretcétera.;llenos de sabrosísimas imaginaciones y afectos de amorgozodeleitepazetc.

Cuarto punto es considerar la gloria del cuerpo y de los sentidosexteriores. La vista se ocupará en ver los cuerpos hermosísimos de losbienaventuradosespecialmente el de Jesucristo Nuestro Señor y el de laVirgeny los demás; el oído en oír músicas celestiales que supenden ydeleitan; el olfato y gusto en sus objetosperfectissimo modo: con modoperfectísimo; el tacto y cuerpo todogozosísimo con las cuatro dotes degloriaimpasibilidadclaridadagilidadsutilidad; y la inmortalidad yeternidad.

De aquí tengo de sacar afectos y deseos de mortificar los sentidosviendocuán bien se paga esta mortificaciónetc.

 

 

 

 

X. De tres lugaresinfiernocielo y tierra

1. El infierno es para solos malos.-2. El cielo espara solos buenos.-3. La tierra es lugar de buenos y malos.


Dios me puso en la tierra en medio de cielo e infiernocomo en casa deprobación. Impórtame considerar lo que pasa en estos lugares.

Primero. El infierno es para solos malosadonde está Dios mostrando surigurosa justicia en castigarlos y atormentarlos. Tiene todos los males destavidacon infinito exceso y duración eternaut patet: discurriendo; persingula: como se ve discurriendo por cada uno.

Carece de todos los bienes desta vidacorporales y espiritualessinesperanza de haberlos in aeternum: por toda la eternidady sobre todocon suma impaciencia y tristezaaborreciendo a Diosetc. Hinc: Deaquítemor de la divina justiciaaliento a padecer y a huir del pecadoetc.

Segundo. El cielo es para solos buenosadonde está Dios mostrando suinfinita liberalidad y misericordiaen premiarlos y regalarlos. Carece de todoslos males desta vidasin temor de caer en ellosin aeternum: por todala eternidad. Item: tiene todos los bienes con infinito exceso yduración infinitaunidos en Diosque es omme bonumsummumbonum etunicumbonum: todo bien; sumo bien yúnico biencon su vistaamor ygozo. Hinc: De aquí deseosesperanza; y comenzar desde acá a imitarlosen la vidateniendo a Dios por mi bien todosumo y únicodándole mi amortodosumo y único.

Tercero. La tierra es lugar de buenos y malosdonde está Dios mostrandosu justicia y misericordia; pero más misericordiaporque castiga para perdonary desea que todos se salven. Mientras vivo aquíestoy en peligro; he de asirmea Dios y mirarya su Justiciaya su Misericordiaya mirar al infiernoya alcielo: Misericordiam et judiciumcantabo tibiDomine: tu misericordia yjusticia cantaréSeñor. (Ps.100L)

XI. Ejercicio del Rey eterno a semejanza del temporal

1. Ver a Cristo.-2. Oír el razonamiento que hace.-3.Tres géneros de vasallos.-4. Cristo no cesa de llamar en pos de sí.


Primero punto. Considerar a Cristo Nuestro Señor constituido del eternoPadre por Rey de todos los hombres; en lo temporalmuy diferente de los demásreyesporque vivió en pobrezadespreciodolor y trabajo; pero en loespirituallleno de riquezassabiduríapodercaridadliberalidadescontodas las demás partes de un rey perfectísimo; gozándonos de tener tal reyyagradeciendo a quien nos le dióy deseando tener privanza con él.

Segundo punto. El razonamiento que hace a sus vasallos es éste: Mivoluntad justísima es hacer guerra a mis enemigosdemoniomundo y carne;destruir los pecados y ganar las almas; y asíentrar en el reino de mi Padre.Quien me quisiere seguir en esta impresaviva como Yotrabaje como Yoimíteme en lo que hicierey vendrá a recibir premio como Yoconforme a sutrabajo.

Ponderando cuán justa impresacuán convenible partidoque viva el vasallocomo su Reyy trabaje como él; ponderando cómo vivió Cristo Nuestro Señoren esta vida. Toda la gastó en trabajospobrezasvigiliasayunosoraciónobedienciacon perseverancia hasta la muerteetc.

Tercero punto. Considerar tres géneros de vasallos: Unos que no hacencaso deste llamamientoni le quieren seguir ni imitar; y ponderar la sinrazóndéstos y el castigo tan bien merecidopor no acudir a rey tan liberalypoderosoy bienhechor.

Otros que se ofrecen a seguirlequedándose con sus honrashaciendas yregalossolamente contentándose con imitarle en lo necesario para salvarse;éstos hacen bienpero será corto su premio.

Otros que se ofrecen a seguirle con perfección en todoviviendo en actualpobrezacomo Él; en humildadabrazando desprecios; en obedienciaetc.;renunciando riquezasdeleitesvoluntad propia. Estos son los religiososa loscuales se dará muy aventajado premio.

Gozándonos de la merced que nos ha hechoen darnos fuerzas para seguirledesta maneraanimándonos a imitarle cada día másy esperando que será fielen premiarnos.

Cuarto punto. Considerar cómo no cesa Cristo Nuestro Señor de llamarnosinteriormente cada día con inspiracionesa que vivamos como Élimitando supobrezahumildadcastidadobediencia y otras virtudes: y a llevar la cruz enpos dél; y cómoa muchas destas inspiracionesresistimos y nos hacemossordosetc.

XII. Otro modo deste ejerciciopuesto como Nuestro Padre lepone

1. Razones para oír el divino llamamiento.-2. Quédeben hacer los que se resuelven a seguir a Cristo.-3. A qué sonllamados los de la Compañía.


Primero punto. Ponderar el llamamiento y las razones que pueden mover aoír el divino llamamiento: son éstas: Primeraser quien es el rey que nosllamaetc.; segundahaber bajado del cielo a la tierra a llamarnos con tantotrabajó suyo; terceraque nos da ejemplo de la vida para que nos llama y vaÉl delante; cuartael premio que nos promete: «Quien viviere como Yoreinará como Yo»; quintael daño de no oírledescortesíadesconocimientoy castigo.

Punto segundo. Quien se resuelve a seguirle con perfecciónentienda quese ha de resolver a hacer guerra a todas las inclinaciones que le llevan alpecadoa su carne y pasiones y codicias; porque en esto consiste el seguir aCristo: Qui vult venire post meabneget semetipslumtollat crucem suam etsequatur me: El que quiere venir en pos de Míniéguese a sí mismotomesu cruz y sígame. (Mat.1624.)

Esto es pelear debajo la bandera deste Rey. Para estocada uno considere losenemigos que tiene dentro de síde quien mayor daño recibey a éstos sedetermine hacer guerra; y pida favor a este Rey soberanode armas y ayudas;persuadiéndose que cuanto más perfectamente le siguiéramos en estotantoserá el premio mayor.

Tercero punto. Que los de la Compañía de Jesús somos llamados specialiter:especialmentea seguir a Jesús; y cada día con inspiraciones nos llama aestoponderando las razones especiales que tenemos para seguirlecada uno porlos motivos de su vocación primeray por lo que cada día Dios hace con élpara esto.

 

 

 

XIII. Otro tercer modo del mismo ejercicio

1. Quién nos llama.-2. A qué.-3. Quépremio ofrece.-4. Vocación de la Compañía.


Primero punto. Quién nos llamay las razones que hay para oírle; porser Rey eternoinfinitoliberalísimobienhechor infinito y amorosísimoquebajó del cielo a llamarnos.

Segundo. Para qué nos llama: a saber: ad duo: para dos cosas:para hacer guerraetc.; segundopara imitarle y vivir como Él.

Segundo [bis]. Qué guerra es ésta para que nos llamaa saber: ahacer guerra al pecadopasiones y viciosetc.; cuán justa guerracuánobligatoriacuán necesariay cómo nos convida con su ejemplo. Itemhacerguerra a los pecados ajenos.

Tercero. Qué premio nos ofrecea saber: reino eterno portrabajos temporales; ser reyes con Él en su reino por toda la eternidad; itemin hac vita centuplum: en esta vida el ciendoblo.

Cuarto. Esta es la vocación de los de la Compañíaa saber: sercompañeros de Jesús en esta guerra; y cuanto el trabajo fuere mayorserá elpremio mayor.

XIV. Segundo ejercicio: de la ejecución de la Encarnación

1. Decreta el Padre Eterno la Encarnación de su Unigénito.-2.Dones de que el alma de Cristo se vió enriqueciday cómo se ofreció acumplir la voluntad divina.-3. El Padre Eternoen atención a estavoluntadescoge el modo de obrar la redención.-4. Al alma de Cristoensu primer instantese le pusieron delante todas las criaturasy me vió a míen particular.


Primero punto. Sabiendo el Eterno Padre muchos modos para ejecutar eldecreto de que su Hijo se hiciese hombreo dándole un cuerpo glorificadocomoagora le tiene en el cieloo inmortal y impasiblecomo fuera en el estado dela inocenciao criando un cuerpo entero y perfecto de varóncomo crió aAdánnada desto quiso sino que su Hijo se hiciese hombre naciendo de mujer encarne mortal y pasiblesujeto a todas las miserias de los demás hombresdehambrefríocansanciodolor y muerte: Misit Filium suumfactum exmuliere: Envió Dios a su Hijoformado de mujer. (Gal.44.) Et: Voluitper omnia fratribus assimilari: Y: Quiso asemejarse en todo a sushermanos. (Hebr. 227.)

Ponderando lo que el Padre Eterno quiere para su Hijo hecho hombreque essujetarlo a las miserias de hombrerenunciando al derecho que tenía de carecerdellasy de tener gozos y descansoscomo Hijo de Dios.

Y aquí debo animarme a agradecer esta merced y procurar querer otro tantopara mípor imitar a su Hijo.

Segundo punto. Quiso el Padre Eterno que su Hijocuanto al almaestuviese lleno de gracia y virtudesviendo desde el primero instanteclaramente la divina esenciay en ella todas las criaturas del mundocon todaslas obras que habían de hacer.

Y en particular puso los ojos aquella ánima benditísima en tres cosas:

Primeroen la infinita Bondad de Diosy en los beneficios infinitos que lahabía comunicadoencendiéndose con esto a amarla con un amor inmensodeseando se le ofreciese ocasión en que mostrar este amor.

Segundopuso los ojos en las miserias y pecados infinitos de los hombresque ya eran hermanos suyos según la naturalezadoliéndose sumamente de lainjuria que hacían a su Padre y del daño que se hacían a sí mismos. Ycompadeciéndose dellosse encendió en un deseo excesivo de remediarlos.

Terceropuso los ojos en la voluntad del Eterno Padreque erade que seencargase de remediar a los hombres; y al punto que la viósin más tardanzani deliberacióncon un amor y deseo sin medidase ofreció a ellogozándosede tornar este cargo por los motivos dichos: primeropor pagar con esto algo delo mucho que debía a su Padre; segundopor volver por su honra; terceroporremediar a sus hermanos; cuartopor obedecer a voluntad tan recta y santa: Tuncdixi: Ecce venio ut laciam voluntatem tuamDeus: Entonces dije: he aquíque vengo para cumplir tu voluntadoh Dios. (Hebr.107.)

De todo lo cual tengo de sacar semejantes afectos y propósitospara imitara Cristo Nuestro Señory deseos de que se ofrezca ocasión en que mostrar esteamory ofrecerme a su voluntadetc.

Tercero punto. Viendo el Padre Eterno la voluntad de su Hijotanresignada y ofrecida a remediar el mundoen aquel mismo instante reveló aaquella ánima santísima todos los medios que había de tomar para ejecutaraquel cargoviviendo en pobrezadespreciodolor y trabajohasta morir.Descubrióle todo el discurso de la vida que había de vivir; naciendo en unportalsiendo circuncidadohuyendo a Egiptohaciendo oficio de carpinteropredicandoayunandoorando; y todo el discurso de su Pasióndesde el huertohasta el sepulcrosin encubrirle circunstancia ninguna.

Y el ánima santísimacon la misma voluntad y amorlo aceptó todoy seofreció de cumplirlo todosin que le quedase tilde ni jota por cumplir; y aúnle parecía pocopara lo mucho que deseaba hacer.

Y en este deseo perseveró hasta que en la cruz pudo decir: Consummatumest: Todo está cumplido. (Ioan.1930): Et: Ut cognoscat mundus quiadiligo Patrem [et]sicut mandatum dedit mihi Patersic facio: Y:Para que sepa el mundo que yo amo al Padrey que según el mandamiento que elPadre me dióasí obro. (Ioan.1431.)

Y fué el deseo tan grande de cumplir todo estoque la dilación decumplirlo le era cruz pesadísima; y esta cruz trajo siempre sobre Sí. En todolo cualtengo de hacer reflexiónpara agradecer a Cristo Nuestro Señor estavoluntad y deseoy procurar imitarle en la ejecución de todo cuanto entendiereser voluntad suya.

Cuarto punto es considerar cómo aquella ánima benditísima de CristoNuestro Señoren aquel primero instanteentre otras criaturas que viópusolos ojos en míy me vió concebido en pecadosujeto a muchas pasiones ymiserias y peligros; y se compadeció de míy me amóy ofreció al PadreEterno todos aquellos trabajos que había de padecer por todo el discurso de suvida por mídeseando entrañablemente mi salvación: Qui dilexit me ettradidit semetipsum pro me: Amóme el Señory se entregó a sí mismo pormí. (Gal.220.)

Y en esta consideración tengo de hacer pieponderando este amor paraconmigoy sintiéndome obligado a este Señorpor todo lo que hizo y padecióy animándome a servirle muy de veras.

XV. Otro ejercicio de la Encarnación

sobre aquellas palabras: Sic Deus dilexit mundum ut Filiumsuum Unigenitum daretut omnis qui creditetc.: Así amó Dios al mundo quele dió a su Hijo Unigénitopara que todo el que cree no perezcasino quetenga vida eterna. (Ioan.316.)

1. ¿Quién es el mundo a quien Dios tanto amó?-2. Medioque escogió para mostrar este amor.-3. Infinitos dones que se encierranen el don de la Encarnación.-4. Contento grande con que el Unigénito deDios aceptó el encargo de la Redención.


Primero punto es considerar quién es el mundo a quien Dios tanto amó.Es una congregación de hombreshijos del Adán terrenoconcebidos en pecadooriginaldel cualcomo de fuentecon su libertadsacaron otros innumerablesy gravísimos contra su Diospor los cuales merecían ser aborrecidos ydesamparados de Diosy que los quitara todos los bienes temporales de quegozabany los castigara con castigos eternos en los fuegos del infierno. Peroen vez de todo estoeste misericordiosísimo Señorpor sola su bondadsinotro intereseama a este enemigohace bien a éste que hacía tanto mal; y nosólo no le quita los bienes temporalessino quiere librarle de todos lospecados y males que teníay añadirle otros infinitos bienes.

Y mirándome a mícomo a una parte deste mundodigno de ser aborrecido ycastigadoy viéndome así amado y favorecidoencenderme en deseo de amartanta bondadde agradecer tan soberana mercedy de imitar este modo de amortan desinteresado y liberal.

Segundo punto es considerar el medio que escogió Dios para mostrar esteamor al mundo y para remediarle. Porqueteniendo Dios en los archivos de sumemoria y sabiduría eternaescondidospero bien sabidosinfinitos modos ymedios para librar al hombre y mostrarle su amorescogió entre todosno elbuenoni el mejor como quierasino el bonísimo y mejor de cuantos eraposiblepara mayor honra y provecho del mundodándole la cosa mejor queteníaque era su Hijo Unigénitopara que se hiciese hombre y viviese en elmundo entre los hombres y los remediase. Y mirándome a mícomo a uno de losque son amados y remediados tan cabalmentecomo si yo sólo estuviera en elmundojuxta illud: según aquello: Qui dilexit me: que me amó amí (Gal.220)encenderme en amor deste Señor y en deseo de mostrarle esteamor en hacer por su serviciono solamente lo buenosino todo lo mejor que mefuere posibley darme a mí todo a quien se me dió todo.

Tercero punto es considerar los infinitos dones que se encierran en estedon; porquecomo dice San Pablodándonos a su Hijocon Él nos dió todaslas cosas. Danos su graciasus virtudes; danos su cielo y bienes eternos; danossu protección y defensa; danos al Espíritu Santo que habite en nosotros y nosrija; danos a Sí mismopara que toda la Santísima Trinidad venga y more en eljusto. Con darnos a su Hijo y a sus merecimientosnos da ciertas esperanzas yprendas de que nos dará todo estoy oirá nuestras oracionescon tal quecreamos en su Hijo con fe vivacreyendo lo que enseñóy obrando lo quemandóy viviendo como Él vivió: animándome mucho a creer y obedecer a esteSeñorpara gozar de todos estos frutos.

Y ponderando en todo cómo el infinitamente Buenoda infinitosdonescon infinito amoral infinitamente indigno dellos.

Cuarto punto es considerar el gusto y contento grande con que el HijoUnigénito de Dios aceptó el venir al mundo para remediarlehaciéndosenuestro hermanoy semejante a nosotros en nuestra naturaleza de carne y sangre:tomando forma de siervoescondiendo la forma de Diosy descubriendo en esto suinfinita caridad y enseñándonos la forma de tener verdadera humildad. Hémonosde gozar de tener tal hermanoy anímarnos a tomar tal ejemploponderando loque dice San Pablo: Quia pueri communicaverunt carni et sanguini...ipsesimiliter participavit eisdemetc.: Ítem: propter quam causam nonconfunditur fratres eos vocare: Por cuanto los hijos tienen comunes la carney sangreél también participó de las mismas. Item: Por lo cual no sedesdeña de llamarlos hermanos. (Hebr.214.) Item illud: Exinanivitsemetipsumformam servi accipiensetc. Item aquello: Anonadóse así mismotomando la forma de esclavoetc. (Philip.II7.)

 

XVI. Modo de tener oración sobre las obras de Cristo NuestroSeñor: natividadcircuncisiónetc.

Composición de lugar.-1. Obra exterior que hace.-2.Afecto interior con que la hace.-3. Fin que pretende al hacerla.


Composición de lugar es ponerse delante de Cristo Nuestro Señorcómoestá haciendo aquella obra que tengo que meditar; y sobre ella ponderar trescosas; primerola obra exterior; segundoel afecto interior; tercerolosfines que pretende.

Primero punto. Ponderar la obra exterior de Cristo Nuestro Señorv.gr.: su Natividad: en la cualy en todasresplandece todo lo que es contrarioal mundoa saber: huir honraregalo y comodidades corporales; y abrazarpobrezadespreciodolor y trabajo; y todo con perfección. Por estovgr.para nacerdeja a Nazaret y las comodidades que allí teníay va a Belénadonde es forzado a escoger un portal y establo donde nacer con sumasincomodidades.

Segundo punto es considerar el afecto interior con que hace aquella obraa saber: con grandísima afición a la virtudque en ella ejercitaba; tantoque todo aquel exterior le parecía poco para lo mucho que deseabaporquesiempre deseaba mucho más. Y de aquí le nacía no dejar de cumplir jota nitilde de cuanto su Padre le mandó. Y así dijo: Cibus meus est ut faciamvoluntatem eius qui misit meut perficiam opus eius: Mi comida es hacer lavoluntad del que me envióy dar cumplimiento a su obra. (Ioan.434.)

Tercero punto. Ver el fin que pretendía con estos obrasque era darnosejemplo que imitásemos: Exemplum dedi vobisut quemadmodumetc.:Ejemplo os he dadopara que como Yo hiceasí hagáis vosotros. (Ioan13'IS.) Y cuánto gusto recibe Cristo de que haya quien se aproveche deste ejemploy cuánta pena de que no se haga caso dél.




Google