Readme.it in English  home page
Readme.it in Italiano  pagina iniziale
readme.it by logo SoftwareHouse.it

Yoga Roma Parioli Spedizioni Raccomandate Roma

Ebook in formato Kindle (mobi) - Kindle File Ebook (mobi)

Formato per Iphone, Ipad e Ebook (epub) - Ipad, Iphone and Ebook reader format (epub)

Versione ebook di Readme.it powered by Softwarehouse.it


Una pasión imprudente ocasiona muchos daños

Comedia en tres actos

Juan Ignacio González del Castillo


 


PERSONAJES

 
  
 

EL DUQUE DE HERBAINTesposo de Blanca.

 

BLANCAhija del Conde de Velmire.

 

CONDE DE VELMIRE.

 

LA MARQUESA DE VENUSI.

 

CARLOSprimo de Blanca.

 

FLORELAcriada de Blanca.

 

BLUNDcriado del Duque.

 

VALMONThombre de genio alegre.

 

CRIADOS del Duque.

 

La escena se representa en Marsellaen casa del DUQUE DEHERBAINT.

      
       

Acto Primero

      
       
       

Cuadro Primero

      
       

La escena representa el gabinete de BLANCAcon tocador y sillas.BLANCAy FLORELA acabándola de peinar.

      
       

FLORELA

 

Ciertamente que el plumaje

    
  

queda muy airoso. Vea

    
  

Vuecelencia si le agrada.

    

BLANCA

 

¡Aytriste! DejaFlorela

    
  

prolijidades; acaba.

  

5

 

FLORELA

 

Estas flores¡qué bien juegan

    
  

sobre las gasas! Apuesto

    
  

a que esta noche no entra

    
  

al sarao otrapeinada

    
  

con tanta delicadeza.

  

10

 
       

(Levántase BLANCAdejando el peinador con despecho.)

      
       

BLANCA

 

¡Cielospiedad; que no tiene

    
  

caudales mi resistencia

    
  

para tolerar a un tiempo [194]

    
  

tantos linajes de penas!

    
  

Funesto dolor; ¿por qué

  

15

 
  

con tan bárbara clemencia

    
  

cuando agotas los martirios

    
  

sólo la muerte me niegas?

    

FLORELA

 

Señora mía; ¿es posible

    
  

que en día de tanta fiesta

  

20

 
  

como es el haber llegado

    
  

vuestro primo de la guerra

    
  

lo que en todos regocijo

    
  

ha de ser en vos tristeza?

    

BLANCA

 

¡AyFlorela! No te admire

  

25

 
  

que una misma causa sea

    
  

la de esa risa y mi llanto

    
  

la de ese gozo y mis quejas

    
  

pues mi tirano destino

    
  

permite quelo que fuera

  

30

 
  

otro tiempo el lenitivo

    
  

de la herida que penetra

    
  

mi corazóneste instante

    
  

en tósigo se convierta.

    

FLORELA

 

Por no abusar del favor

  

35

 
  

que merezco a Vuecelencia

    
  

no me atrevo a suplicarle

    
  

que sus males me refiera

    
  

por si es cierto que se alivian

    
  

comunicados.

    

BLANCA

 

Florela;

  

40

 
  

si tú me guardas secreto

    

FLORELA

 

¿Pues dudáis de la fineza

    
  

con que siempre os he servido?

    
  

Yo discurrí que estuviera [195]

    
  

en vos más acreditada

  

45

 
  

mi lealtad.

    

BLANCA

 

No te resientas

    
  

de mi prevenciónpues es

    
  

la causa de mi tristeza

    
  

tan opuesta a mi decoro

    
  

que recatarla quisiera

  

50

 
  

de mí mismaporque el labio

    
  

ladrón de mis tristes quejas

    
  

no me la arranque del pecho

    
  

entre mis ansias envuelta.

    

FLORELA

 

Desechad esos temores

  

55

 
  

y disponed de mi ciega

    
  

voluntadqueen vuestro obsequio

    
  

no habrá cosa que no emprenda.

    

BLANCA

 

¡Ayque tus ofrecimientos

    
  

son vanos; pues mi dolencia

  

60

 
  

envejecida en el alma

    
  

a los remedios se niega!

    
  

Oye y tenme compasión.

    
  

Yo vi a mi primo... Pluguiera

    
  

a Dios queen aquel instante

  

65

 
  

embargadas mis potencias

    
  

no hubieran reconocido

    
  

el mérito de sus prendas;

    
  

peroa mi pesarmiré

    
  

en su aspecto una modestia

  

70

 
  

expresiva; en sus palabras

    
  

una discreción sincera

    
  

que hechizaba; yfinalmente

    
  

una bizarra presencia

    
  

que es el bello sobrescrito [196]

  

75

 
  

de un alma sensible y tierna.

    
  

Sus continuadas visitas

    
  

y aquella honesta licencia

    
  

que el parentesco ofrecía

    
  

encendieron de manera

  

80

 
  

mi pecho queen breve tiempo

    
  

la que fue leve centella

    
  

pasó primero a ser llama

    
  

luego incendiodespués Etna.

    
  

Declarome su tormento;

  

85

 
  

pero ¿para qué mi lengua

    
  

pretendecon digresiones

    
  

disculpar la inadvertencia

    
  

de haber de mi corazón

    
  

dispuesto sin anüencia

  

90

 
  

de mis padres? Este crimen

    
  

forjó la horrible cadena

    
  

de los pesares que sufro

    
  

y las ansias que me cercan.

    
  

En mediopuesde las dulces

  

95

 
  

y recíprocas finezas

    
  

con que nuestras esperanzas

    
  

se prometían perpetuas

    
  

felicidadesrompió

    
  

el Emperador la guerra

  

100

 
  

con el prusocuyo estruendo

    
  

moviendo con turbulencia

    
  

los resortes de una liga

    
  

generalhizo que fuera

    
  

toda la Europa teatro

  

105

 
  

de lamentables tragedias.

    
  

El ejército francés [197]

    
  

salió a campaña en defensa

    
  

del Imperiopor lo cual

    
  

el Regimiento (¡qué pena!)

  

110

 
  

de mi primo fue el primero

    
  

queen honor de sus banderas

    
  

se sacrificó al valor

    
  

aun antes que a la obediencia.

    
  

¡Ohquién pudiera pintarte

  

115

 
  

las circunstancias funestas

    
  

de aquel instante en que el eco

    
  

de las cajas y trompetas

    
  

arrancó tiranamente

    
  

de mis brazos al que era

  

120

 
  

mi único bien!... ¡Infelice!

    
  

Aún en mis oídos suena

    
  

aquel adiós balbuciente

    
  

queentre lágrimas y quejas

    
  

articularon sus labios

  

125

 
  

al dejar la paz serena

    
  

de nuestro amorpor las duras

    
  

tempestades de una guerra.

    
  

Mas hagan aquí mis ansias

    
  

mudo paréntesismientras

  

130

 
  

te refiero cómoa poco

    
  

tiempo de llorar su ausencia

    
  

pretendió mi mano el Duque

    
  

de Herbaintése que reina

    
  

en mi albedrío sin que

  

135

 
  

la voluntad le obedezca;

    
  

ésepuescuyo carácter

    
  

celoso y adustoprueba

    
  

que en todo mi estrella quiso [198]

    
  

mostrarse conmigo adversa;

  

140

 
  

que mis padressugeridos

    
  

de las grandes conveniencias

    
  

de su casase la otorgan;

    
  

en finque yo a tal sentencia

    
  

resigné mis sentimientos;

  

145

 
  

porque ¿qué arbitrio pudieran

    
  

haber tomado mis ansias

    
  

en situación tan estrecha?

    
  

¿Debí acaso descubrir

    
  

mis faltas? ¿Debíindiscreta

  

150

 
  

declarar que había ofrecido

    
  

mi corazón en ofrenda

    
  

a otro amor? ¿Y con qué cara

    
  

ante un padre rectohiciera

    
  

mi voz una confesión

  

155

 
  

tan atrevida?... ¡AyFlorela;

    
  

que en tan crítico momento

    
  

no halló mi honor otra senda

    
  

para librarme de hacer

    
  

a mi alma una violencia

  

160

 
  

un engaño a mi pasión

    
  

y des... po... sar... me! No aciertan

    
  

mis labios a pronunciarlo...

    
  

¡Ay!que en tan dura materia

    
  

es cada período un áspid

  

165

 
  

cada acento una saeta;

    
  

y más cuando hoy es el día

    
  

en que ha llegado a Marsella

    
  

mi primoa multiplicar

    
  

el tormento en que se anega

  

170

 
  

mi corazón; a abultar [199]

    
  

mi desgracia; y a que sea

    
  

lo que hasta aquí mudo llanto

    
  

ansiassuspiros y quejas

    
  

desde este instantedespechos

  

175

 
  

rabiasiras y violencias

    
  

aunque peligre el decoro

    
  

y aunque la vida se pierda.

    

FLORELA

 

Enjugadseñorael llanto;

    
  

y vedpor Diosque si entra

  

180

 
  

vuestro esposopuede acaso

    
  

formar alguna sospecha

    
  

que nos cueste cara. El tiempo

    
  

que disipa las dolencias

    
  

del almaserá también

  

185

 
  

el médico de la vuestra

    
  

si la razón no rehúsa

    
  

los remedios que receta.

    

BLANCA

 

¿Qué remedios puede haber

    
  

para un alma que está enferma

  

190

 
  

de amory con fieros celos

    
  

nuevamente la envenenan?

    

FLORELA

 

¿Con celos?

    

BLANCA

 

Sí; esa crüel

    
  

vil amigala Marquesa

    
  

de Venusien cuya casa

  

195

 
  

hablé a mi primo diversas

    
  

ocasiones; esa infiel

    
  

que con falaz apariencia

    
  

apoyaba nuestro enlace

    
  

lisonjeramenteapenas

  

200

 
  

pretendió el Duque mi mano

    
  

cuando al punto se interesa [200]

    
  

con mi padre para que

    
  

terminándose la guerra

    
  

como tutor de mi primo

  

205

 
  

sus bodas le propusiera.

    
  

¿Y quién duda que ahora Carlos

    
  

advirtiendo ya deshechas

    
  

sus esperanzas en Blanca

    
  

y encontrando en la Marquesa

  

210

 
  

interésgracia y halago

    
  

a sus instancias no ceda?

    
  

Yo lo dudarasi acaso

    
  

me dominase una estrella

    
  

menos tirana; mas¡ay!

  

215

 
  

que según va la cadena

    
  

de mis maleses forzoso

    
  

que el último eslabón sea

    
  

la muerte; y este pesar

    
  

me anuncia que ya está cerca.

  

220

 

FLORELA

 

Disimuladque alguien viene.

    

BLUND

 

(Saliendo.) Mi señora la Marquesa

    
  

de Venusi está en la sala.

    
       

(Vase.)

      
       

BLANCA

 

Que a mi gabinete venga.

    
  

¿Qué querrá esta infiel? ¡Ay Dios!

  

225

 
  

Su nombre sólo me altera.

    

FLORELA

 

El amo le envió un criado

    
  

suplicándola viniera

    
  

a comer la sopa con

    
  

vuestro primo.

    

BLANCA

 

Ya estoy ciega.

  

230

 
  

No ha de lograr esa ingrata

    
  

la satisfacción que piensa

    
  

porque sabré confundirla [201]

    
  

antes que vaya a la mesa.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

(Saliendo.) Blanca mía¿cómo estás?

  

235

 

BLANCA

 

Me he levantado indispuesta.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

¿Qué tienes?

    

BLANCA

 

Siento un despecho

    
  

que el sufrimiento lo aumenta

    
  

y pretendo desahogarme.

    
  

Ponte a la puertaFlorela

  

240

 
  

y avisa si alguien viniere.

    

FLORELA

 

¡Ohqué buena conferencia

    
  

habrá entre las dos amigas!

    
       

(Vase.)

      
       

BLANCA

 

Tomemos sillas.

    
       

(Siéntanse.)

      
       

MARQUESA DE VENUSI

 

Me pesa

    
  

hallarte tan disgustada

  

245

 
  

en un día que debieras

    
  

aplaudir por muchas causas.

    

BLANCA

 

Tienes razón. La primera

    
  

es la indigna falsedad

    
  

el descarola vileza

  

250

 
  

de una mujer queocultando

    
  

su depravada cautela

    
  

bajo el velo de amistad

    
  

quiere usurparme una prenda

    
  

que en el seno de mi alma

  

255

 
  

ha vinculado mi estrella.

    
  

La segunda es la... Mas cese

    
  

de enumerarlas mi lengua

    
  

antes que el furorla ira

    
  

el despechola violencia

  

260

 
  

destruyan la infame causa

    
  

que mis pesares fomenta;

    
  

antes que... [202]

    

MARQUESA DE VENUSI

 

SuspendeBlanca

    
  

el enojoo la demencia

    
  

que a estos extremos te arrastra;

  

265

 
  

pues para que me des cuenta

    
  

de tus ansiasno es preciso

    
  

que tus afectos se enciendan.

    
  

Témplate un pocoo no sigas

    
  

si el hacer memoria de ellas

  

270

 
  

ha de agravar tus achaques.

    

BLANCA

 

Aleve; ¿Con esa flema

    
  

intentas desentenderte

    
  

de la razón de mis quejas?

    
  

¿Yo templarmecuando el pecho

  

275

 
  

se abrasa en iras?

    
  

Modera

    
  

tu indignacióny no intentes

    
  

abusar de mi prudencia.

    
  

¿Quién te ha agraviado?

    

BLANCA

 

Tú.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

¿Yo?

    

BLANCA

 

Sífalsa amiga; mis penas

  

280

 
  

son hijas de tus engaños

    
  

y efectos de tú infidencia.

    
  

Dimefalaz: ¿no sabías

    
  

que mi primo Carlos era

    
  

el depósito de todas

  

285

 
  

mis esperanzas; que ciega

    
  

le adoroy que es imposible

    
  

que esta pasión se desprenda

    
  

del seno de un corazón

    
  

que se ha educado con ella?

  

290

 
  

¿Pues cómoinfielprofanando [203]

    
  

los derechos de la estrecha

    
  

amistady atropellando

    
  

las confianzas quenecia

    
  

deposité en tu vil pecho

  

295

 
  

alevosamente intentas

    
  

labrar tus felicidades

    
  

con mi desgracia funesta?

    
  

¿No fue tu casa el teatro

    
  

de mi seducción? ¿En ella

  

300

 
  

no hablé a Carlos tantas veces

    
  

siendo tú la medianera

    
  

en todos nuestros disgustos

    
  

y la que siempreen su ausencia

    
  

disipaba mis temores

  

305

 
  

y borraba mis tristezas?

    
  

Ya casadacuando el Duque

    
  

por sus celosas ideas

    
  

me estorbaba el visitarte

    
  

¿no te escribía mi acerba

  

310

 
  

situación y los progresos

    
  

de la llama que me quema

    
  

juzgando fuese tu pecho

    
  

el puerto de mis tormentas?

    
  

Pues ¿cómo olvidas ahora

  

315

 
  

tus deberes? ¿Cómo piensas

    
  

sin méritosconseguir

    
  

lo que yo después de inmensas

    
  

ansias he perdido? ¿Callas?

    
  

¿Sientes mirar descubiertas

  

320

 
  

tus falsedadeso acaso

    
  

meditas alguna nueva

    
  

ficción para disculpar [204]

    
  

esa estudiada modestia

    
  

ese hipócrita recato

  

325

 
  

esa aparente inocencia

    
  

con que has dorado la copa

    
  

de la ponzoña violenta

    
  

que preparas para darme

    
  

la muerte más cruel y fiera?

  

330

 

MARQUESA DE VENUSI

 

Aunque a tus reconvenciones

    
  

fuera la mejor respuesta

    
  

volver la espaldarespecto

    
  

a queestando tus potencias

    
  

poseídas de un delirio

  

335

 
  

tan vehementees ardua empresa

    
  

querer que mi voz remedie

    
  

lo que tu honor no remedia

    
  

pienso dartecomo amiga

    
  

satisfacción a esas quejas.

  

340

 
  

¿Por qué has de culpar que estime

    
  

a Carloscuando confiesas

    
  

tú que le adorassin que

    
  

refrenar tu afecto puedan

    
  

las grandes obligaciones

  

345

 
  

de tu estado y tu nobleza?

    
  

O el amarlo es culpao no.

    
  

Si es culpaincurres en ella

    
  

pues que le amas; y entonces

    
  

¿cómo ha de poner enmienda

  

350

 
  

una reprensión que es

    
  

del mismo delito rea?

    
  

Si no es culpaneciamente

    
  

solicitas tú que sea

    
  

criminal mi inclinación[205]

  

355

 
  

no siéndolo tu flaqueza.

    
  

Siendo así¿por qué me ultrajas?

    
  

¿Porque violédesatenta

    
  

los derechos de amistad?

    
  

Mas ¿sobre qué fundas esta

  

360

 
  

acusación? ¿Me atreví

    
  

a querer a Carlos mientras

    
  

tú le amabas para esposo?

    
  

¿Te hice acaso alguna ofensa

    
  

en tanto que tus derechos

  

365

 
  

eran justos? Luego yerras

    
  

en decir que soy aleve

    
  

porque deseo una prenda

    
  

que tú desechaste el día

    
  

queo ya por tus conveniencias

  

370

 
  

o ya por diferenciar

    
  

de gustohiciste la ofrenda

    
  

de tu albedrío a los cielos

    
  

a tu esposo y a ti mesma.

    
  

¿Y qué importa que después

  

375

 
  

me escribiesesindiscreta

    
  

los crecimientos injustos

    
  

de tu amorsi mi nobleza

    
  

abominaba en tu estado

    
  

esas confianzas necias?

  

380

 
  

Luego debes solamente

    
  

lamentar tu inadvertencia

    
  

supuesto queen esta parte

    
  

mi amistad estaba exenta

    
  

de obligaciónpues no hay ley

  

385

 
  

que pueda hacerme violencia

    
  

a complicarme en un crimen [206]

    
  

porque una amiga lo quiera.

    
  

En efectoBlanca mía

    
  

yo te soy leal; tú piensas

  

390

 
  

como apasionada; advierte

    
  

tu estadoy las consecuencias

    
  

que ofrece tu desvarío;

    
  

yasítan vanas ideas

    
  

debes darlas al olvido

  

395

 
  

y reflejar...(1) <notas.htm>.

    

BLANCA

 

Ten la lengua.

    
  

¿Yo olvidar a Carlos? ¿Yo

    
  

privarme del dulce néctar

    
  

quehidrópicoel corazón

    
  

agota? Primeroyerta

  

400

 
  

me verás bajo el sepulcro;

    
  

primerola ardiente hoguera

    
  

que me consume será

    
  

pira de mi vida adversa;

    
  

primero...

    

MARQUESA DE VENUSI

 

¿Qué es estoBlanca?

  

405

 
  

¿Qué esperanzadite alienta?

    
  

¿Serías capaz de faltar

    
  

a ser quien eres?

    

BLANCA

 

No ofendas

    
  

con tal presunción mi honor;

    
  

no prosigasno... ¿Qué horrenda

  

410

 
  

furia te trajo a matarme?

    
  

¿Yoesperanza; y no rompiera

    
  

el pecho que la abrigaba

    
  

para lavar tanta ofensa? [207]

    
  

[Es verdad que adoro a Carlos(2)<notas.htm>

  

415

 
  

que es el único en la tierra

    
  

digno de mi voluntad;

    
  

mas esta pasión violenta

    
  

aunque el corazón me abrasa

    
  

y la razón me enajena

  

420

 
  

nunca logrará romper

    
  

la impenetrable barrera

    
  

de mi honor. Podré morir

    
  

mas no faltar a la deuda

    
  

de mi sangre. No lo dudes;

  

425

 
  

hazme justiciaMarquesa;]

    
  

pues si fuese tan infame

    
  

tan tirana que pudiera

    
  

aspirar a logro alguno

    
  

no padeciera las penas

  

430

 
  

que lamento; porque el alma

    
  

de Carlos es tan propensa

    
  

a la míaque mi gusto

    
  

su mayor delicia fuera.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Pues si no has de poseerles

  

435

 
  

¿por qué impides que yo sea

    
  

quien logre su mano?

    

BLANCA

 

Porque

    
  

no se aumente mi funesta

    
  

desesperación. Pues yo

    
  

lo he perdidono lo vea

  

440

 
  

en otros brazos. ¡Ay triste!

    
  

Esto sólo en mis eternas [208]

    
  

ansias podrá consolarme

    
  

y hacer más leve la fiera

    
  

esclavitud en que vivo

  

445

 
  

tan a mi pesarsujeta.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Ya no pretendo argüirte;

    
  

yasísi me das licencia

    
  

me retiraré.

    
       

(Levántase.)

      
       

BLANCA

 

Primero.

    
  

júrame que vas resuelta

  

450

 
  

a olvidar a Carlos.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

¿Cómo

    
  

quieres que en mí fácil sea

    
  

lo que es en ti tan difícil?

    
  

Son nuestras naturalezas

    
  

tan frágilesBlanca mía

  

455

 
  

que se vician con cualquiera

    
  

mal ejemplo.

    

BLANCA

 

Pues prevente

    
  

a las fieras consecuencias

    
  

de mi enojosi prosigues

    
  

en las pérfidas ideas

  

460

 
  

de ser su esposa. Si advierto

    
  

una ojeadauna seña

    
  

un acento que publique

    
  

tu pasión en mi presencia;

    
  

últimamentesi sé

  

465

 
  

que le escribes o franqueas

    
  

asiento en tu casayo

    
  

airadasañuda y ciega

    
  

sabré arrancarte del pecho

    
  

el corazón en que albergas

  

470

 
  

tan injusto amor. No juzgues [209]

    
  

que son amenazas éstas

    
  

de mujeril sentimiento

    
  

pues me prestan fortaleza

    
  

los celosy no hay puñal

  

475

 
  

que a tal impulso no hiera.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Pero yo...

    

FLORELA

 

(Saliendo.) Señora; ved

    
  

que vuestro primo aquí entra.

    

BLANCA

 

¡Ay de mí!

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Yo me retiro.

    

BLANCA

 

Aún no te vayas; espera.

  

480

 

MARQUESA DE VENUSI

 

¿Qué pretendes?

    

BLANCA

 

Disimula.

    
  

Vuelve a sentarte.

    

FLORELA

 

Ya llega.

    
       

(Vase.)

      
       

CARLOS

 

(Saliendo.) Este momentoque el hado

    
  

más propicio me presenta

    
  

por que logren mis pesares

  

485

 
  

el alivio de la queja

    
  

quiero aprovechar...

    

BLANCA

 

Detente

    
  

Carlos; que mi honor se arriesga

    
  

si el Duque te halla en mi cuarto.

    

CARLOS

 

El Duque salió; sosiega.

  

490

 
  

No imagines que ahora vengo

    
  

a suspirar tu infidencia

    
  

a culpar tu ingratitud

    
  

a confundir tus cautelas

    
  

tus engañostu inconstancia

  

495

 
  

tu per... ¿Para qué mi lengua

    
  

ha de cansarse en decirlo

    
  

si tienes en tu presencia [210]

    
  

testigo que abonar puede

    
  

mi razón y tu vileza?

  

500

 
  

Yasípues que vengo¡ay triste!

    
  

sólo a pedirte licencia

    
  

de partir mañanadonde

    
  

pueda respirar mi pena

    
  

con libertaddonde el odio

  

505

 
  

de mi rigorosa estrella

    
  

el rédito de mi vida

    
  

cobre en suspiros y quejas

    
  

no extrañes que mis pesares

    
  

en lágrimas se conviertan;

  

510

 
  

que es tan fino mi dolor

    
  

como tu traición grosera.

    

BLANCA

 

¡Ay de mí; que un infelice

    
  

por más penas que padezca

    
  

por más ansias que tolere

  

515

 
  

por más tormentos que sienta

    
  

nunca llega a descubrir

    
  

la extensión de su dolencia

    
  

pues de dolor en dolor

    
  

de tal modo se despeña

  

520

 
  

que cuando llega a la muerte

    
  

tan hecho pedazos llega

    
  

que muriendoaun no conoce

    
  

si es muerte la que tolera!

    
  

Bien a mi pesar¡oh Carlos!

  

525

 
  

he logrado esta experiencia;

    
  

pues tan herida me hallo

    
  

de los golpes de mis penas

    
  

que no sé si en este instante

    
  

estoy muriendoo me restan [211]

  

530

 
  

muchas muertes que sufrir

    
  

hasta lograr la postrera.

    
  

¡Solicitas ausentarte!

    
  

Preciso es te lo conceda

    
  

aunque mi vida devoren

  

535

 
  

pesarmemoria y ausencia.

    
  

¡Huye de mi vista; huye

    
  

Carlos mío!... Mas ¡oh adversa

    
  

suerte; que nono eres mío

    
  

pues cobardepues ligera

  

540

 
  

perdí todos los derechos

    
  

de este renombre!... ¡Ahque apenas

    
  

mi débil respiración

    
  

halla del labio la senda!

    
  

Huyey ve con el consuelo

  

545

 
  

de que ya vengados dejas

    
  

tus agraviospues yo soy

    
  

el verdugo que los venga.

    
  

¡Huyerepito!... ¿Mas dónde

    
  

has de ir? ¿Adónde piensas

  

550

 
  

retirarte de mis ojos?

    
  

¿Será bien que tu inocencia

    
  

vaya errante y fugitiva

    
  

por mi causa? No; no quieras

    
  

padecer por mi injusticia;

  

555

 
  

vive tranquilo en Marsella

    
  

y logra las dulces dichas

    
  

que te previene tu estrella

    
  

en un nuevo... la...zo. ¿Y yo

    
  

lo pronuncio sin que sea

  

560

 
  

cada voz un basilisco

    
  

que mate a la causa fiera [212]

    
  

de mi dolor?... ¡Ay de mí!

    
  

que en tan duratan acerba

    
  

batalla de sentimientos;

  

565

 
  

en tan horrible demencia

    
  

por que el honor no peligre

    
  

ni mi recato se pierda

    
  

me den los cielos piadosos

    
  

su favorpara que pueda

  

570

 
  

huyendo desesperada

    
  

dominar de esta manera

    
  

esta furiaesta pasión

    
  

venciéndola sin vencerla.

    
       

(Vase.)

      
       

CARLOS

 

AguardaBlanca... ¿Qué es esto?

  

575

 
  

¿Qué me sucede? No encuentra

    
  

mi discursode este enigma

    
  

lo confusa inteligencia

    
  

¿Yo dichas? ¿Yo nuevo lazo?

    
  

¿Penetrasteis vosMarquesa

  

580

 
  

el sentido de estas voces?

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Muy fácil fuera entenderlas

    
  

si os hallaseis vos capaz

    
  

de aplaudir lo que interpretan.

    

CARLOS

 

¿Qué sabemos? Explicaos;

  

585

 
  

que tengo el alma suspensa.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Pues eso es que vuestro tío

    
  

con una dama de prendas

    
  

intenta casaros.

    

CARLOS

 

¿Cómo?

    

MARQUESA DE VENUSI

 

La conozco; y en nobleza

  

590

 
  

y gracias no cede a Blanca.

    
  

Esto supuestoy que en ella

    
  

ganáis un amor constante[213]

    
  

placergusto y conveniencias

    
  

olvidad vanos delirios

  

595

 
  

que solamente acarrean

    
  

disgustos y sentimientos

    
  

si no acaban en tragedia.

    

CARLOS

 

¡Ay Marquesa! Inútilmente

    
  

vuestras voces se interesan

  

600

 
  

en persuadirme a que olvide

    
  

esta engañosa sirena

    
  

de mis sentidos. ¿Notasteis

    
  

los extremos de su pena?

    
  

Pues cada suspiro suyo

  

605

 
  

era una firme cadena

    
  

que aprisionaba de nuevo

    
  

mi voluntad y fineza.

    
  

Yasímientras que la vida

    
  

no me desampare; mientras

  

610

 
  

anime yo sentimientos

    
  

no podrán cuantas bellezas

    
  

hay en el mundoarrancar

    
  

la semilla que en mis venas

    
  

han sembrado unas memorias

  

615

 
  

tan dulces como funestas.

    
       

(Vase.)

      
       

MARQUESA DE VENUSI

 

¿Qué es esto? ¡Infelice!

    
  

¿Qué furia se alberga

    
  

dentro de mi pecho

    
  

que en venganza convierte la terneza?

  

620

 
  

¿Cómoaltivez mía

    
  

cómo te sujetas

    
  

al precepto infame

    
  

de una amenaza que mi honor afrenta?

    
  

¿Yo verme ultrajada [214]

  

625

 
  

con tantas ofensas

    
  

y el dolor no rompe

    
  

los diques del furor y la soberbia!

    
  

¿Yo sin esperanzas

    
  

por una perversa

  

630

 
  

de lograr las dichas

    
  

que en Carlos se prometen mis ideas;

    
  

y mi sentimiento

    
  

cual rayo que incendia

    
  

el soberbio cedro

  

635

 
  

estremeciendo la florida selva

    
  

no abate y confunde

    
  

no devora y quema

    
  

el escollo infame

    
  

que a mis amantes ansias se presenta!

  

640

 
  

Pero ya los celos

    
  

mi rencor despiertan

    
  

el honor me inflama

    
  

y el amor sus deseos acrecienta.

    
  

Venganzavenganza;

  

645

 
  

mas mi lengua yerra

    
  

que esto es solamente

    
  

de mi pasión ardid y sutileza;

    
  

puessi en este día

    
  

logra mi cautela

  

650

 
  

apartar a Blanca

    
  

de los ojos de Carlosserá fuerza

    
  

queno habiendo objeto

    
  

que su afecto encienda

    
  

se rinda a mi halago

  

655

 
  

y olvide su pasión por mis finezas.

    
  

Yasípene Blanca; [215]

    
  

este papel sea

    
  

fatal instrumento

    
  

que facilite el logro de mi empresa.

  

660

 
  

En él mi enemiga

    
  

conmigo se queja

    
  

de su amor ardiente

    
  

y del odio que al Duque le profesa

    
  

y pues que los nombres

  

665

 
  

calló su cautela

    
  

y tan solamente

    
  

autoriza su culpa con su letra

    
  

el Duqueen sus rasgos

    
  

sus agravios beba

  

670

 
  

sin que sus rigores

    
  

formende Carlos ni de mísospechas.

    
  

¿Qué aguardan mis iras?

    
  

¿Qué mi industria espera

    
  

cuando los momentos

  

675

 
  

por largos siglos mi despecho cuenta?

    
  

Mi corazón teme...

    
  

Pero ¿qué recela?

    
  

Si procedo impía

    
  

soy mujertengo celoslloro ofensas.

  

680

 
       
       

Cuadro segundo

      
       

Decoración de salón magnífico; varios aparadores; en medio una mesaespléndida con suntuoso ramillete y demás adornos correspondientes.FLORELABLUND y otros criadosarrimando taburetillos y disponiendo lonecesario para el banquete.

      
       

FLORELA

 

Arrimad los taburetes

    
  

que ya la hora se acerca [216]

    
  

de que vengan a sentarse

    
  

los señores a la mesa.

    

BLUND

 

Señora Florela; usted

  

685

 
  

no tiene que darnos priesa

    
  

que mejor se hacen las cosas

    
  

con una poca de flema.

    

FLORELA

 

Usted me consume.

    

BLUND

 

Usted

    
  

me quema con su fachenda.

  

690

 

FLORELA

 

Desvergonzado; ahora mismo

    
  

a mi ama daré cuenta

    
  

de las muchas osadías

    
  

que gasta con sus doncellas.

    

BLUND

 

Y yo le diré que usted

  

695

 
  

conmigo se desvergüenza

    
  

y al pajecillo de enfrente

    
  

le hace usted dengues y señas.

    

FLORELA

 

¿Cuándohablador?

    

BLUND

 

Cuando usted

    
  

a la ventana se sienta

  

700

 
  

con la almohadilla.

    

FLORELA

 

Si estoy

    
  

entonces zurciendo medias

    
  

¿cómo puede ser?

    

BLUND

 

Ya entiendo

    
  

siempre usted trabaja a medias;

    
  

le coge a la media un punto

  

705

 
  

y a su amor una carrera.

    

TODOS

 

¡Ahahahahah!

    
       

(Se ríen.)

      
       

FLORELA

 

¡Hablador;

    
  

yote sacaré la lengua!

    

MARQUESA DE VENUSI.

 

(Saliendo.) ¡Holahola!que habéis puesto [217]

    
  

con simetría la mesa.

  

710

 
  

¿Quién ha sido el director?

    

BLUND

 

Servidor de Usía.

    

FLORELA

 

Esta

    
  

buena alhaja.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Se conoce

    
  

que tiene delicadeza.

    
  

Todo está bien colocado.

  

715

 
  

Este cubiertoFlorela

    
  

¿de quién es?

    

FLORELA

 

Ésedel primo;

    
  

éstosdel Duque y Duquesa;

    
  

éstedel Conde Velmire;

    
  

y así siguenetcétera.

  

720

 

BLUND

 

(A los otros.) ¿Oís? Etcétera dijo.

    
  

No en balde la galantea

    
  

don Pajuncio; que estas gracias

    
  

arrastraran a una peña.

    

TODOS

 

¡Ahahah!

    
       

(Se ríen.)

      
       

FLORELA

 

¿Qué estás hablando?

  

725

 
       

(Ahoracautelosamenteoculta la MARQUESA elpapel en la servilleta del DUQUE.)

      
       

BLUND

 

Nada; que es usted discreta.

    

FLORELA

 

No necesito de elogios.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Me gusta la servilleta

    
  

del Duque; está primorosa.

    
  

(Aparte.) Ya en ella dejo encubierta

  

730

 
  

la víbora venenosa

    
  

que alma y corazón le muerda.

    
  

(Alto.) ¿Y don Carlos?

    

BLUND

 

Allá dentro

    
  

con los amos. [218]

    

VALMONT

 

(Saliendo.) ¡Oh Marquesa!

    
  

¡Tanta dicha al primer paso!

  

735

 
  

Feliz yopues miro esas

    
  

dos lumbreras celestiales

    
  

esas dos rosas tan frescas

    
  

aquese rubí partido

    
  

esas dos sartas de perlas

  

740

 
  

esa garganta de nieve

    
  

esas manos de azucenas

    
  

ese talle...

    

MARQUESA DE VENUSI

 

UstedValmont

    
  

sin duda me lisonjea.

    

VALMONT

 

¿Yo lisonjas? No las gasto.

  

745

 
  

No hay en la Europa quien sea

    
  

más ingenuo. Yo me precio

    
  

de hacerle a cada belleza

    
  

el elogio que merece

    
  

sin que pasiones me venzan.

  

750

 

MARQUESA DE VENUSI

 

¿Y de dónde viene usted?

    

VALMONT

 

Del café; allí hora y media

    
  

he pasado divertido.

    
  

Se ha leído la Gaceta;

    
  

se ha dado una vuelta al mundo

  

755

 
  

haciendo con gran prudencia

    
  

anatomía de todos

    
  

los gabinetesmodernas

    
  

sancionescédulay otros

    
  

asuntos de esta materia.

  

760

 
  

Se ha disputado también

    
  

con grandísima modestia

    
  

del mérito de las mozas

    
  

más nombradas por sus prendas. [219]

    
  

Finalmentese ha bebido;

  

765

 
  

y terminó la asamblea

    
  

especificando varios

    
  

créditosque malas lenguas

    
  

intentaban denigrar;

    
  

mas sobre nuestras conciencias

  

770

 
  

dimos unánimes todos

    
  

la más piadosa sentencia.

    
  

Conque asílleno de suma

    
  

satisfacciónmi fineza

    
  

me conduce a ver al Duque

  

775

 
  

y a disfrutar de su mesa;

    
  

queaunque él no me ha convidado

    
  

yo tengo franca la puerta;

    
  

y entre dos amigosnunca

    
  

se repara en etiquetas.

  

780

 

MARQUESA DE VENUSI

 

Celebro que hayáis tenido

    
  

tan delicada tarea.

    

VALMONT

 

Y bien; ¿adónde está el Duque?

    

FLORELA

 

En la otra sala.

    

VALMONT

 

Florela

    
  

¡qué pálida estás! Mujer

  

785

 
  

dime: ¿has tenido jaqueca?

    
  

¿Qué sientes?

    

BLUND

 

Ansia de boda;

    
  

yya se vecon la fuerza

    
  

del dolorla pobrecita

    
  

tarde y mañana babea.

  

790

 

FLORELA

 

¡Picarón!

    

VALMONT

 

¡Bueno! He de darte

    
  

por la gracia un par de almendras. [220]

    
       

(Salen el DUQUEBLANCACARLOS y el CONDE.)

      
       

DUQUE DE HERBAINT

 

Señores; ya nos aguarda

    
  

la sopa.

    

CARLOS

 

(Aparte.) ¡Suerte funesta!

    

VALMONT

 

¡Oh Duque mío!

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Valmont

  

795

 
  

ya juzgué que no vinieras

    
  

a acompañarnos.

    

VALMONT

 

¡Oh! Nunca

    
  

puede carecer tu mesa

    
  

de un trinchador como yo.

    

CONDE DE VELMIRE

 

Vayaseñores¿qué esperan?

  

800

 

VALMONT

 

¡Alón!(3) <notas.htm>.Vamos a sentarnos.

    

CARLOS

 

(Aparte.) ¡Oh corazón; quién creyera

    
  

quea vista de lo que adoro

    
  

se duplicasen tus penas!

    

CONDE DE VELMIRE

 

¿Por qué no te sientasCarlos?

  

805

 

MARQUESA DE VENUSI

 

(Aparte.) Ahora importa a mi cautela

    
  

salir de aquí.

    

BLANCA

 

Cada instante

    
  

mis pesares se acrecientan.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

¡Ay de mí!

    
       

(Se finge desmayada en la sillay todos la rodean.)

      
       

TODOS

 

¿Qué es esto?

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Siento

    
  

una opresión tan violenta...

  

810

 
  

que me ha eclipsado la vista... [221]

    
  

Mas la razón titubea...

    
  

Yo fallezco...

    

TODOS

 

¡Qué desgracia!

    

BLANCA

 

(Aparte.) ¡Ohsi fuese la postrera

    
  

congoja!

    

CONDE DE VELMIRE

 

A tu lechoBlanca

  

815

 
  

la llevaremos.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Blund; vuela

    
  

por el médico entretanto.

    

VALMONT

 

No es menesterque para estas

    
  

ocasiones traigo yo

    
  

el succino. Mi Marquesa;

  

820

 
  

oled un poco de ámbar

    
  

del que ha compuesto la reina

    
  

de la Georgia. Ya vuelve.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

¡Ay de mí!

    

VALMONT

 

No hay en Marsella

    
  

quien quite los accidentes

  

825

 
  

como yo. ¿Os sentís ya buena?

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Con más libertad respiro.

    

BLANCA

 

¡Ay amiga! Aún no se templa

    
  

el susto que he recibido

    
  

al verte ya casi yerta.

  

830

 

MARQUESA DE VENUSI

 

Ya sé yo lo que te debo.

    

BLANCA

 

No reconozcas la deuda;

    
  

que si yo te estimo tanto

    
  

es porque sé tus finezas.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Yo las acreditaré.

  

835

 

BLANCA

 

Y yo espero agradecerlas.

    
  

(Aparte.) ¡Ah cautelosa!

    

DUQUE

 

Tomad

    
  

algún alimento. [222]

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Es fuerza

    
  

irme a casa. Estoy temiendo

    
  

que el accidente me vuelva.

  

840

 

CONDE DE VELMIRE

 

Es dejarnos con cuidado.

    

VALMONT

 

Esto es una frïolera

    
  

que no debe mencionarse

    
  

puesto que la moda ordena

    
  

que ninguna dama deje

  

845

 
  

estradosarao o mesa

    
  

hasta haber fingido ya

    
  

veinticinco pataletas.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Sois un grosero.

    

VALMONT

 

Expresión

    
  

de moda.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Dadme licencia.

  

850

 

BLANCA

 

NoMarquesa; no es razón

    
  

que día en que se celebra

    
  

la bienvenida del primo

    
  

nos prives de tu presencia.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Nada importapues que tú

  

855

 
  

nos suples con tu belleza.

    

BLANCA

 

¡Ohqué mal tan lisonjero!

    

MARQUESA DE VENUSI

 

No es lisonja. Tú me enseñas...

    
  

Pero adiósque ya el dolor

    
  

me vuelve.

    

BLANCA

 

No me enternezcas.

  

860

 

CONDE DE VELMIRE

 

¿Conque por fin nos dejáis?

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Perdonadme que no pueda

    
  

disfrutar vuestro favor.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

BajaBlundno te detengas

    
  

para que acerquen el coche.

  

865

 
       

(Vase BLUND.) [223]

      
       

BLANCA

 

¡Ohcuánto siento tu ausencia!

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Lo considero.

    

CONDE DE VELMIRE

 

VeCarlos

    
  

y acompaña a la Marquesa.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

De ningún modo; lo estimo.

    
  

Blancaadiós; que te diviertas.

  

870

 
  

(Aparte.) ¡Ohcuánto placer me causa

    
  

ver logradas mis ideas!

    
       

(Vase.)

      
       

CONDE DE VELMIRE

 

Señores; a sus asientos

    
  

antes que otra contingencia

    
  

acabe de helar la sopa.

  

875

 

VALMONT

 

No es pequeña la tarea

    
  

que tenemos los señores

    
  

petimetresdesde que esta

    
  

moda se introdujo en Francia.

    
  

Imposible que pudiera

  

880

 
  

tolerarsesi no fuese

    
  

por lo mucho que se pega.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

¿Un papely en este sitio?

    
       

(Halla el papel y lo recatahaciendo lo que dicen los versos.)

      
       
  

(Aparte.) No sé qué el pecho recela

    
  

advirtiendo que me envía

  

885

 
  

alguna infelice nueva

    
  

quien remite lo que escribe

    
  

por mano de la cautela.

    
  

Pues es pequeñobien puedo

    
  

con el mantel y la mesa

  

890

 
  

ocultándolosaber

    
  

qué secreto es el que encierra.

    

VALMONT

 

¡Carlosqué mustio te has puesto!

    
  

Bien tu rostro manifiesta [224]

    
  

lo que has sentido el desmayo

  

895

 
  

de Madama.

    

CARLOS

 

Qué¿aún no cesas

    
  

de producir necedades?

    

VALMONT

 

¿Te has picado? Mala seña.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

¿Qué áspid ponzoñoso¡cielos!

    
  

han despertado estas letras

  

900

 
  

en mi corazón?

    
       

(Estos versos aparteaunque con algún extremo.)

      
       

CONDE DE VELMIRE

 

¿Qué tienes?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Un puñal que me penetra

    
  

las entrañas.

    
       

(Levántase.)

      
       

VALMONT

 

El succino.

    
  

¡HolaDuque! ¿También entras

    
  

en la moda de las damas?

  

905

 

DUQUE DE HERBAINT

 

VeteValmont; no pretendas

    
  

que mis iras te confundan.

    

VALMONT

 

Eso es ya de otra materia.

    
  

Mi succino sólo cura

    
  

desmayosmas no demencias.

  

910

 
       

(Siéntase a comer.)

      
       

BLANCA

 

Esposo mío¿qué sientes?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Siento... Mas nada. ¿Florela

    
  

Blund?; el sombrerola espada.

    
       

(Van por ello los dos.)

      
       
  

(Aparte.) Antes que mi rabia inmensa

    
  

cometa un excesohuiré

  

915

 
  

de los ojos de esta fiera.

    

CONDE DE VELMIRE

 

Mas ¿no podemos saber

    
  

qué te aflige o qué te altera?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Es un mal que yo no puedo[225]

    
  

por más que esfuerce la lengua

  

920

 
  

declarar; yasíseñor

    
  

dejad que yo mismo sea

    
  

víctima y cuchillo a un tiempo

    
  

en las aras de mi pena.

    
  

Dejadme todos.

    
       

(Se tira despechado en una silla que habrá en un extremo del teatro.)

      
       

BLANCA

 

¡Oh padre!

  

925

 
  

No aumentéis más la violencia

    
  

de su despecho. Dejadlo.

    

CONDE DE VELMIRE

 

Si la soledad deseas

    
  

yo celebraré que halles

    
  

todo tu consuelo en ella.

  

930

 
       

(Vase.)

      
       

CARLOS

 

Yo me retiro; no sé

    
  

si sintiendo más el verla

    
  

sujeta a un yugo tirano

    
  

queen otros brazosajena.

    
       

(Vase.)

      
       

BLANCA

 

¿Me comprende tu mandato

  

935

 
  

esposo mío?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Sirena

    
  

que para matar encantas

    
  

huyepuesde mi presencia.

    

BLANCA

 

Te obedezco. (Aparte.) El corazón

    
  

al verle irritado tiembla.

  

940

 
  

Mas¡ay!que no recelara

    
  

si delincuente no fuera.

    
       

(Vase.)

      
       

BLUND

 

(Saliendo.) La espada.

    

FLORELA

 

(Saliendo.) El sombrero.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Idos;

    
  

que ya no salgo.

    

BLUND

 

(Aparte.) ¡Canela! [226]

    
  

¡Qué cara que tiene el amo!

  

945

 
       

(Vase.)

      
       

FLORELA

 

(Aparte.) ¿Si le dolerán las muelas?

    
       

(Vase.)

      
       

VALMONT

 

¡Hombre; qué linda comida

    
  

les has dado! Mas mi buena

    
  

gana suplirá por todos

    
  

(Desde la mesa.) Vayatoma una fineza.

  

950

 

DUQUE DE HERBAINT

 

Aún me parece increíble

    
  

que esa traidora me ofenda.

    
  

¿Si acaso comprendí mal

    
  

la carta? Vuelvo a leerla.

    
       

(La abre.)

      
       

VALMONT

 

¡Bravobravo! ¿Estás leyendo

  

955

 
  

por venturala Gaceta?

    
  

Haces grandementepues

    
  

para olvidar una pena

    
  

no hay como leer los nombres

    
  

de PetersburgoViena

  

960

 
  

ConstantinoplaBerlín

    
  

y toda aquella caterva

    
  

de vocablos que no sé

    
  

deletrearlos siquiera.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Ya no te puedo sufrir.

  

965

 
  

Eres un loco.

    

VALMONT

 

Prudencia.

    
       

(Levántase con un plato en la mano.)

      
       
  

¿Conque tú me insultas?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

¡Vete

    
  

antes que ciego...!

    

VALMONT

 

... ¿me pierdas

    
  

el respeto? ¿No es así?

    
  

No tengo gana de fiesta.

  

970

 
  

Adiós; al jardín me voy

    
  

a comer esta conserva; [227]

    
  

pero si de mí tuvieres

    
  

algún sentimiento o queja

    
  

ya sabes que sé jugar

  

975

 
  

al florete; a cualesquiera

    
  

horas búscame: ziszas

    
  

te romperé la cabeza.

    
       

(Vase.)

      
       

DUQUE DE HERBAINT

 

¡Insensato!... Mas¡ay triste!

    
  

que en la crítica y funesta

  

980

 
  

situación en que me hallo

    
  

yo lo sería si diera

    
  

a las locuras de un necio

    
  

la atención que están mis penas

    
  

exigiendo. Cielos santos

  

985

 
  

¿qué imán tienen estas letras

    
  

que cuando por simpatía

    
  

otro arrastraéste se lleva

    
  

por odio y oposición

    
  

los ojos de mi impaciencia?

  

990

 
  

(Lee.) «Amiga: ¡Tan digno de lástima como yo misma es eseobjetoque no puedo extraer de mi corazón! ¿Acaso no sabe hasta quéexceso es amado? ¿No sabe tampoco cuán mal hice en confesar lo que hoyme constituye en culpada? ¡Ayque él tiene allá toda mi ternuraysólo me ha dejado el odio mortal que me debe ese tiranoen cuyo podergimo y lamento!»

    
  

¿Por qué me llama esta ingrata

    
  

su tirano? ¿Qué violencias

    
  

ha padecido? ¿Qué ultrajes

    
  

qué rigor experimenta

    
  

en mi poder? Mas siantes[228]

  

995

 
  

que me aborrece confiesa

    
  

¿qué tengo que preguntar

    
  

ni discurrir? Éstaésta

    
  

la causa es de tan injusto

    
  

epítetopues la fiera

  

1000

 
  

aversión con que me mira

    
  

ingratamente pondera

    
  

como agravios mis halagos

    
  

como impiedad mi fineza.

    
  

Luego no sólo me ofende

  

1005

 
  

abrasándose en ajena

    
  

llamabuscando otros brazos

    
  

siendo livianaproterva

    
  

sinotambién infamando

    
  

mi conducta ¿Qué sangrienta

  

1010

 
  

hidra puede producir

    
  

más venenoaunque se hubiera

    
  

alimentado con cuantos

    
  

áspides Egipto engendra?

    
  

¿A qué más puede aspirar

  

1015

 
  

un alma tan dura y ciega

    
  

sino a consumar un día

    
  

con mi muerte su insolencia?

    
  

¿Pues qué espera yaqué aguarda

    
  

si esto adviertemi severa

  

1020

 
  

indignaciónque no ataja

    
  

el cáncer que mi honra infesta?

    
  

Agravios míosvenganza;

    
  

olvidemos la clemencia

    
  

y el carillo; y pues mi honor

  

1025

 
  

desde el oprobio se queja

    
  

al tribunal de mis iras[229]

    
  

pronunciemos la sentencia

    
  

que han de ejecutar mis celos

    
  

y ha de ocultar mi cautela.

  

1030

 
  

Este billeteeste astuto

    
  

papelcuyas fieras letras

    
  

tanta llama introdujeron

    
  

en mi almaes una prueba

    
  

convincente del delito;

  

1035

 
  

pues aunque firma no tenga

    
  

los caracteres publican

    
  

cuál fue la mano perversa

    
  

queatropellando el sagrado

    
  

vínculo que la sujeta

  

1040

 
  

tiñó en la tez de mi fama

    
  

los rasgos de su infidencia;

    
  

conque asípara el castigo

    
  

ya mis celos tienen hecha

    
  

la más solemne probanza;

  

1045

 
  

yen fe de ellaal punto muera

    
  

Blanca... Mas ¿qué es lo que digo?

    
  

¿Serápor venturaésta

    
  

bastante satisfacción

    
  

para dejar mi honra ilesa?

  

1050

 
  

¿Una víctima es capaz

    
  

de saciar la sed sangrienta

    
  

de mi venganza? ¡Ohsi el fuego

    
  

que me devora pudiera

    
  

cual rayo exterminador

  

1055

 
  

abrasar a cuantos llegan

    
  

a penetrar mi desdoro

    
  

por que en el mundo no hubiera

    
  

quienrefiriendo el castigo[230]

    
  

supiese decir la ofensa!

  

1060

 
  

Yasímuera Blancadigo

    
  

otra vez; pero perezca

    
  

después que mi enojo ardiente

    
  

se haya ensayado en las venas

    
  

de su amante; cuando mire

  

1065

 
  

que la rencorosa diestra

    
  

que le hiere está humeando

    
  

con la púrpura funesta

    
  

de su ídolo... No sé

    
  

qué frenesí me enajena

  

1065

 
  

al pronunciar esa voz

    
  

que miro con impaciencia

    
  

los instantes que dilatan

    
  

mi venganza y su tragedia.

    
  

¿Quién será ese amantequién?

  

1070

 
  

El papel lo calla. ¡Oh fieras

    
  

reflexiones! Puede ser

    
  

que en mi sala y en mi mesa

    
  

haya sido mi ignorancia

    
  

testigo de mis ofensas.

  

1070

 
  

Puede ser que ahorasaliendo

    
  

de mi casaacaso sea

    
  

el primero a quien le rinda

    
  

el sombreroy quien pretenda

    
  

con una risa cortés

  

1075

 
  

burlarse de mi inocencia.

    
  

Puede ser... Mas ¿qué discurro?

    
  

¿Qué fruto logra mi idea

    
  

con amontonar horrores

    
  

en mi pechosi la empresa

  

1080

 
  

de mi venganza requiere[231]

    
  

más que confusióncautela?

    
  

De ésta necesito para

    
  

exigir de esa perversa

    
  

el nombre de mi ofensor;

  

1085

 
  

y también para que pueda

    
  

satisfacerse mi enojo

    
  

sin el rumor que fomenta

    
  

en los afectos del pueblo

    
  

la expectación de una escena

  

1090

 
  

llena de sangre; y no hay duda

    
  

quesiendo la parentela

    
  

de Blanca tan poderosa

    
  

con tal suceso era fuerza

    
  

que concitando sus iras

  

1095

 
  

mi rüina consiguiera.

    
  

Fuera de estoesa tirana

    
  

no es digna que una violenta

    
  

muerte termine sus ansias

    
  

pues un puñal que la hiera

  

1100

 
  

un dogal que la sofoque

    
  

y una ponzoña funesta

    
  

que la embriague la vida

    
  

fueran lisonjasno pena.

    
  

Yasícon martirio eterno

  

1105

 
  

ha de afligirla mi acerba

    
  

venganza: dolor que ahogue

    
  

sin que el sentido suspenda;

    
  

tormento que despedace

    
  

sin que el aliento fenezca;

  

1110

 
  

y muerte quesin matar

    
  

todo su rigor ejerza;

    
  

pues de este modo veré [232]

    
  

mi indignación satisfecha

    
  

desagraviada mi fama

  

1115

 
  

extinguida la dolencia

    
  

de mis celosy por fin

    
  

pues que tuvo esa perversa

    
  

su deleite en mi desdoro

    
  

yo lo he de tener en verla

  

1120

 
  

sufrirpadecerllorar

    
  

si es que hay lágrimassi hay penas

    
  

que equivalgan a un quilate

    
  

a un átomo de mi ofensa.

    
       

(Vase.) [233]

      
       
       

Acto Segundo

      
       
       

Gabinete de BLANCAcon una mesa en la embocadura del teatroy una silla de brazos. BLANCAen la sillasumergida enprofunda tristeza. La escena a media luz.

      
       
  

¡Triste de mí!... ¡Qué terribles

    
  

remordimientos batallan

    
  

en el campo de mi idea!

    
  

¡Qué palpitación extraña

    
  

me fatiga!... ¡Qué temor!...

  

5

 
  

Yo no sosiego... Esta ansia

    
  

es oráculo sin duda

    
  

de alguna horrible desgracia

    
  

que va a desplomarse sobre

    
  

las muchas que despedazan

  

10

 
  

mi corazón. ¡Ay de mí!

    
  

No penetro por qué causa

    
  

me despidió de su vista

    
  

el Duquecon furia tanta.

    
  

Si presume... Pero pasos

  

15

 
  

he sentido; y con la escasa

    
  

luz de la tardeno acierto

    
  

a ver quién por esa sala

    
  

transita. Si fuera acaso

    
  

Florelaharé que luz traiga.

  

20

 
  

¿Quién es?

    
       

(Llega BLANCA a la puertay al encontrarse con el DUQUEse retira asustada.) [234]

      
       

DUQUE DE HERBAINT

 

Yo soy.

    

BLANCA

 

¡Cielos santos!

    

DUQUE DE HERBAINT

 

¿Por qué motivo te espantas?

    
  

¿Tiemblas? ¿No estáspor ventura

    
  

con un esposo que amas

  

25

 
  

y que debe amarte?

    

BLANCA

 

¡Oh Dios!

    
  

¿Qué significa esa airada

    
  

vozy ese ceño terrible?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Ahora lo sabrás. Aguarda.

    
       

(Vase.)

      
       

BLANCA

 

No estoy en mí. Un sudor frío

  

30

 
  

por mis miembros se derrama.

    
  

En vano me esfuerzo...en vano

    
  

quiero aplacar esta amarga

    
  

congoja...pues tengo echado

    
  

un dogal a la garganta...

  

35

 
  

y este corazónque anima

    
  

una pasión tan bastarda

    
  

se estremece en la presencia

    
  

de quien puede castigarla.

    
  

Mas ya vuelve... ¡Santos cielos;

  

40

 
  

fortaleced mi constancia!

    

DUQUE DE HERBAINT

 

(Sale con una luz pone sobre el bufetey se sienta.)

    
  

Siéntate y oye. Bastante

    
  

es el pavor que te causa

    
  

tu conciencia delincuente.

    
  

Sí; con razón te anonadas

  

45

 
  

pues ha llegado la hora

    
  

en queya desembozada

    
  

tu deslealtad justifique

    
  

tu terror y mi venganza. [235]

    
  

Éste es tu delitoinfiel;

  

50

 
  

confúndete; lee esa carta.

    

BLANCA

 

(La mira sin tomarla y se estremece.)

    
  

¡Qué miro! ¡Perdida soy!

    
  

¡Ah vil amiga!

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Qué¿extrañas

    
  

que una amiga te abandone

    
  

y falte a las confianzas

  

55

 
  

que reciprocó(4) <notas.htm>un delito

    
  

siendo una traición la basa

    
  

y habiendo faltado tú

    
  

a obligaciones tan santas?

    
  

Pérfida; ¿conque ésta es

  

60

 
  

la recompensa que labra

    
  

mi ternura en tu vil pecho?

    
  

¿Éste el premio que preparas

    
  

a mis amantes finezas?

    
  

¿Éstaen finla injusta paga

  

65

 
  

por haberte preferido

    
  

a cuantas ilustres damas

    
  

gustohermosura y riquezas

    
  

en su mano me brindaban?

    
  

Eres acreedora a todos

  

70

 
  

los castigos que la saña

    
  

de un celoso y un marido

    
  

agraviado invente para

    
  

satisfacer la justicia

    
  

de sus celos y su fama.

  

75

 
  

Sítraidora; te prometo [236]

    
  

justificar la inhumana

    
  

aversión que yo te inspiro.

    
  

Tú tendrás bastante causa

    
  

para aborrecerme. Qué

  

80

 
  

¿pensaste que tus infamias

    
  

iban a ser más dichosas

    
  

que mi amor? ¿Imaginabas

    
  

que los cielos se reservan

    
  

todo el castigo? ¡Qué rabia!

  

85

 
  

¿O creístepor ventura

    
  

que yo tolerase tantas

    
  

ofensastantos ultrajes

    
  

tal deshonra?...

    

BLANCA

 

¡Callacalla;

    
  

no me calumnies; detente

  

90

 
  

que al corazón despedazan

    
  

tus afrentosas razones

    
  

aun más que tus amenazas!

    
  

No pretendo indemnizarme.

    
  

Soyen efectoculpada;

  

95

 
  

merezco bien tus rigores

    
  

tus iras y tus venganzas;

    
  

pero ya que no he podido

    
  

triunfar de una desgraciada

    
  

pasiónestána lo menos

  

100

 
  

tu honor y el mío sin tacha.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Perjura; pues tu rubor

    
  

te ha impedido leer la carta

    
  

oye tu condenación

    
  

por tu letra confirmada:

  

105

 
  

«¡Tan digno de lástima como yo misma es ese objetoque no puedoextraer de mi [237] corazón! ¿Acaso no sabehasta qué exceso es amado?»

    
  

¿Qué más han de demostrar

    
  

tu traición estas palabras?

    
  

Si él sabe bien el exceso

    
  

de tu amores cosa clara

    
  

que tú se lo confesaste;

  

110

 
  

luego mujer tan liviana

    
  

que descubre su pasión

    
  

al objeto que la causa

    
  

es constante que apuró

    
  

el vaso vil de la infamia.

  

115

 
  

Pues ¿qué no hará la que fácil

    
  

ha dicho una vez que ama

    
  

o qué detendrá a un amante

    
  

a quien le dan tales alas?

    
  

Eapues; dame una prueba

  

120

 
  

en tu favor que equivalga

    
  

a la de tu acusación.

    

BLANCA

 

(Aparte.) ¡Ay de míque circundada

    
  

mi triste imaginación

    
  

de una multitud de amargas

  

125

 
  

reflexionesno halla senda

    
  

para la disculpa!

    

DUQUE DE HERBAINT

 

¿Callas?

    
  

¿Conque por fin nada tienes

    
  

que alegar en la demanda

    
  

de tu honor? ¿No encuentras modo

  

130

 
  

de disculparte?

    

BLANCA

 

¡Ah! ¿Te hallas

    
  

en situación de escucharme?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Sícrüel. ¿Qué esperas? Habla. [238]

    

BLANCA

 

Estoy inocentey pongo

    
  

por testigo al Cielo.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

¡Ingrata!

  

135

 
  

¿Tú inocente? Qué¿aún se atreve

    
  

a pronunciarlo tu falsa

    
  

lengua? ¿No has escritodi

    
  

que sabe tu amante hasta

    
  

qué punto es amado?

    

BLANCA

 

Sí;

  

140

 
  

y a pesar de eso (¡qué ansia!)

    
  

estoy inocente.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

¡Oh monstruo

    
  

de impostura y de falacia!

    
  

Tiemblatiembla de mis iras

    
  

teme la justa venganza

  

145

 
  

que voy a tomar de ti.

    
  

Ese corazón que fragua

    
  

mi deshonorha de ser

    
  

el pábulo que en la llama

    
  

de mi furor se alimente...

  

150

 
  

Tu muertetu muerte infausta

    
  

redimirá mis afrentas

    
  

¿Pero mi furia qué aguarda?

    
  

¡Injusta! ¡Viven los cielos!...

    
       

(Empuñay BLANCA se arrodilla. Él la contempla yreportadola levanta.)

      
       

BLANCA

 

¡Dios eternoDios de mi alma

  

155

 
  

único socorro mío

    
  

protegedme en tan amarga

(5) <notas.htm>

  
  

situaciónpues inocente [239]

    
  

pierdo la vida y la fama!

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Alza del suelo; sosiega

  

160

 
  

y escucha.

    
  

(Aparte.) Mi ardiente rabia

    
  

se reprima hasta lograr

    
  

toda la intención.

    
  

(Alto.) YaBlanca

    
  

comprenderás la justicia

    
  

de mis enojos. Túingrata

  

165

 
  

a quien he dado las pruebas

    
  

más sublimes de una llama

    
  

amorosa y de un afecto

    
  

aun mayor que tu inconstancia

    
  

conocerás que un dogal

  

170

 
  

una ponzoñauna espada

    
  

son piedadesno castigos

(6) <notas.htm>

  
  

si se carea la causa.

    
  

Pero no obstante... Aún te puedo

    
  

perdonarsi es que desarmas

  

175

 
  

con una declaración

    
  

sincera mi justa saña.

    
  

Una víctima podrá

    
  

satisfacer mi venganza;

    
  

pero necesito una...

  

180

 
  

Eapues; sin dudarBlanca

    
  

nómbrame al vil seductor

    
  

que ha conseguido violaras

    
  

tus promesasjuramentos

    
  

y obligaciones sagradas. [240]

  

185

 

BLANCA

 

No he violado juramentos

    
  

ni obligaciones; te engañas.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Pues quiero saber el nombre

    
  

de tu amante. Te lo manda

    
  

tu esposo. No lo dilates.

  

190

 

BLANCA

 

Si acaso tu furor clama

    
  

por una víctima sola

    
  

sacrifica sin tardanza

    
  

la que tienes a tu arbitrio.

    
  

Rompehiere y despedaza

  

195

 
  

este corazón constante

    
  

y tu sed ardiente apaga;

    
  

porque el nombre que deseas

    
  

jamás lo sabrás.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

La rabia

    
  

que me devora no encuentra

  

200

 
  

frases suficientes para

    
  

expresar el grave extremo

    
  

a que ha llegado. ¡Tirana!

    
  

¿Conque yo no he de saberlo?

    
  

Ya veo que no reparas

  

205

 
  

el peligro a que te expones

    
  

y el tormento que te aguarda.

    
  

Ya veo que no conoces

    
  

el volcán en que se abrasa

    
  

mi pecho.

    

BLANCA

 

Bien lo conozco;

  

210

 
  

y no juzgues que me falta

    
  

ánimo para sufrir

    
  

la muerte.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

¡La muerte! ¡Ingrata

    
  

no te lisonjees; no es ésa [241]

    
  

la que mi ira te prepara.

  

215

 
  

Tres horas ha que medito

    
  

el castigo de tu infamia.

    
  

Mira si pretenderé

    
  

reducir todas tus ansias

    
  

a un instante. Nocrüel;

  

220

 
  

no morirás. Tu desgracia

    
  

te conducirá al sepulcro

    
  

mas será viva; y cercada

    
  

de tinieblas espantosas

    
  

no hallará tu pertinacia

  

225

 
  

batallando con la muerte

    
  

la muerte que tanto clama.

    

BLANCA

 

¡Ay de mí!... Cielos... Yo muero...

    
       

(Desmáyase.)

      
       

DUQUE DE HERBAINT

 

¡Que su perfecta constancia

    
  

así triunfe de mis iras!

  

230

 
  

¡Ah vil mujer; quién pensara

    
  

que en ese adorable aspecto

    
  

cupiese malicia tanta!

    
  

¡Que aun esté tan renüente!

    
  

Pero mi cautela haga

  

235

 
  

el último esfuerzo; y si

    
  

permanece temeraria

    
  

en su silenciodaré

    
  

fin a mi proyecto. ¡Blanca!

    
  

Aun no respira. Su vida

  

240

 
  

necesito. Voy por agua.

    
       

(Vase.)

      
       

BLANCA

 

¡Oh Dios mío!... ¿Adónde estoy?

    
  

¿Ese tirano no estaba

    
  

amenazando mi vida

    
  

con ceño infernal?.. ¡Qué ansia! [242]

  

245

 
  

¿Dónde habrá ido?... ¡Yo tiemblo!

    
  

¡Oh mísero Carlos! ¡Cuánta

    
  

tu infelicidad sería

    
  

en situación tan infausta

    
  

si como el amor me sobra

  

250

 
  

el ánimo me faltara!

    
  

Ya vuelve ese monstruo... ¡Cielos!

    
  

Su vista feroz me causa

    
  

una conmoción tan fuerte

    
  

que todo el brío desmaya.

  

255

 

DUQUE DE HERBAINT

 

(Saliendo.) Bebe agua... Aliéntate... Bebe.

    
  

(Aparte.) El fingimiento me valga

    
  

por si logra la ternura

    
  

lo que el enojo no alcanza.

    
  

¿Cómo te sientes? Respira.

  

260

 

BLANCA

 

Yo fallezco.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

VuelveBlanca

    
  

en ti; no llores... ¡Ayojos

    
  

poderosospues desarman

    
  

mi cólera!... No sabía

    
  

cuántocruelte adoraba

  

265

 
  

hasta el instante que vi

    
  

tu belleza desmayada.

    
  

No en vano mi ira desprecias

    
  

no en vano tanto me ultrajas

    
  

si conoces el imperio

  

270

 
  

que tienes sobre mi alma.

    
  

¡Ahesposa mía! ¿Es posible

    
  

que no han de lograr mis blandas

    
  

caricias que me descubras

    
  

el nombre...?

    

BLANCA

 

En vano te cansas. [243]

  

275

 

DUQUE DE HERBAINT

 

¡Infeliz soy! ¡Que yo ame

    
  

el veneno que me daña!

    
  

¡Que yo adore mi peligro!

    
  

¿Para cuándo son las ansias?

    

BLANCA

 

¿Tú enternecido? ¿Y creeré

  

280

 
  

que quien mi vida amenaza

    
  

que quien aborta rigores

    
  

que quien medita venganzas

    
  

llegue una vez a gustar

    
  

las dulzuras que derrama

  

285

 
  

en un pecho generoso

    
  

la piedad? ¿Tendré esperanza

    
  

de verte una vez sensible?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

¡Qué injustamente me tratas

    
  

de tirano y rigoroso

  

290

 
  

Blanca mía! Si no amara

    
  

tus ojos; si tú no fueras

    
  

la prenda más estimada

    
  

de mi pechoa tal extremo

    
  

los celos no me arrastraran.

  

295

 
  

Mi amormi excesivo amor

    
  

es quien mi despecho causa

    
  

es quien enciende mis iras

    
  

y quien engendra mi saña.

    
  

Mas¡ay!que es también amor

  

300

 
  

quien templaentibia y apaga

    
  

todos esos sentimientos

    
  

por que tus divinas gracias

    
  

queden siempre victoriosas

    
  

a pesar de tu inconstancia.

  

305

 
  

Y esta mano que yo adoro...

    
       

(Va a tomarle la mano y se suspende.) [244]

      
       
  

Mas ¿qué advierto? Dulce Blanca

    
  

¿qué frío sudor se extiende

    
  

por tus miembros? Retratada

    
  

la muerte en tu rostro yace.

  

310

 
  

¡Ay de mí! ¡Crüel desgracia!

    

BLANCA

 

(Alterada.) ¿Qué dices?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Tus bellos ojos

    
  

marchitos¡oh Dios!declaran

    
  

tu cercana muerte. ¡Ay!

    
  

El pulso ya lo afianza.

  

315

 
       

(Toma el pulso.)

      
       
  

¡Holacriados; Florela;

    
  

BlundBlund!

    
       

(Salen BLUNDFLORELA y CRIADOS.)

      
       

TODOS

 

Señor¿qué nos mandas?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Ve por un médico; pronto;

    
  

vuelaque si más te tardas

    
  

hallarás a tu ama muerta.

  

320

 
       

(Vase BLUND.)

      
       

BLANCA

 

¡Qué escuchoDios mío!

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Marcha

    
  

túFlorelaa aderezar

    
  

el lecho.

    
       

(Vase FLORELA.)

      
       

BLANCA

 

¡Terrible ansia!

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Vosotros id a poner

    
  

luces por todas las salas.

  

325

 
  

Sí; se muere sin remedio

    
       

(Vanse los CRIADOS.)

      
       

BLANCA

 

¿Adóndecielosde tanta

    
  

confusión huiré?

    
       

(Quiere huiry la detiene.)

      
       

DUQUE DE HERBAINT

 

Detente. [245]

    
  

Di si resuelta te hallas

    
  

a declararme a tu amante.

  

330

 

BLANCA

 

No; no puedo.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Pues aguarda.

    
       

(Va a la mesa y echa en el vaso unos polvos.)

      
       

BLANCA

 

¿Qué es esto que me sucede?

    
  

¡Ay de míque ya me faltan

    
  

las fuerzas!... ¡Soy un abismo

    
  

de temores!

    

DUQUE DE HERBAINT

 

TomaBlanca;

  

335

 
  

bebe hasta apurarlo.

    
       

(Le presenta el vaso.)

      
       

BLANCA

 

¡Ah!

    
  

¿Qué me dasinjusto?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Calla;

    
  

lo que es menester que tomes.

    

BLANCA

 

Suspende tu fiera saña

    
  

mientras imploro la Suma

  

340

 
  

Misericordia.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

¿Qué hablas?

    
  

¿Me supones algún crimen?

    

BLANCA

 

¿Qué creeré de tus malvadas

    
  

traicionestus disimulos

    
  

y cautelas?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

(La amenaza con puñal.) Ya son vanas

  

345

 
  

tus querellas; muere o bebe.

    

BLANCA

 

DadmeDios míoconstancia;

    
  

perdonadme; derramad

    
  

el raudal de vuestra gracia

    
  

sobre mi perseguidor;

  

350

 
  

consolad en sus amargas

    
  

penas a mi padre. ¡Oh padre[246]

    
  

y qué escena tan infausta

    
  

vas a ver!...

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Bebe; no temas.

    
       

(Le aplica el vaso a los labiosy ella bebe.)

      
       

BLANCA

 

Mi corazón se desmaya...

  

355

 
  

Ya lo has logradotirano...

    
  

Esa inexorable alma

    
  

ese corazón impío

    
  

terminó ya su venganza...

    
  

Yo te perdono... Mas¡ay!

  

360

 
  

no sé qué letargo embarga

    
  

mis sentidos... Siento un grave

    
  

peso en los ojos... ¡Qué ansia!

    
  

Ya la cicuta mortal...

    
  

mi triste vida embrïaga...

  

365

 
  

¡Cielos...favor; yo... fallez... co!

    
       

(Cae.)

      
       

DUQUE DE HERBAINT

 

Ya obró el narcótico... ¡Ingrata!

    
  

Duerme para despertar

    
  

a penas más inhumanas.

    
  

Fingir importa. ¡Florela!

  

370

 
  

¡Criados!

    
       

(Salen FLORELA y CRIADOS.)

      
       

TODOS

 

Señor¿qué mandas?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Ya murió mi esposa. Ved

    
  

las dos rosas de su cara

    
  

marchitas; ved los claveles

    
  

de sus labiossin fragancia.

  

375

 
       

(Se arrodilla delante y queda como transportado en ella.)

      
       

BLUND

 

¡Qué dolor! [247]

    

FLORELA

 

¡Ayama mía!

    
  

Las lágrimas se me saltan.

    
  

¡Quién dijeracuando puse

    
  

tanto cuidado en peinarla

    
  

que no había de lucirlo!

  

380

 

BLUND

 

Mi pobre amo no halla

    
  

consuelo; y aun yo quisiera

    
  

llorarmas no tengo gana.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Ve corriendo a dar aviso

    
  

de esta terrible desgracia

  

385

 
  

a su padre. PeroBlund

    
       

(Se va un criado.)

      
       
  

¿y el médico?

    

BLUND

 

No está en casa.

    
  

Mas el criado al instante

    
  

salió a buscarlo por cuantas

    
  

tertulias hay en Marsella

  

390

 
  

y me dijo descuidara

    
  

que si no fuese esta noche

    
  

vendrá acá por la mañana.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Ya no es tan preciso. ¡Ah

    
  

dueño míoamada Blanca!

  

395

 
  

Muerta tú¿de qué me sirve

    
  

una vida tan cansada?

    

FLORELA

 

¡Pobre ama mía! Su muerte

    
  

no cesaré de llorarla.

    

VALMONT

 

(Saliendo.) Duque mío¿tienes baile

  

400

 
  

esta noche? ¡Qué mudanzas

    
  

he discurrido!... Mas¡hola!

    
  

¿qué ha sucedido? ¿Está mala

    
  

tu esposa? Dilo.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

¡Valmont; [248]

    
  

llegó mi estrella tirana

  

405

 
  

a colmar mis desventuras!

    
  

Me ha faltado lo que amaba;

    
  

mi único bienmi delicia;

    
  

murió mi esposa adorada.

    

VALMONT

 

¿Qué diceshombre? ¿Estás ebrio?

  

410

 
  

Si la dejé buena y sana

    
  

¿cómo es posible?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

En mis brazos

    
  

exhalóenvuelto entre ansias

    
  

el postrer suspiro. ¡Oh penal!

    
  

¿cómo mi vida no acabas?

  

415

 

VALMONT

 

¡Vayahombre; estoy pasmado!

    
  

Sobre que parece chanza.

    

FLORELA

 

No es chanzano. Mi ama ha muerto.

    

VALMONT

 

Deja que una prueba haga.

    
  

Si a mi succino no vuelve

  

420

 
  

un responso por su alma.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Funesto dolor; reúne

    
  

tus fuerzas y despedaza

    
  

de una vez mi corazón

    
  

pues ya me falta constancia

  

425

 
  

para sufrir tan terrible

    
  

tormentodesdicha tanta.

    

VALMONT

 

¡Pobre Duquesa! Ya puedes

    
  

cuando gustes enterrarla

    
  

pues no habiendo efecto hecho

  

430

 
  

mi succinoes cosa clara

    
  

que a estas horas está ya

    
  

en el purgatorio.

    

CONDE DE VELMIRE

 

(Saliendo.) ¿Y Blanca?

    
  

¿Adónde está BlancaDuque? [249]

    
  

Mas ¡qué miro? ¡Hija adorada!

  

435

 
  

¡Tú sin vida! ¿De esta suerte

    
  

a tu padre desamparas?...

    
  

No alientano; el mal es cierto.

    
  

¿Adónde mi desgraciada

    
  

vejez hallará consuelo?

  

440

 
  

¡Día infeliz! ¡Suerte infausta!

    
  

Tú cubrirás de perpetuo

    
  

lutode tristeza amarga

    
  

mi corazónsi es que puedo

    
  

sobrevivir a tan rara

  

445

 
  

desventura.

    

VALMONT

 

CalladConde;

    
  

túDuqueten más templanza.

    
  

¿Acaso con llorar tanto

    
  

habéis de resucitarla?

    
  

Sepamospuescómo ha sido

  

450

 
  

este accidente.

    

CONDE DE VELMIRE

 

¿Qué causa

    
  

me ha privado de mi hija?

    

VALMONT

 

¿Fue dolor cólico? Habla;

    
  

¿qué ha sidopues?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Yo lo ignoro.

    
  

Sólo sé queminorada

  

455

 
  

algún tanto la profunda

    
  

tristeza que me agitaba

    
  

como fiero vaticinio

    
  

de su funesta desgracia

    
  

vine a su cuarto y hallela

  

460

 
  

en su dolor abismada.

    
  

Háblola sobresaltado;

    
  

respóndeme con palabras [250]

    
  

lánguidas y entretejidas

    
  

de quejasque aun no acababa

  

465

 
  

de articular... Finalmente

    
  

la palidez de su cara

    
  

el temblorla alteración

    
  

de los pulsosme declaran

    
  

el peligro que la cerca.

  

470

 
  

Doy gritosy se levanta

    
  

de la silla; se aproxima

    
  

a mi cuello como para

    
  

consolarme... Mas¡ay triste!

    
  

no bien mandé que llamaran

  

475

 
  

al médicocuando cae

    
  

en mis brazos entre bascas

    
  

mortalesypronunciando

    
  

un adiós tristese apagan

    
  

las dos luces de sus ojos

  

480

 
  

sus miembros todos desmayan

    
  

y la cabezaya yerta

    
  

se rinde sobre la espalda.

    
  

En finexpiró... ¡Oh terrible

    
  

memoria! ¿Por qué retratas

  

485

 
  

tan viva la desventura

    
  

tan perfecta la desgracia

    
  

que copia y original

    
  

iguales efectos causan?

    

CONDE DE VELMIRE

 

¡AyBlanca mía! Aún me alumbra

  

490

 
  

un reflejo de esperanza.

    
  

Puede que sea letargo.

    
  

Vamos todos a llevarla

    
  

a su lechomientras viene

    
  

el médico... Ve a su casa [251]

  

495

 
  

a ver por qué se detiene.

    
       

(Vase BLUND.)

      
       
  

Tendré el consuelo que haga

    
  

todas las pruebaspues son

    
  

en tal lance necesarias.

    

VALMONT

 

Ayuden todos.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

(Aparte.) Yo tengo

  

500

 
  

ya la voluntad captada

    
  

del médicopues el oro

    
  

los obstáculos allana.

    
       

(La llevarány queda FLORELA.)

      
       

FLORELA

 

¡Dios mío; yo estoy absorta!

    
  

¡Pobrecita de mi ama!

  

505

 
  

Nunca creí que su amor

    
  

a tal extremo llegara

    
  

que le quitase la vida.

    
  

Mas no hay duda. Esta mañana

    
  

la vi yo como una loca

  

510

 
  

de puro amor; yasíes clara

    
  

consecuencia que esta noche

    
  

ha muerto de enamorada.

    
  

Hombres; ved cuántas desdichas

    
  

las pobres mujeres pasan

  

515

 
  

por... Mas no quiero decirlo;

    
  

porque me da mucha rabia

    
  

ver que si son ellos malos

    
  

nosotras somos más malas.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

(Saliendo.) Florela¿qué ha sucedido?

  

520

 
  

En la tertulia de casa

    
  

se ha dicho que en este instante

    
  

acaba de expirar Blanca.

    
  

¿Es ciertoFlorela?

    

FLORELA

 

(Con mal modo.) Es cierto. [252]

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Mas ¿qué accidentequé causa

  

525

 
  

la ha privado de la vida?

    

FLORELA

 

Los pesares que pasaba

    
  

por Usíay el terrible

    
  

berrenchín que esta mañana

    
  

tuvo... Más vale callar.

  

530

 

MARQUESA DE VENUSI

 

Advierte bien lo que hablas

    
  

atrevida. ¿Tú conmigo

    
  

tan insolente y osada?

    
  

Si vuelves a proferir

    
  

otra vez tales palabras

  

535

 
  

sabré volver por mi honra

    
  

escarmentando tu audacia.

    

FLORELA

 

Yo también sabréaunque Usía

    
  

rabie como tigre hircana

    
  

decir con esta boquita

  

540

 
  

la verdad muy lisa y llana.

    
       

(Vase.)

      
       

MARQUESA DE VENUSI

 

¡Perversa!... ¡Peroay de mí;

    
  

que la sangre casi helada

    
  

apenas circula! ¡Cielos;

    
  

yo he dado la muerte a Blanca!

  

545

 
  

Este amoresta pasión

    
  

funesta y desenfrenada

    
  

ha terminado sus días

    
  

llenando esta triste casa

    
  

de lutode confusión

  

550

 
  

de delitos y venganzas.

    
  

¡Oh ceguedadceguedad;

    
  

ahora te conozco! ¡Cuántas

    
  

y cuán eternas serán

    
  

mis lágrimas! Mas no bastan.

  

555

 
  

Nunca podrán expïar [253]

    
  

esta culpa. Tal desgracia

    
  

no tiene retribución

    
  

pues Blanca perdió su fama

    
  

perdió la viday perdió

  

560

 
  

el Duque la paz del alma...

    
  

¡A qué mal tiempo has llegado

    
  

arrepentimiento! Nada

    
  

aprovechasnada sirves

    
  

para aplacar la batalla

  

565

 
  

de fieros remordimientos

    
  

que en mi corazón se traba.

    
  

Mas Carlos llega. Este encuentro

    
  

ha duplicado mis ansias.

    

CARLOS

 

(Saliendo.) Marquesa¿vos aquí sola?

  

570

 
  

¿Dónde está mi prima?

    

MARQUESA DE VENUSI

 

(Aparte.) ¡Infausta

    
  

suerte! ¿Qué podré decirle?

    
  

(Alto.) ¿No os han dicho lo que pasa?

    

CARLOS

 

NoMarquesa. Ni un crïado

    
  

he encontrado en la antesala;

  

575

 
  

yasíhasta su gabinete

    
  

he penetrado.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

¡Qué ansia!

    
  

Pues vuestra prima está ahora

    
  

en su lecho recostada.

    

CARLOS

 

Pues ¿qué tiene?

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Es una leve

  

580

 
  

indisposición.

    

CARLOS

 

¿Qué aguarda

    
  

mi cariño? Voy a verla.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

EsperadCarlos. Turbada

    
  

os advierto... [254]

    

CARLOS

 

Mayor mal

    
  

ese semblante declara.

  

585

 
  

No me detengo.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Esperad;

    
  

que ahorasi está sosegada

    
  

no es justo que la inquietéis.

    

CARLOS

 

Mi corazón no descansa.

    
  

Yo voyMarquesa...

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Mirad

  

590

 
  

que su esposo la acompaña.

    

CARLOS

 

No me importa. Soy su primo

    
  

y no es reparable vaya

    
  

a visitarla.

    

MARQUESA DE VENUSI

 

Tened...

    

VALMONT

 

(Saliendo.) En descanso esté su alma.

  

595

 
  

El médico ha dicho que es

    
  

cadáver.

    

[CARLOS

 

¡Amada Blanca!(7) <notas.htm>

    

MARQUESA DE VENUSI

 

¡Qué necio es ustedValmont!

    

VALMONT

 

Si ha de saberlo mañana

    
  

¿de qué sirven los misterios?

  

600

 
  

Carlossi acaso te faltan

    
  

las fuerzascon mi succino

    
  

lograrás recuperarlas.

    

CARLOS

 

¡Ay de mí!

    

VALMONT

 

Venvenamigo

    
  

y en esta silla descansa.

  

605

 

MARQUESA DE VENUSI

 

(Aparte.) No puedo ya sostener

    
  

¡cielos!la vista de tantas [255]

    
  

calamidades. Huiré

    
  

de esta miserable casa

    
  

de este funesto teatro

  

610

 
  

del dolordonde mis ansias

    
  

me oprimenpues soy el fiero

    
  

resorte de su desgracia.

    
       

(Vase.)

      
       

CARLOS

 

Valmont; ¿que mi prima ha muerto?

    

VALMONT

 

Aún no pierdas la esperanza

  

615

 
  

porque puede ser letargo.

    

CARLOS

 

Pues vamos a verla.

    

VALMONT

 

Aguarda;

    
  

recóbrate; toma; huele;

    
  

te aliviarás.

    

FLORELA

 

(Saliendo.) ¡Ay mi ama!

    
  

¡Está muerta! ¡Qué dolor!

  

620

 

CARLOS

 

Yo expiroValmont.

    

VALMONT

 

¡Me enfadan

    
  

aquestas delicadezas!

    
  

Yoa la verdadno llorara

    
  

aunque a todos mis parientes

    
  

viese dar las boqueadas.]

  

625

 

CARLOS

 

¿Es posible que murió

    
  

mi amable prima? ¿Sus gracias

    
  

su candor y su belleza

    
  

son despojos de la avara

    
  

injusta muerte? ¿No espero

  

630

 
  

volver a oír sus palabras?

    
  

¿No existe ya? ¡Pesar fiero!

    
  

¡Dolor que excede a la raya

    
  

del natural sentimiento!

    
  

¡Oh muertemuerte tirana!

  

635

 
  

¿Cómo pudiste cortar [256]

    
  

aquella rosa temprana

    
  

que en botón resplandecía

    
  

con admirable fragancia?

    
  

¿Cómo has podido arrojar

  

640

 
  

al ídolo de mi alma

    
  

en un féretro funesto

    
  

atropellandoinhumana

    
  

tantos méritos sublimes

    
  

como en su pecho brillaban?

  

645

 
  

¿Por qué en mí no ensangrentaste

    
  

tu inexorable guadaña

    
  

antes que en la tierna vida

    
  

de mi prima la emplearas?

    
  

¿Por qué?.. Mas¡ay!que ya son

  

650

 
  

todas mis querellas vanas;

    
  

ya mi gozo terminó;

    
  

ya huyeron mis esperanzas

    
  

con la misma rapidez

    
  

del rayocomo la vaga

  

655

 
  

exhalación que a los ojos

    
  

aparece cuando acaba.

    
  

Detesto la vida; odio

    
  

esta luzpara mí opaca;

    
  

este aire que me ofrece

  

660

 
  

para respirardesgracias...

    
  

¡Ah! Que por más que provoco

    
  

los rigores de mi amarga

    
  

congoja; por más que agito

    
  

los fijos de mi obstinada

  

665

 
  

angustia; por más que reto

    
  

dentro del pecho a la rabia

    
  

las agoníaslas penas [257]

    
  

y los tormentosno acaban

    
  

de darme muerte; puessordos

  

670

 
  

o cobardeshoy retardan

    
  

a mi pecho este consuelo

    
  

que justamente reclama;

    
  

porquesi es capaz de un bien

    
  

muriendo su bien lograra.

  

675

 

FLORELA

 

Señorito; sosegaos

    
  

por amor de Dios.

    

VALMONT

 

Templanza

    
  

Carlos. ¿Cuándo has de tener

    
  

hombre inútiluna dracma

    
  

de entendimiento?

    

CARLOS

 

¿Por qué?

  

680

 

VALMONT

 

Porque con esas bobadas

    
  

estás publicando...

    

CARLOS

 

¿Qué?

    

VALMONT

 

Que enamorabas a Blanca.

    

CARLOS

 

Eres un vil malicioso;

    
  

y esa tu lengua malvada

  

685

 
  

sabré arrancar¡vive Dios!

    
       

(FLORELA lo detiene.)

      
       

VALMONT

 

DetenteCarlos; aguarda.

    
  

Porque estás locono quiero

    
  

medir contigo la espada.

    
  

Ademásque eres mi amigo;

  

690

 
  

te quiero bieny tus ansias

    
  

me lastiman... Dios te guarde

    
  

y nos veremos mañana;

    
  

que yo con menos motivos

    
  

nunca sé volver la espalda.

  

695

 

CARLOS

 

He de seguirlo. [258]

    

FLORELA

 

Don Carlos;

    
  

que alborotaréis la casa

    
  

y ahora no son regulares

    
  

semejantes algazaras.

    

CARLOS

 

Lo conozco. Vete al punto

  

700

 
  

que quiero llorar mi infausta

    
  

soledad.

    

FLORELA

 

Ya os obedezco.

    
  

¡Pobre amante! Me alegrara

    
  

que dependiera de mí

    
  

su alivio. Mas retirada

  

705

 
  

observaré cuanto hace

    
  

detrás de aquella mampara;

    
  

no intente algún desatino

    
  

y nuevos sustos añada.

    
       

(Se retira.)

      
       

CARLOS

 

¡Cielos; qué tropel de varios

  

710

 
  

tristes sucesos enlaza

    
  

mi destino en sólo un día

    
  

para ajar mi tolerancia!

    
  

¡Qué aurora tan infeliz

    
  

tan lúgubre y tan aciaga

  

715

 
  

iluminó este horizonte!

    
  

¿Quién¡ay de mí!imaginara

    
  

que el haberme la fortuna

    
  

defendido de las balas

    
  

en medio del rigoroso

  

720

 
  

teatro de la campaña

    
  

fuese para que mi pecho

    
  

en escena más infausta

    
  

viese que aquella piedad

    
  

su crueldad autorizaba?...

  

725

 
  

Crueldadsípues cuando amante [259]

    
  

de mi primade mi Blanca

    
  

pisé estos tristes umbrales

    
  

coronado de esperanzas

    
  

fue el exordio de mi pena

  

730

 
  

en otros brazos hallarla.

    
  

Mas¡ay de mí!; ya conozco

    
  

que la impensada mudanza

    
  

de su estado no fue efecto

    
  

de su olvido o su inconstancia

  

735

 
  

pues el día que a sus ojos

    
  

me presentoy a culparla

    
  

iban mis celosle arrojan

    
  

en el sepulcro sus ansias

    
  

como quien dice: YaCarlos

  

740

 
  

te he dado de mi constancia

    
  

la prueba más relevante

    
  

y si me juzgas ingrata

    
  

mírame morir de amores

    
  

pues los tuyos son la causa.

  

745

 
  

Esto es cierto; mi cariño

    
  

ha sido la aguda espada

    
  

que hirió su débil aliento;

    
  

yo la conduje a las aras

    
  

de la muerte; por mí sólo

  

750

 
  

yace su hermosura ajada

    
  

polvo lo que fue atractivo

    
  

horror las que fueron gracias.

    
  

¿Pues qué esperastriste Carlos

    
  

que no intentas imitarla?

  

755

 
  

No quiero vivir. Iré

    
  

al féretro en que descansa

    
  

su cadáver; y abrazado [260]

    
  

dél incitaré mis ansias

    
  

mis angustiasmis congojas;

  

760

 
  

no habrá esfuerzo que no haga

    
  

para irritarlasreunirlas

    
  

y esconderlas en la llaga

    
  

de mi corazónpor que

    
  

mi fineza desgraciada

  

765

 
  

logreya que no en la vida

    
  

unirse en la muerte a Blanca.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

(Saliendo.) Don Carlos¿adónde vais?

    

CARLOS

 

Ibaseñora la sala

    
  

a ver a mi amada prima

  

770

 
  

pues intento (¡pena amarga!)

    
  

por el obsequio postrero

    
  

velar su cadáver hasta

    
  

el momento de su entierro.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

No es necesario. A mi instancia

  

775

 
  

se fue a recoger ahora

    
  

la familiaporque trata

    
  

mi cariño quedar solo

    
  

esta noche a contemplarla

    
  

para cumplir cierto voto;

  

780

 
  

yasívos podéis mañana

    
  

hacer vuestra obligación

    
  

pues ya la mía me llama.

    

CARLOS

 

No replico. (Aparte.) Dura estrella

    
  

Ya miro que eres contraria

  

785

 
  

irreconciliablepues

    
  

al desdichado que ultrajas

    
  

si anhela morirla muerte

    
  

le niegas por anhelarla.

    
       

(Vase.)

      
       

DUQUE DE HERBAINT

 

Eahonor; éste es el trance [261]

  

790

 
  

de consumar mi venganza.

    
  

Todos yacen sin reparo.

    
  

La una mi reloj señala;

    
  

hora en que ya del letargo.

    
  

es fuerza que vuelva Blanca.

  

795

 
  

Voy a sacarla del triste

    
  

ataúdpara que abra

    
  

los ojos y de un letargo

    
  

pase a una muerte pausada.

    
       

(Vase.)

      
       

FLORELA

 

¡Cuántas locuras ha dicho

  

800

 
  

el tal don Carlos! ¡Qué rara

    
  

es su pasión! Yo lo sigo

    
  

hasta dejarlo en la cama;

    
  

no se arroje de cabeza

    
  

en el pozo. Yo soy blanda

  

805

 
  

naturalmente; y en viendo

    
  

a un joven de circunstancias

    
  

en tal estadoquisiera

    
  

ser iris de sus borrascas.

    
       

(Vase.)

      
       

DUQUE DE HERBAINT

 

(Sale con BLANCA en los brazos poseída del letargoy ladeja en una silla.)

    
  

¡Ay de míque el corazón

  

810

 
  

aun a pesar de la rabia

    
  

que lo devorase siente

    
  

enternecido!... Una extraña

    
  

conmoción hace que tiemble

    
  

de sí mismo... Mas es varia

  

815

 
  

inútil y aun delincuente

    
  

la piedad con una ingrata

    
  

que abusó de mis cariños

    
  

vilfementida y liviana.

    
  

Las puertas quiero cerrar[262]

  

820

 
  

no escuchen algo en la casa.

    
       

(Cierra.)

      
       
  

Ya va volviendo. Su espasmo

    
  

con los ojos me declara

    
  

yaun dudando su existencia

    
  

no encuentra con las palabras.

  

825

 

BLANCA

 

Cielos¿dónde estoy? ¿Deliro?

    
  

¿Es acaso ilusión vaga

    
  

lo que miro? ¿No me han dado

    
  

un veneno en esta estancia?

    
  

Pues ¿qué milagro me vuelve

  

830

 
  

a la vida? Mas...

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Te engañas

    
  

que todo ha sido un recelo

    
  

infundado.

    

BLANCA

 

¡Oh Dios!

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Descansa

    
  

tranquilízate y desecha

    
  

tu injusta desconfianza.

  

835

 

BLANCA

 

Pues ¿qué pretendes?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Escucha;

    
  

no quiero que ignores nada.

    
  

La bebida que tomaste

    
  

y que tósigo juzgabas

  

840

 
  

era un narcótico.

    

BLANCA

 

¿A qué

    
  

objeto?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Escúchame y calla.

    
  

Tú me has deshonrado; tú

    
  

fomentando una bastarda

    
  

pasiónultrajaste el fino

  

845

 
  

amor que te profesaba.

    
  

Yo te ofrecísin embargo[263]

    
  

el perdón; mas túirritada

    
  

lo has despreciado. Mi justa

    
  

cólera y mis amenazas

  

850

 
  

no han podido conseguir

    
  

que tu labio me nombrara

    
  

a ese amante que ha logrado

    
  

seducirte. En finpensabas

    
  

que este rápido torrente

  

855

 
  

de furores y venganzas

    
  

que desprende tu perfidia

    
  

de mi corazónparara

    
  

en privarte de la vida

    
  

castigando así la insana

  

860

 
  

aversión con que me miras.

    
  

Mas tu jüicio se engaña.

    
  

Sabeinfielque vivirás

    
  

para siempre separada

    
  

de tu padretus crïados.

  

865

 
  

ypor finde toda humana

    
  

comunicación.

    

BLANCA

 

¡Oh cielos!

    
  

¿Crees no he de ser buscada

    
  

por mi padre?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Ya tu padre

    
  

lamenta tu muerte infausta.

  

870

 

BLANCA

 

¡Cómoinhumano!

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Creyó

    
  

cuando el narcótico obraba

    
  

que habías expirado.

    

BLANCA

 

¡Ah!

    
  

¿Conque sólo (¡fiera ansia!)

    
  

para ti existo? Ahora sí [264]

  

875

 
  

que conozco mi desgracia.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Pues aun la estás ignorando.

    
  

Escucha. Tiene esta casa

    
  

dilatado soterráneo

    
  

donde nunca la luz clara

  

880

 
  

del sol penetró yoculta

    
  

la boca con una trampa

    
  

ha sido desconocido

    
  

de todos.

    

BLANCA

 

¡Dios de mi alma;

    
  

ya no hay para mí remedio!

  

885

 

DUQUE DE HERBAINT

 

No obstantela suerte grata

    
  

te convida. Puedo ahora

    
  

llamar y decir que acabas

    
  

de respirarque tu muerte

    
  

era un letargo. Mi saña

  

890

 
  

no exige de ti otra cosa

    
  

sino sólo una palabra.

    
  

Ya te lo he dicho otra vez.

    
  

Por una víctima clama

    
  

mi furor. No te suspendas;

  

895

 
  

nómbrame sin repugnancia

    
  

a tu amanteal corruptor

    
  

de tu pecho y de mi fama

    
  

y recobrarás al punto

    
  

tus derechos. ¿Ahora callas?

  

900

 

BLANCA

 

¿Qué me propones? ¿Que entregue

    
  

al impulso de tu rabia

    
  

y resentimiento a quien

    
  

nunca te ofendió?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

SíBlanca.

    

BLANCA

 

Sería indigna de vivir [265]

  

905

 
  

si mi voz ejecutara

    
  

tal vileza.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Piensa bien

    
  

lo que resuelvestirana;

    
  

pues cumpliréa la primera

    
  

resistenciami venganza

  

910

 
  

arrastrándote a la oculta

    
  

y tenebrosa morada

    
  

de donde nadie en el mundo

    
  

podrá sacarte. Mañana

    
  

es el día que tu padre

  

915

 
  

te verá depositada

    
  

en la bóvedao tendrá

    
  

en tus brazos la más grata

    
  

complacencia. Finalmente

    
  

mañana verás las anchas

  

920

 
  

alamedas de Marsella

    
  

o gemirás tu desgracia

    
  

cruel en la concavidad

    
  

de un calabozoprivada

    
  

para siempre de la luz.

  

925

 
  

Refléjalo(8) <notas.htm>bien: si pasa

    
  

este momento felice

    
  

perderás las esperanzas

    
  

de perdóny no podré

    
  

concedérteloaunque haga

  

930

 
  

tu arrepentimiento esfuerzos

    
  

para volver a mi gracia.

    
       

(Se levanta BLANCA enajenadamirando a todas partes.)[266]

      
       

BLANCA

 

¡Aymiserable de mí!

    
  

¿Conque estoy abandonada

    
  

de los humanos? ¡Oh padre;

  

935

 
  

que he de viviry mis ansias

    
  

no han de verte más!

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Mujer

    
  

inflexible; una palabra

    
  

puede llevarte a los brazos

    
  

del padre que tanto clamas.

  

940

 
  

No vaciles ya. ¿Despierto

    
  

a todos los de la casa

    
  

para decirles que vives

    
  

o te arrastro sin tardanza

    
  

al sepulcro? Di.

    

BLANCA

 

(Levantando los ojos.) No puedo.

  

945

 

DUQUE DE HERBAINT

 

¿Qué dicesdesventurada?

    

BLANCA

 

No puedo nombrarleno.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

¿Posible esmujer tirana

    
  

que prefieras el amante

    
  

a la vida y a la amada

  

950

 
  

libertad? ¡Vil; tiemblatiembla!

    
  

Llegó ya de mi venganza

    
  

el momento.

    

BLANCA

 

Tenteimpío...

    
  

¡Dios eterno!...

    
       

(Huye hacia la puerta yhallándola cerradase postrahaciendo la exclamación. El DUQUE la contempla unosinstantes; y luegotomándola de la manola conducedelante de un espejo.)

      
       

DUQUE DE HERBAINT

 

¡Inhumana!;

    
  

contempla por la postrera [267]

  

955

 
  

vez la hermosura y las gracias

    
  

que van a ocultar tinieblas

    
  

horrorosas. Ven; levanta

    
  

los ojos y mírame.

    
  

No seas más obstinada

  

960

 
  

y más bárbara que yo.

    
  

Considera tu lozana

    
  

juventud y ten piedad

    
  

de ti misma.

    

BLANCA

 

¡Pena amarga!

    
  

Ya no puedo más... ¡Ay triste!

  

965

 

DUQUE DE HERBAINT

 

¿Qué determinas? Acaba.

    

BLANCA

 

¿Es más inútil la oferta

    
  

de ver a mi padre?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Falsa

    
  

mujer indigna; ya sí

    
  

expiró mi tolerancia.

  

970

 
       

(La agarra.)

      
       

BLANCA

 

¡Padre mío!

    

DUQUE DE HERBAINT

 

No des voces;

    
  

enmudecetemeraria

    
  

o este puñal en tu pecho

    
  

abrirá puertas al alma.

    
       

(Le tapa la boca con un pañuelo yamenazándola con un puñalse lalleva violentamente.) [268]

      
       

(Vuelven a salircorriéndose la mutación de jardínmagnífico con fuentesestatuasetc. A un ladoun peñasco con la trampa que se abrirá a su tiempo. Un hachaencendida sobre un banquillo de céspedes. La luna se dejará veren su cenit(9) <notas.htm>.)

      
       
       
       
       

BLANCA

 

Deja que respire.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Mira

  

975

 
  

mira esas estrellas claras

    
  

y esa lunapor la vez

    
  

postrera.

    

BLANCA

 

¡Dios de mi alma!

    
  

Vosque advertís mi inocencia

    
  

¿sufriréis que sea privada

  

980

 
  

para siempre de la vista

    
  

de los cielos?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Deja vanas

    
  

exclamacionesy ven

    
  

a ver al horror la cara.

    
       

(Abre la trampa.)

      
       

BLANCA

 

¡FavorDios mío!

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Aún te queda

  

985

 
  

un instante de esperanza.

    
  

Ve aquí el funesto sepulcro

    
  

cuya boca aún no se halla

    
  

para ti del todo abierta.

    
  

Arrepiéntete y aplaca

  

990

 
  

haciendo una confesión

    
  

sincerami justa saña.

    
  

Quizás piensas queen el punto

    
  

de consumar mi venganza

    
  

recelo sus consecuencias; [269]

  

995

 
  

pero sabe que te engañas.

    
  

Todo lo tienen previsto

    
  

mi discurso y vigilancia.

    
  

Ocupará tu lugar

    
  

en el féretro una estatua

  

1000

 
  

de ceracuya cabeza

    
  

lívida y desfigurada

    
  

te retrate en aquel trance.

    
  

Además queantes que salga

    
  

la aurorahabré yo cerrado

  

1005

 
  

la triste y fúnebre caja

    
  

pretextando algún motivo

    
  

justomientras que mi cauta

    
  

disposición apresura

    
  

las pocas horas que faltan

  

1010

 
  

a tus exequias. En fin

    
  

¿te reduces a mi instancia?

    
  

¿Aceptasdimeel perdón

    
  

que mi ruego te afianza?

    
  

Qué¿te suspendes? ¿Vacilas?

  

1015

 
  

Mujer insensible; ablanda

    
  

ese corazón de acero

    
  

esas rígidas entrañas

    
  

hijassin dudade algún

    
  

pedernal. Concluyehabla.

  

1020

 
  

Sacrifica al vil amante

    
  

a mi furor; o¡tirana!

    
  

renuncia a la luzal mundo

    
  

y a la libertad amada.

    
  

¿Qué resuelves?

    

BLANCA

 

¡Ojos míos

  

1025

 
  

despedíos de esa grata [270]

    
  

perspectiva de los cielos

    
  

de esas apacibles auras

    
  

de esas bulliciosas fuentes

    
  

de esas olorosas plantas!

  

1030

 
  

Adiósamables objetos;

    
  

adióspues la injusta saña

    
  

de un inhumano me priva

    
  

de vuestra delicia...

    

DUQUE DE HERBAINT

 

¡Ingrata!

    
       

(Hasta acabar ya es todo violencia.)

      
       
  

Ya se acabó mi paciencia.

  

1035

 
  

Ven a la obscura morada

    
  

al horroroso sepulcro

    
  

que tu perfidia te labra.

    

BLANCA

 

Dejatirano; no impidas

    
  

que mis ojos satisfagan

  

1040

 
  

su deseo este momento.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Ya no te escucha mi rabia.

    
  

Ven.

    

BLANCA

 

Dejainfiel. ¿Has nacido

    
  

de alguna fiera? ¿Tu alma

    
  

no se enternece?

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Ya es tarde.

  

1045

 
  

No te resistasmalvada.

    

BLANCA

 

¡Dios míoatended mi ruego!

    

[DUQUE DE HERBAINT

 

Deja inútiles plegarias(10) <notas.htm>.

    

BLANCA

 

En pedazos solamente

    
  

podrás conducirme.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Calla. [271]

  

1050

 

BLANCA

 

Permíteme que respire. Respirarás entre opacas

    
  

sombras.

    

BLANCA

 

¡Piedad!

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Es ya tarde.

    

BLANCA

 

No puedo más.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Venvillana

    
  

a tus deberes.]

    

BLANCA

 

¡Ah monstruo!

    
  

Injustamente me ultrajas.

  

1055

 

DUQUE DE HERBAINT

 

No des voces.

    

[BLANCA

 

Clamo al Cielo(11) <notas.htm>.

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Serán vanas tus plegarias.]

    

BLANCA

DadmeDiosen este trance...

    

DUQUE DE HERBAINT

 

Tú has engendrado en mi pecho...

    

BLANCA

... valoraliento y constancia!

  

1060

 

DUQUE DE HERBAINT

 

... iraimpiedad y venganza.

    

 

Acto Tercero

Cuadro Primero

Mutación del cuarto del DUQUE.

(El DUQUE y FLORELA.)

DUQUE DE HERBAINT ¿Y don Carlos? FLORELA Se ha vestidoaunque el médico hamandado que no salga al aire. DUQUE DE HERBAINT Vete. FLORELA Obedezco.

(Vase.)

DUQUE DE HERBAINT Un sobresaltoun tropel de penas y 5 remordimientosinfaustos me agitan continuamente. Yo no penetro el arcano de estas conmociones.Si dichosamente he logrado 10 mis designios ya; si todos juzgan que el fúnebremármol cubre el cadáver de Blanca¿Para qué está palpitando mi angustiadocorazón? 15 Mas¡ay triste!no es extraño que en mi pecho se amotinen [273]sentimientos tan humanos. La compasión... ¡Ahla quise con exceso!... Mas miagravio20 su inconstanciasu perfidiasu durezasus engaños¿no exigenun escarmiento semejante? Estoy dudando responderme... Mas la infame 25obstinación de su labio; aquel callar a su amanteanteponiendo al nombrarlohonorlibertad y vida¿no merece tan tirano 30 castigo? Síciertamente;puespor su causano lavo en la sangre de un rival mi honor vilmente manchado.¿Quién será ese alevecielos? 35 Mas el tiempo y el acaso lo descubrirán.¿Quién entra? VALMONT (Saliendo.) ¡Oh Duque! ¿Tan retirado?Comprendo tu pena; pero en estos o iguales casos40 debe un hombre contestarcon los amigosno dando motivo a que lo motejen de ser poco cortesano. DUQUE DEHERBAINT Dices bien; pero mis ansias 45 de tal suerte me han postradoqueabomino de mí mismo. VALMONT De tu dolor no me espanto; porquea la verdadperdiste [274] DUQUE DE HERBAINT un hechizounsimulacro 50 de la diosa Venus. ¡Ah! ¡Qué espíritu aquél! ¡Qué garbo!¡Qué perfil de cara! Duque; con ingenuidad hablandono la merecías. DUQUE DEHERBAINT ¡Ay! 55 Valmontno puedo negarlo. ¿Y qué se dice en Marsella de sumuerte? VALMONT Eso es muy largo de contar. Mil cosas dicen. Yya se vecomoando 60 de academia en academia y de estrados en estradossé tantas cosas...DUQUE DE HERBAINT Pues dilas. VALMONT No vengo con tanto espacio. DUQUE DEHERBAINT VayaValmontno me tengas 65 confuso. Di. VALMONT ¿He de hablarclaro? DUQUE DE HERBAINT Eso deseo. VALMONT Pues mira: se dice que el impensadofallecimiento de Blanca no fue natural; queairado 70 por motivos muy secretosla hiciste tomar un vaso de veneno; yfinalmenteque eres impíoinhumanotraidorinjusto... DUQUE DE HERBAINT Detente[275]75 Valmont; que el pechoirritado oyendo tales injuriasEtnas estárespirando. ¿Quién ha sido el insolenteel indignoel temerario 80 que asíultraja mi conducta? VALMONT Han sido sujetos varios; pero quien más te criticacon términos muy pesados...¿quieres que lo diga?... el Conde 85 deRoseville. DUQUE DE HERBAINT ¡Qué pasmo se dilata por mis venas! VALMONTHombre¡pareces de palo! ¡Que no he de poder mover siquiera una vez loslabios 90 sin que no haya soberbiao suspensióno desmayo! DUQUE DE HERBAINT¡Vive Diosque he de arrancar la lengua que ha pronunciado contra mi honor yconducta 95 unos supuestos tan falsos! Voy a buscarlo. VALMONT Detentey noseas mentecato; que por semejantes cosas nadie se pierde. DUQUE DE HERBAINT Noel paso 100 me detengas. VALMONT Ahora es inútil solicitarloporque al cafédonde charla [276] no concurre tan temprano. DUQUEDE HERBAINT ¿En qué café? VALMONT En el que tengo 105 tantos premiosalcanzados por mis sutiles y heroicas reflexiones; donde campo con mis talentosprudencia y discursos soberanos. 110 DUQUE DE HERBAINT Iré contigo. VALMONT Noamigo; porque me están aguardando dos damas queapasionadas de mis prendasmeenviaron dos billetes tan rendidos115 tan finos y enamoradosque han podidoconseguir las apunte en mi dïario. Agur; agur...

(Vase.)

DUQUE DE HERBAINT Celos míosparece que vais hallando 120 algún reflejoentre tantas dudas y discursos vanos. ¿El Conde de Rosevilletan audaz ytemerariodeclama contra mi honor125 apasionándose tanto que en públicasconcurrencias hace alarde del agravio? ¡Ah! ¿Qué significación podré dar atan incauto 130 proceder? Que hay en su pecho algún poderoso arcano [277]que le obliga a resentirse de aquello que ha sospechado. ¿Pero qué es lo quesospecha? 135 Una verdad. ¿Luego es llano que su sospecha se funda sobreprincipios no falsos? No hay duda. Y si esos principios son mis ofensasesclaro 140 que el Conde es cómplice en ellas supuesto queno ignorando mijusticiasatiriza y condena el desagravio. En fin; el Conde me ofende; 145 elCondeno hay que dudarloes el amanteel amante que están mis celosbuscando. Ya le hallévenganza mía. Mas primero que mi brazo 150 verifique sucastigohe de ver si logroacasoque esa crüel acreditecon su semblante osu labiouna verdad que aún está 155 en mi pecho vacilando.

(Vase.)

Cuadro Segundo

La escena representa un dilatado soterráneo. En medio unas pielescomo que son el lecho de BLANCAy ésta en ademán de volver de undesmayo. BLANCA ¿Qué es estoinfelice? ¿Dónde estoy? ¿Qué horrendo [278]tenebroso caos me confunde la vista y el aliento? 160 ¿Adónde me hallo?¿Cuándocuándo¡cielos!tan obscuras nieblas abortaron los senos delinfierno? ¡Ah! Que mi existencia 165 es un devaneopuessi me pregunto quiénsoy yono sabré si sombra o cuerpo. Pero ya la mano sobre el frío suelo 170me avisa que el tacto es sentido; que vivo y que padezco. ¡Ay de mí! ¿Y eseste horroroso seno el que me destinan 175 para mansión las iras de unprotervo? ¿Aquí eternamente gemirésabiendo que la tierra habito y que latierra ignora el ser que tengo? 180 ¡Oh tristes ideas! ¡Duros pensamientosquecon sutilezatumultos excitáis en mis afectos! Puede ser que Carlos185en este momentosobre esta caverna mi muerte llore con dolor acerbo. Puede quemi padresuspirando al Cielo[279] 190 miremuchas veces la oculta boca de este horrible centro. No estéis engañados.Carlosdulce dueño; tu Blanca respira. 195 Yo existopadre; padreyo no hemuerto. Mas¡ay!que es en vanopues tan sólo el eco responde a mis voces.¿Y es posibleSeñor y Dios eterno200 que a mis duras quejasa mi malfunestocon débil sonido siempre responderán estos acentos? ¡Ah!la muertevenga205 venga; que detesto vida tan odiosa... Mas¡ay Dios!mi prisiónestán abriendo.

(Ruido de llavey entra el DUQUE con una luzun jarro de agua y un pan.)

¿Quién es? DUQUE DE HERBAINT Yo soy. Ves aquí cuál ha de ser tu diario210 alimento. Cada día lo encontrará tu cuidado en un pequeño agujero quetiene la puerta a un lado. Yo mismo te lo pondré 215 sin entrar en este opacocalabozodonde habitan la maldad y el desacato. También en él hallarás[280]a su tiempoel necesario 220 vestido; y aun te daré luz y librossi tu labiome manifiesta aquel nombre tantas veces preguntado. BLANCA Ahoracruelque túmismo 225 has roto los duros lazos que nos uníanse entrega mi corazón sinreparo a las amables ideas que combatió en otro estado 230 tan inútilmente.Sí; ya lo confieso. Idolatro más que nunca a aquel objeto cuyo nombre hasanhelado para saciar tu venganza. 235 Muere de celos. Lo amoy adorándoledaré en este sepulcro infausto el postrer suspiro. Mira simi pasiónpublicando240 podré hacerte una lisonja que resultase en su daño. DUQUE DEHERBAINT Según eso¿ya tu pecho se despeja temerario de todos lossentimientos 245 de religión? Monstruo ingrato; ¿no temes perder la vida eneste encierroalentando en el corazón un fuego adultero? BLANCA Infiel;¿acaso [281] 250 soy tu mujer? ¿Aún te atrevestodavía a pronunciarlosiendo quien me ha sumergido en este abismo inhumano yquien viste negro luto 255 por mi muerte? Nomalvado. Verdad es que ya no tengovalor para sufrir tantos horroresy que es la vida peso que me está abrumando;260 pero el gran Dios que nos oye castigará con su brazo omnipotente al injustoque a un despecho tan tirano me ha reducido. Túinfiel265 ante el tribunalsagrado -serás siempre responsable a cuantas culpasa cuantos errores cometaen esta situación en que me hallo. 270 ¿Es posible que no pueda escucharalgún humano mis clamores? Mas ¿qué silosqué bóvedas o qué(12)<notas.htm> antrospor más profundos que sean275 ocultan alSoberano el llanto del inocente injustamente agraviado? DUQUE DE HERBAINT Si elgozo de ver que gimes no estuviera reportando 280 mi furoraquí acabara con tucorazón malvado. [282] Yasí desprecio tus irasy dicterioscontemplando su poco valor. Adiós 285 para siempre; y por quetanto silencio no te horroriceda vocesgime tu hado y el del Conde Rosevilleque va a morir a mi brazo. 290 BLANCA ¿Qué dicesbárbaro? ¿Qué mesignifica tu labio en esa expresión? DUQUE DE HERBAINT Que llores de tu amanteel fin infausto. BLANCA ¿De mi amante? Infiel; advierte 295 que es errorquees un engaño de tu celoso discurso. Teme que el Cieloirritadofulmine contratu pecho las centellas y los rayos. 300 DUQUE DE HERBAINT Ese sentimiento afirmami pensamiento. BLANCA Tirano; no discurras que es amor el afecto que hemostradosino sólo compasión 305 de un inocente. DUQUE DE HERBAINT Es en vanotu disimulo. No tiemblesque dentro de breve rato vendrá a hacerte compañíala cabeza de tu amado. 310

(Vase.)

BLANCA Justo Dios; a ese perverso [283]homicidarefrenadlo. No padezca un inocente; y no logre su inhumano furorañadir horrores 315 a los que aquí estoy pasando. Oíd mis voces... Mas¡ay!que mi pechoquebrantado al peso de los tormentosya se va desanimando.320 ¡Oh terrible dolortempla la saña! ¡Piedadpiedad; que muerocielossantos!

Cuadro Tercero

Salón corto; y sale CARLOS.

CARLOS Dulces memorias; dulces si me acuerdo de aquel tiempo fugazaunquedichosoque merecí de Blanca las finezas325 y tristes si recuerdo el éxitohorroroso de mi amorde su vida y sus ternezas¿qué queréis de mi pechodeeste pecho¡ay de mí!que fiel adora 330 la vana fantasía de un bien quetuvo? ¡Oh cielosqué despecho mis confusas potencias acalora con furia tanimpía que la imagen de Blanca estoy mirando! 335 Mas¡ay de mí!no es ella;no éste el cutis blando que adornaba su rostroni la bella [284]blancura de su cuelloni son éstos sus ojos soberanos. 340 ¡Cuánto distaesta trenza enmarañada de su rubio cabello! ¡Ohqué diversas son sus blancasmanos! No es éstanomi Blanca idolatrada; éste es sólo un trasunto 345 dela pálida muerte; es un conjunto de horrores. ¿Cómo es dable que yo a midueño viera exánime cadáversin que fuera despojo lamentable 350 del pesar yla pena y desconsuelo? Mas¡ay!que la amargura de mi duro tormento no es tanfuertepues sabe mi desvelo que ha sido su hermosura 355 despojo de la muerte;ysin embargomiro la clara luz y plácido respiro. ConozcoBlanca míaqueen amar me excedistemas yo espero 360 duplicar mis pesares cada día con elretrato fiero de tu fin lastimosopor ver si así consigue mi despecho librarmede una vida 365 que tan ciego detesto. ¡Ohqué dichoso será entonces mipecho si el almadesprendida de la prisión que lloraa unirse vuela con elbien que adora! [285] 370 VALMONT (Saliendo.)¡CarlosCarlos!... ¡Qué demonio de lance tan impensado! CARLOS ¿QuétienesValmont? VALMONT Apenas podré decirlo en un añosegún estoy deaturdido. 375 CARLOS ¿Qué ha sucedido? VALMONT Un fracaso de aquellos másasombrososde aquellos... No sé qué hablo. CARLOS ¿Qué dices? VALMONT Queha muerto el Duque. CARLOS ¡Cómocómo! VALMONT EscuchaCarlos. 380 Estabayo en elcafé con una copa en la manode rosolicuando entra el Duquedesatinado ymirando a todas partes385 sacó a un ángulo del patio al Condede Roseville. Hablaron un breve rato en secreto; pero el Conde de improvisodesnudando 390 la espadadijo furioso: «Yo nunca admito ni aplazo desafíoporquedonde me agravianme satisfago.» El Duque saca la suya395 y seembisten despechados. Alborótase el café; [286]yentre el tropel y el espantola copa que yo apuraba me hicieron dos milpedazos. 400 Corren todos a esparcirlosy corro también; mas cuando lopretendimosya el Duquede una punta atravesadoestaba sobre las losas405envuelto en sangreexpirando. Huye el Conde; yo al momento a darte cuenta delcaso vengo tambiény al entrar di un tropezón de los diablos410 que lahebilla de este pie Por poco no se ha quebrado. ¡Vaya; si todo es desgracias!Yo estoy tal que es necesariopara sosegarmeun mes 415 tomar ponche a todopasto. CARLOS ¿Y no sabes el origen de un lance tan desgraciado? VALMONT ¿Queeso preguntes? Lo sé mejor que el abecedario. 420 CARLOS ¿Y qué ha sido?VALMONT Un hablador que hoy al Duque le ha contado cómo el Conde Rosevillecriticaba con descaro si fue natural la muerte 425 de Blancao fue con un vasode veneno. CARLOS Callahombre[287] que meestás atravesando el corazón. ¡Ay de mí! ¡Qué tropel tumultüario 430 desospechas en mi idea tus voces han suscitado!... Mas vamos a ver al Duque.VALMONT Vamospues. FLORELA (Saliendo.) ¡Señor don Carlos!CARLOS ¿Qué traes? FLORELA ¡Apenas respiro! 435 CARLOS HablaFlorela.FLORELA Que al amo...¡estoy temblando de susto!... en una silla de manos lohan traído casi muerto... Mas ya en la sala va entrando. 440

(Salen BLUND y CRIADOS conduciendo al DUQUEherido.)

BLUND Descansad sobre esta silla. CARLOS ¿Qué es esoDuque? ¿Qué acasoos ha reducido a esta situación? DUQUE DE HERBAINT Mi adverso hado... suojeriza ha satisfecho... 445 Mas no puedo hablar... Mi estrago es inevitable...¡Ah! Ya camino a largos pasos hacia el sepulcro... ¡Ay de mí! ¡Dadme favorcielos santos! 450 VALMONT Vamoshuele mi succinoque también hace milagros. [288]CARLOS ApartaValmont. Señorno hay que amilanarse tanto. Alentad vuestraesperanza. 455 DUQUE DE HERBAINT ¡Ayamigo! Ya es en vano. Yo voy a morir; yasíantes que pueda un desmayo atarme la lenguaquiero haceros aquí unencargo. 460 Que se retire esa gente. CARLOS Despejad.

(Vanse los CRIADOS.)

VALMONT Voy a su cuarto a mandar que la familia disponga lo necesario para lacura. Esto es465 amigo.

(Vase.)

CARLOS Solos estamos. Ordenad lo que gustéis a mi amistadconfiado queseréis obedecido. DUQUE DE HERBAINT Pues al puntoamigo Carlos470 que lahorrible muerte cierre mis ojos desventuradosiréis al jardínen dondehabréis ya visto un peñasco cubierto de murtas... Ya 475 la voz fallece en loslabios... Éste contiene una trampa que mira al más inmediato ciprés; y conestas llaves que os faciliten el paso480 penetrando los horrores de unlóbrego soterráneo[289] lo que en él halléispodéis sin dilación publicarlo. CARLOS YoDuqueos doy la palabra 485 dehacerlo así. ¡Blund! ¡Criados! TODOS (Saliendo.) ¿Qué nosmandáis? DUQUE DE HERBAINT ¡Ay de mí! CARLOS Llevad al Duque a su cuarto.DUQUE DE HERBAINT ¡Infeliz!... Más que la muerte me llenan de horror y pasmo490 los duros remordimientos de mi conciencia... ¡Qué amargo dolor!... Pasiónimprudentetú mis males has causado.

(Lo llevan.)

CARLOS ¡Cielos! ¿Qué secreto es éste495 que lo admiro y no lo alcanzo?¿Qué será lo que no puede públicarse hasta su infausto fallecimiento? No séqué me dice el sobresalto 500 de mi corazón. Yo quiero descubrir aquestearcano; puessi el Duque muerenada hay perdido; y sialiviado de su heridase restaura505 entonces con ocultarlo cumple con él mi palabra y yo de misdudas salgo. Llevaré una luz oculta... CONDE DE VELMIRE (Saliendo.) ¿Quées estoquerido Carlos? 510 ¿Qué desgracia nos persigue? ¿Dónde está elDuque? CARLOS En su cuarto; [290] entrad prontoque el aliento por puntos le va faltando.

(Vase.)

CONDE DE VELMIRE ¡Dios míoyo estoy absorto! 515 ¡Qué día tan acïago!

(Vase.)

VALMONT (Saliendo.) Señor Conde; corra Usía si quierehablarle. ¡Qué chasco tan pesado para el Duque ha sido éste! No aguardo 520 averlo morirporque me contristo en estos casosy puede darme una fiebre que melleve al otro barrio. ¿Qué hayFlorela? FLORELA (Saliendo.) Queahora mismo 525 ha llegado el cirujano a curar a mi señor. Voy por hilas.

(Vase.)

VALMONT Yo me marcho; que nunca a tales funciones me gusta estar convidado.530 Voy al café a relatar las circunstancias del caso presente; mas es precisodarle primero un repasocoordinando la materia 535 con un episodio falso queacredite mi instrucción. Primero diré que Carlos era amante de su prima y queBlanca estaba amando 540 al Conde de Roseville; que el Duquebien enterado [291]de que su mujer andaba con otro amor en los cascos... (¡Qué bien hilado lollevo! 545 ¡La historieta será un pasmo!) ... con una liga la ahorcó; (¡Bienva así!)... que deseando Carlos vengarse del Condele cantó al Duque de plano550 el nombre del ofensor... No será malo el aplauso que al fin de mi relaciónme darán los tertulianos. En fin; sobre este principio 555 proseguiréacumulando cuanto me fluya la idea; puesentre los mentecatoshablando ymintiendo mucho se loara el nombre de sabio. 560 Mas¡oh señora Marquesa!;feliz quien mira esos astros. MARQUESA DE VENUSI (Saliendo.)Valmont¿cómo se halla el Duque? VALMONT Pues qué¿tan pronto os han dadola noticia? MARQUESA DE VENUSI Ya es notorio 565 en Marsella el lance infaustodel Duque; por eso vengo a enterarme del estado de su salud. VALMONT Puesseñoraahora estaba agonizando. 570 MARQUESA DE VENUSI ¿Lo ha visto usted? [292]VALMONT Yo lo he visto. Por más señasque un abrazo quiso darme al mismotiempo que le acometió un desmayo. MARQUESA DE VENUSI ¡Ay de mí! Mas ¿se hasabido 575 la causa del temerario arrojo del Conde? VALMONT A mí me ha confiadoese arcanoy en secreto os lo descubro. Pues sabed que ese atentado 580 haprocedido de haber nuestro Duque sospechadocon bastante fundamentoque Blancatenía trato ilícito con el Conde. 585 MARQUESA DE VENUSI ¿Qué he escuchadocielos santos! (Aparte.) ¡Cuántos crímenes horrendos va miculpa eslabonando! ¡Infeliz de mí! ¡En qué abismo de horrores me hasepultado 590 una pasión imprudente! VALMONT ¡HolaMarquesa! ¿Hay letargo?Guardad vuestros accidentes para cuando esté despacio. FLORELA (Saliendo.)¡Ay de míque ya me miro 595 en un total desamparo! MARQUESA DE VENUSI ¿Porqué lloras? ¿Qué hay del DuqueFlorela? FLORELA Que ya ha expirado. MARQUESADE VENUSI (Aparte.) ¡Toda me ha cubierto un hielo! ¡Resistir nopuedo tanto [293] 600 dolor!... ¡Ay de mí!... Dosvidaspor un amor insensatosacrificó mi perfidia. ¡Oh qué impíoquéinhumano ha sido mi corazón! 605 ¡Qué protervo y temerario! VALMONT ¡Vayaque está bueno el lienzo! (Aparte.) Ambas están moqueandoY yorïendo de verlas. Pero quieroen este caso610 imaginarme que lloran porquelas he despreciadoy que a sus tiernos sollozos se va mi pecho ablandando. (Ala MARQUESA.) No desperdiciéisbien mío615 tanta perlani esos astroslleguen a eclipsar las luces... MARQUESA DE VENUSI Sois un tonto. VALMONT Alotro lado. (A FLORELA.) ¿Por qué llorasfresca rosa cortada en el mesde mayo? 620 FloraFloritaFlorela... FLORELA Es usted un gran pelmazo.

(Salen el CONDEBLUND y CRIADOS.)

BLUND Señormoderad la pena; porque si todos lloramos¿quién nos ha deconsolar? 625 CONDE DE VELMIRE No puedo templar el llanto. ¡AyDuque! ¡AyBlanca querida! [294] VALMONT VayaCondesosegaos; que está la Marquesa aquí. CONDE DE VELMIRE Perdonad si es que miamargo 630 dolor me impide cumplir con la ley de cortesano. MARQUESA DE VENUSI¡Ahseñor Conde; es muy justa esa pena! Yo acompaño a Usía con mis deberes635 en tan penoso quebranto. VALMONT Y yo tambiénpues perdí un amigoidolatrado. ¡Ahqué convites tuvimos; qué meriendas en el campo! 640 (SaleCARLOS trayendo de la mano a BLANCAa cuya vista todosconlos más vivos ademanesdemuestran su horror y turbación. Ellacorre precipitada a los brazos de su padrey ésteadmiradola mira con expresión de sobresalto.) BLANCA ¡Padrepadre de mivida! TODOS ¿Qué es estocielos! MARQUESA DE VENUSI ¡Qué pasmo! VALMONT¡Que viene del purgatorio! CRIADOS ¡Qué miedo! FLORELA Yo estoy temblando.CONDE DE VELMIRE ¡Hija querida! BLANCA Sípadre; 645 yo soy Blanca. Avuestros brazos me restituye la suertedespués de pesares tantos. CONDE DEVELMIRE ¿Qué es estoCarlos? CARLOS Que fue [295]su muerte sólo aparato 650 y fingimiento. VALMONT ¿Qué escucho? ¿Para quéhabré yo rezado? Bella Duquesa... FLORELA ¡Ama mía!

(La abraza.)

BLANCA Florela amada... MARQUESA DE VENUSI ¡Qué espanto! BLUND Señora...BLANCA Blund... CONDE DE VELMIRE Dulce hija655 vuelve al pecho de tu ancianopadre; ven a consolar mi pesar y mi quebranto. BLANCA ¡Qué dichoso instante!CARLOS ¡Día feliz como inesperado! 660 CONDE DE VELMIRE ¿Pero cómo hasucedido este portento? MARQUESA DE VENUSI Mi labio será quien descifre tantasdudassi es que el sobresaltoel temor y la vergüenza 665 me dejanejecutarlo. Yo soyseñoresyo soy el origen de esos daños. Yo quien (¡elrubor me ahoga!)enamorada de Carlos670 viendo que Blanca impedía misintentospuse en manos del Duque un papelque fue quien fomentó sus incautos [296]celos; yen finquien causó 675 las penas que ha tolerado. Yo lo confieso. Atus pies mi dolor llega implorando el perdónBlanca querida. Ese corazónbizarro 680 logra bastante venganzacomo lo dice mi llanto. BLANCA Llega a misbrazosamiga; que si a un hecho tan tirano te condujo una pasión685 otra amí me ha originado tantos martirios; yasítodas mis quejas cesaron. CONDEDE VELMIRE ¡Yo estoy atónito! ¿Y dóndehija queridahas estado 690sepultada? BLANCA Padre míousted lo sabrá despacio. Mas ¿y el Duque? CONDEDE VELMIRE Falleció. BLANCA ¡Eterno Diosperdonadlo! VALMONT Carlillos; yaestá vïuda. 695 CARLOS EresValmontun malvadoun indignoun habladorunmalicioso. Criados; echad a este hombre de aquí. VALMONT ¿Cómo es eso?¿Estás borracho? 700 CARLOS Arrojadle. CRIADOS Vaya fuera.

(Lo empujan.)

VALMONT Aguárdense; ya me marcho; pero sepa todo el mundo [297]antesque este desacatoeste desprecioesta afrenta705 este impolíticotratolo supiera castigar si se me diera cuidado.

(Lo echan.)

CARLOS Perdonadseñorsi en esto vuestros respetos agravio. 710 CONDE DEVELMIRE De ningún modo. Estos hombres debieran ser arrojados de la sociedad.CARLOS. ¡Ah primamis ojos te están hablando! BLANCA DejaCarlosque lasombra 715 de sucesos tan infaustos se disipey seré tuya. CARLOS Feliz quienllega a escucharlo. CONDE DE VELMIRE Vamoshijos; por que al punto se dispongael aparato 720 de las exequias del Duque. TODOS Pidiendo todos postradosa tanbenigno auditorioperdón de defectos tantos.

FIN




Google