Readme.it in English  home page
Readme.it in Italiano  pagina iniziale
readme.it by logo SoftwareHouse.it

Yoga Roma Parioli Spedizioni Raccomandate Roma

Ebook in formato Kindle (mobi) - Kindle File Ebook (mobi)

Formato per Iphone, Ipad e Ebook (epub) - Ipad, Iphone and Ebook reader format (epub)

Versione ebook di Readme.it powered by Softwarehouse.it


Sor Juana Inés de la Cruz

Drama en tres actos y en verso

José Rosas Moreno

[61]

 

PERSONAJES

  
    
 

JUANA INÉS DE ASBAJE

  
 

MARÍA LUISAcondesa de Paredes

  
 

DOÑA MENCIAdueña

  
 

ISABELcamarista

  
 

EL CONDE DE MANCERAmarqués de la Lagunavirrey de México

  
 

DON DIEGO DE ILLEZCAS

  
 

DON NUÑO DE ALBA

  
 

DON PEDRO MANUEL DE ASBAJE

  
 

RAMIROescudero

  
 

JUAN INIESTRA

  
 

CABALLEROS

  
 

GUARDIAS

  
 

ENMASCARADOS

  


Época siglo XVII reinado de Felipe IV





 

 

Acto primero


Antecámara en el palacio de los virreyes de México: galeríaen el fondo; mesas con recado de escribir en primero y segundotérminos. Es de noche.

    
     
     

Escena I

    
     

(DON DIEGO e ISABEL en la galería. JUANA INÉSescribiendocerca del proscenio.)

    
     

DIEGO

 

Guárdeos el cieloIsabel.

  

ISABEL

 

Os buscaba con porfía.

  

DIEGO

 

Mucho me placea fe mía

  
  

el veros servirme fiel;

  
  

y no os pesaráque ingrato

5

 
  

¡vive Dios!que nunca fui.

  

ISABEL

 

Lo sé.

  

DIEGO

 

¿Cumplisteis?

  

ISABEL

 

Aquí

  
  

tenéisseñorel retrato. (Se lo da.)

  

DIEGO

 

¡Ah!por fin...

  

ISABEL

 

Esa alegría

  
  

que revela vuestro amor

10

 
  

es mi disculpa mayor...

  
  

yo robarlo no quería.

  

DIEGO

 

¡Extremada es su belleza!

  
     

(Contemplando el retrato.)

    
     

ISABEL

 

Grande fue mi atrevimiento;

  
  

si sospecha vuestro intento

15

 
  

el virrey...

  

DIEGO

 

De su grandeza

  
  

no tengo ningún cuidado

  
  

que en sus largas cacerías

  
  

pasa absorto muchos días.

  

ISABEL

 

Dicen que está enamorado.

20

 

DIEGO

 

¿De alguna agreste hermosura?

  

ISABEL

 

Yo no puedoa fedecillo;

  
  

mas Ginésel pajecillo

  
  

refiere que en la espesura

  
  

del bosqueal morir el día

25

 
  

habla el virreyy en su anhelo

  
  

suspira y contempla el cielo

  
  

con triste melancolía.

  

DIEGO

 

¿Y la condesa?

  

ISABEL

 

Lo ignora;

  
  

y vive en tranquila calma

30

 
  

sin una nube en el alma...

  
  

¡Es tan buena mi señora!

  
  

Sólo por vos he podido

  
  

traicionarla.

  

DIEGO

 

No es traición

  
  

es piedad.

  

ISABEL

 

Tenéis razón

35

 
  

vuestro amor me ha conmovido.

  

DIEGO

 

Sensible sois.

  

ISABEL

 

¿Qué queréis?

  
  

Siempre a mí me causan penas

  
  

las desventuras ajenas.

  

DIEGO

 

Pronto el cielo ganaréis.

40

 

ISABEL

 

Hablad bajo por favor.

  

DIEGO

 

¿Os recatáis?¿quién diría?...

  

ISABEL

 

¡Chist!... Escucharnos podría

  
  

la nueva dama de honor.

  

DIEGO

 

¡Ah! (Fijándose en JUANA.)

  

ISABEL

 

¡Y es la Décima Musa!

45

 
  

Y cuentan que llega a tanto

  
  

lo mágico de su encanto

  
  

que hasta tiene ciencia infusa.

  
  

La condesa la prefiere.

  

DIEGO

 

Justo es honrar tal portento.

50

 

ISABEL

 

Vive en su mismo aposento

  
  

y como hermana la quiere.

  

DIEGO

 

¿Y cuál es su cuarto?

  

ISABEL

 

Aquél.

  

DIEGO

 

Esta sortija tomad

  
  

id con Dios.

  

ISABEL

 

Con Él quedad.

55

 

DIEGO

 

Sois un tesoroIsabel.

  
     

(Vase ISABEL.) [62]

    
     
     

Escena II

    
     

(Dichosmenos ISABEL. DON DIEGO se acerca a la mesa delfondo y escribe.)

    
     

DIEGO

 

(Viendo a JUANA)

  
  

(Yo lograré tu alegría

  
  

tornar en llanto.) (Escribiendo.) «Señor...»

  

INÉS

 

(Este hombre me causa horror.)

  

DIEGO

 

(Goza yavenganza mía.)

60

 
  

(Escribiendo.)

  
  

«Del honor contra la ley

  
  

la condesa ha dado abrigo

  
  

a otro afecto... Un buen amigo

  
  

avisa al noble virrey.

  
  

Su retrato ha dado ya

65

 
  

en prenda de amor a un hombre:

  
  

si os interesa su nombre

  
  

Nuño de Alba os lo dirá.»

  
  

(Ya pagaréis vuestra saña

  
  

vuestra aversión importuna.)

70

 
     

(Cierra la carta y escribe en el sobre.)

    
     
  

«Al Marqués de la Laguna

  
  

virrey de la Nueva España.» (Vase.)

  
     
     

Escena III

    
     

INÉS

    
     

INÉS

 

Mísero idiomano puede

  
  

expresar la pena mía;

  
  

es brasa a la luz del día

75

 
  

se ofuscase humilla y cede.

  
  

Mustios y pálidos son

  
  

estos versos... ¿por qué en suma

  
  

no puede verte la pluma

  
  

lo que siente el corazón?

80

 
  

Este amoroso tormento

  
  

que en mi corazón se ve

  
  

sé que lo sientoy no sé

  
  

la causa porque lo siento.

  
  

Siento una grave agonía

85

 
  

por lograr un devaneo

  
  

que empieza como deseo

  
  

y acaba en melancolía.

  
  

Y entre tan varios dolores

  
  

se juntan en mi existencia

90

 
  

con el rigor de la ausencia

  
  

del olvido los temores.

  
     
     

Escena IV

    
     

DichaDON NUÑO

    
     

NUÑO

 

La aurora de la ventura

  
  

con clara luz amanece

  
  

pues que en palacio aparece

95

 
  

este sol de la hermosura.

  

INÉS

 

¡Don Nuño!

  

NUÑO

 

Inéscon porfía

  
  

os buscó mi amante anhelo

  
  

y gracias le doy al cielo

  
  

de hallarosseñora mía.

100

 

INÉS

 

Pocoa fele agradecéis.

  

NUÑO

 

Siempre os mostráis desdeñosa;

  
  

esquiva sois cuanto hermosa.

  

INÉS

 

Perdonad...

  
  

(Hace ademán de irse.)

  

NUÑO

 

¿Iros queréis?

  
  

Dejáisme en tinieblas.

  

INÉS

 

¡Oh!

105

 
  

¡Me requerís! Ofendida

  
  

debiera estar.

  

NUÑO

 

Esta vida

  
  

siempre en la vuestra vivió.

  
  

Sois polo de imán oculto;

  
  

sois portento sin igual

110

 
  

pirámide intelectual.

  

INÉS

 

(Sonriendo.)

  
  

Culto andáis.

  

NUÑO

 

Os rindo culto

  
  

sois un ángeldoña Inés.

  

INÉS

 

Advierto que blasfemáis;

  
  

si a lo incultoculto dais

115

 
  

inculto ese culto es.

  
  

Sellad el labio profano.

  

NUÑO

 

Tenéis algo de divino

  
  

y a daros culto me inclino

  
  

pues sois serafín humano.

120

 
  

Vuestras prendasvuestro porte

  
  

tienen inmenso poder.

  

INÉS

 

Bien claro se deja ver

  
  

que habéis estado en la corte.

  

NUÑO

 

Vuestro ingenio siempre va

125

 
  

a mi pasión a la mano:

  
  

no peco de cortesano;

  
  

de enamoradoquizá.

  
  

Ocultaros no podría

  
  

este amor rendido y ciego;

130

 
  

mas sorda sois a mi ruego

  
  

y a la triste pena mía.

  

INÉS

 

Sois extremado en bondad.

  

NUÑO

 

Vosen desdén y en rudeza;

  
  

siempre esa noble altiveza

135

 
  

se advierte en la majestad

  
  

de hermosura vencedora;

  
  

mas soy audazcaballero [63]

  
  

y noble; constante os quiero:

  
  

ésta es mi manoseñora.

140

 

INÉS

 

Esta pobre majestad

  
  

a pesar de su grandeza

  
  

os quiere hablar con franqueza.

  

NUÑO

 

¡Oh!sícon franqueza hablad.

  

INÉS

 

Agradezco la intención

145

 
  

que a ser franca me provoca

  
  

y vais a ver en mi boca

  
  

entero mi corazón:

  
  

Dos dudas en que escoger

  
  

tengoy no sé cuál prefiera:

150

 
  

pues vos sentís que no quiera

  
  

y yo sintiera querer.

  
  

[...]

  
  

Si daros gusto me ordena

  
  

la obligaciónes injusto

  
  

quepor daros a vos gusto

155

 
  

haya yo de tener pena.

  
  

[...]

  
  

Maspor otra partesiento

  
  

que es también mucho rigor

  
  

que lo que os debo en amor

  
  

pague en aborrecimiento.

160

 
  

[...]

  
  

Y sea ésta la sentencia

  
  

porque no os podáis quejar:

  
  

que entre aborrecer y amar

  
  

se parte la diferencia.

  
  

[...]

  
  

Y así quedo a mi entender

165

 
  

esta vezbien con los dos:

  
  

con agradecercon vos

  
  

conmigocon no querer.

  

NUÑO

 

A vuestro padre he de hablar

  
  

venceré vuestra porfía.

170

 

INÉS

 

Si no habláis al alma mía

  
  

es preferible callar. (Vase.)

  
     
     

Escena V

    
     

NUÑO

    
     

NUÑO

 

Muestra un injusto rigor:

  
  

olvidarla yo debiera;

  
  

pero¡ay!olvidarla fuera

175

 
  

mi desventura mayor. (Vase.)

  
     
     

Escena VI

    
     

(DON DIEGO y JUAN INIESTRA por la galería.)

    
     

DIEGO

 

Aguarda... que no nos mire:

  
  

¡ah!ya se fue... Juan Iniestra

  
  

tú eres valiente.

  

INIESTRA

 

Don Diego

  
  

sabéis que no hay quien me venza;

180

 
  

en Murcia nos conocimos

  
  

cuando...

  

DIEGO

 

Basta.

  

INIESTRA

 

¡Qué soberbia

  
  

aventura! Me parece

  
  

que vuelvo a la noche aquella.

  
  

¡Pobre conde de Vallejo!

185

 
  

La estocada fue maestra.

  
  

Pero entonces os llamabais

  
  

don Rodrigo de Pereda

  
  

y eráis contador del conde.

  

DIEGO

 

¡Silencio! Si nos oyeran...

190

 
  

¿Quieres ganar cien ducados?

  

INIESTRA

 

Sabéis que mi espada es vuestra.

  
  

¿Qué es lo que tengo que hacer?

  

DIEGO

 

Es arriesgada la empresa.

  

INIESTRA

 

Decid.

  

DIEGO

 

Si cumplesel oro;

195

 
  

si no cumplestu cabeza:

  
  

¿puedes contar con tres hombres

  
  

audaces cual tú?

  

INIESTRA

 

Muy cerca

  
  

los tengo.

  

DIEGO

 

Bienesta noche

  
  

se aguarda al virreyy hay fiesta

200

 
  

en palacio; allí en la plaza

  
  

los cuatro estaréis alerta:

  
  

a una señal penetráis

  
  

con disfraces y caretas.

  
  

Has de robar una dama

205

 
  

que yo mostraré.

  

INIESTRA

 

Pues vengan

  
  

los ducados.

  

DIEGO

 

Aquí están.

  

INIESTRA

 

Muy bien.

  
     

(Cuenta el dinero y lo guarda.)

    
     

DIEGO

 

En la plaza espera.

  

INIESTRA

 

Yo necesito un resguardo

  
  

para salir de esta tierra

210

 
  

por si acaso...

  

DIEGO

 

Lo tendrás.

  

INIESTRA

 

Pues la fortuna os proteja.

  
     

(Vase INIESTRA.)

    
     
     

Escena VII

    
     

DON DIEGO

    
     

DIEGO

 

El retrato de tu esposa

  
  

tengo al fin¡oh!condey él [64]

  
  

sirviendo a mis miras fiel

215

 
  

mi venganza hará gloriosa.

  
     

(Deja el retrato sobre la mesa.)

    
     
     

Escena VIII

    
     

DON NUÑODON DIEGO

    
     

DIEGO

 

Siempre buscáis el retiro

  
  

don Nuño; lo extraño en vos.

  

NUÑO

 

¡Ay!

  

DIEGO

 

¿Suspiráis? ¡Vive Dios!

  

NUÑO

 

¡Ah!sídon Diegosuspiro.

220

 

DIEGO

 

¿Por acaso saber puedo

  
  

quién es la dama? Decid:

  
  

¿quién es ella? Así en Madrid

  
  

me preguntaba Quevedo.

  

NUÑO

 

Es la noble Juana Inés

225

 
  

de Asbaje.

  

DIEGO

 

(¡Ah!) Síla doncella

  
  

llegada ayer; es muy bella

  
  

y dicen que sabia es.

  

NUÑO

 

¡Sí!

  

DIEGO

 

Merecéis mis albricias

  
  

que es fama que esa señora

230

 
  

fue graduada de doctora

  
  

en las aulas pontificias

  
  

de aquesta universidad;

  
  

y cuentan que tanto sabe

  
  

que fue de un obispo grave

235

 
  

vencedora.

  

NUÑO

 

Es la verdad.

  

DIEGO

 

Pero según aseguran

  
  

tiene amory no con vos.

  

NUÑO

 

¡Oh!don Diego... ¡Vive Dios!

  

DIEGO

 

Eso las damas murmuran.

240

 

NUÑO

 

La envidia es infame.

  

DIEGO

 

No

  
  

puede así dejar de ser;

  
  

pero es frágil la mujer...

  
  

¡Si supierais lo que yo!

  

NUÑO

 

(Exaltado.) ¿Qué?

  

DIEGO

 

Vuestro amor os exalta;

245

 
  

mas reprimid vuestra llama;

  
  

yo no hablo de vuestra dama.

  

NUÑO

 

¿Pues?

  

DIEGO

 

De otra dama más alta.

  

NUÑO

 

¿De la condesa?

  

DIEGO

 

Escuchad.

  
  

Muchas cosas he sabido...

250

 
  

¡Ah!¿comprendéis este olvido?

  
     

(Fingiendo que le sorprende el retrato que está en la mesa.)

    
     
  

Este traslado mirad.

  
  

Volverlo a su dueño es ley

  
  

y ya que al virrey tratáis

  
  

os ruego que así lo hagáis.

255

 

NUÑO

 

(Guardando el retrato.)

  
  

Darélo al señor virrey.

  

DIEGO

 

¡Ahla mujer!

  

NUÑO

 

¡Qué porfía!

  

DIEGO

 

Vuestra dama...

  

NUÑO

 

Yo la adoro

  
  

don Diegoporque es tesoro

  
  

de bien y sabiduría.

260

 

DIEGO

 

Será mucho su saber

  
  

pero es mala.

  

NUÑO

 

¡Caballero!

  

DIEGO

 

Malamuy malay lo infiero

  
  

don Nuñode que es mujer.

  
  

Tened precaución en fin:

265

 
  

si Eva que nada sabía

  
  

cometió cierta herejía

  
  

¿qué hará sabiendo latín?

  

NUÑO

 

Siempre gastáis buen humor.

  

DIEGO

 

Siempre soy justo.

  

NUÑO

 

Noa fe.

270

 

DIEGO

 

Por experiencia lo sé:

  
  

la mujer es un horror.

  
     

(Salen MARÍA LUISA y JUANA y se quedan escuchando.)

    
     
  

Prendada de su belleza

  
  

siempre estáde veras hablo

  
  

su corazón en el diablo

275

 
  

en las galas su cabeza.

  
  

Cuando en su rostro tranquilo

  
  

dulce calma se divisa

  
  

debemos ver en su risa

  
  

la risa del cocodrilo.

280

 
  

Cuando altivaindiferente

  
  

muestra desdén y recelo

  
  

es su desdén el anzuelo

  
  

que engaña al pez inocente.

  
  

Cuando es amable y discreta

285

 
  

el engaño lleva al cinto

  
  

y es su pecho laberinto

  
  

más terrible que el de Creta.

  
  

Se agita su corazón

  
  

cual la veleta en el viento;

290

 
  

es su espejo el fingimiento

  
  

el engaño es su ambición.

  
  

Ya nuestras iras afronta

  
  

y ya sin motivo llora;

  
  

si es honradaes gastadora

295

 
  

si no es gastadoraes tonta.

  
  

Es su vida liviandad;

  
  

bella o nojoven o vieja

  
  

a la serpiente semeja.

  

NUÑO

 

Nodon Diego.

  

DIEGO

 

Recordad

300

 
  

la manzana pestilente [65]

  
  

que se comieron a dos

  
  

contra el mandato de Dios

  
  

la mujer y la serpiente:

  
  

la mujer pariente es

305

 
  

de Satanásno es agravio.

  

NUÑO

 

Don Diegosellad el labio

  
  

que yo adoro a Juana Inés.

  

DIEGO

 

Mucho lo siento por vos.

  

NUÑO

 

Mirad que si el hierro empuño...

310

 

DIEGO

 

Me dais lástimadon Nuño.

  

NUÑO

 

¡Me ofendéis! ¡Ira de Dios!

  
  

Riñamos en buena hora.

  

DIEGO

 

Sois un necio.

  

NUÑO

 

(Desenvaina su espada.)

  
  

¡Defendeos!

  
     

(DON DIEGO desenvaina también.)

    
     

LUISA

 

¡Caballeros! (Interponiéndose.)

  

INÉS

 

¡Deteneos!

315

 

DIEGO

 

(¡Ahla virreina!)

  

NUÑO

 

¡Señora!

  
     
     

Escena IX

    
     

DichosINÉS y MARÍA LUISA

    
     

INÉS

 

(A DON DIEGO.)

  
  

Hombres necios que con mengua

  
  

del honor de un caballero

  
  

encomendáis al acero

  
  

los errores de la lengua.

320

 
  

Hombres necios que acusáis

  
  

a la mujersin razón

  
  

sin ver que sois la ocasión

  
  

de lo mismo que culpáis;

  
  

sí con ansia sin igual

325

 
  

solicitáis su desdén

  
  

¿por qué queréis que obren bien

  
  

y las incitáis al mal?

  
  

[...]

  
  

Parecer quiere el denuedo

  
  

de vuestro parecer loco

330

 
  

al niño que pone el coco

  
  

y luego le tiene miedo

  
  

[...]

  
  

¿Qué humor puede ser más raro

  
  

que el quefalto de consejo

  
  

él mismo empaña el espejo

335

 
  

y siente que no esté claro?

  
  

Con el favor y el desdén

  
  

tenéis condición igual

  
  

quejándoossi os tratan mal

  
  

burlándoossi os quieren bien.

340

 
  

Opiniónninguna gana

  
  

pues la que más se recata

  
  

si no os admitees ingrata

  
  

y si os admitees liviana.

  
  

Siempre tan necios andáis

345

 
  

quecon desigual nivel

  
  

a una culpáis de crüel

  
  

a otra de fácil culpáis.

  
  

¿Pues cómo ha de estar templada

  
  

la que vuestro amor pretende

350

 
  

si la que es ingrataofende

  
  

y la que es fácilenfada?

  
  

Masentre el enfado y pena

  
  

que vuestro gusto refiere

  
  

bien haya la que no os quiere

355

 
  

y quejaos en hora buena.

  
  

Dan vuestras amantes penas

  
  

a sus libertades alas

  
  

y después de hacerlas malas

  
  

las queréis hallar muy buenas.

360

 
  

[...]

  
  

Pues ¿para qué os espantáis

  
  

de la culpa que tenéis?

  
  

Queredlas cual las hacéis

  
  

o hacedlas cual las buscáis.

  

DIEGO

 

Vencisteis en buena ley:

365

 
  

sois extremada en la lid.

  

NUÑO

 

¡Oh!sí.

  

LUISA

 

Don Diegosalid

  
  

id a esperar al virrey. (Vase.)

  
  

(A DON NUÑO.)

  
  

Y vos por allá.

  
     

(Señalando otra puerta.)

    
     
     

Escena X

    
     

JUANA y MARÍA LUISA

    
     

LUISA

 

¿Suspiras?

  

INÉS

 

Siempre suspiro por él.

370

 

LUISA

 

Vamosdesdobla el papel

  
  

que quiero oír esas liras.

  

INÉS

 

Señorael lenguaje vago

  
  

bosquejo es del pensamiento

  
  

cual suele del firmamento

375

 
  

ser bosquejo el turbio lago.

  
  

Mas su divino arrebol

  
  

pincel humano no pinta:

  
  

para el sol nos falta tinta

  
  

y el pensamiento es un sol.

380

 

LUISA

 

Tu ingenio a tu musa acusa

  
  

mas la defiende la fama:

  
  

ya el orbe hispano te aclama

  
  

como a la Décima Musa.

  

INÉS

 

Señoravuestra bondad

385

 
  

siempre incesante se muestra;

  
  

mi voluntad es la vuestra. [66]

  

LUISA

 

Bienpues escucho.

  

INÉS

 

Escuchad:

  
  

«A un ausente.»

  
  

(Con voz muy conmovida.)

  
  

No os asombre

  
  

que yo me conmueva tanto;

390

 
  

se deshace mi alma en llanto

  
  

al recuerdo de aquel hombre.

  
  

(Leyendo.)

  
  

Amado dueño mío

  
  

escucha un rato mis cansadas quejas

  
  

pues del viento las fío

395

 
  

[...]

  
  

si no se desvanece el triste acento

  
  

como mis esperanzas en el viento.

  
  

Yo sin cesar te aguardo:

  
  

si miras hoy de Bética las flores

  
  

recuerda que aquí guardo

400

 
  

la flor que prenda fue de mis amores

  
  

y que tanto la miro y quiero tanto

  
  

que es su rocío mi amoroso llanto.

  
  

Si del campo te agradas

  
  

goza de sus frescuras venturosas

405

 
  

sin que aquestas cansadas

  
  

lágrimas te detengan enojosas;

  
  

que en él verássi atento te entretienes

  
  

ejemplos de mis males y mis bienes.

  
  

[...]

  
  

Si ves el cielo claro

410

 
  

tal es la sencillez del alma mía;

  
  

y side luz avaro

  
  

de tinieblas emboza el claro día

  
  

es con su oscuridad y su inclemencia

  
  

imagen de mi vida en esta ausencia.

415

 
  

[...]

  
  

¿Cuándo tu voz sonora

  
  

herirá mis oídosdelicada

  
  

y el alma que te adora

  
  

de inundación de gozos anegada

  
  

a recibirte con amante prisa

420

 
  

saldrá a los ojos desatada en risa?

  
  

¡Ay!¿cuándogloria mía

  
  

mereceré gozar tu luz serena?

  
  

¿Cuándo llegará el día

  
  

que ponga dulce fin a tanta pena?

425

 
  

¿Cuándo veré tus ojosdulce encanto

  
  

y de los míos secarás el llanto?...

  

LUISA

 

En conceptos que son flores

  
  

tu galana poesía

  
  

traduce biena fe mía

430

 
  

de la ausencia los rigores.

  
  

Conozco tu sentimiento

  
  

que yoJuanasin reposo

  
  

aunque cortade mi esposo

  
  

la ausencia también lamento.

435

 

INÉS

 

Le deseo conocer

  
  

ya que conozco su fama

  
  

que el que es vuestro y tanto os ama

  
  

grande sin duda ha de ser.

  
  

Muchoa feseñora mía

440

 
  

vuestro tormento me pesa.

  

LUISA

 

Consuélameque hoy regresa

  
  

de su larga cacería.

  

INÉS

 

Pues hoy vuestra dicha es doble

  
  

que abrazaréis anhelante

445

 
  

a un esposo y a un amante

  
  

tan generoso y tan noble.

  

LUISA

 

Juanael dolor de los celos

  
  

viene a ofuscar mis amores.

  

INÉS

 

No hay corazón sin dolores

450

 
  

no existen sin nubes cielos.

  
  

¿Más pruebas tenéis?

  

LUISA

 

Ignoro

  
  

si es culpable; sólo sé

  
  

que lloro y suspiroy que

  
  

entre temores le adoro.

455

 

INÉS

 

Al mirar el tierno amor

  
  

cuya ausencia os causa duelo

  
  

aún más conocer anhelo

  
  

al virrey vuestro señor.

  
  

Su nobleza generosa

460

 
  

es dignala fama cuenta

  
  

del gran rey que representa

  
  

y digno de tal esposa.

  
  

Aunque nunca yo le vi

  
  

joven y hermoso le creo

465

 
  

y digno de tal empleo.

  

LUISA

 

Es verdaddigno de mí.

  
  

¿Y tu amado? Di quien es

  
  

di su nombre.

  

INÉS

 

No os asombre

  
  

señorano sé su nombre.

470

 

LUISA

 

Es extrañoJuana Inés.

  

INÉS

 

Señorala historia mía

  
  

encierra tristes memorias

  
  

cual las que guardan historias

  
  

de andante caballería:

475

 
  

cual semidiós inmortal

  
  

de los que Homero ha pintado

  
  

a mi doncel adorado

  
  

mi hermoso valle natal

  
  

miré cruzar una vez.

480

 
  

Jamás su recuerdo pierdo;

  
  

palidezco a su recuerdo;

  
  

contemplad mi palidez.

  
  

Era una tarde; volaba

  
  

negra tormenta y rugía:

485

 
  

sus ojos el sol cubría [67]

  
  

y el cielo ciego quedaba.

  
  

A mis padres¡ay de mí!

  
  

de amor y ambiciones ciego

  
  

quiso robarme don Diego.

490

 

LUISA

 

¿Don Diego de Illezcas?

  

INÉS

 

Sí.

  

LUISA

 

¡Perverso!

  

INÉS

 

Y torpe y cruel.

  

LUISA

 

Prosigue.

  

INÉS

 

Asióme en sus brazos...

  

LUISA

 

¡Infame!

  

INÉS

 

De aquellos lazos...

  

LUISA

 

¿Te arrancaron?

  

INÉS

 

Era él.

495

 
  

Combatieron con ardor;

  
  

rayos eran las miradas

  
  

eran rayos las espadas

  
  

era rayo su furor.

  
  

Huyó don Diego cobarde

500

 
  

y como en bronce grabada

  
  

queda la historia pasada

  
  

quedó en mi pecho esa tarde.

  
  

Él de sus ojos la viva

  
  

llama en mis ojos fijó

505

 
  

y no bien me libertó

  
  

de amor me dejó cautiva.

  
  

Su favor le agradecí

  
  

y aunque verlo no quería

  
  

amorélen mí veía.

510

 
  

Yo amor en sus ojos vi.

  
  

Mi miradaentre sonrojos

  
  

le reveló mi pasión

  
  

que cuando habla el corazón

  
  

no pueden callar los ojos.

515

 

LUISA

 

¿Desde entonces?

  

INÉS

 

Por él lloro.

  

LUISA

 

¡AhJuana Inés!

  

INÉS

 

Y sin calma

  
  

vivo sin ély sin alma

  
  

que es el alma en quien adoro.

  

LUISA

 

¿Le has vuelto a ver?

  

INÉS

 

El ingrato

520

 
  

partió lejos de mi amor;

  
  

diome en prenda esta flor

  
  

y yo le di mi retrato;

  
  

él comprendió en mi ansiedad

  
  

que era mi gloriami aliento

525

 
  

mi ambiciónmi pensamiento

  
  

mi dichami eternidad...

  
  

Pero el alma un mal presiente

  
  

al ver que flor marchitada

  
  

flor en cenizas tornada

530

 
  

es prenda de fuego ardiente.

  
  

Aunque alejóse crüel

  
  

vive siempre en mi memoria

  
  

y es mi venturala gloria

  
  

de que padezco por él.

535

 
  

Desde que le amopercibo

  
  

grandeza en mis pensamientos

  
  

aliento con dos alientos

  
  

con dos existencias vivo:

  
  

su recuerdo me acompaña.

540

 

LUISA

 

ConsuélateJuana Inés

  
  

presto sabremos quién es

  
  

escribiremos a España.

  

INÉS

 

¡Si le volviera a mirar!

  

LUISA

 

Será mío tu contento.

545

 
  

Aguárdame aquí un momento

  
  

voy por el conde a rezar.

  
     

(Vase por la galería.)

    
     
     

Escena XI

    
     

(INÉS solatomando la flor.)

    
     

INÉS

 

Rosa divina que en gentil cultura

  
  

fuistecon tu fragante sutileza

  
  

magisterio purpúreo en la belleza

550

 
  

enseñanza nevada a la hermosura.

  
  

Prenda de mi pasión ardiente y pura:

  
  

aunque ejemplo de vana gentileza

  
  

y aunque en tu ser unió naturaleza

  
  

la cuna alegre y triste sepultura;

555

 
  

no cual tú morirá mi fe querida

  
  

que túque el riesgo de morir desdeñas

  
  

yaces al fin marchita y encogida;

  
  

de tu caduco ser dos mustias señas

  
  

mas no es mi amor asítú con tu vida

560

 
  

tan sólo al falso amor la vida enseñas.

  
     

(Se dirige el su habitación y al abrir la puerta se encuentra conDON DIEGO.)

    
     
     

Escena XII

    
     

JUANA INÉSDON DIEGO

    
     

INÉS

 

¡Ah! ¡Vos aquí!

  

DIEGO

 

Juana Inés

  
  

¡silenciosilencio!

  
     

(Tomándole las manos.)

    
     

INÉS

 

(Rechazándole.) Idos...

  
  

¿Qué pretendéis?

  

DIEGO

 

Ya que injusta

  
  

mi corazón has herido

565

 
  

y despreciando mi amor

  
  

de otro amor me haces ludibrio

  
  

sabré obligarte. [68]

  

INÉS

 

¡Jamás!

  

DIEGO

 

Está ya comprometido

  
  

el honor...

  

INÉS

 

Mi honordon Diego

570

 
  

como el sol fulgura límpido;

  
  

ni al cielo alcanza el insecto

  
  

ni vos...

  

DIEGO

 

¡Juana!

  

INÉS

 

Al honor mío.

  
  

¡Basta ya!; salid.

  

DIEGO

 

Mi mano

  
  

te ofrezco.

  

INÉS

 

Callad... ¡Qué he oído!

575

 

DIEGO

 

Penetrar por el balcón

  
  

de tu aposento me han visto

  
  

cien caballeros y damas.

  

INÉS

 

¡Sois un infame!

  

DIEGO

 

He querido

  
  

comprometerte.

  

INÉS

 

(Con dignidad.) ¡Salid!

580

 
  

o doy voces.

  

DIEGO

 

He vencido

  
  

siempreJuanay venceré.

  
  

Esa flor...

  
     

(Pretende arrebatársela; luchan.)

    
     

INÉS

 

Quitad... ¡Dios mío!

  
  

¡Socorro!

  

DIEGO

 

¡Triunfé!

  

INÉS

 

¡Señora!

  
     

(Corre hacia la galería. DON DIEGO se va precipitadamente porla derecha.)

    
     
     

Escena XIII

    
     

(DichosNUÑO. NUÑO desenvaina su espada y se va enseguimiento de DON DIEGO.)

    
     

NUÑO

 

¡Deteneos! ¡Vive Cristo!

585

 
     
     

Escena XIV

    
     

(INÉSMARÍA LUISA. Después varios caballeros.)

    
     

LUISA

 

¡Juana Inés!

  

INÉS

 

(Con mucha agitación.)

  
  

Señora... aquí

  
  

van a cruzar sus aceros...

  
  

don Diego... ¡Infame! ¡Ay de mí!

  

LUISA

 

¡Guardias!venid... Caballeros

  
     

(Aparecen varios caballeros.)

    
     
  

¡Corred!... ¡corred por allí! (Vanse.)

590

 
     
     

Escena XV

    
     

INÉSMARÍA LUISA

    
     

LUISA

 

¿Pero qué es lo que ha pasado?

  

INÉS

 

¡Señora!...

  
  

(Prorrumpiendo en llanto.)

  

LUISA.

 

Juanano llores.

  

INÉS

 

El traidor me ha arrebatado

  
  

la rosa de mi adorado

  
  

la prenda de mis amores.

595

 
     
     

Escena XVI

    
     

DichosRAMIRO y DOÑA MENCIA.

    
     

RAMIRO

 

Grande escándalo se advierte.

  

INÉS

 

Es muy triste y dolorosa

  
  

de rosa y mujer la suerte...

  
  

la vidaseñoraes muerte

  
  

en la mujer y en la rosa.

600

 

MENCIA

 

¡La nueva dama de honor!

  

INÉS

 

Mi destino es padecer.

  

MENCIA

 

Era su amante¡qué horror!

  
     
     

Escena XVII

    
     

(DichosDON NUÑO y CABALLEROS. DON NUÑO entra con laespada desenvainada.)

    
     

NUÑO

 

Aquí tenéis vuestra flor.

  

INÉS

 

¡Pobre flor!

  
     

(La besa apasionadamente.)

    
     
  

¡Pobre mujer!

605

 
     

(Se arroja sollozando en brazos de MARÍA LUISA.)

    
     

CAE EL TELÓN

    

Acto segundo


La misma decoración.

    
     
     

Escena I

    
     

DOÑA MENCIAISABEL

    
     

MENCIA

 

¡Qué liviano atrevimiento!

  

ISABEL

 

¿Qué decísdoña Mencia?

  

MENCIA

 

Yo misma vi que salía

  
  

don Nuño de ese aposento.

  
  

No hago mal en referir

5

 
  

hechos que públicos son:

  
  

entraba por el balcón;

  
  

muchos le vieron subir

  
  

y a Juana hallaron con él. [69]

  

ISABEL

 

De otra fueron los deslices.

10

 

MENCIA

 

¿Qué?

  

ISABEL

 

La condesa...

  

MENCIA

 

¿Qué dices?

  
  

Calla por DiosIsabel.

  
  

Juana Inés es muy ligera;

  
  

no sé dónde dejaría

  
  

su mucha sabiduría

15

 
  

para obrar de esa manera.

  
  

Nueva en palaciola ley

  
  

que rige aquí desconoce;

  
  

llegada ayerse conoce

  
  

que no conoce al virrey.

20

 
  

¡Provocar una pendencia!

  
  

Debe ignorar en verdad

  
  

la austera severidad

  
  

que despliega su excelencia.

  

ISABEL

 

Tal vez Juana no esté pura

25

 
  

mas la condesa... A fe mía...

  

MENCIA

 

CallaIsabel. ¡Qué osadía!

  

ISABEL

 

Mucho la corte murmura...

  
  

como allí viven las dos...

  
  

como don Nuño la adora...

30

 

MENCIA

 

¿Sospechas de mi señora?

  
  

Isabelcalla por Dios.

  

ISABEL

 

Yo no aseguro...

  

MENCIA

 

Enconosa

  
  

es la calumnia¡Dios mío!

  

ISABEL

 

Yo pensé que el desafío...

35

 

MENCIA

 

Fue por causa de la rosa

  
  

que Juana le dioya ves...

  

ISABEL

 

Será; pero yo creí...

  

MENCIA

 

Vámonos presto de aquí

  
  

que se acerca Juana Inés. (Vanse.)

40

 
     
     

Escena II

    
     

JUANA INÉS

    
     

INÉS

 

De liviandad¡oh dolor!

  
  

gente liviana me arguye

  
  

pretende mi deshonor...

  
  

¡Pobre mujer es la flor

  
  

que hasta el gusano destruye!

45

 
  

Luchemosluchemossí.

  
  

¿No sabesalmavencer?...

  
  

La gloria se encuentra aquí...

  
  

Soy desdichada¡ay de mi!

  
  

por hermosa y por mujer.

50

 
  

Dolomaldadambición

  
  

señores del mundo son;

  
  

si es el mundo polvo inmundo

  
  

¿en dónde cabe este mundo

  
  

que siento en mi corazón?

55

 
  

¡Oh calumnia! Mi alma es dueña

  
  

del honor y te desdeña:

  
  

que Dios su fuerza me mande

  
  

y la calumnia más grande

  
  

para alcanzarme es pequeña.

60

 
  

Mancharme intentan... ¡Qué anhelo!

  
  

¡Oh!razónno tengas duelo

  
  

mira el insulto con calma.

  
  

Yo tengo un cielo en el alma

  
  

¿quién puede manchar el cielo?

65

 
     
     

Escena III

    
     

El VIRREYdicha

    
     

INÉS

 

¡Ah!mi dueño¡gran Dios!

  
     

(Corriendo hacia él.)

    
     

VIRREY

 

¡Alma del alma!

  

INÉS

 

¡Mi bienal fin te miro!

  

VIRREY

 

¡Tu aliento al fin respiro!

  

INÉS

 

¡Ésta es la dichasí! Guarda un tesoro

  
  

de amor mi corazón.

  

VIRREY

 

¡Y yo te adoro!

70

 

INÉS

 

Repite esa palabra venturosa.

  

VIRREY

 

¡Oh!¡sí te adoroInés! (¡Y cuán hermosa!)

  
  

(Es horrible mi dichaque es horrible

  
  

amar un imposible.)

  

INÉS

 

Pero volviste al fin. Déjame verte.

75

 

VIRREY

 

Verte quiero también.

  

INÉS

 

¡Cuánto te quiero!

  

VIRREY

 

Mi gloria es bendecirte y es quererte.

  

INÉS

 

Cesó el dolor.

  

VIRREY

 

Te estrecho entre mis brazos.

  

INÉS

 

Y lloro de placerlloro y sonrío...

  

VIRREY

 

Inésen ti deslumbran

80

 
  

del genio la grandeza

  
  

la noble discreción y la belleza.

  

INÉS

 

Cuando rayos de amor el alma halagan

  
  

bellezaingenio y sol su luz apagan.

  

VIRREY

 

¡Ven a mis brazosven!

  

INÉS

 

Y siempre unidas

85

 
  

estén cual nuestras manos nuestras vidas.

  

VIRREY

 

(¡Fatalidad odiosa!)

  

INÉS

 

Muy venturosa soy tu rostro viendo.

  

VIRREY

 

Estoy al fin la gloria comprendiendo.

  

INÉS

 

Tu ausencia lamentaba

90

 
  

en vena amargaen lágrimas copiosas.

  

VIRREY

 

Amante suspiraba.

  

INÉS

 

Y siempre tu recuerdo acariciaba [70]

  
  

regando con mis ojos esta rosa

  
  

(La muestra.)

  
  

y nunca la apartaba

95

 
  

del pecho palpitante.

  

VIRREY

 

Instante por instante

  
  

tu imagen contemplaba.

  

INÉS

 

¡Oh dicha!

  

VIRREY

 

¡Juana mía!

  

INÉS

 

No te apartes de míque me parece

100

 
  

que vas a abandonarme todavía.

  

VIRREY

 

(¡OhDios!)

  

INÉS

 

¿Por qué te fuiste?

  
  

Responde por piedad.

  

VIRREY

 

¡Inés!

  

INÉS

 

¡Bien mío!

  

VIRREY

 

¿Dónde hay gloria más grande que mirarte

  
  

y sin cesar amarte?

105

 
  

Dios sabe que contigo

  
  

mi edén encontraría.

  
  

Dios sabe que este amor nació conmigo.

  

INÉS

 

Yo te juzgaba infiel...

  

VIRREY

 

¡Infiel! (¡Ohcielos!)

  

INÉS

 

Y devorando enojos

110

 
  

en la loca inquietud de mis anhelos

  
  

pasaba ante mis ojos

  
  

la sombra de los celos.

  

VIRREY

 

¡Inés!

  

INÉS

 

Lloraba tanto

  
  

que aquella sombra disipóse en llanto.

115

 

VIRREY

 

Sí.

  

INÉS

 

Mas tú¿no me dijiste

  
  

que nunca de mi amor te apartarías?

  

VIRREY

 

Juana... mi patria...

  

INÉS

 

Es cierto;

  
  

más hoyya no tirano

  
  

quieras dejarmenopide mi mano.

120

 

VIRREY

 

(¡Ah!¡maldición!)

  

INÉS

 

¡Mi bien!

  

VIRREY

 

(Me siento yerto.)

  

INÉS

 

¿Mas piensas en tu patria todavía?

  
  

¿No es tu patriami bienel alma mía?

  
  

A la palabra santa

  
  

Lázaro alzóse del sepulcro frío

125

 
  

y al verte a tibien mío

  
  

mi dicha del sepulcro se levanta.

  

VIRREY

 

¿Pero en palacio tú? No lo comprendo.

  

INÉS

 

Ya soy dama de honor de la condesa.

  

VIRREY

 

(¡OhDios!)

  

INÉS.

 

Y túmi biendime tu nombre. (Pausa.)

130

 
  

Eres noble...

  

VIRREY

 

(¡Ay de mí!)

  

INÉS

 

No desconfío.

  
  

Tu nombre has ocultado

  
  

razónrazón tendrás; no con enojos

  
  

me mires.

  

VIRREY

 

Nuncano. (Soy un malvado.)

  

INÉS

 

Nunca¿es verdad? ¿Ya nunca

135

 
  

de mí te apartarás? Son tus amores

  
  

cual brisa lisonjera.

  

VIRREY

 

Tu amor mi corazón llena de flores.

  

INÉS

 

Tu amor es luzes soles primavera.

  

LUISA

 

(Dentro.) ¡Juana!

  

VIRREY

 

(¡Qué oí!)

  

INÉS

 

Me llama mi señora

140

 
  

¡adiós; ya nos veremos!

  
  

Habla a mi padre pronto.

  

VIRREY

 

(¡OhDios!)

  

INÉS

 

Y unidos

  
  

ya jamás nuestra vida apartaremos.

  
     
     

Escena IV

    
     

El VIRREY

    
     

VIRREY

 

¡Ohdesdicha! Este afanar

  
  

del alma debo calmar;

145

 
  

pero calmarlo no puedo

  
  

de sentirlo tengo miedo

  
  

y este miedo es mi pesar.

  
  

Cuando el astro de mi amor

  
  

vierte su luz apacible

150

 
  

he de apagar su esplendor:

  
  

¡ohcuán horrible dolor

  
  

es amar un imposible!

  
  

Cuando mitigan mis penas

  
  

palabras de encanto llenas

155

 
  

se abre a mis pies un abismo:

  
  

y en mi desdicha yo mismo

  
  

he de ponerme cadenas.

  
  

Después de tanto anhelar

  
  

tras de tanto desear

160

 
  

debes moriramor mío

  
  

arroyuelo que al ser río

  
  

halla su tumba en el mar...

  
  

Huyepuesde mi memoria

  
  

no te quede ni tu gloria

165

 
  

porque eres túpor tu suerte

  
  

guerrero que halla la muerte

  
  

al alcanzar la victoria.

  
  

El deber de la nobleza

  
  

a herir mi pecho me obliga.

170

 
  

¡Oh!se pierde mi cabeza...

  
  

¡Qué infeliz es la grandeza

  
  

cuando es del alma enemiga!

  
  

Me manda el deber sufrir; [71]

  
  

y en otros lazos cautivo

175

 
  

un corazón debo herir;

  
  

¡y sin ella he de vivir

  
  

cuando sin ella no vivo!

  
  

¡Ohcielos! A mi dolor

  
  

piadosos debierais ser:

180

 
  

¡qué implacable es el honor!

  
  

O haced que calle el deber

  
  

o que me mate el amor.

  
     
     

Escena V

    
     

Dicho. RAMIRO

    
     

RAMIRO

 

Si permitevuecelencia...

  

VIRREY

 

¡Oh!venRamiroven aquí

185

 
  

que necesito de ti;

  
  

un infierno es mi existencia;

  
  

recuerda que siendo niño

  
  

en tus brazos me meciste

  
  

mi padre segundo fuiste;

190

 
  

necesito tu cariño.

  
  

Hoy que penas a millares

  
  

aumentan mi agitación

  
  

buscoamigoun corazón

  
  

que comprenda mis pesares.

195

 

RAMIRO

 

¿Qué os pasaseñor?¿quién es

  
  

el que disgustos os da?

  

VIRREY

 

¿SabesRamiroque está

  
  

en palacio Juana Inés?

  

RAMIR

 

Sídesde ayer.

  

VIRREY

 

Cuando apenas

200

 
  

este amor se adormecía

  
  

vuelve a herir el alma mía

  
  

con el dardo de sus penas.

  
  

Su fuego apagar no es dable

  
  

y me atormenta inflexible

205

 
  

poderosoirresistible

  
  

dominadorimplacable.

  
  

Y este afán que me conmueve

  
  

y que mis ansias aviva

  
  

es el águila cautiva

210

 
  

que en vano las alas mueve.

  
  

Mi propio afanar me espanta

  
  

que entre mi amor y el bien mío

  
  

audaz el destino impío

  
  

un imposible levanta.

215

 

RAMIRO

 

Olvidad.

  

VIRREY

 

¿Lo puedo hacer

  
  

cuando esta ardiente pasión

  
  

que agita mi corazón

  
  

es el alma de mi ser?

  
  

Al cielo quise llegar

220

 
  

soñando en amante anhelo

  
  

y estoy contemplando el cielo

  
  

y no lo puedo alcanzar.

  
  

Su rostro acabo de ver;

  
  

oí su dulce suspiro.

225

 
  

¡Es tan hermosaRamiro!

  
  

¡Es un ángel!

  

RAMIRO

 

Es mujer.

  

VIRREY

 

¡Calla!... ¡La infame maldad

  
  

se atreve al ángel sublime!

  
  

Calla.

  

RAMIRO

 

Por más que os lastime

230

 
  

he de decir la verdad.

  

VIRREY

 

¿Qué? ¡Vive Dios!

  

RAMIRO

 

Su hermosura

  
  

cien amantes ha tenido

  
  

y hoy un escándalo ha habido

  
  

y ya la corte murmura.

235

 

VIRREY

 

Habladi con brevedad.

  

RAMIRO

 

Entró a su aposento un hombre.

  

VIRREY

 

¡Ira de Dios! ¿Y su nombre?

  
  

(Callad¡ohcelos!callad.)

  

RAMIRO

 

Como en el mismo aposento

240

 
  

viven la condesa y Juana

  
  

la corte mordaz y vana

  
  

calumnias arroja al viento.

  

VIRREY

 

¡Esto más!

  

RAMIRO

 

Él ostentaba

  
  

como conquista de amor...

245

 

VIRREY

 

¡Ira del cielo!

  

RAMIRO

 

Una flor.

  

VIRREY

 

¡Su nombre! ¡Su nombre! Acaba.

  

RAMIRO

 

Don Nuño de Alba.

  

VIRREY

 

¿Qué oí?

  
  

¿Y así el sagrado atropella

  
  

de palacio?

  

RAMIRO

 

Hablad con ella

250

 
  

que se dirige hacia aquí. (Vase.)

  
     
     

Escena VI

    
     

VIRREYJUANA INÉS

    
     

INÉS

 

Qué triste el tiempobien mío

  
  

pasa lejos de tu lado.

  

VIRREY

 

(Severo.) Bien lo habéis aprovechado.

  

INÉS

 

¿Qué es esto? Yo desvarío...

255

 
  

Tú eres la gloria del alma

  
  

tú eres mi vidami dueño;

  
  

serena el airado ceño

  
  

vuélvele al pecho la calma.

  
  

¡Mi bien!

  

VIRREY

 

Apartad.

  

INÉS

 

¿Qué oí?

260

 
  

Son injustos tus enojos.

  
  

(¡Está mirando mis ojos [72]

  
  

y puede dudar de mí!)

  
  

Escucha.

  

VIRREY

 

Bastaseñora.

  

INÉS

 

Yo delirocielo santo...

265

 
  

¿Gozas acaso en mi llanto?

  

VIRREY

 

(¡Y llora la alevey llora!)

  

INÉS

 

Habladime; la amargura

  
  

dejapor Diosde verter

  
  

en mi pecho.

  

VIRREY

 

Es mi placer

270

 
  

el verte sufrirperjura...

  

INÉS

 

¡Yo...! ¡Yo perjura! ¡Y no estalla

  
  

mi corazón a este nombre!

  

VIRREY

 

Entró en tu aposento un hombre

  
  

y tú eres su amante.

  

INÉS

 

(Con indignación.) Calla.

275

 

VIRREY

 

Don Nuño...

  

INÉS

 

Basta. No quiero

  
  

más oír...

  
  

(El VIRREY quiere hablar.)

  
  

Por compasión

  
  

si no tenéis corazón

  
  

sed al menos caballero.

  
  

Ofendéis vuestra hidalguía.

280

 

VIRREY

 

Explicación necesito.

  

INÉS

 

Hasta la duda es delito

  
  

si se atreve a la honra mía.

  
  

Si ciego no estáis...

  

VIRREY

 

¡Inés!

  

INÉS

 

Ved espléndida y luciente

285

 
  

la alba pureza en mi frente

  
  

y la calumnia a mis pies.

  

VIRREY

 

La corte os está culpando:

  
  

todos murmuran.

  

INÉS

 

¡Qué he oído!

  
  

Me avergüenza haber querido

290

 
  

al que me ofende dudando.

  
  

Honor como rey se abona

  
  

y mi honor en su grandeza

  
  

ciñe en su altiva cabeza

  
  

la inmaculada corona.

295

 

VIRREY

 

(Ah¿qué escucho? Hay en su acento

  
  

la magia de la verdad.)

  
  

Explicadme.

  

INÉS

 

Apartad

  
  

que hablaros me da tormento.

  

VIRREY

 

Oye...

  

INÉS

 

Dejadme.

  

VIRREY

 

¡Por Dios!

300

 
  

Yo bien sé que es tu inocencia...

  

INÉS

 

Para Dios y mi conciencia.

  

VIRREY

 

¡Juana Inés!

  

INÉS

 

No para vos.

  

VIRREY

 

Yo te adoro.

  

INÉS

 

Yo arrancar

  
  

vuestro amordel alma quiero.

305

 

VIRREY

 

Calma este afán.

  

INÉS

 

(Yo me muero

  
  

siento mi pecho estallar.)

  

VIRREY

 

Con la calumnia esparcida

  
  

yo dudé... se dijo aquí...

  

INÉS

 

Pues gozad lejos de mí

310

 
  

con vuestra duda homicida.

  

VIRREY

 

Bienseñora; pues la suerte

  
  

goza con vos en mi daño

  
  

iré con mi desengaño

  
  

sin vos a buscar la muerte.

315

 

INÉS

 

¡Ah!

  

VIRREY

 

Libre os llegaréis a ver

  
  

sed feliz con mi agonía.

  
  

¡Maldito el hombre que fía

  
  

en palabras de mujer!

  
  

Resuelto sabré apagar

320

 
  

de este amor la ardiente llama.

  
     

(Se dirige a la puerta.)

    
     

INÉS

 

(¡Y no vuelve!)

  

VIRREY

 

(Deteniéndose.) (¡Y no me llama!)

  

INÉS

 

(¡Y no lo puedo llamar!)

  
     

(Se dirige INÉS a su habitación.)

    
     

VIRREY

 

(Corriendo hacia ella.)

  
  

¡Ah!ven; tu perdón ansío.

  

INÉS

 

Yo no puedo perdonaros.

325

 

VIRREY

 

(Con ira.) ¡Oh!

  

INÉS

 

Debéis de mí alejaros.

  

VIRREY

 

Juana: adiós...

  

INÉS

 

Adiós.

  
  

¡Dios mío!

  
     

(Prorrumpe en llanto.)

    
     
     

Escena VII

    
     

JUANA INÉS

    
     

INÉS

 

¡Ay!destrozan por mi daño

  
  

las flores de mi esperanza

  
  

el hielo de la mudanza

330

 
  

y el áspid del desengaño.

  
     
     

Escena VIII

    
     

DichaDON PEDRO

    
     

INÉS

 

Padre y señor.

  

PEDRO

 

He sabido

  
  

que mis canas ultrajando

  
  

triste ejemplo a damas dando

  
  

hoy el objeto habéis sido

335

 
  

de las lenguas; y por Dios

  
  

que atento a vuestro saber

  
  

tan ligero proceder

  
  

no imaginaba de vos. [73]

  

INÉS

 

Os ruego que vuestro labio

340

 
  

tal ofensa no me infiera

  
  

que al hablar de esa manera

  
  

vos mismo os hacéis agravio.

  
  

Soy vuestro propio reflejo

  
  

sangre vuestray muerte hallara

345

 
  

antesseñorque manchara

  
  

de vuestro honor el espejo.

  
  

Sé que con noble valor

  
  

y hechos que al mundo admiraron

  
  

mis abuelos consignaron

350

 
  

que no hay vida sin honor.

  
  

De vuestro ejemplo aprendí

  
  

y aquí en el alma lo llevo

  
  

lo que es honorlo que debo

  
  

a mi Diosa vos y a mí.

355

 
  

Mi alta frente he levantado

  
  

que herir la calumnia intenta:

  
  

del que calumnia es la afrenta

  
  

la gloria del calumniado.

  
  

Soy inocente. Mi honor

360

 
  

está como el cielo puro...

  
  

Yo por la madre os lo juro

  
  

del Divino Redentor.

  

PEDRO

 

Soy Asbajey se os advierte

  
  

que nadie ultrajó a un Asbaje

365

 
  

que no llorara el ultraje

  
  

entre el afán de la muerte.

  
  

Honrada estáis. La serena

  
  

virtudJuanaen vos admira

  
  

mas culpada el mundo os mira

370

 
  

y la apariencia es condena.

  
  

Hoy mismo por vuestro amor

  
  

dos hombres aquí han reñido:

  
  

don Diego se encuentra herido

  
  

y don Nuño os dio una flor.

375

 
  

Lenguas hay que arrojan menguas

  
  

con pensamientos arteros

  
  

y no hay en el mundo aceros

  
  

para cortar tantas lenguas.

  
  

Lo que ha de hacerse pensé;

380

 
  

y es el camino más llano

  
  

que al ofensor deis la mano

  
  

o que yo muerte le dé.

  

INÉS

 

¡Ahseñor!terrible pena

  
  

mi desdicha me previene;

385

 
  

a la que culpa no tiene

  
  

a sufrir se le condena.

  

PEDRO

 

Lo manda el deber.

  

INÉS

 

Piedad

  
  

aguardo¡oh!padrede vos.

  

PEDRO

 

Hoy os casáis.

  

INÉS

 

¡Nunca!

  

PEDRO

 

¡OhDios!

390

 
  

¡Nunca ha dicho!

  

INÉS

 

Perdonad.

  

PEDRO

 

¿No soisInéshija mía

  
  

que me hacéis tal desacato?

  
  

¿Mi voluntad no es mandato?

  

INÉS

 

Compadeced mi agonía.

395

 

PEDRO

 

Basta.

  

INÉS

 

Mirad condolido

  
  

a la mujer desdichada. (Se arrodilla.)

  
  

A vuestras plantas postrada

  
  

de rodillas os lo pido.

  

PEDRO

 

Ya mucho en oíros tardo

400

 
  

basta yay obedecedme.

  

INÉS

 

(Levantándose.) Bienseñor; resuelta vedme

  
  

y de vos la muerte aguardo

  
  

piadoso debéis matarme

  
  

que será menor suplicio

405

 
  

que el odioso sacrificio

  
  

a que queréis condenarme.

  

PEDRO

 

Poniendo a las lenguas muro

  
  

elijo el medio más sabio

  
  

que así mi honor desagravio

410

 
  

y vuestra paz aseguro.

  
  

Voy a su excelencia a ver;

  
  

y mirad que yo lo quiero.

  

INÉS

 

Miradseñorque me muero.

  

PEDRO

 

Miradvosque así ha de ser. (Vase.)

415

 
     
     

Escena IX

    
     

JUANA INÉS

    
     

INÉS

 

Sufre y lloraalma ofendida

  
  

si tal situación te asombra

  
  

que a llorar eres nacida

  
  

y es la gloria de la vida

  
  

humopolvoviento y sombra. (Vase.)

420

 
     
     

Escena X

    
     

(DON DIEGO e INIESTRApor la galería.)

    
     

DIEGO

 

Va la fiesta a comenzar;

  
  

es el preciso momento.

  

INIESTRA

 

¿La dama?

  

DIEGO

 

En su cuarto entró

  
  

procura estar en acecho.

  

INIESTRA

 

¿El pasaporte?

  

DIEGO

 

Helo aquí.

425

 
  

¿Tu gente?

  

INIESTRA

 

Lista la tengo.

  

DIEGO

 

Evita cualquier escándalo.

  

INIESTRA

 

Estad tranquilodon Diego.

  

DIEGO

 

Mucha prudencia y sigilo

  
  

y sobre todosilencio

430

 
  

porque hay secretos que matan. [74]

  

INIESTRA

 

Para callar soy un muerto.

  

DIEGO

 

El virrey viene hacia aquí;

  
  

que no te mire.

  

INIESTRA

 

Obedezco. (Vase.)

  
     
     

Escena XI

    
     

DON DIEGOel VIRREY

    
     

DIEGO

 

Señor virrey.

  

VIRREY

 

Dios os guarde

435

 
  

secretario de la Audiencia.

  

DIEGO

 

Mis plácemesgran señor

  
  

os doypues estáis de vuelta.

  

VIRREY

 

Don Diegola cortesía

  
  

es propia de vuestras prendas.

440

 

DIEGO

 

Señor condeme retiro

  
  

si permite vuecelencia.

  

VIRREY

 

Esperad.

  

DIEGO

 

Señor.

  

VIRREY

 

Don Diego

  
  

en palacio una reyerta

  
  

provocasteis.

  

DIEGO

 

¿Yoseñor?...

445

 

VIRREY

 

La causa saber quisiera.

  
  

¿Estáis herido?

  

DIEGO

 

No es nada.

  

VIRREY

 

Hablad.

  

DIEGO

 

Permitid...

  

VIRREY

 

Si intenta

  
  

enmudecer vuestro labio

  
  

será que la culpa es vuestra

450

 
  

y avisaré a la justicia.

  
  

¿Qué ocasionó la pendencia?

  

DIEGO

 

Una dama.

  

VIRREY

 

(¡OhDios!) ¿Su nombre?

  

DIEGO

 

Dejad que evite su afrenta.

  

VIRREY

 

¡Ira del cielo! ¿Calláis?

455

 

DIEGO

 

Temoseñorque os ofenda

  
  

el saberlo.

  

VIRREY

 

¡Vive Dios...

  
  

que se agota mi paciencia!

  
  

Su nombre...

  

DIEGO

 

Señor...

  

VIRREY

 

Su nombre.

  

DIEGO

 

Mi señora la condesa.

460

 

VIRREY

 

¡Villano!¿y os atrevéis

  
  

a inferirme tal ofensa?

  

DIEGO

 

Yo al infame he perseguido

  
  

señor.

  

VIRREY

 

(Horrible sospecha.)

  

DIEGO

 

Reñimos...

  

VIRREY

 

Decidlo todo:

  
  

pero ¡ay de vos! si a mi excelsa

470

 
  

y noble esposaatrevido

  
  

calumniáis con torpe lengua.

  

DIEGO

 

Digoseñorla verdad.

  
  

(Ya mi venganza comienza.)

  

VIRREY

 

Ya escucho.

  

DIEGO

 

Al caer la tarde

475

 
  

volviendo yo de la Audiencia

  
  

vi salir de ese aposento

  
  

un hombre.

  

VIRREY

 

¡Decid quién era!

  

DIEGO

 

Don Nuño de Alba.

  

VIRREY

 

Seguid.

  

DIEGO

 

No notando mi presencia

480

 
  

exclamó: «ya Luisa es mía

  
  

mi dicha a la gloria llega.»

  

VIRREY

 

Callad.

  

DIEGO

 

Señor...

  

VIRREY

 

Proseguid.

  

DIEGO

 

Airado por su insolencia

  
  

«mentís»exclamé«¡cobarde!»

485

 

VIRREY

 

Acabad. (La ira me ciega.)

  

DIEGO

 

Y la espada desnudé

  
  

de vuestro honor en defensa;

  
  

reñimospero a las voces

  
  

y estruendo de la pelea

490

 
  

cien caballeros llegaron

  
  

evitando que muriera

  
  

don Nuño.

  

VIRREY

 

Basta. (Llamando.) ¡Ramiro!

  
     
     

Escena XII

    
     

DichosRAMIRO.

    
     

RAMIRO

 

¿Qué me manda vuecelencia?

  

VIRREY

 

A Nuño de Alba llamad.

495

 
  

¿Qué os detiene? ¡Vive Dios!

  

RAMIRO

 

Esta carta para vos

  
  

me dio un paje.

  

VIRREY

 

Despachad.

  
     
     

Escena XIII

    
     

(Dichos menos RAMIRO. El VIRREYabre la carta.)

    
     

DIEGO

 

(Mi carta... Apenas respiro...)

  
     

(Pasan por el fondo varios enmascaradosrecatándosecautelosamente.)

    
     
  

(Ya Juan Iniestra ha llegado:

500

 
  

si acierta a verle Ramiro...

  
  

Temblando estoy... No ha notado

  
  

su presencia.)

  

VIRREY

 

¡OhDios! ¿Qué miro?

  

DIEGO

 

Señor... [75]

  

VIRREY

 

¡Infame! No hay duda.

  
  

(Viendo la carta.)

  
  

¡Élsu retrato!...

  

DIEGO

 

Señor...

505

 

VIRREY

 

¡Sangresangre!mi furor

  
  

vibre el acero y acuda

  
  

en defensa del honor.

  
  

Mirad.

  
     

(Le da la carta a DON DIEGO.)

    
     

DIEGO

 

¡OhDios!

  

VIRREY

 

No concibe

  
  

el alma tanta maldad.

510

 

DIEGO

 

(Triunfé.)

  

VIRREY

 

Ramiro (Llamando.)llamad

  
  

que es cada instante que él vive

  
  

espantosa eternidad.

  

DIEGO

 

Reportaos.

  

VIRREY

 

¡El villano

  
  

osa atreverse hasta mí!

515

 
  

Tiembla el puñal en mi mano.

  

DIEGO

 

(Leyendo.) El traslado soberano

  
  

de vuestra esposa...

  

VIRREY

 

Sísí...

  
  

¡Don Nuño de Alba! ¡Insolente!

  
  

no hará de su triunfo alarde.

520

 

DIEGO

 

(Hipócritamente.)

  
  

La condesa es inocente.

  

VIRREY

 

(Sin oírlo.) Yo aplastaré a la serpiente.

  
  

¡Ah!por fin llega el cobarde.

  
     
     

Escena XIV

    
     

DichosNUÑO

    
     

NUÑO

 

Señor...

  

VIRREY

 

Venid. A mi honor

  
  

osáis hacer desacato.

525

 

NUÑO

 

¿Yo?

  

VIRREY

 

¿Comprendéis mi rencor?

  
  

Dadme al punto ese retrato

  
  

dádmele al punto.

  
     

(DON NUÑO le da el retrato.)

    
     

NUÑO

 

¡Señor!...

  

VIRREY

 

(Viendo el retrato.)

  
  

¡Ah! ¿Y osasteis mancillar

  
  

mi honra y mi sangre? Matar

530

 
  

sabe mi mano.

  
     

(Desenvaina el puñal y corre hacia DON NUÑO.)

    
     

NUÑO

 

Teneos.

  

DIEGO

 

Es justicia.

  

VIRREY

 

(Arroja el puñal y desnuda la espada.)

  
  

Defendeos

  
  

nunca supe asesinar.

  

NUÑO

 

¿Os irritáis contra mí?

  

VIRREY

 

¡En guardia!

  

INÉS

 

(Dentro.) ¡Favor! ¡Favor!

535

 

DIEGO

 

(¡Cielos!)

  
     

(Se oye rumor de espadas dentro.)

    
     

INÉS

 

(Dentro.) ¡Socorro!

  

VIRREY

 

¿Qué oí?

  
  

Esa voz...

  
     

(DON NUÑO y el VIRREY se dirigen hacia el cuarto deJUANA INÉS; ésta aparece en el momento en que corre DON DIEGO ala galería.)

    
     

INÉS

 

¡Guardiasaquí!

  

VIRREY

 

¡Juana!

  
     

(Entran guardias y caballeros.)

    
     

INÉS

 

(Señalando a DON DIEGO.)

  
  

Prended al traidor.

  
     

(Los guardias prenden a DON DIEGO.)

    
     

CAE EL TELÓN

    

 

Acto tercero


La misma decoración. Es de día.

    
     
     

Escena I

    
     

DOÑA MENCIAISABELRAMIRO

    
     

MENCIA

 

Cáusanme a fe maravilla

  
  

tan impensados sucesos.

  

ISABEL

 

¡Qué escándaloVirgen santa!

  

MENCIA

 

El raptor era don Diego

  
  

y en su poder estaría

5

 
  

Juanaa no ser por don Pedro

  
  

que rondando cauteloso

  
  

pudo acudir a buen tiempo.

  

ISABEL

 

Pues se dijo quedon Nuño...

  

RAMIRO

 

El amante caballero

10

 
  

está inocente de todo.

  

ISABEL

 

El raptor se encuentra preso.

  

RAMIRO

 

Si acaso queda con vida

  
  

será un milagro del cielo.

  
  

Este don Diego de Illezcas

15

 
  

es un vil aventurero

  
  

un malvado.

  

MENCIA

 

Quiero hablar

  
  

Ramiro¡por Dios!

  

RAMIRO

 

Accedo.

  
  

Que es una dueña callando

  
  

candil sin aceite y fuego.

20

 

MENCIA

 

Llegó don Pedroos decía

  
  

y desnudando el acero

  
  

castigó de aquellos hombres

  
  

el audaz atrevimiento.

  

ISABEL

 

Es valiente el buen anciano.

25

 

MENCIA

 

Que no interrumpas te ruego.

  
  

Juan Iniestra quedó herido

  
  

y sus cómplices huyeron. [76]

  
  

Don Pedro entonces airado

  
  

le puso la espada al pecho

30

 
  

y él confesó que el delito

  
  

fue tramado por don Diego.

  
  

Por finaclarado todo

  
  

al ser el de Illezcas preso

  
  

el buen anciano celoso

35

 
  

de su honorque es caballero

  
  

llevóse a su casa a Inés

  
  

y desde entonces no ha vuelto.

  

ISABEL

 

Malo es don Diego.

  

RAMIRO

 

Tan malo

  
  

que vino de España huyendo

40

 
  

por homicida.

  

MENCIA

 

¡Jesús!

  

RAMIRO

 

Así consta del proceso.

  
  

Desde ayer lo sujetaron

  
  

a la cuestión del tormento

  
  

y declaró la inocencia

45

 
  

de Juana Inés.

  

MENCIA

 

¡Qué perverso!

  
  

Va a pagar todos sus crímenes

  
  

y sus infames proyectos.

  
  

¿Y qué pena le impondrán?

  

RAMIRO

 

La muertesegún yo creo.

50

 

MENCIA

 

¡Válgame Dios!

  

RAMIRO

 

Merecida

  
  

será la pena. A este reino

  
  

pasó de Murciaque allí

  
  

robó al conde de Vallejo

  
  

diez mil doblas; y le dio

55

 
  

la muerte el infame.

  

ISABEL

 

¡Cielos!

  
  

¡Cuánta maldad!

  

MENCIA

 

¿Y por qué

  
  

tuvo aquí tan buen empleo?

  

RAMIRO

 

Engañaba a su excelencia

  
  

con su audacia y con su ingenio

60

 
  

pues cambió su nombre antiguo

  
  

por el que hoy le conocemos.

  

ISABEL

 

Al virrey aborrecía.

  

RAMIRO

 

Eran rencores de celos.

  

MENCIA

 

¡Cómo! ¿Qué dicesRamiro?

65

 
  

¡Imposible!...

  

RAMIRO

 

Pues es cierto.

  
  

Cuando el marqués pretendía

  
  

a la condesadon Diego

  
  

rondaba también su calle

  
  

con amorosos intentos.

70

 
  

Una nocheen que el nublado

  
  

su oscuro manto tendiendo

  
  

sobre Madrid remedaba

  
  

la oscuridad del averno

  
  

le halló el marqués a la reja

75

 
  

de la casaconviniendo

  
  

con una dueña los planes

  
  

para un rapto. En el momento

  
  

velozcual rayosu espada

  
  

dio al atrevido escarmiento.

80

 
  

Huyó don Diego cobarde

  
  

receloso y encubierto

  
  

con su sangre matizando

  
  

aquellos sitios desiertos.

  
  

Dirigióse a Murciaoculto

85

 
  

y vino a América luego.

  

MENCIA

 

¡Vaya! ¡Y las tramas que urdía!

  
  

¡Era un archivo de enredos!

  
  

Al escalar el balcón

  
  

todas las damas creyeron

90

 
  

que era Nuñopues llevaba

  
  

un adornado sombrero

  
  

al de Alba igualy una capa

  
  

de la de Nuño remedo.

  
  

Y la noche tan oscura

95

 
  

favoreció sus intentos.

  
  

Mas pronto el castigo halló;

  
  

no son los plazos eternos;

  
  

no hay deuda que no se cumpla...

  

RAMIRO

 

¡Su excelencia!

  

MENCIA

 

(A ISABEL.). Pues entremos.

100

 
     
     

Escena II

    
     

(RAMIRO y el VIRREY. Ramiro se dirige a la galería.)

    
     

VIRREY

 

Buen Ramiroven aquí.

  
  

¿Has visto a Inés?

  

RAMIRO

 

Noseñor.

  

VIRREY

 

Crece por ella mi amor.

  
  

no sé qué será de mí.

  
  

Hoy con su ausencia he sentido

105

 
  

que un nuevo dolor me oprime;

  
  

en dóndeRamirodime

  
  

¿en dónde se halla el olvido?

  
  

Es mi pasión fuego intenso;

  
  

no puedo dejar de amarla;

110

 
  

pues cuando quiero olvidarla

  
  

más y más en ella pienso.

  
  

Hoy sin ver su luz querida

  
  

siento en mí amarga aflicción

  
  

desierto mi corazón

115

 
  

y sin encanto la vida.

  

RAMIRO

 

El tiempo quizás...

  

VIRREY

 

No creo

  
  

ya mi remedio posible

  
  

que acrecienta el imposible

  
  

el atractivo al deseo.

120

 
  

De la calumnia maldita

  
  

pasó ya la nube oscura

  
  

y hermosa cual sol fulgura

  
  

de mi bien la luz bendita. [77]

  
  

Bellapuravencedora

125

 
  

su alta virtud resplandece;

  
  

y creceRamiroy crece

  
  

el fuego que me devora.

  

RAMIRO

 

Miradseñor...

  

VIRREY

 

Nada miro;

  
  

que la adoro sólo sé;

130

 
  

quiero verla y la veré.

  
  

Lleva esta cartaRamiro.

  

RAMIRO

 

¿Mas vuestra esposaseñor...

  
  

el deber y la grandeza

  
  

en que estáis? ¿Vuestra nobleza?

135

 

VIRREY

 

Todo lo olvida mi amor.

  
  

¿Viste formando rumores

  
  

correr el manso arroyuelo

  
  

pintando en cristal el cielo

  
  

suspirando entre las flores?

140

 
  

Pues así del alma mía

  
  

el amor se deslizaba

  
  

y los cielos retrataba

  
  

cuando libre me veía.

  
  

¿Le viste luego el sombrío

145

 
  

bosque cruzarimpaciente

  
  

aumentando su corriente

  
  

y ser caudaloso río;

  
  

y las blancas amapolas

  
  

marchitas en la ribera

150

 
  

inundando la pradera

  
  

con el vaivén de sus olas;

  
  

y por fin con fiera saña

  
  

la llanura estremeciendo

  
  

raudo y rápido rugiendo

155

 
  

descender de la montaña

  
  

y enfurecidoen oscuro

  
  

vapor envueltoentre lodo

  
  

romperdestrozarlo todo

  
  

arrancar el fuerte muro

160

 
  

corrervolaragitarse

  
  

saltar con audacia loca

  
  

quebrarse de roca en roca

  
  

y al abismo despeñarse?

  
  

Así mi amorpor ligeras

165

 
  

barreras encadenado

  
  

locociegodesbordado

  
  

quiere arrancar las barreras:

  
  

lazosdeberespoder

  
  

gloriaopinión y grandeza

170

 
  

orgulloambiciónnobleza

  
  

todo lo quiere romper

  
  

todo ha de verlo deshecho;

  
  

que es mi virtud impotente

  
  

a contener el torrente

175

 
  

que se desborda en mi pecho.

  
     

(Vase RAMIRO.)

    
     
     

Escena III

    
     

El VIRREY

    
     

VIRREY

 

No puedo vivir así;

  
  

do quiere la suerte voy;

  
  

a todo resuelto estoy...

  
  

Dios tenga piedad de mí.

180

 
     

(Se sienta pensativo cerca de la mesa con el rostro entre las manos.)

    
     
     

Escena IV

    
     

(Dichola CONDESA y RAMIRO en la galería. LaCONDESA lleva en la mano una carta.)

    
     

RAMIRO

 

Ya sabéis que os reverencio;

  
  

pero el virrey...

  

LUISA

 

Basta ya.

  

RAMIRO

 

Si lo sabe...

  

LUISA

 

Bien está.

  

RAMIRO

 

¡Peroseñora!...

  

LUISA

 

¡Silencio!

  
     

(Vase RAMIRO.)

    
     
     

Escena V

    
     

VIRREYLUISA

    
     

LUISA

 

¿A quién escribe? (Abre la carta.)

  
  

¡Qué miro!

185

 

VIRREY

 

(¿Y dejaré abandonada

  
  

a mi esposa desdichada?)

  

LUISA

 

¡Y esto es verdad! Yo deliro...

  
  

Me olvida infiel y traidor.

  
  

¡Almacallaesconde el llanto!

190

 
  

¡Celossilencio!entretanto

  
  

ocultemos mi dolor. (Pausa.)

  
  

¡Conde! (Avanzando.)

  

VIRREY

 

Señora.

  

LUISA

 

(Con ternura.) Un instante

  
  

a solasseñoros veo

  
  

y el impaciente deseo

195

 
  

calma al fin el pecho amante.

  
  

Quisiera hablaros.

  

VIRREY

 

(¡Dios mío!)

  

LUISA

 

Olvidad tantos enojos

  
  

no quieren mirar mis ojos

  
  

ese ceño tan sombrío.

200

 
  

La dulce quietudla calma

  
  

en mi regazo buscad

  
  

y un instante consagrad

  
  

a los anhelos del alma.

  
  

No quiero que triste estéis.

205

[78]

VIRREY

 

(Su cariño y su ternura

  
  

acrecientan mi tortura.)

  

LUISA

 

¡Ah!¿pero no respondéis?

  

VIRREY

 

¡Condesa!...

  

LUISA

 

Si estáis airado

  
  

por el suceso enojoso

210

 
  

de anocheque os dé reposo

  
  

mi inocencia. Ya el osado

  
  

que me ultrajó de esa suerte

  
  

ofendiendo mi opinión

  
  

yace en oscura prisión

215

 
  

y está condenado a muerte.

  

VIRREY

 

¿Y quélo sentís?

  

LUISA

 

Noa fe:

  
  

sus errores compadezco

  
  

Dios le acoja.

  

VIRREY

 

(No merezco

  
  

su casto amor... Yo no sé

220

 
  

qué me pasa... En vano lucho.)

  

LUISA

 

(En vano el secreto esconde.)

  
  

Estáis muy pálidoconde.

  

VIRREY

 

Síseñorasufro mucho.

  

LUISA

 

(Con ternura.)

  
  

¿Sufrísy en almas ajenas

225

 
  

buscáis al dolor abrigo?

  
  

Debierais partir conmigo

  
  

vuestro afán y vuestras penas.

  
  

¿No soy vuestra esposa?

  

VIRREY

 

(¡OhDios!)

  

LUISA

 

Nada debe deteneros.

230

 
  

¿Quién como yo ha de quereros

  
  

si sólo vivo por vos?

  

VIRREY

 

Los negocios me arrebatan

  
  

la quietudy el alma siente

  
  

que la sofoca este ambiente

235

 
  

y que estas luchas la matan.

  

LUISA

 

Pues dejad la agitación

  
  

del mandodejad su encono;

  
  

¿no os bastaseñorel trono

  
  

que os alzo en mi corazón?

240

 
  

Dejando aquí los pesares

  
  

nos lleve nave ligera

  
  

a la querida ribera

  
  

del querido Manzanares

  
  

y halle allí vuestro dolor

245

 
  

serenidad apacible.

  

VIRREY

 

Nocondesaes imposible...

  

LUISA

 

(Funestofunesto amor.)

  
  

La dulce calma os convida.

  

VIRREY

 

No lo permiten los cielos.

250

 

LUISA

 

(¡Ay!el áspid de los celos

  
  

sangre le arranca a mi vida.)

  
  

Resuelto romped los lazos

  
  

del poderlazos penosos;

  
  

que otros lazos más dichosos

255

 
  

os esperan en mis brazos;

  
  

y una existencia sin duelo

  
  

veréisseñordeslizar

  
  

cual la barquilla en el mar

  
  

como la nube en el cielo.

260

 
  

Pensando en ese placer

  
  

ved que gozosa sonrío...

  

VIRREY

 

(¡Qué horrible lucha! ¡Dios mío!

  
  

¿Por qué no triunfa el deber?)

  

LUISA

 

Volvamosseñora España

265

 
  

que en esa tierra bendita

  
  

de los cielos favorita

  
  

la dicha al bueno acompaña.

  

VIRREY

 

¡Ah! ¡Si pudiera!...

  

LUISA

 

Apartados

  
  

de la corte viviremos

270

 
  

y gloria de amor seremos

  
  

ni envidiosos ni envidiados.

  
  

¡Cuán venturosa me haréis!

  
  

Y a vos también os espera

  
  

felicidad verdadera.

275

 

VIRREY

 

(¡Ay de mí!)

  

LUISA

 

(Con ternura.) ¿Qué resolvéis?

  
  

Presto partamos de aquí:

  
  

ved que os lo ruego.

  

VIRREY

 

(¡Dios santo!

  
  

¡Es tan buena y me ama tanto!)

  

LUISA

 

¿Qué decísseñor? Allí

280

 
  

triste y enfermopensando

  
  

que ya mucho en veros tarda

  
  

un noble padre os aguarda

  
  

y está por vos suspirando.

  

VIRREY

 

(Conmovido.) ¡El padre del alma mía!

285

 
  

¡Ah!sísíverle quisiera.

  

LUISA

 

Pensad que ansioso os espera.

  

VIRREY.

 

(Como embelesado.)

  
  

Verleverle¡qué alegría!

  
  

Pienso que tras duelo tanto

  
  

de nuevo mi oído halagan

290

 
  

esas frases que se apagan

  
  

y se traducen en llanto;

  
  

y pienso en el desvarío

  
  

de tan hermosa ilusión

  
  

que siento su corazón

295

 
  

palpitar junto del mío.

  

LUISA

 

Cuando ya a la eternidad

  
  

toca su pie...

  

VIRREY

 

Necesita...

  
  

de una ternura infinita

  
  

que apoye su ancianidad.

300

 

LUISA

 

Llevémosle esa ternura.

  

VIRREY

 

¡Oh!¡qué sueño tan hermoso!

  

LUISA

 

Allí hallaréis el reposo.

  

VIRREY

 

Ésa fuera mi ventura.

  

LUISA

 

Pues buscad ese placer.

305

 

VIRREY

 

¡Qué imagen tan seductora!

  

LUISA

 

Os quiere tanto. [79]

  

VIRREY

 

Me adora;

  
  

soy la vida de su ser.

  

LUISA

 

Con él nuestro hijo querido...

  

VIRREY

 

En sus brazos lo estoy viendo

310

 
  

como un ángel sonriendo

  
  

plácidamente dormido;

  
  

yque mi padre le mira...

  

LUISA

 

Que contempla en su semblante

  
  

vuestra imagen...

  

VIRREY

 

Y que amante

315

 
  

le besa y por mí suspira...

  

LUISA

 

Que con castos embelesos...

  

VIRREY

 

Suspirando tiernamente

  
  

yo deposito en su frente

  
  

todo mi amor con mis besos.

320

 

LUISA

 

Y que el niño no os asombre...

  

VIRREY

 

Sísíque despierta el niño.

  

LUISA

 

Que os sonríe con cariño.

  

VIRREY

 

¡Y que pronuncia mi nombre!

  

LUISA

 

Que sin duelo en la existencia

325

 
  

vuelve su frente a inclinar.

  

VIRREY

 

Y otra vez vuelve a soñar

  
  

con la paz de la inocencia.

  

LUISA

 

Que vuestro padre al buen Dios

  
  

invocaal veros ufano...

330

 

VIRREY

 

Que alza trémulo su mano

  
  

y nos bendice a los dos.

  

LUISA

 

Y en ese cuadro risueño

  
  

veréismeseñorde hinojos

  
  

mirándome en vuestros ojos

335

 
  

velando del niño el sueño.

  

VIRREY

 

¡Ah! ¡Padre del alma!...

  

LUISA

 

(Llora.) (Se ha salvado; ya respiro.)

  
     

(Pausa pequeña.)

    
     

VIRREY

 

¡Ah!pero no; yo deliro:

  
  

es imposibleseñora.

340

 

LUISA

 

(¡Ah!)

  

VIRREY

 

Que el rey en su favor

  
  

servirle aquí me ha mandado

  
  

y me cumple como honrado

  
  

acatar a mi señor.

  

LUISA

 

¡Vano placer! Sombra esquiva

345

 
  

donde el dolor se renueva

  
  

eres la espuma que lleva

  
  

la corriente fugitiva.

  
     
     

Escena VI

    
     

DichosDON PEDRO

    
     

PEDRO

 

Dios guarde al señor virrey

  
  

y a la señora condesa.

350

 

VIRREY

 

Él también venga con vos

  
  

señor don Pedro.

  

PEDRO

 

Las muestras

  
  

de mi respetoos dirán

  
  

lo que mi labio no acierta.

  

LUISA

 

Mucho en palacioseñor

355

 
  

se ha extrañado vuestra ausencia.

  

PEDRO

 

Dejadseñoraque humilde

  
  

vuestra bondad agradezca.

  

VIRREY

 

Nos tenéis muy ofendidos.

  

PEDRO

 

¿Yoseñor?

  

VIRREY

 

Sin mi licencia

360

 
  

llevasteis a Juana Inés...

  

LUISA

 

(¡AyDios!)

  

VIRREY

 

A la casa vuestra.

  
  

Con esto a mi noble esposa

  
  

le hacéisdon Pedrouna ofensa.

  
  

pues con materno cariño

365

 
  

a Inés quiere la condesa

  
  

y por su fama y su dicha

  
  

su afán solícito vela.

  
  

¿No es esto verdadseñora?

  

LUISA

 

(Esforzándose por sonreír.)

  
  

Sísíconde.

  
  

Las funestas

370

 
  

causas que ayer al escándalo

  
  

dieron las miras perversas

  
  

de don Diegome obligaron.

  

VIRREY

 

Probada está la inocencia

  
  

y virtud de vuestra hija.

375

 

LUISA

 

(¡OhDios!mi desgracia es cierta.

  
  

¡Cuánto la quiere!)

  

VIRREY

 

Señor

  
  

don Pedroevitar es fuerza

  
  

murmuraciones injustas.

  
  

Haced que al momento vuelva.

380

 
  

Decidleseñora.

  

LUISA

 

Sí.

  

PEDRO

 

Complaceré a su excelencia.

  
     

(El VIRREY se va por un lado y MARÍA LUISA por otro.)

    
     

LUISA

 

(Viendo al VIRREY.)

  
  

(Volvedle¡ohcielo!a mis brazos

  
  

o permitid que me muera.)

  
     
     

Escena VII

    
     

DON PEDROsolo

    
     

PEDRO

 

Yo velaré por mi honor.

385

 
     
     

Escena VIII

    
     

DichoDON NUÑO

    
     

PEDRO

 

Don Nuño.

  

NUÑO

 

Señor don Pedro[80]

  
  

a vuestras no desmentidas

  
  

y altas bondades atento

  
  

y ademásteniendo en cuenta

  
  

irresistibles afectos

390

 
  

voy a haceros confesión

  
  

de un honrado atrevimiento.

  

PEDRO

 

¿Atrevimiento?no tal

  
  

honrado sícomo vuestro.

  
  

No caben en limpia sangre

395

 
  

sino honrados pensamientos.

  

NUÑO

 

Ya sabéis que yo soy noble...

  

PEDRO

 

Sois cumplido caballero

  
  

y por noble y por honrado

  
  

os estimo y os respeto.

400

 

NUÑO

 

Sabéis que de mi familia

  
  

muy pingües rentas heredo.

  

PEDRO

 

Es la riqueza mayor

  
  

la que se guarda en el pecho

  
  

que más quilates que el oro

405

 
  

tiene un noble sentimiento.

  

NUÑO

 

Sabéis que el virrey me estima.

  

PEDRO

 

Sois su amigo predilecto

  
  

el alma de sus acciones

  
  

y su mejor consejero;

410

 
  

y se os mira en Nueva España

  
  

como árbitro del gobierno.

  

NUÑO

 

Sabéis...

  

PEDRO

 

Conozcodon Nuño

  
  

vuestras prendas; mas no infiero...

  

NUÑO

 

Tenéisseñoruna hija

415

 
  

que es de virtudes modelo

  
  

que es fénix de la hermosura

  
  

que es asombro del ingenio

  
  

que es musa de nuestro olimpo

  
  

que es astro de nuestro cielo.

420

 

PEDRO

 

Cual galán y cortesano

  
  

favorecéisla en extremo.

  

NUÑO

 

Ella ha logrado inspirarme

  
  

un ardiente sentimiento;

  
  

por ella muriendo vivo

425

 
  

por ella viviendo muero.

  
  

Por eso hablaros quería

  
  

y con profundo respeto

  
  

ofreciéndoos cuanto soy

  
  

su mano a pediros vengo.

430

 

PEDRO

 

Tomad mis brazosdon Nuño

  
  

como hijo desde hoy os veo;

  
  

la mano de Juana Inés

  
  

sin vacilar os concedo.

  
  

Voy por ella; adiósquedad. (Vase.)

435

 

NUÑO

 

Id con élseñor don Pedro.

  
     
     

Escena IX

    
     

NUÑO

    
     

NUÑO

 

Tras la pasada amargura

  
  

el premio mi amor alcanza

  
  

y va a tocar mi esperanza

  
  

el cielo de la ventura.

440

 
     
     

Escena X

    
     

Dichoel VIRREYdespués RAMIRO

    
     

VIRREY

 

(Llamando.)

  
  

¡Ramiro!... ¡Don Nuño aquí!

  

NUÑO

 

Señor...

  

VIRREY

 

Esperad.

  

RAMIRO

 

(¿Qué haré?)

  

VIRREY

 

¿Diste mi carta?

  

RAMIRO

 

(No sé

  
  

qué contestar.)

  

VIRREY

 

Vamosdi.

  

RAMIRO

 

La tomóperdón espero

445

 
  

la condesa...

  

VIRREY

 

¿Qué?

  

RAMIRO

 

¡Señor...!

  

VIRREY

 

¿Así me sirvestraidor?

  
  

Vetemirarte no quiero.

  
     

(Se va RAMIRO.)

    
     
     

Escena XI

    
     

Dichosmenos RAMIRO

    
     

VIRREY

 

(El destino se conjura

  
  

contra mí.) Don Nuño... (Inquieto

450

 
  

estoy.)

  

NUÑO

 

Mi respeto

  
  

lealtad os asegura.

  
  

Una difícil empresa

  
  

intento.

  

VIRREY

 

Decid.

  

NUÑO

 

Señor

  
  

de vos aguardo...

  

VIRREY

 

(Mi amor

455

 
  

ha sabido la condesa.

  
  

¡Qué terrible compromiso!

  
  

En muchodon Nuñoos tengo.

  

NUÑO

 

Señora pediros vengo

  
  

para casarme permiso.

460

 

VIRREY

 

Saberamigoquién es

  
  

la que pudo vuestro gusto

  
  

cautivarparece justo.

  

NUÑO

 

Es la hermosa Juana Inés[81]

  

VIRREY

 

¿Qué? ¿Qué decís?

  

NUÑO

 

Ya su mano

465

 
  

su buen padre me concede.

  

VIRREY

 

(¡La infiel olvidarme puede!)

  

NUÑO

 

Con ese ángel soberano

  
  

feliz hoy mismo seré.

  

VIRREY

 

(¡Ay de mi!)

  

NUÑO

 

Si su licencia

470

 
  

me otorgare su excelencia.

  

VIRREY

 

Hoy con don Pedro hablaré.

  
  

(No sé qué siento. ¡Gran Dios!

  
  

el alma tiembla cobarde.)

  
  

Ya me veréis: Dios os guarde.

475

 

NUÑO

 

Él quede ¡ohconde!con vos. (Vase.)

  
     
     

Escena XII

    
     

El VIRREY

    
     

VIRREY

 

¡Por otro afecto me olvida!...

  
  

Es tan horrible mi suerte

  
  

que fuera dicha la muerte

  
  

porque es la muerte mi vida.

480

 
  

Quererla tantoquererla

  
  

para llevarla a otros brazos

  
  

¡rotos ver tan dulces lazos!...

  
  

Amarlapara perderla...

  
  

¿Dejaré que me abandone?...

485

 
  

A mi gloriaa mi placer

  
  

el implacable deber

  
  

sus duras leyes opone.

  
  

Leyes¡ay!que el sentimiento

  
  

quieren herir despiadadas

490

 
  

encadenar las miradas

  
  

y matar el pensamiento.

  
  

En la eterna agitación

  
  

de incesante batallar

  
  

siento el alma agonizar

495

 
  

y perderse mi razón...

  
  

¿Acaso podré sin duelos

  
  

ver que un rival venturoso

  
  

suya la llame amoroso?...

  
  

¡Me están matando los celos!

500

 
  

(Saca el retrato.)

  
  

¡Ohtrasunto en que el humano

  
  

pincel sus tintas apura

  
  

reflejo de la hermosura

  
  

de ese cielo soberano!

  
     

(Sale MARÍA LUISA y se va acercando lentamente al VIRREY hastaver el retrato.)

    
     
  

Tú miraste en otros días

505

 
  

de glorias y bienandanzas

  
  

las risueñas esperanzas

  
  

de mis dulces alegrías.

  
  

Hoytus hechizos al ver

  
  

romperte airado debiera...

510

 
  

¡Ay de mí! Dichoso fuera

  
  

si pudiera aborrecer. (Lo besa.)

  
  

Mas de firmeza y valor

  
  

quiero en vano hacer alarde

  
  

que el alma ciega y cobarde

515

 
  

amor me repiteamor.

  
     
     

Escena XIII

    
     

El VIRREYMARÍA LUISA

    
     

LUISA

 

¡Ah!conde...

  

VIRREY

 

¿Vos?...

  

LUISA

 

(¡Hay de mí!)

  
  

Conde...

  

VIRREY

 

Decid: ¿qué queréis?

  

LUISA

 

Que vuestro enojo calméis

  
  

pues ya mi desdicha vi.

520

 

VIRREY

 

Yocondesa...

  

LUISA

 

Disculparos

  
  

no intentéis; ya nadie ignora

  
  

vuestro amor...

  

VIRREY

 

Miradseñora...

  

LUISA

 

Yo no pretendo acusaros.

  
  

Sé que a mi lado vivir

525

 
  

os causa acerbo dolor

  
  

y yo no quieroseñor

  
  

miraros por mí sufrir. (Llora.)

  
  

Espero se me conceda

  
  

buscar la sombra sagrada

530

 
  

de un claustrodonde olvidada

  
  

llorar mi desdicha pueda.

  
     

(Aparece JUANA INÉS.)

    
     
  

Esposo y señorespero

  
  

que no os opongáis cruel...

  
     
     

Escena XIV

    
     

DichosJUANA INÉS

    
     

INÉS

 

(Avanzando rápidamente.)

  
  

¡Su espososu esposo!... Él... Él...

535

 

LUISA

 

¡Ah!

  

VIRREY

 

¿Qué miro?

  

INÉS

 

¡Yo me muero!...

  

VIRREY

 

(Implacable me provoca

  
  

audaz el destino impío.)

  

INÉS

 

Élsu esposo... Él... Él... ¡Dios mío!...

  
  

¡Yo voy a volverme loca!

540

 

LUISA

 

(Al VIRREY.) (Es una horrible traición

  
  

la vuestra.) [82]

  

VIRREY

 

(Calladseñora.)

  

INÉS

 

Que venga la muerte.

  
     

(Prorrumpiendo en llanto.)

    
     

LUISA

 

(Estrechándola en sus brazos.)

  
  

Llora

  
  

Inésen mi corazón.

  
     

(Se oye el toque de agonía y rumor de atambores.)

    
     

PREGONERO

 

(Dentro.) Ésta es la injusticia que en nombre de SuMajestad manda hacer el excelentísimo señor conde de Manceravirreygobernador y capitán general de esta Nueva Españaen la persona deDiego de Illezcaspor homicidio y otros delitos. Quien tal hizo talpague.

  
     

INÉS

 

¡Ah!

  
     
  

(Arrodillándose a los pies del VIRREY.)

  
     
  

Le debéis perdonar;

545

 
  

compadeced su amargura;

  
  

ya matasteis mi ventura;

  
  

bastaseñorde matar.

  

VIRREY

 

Ved que intentó vuestra afrenta.

  

INÉS

 

Yo no quieroal contemplaros

550

 
  

por vez postreramiraros

  
  

con una mancha sangrienta.

  
  

Pensadseñorque ese encono

  
  

Dios tal vez os lo demande; [83]

  
  

sedhoy por lo menosgrande

555

 
  

perdonadle.

  

VIRREY

 

Le perdono.

  
     

(Escribe rápidamentetoca una campanilla y da a RAMIRO elpapel.)

    
     
  

(Cesa¡ohpecho!de latir

  
  

triunfe el deber.)

  

LUISA

 

(Yo confío

  
  

en que ha de amarme.)

  

INÉS

 

(Dios mío

  
  

me estoy sintiendo morir.)

560

 
     
     

Escena XV

    
     

DichosDON PEDRO y DON NUÑO

    
     

PEDRO

 

(A INÉS.) Pide don Nuño tu mano

  
  

y si otorga su licencia

  
  

cual lo esperosu excelencia...

  
     

(El VIRREY vacila; LUISA le mira suplicante.)

    
     

VIRREY

 

(Con un esfuerzo.) La otorgo.

  

LUISA

 

(Con alegría.) (¡Dios soberano!)

565

 
     

(Estrecha las manos del VIRREYéste la abraza.)

    
     

NUÑO

 

(A INÉS.) Respuesta aguardo de vos.

  

INÉS

 

(Con solemnidad.)

  
  

Ya tengo mi esposo.

  

PEDRO

 

¡Inés!

  

VIRREY

 

¡Ah!

  
     

(Quiere avanzar hacia INÉS. LUISA lo detiene concariño.)

    
     

NUÑO

 

Y ese esposo¿quién es?

  

INÉS

 

Mi esposodon Nuñoes Dios.

  

NUÑO

 

PiensoJuanaque hacéis mal.

570

 

INÉS

 

Mi esposo es santoinmortal;

  
  

¿tenéis celostenéis celos?

  
  

Mi esposo es rey de los cielos;

  
  

¿quién es aquí su rival?

  
     

(Saca la rosa y la rompe.)

    
     
  

Te deshojopobre flor (Llora.)

575

 
  

con sentimiento profundo

  
  

cual se deshoja mi amor...

  

LUISA

 

¡Juana Inés! (Con ternura.)

  

INÉS

 

Huya el dolor

  
  

(Serenándose.)

  
  

huya el llantoy huya el mundo.

  
     

(Se arrodilla y alza la mirada al cielo.)

    
     
  

Mi cruzSeñortomaré;

580

 
  

tú eres mi gloriami luz;

  
  

yo tu ejemplo imitaré

  
  

y desde hoy me llamaré

  
  

Sor Juana Inés de la Cruz.

  
     

CAE EL TELÓN

    



Google