Readme.it in English  home page
Readme.it in Italiano  pagina iniziale
readme.it by logo SoftwareHouse.it

Ebook in formato Kindle (mobi) - Kindle File Ebook (mobi)

Formato per Iphone, Ipad e Ebook (epub) - Ipad, Iphone and Ebook reader format (epub)

Versione ebook di Readme.it powered by Softwarehouse.it


Un poeta y una mujer

Recuerdo dramático en seis cuadros y en verso

José María Díaz


......Ni enamoro mujer porque no me diga que sípues en punto a amorestengo otra superstición: imagino que la mayor desgracia que a un hombre puedesuceder es que una mujer le diga que le quiere. Si no le cree es un tormentoysi la cree... ¡bienaventurado aquel a quien la mujer te dice no quieroporqueese al menos oye la verdad!

Tú echas mano de tu corazóny vas y le arrojas a la primera que pisa y noquieres que lo pise y lo lastimey le entregas ese depósito sin conocerla.Confías tu tesoro a cualquiera por su linda caray crees porque quieresy simañana tu tesoro desaparece llamas ladrón al depositariodebiendo llamarteimprudente y necio a ti mismo.

M. J. de Larra.


Al Excmo. Señor

D. José Domingo Díaz


PERSONAJES


 

MARÍA DE TOLEDO

LEONOR

 
 

LA BARONESA

UN MORO

 
 

ISABEL

PRIMER ELEGANTE

 
 

ARTURO CARBAJAL

SEGUNDO ÍDEM

 
 

CARLOS DE VARGAS

UNA GITANA

 
 

MARIANO DE TOLEDO

PRIMER MÁSCARA

 
 

JAIME

SEGUNDO ÍDEM

 
 

ANTONIO

MÁSCARAS&c. &c.

 


Este drama es propiedad del Editorquien perseguirá ante la ley al que lereimprima; y no podrá representarse en ningún Teatro del Reino sin adquirir elderecho de propiedad para ellosegún se previene en la Real Orden inserta enla Gaceta de 8 de Mayo de 1837.


     

Cuadro I

    
     
     

Escena I

    
     

El teatro representa uno de los salones de descanso en el de Oriente.Multitud de máscaras atraviesan de un lado a otro; a la izquierdadel espectador UNA MÁSCARA sigue conversación animada conAntonioy por el fondo entran la BARONESA y MARIANO; aquellaelegantemente vestida de valenciana y éste de paisano.

    
     

BARONESA

 

¡Qué calor! ¡Jesúsmil veces!...

  

MARIANO

 

Tiene V. razón.

  

BARONESA

 

Mariano

  
  

¿y María?

  

MARIANO

 

No lo sé.

  
  

si viene será un milagro

  
  

no es amiga de estos bailes.

5

 

BARONESA

 

¡Qué gusto tan estragado!

  

MARIANO

 

¡Es verdad!... ¡Cuánto más luce

  
  

que en esos grandes saraos

  
  

en estosla graciael chiste

  
  

del entendimiento claro

10

 
  

de las hermosas! Aquí

  
  

la careta es el retrato

  
  

del corazón. Bajo un traje

  
  

de valenciana gallardo

  
  

en dos trenzas el cabello

15

 
  

desnudoel torneado brazo...

  
  

así como viene V...

  
  

mi Baronesaes más grato

  
  

decir y menos difícil

  
  

valencianayo te amo.

20

 

BARONESA

 

¡Donosa declaración!...

  

MARIANO

 

¿La recibís?

  

BARONESA

 

Será un chasco

  
  

de Carnaval...

  

MARIANO

 

Es verdad... [6]

  
  

es lo que siento...

  
  

(Hace ademán de tomarle la mano.)

  

BARONESA

 

(Retirándola.) Despacio...

  
  

¿Y Arturo?

  

MARÍA

 

¿El triste poeta?

25

 
  

en el salón le he dejado

  
  

taciturnomelancólico

  
  

(Aparte.) ¡Siempre por él preguntando!

  
     

(Siguen paseando por el salón.)

    
     

ANTONIO

 

Linda máscarate engañas...

  

MÁSCARA

 

Síte conozco... Cuidado

30

 
  

no te recuerde las horas

  
  

que en más infelices años

  
  

del Támesis a la orilla

  
  

unidos los dos pasamos...

  

ANTONIO

 

¿También emigraste tú?

35

 

MÁSCARA

 

Si fue una especie de pasmo

  
  

contagioso el emigrar...

  

ANTONIO

 

Desde entonces...

  

MÁSCARA

 

(En tono de burla.) Desengaños

  
  

miseria... ¡infeliz España!

40

 

ANTONIO

 

¿Te burlas?

  

MÁSCARA

 

No: recordando

  
  

el año de doce ahora...

  

ANTONIO

 

¡Dichoso tiempo!

  

MÁSCARA

 

¡Cuitado!...

  
  

El mismo... nada aprendiste.

  
  

Por ti los días pasaron

45

 
  

sin novedad...

  

ANTONIO

 

Oyemáscara.

  

MÁSCARA

 

Adiósadiós.

  
     

(Se pierde en la confusiónseguido de ANTONIO.)

    
     

MARIANO

 

(A la BARONESA.) No es extraño.

  
  

En cada trenza flotante

  
  

de esos cabellos galanos

50

 
  

que parecen hebras de oro

  
  

sobre frente de alabastro

  
  

lleva V. un pensamiento

  
  

de este pobre enamorado.

  
  

En esa pintada flor

55

 
  

recuerdo del mes de Mayo

  
  

que lleva V. Baronesa[7]

  
  

sobre el corazón presagio

  
  

que mi existencia va en ella

  
  

mi contento... En esta mano

60

 
  

si llega a tocar la mía...

  

BARONESA

 

Poco a poco...

  

MARIANO

 

¡Desgraciado!...

  

BARONESA

 

(Sonriendo.) Con una mirada sola

  
  

le dejaré tan ufano!...

  
  

¿Y Arturo? ¿Le ha visto V.?

65

 

MARIANO

 

¡Siempre por él preguntando!...

  
  

¡Qué demonio de poeta!...

  
  

Con ese genio tan raro

  
  

sin decir ni por asomo

  
  

un requiebro cortesano...

70

 
  

la tiene loca a mi ver...

  

1ª MÁSCARA

 

Adiós.

  

UNA GITANA.

 

Adiósdesgarbao...

  

1ª MÁSCARA

 

Viva la sal de Sevilla.

  

GITANA.

 

Dios te conserve mil años...

  

2ª MÁSCARA

 

(A un ELEGANTE.) Te conozco.

  

3ª MÁSCARA

 

Te Conozco...

75

 
  

Esta mañana en el Prado

  
  

galante estabas a fe...

  
  

ya se ve... Tan bella... Vamos.

  
  

Me gusta mucho. es bonita...

  

2ª MÁSCARA

 

No la mereces...

  

3ª MÁSCARA

 

Ingrato.

80

 

ELEGANTE

 

Máscarajamáslo he sido.

  
     

(Hace ademán de seguirlas: las máscaras desaparecen diciendo.)

    
     

2ª y 3ª MÁSCARA

 

No me conoces...

  
     
     

Escena II

    
     

Dichos y JAIME apresurado que se introduce en el corrilloque han formado algunos jóvenes.

    
     

JAIME

 

¡Qué chasco!

  

UN JOVEN

 

¿Qué tienesamigo?...

  

JAIME

 

¿Qué?

  
  

un suceso extraordinario

  
  

un asombro... me parece

85

 
  

mentira y lo estoy contando... [8]

  

UN JOVEN

 

Vamoshombre...

  

JAIME

 

Estadme atentos.

  
  

En el salónhará un rato

  
  

paseaba yo con Arturo

  
  

y en silencio meditábamos

90

 
  

lo frágil que es nuestra vida

  
  

cuando me agarra del brazo

  
  

una máscara mujer...

  
  

buen olorfinura y garbo:

  
  

y otra máscara al oído

95

 
  

de Arturo dice un vocablo

  
  

y desaparece... Arturo

  
  

se precipita y sus pasos

  
  

quiere seguir... Yo me quedo

  
  

y al momento me consagro

100

 
  

a aquella mujer hermosa

  
  

en la apariencia... ¡Menguado

  
  

quien en máscaras se fía

  
  

de buen porte y limpia mano!...

  
  

Díjelaque era muy bella

105

 
  

me contestó suspirando...

  
  

Díjelaque más clemente

  
  

a mi ruego y más humano

  
  

el corazón a mi amor

  
  

premiase el extraordinario

110

 
  

cariño que la tenía...

  
  

Díjelaque delirando

  
  

por ellano tengo un sueño

  
  

apaciblesosegado...

  
  

En fincediendo a mi ruego

115

 
  

con mi pecadora mano

  
  

lleno de esperanza el pecho

  
  

su careta entusiasmado

  
  

separé...

  

1º JOVEN

 

¿Qué tal?... muy joven...

120

 

2º ÍDEM

 

Era bonita...

  

JAIME

 

Era un diablo...

  
  

Negrasin dientessin pelo

  
  

con arrugas... el retrato

  
  

de la herejía: pensad

  
  

un rostro todo contrario

125

 
  

al de la griega robada [9]

  
  

por el príncipe troyano

  
  

y en él la tendréis.

  
     

(Una máscara da un pellizco a uno de los jóvenes.)

    
     

2º JOVEN

 

¡Caramba!

  
  

¡Bravo pellizco me han dado!

  
  

Vaya una graciaGitana...

130

 

GITANA.

 

Sino tengo más...

  

1º JOVEN

 

Muchachos

  
  

un moroque viene un moro.

  

2º JOVEN

 

AdiósMuleyel soldado.

  
     

(Todos le cercan.)

    
     

JAIME

 

AdiósBoabdil el chico.

  

1º JOVEN

 

Adióstonto.

  

JAIME

 

Eso es exacto...

135

 

EL MORO.

 

Señoresdéjenme ir.

  

1º JOVEN

 

No señor.

  

2º ÍDEM

 

Venga un abrazo.

  

JAIME

 

Seguidleseguidle todos.

  

TODOS

 

Abrid a este moro paso.

  
     

(Llévanse al moro con grande algazara.)

    
     
     

Escena III

    
     

Arturo aparece por el fondo con aire taciturno. Su traje eselegante su cabeza peinada a la romántica. La BARONESAy MARIANO atraviesan de cuando en cuando el salón.

    
     

ARTURO

 

¡Qué confusión! Cuando todos

140

 
  

dan su existencia al placer

  
  

y a la risay aquí olvidan

  
  

tal vez las penas de ayer...

  
  

Yo solo para desgracia

  
  

conservo en mi corazón

145

 
  

un sentimiento profundo

  
  

de amargura y de pasión.

  
  

Esos hombresque se mueven...

  
  

¿qué son? ¿qué valen aquí?

  
  

Esas mujeres que hablan

150

 
  

¿dicen algo para mí?

  
  

Síque es todo una mentira;

  
  

que el amor y la amistad

  
  

son sentimientos de lujo [10]

  
  

que gasta la humanidad.

155

 
  

¡Horrible vida es la mía!

  
  

Adorando y sin creer

  
  

que en este mundo falaz

  
  

puede amar una mujer.

  
  

Olvídese un pensamiento

160

 
  

tan infernal... ¡qué calor!

  
  

Me fue imposible seguirla...

  
  

¡Quién sabe si esto es mejor!...

  
     

(Se sienta en una banqueta y al parecer no fija la atención ennada.)

    
     

MARIANO

 

¿Quiere V. cenar? Ya es hora.

  

BARONESA

 

¿Qué hora es?...

  

MARIANO

 

Las dos y media.

165

 

BARONESA

 

Síque estoy un poco débil...

  
  

Búsqueme V. a Marcela...

  
  

en el salón estará...

  
  

y nos iremos.

  

MARIANO

 

¿Me espera

  
  

V. aquí?

  

BARONESA

 

Por supuesto.

170

 

MARIANO

 

Hasta despuésBaronesa.

  

BARONESA

 

(Reparando en ARTURO.)

  
  

¡Calla!... es Arturo... ¡qué triste!...

  
  

me da compasión de veras...

  

ARTURO

 

(Observando que se acerca a él.)

  
  

¿Quién será? Dios se la lleve

  
  

cuanto antes de mi presencia.

175

 

BARONESA

 

Arturo...

  

ARTURO

 

(Bruscamente.) ¿Qué quieresmáscara?

  
     

(Se levanta.)

    
     

BARONESA

 

¡Jesúsqué tono!

  

ARTURO

 

¡Paciencia!...

  
  

no soy más amable...

  

BARONESA

 

¿No?...

  
  

pero tan brusco... ¡qué pena!...

  

ARTURO

 

¿Qué he de hacer?... Es genio mío...

180

 

BARONESA

 

Modera tu genio...

  

ARTURO

 

Empresa

  
  

difícil por vida mía...

  

BARONESA

 

Tengo que darte una nueva...

  
  

Yo sé que te quieren bien. [11]

  

ARTURO

 

Da las gracias a quien sea

185

 
  

en mi nombre.

  

BARONESA

 

Las daré...

  
  

algo más pidiera ella.

  
  

Si fuese...

  

ARTURO

 

¿Algo más?... ¿Y qué?...

  

BARONESA

 

Tu cariño...

  

ARTURO

 

(Sonriéndose.) ¡Qué ocurrencia!...

  
  

No se dice al corazón

190

 
  

«ame V. que se lo ordenan...»

  

BARONESA

 

¡Si supieras tú quién es!...

  

ARTURO

 

Tal vez entonces quisiera

  
  

dar por su cariño yo

  
  

o máscarami existencia (La observa detenidamente.)

195

 
  

si fueses tú; nono eres.

  

BARONESA

 

¿Quién te dice que no sea?

  
  

Veamos; mírame bien... (Le enseña la mano.)

  
  

¿Acaso mi mano es fea?

200

 

ARTURO

 

No es fea... pero no sé...

  

BARONESA

 

Mis ojos ¿no te alimentan

  
  

con ese fuego de amor?

  

ARTURO

 

Me gustanmas no me queman.

  
  

(Levantando el tafetán de la careta.)

  

BARONESA

 

¿Y mi boca?

  

ARTURO

 

Linda... hermosa...

205

 
  

¡Qué dentadura tan bella!

  

BARONESA

 

¡Gracias a Dios que alabó!...

  
  

¿Quieres un gesto?

  

ARTURO

 

Hechicera...

  
  

Coquetilla...

  

BARONESA

 

(Con prontitud.) No por cierto...

  
  

Tengo que darte una nueva...

210

 
  

yo sé que te quieren bien...

  

ARTURO

 

Será una broma...

  

BARONESA

 

Es de veras...

  

ARTURO

 

¡Imposible!

  

BARONESA

 

(Con energía.) ¡Que lo es!...

  

ARTURO

 

Basta de burlas.

  

BARONESA

 

Se empeña

215

 
  

en que no le han de querer

  
  

y se ha de salir con ella. [12]

  
     

(A la mitad de esta escena ha entrado en el salón María sola ycubierta con un dominó de listas negras y amarillasy ha estadoobservando detenidamente a ARTURO y a la BARONESA. Alsepararse ésta de aquél se acerca con timidez a ARTURO.)

    

MARÍA

 

No sé por qué me disgusta

  
  

esa entrevista...

  

BARONESA

 

Ya llega

  
  

Mariano... Hasta luegoArturo...

220

 

ARTURO

 

Anda con Dios. Cuando empiezan

  
  

no dejan ni respirar (Observa a MARÍA que se acerca.)

  
  

las máscaras. ¡Otra nueva!...

  
     
     

Escena IV

    
     

MARÍA y ARTURO.

    
     

El salón se ha ido desocupando.

    
     

MARÍA

 

AdiósArturo.

  

ARTURO

 

¿Quién eres

  
  

que me persigues así

225

 
  

y después me dejas?...

  

MARÍA

 

¿Quieres

  
  

saberlo?

  

ARTURO

 

Máscarasí.

  

MARÍA

 

¿Y para qué?

  

ARTURO

 

No lo sé...

  
  

mas daría por saberlo

  
  

mi existencia...

  

MARÍA

 

¿Por tu fe?...

230

 

ARTURO

 

Hermosapuedes creerlo.

  
  

Máscaraal oír tu acento

  
  

mi pecho cobra vigor

  
  

y se pierde el pensamiento

  
  

en otro mundo de amor:

235

 
  

en otro mundo brillante

  
  

y en esperanzas fecundo

  
  

en que un siglo es un instante...

  

MARÍA

 

¡Romántico es ese mundo!...

  

ARTURO

 

¿Te burlas?

  

MARÍA

 

No: que me río...

240

[13]

ARTURO

 

Tienes razón en burlar

  
  

este ciego desvarío

  
  

del hombre que sabe amar...

  

MARÍA

 

¿Te has enojado?

  

ARTURO

 

¿Por qué?...

  

MARÍA

 

De una manera lo dices...

245

 
  

perdona: sin culpa fue... (Sonriéndose.)

  
  

¡Si en secreto me maldices!...

  

ARTURO

 

¿Qué vale una maldición

  
  

de un hombre sin esperanza?

  
  

¿de un hombre que a su pasión

250

 
  

la recompensa no alcanza?

  

MARÍA

 

¿EstásArturopor Dios

  
  

enamorado?

  

ARTURO

 

Lo estoy.

  

MARÍA

 

Yo también... ¡ya somos dos!....

  
     

(Arturo hace un gesto de enfado.)

    
     
  

¿Lo ves? Cansándote voy...

255

 
  

¡Ya se ve!... niña y tan loca...

  
  

(Queriéndole alzar el tafetán de la careta.)

  

ARTURO

 

Déjame: no haya desdén...

  

MARÍA

 

¿Quieres más?

  

ARTURO

 

¡Preciosa boca!...

  

MARÍA

 

Bendígala Diosamén.

  
  

Dime el nombre de esa bella

260

 
  

de tu mente inspiración;

  
  

la que dejó tanta huella

  
  

en tu pobre corazón;

  
  

la que arrebata ese llanto

  
  

a tu musa dolorida;

265

 
  

la que es tu pena y tu encanto;

  
  

la que es tu muerte y tu vida...

  

ARTURO

 

Si te han engañado...

  

MARÍA

 

No.

  
  

(Aparte.) Este curioso interés...

  
  

¿será que ya le ame yo?...

270

 
  

¡Pensarlo delirio es!...

  
  

dimeArturo...

  

ARTURO

 

¡Qué curiosa!...

  
  

¿Qué ganarás en saber?

  

MARÍA

 

¡Será muy bella!...

  

ARTURO

 

Es hermosa[14]

  
  

es un ángelno mujer...

275

 

MARÍA

 

Dime el nombre de ese cielo...

  

ARTURO

 

¿Lo quieres tú?... Lo haré así...

  
  

No tanto lo hago por ti

  
  

y eso que me das consuelo

  
  

o máscaracomo por mí.

280

 
  

Que sin hablar no respiro

  
  

de ese angélico tesoro

  
  

por el que ha tiempo suspiro

  
  

y que en todas partes miro

  
  

y en todas partes adoro.

285

 
  

Óyeme pues: dan sus ojos

  
  

una luz tan celestial

  
  

que al rayo del sol da enojos

  
  

y aromáticos y rojos

  
  

sus labios son de coral.

290

 
  

Su frente lánguidapura

  
  

de la inocencia es el sello:

  
  

su finísimo cabello

  
  

la gracia esconder procura

  
  

del blanco y torneado cuello.

295

 
  

Modestadescolorida

  
  

melancólicasufriendo

  
  

tal vez del amor la herida

  
  

cada vez que la estoy viendo

  
  

me da muerte y me da vida.

300

 
  

Su talle esbeltodivino

  
  

si lleva algún ceñidor

  
  

lo lleva como de amor

  
  

un abrazo peregrino...

  
  

Su aliento es ámbar y es flor...

305

 
  

Su mano...

  

MARÍA

 

(Enseñándosela sin guante.) ¿Es así poeta?...

  

ARTURO

 

(Con entusiasmo.) Esta es su mano... lo es...

  

MARÍA

 

(Aparte.) No sé por qué el alma inquieta...

  
     

(Hace ademán de marcharse.)

    
     
  

Queda adiós; hasta después.

310

 

ARTURO

 

(Deteniéndola.) Máscaranopor piedad

  
  

no me abandones ahora

  
  

que tu picante bondad

  
  

cien encantos atesora... (Contemplando la mano.)

  
  

¡Habrá una mano como ella!...

315

[15]

MARÍA

 

¿Estás en meditación?...

  

ARTURO

 

Te voy colocandoo bella

  
  

en medio del corazón.

  
     
     

Escena V

    
     

Dichos y la BARONESA con dominó; la salava llenándose nuevamente de máscaras. Al final de esta escenadeben quedar muy pocas.

    
     

BARONESA

 

AdiósArturo...

  

MARÍA

 

¿Quién es?...

  

BARONESA

 

¡Qué enamorado y rendido!...

320

 

ARTURO

 

Graciasmáscara...

  

BARONESA

 

Ya ves

  
  

que mi palabra he cumplido...

  

ARTURO

 

¿Tu palabra?... No me acuerdo

  
  

por mi vida de tal cosa...

  

BARONESA

 

Ingrato...

  

ARTURO

 

(Con enfado.) La calma pierdo...

325

 
  

déjame en pazfastidiosa.

  

MARÍA

 

No: quédate en libertad.

  

ARTURO

 

¿Enojadapor ventura?...

  
     

(La BARONESA no cesa de distraerlo hablándole al oído.)

    
     

MARÍA

 

No sé...

  

ARTURO

 

¿Y es eso verdad?

  
  

Ya mi paciencia se apura.

330

 
  

¡Qué mujer!... ¡Bastapor Dios!...

  
  

Por los ángeles te ruego

  
  

que al punto...

  

MARÍA

 

(En tono de burla.) ¿Cuál de las dos?...

  

BARONESA

 

¡Qué ciego vienesqué ciego!...

  
     

(La BARONESA se pierde en la multitud de máscaras que hoy en elsalón.)

    
     
     

Escena VI

    
     

MARÍAARTURO.

    
     

ARTURO

 

(A la BARONESA.) Adiós. (A MARÍA.) Ven acá conmigo

335

 
  

mujer o ángel... ¿Suspiras?...

  
  

Bendigo tu vozbendigo [16]

  
  

la mirada con que miras.

  
  

En este mundo en que el oro

  
  

es el rey de las pasiones

340

 
  

en que consigue un tesoro

  
  

la fe de los corazones...

  
  

Ya una mirada no inflama

  
  

como antes al que la vía;

  
  

ya una voz no enciende llama

345

 
  

como ha poco la encendía...

  
  

Que el hombre desengañado

  
  

del amor de la mujer

  
  

no vive ya apasionado

  
  

porque no puede creer...

350

 
  

Mas túno sé lo que brilla

  
  

en esa mirada ardiente

  
  

que el pecho débil se humilla

  
  

y en adorarte consiente.

  

MARÍA

 

¿Y María?

  

ARTURO

 

Por favor

355

 
  

no turbes mi pensamiento

  
  

que en timáscarami amor

  
  

la mira en este momento.

  
     

(MARÍA se levanta la careta.)

    
     
  

¡María!

  

MARÍA

 

SilencioArturo...

  
  

nadie sabe en el salón...

360

 

ARTURO

 

Cariño eterno te juro

  
  

con todo mi corazón.

  
  

¡Ay!... Sí... ¡qué felicidad!...

  
  

¿Qué son mis penas ahora?

  
  

Sueño que no fue verdad...

365

 
  

sólo un recuerdoSeñora

  
  

¿sabes tú lo que es sentir

  
  

lo que es en el mundo amar

  
  

lo que es tener que vivir

  
  

y un Dios a quien adorar?...

370

 
  

¿Sabes tú lo que es vertida

  
  

una lágrima en la mano

  
  

de la belleza querida

  
  

de ese objeto soberano?

  
  

Las riquezas del Perú

375

 
  

nada valen para mí... [17]

  
  

¿Qué más quiero?... ¿Sabes tú

  
  

lo que es adorar en ti?...

  

MARÍA

 

¡Qué voz! ¡qué ardiente mirar!

  

ARTURO

 

Este es amor...

  

MARÍA

 

Sí; lo creo.

380

 

ARTURO

 

¿Tú así no sabes amar?

  

MARÍA

 

Por lo menos lo deseo...

  
  

Y hace un año...

  

ARTURO

 

No recuerdes

  
  

tus maldecidos amores

  
  

que en tristes afanes pierdes

385

 
  

mis pensamientos de flores...

  

MARÍA

 

Arturolos olvidé...

  
  

que Carlos ya me olvidó...

  

ARTURO

 

Cuando él te amabate amé...

  
  

Cuando te olvidayo no...

390

 
  

Dime yo te amoMaría...

  

MARÍA

 

Arturoes mucho exigir...

  

ARTURO

 

¿No es?... Amanece el día...

  
  

que lo pueda bendecir...

  
  

Que eleve altiva mi frente

395

 
  

que al sol mire esplendoroso

  
  

y pueda exclamar... «detente

  
  

paraoh solque eres hermoso.»

  
  

Tú iluminaste el primero

  
  

destello de mi alegría

400

 
  

tú eres un sol hechicero

  
  

un digno padre del día.

  
  

Dime yo te amo una vez...

  

MARÍA

 

Te amará mi corazón...

  

ARTURO

 

Ya no es tanta su esquivez...

405

 
  

¡Es un cielo este salón!

  
  

(ARTURO da el brazo a MARÍA.) [18]

  




Cuadro II

    
     
     

Escena I

    
     

Gabinete de ARTURO: un estante de libros; una mesa conpapeles en el mayor desorden. ARTURO leyendo junto a ésta.ISABEL con un tomo de las obras de Fígaro al lado de lachimenea.

    
     

ARTURO

 

«Corazón que no has amado

  
  

tú no sabes el dolor

  
  

de un corazón acosado

  
  

carcomido y desgarrado

  
  

por amarguras de amor.»

5

 
  

«No sabes como se llora

  
  

con ese llanto que quema

  
  

con la nochey con la aurora

  
  

con ese sol que colora

  
  

en la frente un anatema.»

10

 
  

«Se llora con el placer

  
  

se llora con el pesar

  
  

con el recuerdo de ayer

  
  

y mañana... hay que llorar

  
  

si nos ama una mujer.»

15

 
  

«Túvelado a la tormenta

  
  

de borrascosa pasión

  
  

no sabes como se aumenta

  
  

como inflamada revienta

  
  

la pena en el corazón.»

20

 
  

«Como le devora eterno

  
  

ese esperar indeciso

  
  

como abrasa el fuego interno

  
  

de tener hoy un infierno

  
  

donde estuvo un paraíso.»

25

 
  

«¡Amar y no ser amado!

  
  

¡Sentir y no consentir!

  
  

¡Morir viviendo olvidado!

  
  

¡Morir por haber amado [19]

  
  

y no poderlo decir!...»

30

 
  

«Bullir en el pensamiento

  
  

el bello ser de otro ser...

  
  

Y ese roedor tormento

  
  

que hemos bebido en el viento

  
  

en la voz de una mujer!...

35

 
  

«Sí; mis oídos la oyeron

  
  

mis ojos la contemplaron

  
  

era hermosa y la creyeron...

  
  

Mis oídos me mintieron

  
  

o sus ojos me engañaron.»

40

 
  

Esto sí que es trovador

  
  

Esto se llama sentir...

  
  

y en otro mundo vivir

  
  

de ilusiones y de amor...

  
  

En otro mundo escondido

45

 
  

allá en su inspirada mente

  
  

donde se llora y se siente...

  
  

do nada se echa en olvido!...

  
  

Niño y vate... en galardón

  
  

¿qué puedes apetecer?

50

 
  

¿Riquezas? ¡ah! no. Si a ser

  
  

llegaras un Calderón!...

  
  

¿no valiera másdoncel

  
  

no fuera mayor tesoro

  
  

que una diadema de oro

55

 
  

tu corona de laurel?...

  

ISABEL

 

¿Qué hacesArturo?

  

ARTURO

 

Leyendo

  
  

un trozo de poesía

  
  

que vale másmadre mía

  
  

que lo que estoy escribiendo...

60

 
  

Y es tan grande su primor

  
  

que casi me avergoncé

  
  

de mi canción y taché

  
  

de necio y frío a mi amor.

  

ISABEL

 

¿Qué tan enamorado estás?

65

 

ARTURO

 

Ya no es amores locura.

  

ISABEL

 

¿Locura?

  

ARTURO

 

Es tal su hermosura...

  

ISABEL

 

¿Que por ella morirás?...

  

ARTURO

 

Morir viviendo mi madre... [20]

  
  

ni decírmelo debiste.

70

 

ISABEL

 

Vivía también ¡ay triste!...

  
  

cuando se mató tu padre...

  

ARTURO

 

¿A qué recuerdasSeñora

  
  

la muerte del pobre viejo?...

  

ISABEL

 

Su desgracia es un consejo

75

 
  

que te da tu madre ahora.

  

ARTURO

 

No le imagino olvidar

  
  

que le tengo muy presente...

  
  

Un alma que mucho siente

  
  

se sueleArturoextraviar...

80

 
  

Si quieres creero niño

  
  

en amora mi experiencia

  
  

quiere Arturo con prudencia

  
  

y no con mucho cariño.

  
  

Que no hay mujer en el mundo

85

 
  

que merezca por mujer

  
  

ese constante querer

  
  

tan agitado y profundo...

  

ARTURO

 

No conoces a María

  
  

tan bellatan inocente

90

 
  

modestapálida frente...

  

ISABEL

 

De engañar tendrá su día...

  

ARTURO

 

Esa plática dejemos...

  
  

Concluyamos la canción...

  
  

Tengo feen su corazón;

95

 
  

de cuanto digan burlemos... (Se sienta y escribe.)

  

ISABEL

 

¡Es mucho Fígaro!...

  

ARTURO

 

(Reflexionando.) ¿Qué?

  
  

este consonante en urna...

  
  

Moctezumabrumapluma...

  
  

¡Gracias a Dios le encontré!...

100

 

ISABEL

 

(Leyendo.) ¡Ay! como nos conocía...

  
  

¡infeliz! con su talento...

  
  

Diabólico pensamiento...

  
  

¡hasta de él mismo reía!...

  

ARTURO

 

Victoriavictoria... bueno. (Se levanta.)

105

 

ISABEL

 

(Se levanta.) ¿Qué tienes?

  

ARTURO

 

(Se acerca a la mesa y corrige &c.) ¡Bravo desliz!

  
  

¡Soy el hombre más feliz!...

  
  

estoy de alegría lleno...

  

ISABEL

 

¿Qué tienes? [21]

  

ARTURO

 

He concluido

  
  

para mi adorada bella

110

 
  

una amorosa querella

  
  

que vale...

  

ISABEL

 

¡Tiempo perdido!

  
  

¿Quieres leérmela?

  

ARTURO

 

Sí...

  
  

leeré el final y no más...

  
  

que es...

  

ISABEL

 

Muy larga...

  

ARTURO

 

Por demás...

115

 

ISABEL

 

Empiezapues...

  

ARTURO

 

Dice así... (Lee.)

  
  

Esa tinta de azul que en torno ciñe

  
  

el sol brillante de tus pardos ojos;

  
  

ese color que tus mejillas tiñe

  
  

pálidoel ámbar de tus labios rojos;

120

 
  

Tu fina y odorosa cabellera

  
  

tu mano de marfiltu hermosa frente

  
  

la risa de tus labios hechicera

  
  

que llega al fondo de mi pecho ardiente;

  
  

ese puro de amor nevado seno

125

 
  

de ese vendado Dios mansión guardada

  
  

fecundo manantial de amores lleno

  
  

tal vez de tu pasión triste morada;

  
  

ese talle gentilaéreoleve

  
  

el pie que huella las nacientes flores

130

 
  

y las pisa felizsin que se lleve

  
  

su gallardía en él ni sus colores...

  
  

¿No son el pielos ojos y la frente

  
  

el cabelloel reírel talleen suma

  
  

esa belleza mágicaelocuente

135

 
  

que dio vida del mar la blanca espuma?

  
  

Los hombres un altar la levantaron

  
  

que ha devorado el tiempo en su camino

  
  

y en santa adoración la consagraron

  
  

bosques y templos como a ser divino...

140

 
  

Tú tienes un altar que no hace alarde

  
  

de galas y oroni pomposas flores;

  
  

pero un altar que acabará muy tarde

  
  

mi corazón la fe de mis amores.

  
  

¿Te gusta mi madre? [22]

  

ISABEL

 

Sí;

145

 
  

mas yo te quiero leer

  
  

de Fígaro el parecer

  
  

en cierto asunto.

  

ARTURO

 

Por mí

  
  

no te molestes.

  

ISABEL

 

Escucha

  
  

que es cosa muy de notar

150

 
  

por lo rara y singular.

  

ARTURO

 

¡Grande sería la lucha

  
  

de su pobre corazón

  
  

cuando al fin... perdida gloria...

  
  

demos llanto a su memoria

155

 
  

y un poco de compasión!

  

ISABEL

 

(Leyendo.) «Tú echas mano de tu corazóny vas y learrojas a la primera que pasay no quieres que lo pise y lo lastimey leentregas ese depósito sin conocerla. Confías tu tesoro a cualquiera porsu linda cara y crees porque quieresy si mañana tu tesoro desaparecellamas ladrón al depositariodebiendo llamarte imprudente y necio a timismo...»

  

ARTURO

 

¡Pobre Fígaro!... ¡es verdad!...

  
  

¡Qué silencio!... y es cantor

  
  

de Macías y escritor

  
  

de tanta facilidad!...

160

 
  

Una corona dejó

  
  

en sus obras... con orgullo

  
  

su talento... ni un murmullo

  
  

de aplausoo madrese oyó...

  

ISABEL

 

¿Aplauso?

  

ARTURO

 

Un aplausosí:

165

 
  

madre míano te asombre:

  
  

le pido para su nombre

  
  

que es nombre de gloria aquí.

  
     
     

Escena II

    
     

DichosANSELMO

    
     

ANSELMO

 

Señorito... D. Mariano.

  

ARTURO

 

Que pase adelanteAnselmo.

170

[23]

     
     

Escena III

    
     

ARTUROMARIANOISABEL.

    
     

MARIANO

 

Señoraa los pies de V.

  

ARTURO

 

¡Oh! Mariano...

  

ISABEL

 

AdiósToledo.

  
  

¿Qué tal la mañana?

  

MARIANO

 

Infame.

  
  

Un frío... ¿estás escribiendo?...

  
  

Alguna trova de amores...

175

 

ARTURO

 

¿Calla: tú que entiendes de eso?...

  

MARIANO

 

Estos poetasSeñora

  
  

se figuran que los legos

  
  

no deben ni preguntar

  
  

si es madrigal o soneto

180

 
  

lo que escriben... ¡ya se ve!...

  
  

¡todos tienen tan mal genio!...

  

ISABEL

 

Déjele V... Si son locos:

  
  

acérquese V. al fuego...

  
  

¿Va V. al prado después?

185

 

MARIANO

 

Por supuesto...

  

ARTURO

 

(En tono de burla.) Por supuesto.

  

MARIANO

 

Como había de faltar...

  

ARTURO

 

Fuera un crimen estupendo

  
  

de parte de un elegante

  
  

y notable desacierto...

190

 

MARIANO

 

¡Si yo me divierto allí!...

  
  

Tú pasas alegre el tiempo

  
  

con tus versos; yo le ocupo

  
  

con más gusto en el paseo.

  

ARTURO

 

¿De dónde vienesMariano?

195

 
  

¿De ver al querido objeto

  
  

de tu corazón?

  

MARIANO

 

Es claro...

  
  

con alma y vida la quiero...

  

ISABEL

 

Muy bienMariano¿Es V.

  
  

feliz con amor tan recio?...

200

 

MARIANO

 

No lo sé: cuando me mira

  
  

con los ojos placenteros

  
  

palpita mi corazón [24]

  
  

de tal modoque no puedo

  
  

contestar a sus palabras...

205

 
  

Cuando me mira con ceño

  
  

¡pobre de mí! desgraciado

  
  

cual ninguno me contemplo.

  

ARTURO

 

¡Pobre de ti! ¿Cuántas veces

  
  

te sucede lo primero?

210

 

MARIANO

 

¿Qué?...

  

ARTURO

 

La mirada apacible.

  

MARIANO

 

Muy pocas veces...

  

ARTURO

 

Lo creo...

  
  

¡Pobre de ti!...

  

MARIANO

 

No te burles

  

ISABEL

 

No le haga V. caso.

  

MARIANO

 

Bueno...

  
  

SeguiréDoña Isabel

215

 
  

tan saludable consejo

  
  

¿Qué tiene V. en la mano?

  
  

¿Un libro?...

  

ISABEL

 

Sí¿qué hay de nuevo?

  

MARÍA

 

Nada notable; que siguen

  
  

los facciosos en el reino...

220

 
  

y desde Madrid los mira

  
  

con gran confianza el Gobierno.

  
  

Yopor mí... ¡qué se me da!...

  
  

Con aquellos y con estos

  
  

ha de haber sastres y modas

225

 
  

y amorosos devaneos

  
  

y billetitos de amor...

  
  

Ahí está mi dicha; en eso...

  

ISABEL

 

Es V. muy egoísta...

  

MARIANO

 

¿Egoísta?... ni por pienso.

230

 

ISABEL

 

Es muy poco patriotismo...

  

MARIANO

 

Peor es tener empleo

  
  

y pensar así... ¿destino?...

  
  

ni le pidoni le quiero.

  
  

Así pudiera soltar

235

 
  

el grave y terrible peso

  
  

de la milicia. Mañana

  
  

el adorado embeleso

  
  

lucirá sus atractivos

  
  

y entre tanto... ¡Santos cielos!

240

[25]

  

me desespero al pensar

  
  

que yo junto a Recoletos

  
  

a pique de chamuscarme

  
  

haréejercicio de fuego

  
  

¡Esto es fatal!...

  

ISABEL

 

Sí;... lo es...

245

 

MARIANO

 

Arturo.

  

ARTURO

 

¿Qué quieres?...

  

MARIANO

 

Tengo

  
  

que darte una buena nueva...

  

ARTURO

 

En cambio te haré un soneto.

  

MARIANO

 

Mañana llega...

  

ARTURO

 

¿Quién?

  

MARIANO

 

Carlos...

  

ARTURO

 

(Deja precipitadamente la mesa en que escribía.)

  
  

¿De veras?

  

MARIANO

 

Mira

  

ARTURO

 

¿Qué leo?...

250

 
  

¿Viene a casarse con ella?...

  
  

¿Me habrá engañado?

  

MARÍA

 

Sospecho...

  
  

que no te agrada...

  

ARTURO

 

Sí tal

  
  

que es amigo verdadero.

  
  

¿Vamos a tu casa?...

  

MARIANO

 

¿A qué?

255

 
  

Yo voy al prado...

  

ARTURO

 

Recuerdo

  
  

que di palabra a María

  
  

de verla antes del paseo...

  
  

(Aparte.) María ¿me engañarás?

  
  

Destruirás en un momento

260

 
  

las ilusiones de un año?...

  

MARÍA

 

Como quieras.

  

ARTURO

 

(A ISABEL.) Hasta luego...

  

ISABEL

 

¿Te esperamos a comer?

  

ARTURO

 

Si he de vestirme...

  

ISABEL

 

Toledo

  
  

Adiós.

  

MARÍA

 

A los pies de V...

265

 

ISABEL

 

Adiós: sigamos leyendo. [26]

  
     
     

Escena IV

    
     

ISABEL.

    
     
  

(Lee.) «El día 23 es siempre en mi calendario día dedesgraciay a imitación de aquel jefe de policía ruso que mandaba tenerprontas las bombas la víspera de incendiosasí yo desde el 23 meprevengo para el siguiente día de sufrimiento y de resignacióny endando las doce ni tomo vaso en mi mano por no romperleni apunto cartapor no perderlani enamoro mujer porque no me diga que sípues en puntoa amorestengo otra superstición: imagino que la mayor desgracia que aun hombre le puede suceder es que una mujer le diga que le quiere. Si nola cree es un tormento; y si la cree... ¡Bien aventurado aquel a quien lamujer le dice no quieroporque ése a lo menos oye la verdad...»

  
     
  

Perdida ya la ilusión

  
  

no existe felicidad...

  
  

y esto que dice ¿es verdad?...

  
  

Creo que tiene razón.....

270

 

Cuadro III

    
     
     

Escena I

    
     

Sala en casa de MARÍA.

    
     

MARÍABARONESA.

    
     

MARÍA

 

Ya ves si soy franca...

  

BARONESA

 

Sí.

  

MARÍA

 

Así comenzó su amor

  
  

y como era natural

  
  

de día en día creció...

  

BARONESA

 

¿Le quieres mucho?

  

MARÍA

 

No sé...

5

 
  

Si te abro mi corazón

  
  

con la franqueza de amiga

  
  

verás la lucha feroz

  
  

que a todas horas destruye

  
  

mi esperanza y mi ilusión...

10

 

BARONESA

 

Te quiero tanto...

  

MARÍA

 

Es verdad...

  
  

he de referirte hoy

  
  

oh Baronesadel alma

  
  

la funesta situación...

  
  

Cuando Arturo me pintaba

15

 
  

con su hablar encantador...

  
  

ese mundo de esperanzas

  
  

que en su mente se creó

  
  

ese mundo de ilusiones

  
  

que en su entusiasta fervor

20

 
  

la pobre existencia mía

  
  

de cien venturas sembró;

  
  

yo le oíaBaronesa

  
  

tan feliz de oír su voz

  
  

que no cambiaba mi suerte

25

 
  

por nada en el mundo... no.

  
  

Siguió diciéndome amores

  
  

y el alma también siguió [28]

  
  

encadenada a su acento

  
  

como un reo en su prisión.

30

 
  

Y esta afición hacia él

  
  

tanto a amor se pareció...

  
  

que yo misma lo creí...

  
  

que aún lo creo por Dios...

  

BARONESA

 

¿Qué? ¿no le amas?...

  

MARÍA

 

No lo sé.

35

 
  

Ayer mismo recordó

  
  

aquella noche en que hizo

  
  

su dulce declaración

  
  

y al oírle... la ternura

  
  

del pensamiento de amor

40

 
  

que en este recuerdo triste

  
  

para su vida empleó...

  
  

al escuchar de su boca

  
  

que es la belleza una flor

  
  

con aromascuando quiere

45

 
  

y sin fragancia y color

  
  

cuando de su tierno pecho

  
  

el odio se apoderó...

  
  

yo creí que le adoraba...

  
  

con todo mi corazón...

50

 

BARONESA

 

Y le amarás...

  

MARÍA

 

No lo sé...

  
  

te lo digo sin temor

  
  

de que vendas mi secreto

  
  

que eres mi amiga...

  

BARONESA

 

Lo soy.

  

MARÍA

 

Apenas de mí se aparta

55

 
  

y no escucho su clamor

  
  

ni miro el rostro sombrío

  
  

que a tratarle me excitó...

  
  

me acuerdo muy pocas veces

  
  

de mi amante trovador...

60

 
  

mas cuando leo sus versos

  
  

de tanto fuego y pasión

  
  

y las palmadas que suenan

  
  

de mi Arturo en derredor

  
  

escucho... mi Baronesa

65

 
  

renace aquella afición

  
  

y nadie en el mundo tiene [29]

  
  

tanto derecho a mi amor.

  
  

Yo miro a mis pies el mundo...

  
  

entonces tan alta soy

70

 
  

en poder y gentileza

  
  

y tantas mis gracias son

  
  

que un templo fuera preciso

  
  

que alzara el mundo en mi honor

  
  

Baronesa si leyeses

75

 
  

los versos que me escribió...

  
  

¡Cuánta ternura!... ¡Que triste

  
  

qué melancólico el son

  
  

es de su dorada lira!...

  
  

Algunas veces corrió

80

 
  

por mis mejillas el llanto

  
  

de oír leer su canción.

  
  

Allí su alma embebida

  
  

en otro mundo mejor

  
  

dilatándose... su mente

85

 
  

en misteriosa oración

  
  

adorando... hasta la sombra

  
  

de la hermosa a quien oyó

  
  

quizá por la vez primera

  
  

un yo te amotrovador...

90

 
  

En esa canción sombría

  
  

que ha dos meses me escribió

  
  

hay tal verdadsentimientos

  
  

tan hondos del corazón

  
  

que no es Arturo un mortal

95

 
  

en el mundosino un Dios...

  
  

Pues bienestas ilusiones...

  
  

este hablar desapareció

  
  

desde el momento que supe

  
  

que Carlos llegaba hoy...

100

 
  

Esta nueva no esperada

  
  

a conocer me enseñó

  
  

que la inquietud de mi pecho

  
  

que yo apellidaba amor

  
  

fosfórica llama fue

105

 
  

que un solo instante alumbró...

  
  

Y ahora ¿qué debo hacer?...

  
  

¿Cómo decirle... Señor...

  
  

mi cariño fue mentira[30]

  
  

fue mentira mi pasión?...

110

 

BARONESA

 

Oh Maríadilosí

  
  

que no es digno el trovador

  
  

de que le engañen. Si franca

  
  

disipas esa ilusión

  
  

y esa esperanza que tiene

115

 
  

en tu cariñoel dolor

  
  

un mando nuevo dará

  
  

a su ardiente inspiración

  
  

Acabará su arrebato

  
  

y un sentimiento mejor

120

 
  

porque es más dulcemás triste

  
  

calmará su agitación...

  
  

Pensamientos melancólicos

  
  

de dulcísimo sabor

  
  

una nube formarán

125

 
  

de luto a su alrededor.

  
  

Esa nube será hermosa

  
  

para élque en su aflicción

  
  

será el recuerdo de un día

  
  

de ventura que pasó.

130

 
  

Entonces tal vez de enmedio

  
  

de ese animado montón

  
  

de bellezas que en la corte

  
  

vestidas con gran primor

  
  

si ostentan lujo en el traje

135

 
  

y aquí la satisfacción (Señalando la casa.)

  
  

de una alegría que nunca

  
  

su corazón abrigó

  
  

del alma en el fondo tienen

  
  

la vergüenza de un amor

140

 
  

conocido y despreciado

  
  

tal vez por quien le encendió

  
  

alguna responderá

  
  

a su solitaria voz.

  

MARÍA

 

Y esa alguna... serás tú

145

 
  

mi Baronesa.

  

BARONESA

 

(Turbada.) ¿Quién yo?...

  
  

¿De qué lo infieresMaría?...

  
  

No es más que suposición...

  
  

¿No le amas tú?...

  

MARÍA

 

No lo sé... [31]

  
  

lo que me ha dichopor Dios(Aparte.)

150

 
  

mi orgullo ha mortificado...

  

BARONESA

 

(Aparte.) Tú no le amas... ya que no

  
  

consiga yo su cariño

  
  

he de atormentaros... ¡Oh!

  
     
     

Escena II

    
     

MARÍABARONESA un CRIADO.

    
     

CRIADO.

 

El Señor de Carbajal

155

 
  

y el Señorito...

  

BARONESA

 

¿Los dos?

  
  

empiece ya mi venganza...

  

MARÍA

 

Entren al puntoMuñoz.

  
     
     

Escena III

    
     

MARÍABARONESAARTUROMARIANO.

    
     

MARIANO

 

¡Hermosapor vida mía...

  
  

está V. hoy Baronesa...

160

 
  

Adiós prima...

  

BARONESA

 

AdiósArturo.

  

ARTURO

 

(Después de hacer una cortesía a la BARONESA.)

  
  

María... (Aparte.) Siempre tan bella.

  

MARÍA

 

¿Está V. triste?

  

MARIANO

 

No tal

  
  

si es su genio esa tristeza.

  
  

Ustedes lo saben bien.

165

 
  

Jamás Arturo se alegra

  
  

aunque a su lado se halle

  
  

la más singular belleza.

  
  

Yo no: nada más sabroso

  
  

para míque una hora o media

170

 
  

(Mirando a la BARONESA.)

  
  

junto a la hermosa que se ama.

  

BARONESA

 

¡Galantería como ella

  
  

habrase oído en el Mundo!

  
  

¡Qué amable es V.!.. Quisiera

  
  

poder contestar ahora...

175

 

MARIANO

 

(A la BARONESA.) Si no es en V. molestia[32]

  
  

y no es petición extraña

  
  

conteste V. cuando quiera.

  

BARONESA

 

(Sonriéndose.) Así lo haré...

  
  

¡Qué mirada

  

MARIANO

 

¡Bendita mil veces seas!...

180

 

ARTURO

 

¡PobreMariano!...

  

BARONESA

 

(Mirando a ARTURO.) ¡Insensato!...

  
  

Ignora lo que le espera...

  
  

¡Quéembebido en contemplarla!...

  

ARTURO

 

(Aparte.) Está María hechicera.

  

MARÍA

 

(Aparte.) ¡Con qué ternura me mira!

185

 
  

¡Infeliz!

  

BARONESA

 

(Aparte.) ¡Cuál se deleita

  
  

en contemplarla el ingrato!...(A ARTURO.)

  
  

¿Qué tiene V.?

  

ARTURO

 

Baronesa

  
  

sabe V. que es mi carácter.

  

BARONESA

 

Cuando una pasión se alberga

190

 
  

allá en el fondo del alma...

  

ARTURO

 

Cuando una pasión alienta

  
  

y hay pasión y sentimiento

  
  

y verdadcalla la lengua

  
  

y hablan los ojosSeñora.

195

 

BARONESA

 

¿A qué viene esa aspereza?

  
  

¡Qué semblante tan sombrío!

  

ARTURO

 

No puede estar muy risueña

  
  

la carasi el corazón

  
  

abriga mortal sospecha

200

 

BARONESA

 

¿Sospecha V. de su dama?

  
  

Responda V. sin reserva.

  

MARÍA

 

(A la BARONESA.) Baronesa...

  

BARONESA

 

(Sonriendo.) Es una chanza.

  

ARTURO

 

Es una chanza ligera...

  

BARONESA

 

Sospecha V....

  

ARTURO

 

No lo sé...

205

 

MARÍA

 

¿Por qué en saberlo te empeñas?

  

BARONESA

 

La curiosidad no más.

  

ARTURO

 

¡Curiosidad!...

  

MARÍA

 

¿No paseas?

  
  

Tu coche ha venido ya

  

BARONESA

 

Es muy temprano...

  

MARÍA

 

(Aparte.) ¡Paciencia!...

210

[33]

  

¿Qué hora es?

  

MARIANO

 

No son las tres...

  

BARONESA

 

La diligencia no llega...

  

MARIANO

 

Hasta las cuatro; se entiende

  
  

si los facciosos la dejan...

  

BARONESA

 

Hoy tal vez llegue más pronto...

215

 

ARTURO

 

¿Quién viene en la diligencia?...

  

BARONESA

 

Su amigo de V....

  

ARTURO

 

Ignoro...

  

BARONESA

 

Carlos de Vargas Gurrea.

  

ARTURO

 

Nada sabía: me alegro.

  

BARONESA

 

Esa es amistad sincera...

220

 

MARÍA

 

¿Dónde te sirves de guantes?

  
  

(Procurando distraer la conversación.)

  

BARONESA

 

En París.

  

MARÍA

 

(Examinando los guantes.) Es piel muy buena

  

BARONESA

 

¿No sabe V. la noticia?

  

MARÍA

 

¿A tres francos?

  

ARTURO

 

¿Y qué nueva?...

  

BARONESA

 

¡Se casa Carlos!

  

ARTURO

 

¿Con quién?

225

 

BARONESA

 

¿Con quién ha de ser? Con esta...

  

MARÍA

 

¿Y he dicho sí por ventura?

  
  

Sin mi permiso... ¡Qué pena!

  

ARTURO

 

¡Oh! será excelente boda...

  
  

Doy a V. la más completa

230

 
  

enhorabuenaMaría.

  

MARIANO

 

Señoraque es ya muy cerca

  
  

de las tres y media.

  

BARONESA

 

Vamos.

  

ARTURO

 

(Aparte.) BenditaDiostu clemencia.

  

MARIANO

 

Dejaré a Ven su coche.

235

 

BARONESA

 

Adiós.

  

MARIANO

 

AdiósBaronesa

  

BARONESA

 

Ya dejo en su corazón

  
  

clavada una horrible flecha;

  

MARÍA

 

Con sus palabras el alma

  
  

recobró en su antigua fuerza

240

 
  

la afición que le tenía...

  
  

¡Si le amaré yo de veras!... [34]

  
     
     

Escena IV

    
     

MARÍAARTURO.

    
     

ARTURO

 

Tardaba ya por mi vida

  
  

la Baronesa en partir...

  
  

Tengo tanto que decir

245

 
  

y el alma tan afligida

  
  

que si callo he de morir...

  

MARÍA

 

¿Qué tienes Arturo?...

  

ARTURO

 

¿Qué?

  
  

No sélo que tengoy sé

  
  

que está el corazón lloroso

250

 
  

con un recuerdo espantoso

  
  

Maríade lo que fue...

  
  

con un recuerdo feroz

  
  

que si mi vida atormenta

  
  

también mi vida alimenta

255

 
  

más terrible que la voz

  
  

del Señor en la tormenta.

  

MARÍA

 

¿Tan poco fías de mí...

  
  

que me callas tu pesar?

  

ARTURO

 

Yo te amo desque te vi...

260

 

MARÍA

 

¿Y hay quien te pueda olvidar

  
  

oyéndote hablar a ti?

  
  

¿Qué tienes?

  

ARTURO

 

¿Sabes lo que es

  
  

amor y olvido después

  
  

del amor? ¿lo que es temor

265

 
  

de perder uno su amor?

  
  

Con esto mi pena ves...

  

MARÍA

 

¿Tienes celos?...

  

ARTURO

 

¿Y en tenerlos

  
  

me faltaría razón?

  

MARÍA

 

¿Qué es falso mi corazón?...

270

 

ARTURO

 

Son tus hechizos tan bellos

  
  

que envidia de todos son.

  
  

Carlos llegará mañana.

  

MARÍA

 

Si me olvidó Carlos ya...

  
  

de mí no se acordará.

275

 

ARTURO

 

Si te encuentra más galana

  
  

su pasión renacerá.

  
  

¿No consagraste a él [35]

  
  

ni una vez tu pensamiento

  
  

desque partió?

  

MARÍA

 

No te miento...

280

 
  

alguna...

  

ARTURO

 

(Aparte.) Envidiooh doncel

  
  

tu suerte en ese momento

  

MARÍA

 

Por Dios mi felicidad

  
  

con un recuerdomi Arturo

  
  

no turbes...

  

ARTURO

 

(Triste.) Y eso es verdad...

285

 
  

todavía...

  

MARÍA

 

Yo te juro...

  

ARTURO

 

No me jures por piedad...

  

MARÍA

 

Arturome has de creer...

  
  

cuando me miro a tu lado

  
  

me olvido de lo pasado

290

 
  

mi vida toda es placer

  
  

es un bien que Dios me ha dado.

  
  

Nadie como Arturo siente;

  
  

nadie me pinta el amor

  
  

con delirio tan vehemente;

295

 
  

si el dolor está presente

  
  

a tu voz huye el dolor.

  
  

Tú mitigas con tu acento

  
  

la pena del pecho mío

  
  

que a tu lado está contento...

300

 
  

¡Bajo ese rostro sombrío

  
  

tiene tanto sentimiento!...

  
  

De ese Carlosel cariño

  
  

fue sólo un juego de niño

  
  

que no llegó a ser amor...

305

 
  

¿Qué valesu noble aliño

  
  

al lado del trovador?...

  

ARTURO

 

(Con entusiasmo.)

  
  

Sía su voz el viento suena

  
  

y en huracán espantoso

  
  

que al mundo de asombro llena

310

 
  

derriba la altiva almena

  
  

del alcázar poderoso...

  
  

Y el mar a su canto acalla

  
  

su alzado y violenta empuje

  
  

y los vientos avasalla

315

 
  

y al trueno que horrible cruje [36]

  
  

y al rayo que ardiente estalla.

  
  

Y con su mano arrogante

  
  

arranca un nombre a la historia

  
  

y al siglo que está delante

320

 
  

presenta un siglo distante

  
  

pero fecundo de gloria.

  
  

¡El Poeta! SíMaría...

  
  

¿Sin el poeta qué son

  
  

lo que se llama ilusión

325

 
  

ternuramelancolía

  
  

amor en el corazón?

  
  

Sin Petrarca ¿qué sería

  
  

su Laura en el mundo ya?

  
  

Ninguno se acordaría

330

 
  

de que esa mujer vivía

  
  

del gran Petrarca en la edá...

  
  

Mas ahora ¿quién el canto

  
  

de ese poeta al oír

  
  

no acaba por bendecir

335

 
  

a Laura que fue su encanto

  
  

la que le obligó a sentir?

  
  

¡Ah! María por favor

  
  

quiéreme como a tu vida...

  
  

quizás deberá a tu amor

340

 
  

esta edad tan corrompida

  
  

un sublime trovador

  

MARÍA

 

¿Arturodudas de mí?...

  
  

¿Por quéno me has de creer?...

  

ARTURO

 

No tengo confianza en ti...

345

 
  

que es mucho mi amor...

  

MARÍA

 

(Sentida.) ¿Y así

  
  

me ultrajas?

  

ARTURO

 

Eres mujer...

  

MARÍA

 

Escrito está de mi mano

  
  

que eres el bien de mi vida.

  

ARTURO

 

Es verdadprenda querida

350

 
  

pero una carta...

  

MARÍA

 

Inhumano...

  
  

me tienes muy ofendida

  

ARTURO

 

(Con arrebato.) María... ¿lloras? ¡María!

  
  

yo no te quiero enjugar

  
  

esa lágrima... es manchar

355

 
  

la hermosa perla que cría [37]

  
  

y a su orilla arroja el mar.

  
  

Dame tu mano... ¿Blasonas

  
  

de vengativa también? (Se la besa.)

  

MARÍA

 

No la beses.

  

ARTURO

 

¿Me perdonas?...

360

 
  

Si se acaba tu desdén

  
  

oh bellami amor coronas...

  
  

(La besa de nuevo.)

  

MARÍA

 

¿Quieres más?

  

ARTURO

 

¡Oh mi señora!

  
  

Reina de mi pensamiento

  
  

el ángel que Arturo adora...

365

 
  

Adiósadiós...

  

MARÍA

 

¿Vas contento?...

  

ARTURO

 

Que venga Carlos ahora.

  
     
     

Escena V

    
     

MARÍA.

    
     
  

¡Es imposible!... no puedo...

  
  

tal influjo tiene en mí

  
  

que con sólo una mirada

370

 
  

mi plan supo destruir.

  
  

¿Y esto es amor?... No lo es...

  
  

Si de él apenas me acuerdo

  
  

cuando ausente ¡y a su lado

  
  

el tiempo en oírle pierdo!...

375

 
  

¡Si llegaras prontoCarlos!...

  
  

Tengo tal gana de verte...

  
     
     

Escena VI

    
     

ARTUROCARLOSMARÍA.

    

CARLOS de camino.

    
     
     

CARLOS

 

(Dentro.) ¡Querido Arturo!...

  

MARÍA

 

¡Dios mío!

  

CARLOS

 

(Dentro.) Hablarte fue mucha suerte...

  
  

Abrázamebuen poeta.

380

 
  

Estás delgado (Entran en la escena.) María...

  

MARÍA

 

(Al precipitarse en los brazos de CARLOS se encuentra conARTURO y queda inmóvil.)

  
  

¡Querido Carlos!... ¡Gran Dios!

  

ARTURO

 

¡Qué bienacaba este día! [38]

  




Cuadro IV

    
     
     

Escena I

    
     

La misma decoración del cuadro anterior.

    
     

MARÍACARLOS.

    
     

CARLOS

 

VenMaría; ya lo sabes.

  
  

Amor te juro de nuevo

  
  

esta noche en el altar.

  
  

Disipada en un momento

  
  

aquella horriblesospecha...

5

 

MARÍA

 

Sími Carlos; yo te creo.

  
  

Si algunas horas tu amor

  
  

pude olvidar para el pueblo

  
  

aquí dentro... el corazón

  
  

te idolatraba en silencio.

10

 
  

Tú fuisteCarlos del alma

  
  

tú fuisteel amor primero

  
  

de esta infelice mujer...

  
  

en ti contempló su cielo...

  

CARLOS

 

Esas nubes que el color

15

 
  

de ese cielo oscurecieron

  
  

se disiparonMaría

  
  

con una palabra. El tiempo

  
  

para averiguar verdades

  
  

testigo el menos expuesto

20

 
  

justificó mi conducta.

  
  

Y todo ¿por qué? El recuerdo

  
  

acibará todavía

  
  

el placer que experimento

  
  

al lado del bien que adoro...

25

 
  

Pero ya acabó. Dejemos

  
  

el mal que ya se pasó

  
  

por el bien que poseemos...

  

MARÍA

 

Tienes razón.

  

CARLOS

 

Y entre tanto [39]

  
  

en este Madriden medio

30

 
  

de la culta sociedad

  
  

los bailes y galanteos.

  

MARÍA

 

No lo creas.

  

CARLOS

 

¿Por qué no?

  
  

alguna vez los primeros

  
  

y los segundos también...

35

 
  

¿Piensas tú que soy tan necio

  
  

que imaginando locuras

  
  

imagine hasta el extremo

  
  

mi felicidad? ¿que crea

  
  

que estando yo ausente y lejos

40

 
  

con mucha hermosura tú

  
  

y también con muchos celos

  
  

habrás pasado la vida

  
  

en tanto recogimiento

  
  

que renueves la memoria

45

 
  

de las monjas? Indiscreto

  
  

por demásbella María

  
  

tu Carlos fuera en creerlo.

  
  

¿Tengo razónmi Señora?

  
  

No te ofendas...

  

MARÍA

 

No me ofendo

50

 
  

y he de pagar tu franqueza

  
  

con otra mayor.

  

CARLOS

 

Sospecho

  
  

que vas a hablarme de amores...

  

MARÍA

 

Tienes razón.

  

CARLOS

 

Y mi puesto...

  
  

¿le ocuparon dignamente?

55

 

MARÍA

 

¡Carlos mío!... Te confieso

  
  

que distraje mis afanes

  
  

que quise arrancar del pecho

  
  

tu imagen que me mataba

  
  

tu imagen que estaba viendo

60

 
  

a mi pesar cada hora

  
  

Carlosen todos momentos...

  
  

Pero en vano... Cada día

  
  

crecía mi amante fuego

  
  

que para aumentar amor

65

 
  

no hay cosa como los celos

  
  

cuando se quiere con alma[40]

  
  

no cuando amores fingiendo

  
  

se inventa enojos y rabia

  
  

sólo por hacer que hacemos.

70

 
  

Si vieras cuanto temía

  
  

por tu vida... ¡Cuanto temo

  
  

que todavía se estorbe

  
  

nuestro cercano himeneo!...

  

CARLOS

 

¡Temor!... ¿Y de quéMaría?...

75

 
  

Envidien nuestro contento...

  
  

esos mismos que apurando

  
  

botellas de buen burdeos

  
  

en esa estancia contigua

  
  

celebran nuestro concierto

80

 
  

de amores. ¿No los has visto?

  
  

Sus goces más placenteros

  
  

los cifran en apurarlas...

  
  

Tal vez se ríen los necios

  
  

de un placer que no conocen

85

 
  

de tan bien que no poseyeron...

  
  

(Le besa la mano.)

  
  

Sin embargo ¿no has notado

  
  

la tristeza de uno de ellos?

  

MARÍA

 

No sé: todos tan alegres

  
  

los he visto... no recuerdo...

90

 
  

Con la Baronesa el Conde...

  
  

¡conquista nueva por cierto!...

  
  

Anitacon el de Luna

  
  

con la MarquesaToledo...

  
  

MarianoVenturaEnrique...

95

 
  

VamosCarlosno me acuerdo...

  

CARLOS

 

SíMaríay es mi amigo

  
  

el amigo que más quiero...

  
  

A costa de mi ventura

  
  

quisiera favorecerlo

100

 
  

con tanta felicidad

  
  

como para ti deseo.

  

MARÍA

 

No sé...

  

CARLOS

 

Arturo Carbajal...

  
  

¿No viste su horrible ceño

  
  

mientras comía? ¿No viste

105

 
  

su distraccióny su aspecto

  
  

sombrío?... [41]

  

MARÍA

 

(Aparte.) ¡Infeliz Arturo!...

  

CARLOS

 

¿Qué tendrá?...

  

MARÍA

 

Decir no puedo

  
  

que cosa le aflige... ha días

  
  

que yo no le hablo...

  

CARLOS

 

Confieso

110

 
  

que me ha sorprendido. Antes

  
  

no era bulliciosoes cierto...

  
  

triste siempretaciturno...

  
  

indicios daba tremendos

  
  

de que allá en su corazón

115

 
  

se agitaba un sentimiento

  
  

de tan profunda amargura

  
  

que trocaba en desconsuelo

  
  

el placer de su existencia...

  

MARÍA

 

(Enternecida.) ¡Pobre Arturo!

  

CARLOS

 

Cuando lejos

120

 
  

de la sociedad los dos

  
  

juzgábamos devaneos

  
  

los amores de los hombres

  
  

cuando yo menos severo

  
  

menos justole decía

125

 
  

que el peligro de más peso

  
  

de más valor en amores

  
  

era sólo un casamiento

  
  

Arturo me replicaba

  
  

«TúCarlosno entiendes de eso.

130

 
  

Hay amores en el mundo

  
  

que cuestan todo un infierno.»

  
  

Mas a pesar de ese dicho

  
  

le vía tal vez risueño

  
  

festejar a las hermosas

135

 
  

y sobre todo no puedo

  
  

olvidarque nuncanunca

  
  

le culpé de descontento

  
  

con mis dichas...

  

MARÍA

 

¡Pobre Arturo!

  

CARLOS

 

¡Si enamorado!...

  

MARÍA

 

Tal creo...

140

 

CARLOS

 

La Baronesa...

  

MARÍA

 

¿Quién sabe?

  
  

Esta plática dejemos. [42]

  
     
     

Escena II

    
     

MARÍACARLOSBARONESA.

    
     

BARONESA

 

¡Jesús y qué barahúnda!

  

MARÍA

 

¿Qué ha sucedido?

  

BARONESA

 

Ahí es nada...

  
  

Una disputa terrible

145

 
  

sobre derechos que llama

  
  

imprescriptibles tu padre...

  

CARLOS

 

En tocándole en la llaga...

  

BARONESA

 

Con el Conde es la disputa...

  

CARLOS

 

El Conde que es tan machaca

150

 
  

le habrá dicho que no es moda

  
  

pensar así: que ya cansan

  
  

esas doctrinas añejas

  
  

del año doce.

  

BARÓN.

 

¡Ya escampa!

  
  

Le ha dicho que fueron locos

155

 
  

aquellos que proclamaban

  
  

como sagrado principio

  
  

la soberanía santa

  
  

del pueblo: que esa doctrina

  
  

no era mas que una antigualla

160

 
  

del siglo anteriorque sobra

  
  

para bien de nuestra patria

  
  

unas cortes en dos cuerpos...

  
  

Tu padre entonces se afana

  
  

por probar al Condecito

165

 
  

que nada en el mundonada

  
  

como unas cortes que sirvan

  
  

de cortapisa al monarca

  
  

solas y sin el senado

  
  

que para nada hace falta...

170

 
  

De aquíMaría ¡Dios mío!

  
  

un alboroto se arma

  
  

de gritos y de razones

  
  

de murmullos y palabras

  
  

que nadiese entiende... Carlos

175

 
  

yo me salí fastidiada.

  
  

Ya se ve; si los señores [43]

  
  

del día dan en la gracia

  
  

de hablar de negocios siempre

  
  

y la flor que nos regalan

180

 
  

es la aclaración de un hecho

  
  

una lid parlamentaria

  
  

o una alusión personal

  
  

mejor se están en su casa

  
  

sin venir a las ajenas

185

 
  

a fastidiar a las damas.

  

MARÍA

 

Tienes razón...

  

BARONESA

 

¡Qué manía!...

  
  

es ya un contagio.

  

CARLOS

 

(Aparte.) Caramba

  
  

las seis.

  

BARONESA

 

¿Qué hora tiene V.?

  

CARLOS

 

Baronesalas seis dadas...

190

 

BARONESA

 

Pues otro mocito allí

  
  

está divertido... ¡Vaya!

  
  

¡Qué ceño! ¡qué palidez!

  

MARÍA

 

(A la BARONESA aparte.)

  
  

Por DiosBaronesacalla.

  

BARONESA

 

No es un delito estar triste...

195

 
  

eso depende del alma

  

CARLOS

 

¿Quién?

  

BARONESA

 

Arturo... Si le vieras...

  
  

¡Por mi vida que da lástima!...

  
  

¡Qué amores tan sin provecho!

  
  

¡mal correspondidas ansias!

200

 

MARÍA

 

(Aparte.) ¡Pobre Arturo!

  

CARLOS

 

¿Sabe V.

  
  

quién es de su amor la causa?...

  

BARONESA

 

A saberlo... lo diría...

  

CARLOS

 

¡Si fuese V...

  

BARONESA

 

¡Qué bobada!

  
  

Él quiere amores románticos

205

 
  

de esos amores que matan

  
  

con el aliento; que ofrecen

  
  

un sepulcro y una palma

  
  

con su cruz correspondiente...

  
  

a la belleza que aman...

210

 
  

que buscan a las mujeres

  
  

sin colores en la cara

  
  

ojos grandesmoribundos[44]

  
  

amarillastristesflacas...

  
  

esqueletos que se pierden

215

 
  

en un mundo de esperanzas

  
  

que cuando son realidades

  
  

en cien crímenes se cambian.

  
  

Obsérveme V. despacio...

  
  

¿Soy yo la que él idolatra?

220

 

CARLOS

 

Chistosa por cierto...

  

BARONESA

 

Sí;

  
  

(Aparte.) es la sed de la venganza

  
  

que satisfecha no está...

  
  

Ya por lo pronto se casan.

  
  

(A CARLOS.) Mírele V...

  

MARÍA

 

¡Cómo viene!

225

 
     
     

Escena III

    
     

MARÍABARONESACARLOSARTURO.

    
     

CARLOS

 

¿Adónde vas?

  

ARTURO

 

Meditaba

  
  

sobre un asunto importante

  
  

de mi vida.

  

CARLOS

 

(Aparte.) Estrafalaria

  
  

es por demás. (A ARTURO.) ¿En qué dejas

  
  

del otro cuarto la zambra?

230

 

ARTURO

 

Abismado en reflexiones

  
  

no sé lo que disputaban.

  

MARÍA

 

(Aparte.) ¿Será verdad que en su pecho

  
  

tan hondo el cariño labra

  
  

que no piense más que en mí?...

235

 

BARONESA

 

(A MARÍA.) ¿Sabe ya?... Sino...

  

MARÍA

 

Escusada

  
  

conversación. Se lo han dicho...

  
  

No he sido yo...

  

BARONESA

 

¿Por qué causa?

  

MARÍA

 

No le hablo hace muchos días

  
  

que el verle solo me rasga

240

 
  

el corazón.

  

BARONESA

 

Niñerías...

  
  

¿Temes por su vida? ¡Vaya!

  
  

No hay tanto amor en el mundo... [45]

  

CARLOS

 

(A ARTURO.) Así es mejor...

  

ARTURO

 

Si te agrada

  
  

testigo menos sombrío

250

 
  

en tus bodas...

  

BARONESA

 

(A CARLOS.) Me acompañas...

  
  

el Señor ¿es el padrino?

  

CARLOS

 

Tal vez; adiósprenda amada.

  

MARÍA

 

(Aparte a CARLOS.) ¿Dónde vas?

  
     

(CARLOS habla brevemente un secreto con MARÍA.)

    
     

BARONESA

 

AdiósMaría.

  

MARÍA

 

¿Me dejas sola?... ¡Inhumana!...

255

 

BARONESA

 

¿Qué temes del que te amó?...

  
  

Por última vez se hablan.

  
     

(CARLOS da el brazo a la BARONESA y salen juntos de la escena.)

    
     
     

Escena IV

    
     

MARÍAARTURO.

    

(Momentos de silencio.)

    
     

MARÍA

 

Arturo...

  

ARTURO

 

¿Qué me quieres?

  

MARÍA

 

No me mires

  
  

con despreciopor Dios

  

ARTURO

 

Súplica santa

  
  

que en ella está tu juez...

  

MARÍA

 

Él me conoce...

260

 

ARTURO

 

Él te conocesí... (Momentos de silencio.)

  

MARÍA

 

¡Triste silencio!...

  
  

Ni una palabra para mí.

  

ARTURO

 

María...

  
  

no debemos hablar... yo te lo ruego...

  
  

¿Puede haber más amor?... Si no se turba

  
  

esa ventura que te embriaga hoy día

265

 
  

con un recuerdo triste y lastimoso

  
  

de lo que fue y no es; con la memoria

  
  

funesta y melancólica y sombría

  
  

de un amor que ilusión era en tu pecho

  
  

y que en el míopoderoso y grande

270

 
  

era mi corazón para el estrecho;

  
  

si no se turba encantadorlozano

  
  

el porvenir de tu existenciaentonces [46]

  
  

podremos juntos en la horrible llaga

  
  

del pecho mío colocar la mano.

275

 
  

Podremos desgarrarlo todavía

  
  

que aún se puede más.

  

MARÍA

 

¡Arturo!...

  

ARTURO

 

Escucha:

  
  

¿una palabra para ti pediste?

  
  

¿Y cuál es? ¿Y cuál es esa palabra?

  
  

Que no será de amor me lo figuro

280

 
  

que si tan vil y mentirosa fueres

  
  

yo nunca la diría... te lo juro...

  
  

Es de amistad... jamás: hay un infierno

  
  

dentro del corazón que la sofoca...

  
  

¿Qué palabra?... ¿Cuál es?...

  

MARÍA

 

¡Será tan digna

285

 
  

del hombre que me amó!...

  

ARTURO

 

¿Será muy dulce?

  

MARÍA

 

Muy dulcesí... mi corazónArturo

  
  

te la pide por Diospor tu cariño

  
  

por lo que quieras en el mundo ahora...

290

 

ARTURO

 

¿Qué palabra? ¿Cuál es?..

  

MARÍA

 

Si la pronuncias

  
  

¡sentiré tal placer!...

  

ARTURO

 

(Contemplándola.) ¡Cuánta belleza!...

  

MARÍA

 

Renacerá la paz del alma mía...

  
  

¡Te habré de bendecir!

  

ARTURO

 

(Ídem.) ¡Qué ojos tan bellos!

  

MARÍA

 

Enjugarás mis lágrimas ardientes...

295

 

ARTURO

 

(Ídem.) ¡Sentida luz de celestial ternura!

  

MARÍA

 

Y serás para mí tan bondadoso

  
  

como lo es Dios.

  

ARTURO

 

(Ídem.) ¡Qué lágrimas tan puras!...

  

MARÍA

 

(Arrodillándose.)

  
  

Perdónperdóna la infeliz María.

  

ARTURO

 

¿Y es mentira o verdad lo que me dices?...

300

 

MARÍA

 

Perdón...

  

ARTURO

 

¿Le quieres?

  

MARÍA

 

Lo confieso.

  

ARTURO

 

(La levanta.) Nunca...

  
  

Levantapor piedad... arrodillado

  
  

estuve yo también cuando pedía

  
  

recompensa al amor que me abrasaba[47]

  
  

y la mujer que mi demanda oía

305

 
  

me concedió su amor y me engañaba.

  
  

Temo engañarte yosi te perdono

  
  

que arrodillada estás...

  

MARÍA

 

(Con resignación.) Haz lo que quieras.

  
  

Yo confieso mi culpa; yo creía

  
  

amarte con verdad... ¡Ilusión triste

310

 
  

que ya despareció!

  

ARTURO

 

¿Le quieres tanto?...

  
  

Responde la verdad... Una vez sola.

  

MARÍA

 

¡Ay! Sí.

  

ARTURO

 

No más callar. ¿SabesMaría

  
  

el nombre vil y vergonzoso infame

  
  

que da la sociedad a la que engaña

315

 
  

el corazón de un hombre? ¿A la que miente

  
  

amores y pasión? Has olvidado

  
  

que el corazón del hombre es una joya

  
  

rica y de tal valorque se conserva

  
  

con religioso afán? ¿Qué es tal su brillo

320

 
  

que le empaña el aliento? ¿que le empaña

  
  

hasta la luz del sol... porque le hiere

  
  

y le quema también? ¿Sabes que nunca

  
  

se borrarán de tu querida mano

  
  

de tu pálida frente y tu mejilla

325

 
  

el ósculo de amor? ¿Que todo el fuego

  
  

de la pasión de tu cercano esposo

  
  

no le podrán borrar? ¿Sabes que puedo

  
  

impedir ese enlace maldecido?

  
  

¿Que le puedo decir... Carlos que miente

330

 
  

que me ha mentido a mí?...

  

MARÍA

 

JamásArturo.

  
  

No lo digas jamás...

  

ARTURO

 

Está en mi mano

  
  

tu suerte... ya lo ves?...

  

MARÍA

 

Guarda secreto;

  
  

te lo ruego...

  

ARTURO

 

¿Por quién?...

  

MARÍA

 

Por la memoria

  
  

de ese mismo cariño.

  

ARTURO

 

¡Qué abatida!

335

 

MARÍA

 

¿Qué respondesArturo? ¿Qué respondes?

  

ARTURO

 

¿Qué te puedo negar cuando te adoro? [48]

  
  

¿Ni una palabra para mí?

  

MARÍA

 

¡Dios mío!

  

ARTURO

 

¿Ni una palabra para mí?

  

MARÍA

 

¿Qué quieres?

  
  

Compasión...

  

ARTURO

 

¡Compasión!... Palabra fría...

340

 
  

antes morir. Cuando en amantes lazos

  
  

respires aire de entusiasmo y fuego

  
  

¿estéril compasión para el que llora

  
  

y víctima infeliz de tus engaños

  
  

más que ninguno por su mal te adora?

345

 
  

NoMaríajamás... Ya sé mi suerte...

  
  

Yo la quise saber... no me arrepiento...

  
  

Nuncaen mi vida me asustó la muerte.

  

MARÍA

 

¡Arturo!...

  

ARTURO

 

Al exclamar el sí que liga

  
  

tu vida a la de Carlos... Cuando esperes

350

 
  

llegar tranquila y derramando amores

  
  

a los brazos del hombre que idolatras

  
  

que serán para ti mayo de flores...

  
  

pisarás un cadáver...

  

MARÍA

 

¡Insensato!...

  

ARTURO

 

(Saliendo de la sala en el mayor delirio.)

  
  

Pisarás un cadáver...

  
     
     

Escena V

    
     

MARÍAARTUROCARLOS.

    
     

MARÍA

 

(Viendo llegar a CARLOS.) ¡Dios eterno!...

355

 

CARLOS

 

Arturo¿dónde vas?...

  

ARTURO

 

(Al ver a CARLOS prorrumpe en carcajadas.)

  
  

Voy a vestirme.

  

CARLOS

 

Hasta después.

  

ARTURO

 

Adiós... ¡Es tan hermosa! (Se sonríe.)

  

CARLOS

 

¿Qué tendrá? Por mi vida ¿estás llorosa?

  

MARÍA

 

(No aparta los ojos de la puerta por donde salió ARTUROhastaque se supone que lo pierde de vista.)

  
  

No: (Aparte.) es la horrible sonrisa del infierno. [49]

  




Cuadro V

    
     
     

Escena I

    
     

El Teatro representa el Gabinete de ARTURO.

    
     

ISABEL

 

¡Cuánto tarda mi Arturo! Juraría

  
  

que en esta hora el pensamiento suyo

  
  

fijo en su madre estáfijo en María.

  
  

La ama con tal pasiónque me enamora.

  
  

Amada así tambiénen otro tiempo...

5

 
  

¡época más feliz!... esposo mío...

  
  

aún en la tumba tu Isabel te adora.

  
  

Te quitaste la vida por tu fama...

  
  

por ser honrado... entre miseria y llanto

  
  

tu mísera familia sumergiste...

10

 
  

y desde entoncesadorado esposo

  
  

¡fue nuestra vida tan amarga y triste!...

  
  

Sin bienessin favor ¿de mí qué fuera

  
  

si mi adorado hijosi mi Arturo

  
  

mi flaca ancianidad no sostuviera?

15

 
  

No piensa mas fue en mí y en su María.

  
  

¡Cuánto tarda esta noche!... Santo cielo...

  
  

¡bendita tu bondad!... Ella le envía.

  
     
     

Escena II

    
     

ISABELARTURO.

    
     

ARTURO

 

¡Madre del corazón!

  

ISABEL

 

Arturo mío...

  

ARTURO

 

¡Infame! ¡maldición!...

  

ISABEL

 

Hijosilencio

20

 
  

no maldigas a nadie

  

ARTURO

 

Quien engaña

  
  

cobardemente el corazón que adora

  
  

y al desgarrarlo para siempreo madre

  
  

ni da un suspironi afligida llora [50]

  
  

¿no merece que el brazo omnipotente

25

 
  

descargue su poder en su cabeza

  
  

que hunda en el polvo su villana frente?

  
  

¿No merece que el mundo avergonzado

  
  

como padrón la mire de la tierra;

  
  

que la tierra a sus pies abra un abismo

30

 
  

y la sepulte en él y en él la esconda?

  
  

¿No merece la burla de los hombres

  
  

el desprecio de todos? ¿no merece

  
  

que en vez de bendecir se la maldiga?

  

ISABEL

 

Silencio por piedadhijo querido...

35

 
  

no olvides que soy madre¿por ventura

  
  

oh mi Arturoolvidaste un momento

  
  

que yo respiro aúny que te adoro?

  
  

¿Qué tienesamor mío? ¿Algún ingrato

  
  

engañó tu honradeztu inexperiencia?

40

 
  

Si tal ha sido tu desgraciaArturo

  
  

olvídalo también; el que perdona

  
  

si merece la burla de los hombres

  
  

en el cielo le espera una corona.

  

ARTURO

 

Ya lo sé; ya lo sé... (Con amargura.)

  

ISABEL

 

¿Cuál es entonces

45

 
  

la causa de tu mal?...

  

ARTURO

 

No sé explicarla...

  

ISABEL

 

¿Secretos con tu madre?...

  

ARTURO

 

Aunque quisiera

  
  

imposible sería declararla.

  

ISABEL

 

¡Arturo!...

  

ARTURO

 

¡Qué infeliz! ¡loca esperanza!

  
  

¡desgraciada pasión! ¡La mente mía

50

 
  

perdida en ilusiones dilataba

  
  

este mundo falaz a lo infinito!

  
  

Cuando en mi dañoo por mi bien veía

  
  

aquella frente pálidasus ojos

  
  

la risa de sus labios hechicera

55

 
  

y al mirarla tan dulce me embebía;

  
  

cuando el acento de su voz sonaba

  
  

y aquí en el fondo de mi pecho ardiente

  
  

melancólico y triste se apagaba:

  
  

cuando mi mano apasionadapura

60

 
  

como la luz del solel sentimiento

  
  

del corazónla fe de mis amores [51]

  
  

apretando la suya le explicaba...

  
  

Cuando esquiva a mi amor yo la veía

  
  

y ¡ay! en secreto su esquivez lloraba

65

 
  

yo creía que el mundo de los hombres

  
  

era el mundo de Diosera ese cielo

  
  

inagotable fuente de ventura

  
  

de nuestros males último consuelo.

  
  

Yo la vicomo el ángel de mi guarda

70

 
  

yo la adoré también... La luz del día

  
  

era la luz brillante de sus ojos...

  
  

el color apagado de la luna

  
  

el color de su pálida mejilla...

  
  

el blando aroma de la flor naciente

75

 
  

el aliento suave de su boca...

  
  

de Abril y Mayo las galanas flores

  
  

su mejillasus labios y su frente...

  
  

pero olvidé que el sol todo lo quema

  
  

que no alumbra tan solo; que las nubes

80

 
  

oscurecenla luz de las estrellas

  
  

que el áspid vive y en la flor se oculta

  
  

¡paciencia!... lo olvidé... ¡pacienciaArturo!

  

ISABEL

 

¿No respondes?

  

ARTURO

 

Escucha. Esta mañana

  
  

cuando dejé tu ladomadre mía...

85

 
  

todo era paztranquilidad... sereno

  
  

el sol brillaba en la celeste esfera...

  
  

ni una nube... ¡recuerdo lastimoso

  
  

del bien que ya perdí! ¡la paz del alma!...

  
  

quise verla no másporque el delirio

90

 
  

creciese del amor que la tenía...

  
  

y que la tengo aún... a poco rato

  
  

se oscureció la bóveda del cielo...

  
  

rugió la tempestad en mi cabeza

  
  

y aquí en mi corazón clavó su rayo...

95

 
  

le abrasó para siempre... ¡para siempre!

  
  

¿Me entendéis? ¿es verdad? aquella niña

  
  

no era inocente ya... ¡mengua es decirlo!

  
  

La hermosa no abrigaba mis amores

  
  

mofábase de mí... se sonreía...

100

 
  

Me señaló la frente de un mancebo...

  
  

una frente de nieve... blancafría...

  
  

unos cabellos rubios... unos ojos... [52]

  
  

bellos a la verdadgrandesrasgados

  
  

pero sin fuegosin pasiónsin vida;

105

 
  

me señaló para mi mal su pecho:

  
  

me dijo que le amabay a su lado

  
  

madresi vi un altartambién un lecho.

  
  

María... ¡qué impiedad!... ¡Era María!

  

ISABEL

 

¡Qué enamorado está! ¡Cosas de niño!

110

 
  

¡celos!... mi pobre Arturo.

  

ARTURO

 

(Aparte.) ¿Y quién me impide

  
  

acabar de una vez tantos dolores?

  
  

¿Quién me impide acabar con sus engaños

  
  

y tan bien con mi amor?... ¡Es un momento

  
  

y eternamente paz!... ¡Eternamente!

115

 
  

¡Arturo! ¡qué impiedad!... Nada me liga

  
  

con este mundo ya! Desamparado...

  
  

sin quien mitigue mi dolor profundo...

  
  

sin amorsin María... es necesario

  
  

indispensable abandonar el mundo.

120

 
  

Cumpliré mi palabra... Y en mi tumba

  
  

no correrá una lágrima siquiera...

  
  

una no más...

  

ISABEL

 

Arturo... ¡qué bobada!

  
  

le dejaré... imposible que me escuche...

  
  

¿celos?... ¡inspiración! ¡cuanto padecen

125

 
  

pero pronto lo olvidan... ¡Poesía

  

ARTURO

 

Ni una lágrima...

  

ISABEL

 

Arturo... AdiósArturo...

  

ARTURO

 

(Abrazándola.) Necesito llorar¡Oh madre mía!

  
     
     

Escena III

    
     

ARTURO

 

(Saca su cartera y de ella las cartas de MARÍA. Las recorre conla mayor agitación.)

  
  

«Sea V. muy feliz y no dude que cada letra de V. es para mí unaprenda querida de mi corazón... Siempre me acuerdo de V.siempre...Acuérdese V. de mí; lo pido muy de verás.»

  
  

Esta la primera fue...

  
  

Me hizo sentir tal consuelo...

30

[53]

  

Como una prenda del cielo

  
  

me acuerdo que la besé...

  
  

me acuerdo que la estrechaba

  
  

a mi pobre corazón;

  
  

me acuerdo que en mi pasión

35

 
  

con mi llanto la borraba

  
  

que era ardiente el que vertían

  
  

mis ojos... ¡recuerdo triste!...

  
  

en lo más profundo existe...

  
  

¡Mis cantos la bendecían!..

40

 
  

Y las noches las pasaba

  
  

de ilusión en ilusión

  
  

y mi pobre inspiración

  
  

a María consagraba!

  
  

María... nunca... por Dios...

45

 
  

Antes la muerte que olvido.

  
  

María¡no hemos nacido

  
  

para adorarnos los dos!... (Lee otra carta.)

  

............................

    

.............................

    
  

¡Valen tanto para ti

  
  

las palabras de mi pluma!

50

 
  

¡y tu cariño es en suma

  
  

el recuerdo que hay en mí!

  
  

¿Así quieres túMaría?

  
  

¡Qué mal modo de querer!

  
  

¡Dar tormento por placer

55

 
  

¡En noche tornar el día!

  
  

¡Arrancar del corazón

  
  

esa esperanza risueña

  
  

de ser feliz... ¡Como sueña

  
  

el que ama con tal pasión! (Lee otra carta.)

60

 

...........................

    

...........................

    
     
     

Escena IV

    
     

ARTURO y CARLOS

    
     

Entra por el fondo.

    
     

CARLOS

 

¿Qué diablos estás haciendo?

  
  

¿Qué tienes? ¿Por qué me dejas

  
  

a lo mejor? ¡Vayaamigo[54]

  
  

que es mala correspondencia!

  

ARTURO

 

¡Carlos!

  

CARLOS

 

¿Te asustas de mí?

65

 
  

¿Arturono me contestas?

  
  

¿Es estapoeta insigne

  
  

aquella amistadaquella

  
  

que me juraste de nuevo

  
  

de María en la presencia?

70

 
  

Apenas llegó a Madrid

  
  

de las orillas del Sena

  
  

Y el lazo que nos unía

  
  

de la amistad se renueva

  
  

«mi corazón es el mismo

75

 
  

te digo; como lo era

  
  

es tuyo también ahora.»

  
  

¿Y cuál es la recompensa

  
  

de tan franco proceder!

  
  

Ocultarme tú las penas

80

 
  

tal vez horriblesArturo

  
  

que devoran tu existencia

  
  

¿Es esta amistad?...

  

ARTURO

 

Lo es...

  

CARLOS

 

¿Lo es? ¡Donosa respuesta!...

  

ARTURO

 

Lo essí...

  

CARLOS

 

¡Jesús! ¡qué acento!

85

 
  

Está mala tu cabeza...

  

ARTURO

 

Mi mal es del corazón

  
  

a quien fieras atormentan

  
  

una palabra de honor

  
  

y de amor la llama

90

 
  

de un corazón engañado

  
  

vendido por la que deuda

  
  

con él tiene de cariño...

  
  

de un corazón que se encuentra

  
  

ya solo y abandonado.

95

 

CARLOS

 

Celoso estás de tu bella

  
  

por lo que veo.

  

ARTURO

 

Nono...

  

CARLOS

 

¿Y por qué te desesperas?

  

ARTURO

 

Por tipor ellapor mí...

  
  

por el cielopor la tierra

100

 
  

por todo y no sé por qué... [55]

  

CARLOS

 

VamosArturoserena

  
  

ese delirio de amor

  
  

y nunca olvides que yerra

  
  

el que fía en las palabras

105

 
  

de una mujer.

  

ARTURO

 

Y si fueran

  
  

más que palabras? Si yo

  
  

en su mejilla hechicera

  
  

hubiera grabado el beso

  
  

de una pasión como esta...

110

 

CARLOS

 

Más fácil es el remedio...

  
  

pasar tu mano derecha

  
  

por tus labios y Laus Deo:

  
  

el beso de más firmeza

  
  

se borra con agua clara.

115

 

ARTURO

 

Carlospor piedad no enciendas

  
  

la ira en mi corazón;

  
  

cuidado no se desprenda

  
  

este torrente impetuoso

  
  

que pone a raya mi lengua

120

 
  

y en un momento destruya

  
  

las ilusiones que alienta

  
  

el alma que embebecida

  
  

se cree feliz y contenta

  
  

porque tiene un porvenir

125

 
  

cercano y que lisonjea.

  
  

CuidadoCarloscuidado

  
  

que esa sonrisa que juega

  
  

por tus labios en sardónica

  
  

de alegre no se convierta.

130

 
  

¿Ves el cielo? Muchas veces

  
  

brillante color ostenta

  
  

con un sol aun más hermoso

  
  

sin una nube que pueda

  
  

empañar su bizarría

135

 
  

ocultar su luz soberbia

  
  

y a lo mejor se oscurece

  
  

porque de la mar se elevan

  
  

nubes cargadas de agua

  
  

nubes cargadas de piedras.

140

 
  

Estas piedras se desploman

  
  

sobre alcázares que cuentan [56]

  
  

tres siglos de antigüedad;

  
  

y esos alcázares ruedan

  
  

y sólo escombros y ruinas

145

 
  

y horrible soledad resta.

  
  

CuidadoCarloscuidado

  
  

que esa sonrisa que juega

  
  

por tus labios en sardónica

  
  

de alegre no se convierta.

150

 
  

(Aparte.) No voy a poder callar.

  

CARLOS

 

¿Es sermón o es advertencia?

  
  

No tengas cuidado Arturo

  
  

yo sé lo que valen ellas:

  
  

y valen muy poca cosa...

155

 

ARTURO

 

¡Ojalá que cierto fuera!...

  
  

¡Ojalá que el corazón

  
  

las odiara! ¡Cuántas penas...

  
  

si el mundo así las mirase

  
  

de menos en mi existencia!...

160

 

CARLOS

 

¿Qué es esto? ¡Llorando estás!...

  

ARTURO

 

¿Yo lágrimas? ¡Qué vergüenza!

  
  

No es vergüenzano; lloremos

  
  

que las lágrimas consuelan.

  

CARLOS

 

VenArturoven conmigo...

165

 
  

me da compasión de veras.

  
  

Ven a casa de María...

  
  

La perspectiva risueña

  
  

de dos seres que se amaban

  
  

y logran la recompensa

170

 
  

de su cariñotal vez

  
  

alivio dará a tus quejas

  
  

María es tan cariñosa

  
  

tan dulcetan halagüeña

  
  

tan compasivami Arturo

175

 
  

que ella será la primera

  
  

en enjugar esas lágrimas

  
  

que derramas por tu bella.

  

ARTURO

 

Me rasgas el corazón:

  
  

cesepor piedadtu lengua

180

 
  

de atormentarme: ya sé

  
  

que soy testigo en la fiesta

  
  

que llamas tu bodatú

  
  

más sé también y me cuesta [57]

  
  

toda una vida el saberlo

185

 
  

que la mujer se recrea

  
  

en engañar a quien la ama

  
  

con una pasión sincera.

  
  

¿Crees tú por venturaCarlos

  
  

que esa hermosura que llevas

190

 
  

a tu tálamo nupcial

  
  

ha sido siempre discreta

  
  

guardadora de su fe?...

  
  

¡Insensato! Si supieras...

  
  

que esa María mintió

195

 
  

cien amores en tu ausencia...

  

CARLOS

 

¿Arturoes verdad?

  

ARTURO

 

¿Lo ves?

  
  

¿qué se ha hecho la paciencia?

  
  

¿no dices que valen poco?...

  

CARLOS

 

¿Arturoes verdad?

  

ARTURO

 

Si fuera

200

 
  

olvidando esa mujer

  
  

pagarías su insolencia

  
  

supongo yocon odiarla?

  
  

¿olvidarías aquellas

  
  

horas felices de amor

205

 
  

en que eras feliz a expensas

  
  

de un porvenir espantoso?

  
  

¿No la diríases mengua

  
  

llevarte al altarMaría?

  
  

Tú has faltado a tus promesas;

210

 
  

eres vileres infame...

  

CARLOS

 

Nono; su muerte...

  

ARTURO

 

No es ella

  
  

no es ellano es tu María...

  
  

que ella viva aunque yo muera...

  
  

¡No venderé su secreto!...

215

 

CARLOS

 

VamosArturososiega

  
  

tu inquietud que ya la hora

  
  

de mi ventura se acerca.

  
  

¿Tardarás mucho en vestirte?

  

ARTURO

 

No tardaré...

  

CARLOS

 

Tu presencia

220

 
  

es necesaria.

  

ARTURO

 

Lo sé... (Sonrisa irónica.) [58]

  

CARLOS

 

Buen Arturo; a Dios te queda.

  
  

Cumplí su orden...

  

ARTURO

 

María

  

CARLOS

 

Vendré por ti...

  

ARTURO

 

Como quieras.

  
     
     

Escena V

    
     

ARTURO se acerca apresuradamente a la mesa y escribe la siguientecarta.

    
     
  

«No se culpe a nadie de mi muerte; la vida me era insoportable: séque cometo un crimenel castigo será horrible. = Arturo Carbajal.»

  
     
  

Nadie padezca por mí

225

 
  

por esta horrorosa ausencia

  
  

del mundo; de mis amigos

  
  

habrá algunos que se crean

  
  

más dichosos desde entonces...

  
  

Su vanidad es tan necia

230

 
  

y es tanta su envidia!... ¡Imbéciles!

  
  

Los aplausos que resuenan

  
  

en mis oídos son míos...

  
  

no comprados con bajezas...

  
  

son fruto de mis afanes

235

 
  

y tal vez de la indulgencia...

  
     

(Saca las cartas de MARÍA y las arroja al fuego después debesarlas.)

    
     
  

Prendas de amor pereced...

  
  

que no es justo que perezca

  
  

tan solo y abandonado

  
  

quien con vosotrasoh prendas

240

 
  

partió su vida en el mundo

  
  

sus venturas y sus penas...

  
     

(Los ojos fijos en la chimenea.)

    
     
  

Esa es la vida: ha muy poco

  
  

que ese papel algo era

  
  

en este mundo: yanada...

245

 
  

Apenas me acuerdo de ellas.

  
  

El retrato de mi madre...

  
     

(Saca el retrato.)

    
     
  

mi madre que se deleita [59]

  
  

en abrazarme... ¡infeliz!

  
  

Ella guardó mi inocencia;

250

 
  

ella besó mejilla

  
  

y ahora también la besa...

  
  

¡Pobrecilla!... Llorará

  
  

la infeliz cuando lo sepa...

  
     

(Toca la campanilla: se presenta ANSELMO en la puerta delfondo.)

    
     
  

Anselmoquiero vestirme...

255

 
     

(Empieza a vestirse con el mayor esmero parando sin embargo laatención a cada ruido que siente. Finalizada su toilette dice.)

    
     
  

Dila a mi madre que venga.

  
  

Mucho tarda Carlosmucho...

  
     

(Abre la caja de las pistolas y se las guarda en el bolsillo del fracdespués de examinarlas.)

    
     
  

Están corrientes. ¿Quién entra?

  
     
     

Escena VI

    
     

ARTUROISABEL.

    
     

ISABEL

 

¿Qué quieresArturo?...

  

ARTURO

 

Madre...

  
  

es un recuerdo infernal!...

260

 
  

hoy es la noche fatal

  
  

en que se mató mi padre...

  

ISABEL

 

Hoy... sí... trece de Febrero...

  
  

¡Que día tan maldecido!

  
  

¿Te acuerdas? Yo no le olvido

265

 
  

Arturopor más que quiero.

  
  

¿Adónde vas tan compuesto?...

  

ARTURO

 

Un rato de sociedad...

  

ISABEL

 

A ver tu hermosa.

  

ARTURO

 

Es verdad...

  

ISABEL

 

Este lazo va mal puesto...

270

 
  

Así está bien...

  

ARTURO

 

Madre mía...

  

ISABEL

 

Si te amo con tal amor

  
  

que eres para mí el mejor

  
  

de los galanes del día.

  

ARTURO

 

¿Me quieres mucho?

  

ISABEL

 

Deliro

275

[60]

  

hijo adoradopor ti...

  
  

¿Tú me quieres mucho a mí?

  

ARTURO

 

Dame un abrazo... ¡Respiro!

  
  

Desahogué mi corazón

  
  

por un momento (Entra ANSELMO.)

  

ANSELMO

 

Está el coche

280

 
  

aguardando a V.

  

ARTURO

 

(Aparte.) ¡Qué noche

  
  

tan horrible en mi pasión!...

  

ISABEL

 

¿Ya te vas?

  

ARTURO

 

¡Infausta suerte!...

  

ISABEL

 

Sin abrazarme...

  

ARTURO

 

¿Quién?... ¿Yo?... (La abraza.)

  
  

(Aparte.) la besaré también... ¡ah! no:

285

 
  

fuera el beso de la muerte...

  
     

(Sale en la mayor agitación.)

    

 

Cuadro VI

Escena I

Habitación de MARÍA. Un tocador una cajaencima de una silla.

MARÍALEONOR.

MARÍA (Mirándose al espejo.) ¿Estoy muy bellaLeonor?...LEONOR SíSeñora; muy hermosa. Me parece que esta rosa... MARÍA Quebradaestoy de color... ¿Tengo razónLeonor mía?... 5 LEONOR En lo bella y logalana es V. de una mañana de Mayo la aurora fría. MARÍA Muy pálida está lafrente. LEONOR Es verdad. MARÍA ¿Por qué será? 10 LEONOR Sin duda retrataráde V. la pasión ardiente. Y color tan amorosotan románticoSeñoraseráprueba de que adora 15 V. al futuro esposo. MARÍA Inútil fuera negar lo quesiente el corazón: con todotanta pasión me ha de dar algún pesar. 20 Quetemo con fundamento grande y cercano dolor... no dice bien esta flor... LEONORLa quitaré en el momento... MARÍA Dame otraLeonor. LEONOR ¿Y cuál? 25MARÍA Dame esa cajamujer; estás muy cansada... a ver... [62]también esta me va mal... LEONOR (Aparte.) ¡Válgate Dios porlas flores! MARÍA (Registrando la caja de las flores encuentra un pliego depapel doblado a manera de carta.) ¿Qué es esto? ¿Un papelaquí?... (Le abre.) 30 ¡Ya me acuerdo!... Lo leí... buenArturoen tus amores. (Se enternece.) ¿A qué viene estaaflicción? ¡Llorar por el que no quiero!... Yo quise a Carlos... primero 35con todo mi corazón... Yo le engañépero ya desenojarle sabré... yo perdónle pediréy él su perdón me dará... 40 ¡Qué marchita está la flor!¡Arturo infeliz!.. Leeré... Quizá así conseguiré que este recuerdo deamor... desaparezca... Tu alma45 oh poetaes toda fuego... benigno escucha miruego y mis inquietudes calma.

(Abre el papel y lee la siguiente composición.)

A UNA FLOR.

¡Pobre flor! Llena de aromas has venido a poder mío y yo marchita te envíoa las manos de mi bien; Y al verte mi Laura bella sin la gala en tus coloresabatida y sin oloresdirá ¿quién te manda? ¿quién? Dile túpues de miboca recibiste el alientoy en él el amor que siento y abrasa mi corazón; Quemuere cuanto se acerca al mísero que te envía[63]que eres flor que fuiste mía y es un fuego mi pasión. Que eras galana yhermosa cuando llegaste a mi manoque yo de mi dicha ufano te besémíseraflor... Y que el beso que te di mató tu esplendente galaque el rayo del solno iguala en lo que abrasa a mi amor. Si esto la dicestal vez mi Lauracompadecida de timi flor de mi vidaen su seno te pondrá; Y en él oculta yguardadaallí que es cielo de amoresallí que es Abril de florestu brillorenacerá. Y si Laura cuidadosaporque has sido mi tesoroderrama en tus hojaslloroy te besapobre flor!... Verás que pronto recobras esa tu gala perdidaque un beso suyo da vida lo mismo que el Criador. Yo me acuerdo todavíaquerendida su esquivezbesé su boca una vez¡qué boca tan dulce!... ¡sí!...Y al besarla... te diré... Sentí una pena... un consuelo... la dicha delmundo... el cielo... yo no sé lo que sentí!... Y después... recuerdotriste... una horrible desconfianza va matando la esperanza que tuve un tiempoen su amor... La dirás... ahno;... silencio... No la demos un pesarcuandotú vas a buscar tu gala en su sellooh flor!... [64]LEONOR ¿Llora V.Señora? MARÍA (Enjugándose los ojos.) No. ¡Pobrepoeta!... LEONOR ¿Algún mal 50 le ha sucedido? MARÍA No tal... LEONOR Notardará... MARÍA ¡Que sé yo!..

Escena II

MARÍABARONESALEONOR.

BARONESA Maríano tardes tanto. MARÍA Adiósmi madrinaadiós... Solasestamos las dos... 55 BARONESA Hola;... Señales de llanto... MARÍA No helloradoBaronesa. BARONESA Jurado hubiera que sí. LEONOR (Aparte.)¡Qué hermosa! MARÍA (A la Baronesa.) ¿Quién está ahí?BARONESA El Vizconde. MARÍA Y la Marquesa. 60 BARONESA El Barón. MARÍA¡Cuánta bondad! ¿Tanta grandeza y tan rica pudo entrar?... BARONESA La puertaes chica... mas ya se ve... tu beldad!... MARÍA No quiero mal al Barón. 65BARONESA Están FernandoJulianala GeneralaDoña Ana con su ranciocronicóny en la gorrita una pluma. MARÍA ¿Hay más gente? BARONESA Sí; tutía 70 RitaJuanael de Gandíay el hijo de Moctezuma. MARÍA El primerosiempre. BARONESA Sí; en todas partes está; no me muevo de aquí a allá [65]75 sin encontrármelo allí... ¿Y el novioMaría? ¿dónde? ¿dónde está?que verle quiero... MARÍA No lo sé... BARONESA Mal caballeromal galán¿por qué se esconde? 80

Escena III

MARÍABARONESAMARIANOLEONOR.

MARIANO Holaprimita¿qué tal? estás ya vestida en regla por lo que veo.(A la BARONESA.) ¡Qué hermosa está V. hoy y que bella! No me gusta ala verdad (A MARÍA.) 85 ese prendido que llevas en la frenteni laespalda de tu vestido... quisiera más sencillezmás soltura...

(Observando la cadena arrollada en la muñeca de laque pende el reló.)

¡Es muy bella esa cadena! 90 BARONESA Siempre tan docto en los trajes de lashermosas... MARIANO Vergüenza sería no descifrar sus encantosBaronesa.BARONESA Es V. muy complaciente... 95 muy galante... MARIANO ¿Sí? BARONESA Deveras. Quien como V. en el prado entre damas se pasea y amante de nuestrasgracias la conversación desdeña 100 de política española y políticaextranjera; quien como V. se consagra a decirnos mil ternezasora elogiando elprimor 105 de nuestros rizos y trenzas[66] ora eldonaire gentil de nuestro talledebieramas que bigote y perilla ostentar ensu cabeza 110 un sombrerillo de paja una capota de seda. MARIANO Bien hayaaménesa boca tan dulcetan hechicera que me pretende vestido 115 lo mismoque una belleza. BARONESA ¡Oh! que es V. muy galán. MARIANO Muchas graciasBaronesa. ¡Ojalá te oyese Arturo! (Riendo.) Se moriría de pena120 y de envidia... MARÍA ¡Pobre primo! tan endiosado con ellas y todas seburlan de él. MARIANO Bella prima... ¿Y el poeta?... Ese misántropo nuevo 125que adora con asperezaque dice que a las mujeres es necesario quererlas y nolisonjear su orgullo con palabrasque si suenan 130 dulcemente en sus oídosasu corazón no llegan?... MARÍA No ha venido todavía. BARONESA (Con ironía.)Hoy es día de gran cuenta para él. MARÍA No sépor qué. 135 BARONESAEstará escribiendo endechas melancólicas; tal vez llorando la hora aquella queconoció la hermosura que acibara su existencia. 140 MARÍA Dejémosle: yavendrá. BARONESA (Aparte a MARÍA.) ¿Te acuerdas de él? MARÍA Sí; mequeda un recuerdo todavía y muy profundo... BARONESA No tengas [67]cuidado. Dentro de un mes145 o antes según mi cuentade ti no se acordará.MARÍA ¡Quiera Dios que así suceda!... BARONESA ¡Ojalá!... MARÍA ¿Quiénes?... UN CRIADO. (Entra.) D. Carlos...

Escena IV

MARÍABARONESACARLOSARTUROMARIANOLEONOR.

MARÍA se dirige a recibir a CARLOS sin reparar en ARTURO.

MARÍA Querido Carlos... ARTURO ¡Paciencia! 150 Muy pronto se acabará estetormento cruel... CARLOS ¡María!... MARÍA (Repara en ARTURO.) ¡Diosmío!... Es él... ¡Quémelancólico está!... ARTURO Saludo a V. Baronesa.155 BARONESA AdiósArturo... ARTURO (Saludando a MARÍA.) María...MARÍA Adiós... ¡Ay! CARLOS (A ARTURO.) Por vida mía que te alegres...ARTURO Es empresa más que difícilamigo... el mal es del corazón. 160 MARÍA(A CARLOS aparte.) ¿Qué tiene?... CARLOS (Aparte aMARÍA.) ¡Nada... ilusión!... MARÍA. (A CARLOS.) ¡Si está enojadoconmigo!... CARLOS (A ARTURO.) ¿Sabes lo que dice? ARTURO ¿Qué? CARLOSSi tú enojado con ella... ARTURO No; jamás con una bella 165 enojarme yopodré... BARONESA ¡Siempre tan triste!... ARTURO Y qué mal hay en esto?Pizpiretaes V. viva... [68] BARONESA Y coqueta.MARÍA Y también tan celestial 170

(Se desprende una flor que lleva la BARONESA.)

Esta flor se va a caer... del cielo descenderá. BARONESA ¿Qué tal tuprimoMaría?... MARIANO Deme V. un alfiler... Ya está sujeta... ARTURO (Aparte.)Borrón 175 del hombre son estos hombres que tienen de tal los nombres y notienen corazón. ¡Imbéciles! Siempre así... ¿De qué sirven en el mundo 180si les falta este profundo sentimiento que hay aquí?... MARÍA (Aparte.)Está muy triste... CARLOS (A MARÍA.) Los celos que tiene de unahermosura... Consuélale tú... MARÍA Locura. 185 CARLOS ¿Y tu amor?... MARÍASaben los cielos que lo haría... pero no... Si nada conseguiré... además...no hay para qué. CARLOS ¿Y si te lo ruego yo?... 190 MARÍA ¿Qué tiene V.que tan triste presencia mi casamiento?... ARTURO Nada tengo... (Aparte.)Noque miento. MARÍA (A CARLOS.) ¿Ves? A mi súplica resiste... ARTURONoMaría: es ilusión 195 de la amistad... nada más... (Aparte.)Pronto alegre me verás... y tranquilo el corazón... Doy a V. la enhorabuenaMaría... MARÍA (Conmovida.) GraciasArturo; 200 calle V. ARTUROAmor tan puro halló su premio. MARÍA (Aparte.) ¡Qué pena! [69]

(Reparando en la caja que coloca ARTURO sobre eltocador.)

¿Qué es eso?... ARTURO ¿Esta caja?... MARÍA Sí. ARTURO Es un cadeanpara V. MARÍA Veamos. ARTURO (Sonriendo.) No hay para qué... 205Aún no... MARÍA ¿Si es para mí?... ARTURO Si no ha llegado la hora... MARÍA(Aparte.) Cárdenos sus labios rojos no séque leo en sus ojosque estremece... ARTURO Señora... 210

Escena V

MARÍABARONESAARTUROCARLOSMARIANOLEONORUN CRIADO.

CRIADO El Sr. Obispo... CARLOS Vamos. MARÍA Si papá estará impaciente...

(La BARONESA da el brazo a MARÍA.)

CARLOS ¡Oh!... madrina complaciente... Arturo... ARTURO Voy. CARLOS Queaguardamos...

Escena VI

ARTURO

QuedeArturotu valor 215 y tu palabra cumplidaque vale poco la vida sinamistadsin amor... ¿Y qué es mi muerte en rigor?... ¡Saber adónde he deir! 220 no mirar y no reír... y bajo la losa triste [70]olvidando lo que existe no llorar y no sentir... ¿Y qué vale este sediento 225deseo vivo y profundoeste afán que llama el mundo del corazón sentimiento?¿Es algo más que un tormentouna flecha rasgadora230 que hiere cuando selloraque hiere con el placerjuguete de la mujer que el hombre imbéciladora?...

¡Su imagen!... ¿Y para qué 235 me sirve su imagen purasiamor y constancia jura y luego falta a su fe?... ¡Ay! ¡nunca lo olvidaré!...me dijo... yo te amoyo... 240 y la traidora mintió... María... ¡funestasuerte!... Valor... Vale más la muerteque ver la que me engañó. (Sacauna pistola.) ¿Y mi madre?... madre mía... 245 Esta noche alabrazarla tuve miedo de besarla que por siempre la perdía... Mañana al nacerel día habrá de indagar por mí... 250 y la dirán... Está allí... pereciócomo su padre... llora mañanami madre... que hoy llora Arturo por ti... Esverdad; yo fácilmente 255 podré acabar mi existencia ¿mas de Dios en lapresencia apareceré inocente?... ¿Podré levantar mi frente diciéndole...pura va?... 260 No: Dios me preguntará con la ley de la virtud[71]«Suicidatu ataúd ¿en que lugar santo está?» ¡Qué idea tanespantosa!... 265 ¡Morir y morir maldito y no poder en bendito lugar colocar milosa!... ¡Terrible leyenojosa! El que asesinael ladrón 270 encuentra en lareligión de su desgracia el consueloy después perdón y un cielo... ¡Yo niun cieloni perdón!... ¡Condenación! El Eterno 275 recompensa estos amoresno con guirnaldas de flores con las penas del infierno... ¡Mujer!... Mi cariñotierno ya ves si ha sido verdad... 280 sacrifiqué la amistad a una pasiónimprudente; y además te hago el presente de una horrible eternidad... ¡Si unalágrima siquiera 285 de sus ojos desprendida sobre mi tumba caída tristeconsuelo me diera!... Si un ¡ay! doliente saliera del corazón de María290Arturo bendeciría su amarga y funesta suerte y de ese cielo la muerte conplacer recibiría... Pero ¡ay me! Su hondo gemido 295 será un lamento de amoren brazos de su señor y en sus caricias perdido... Su llanto el fruto queridoserá de amor y primero... 300 ¿a qué atormentarme quiero con un porvenirtirano?... (Monta la pistola.) Máteme pronto mi mano que poco apoco me muero... [72] Memoria de mi María... (Ala caja.) 305 Adiós para siempreadiós... prenda hermosa de losdos que fuiste suya y hoy mía... (Rumor dentro.) ¡Qué!¡Satánica alegría!... Un altar se ha alzado allí 310 que te separa de mí...la bala que ahora zumba es la que eleva la tumba que me separa de ti. (Disparay cae.)

Escena VII

A la explosión salen todos.

CARLOS Arturo... ¡Da compasión!... 315 MARÍA ¡Ay! (Cae en brazos deMARIANO.) MARIANO Su dolor mitiguemos... ¡Imbécil!... CARLOS No: respetemos sudesgracia y su pasión.

Cae el telón.

FIN




Google